25 May 2011

Discos duros, la revolución ha llegado

Escrito por: Gaizka Manero López el 25 May 2011 - URL Permanente

Al igual que ocurrió con las pantallas -tanto de televisión como monitores- y a los procesadores, los discos duros duplicarán su capacidad cada dos años durante esta década. Al menos es lo que afirma John Coyne, CEO de Western Digital, empresa que controla el 50% de este mercado en todo el mundo.

Pero Coyne va más allá, este ritmo no es sólo actual, sino que lleva dándose medio siglo y es la clave -junto con el desarrollo de los procesadores- para explicar el rápido desarrollo que sufren los equipos informáticos en los últimos años. Para el directivo esto también se ha visto acentuado por la polarización del mercado: tras la adquisición de Seagate de la división de discos duros de Samsung y de la de Hitachi por parte de WD, el mercado ha quedado en manos de tres grandes fabricantes: Western -que controla el 50% mencionado-, Seagate -que cuenta con un 40%- y Toshiba con el 10% restante.

Hoy en día existen formatos de disco duro, los de 2,5 y 3,5 pulgadas. Su participación en el mercado es relativamente pareja, con un 55 y un 45% respectivamente. Si bien, serán los primeros los que sufran un mayor desarrollo en los próximos años. El motivo es sencillo. Los de 1,8 pulgadas -el tercer formato en discordia y casi extinto- está sufriendo el acoso de las memorias Flash. El de 3,5 pulgadas empieza a ser demasiado grande para un mercado de ordenadores que exige cada vez más portabilidad y menos peso y tamaño. El de 2,5 se queda como el más fiable, pequeño y con un mejor coste en la relación tamaño-capacidad.

En cuanto a este último apartado, el de la capacidad, hoy en día predomina el de 320 Gb por plato, si bien, a finales de año se prevé que el de 500 Gb será el más demandado. Para Western Digital la única duda en el mercado -que parece tener asegurada su supervivencia gracias al aumento exponencial de la demanda de capacidad- es si los dispositivos híbridos, como las tabletas, pujarán por un tamaño y peso menores favoreciendo las memorias flash o si se decantarán por aumentar ligeramente su capacidad y capacidad de almacenamiento.

¿Qué es una Memoria Flash?


La memoria flash es una tecnología de almacenamiento que permite la lectura y escritura de múltiples contenidos en una misma operación. Gracias a ello, esta tecnología permite, gracias a impulsos eléctricos, una velocidad de funcionamiento muy superior a la de un disco duro clásico, es por ello que, de momento es la elegida para dispositivos móviles e híbridos como smartphones y tabletas.

El coste de una memoria de este tipo es mucho mayor a la de un disco duro convencional rondando, de media, los 12€ por cada 4 gigas de almacenamiento. La clave para su velocidad es que está formado por una matriz compuesta por diferentes celdas en las que, gracias a un transistor de alta capacidad, se puede trabajar simultáneamente. Si queréis más información sobre estos complejos dispositivos os recomiendo que acudáis a las página relacionada con este tipo de memorias en Wikipedia.

¿Y un disco SSD?


Últimamente hemos oído que algunos dispositivos como el MacBook Air o los Toshiba Portégé equipan dispositivos de almacenamiento de datos del tipo SSD -en ambos casos de 128 Gb-. Este tipo de "memorias" son mucho más ligeras que sus equivalentes en formato de disco duro clásico gracias a que emplean memorias flash para almacenar la información.

La principal característica de este tipo de gadgets es que son mucho más resistentes a golpes, más silenciosas -mucho más- y su tiempo de acceso es menor. Además, heredan de sus antecesores más tradicionales su capacidad para intercambiarlas sin necesidad de recurrir a adaptadores o tarjetas de expansión.

Uno de los errores más comunes es llamara discos de estado sólido a estos dispositivos por sus siglas SSD, si bien, éstas son el acrónimo de Solid-State Drive, cuyo significado es Unidad de Estado Sólido. El gran impacto que han tenido este tipo de unidades ha provocado que los principales sistemas operativos -sobre todo Windows 7- hayan tenido que ser modificados para reestructurar el modo de almacenar los archivos y poder respetar el alto rendimiento de los SSD.

Entre las ventajas de este formato se encuentran -además de las antes mencionadas- su baja latencia de escritura y lectura, la mayor velocidad en el arranque y lanzamiento de aplicaciones, su menor consumo de energía y menor producción de calor, su mejora en el tiempo de fallos y su mejor desfragmentación o, lo que es lo mismo, su rendimiento no empeora con su uso.

Entre sus desventajas cuenta su mayor precio, su menor recuperación tras un fallo -después de un fallo físico se pierden totalmente los datos pues la "celda de almacenamiento" es destruida, su menor capacidad -al "depender" de memorias flash o SDRAM -los construidos a partir de una base volátil su capacidad está lejos de los tres terabytes que tiene algunos discos duros convencionales- y un menor tiempo de vida.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Sobre este blog

Avatar de Gaizka Manero López

La Caverna Cibernética

Esta bitácora digital nace tras un viaje a Nueva York con mi esposa Arantxa en el verano de 2010. Tras visitar la capital del mundo vimos que, en muchos otros lugares, la tecnología es una parte absolutamente indispensable de la vida cotidiana.

Es por ello que, a partir de ahora, intentaremos descubrir juntos como la ciencia y sus avances nos hacen la vida más fácil.

ver perfil »

Amigos

  • Jordi Torre

Fans

  • A.R. (Tucho) Novoa
  • JRC.
  • Emilio Fuentes Romero
  • evelio47
  • ivette-duran
  • presunta
  • teo-tango
  • Loli
  • Carlos M
  • aphelp
  • techconsumer
  • Germán
  • patricio simó gisbert
  • Jose Antonio Suarez Lopez

Ídolos

  • wlafactoria

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):