30 Oct 2011

Galileo, nace el GPS europeo

Escrito por: Gaizka Manero López el 30 Oct 2011 - URL Permanente

La efeméride tuvo lugar el 19 de octubre a las 12:34 del mediodía. Los dos primeros satélites del sistema de posicionamiento global terrestre Galileo salían de la Tierra dirección al espacio. Su objetivo es el de ofrecer un servicio de navegación por satélite -similar al que utilizan los navegadores de los coches- completamente gratuito, a todo el mundo.

Las cifras de este GPS -tomaremos prestadas las siglas del sistema estadounidense, el único operativo por ahora en todo el planeta- son gigantescas. Empezaremos por su repercusión económica -para mi, la menos importante-: la Comisión Europea estima que generará un beneficio de 90.000 millones de euros durante los próximos 20 años.

La telaraña de satélites quedará completa en marzo de 2016. El ritmo de lanzamientos será vertiginoso: cada tres meses se enviarán al exterior dos satélites con cohetes rusos Soyuz desde la Guayana francesa. Lo mejor de todo, empero, es que el sistema estará operativo -y disponible para los terminales de GPS más modernos o que permitan actualizarse a las mejoras del sistema Galileo- desde 2014.

Novedades del sistema


La pregunta es, pues, ¿para qué un segundo sistema de localización terrestre si ya hay uno operativo? y ¿en qué se diferencia del estadounidense? La principal variación radica en que se trata de un sistema civil. El sistema estadounidense -lanzado en 1978, casi 40 años de antelación para cuando Galileo esté completo- es de carácter estrictamente militar, lo que hace que el ejército americano tenga prioridad absoluta en su empleo. Lo más llamativo -no he encontrado pruebas de que haya ocurrido nunca- es que si Washington lo cree conveniente podría, incluso, suprimirse la señal del sistema.

La propuesta europea es, por lo tanto, una alternativa a este modelo. La otra gran ventaja es que ambas partes -estadounidenses y europeos- han trabajado juntos para poder hacer ambas señales complementarias, lo que mejorará enormemente la precisión de los equipos terrestres que suelen ser deficitarios en las grandes ciudades, zonas montañosas o cerca de los polos. De aquí el estudio sobre el impacto que tendrá en la economía a medio plazo.

Tal es la importancia de esta tecnología en nuestro quehacer diario que la propia Comisión Europea calcula que entre el 6 y el 7% del PIB continental está directamente relacionado con actividades que emplean o dependen de los servicios de geolocalización. Es por ello que la mejora en los sistemas actuales reportará una mayor eficacia a la hora de llevar a cabo estas actividades económicas.

Si seguimos con las enormes cifras del proyecto, el coste del mismo ha sido de unos 2.690 millones de euros en su fase de desarrollo (cantidad que parece baja si se cumplen las expectativas de beneficio de las que hablábamos antes). La fase de lanzamientos supondrá una inversión de 2.400 millones y el mantenimiento de la red de satélites otros 1.000 anuales. En total, hasta el año 2032, cuando el beneficio reportado sea de los 90.000 millones calculados, la inversión habrá sido de unos 25.090 millones de euros, con lo que el neto se quedará en casi 65.000 millones. Un nuevo ejemplo de las ventajas económicas de la inversión en ciencia. Una pena que todo el esfuerzo se haya tenido que llevar a cabo entre los presupuestos de la Unión y la Agencia Espacial Europea ya que ningún fondo privado ha querido tomar parte en la operación.

China y Rusia también tendrán su familia de satélites


Otras dos potencias económicas y tecnológicas también están preparando y ampliando sus sistemas de geolocalización. China está mejorando un equipamiento espacial que de momento sólo le da cobertura en el sudeste asiático, mientras que Rusia está actualizando y aprovechando una antigua infraestructura de la época soviética.

La gran ventaja que otorgará este sistema a todos los ciudadanos es que cuanto más completo y compatible sea (esperemos que rusos y chinos sigan el ejemplo que por una vez les han dado estadounidenses y europeos) más precisión y más fiable será para nuestro uso.

Una vez más hemos descubierto lo que la tecnología puede hacer por nosotros. Seguro que muchos políticos se quedan con la cara económica de este avance -sobre todo con la crisis que estamos sufriendo-. Yo, desde mi punto de vista humanista, me quedo con la gran ventaja social que nos otorgará a nosotros y a futuras generaciones una red de satélites que ayudará a que el planeta sea un poco más "pequeño".

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Sobre este blog

Avatar de Gaizka Manero López

La Caverna Cibernética

Esta bitácora digital nace tras un viaje a Nueva York con mi esposa Arantxa en el verano de 2010. Tras visitar la capital del mundo vimos que, en muchos otros lugares, la tecnología es una parte absolutamente indispensable de la vida cotidiana.

Es por ello que, a partir de ahora, intentaremos descubrir juntos como la ciencia y sus avances nos hacen la vida más fácil.

ver perfil »

Amigos

  • Jordi Torre

Fans

  • A.R. (Tucho) Novoa
  • JRC.
  • Emilio Fuentes Romero
  • evelio47
  • ivette-duran
  • presunta
  • teo-tango
  • Loli
  • Carlos M
  • aphelp
  • techconsumer
  • Germán
  • patricio simó gisbert
  • Jose Antonio Suarez Lopez

Ídolos

  • wlafactoria

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):