05 Jun 2012

Chromebook, Google no se rinde

Escrito por: Gaizka Manero López el 05 Jun 2012 - URL Permanente

Hemos hablado varias veces de Chromebook. La versión original de este miniportátil llegó al mercado en 2011 de la mano de Acer y Samsung y, desde su lanzamiento, ha sido un fracaso. Sin embargo, si algo ha caracterizado en su corta historia al gigante de Mountain View es su capacidad para reponerse de los errores... y su "cabezonería" para sacar adelante metas imposibles. Un buen ejemplo es Chrome que, cuando se lanzó tenía que luchar con Internet Explorer y Mozilla Firefox y que durante los primeros meses ni siquiera fue la sombra de Opera o Safari. Hoy es el navegador más usado en ordenadores, tabletas y móviles.

Para remontar de nuevo en el mercado de ordenadores -dominado ampliamente por Windows y con una escalada con cierto aire "chic" por parte de Apple- Google ha decidido lanzar una segunda versión de su dispositivo que, a priori, parece demasiado pesado (1,5 kilos) y caro (aunque en el Estado costará unos 500€, depende absolutamente de su conexión a internet para funcionar correctamente). Por cierto, esta vez la fabricación correrá sólo a cargo de Samsung que, como hemos visto estos días, comienza a convertirse en el villano oficial de Cupertino.

De momento su comercialización se reducirá al mercado doméstico y el Reino Unido. Allí, explicaron los de Larry Page en la presentación, va "bien en las escuelas y empresas". La oferta de 30 dólares al mes por usuario con asistencia permanente parece una opción razonable para los alumnos y, por qué no, las firmas más pequeñas que no tienen capacidad de maniobra para negociar las licencias.

Hablemos ahora de su funcionamiento pues Google lo ha mejorado considerablemente. Se enciende en sólo 7 segundos y es más completo que la primera versión. Poco a poco empieza a permitirnos trabajar en él aunque sea sin conexión a internet. De la mano de Google Docs se puede trabajar con textos, hojas de cálculo y presentaciones offline y, gracias a la suite de la casa, es compatible con Office, el programa de referencia.

La única condición que nos siguen pidiendo es que tengamos una cuenta en Google -Gmail, por ejemplo-. Muchos quieren ver aquí un sistema cerrado como los que proponen Microsoft o, aún más, Apple. En nuestra opinión, abrir una cuenta de correo electrónico gratuita con la que acceder a todo el universo Google supone menos esfuerzo que "encerrarse" en un ecosistema que sólo funciona al 100% si todos los dispositivos equipan una manzana (eso sí, cuando se cierran, son incomparables por eficacia y sencillez).

La empresa del buscador explica, además, que con este portátil disminuyen las preocupaciones del propietario. Del mismo modo que iOS depende de la AppStore y, sobre todo, de iTunes; Chromebook gira por completo alrededor del navegador que le da nombre. Chrome se encargará de proteger el equipo de virus y realizará las actualizaciones por nosotros. Parece que en esto es Microsoft quien empieza a quedarse sola.

Precisamente es aquí donde vemos la gran virtud del ordenador: su sencillez es toda una virtud. Todo está en la nube -una gran ventaja en caso de pérdida o robo y una desventaja si no tenemos conexión permanente a la red-. Todo depende de un único programa que es fácilmente reinstalable en caso de problemas. Parece que Google también se centra en los users y deja a un lado a la minoría más formada -que, probablemente, prefiera Linux o que sepa como "torear" con Windows-.

Su planteamiento es, más que nunca, el de un cruce entre un portátil y una tableta. Nos ofrece el teclado físico y la potencia de los primeros -también el peso-. La autonomía, empero, es menor que en las segundas. De las tabletas también hereda parte de su inmediatez y de su ligereza a la hora de trabajar pero, como estas, también se queda en muy poco sin internet.

La amenaza para el equipo de Google viene, no obstante, de los ultrabooks que dentro de no mucho ofrecerán mucho más por una tarifa ligeramente superior. Creemos, sin embargo, que los de Mountain View no tienen prisa y que, seguro, sacarán su proyecto adelante. Si no, sólo tenemos que ver la Chromebox, el Mac Mini particular de Google, totalmente compatible con cualquier monitor y que, si gozamos de una buena conexión doméstica se puede convertir en un magnífico portal para aquellos que sólo utilicen su sobremesa para navegar, descargar y trabajar con algún archivo básico. Sus 330 dólares sí son competitivos.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Sobre este blog

Avatar de Gaizka Manero López

La Caverna Cibernética

Esta bitácora digital nace tras un viaje a Nueva York con mi esposa Arantxa en el verano de 2010. Tras visitar la capital del mundo vimos que, en muchos otros lugares, la tecnología es una parte absolutamente indispensable de la vida cotidiana.

Es por ello que, a partir de ahora, intentaremos descubrir juntos como la ciencia y sus avances nos hacen la vida más fácil.

ver perfil »

Tags

Amigos

  • Jordi Torre

Fans

  • Tucho Novoa
  • JRC.
  • Emilio Fuentes Romero
  • evelio47
  • ivette-duran
  • presunta
  • teo-tango
  • Loli
  • Carlos M
  • aphelp
  • techconsumer
  • Germán
  • patricio simó gisbert
  • Jose Antonio Suarez Lopez

Ídolos

  • wlafactoria

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):