07 May 2012

Apple, analizando al gigante

Escrito por: Gaizka Manero López el 07 May 2012 - URL Permanente

Si ayer analizábamos el nuevo Samsung Galaxy S III y la nueva estrategia que le ofrece a la multinacional coreana, hoy es momento de relativizar todo este potencial con el gran rival de los asiáticos: Apple. Por primera vez Samsung mira a los californianos por el espejo retrovisor (son líderes absolutos del mercado de teléfonos y del de smartphones y ahora tienen un terminal capaz de tutear al iPhone) sin embargo, parece que la ventaja no es tan definitiva como los números indican.

El mercado de móviles, en un puño


La noticia a principios de mes no era más que la crónica de una muerte anunciada. Samsung vendió durante el primer trimestre de 2012 uno de cada cuatro teléfonos comercializados en el mundo. Nokia se quedó en el 22,5% y Apple (el sorprendente tercero) un 9,5%. Si nos centramos en el nicho de los smartphones los coreanos se quedan con 1 de cada 3 gracias a su nutrida familia Galaxy... y los ahora dirigidos por Tim Cook con 1 de cada 4. Nada mal para sólo comercializar dos modelos (la presencia del 3GS es absolutamente testimonial en los países emergentes).

Parece que todo va viento en popa en Seúl. No obstante, si atendemos a los beneficios cosechados por cada compañía (y publicados por Asymco) las tornas cambian drásticamente. El 73% de los beneficios del "mundo móvil" se quedaron en las arcas de Apple. Samsung se lleva un 26%. Entre otras cosas, esto denota que el resto del sector se debe conformar con un 1% así que muchas firmas pierden dinero cada vez que alguien compra uno de sus dispositivos.

Es aquí, probablemente, donde radica una de las grandes diferencias entre las estrategias de ambas firmas. La compañía fundada por Steve Jobs está mucho más centrada en la obtención de un buen ratio de beneficio por cliente, mientras que los asiáticos, hasta ahora, giraban en torno a la consecución de grandes cifras absolutas.

¿Ingenio agotado?


A pesar de todo ello, son muchos los que afirman que el ingenio se ha agotado con la marcha de Steve Jobs. Los dos últimos productos de gran volumen lanzados por los de Cupertino han cosechado un recibimiento que no esperaban ni propios ni extraños. Cuando llegó el iPhone 4S (cuando muchos esperábamos el 5) se adujo que Apple pecaba de prepotencia. Que se sabía tan lejos de sus rivales que prefería guardarse algún que otro as en la manga por si venían mal dadas más adelante.

Con el nuevo iPad (que para muchos no es más que un 2S) decían que todo se centraba en la famosa pantalla Retina -os recomiendo un maravilloso reportaje llevado a cabo por Pablo Artal para El País-. La empresa que revolucionó el negocio de la música con el iPod, el de la telefonía con el iPhone y el de los ordenadores con el iPad parecía que empezaba a mostrar agotamiento.

Era el momento para sus rivales. El ejército Android preparaba una pléyade de teléfonos con procesadores quad core así como pantallas HD e interfaces cada vez más sencillos. Los puntos débiles de Apple estaban al descubierto: el sistema operativo es el más eficiente y efectivo pero su interfaz es demasiado obvio. La AppStore de sus dispositivos sigue siendo la más nutrida... pero es más cara que Google Play (Android Market).

Sin embargo, las ventas de ambos dispositivos han batido récords. ¿Por qué? Para muchos el secreto está en la manzana que adorna todas las carcasas de los productos. Para la mayoría -somos también muchos los que utilizamos cada día los dispositivos californianos- la clave reside en la usabilidad de los equipos y la sincronización entre ellos.

Es tremendamente práctico poder hacer una foto con el iPhone y que aparezca en el Mac. Es increíblemente cómo empezar a leer un libro o una revista en el iPad y poder seguir haciéndolo en el iPhone. Es muy útil trabajar con un archivo en el Mac y llevarlo a cualquier parte con un iPod Touch o un iPhone o un iPad... Todo es sencillo, es rápido y fiable.

No obstante, en medio de esta oda a los de Silicon Valley hay que reconocer que la distancia con la competencia -por lo menos con un sector de la misma- comienza a acortarse alarmantemente. Si LG, HTC e incluso Nokia parecen jugar en una liga diferente (sus ventas no paran de descender), el binomio Samsung-Google (el archienemigo de Jobs) avanza cada vez más rápido.

En esta encrucijada los de la manzana tendrán que decidir entre mostrarse como la empresa más innovadora -el iPhone 5 de finales de año será todo un reto- o una perfeccionistas. Esa que hasta finales de los '90 jugaba a mejorar los PCs y que siempre estaba al cobijo de bohemios de la tecnología. Para los que llevamos un lustro descubriendo maravillados lo que los ingenieros e informáticos de la compañía son capaces de hacer, esperemos que sólo haya una opción en sus cabezas: la primera.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Sobre este blog

Avatar de Gaizka Manero López

La Caverna Cibernética

Esta bitácora digital nace tras un viaje a Nueva York con mi esposa Arantxa en el verano de 2010. Tras visitar la capital del mundo vimos que, en muchos otros lugares, la tecnología es una parte absolutamente indispensable de la vida cotidiana.

Es por ello que, a partir de ahora, intentaremos descubrir juntos como la ciencia y sus avances nos hacen la vida más fácil.

ver perfil »

Amigos

  • Jordi Torre

Fans

  • A.R. (Tucho) Novoa
  • JRC.
  • Emilio Fuentes Romero
  • evelio47
  • ivette-duran
  • presunta
  • teo-tango
  • Loli
  • Carlos M
  • aphelp
  • techconsumer
  • Germán
  • patricio simó gisbert
  • Jose Antonio Suarez Lopez

Ídolos

  • wlafactoria

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):