15 Jun 2012

Internet, ¿privacidad o negocio?

Escrito por: Gaizka Manero López el 15 Jun 2012 - URL Permanente

Internet es la clave de todo. En internet aprendemos, leemos, nos informamos, vemos vídeos, oímos música, nos relacionamos, buscamos, compramos... Cuanto más aumenta el "internet de las cosas" más aumenta nuestra relación con la red de redes y más nos exponemos ante el "Gran Hermano".

Cuando Johannes Caspar, alto cargo de protección de datos del Estado alemán, explica en The Time como se sintió cuando exigieron a Google que les mostrara lo que "había captado por error" mientras sus coches ampliaban los datos de Street View lo resume en una sola palabra: "furioso".

El hartazgo de la ciudadanía es tal -cada poco las empresas cambian las políticas de privacidad, la letra pequeña, para seguir esquivando a la justicia- que incluso la clase política se ha puesto manos a la obra para separar los enormes intereses comerciales de las empresas de internet (sobre todo una) del derecho fundamental a la privacidad.

El problema es que en algunos lugares los observadores no tienen herramientas. En Estados Unidos, como bien explican en El País, la Comisión Federal puede monitorizar si las empresas en internet cumplen con las políticas de privacidad, pero no tiene capacidad para sancionarlas si las incumplen.

La perspectiva en Europa, sin embargo, es más halagüeña para los ciudadanos. La Comisión Europea propuso una Ley que exigiera a las empresas obtener un permiso explícito de los ciudadanos sobre la forma en que se pueden usar sus datos personales. El problema reside, pues, en la dejación de este derecho por parte de los ciudadanos.

La diferencia reside, según el reportaje de El País, en que mientras que en Estados Unidos la privacidad es "un negocio de consumo", en Europa es un Derecho Fundamental. Precisamente por eso muchas empresas tecnológicas, ante la demanda de los consumidores, intentan construir dispositivos que mantengan a rajatabla esta privacidad.

Por su parte, las administraciones solicitan que las pequeñas y medianas empresas hagan lo propio para minimizar el impacto que las grandes de internet (Google o Facebook) quede minimizado. Como bien explica un miembro de la Universidad de Illinois, "no queda más remedio que confiar en Google". Al fin y al cabo, cuanto más "utilizamos sus servicios, más dependen de sus consumidores", es algo recíproco.

En cualquier caso, desde ambos lados del Atlántico coinciden en que los esfuerzos de las empresas, así como las leyes que se están impulsando se están mostrando como definitivas para encontrar medios definitivos que protejan nuestra privacidad en internet.

De momento sólo podemos optar -si tenemos internet- entre intentar crear una imagen pública, aceptar que nuestras acciones en la red de redes siempre serán públicas (aunque no para el gran público) o, sencillamente, renunciar a estar conectados. Hasta hace veinte años lo estábamos y no pasaba nada...

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Sobre este blog

Avatar de Gaizka Manero López

La Caverna Cibernética

Esta bitácora digital nace tras un viaje a Nueva York con mi esposa Arantxa en el verano de 2010. Tras visitar la capital del mundo vimos que, en muchos otros lugares, la tecnología es una parte absolutamente indispensable de la vida cotidiana.

Es por ello que, a partir de ahora, intentaremos descubrir juntos como la ciencia y sus avances nos hacen la vida más fácil.

ver perfil »

Amigos

  • Jordi Torre

Fans

  • A.R. (Tucho) Novoa
  • JRC.
  • Emilio Fuentes Romero
  • evelio47
  • ivette-duran
  • presunta
  • teo-tango
  • Loli
  • Carlos M
  • aphelp
  • techconsumer
  • Germán
  • patricio simó gisbert
  • Jose Antonio Suarez Lopez

Ídolos

  • wlafactoria

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):