22 Mar 2012

Mashable, el valor de un blog

Escrito por: Gaizka Manero López el 22 Mar 2012 - URL Permanente

Cuando pensamos en nuevas tecnologías pensamos en una oficina enorme, con grandes ventanales, peluches de Angry Birds, gente con vaqueros, deportivas y camisetas con mensajes graciosos que sueñan con grandes ideas en un entorno distendido en alguna parte de la Bahía de San Francisco. Sin embargo, si hablamos de Pete Cahsmore -fundador en 2005 de Mashable- tendremos que imaginarnos a un escocés de 26 años vestido con zapatos blucher, una camisa entallada remangada como mandan los cánones de los nuevos gentleman británicos y un sueño que se desarrolló en una pequeña habitación del piso de sus padres.

Seguro que cuando creó su blog pensado para desenmarañar la revolución tecnológica que se empezó a vivir a mediados de la década pasada nunca imaginó que la CNN, la enorme cadena de televisión fundada por Ted Turner en 1980 y con sede en Atlanta, podría estar interesada en adquirir su bitácora por nada menos que 200 millones de dólares.

Mientras, el británico, sigue trabajando en la sombra. Frente a los titulares sensacionalistas que señalan si estado civil (con novia, por cierto), su buen gusto por el vestir o su oportunidad por cumplir el sueño de todo geek, Cashmore sigue potenciando su obra. En su última aparición pública -curiosamente unos precios otorgados por una filial de la CNN en Austin, Texas- se apresuró a desmentir los rumores de la operación. ¿No hay tal oferta o no piensa aceptarla?

El origen de esta historia es más curiosa si tenemos en cuenta que el lanzamiento del blog -con sólo 19 años- se dio desde una población rural cercana a Aberdeen mientras convalecía de una operación de apendicitis. El proceso fue duro al principio. Tardo varios meses en contratar a un segundo empleado y dos años en atraer anunciantes. Las cosas, un lustro después, cambiaron radicalmente. Cada mes visitan su blog 12 millones de usuarios únicos y otros 4 millones hacen lo propio en las redes sociales vinculadas a la bitácora. En nómina aparecen 40 personas.

Pero este no es el único molde que rompe el escocés. Con una imagen muy alejada del típico geniecillo de Silicon Valley -se cotiza en casi todas las fiestas desde New York hasta Hollywood- es habitual verle delante de los flashes de los medios rosas y sociales. Esta fama sirve, sobre todo, para centrar aún más los focos en su producto. Él, mientras, mantiene su guarida de Escocia como centro de operaciones de su máquina.

Muchos ven en esta cualidad mediática -está considerado uno de los jóvenes más influyentes de la red y uno de los más atractivos del momento (sic)- un extra que no tuvieron muchos de sus colegas de la generación 2.0. Esa ola que levantó los YouTube, Facebook, Twitter y compañía y que al caer se tragó a muchos veteranos y a muchos más novatos.

Aprovecharse de esta explosión y no ser parte de ella es la clave principal de su éxito. Cuando las redes sociales explotaban y anunciaban la creación de nuevos dispositivos con los que darlas otra dimensión supo estar en una tribuna preferente para alimentar las necesidades de conocimiento tecnológico del gran público. Es el mismo don de la oportunidad que aprovechó para empezar a escribir una columna en la CNN y que ha hecho que el gigante de Time Warner se fije en su negocio.

Precisamente su paciencia, su esfuerzo y su posición "lateral" le han permitido ver caer a rivales. En 2009 rechazó una oferta de AOL que sí aceptó TechCrunch, su rival coetáneo. El otro blog vio marchar a su creador, Michael Arrington y desde entonces no es capaz de superar a Mashable. ¿Lección aprendida? Su precaución también. Cuando Gizmodo hizo públicas fotos y características de un iPhone 4 "tomado prestado", se ganó la reprimenda de Steve Jobs y la pérdida de confianza de las tecnológicas. Cashmore la sigue disfrutando.

Su distancia, su falta de autobombo, su buena relación con las empresas y su información integral (aplicaciones, empresas, redes sociales, cotizaciones... la tecnología como forma de vida) le han garantizado un puesto relevante... que nunca dejó claro si lo pretendía o no. Felicidades Cashmore, eres un ejemplo. Sólo falta que te descubra tus paisanos.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Sobre este blog

Avatar de Gaizka Manero López

La Caverna Cibernética

Esta bitácora digital nace tras un viaje a Nueva York con mi esposa Arantxa en el verano de 2010. Tras visitar la capital del mundo vimos que, en muchos otros lugares, la tecnología es una parte absolutamente indispensable de la vida cotidiana.

Es por ello que, a partir de ahora, intentaremos descubrir juntos como la ciencia y sus avances nos hacen la vida más fácil.

ver perfil »

Amigos

  • Jordi Torre

Fans

  • A.R. (Tucho) Novoa
  • JRC.
  • Emilio Fuentes Romero
  • evelio47
  • ivette-duran
  • presunta
  • teo-tango
  • Loli
  • Carlos M
  • aphelp
  • techconsumer
  • Germán
  • patricio simó gisbert
  • Jose Antonio Suarez Lopez

Ídolos

  • wlafactoria

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):