24 Ago 2012

Ferrari F12 Berlinetta, la macchina

Escrito por: Gaizka Manero López el 24 Ago 2012 - URL Permanente

No hemos encontrado mejor modo de acabar la semana que hablando del Ferrari F12 Berlinetta la última gran macchina de los la casa del cavallino rampante, un vehículo tan excelso y exagerado como bello y que, sobre todo, guarda en su interior todos los avances de los que dispone a día de hoy la industria del automóvil. Antes de empezar a hablar de él, un adelanto: 740 caballos y 274.000 euros de precio son sólo alguno de los límites del, posiblemente, Ferrari más bonito de la historia.

Declaración de intenciones


Cuando Ferrari se propuso buscar un heredero para el genial -y exitoso- 599GTB tenían ante sí un doble reto. Por un lado, tenían que seguir demostrando que son el mejor fabricante de supercoches del mundo -más allá de la "amenaza" McLaren- y, por otro, tenían que encontrar un sustituto digno en prestaciones y más responsable con el medio ambiente. La tarea no se presentaba fácil.

Sin embargo, la tarjeta de presentación de este nuevo purasangre no puede ser mejor: de 0 a 100 en 3,1 segundos, de 0 a 200 en 8,5; una punta de 340 km/h y un tiempo por vuelta en Fiorano de 1 minuto y 23 segundos -mucho más rápido que cualquier otro Ferrari de producción antes fabricado-.

Lo más impresionante, sin embargo, reside en su configuración. El 599GTB era un modelo tremendamente prestacional. Pero el nuevo V12 tenía que ofrecer algo más. Los modelos de motor delantero como éste suelen buscar un equilibrio con la comodidad para los pasajeros en viajes largos y un buen ritmo en carretera. Los ingenieros de Ferrari se preguntaron entonces si tenían una arquitectura correcta para conseguirlo o si tendrían que pasar el motor a la zona trasera.

El director técnico, Roberto Fedeli, explica en CAR que para averiguarlo, "hicimos pruebas con el 599XX y el 599GTO. Jugamos con las suspensiones, las dimensiones de los neumáticos y los controles electrónicos. Modificamos la dirección, el acelerador, la potencia y el par". La conclusión fue sencilla: no se podía evolucionar más el 599 pero descubrieron que bajando aún más el centro de gravedad, el V12 sería tan manejable como un V8 de motor central. Configuraron entonces un cavallino completamente diferente a cualquier otro fabricado hasta hoy.

Motor y transmisión


Mientras los ingenieros desarrollaban sobre el papel un bloque completamente nuevo -no es una evolución del motor del FF puesto que "como debe situarse más bajo que otros modelos de motor frontal, la parte inferior requería que se rediseñara por completo", explica Fedeli- los artesanos de la zona de "Pilotino" en la fábrica de Maranello comenzaron a trabajar con diferentes aleaciones de aluminio.

De este trabajo salió un doce cilindros en V a 65 grados con 6.262 centímetros cúbicos y una potencia de 740 caballos. Entre las novedades de este nuevo corazón destacan las nuevas culatas con cámara de combustión y una compresión altísima de 13,5:1 gracias a unos árboles de levas rediseñados y una inyección directa de alta presión a 200 bares.

Todo ello redundó en una entrega de par similar a la de los prestigiosos V8 italianos: el 80% de los 690 Nm están disponibles a sólo 2.500 revoluciones, aunque lo mejor se reserva para la zona roja del cuenta vueltas donde no hay una caída abrupta de la potencia. La transmisión en el eje trasero compartida con el FF y el California se encarga de que las pérdidas sean mínimas y, además, mejora la eficiencia del conjunto un 30% en comparación con el 599.

Chasis y arquitectura


El reto ahora era trasladar eficazmente todo ese arsenal hasta el asfalto. La manejabilidad era algo fundamental en el concepto del modelo y para eso siguieron la "receta Lotus": una distancia entre ejes más corta que en el 599 así como un conjunto más estrecho y ligero con un centro de gravedad más bajo -"sólo a milímetros de distancia del de un 360 Modena"- era, sobre el papel, el modo más fácil de transformar el V12 en un V8.

Una vez más, el aluminio tiene un papel fundamental. Su ligereza y rigidez (hasta un 20% más que un 599), además de unos costes de reparación mucho menores que con la fibra de carbono hizo que Ferrari se decantara por este mineral para esculpir el esqueleto de F12. Además, consiguieron que la distribución de masas fuera un 54% atrás y un 46% delante (sorprendente al ser un modelo con motor delantero).

Ahora sólo quedaba estudiar la aerodinámica de la carrocería. El puente aerodinámico de la parte delantera -novedoso en un vehículo de estas características- genera un apoyo sobre el eje delantero que aumenta solidariamente con la velocidad y que crea una cortina que minimiza la pérdida de tracción de las ruedas. El coeficiente aerodinámico es 0,299 Cx y la carga en el eje delantero es de 123 kilos a 200 km/h.

El toque futurista lo da el sistema de refrigeración de los frenos. Los conductos de ventilación se cierran cuando no son necesarios -casi siempre en conducción normal- basándose en un algoritmo que utiliza los datos de velocidad, aceleración y posición del acelerador para estimar el grado de calentamiento, se acabaron los sensores de temperatura que aumentan mínimamente el peso.

La suspensión de doble trapecio y unos amortiguadores de control magnético aumentan la precisión del conjunto, minimizan los balanceos y otorgan una estabilidad de Fórmula 1 al F12. La dirección electromecánica y unas llantas de 20 pulgadas calzadas con unos neumáticos 255/35 delante y 315/35 detrás desarrollados en conjunto por Pirelli, Michelín y Bridgestones específicamente para este modelo se apoyan en unos enormes frenos carbocerámicos firmados por Brembo -pueden aguantar temperaturas superiores a 600º- para ser el Ferrari con mejor frenada de la historia. En resumen, el nacimiento de una leyenda.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Sobre este blog

Avatar de Gaizka Manero López

La Caverna Cibernética

Esta bitácora digital nace tras un viaje a Nueva York con mi esposa Arantxa en el verano de 2010. Tras visitar la capital del mundo vimos que, en muchos otros lugares, la tecnología es una parte absolutamente indispensable de la vida cotidiana.

Es por ello que, a partir de ahora, intentaremos descubrir juntos como la ciencia y sus avances nos hacen la vida más fácil.

ver perfil »

Amigos

  • Jordi Torre

Fans

  • Tucho Novoa
  • JRC.
  • Emilio Fuentes Romero
  • evelio47
  • ivette-duran
  • presunta
  • teo-tango
  • Loli
  • Carlos M
  • aphelp
  • techconsumer
  • Germán
  • patricio simó gisbert
  • Jose Antonio Suarez Lopez

Ídolos

  • wlafactoria

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):