03 Jun 2012

Cambridge, el ave fénix

Escrito por: Gaizka Manero López el 03 Jun 2012 - URL Permanente

Cualquiera al que se le mente la ciudad británica de Cambridge piensa casi inmediatamente en su celebérrima Universidad. Todos los aspectos del municipio están vinculados a la enorme -por importante- institución docente. La arquitectura, el empleo, la "vida" del pueblo. Su fábrica de cerebros ha sido uno de los sustentos del Reino Unido -y de gran parte de Europa- durante siglos, sin embargo, el empuje de las universidades estadounidenses y de algunas otras continentales y asiáticas hacían que desde hace tiempo se pensara en replantear la relación entre la institución y la sociedad. Una vez más, Cambridge aúna tradición y vanguardismo para convertirse en "Silicon Cambridge".

Empresas como Team Consulting, sitas en esta zona de la campiña son el ejemplo de cómo sobrevivir a una crisis que, aunque en menor medida que en el Estado, también está afectado a los dominios de "Su Majestad". El asesor jefe de esta empresa de 26 años mostraba a los reporteros de El País hace unos días una unidad que permite mantener de forma artificial un hígado transplantado durante 24 horas. Un hito casi imposible.

En un momento en el que el sector público británico sufre los embates de la crisis de la deuda y las PYMES luchan por sobrevivir, la apuesta por las empresas de alta tecnología ha permitido que este reducto británico sobrelleve mejor -mucho mejor- la recesión que otras regiones del país. De hecho, desde que las autoridades de la región decidieron transformar la villa universitaria -como hemos dicho, poco activa económicamente al margen de la educación- en un cluster tecnológico, la economía de Cambridge ha crecido sostenidamente un 2,9% durante 2009 y 2010 y, lo mejor, la tasa de paro es del 1,9%, la más baja con diferencia de todo el Reino Unido.

La apuesta por la "concentración de alta tecnología" ha conseguido que se muden a Cambridgeshire 1.400 empresas que emplean 40.000 personas en sectores tan diversos como la biotecnología, las TICs y, sobre todo, las tecnologías limpias.

La especialización de su mercado y la apuesta de diferentes gobiernos de todos los colores por esta estrategia ha hecho que se dé una enorme concentración de capitales en la región gracias a su enorme atractivo -por su eficiencia- para los inversores de todo el mundo. La variedad de industrias y su solidez en sus respectivos mercados ha hecho que ninguno tenga que soportar en solitario la presión económica de la zona. Aquí reside su dinamismo.

Para explicar las claves de este "fenómeno Cambridge" los periodistas de El País acudieron a Charles Cotton. Llegó en 1983 a la zona para trabajar con Clive Sinclair y ha visto la metamorfosis de la universidad. "Ha pasado de una actitud forjada a partir de 1960 que consistía en dar la espalda a la industria y el comercio -"no querían acabar como Oxford", aclara- para convertirse en el centro del polo tecnológico".

Todo empezó en 1970 cuando, muy tímidamente, el Trinity College fundó el Cambridge Science Park. Se trata del centro de Investigación y Desarrollo comercial más antiguo de Europa. El siguiente paso fue la creación del Cambridge Enterprise para gestionar la enorme cantidad de patentes que se generaba en las aulas universitarias y sacarle un rendimiento económico con su cesión a las empresas. Esto, a su vez, hizo que esta universidad fuera cada vez más interesante para los licenciados y los futuros estudiantes.

La fidelización de los primeros adheridos al proyecto de "resucitar" la universidad también fue fundamental. Muchos de los pioneros renunciaron a ganar fortunas en el sector público para incentivar que ingenieros, empresarios y científicos llegados de todas partes supieran como utilizar sus ideas, adaptarlas y transformarlas en empresas más o menos grandes pero con el éxito como factor común.

La dimensión humana del proyecto -explica parlamentario Julian Huppert- es "fundamental". "Cambridge -explica- es un conjunto de personas interesadas que hacen cosas interesantes en un lugar pequeño". Sus condiciones, concluye, son complicadas de reproducir en otras partes del país. Además, la calidad de vida de la zona hace que resulte muy atractiva para retener la "enorme reserva de talento" que hay en la zona.

Otro maravilloso ejemplo de como renovar una institución centenaria... y de cómo esta puede regenerar toda una zona. No es necesario migrar a California para conseguir el éxito así que esperemos que Euskadi pueda ser el nuevo "fenómeno" mundial en plena crisis económica.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Sobre este blog

Avatar de Gaizka Manero López

La Caverna Cibernética

Esta bitácora digital nace tras un viaje a Nueva York con mi esposa Arantxa en el verano de 2010. Tras visitar la capital del mundo vimos que, en muchos otros lugares, la tecnología es una parte absolutamente indispensable de la vida cotidiana.

Es por ello que, a partir de ahora, intentaremos descubrir juntos como la ciencia y sus avances nos hacen la vida más fácil.

ver perfil »

Tags

Amigos

  • Jordi Torre

Fans

  • Tucho Novoa
  • JRC.
  • Emilio Fuentes Romero
  • evelio47
  • ivette-duran
  • presunta
  • teo-tango
  • Loli
  • Carlos M
  • aphelp
  • techconsumer
  • Germán
  • patricio simó gisbert
  • Jose Antonio Suarez Lopez

Ídolos

  • wlafactoria

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):