22 Jul 2014

Apple e IBM, enemigos íntimos

Escrito por: Gaizka Manero López el 22 Jul 2014 - URL Permanente

A pesar de que para muchos el mundo informático se divide en Apple, Google y Microsoft, la primera rivalidad "épica" de este sector tuvo lugar en los años '80 del siglo pasado entre los de Steve Jobs y la empresa entonces dirigida por John R. Opel. El anuncio que sirvió para personalizar la batalla entre Apple y la alianza Microsoft-IBM marcó un antes y un después tanto en el devenir de la industria publicitaria como de las propias compañías.

Sin embargo, una nueva relación de fuerzas en el mercado, un escenario con IBM como una de las principales consultoras del planeta pero no como un fabricante de hardware y con Apple como la empresa con mayor bursátil del parqué, más ventas, creadora de tendencias y buscando nuevos mercados que conquistar ha hecho que estos enemigos íntimos firmaran la semana pasada para que los iDevices lleguen de pleno al universo empresarial.

Como anunciaron en una entrevista en la NBC los CEOs de ambas compañías el acuerdo permitirá el desarrollo de software para que los iPhone y iPad sean imprescindibles en un mercado hasta hace poco dominado por Nokia, BlackBerry y todavía por Microsoft (se le resiste y mucho a Google).

IBM le permitirá a Apple acceder a su inmensa experiencia en gestión y software para empresas. Los de la manzana otorgan a los blue chips su sobresaliente soporte de hardware (conocido como Apple Care) además de la seguridad que siempre va unida a los equipos de Cupertino. Para Virginia Rometti, responsable de los de Amonk, "la seguridad de Apple y su experiencia en dispositivos táctiles" convierte a los californianos en el compañero de viaje perfecto para dar el salto a los equipos móviles inteligentes. Cook se reafirma en "la movilidad a lo grande".

La profecía del difunto Jobs cuando presentó hace cuatro años el iPad, "los ordenadores seguirán existiendo pero no serán para todos, sino para trabajos concretos" hizo que su alegoría entre los tractores (ordenadores) y coches (móviles y tabletas) parecía inalcanzable puesto que la productividad de estos últimos en el campo laboral parecía irremediablemente escasa. No obstante, la inminente llegada de 100 programas pensados ex profeso para el rendimiento en el trabajo, así como el desembarco de Office y la gratuidad de iWork (además de la compatibilidad con Google Docs) parece cerrar el círculo y convertirse en el acta de defunción de los ordenadores en muchos casos.

Si hace poco parecía que el acuerdo entre Samsung y Lookout ponía a los asiáticos por delante gracias a los sistemas de encriptación que estos prometían a los programas (muy válidos) diseñados para Android, la colaboración entre ambos gigantes supone un golpe en la mesa y pone en el disparadero a iOS como posible sustituto de Windows en muchas oficinas gracias a su capacidad de gestión.

También Satya Nadella verá como sus planes de convertir Surface 3 en el equipo de las oficinas de medio mundo y a Office y Windows 9 (inminente) quedan de lado frente a un modelo más barato (sorprende pero sí, el iPad lo es respecto al tablet de Microsoft), más rápido, más eficiente y estable. Sin duda los nuevos iPad Air 2, Mini Retina 2 y el rumoreado Pro tendrán mucho que decir en una batalla que, de la noche a la mañana se ha puesto muy bien para los herederos de Steve Jobs. Quién lo iba a decir.

https://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=2zfqw8nhUwA

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

16 Jul 2014

O3b, ¿internet para todos?

Escrito por: Gaizka Manero López el 16 Jul 2014 - URL Permanente

Y ya van ocho. El proyecto Other Three Billion sigue poniendo piedras en su faraónico reto de llevar internet a todos los rincones del planeta para romper la brecha digital existente entre el Norte y el Sur y que es el punto de partida perfecto para minimizar otras fracturas como la social o la informativa. El objetivo es sencillo: ofrecer cobertura de banda ancha a la mitad de la población mundial para que puedan acceder a la red de redes a precios justos y bajos.

Los últimos cuatro satélites se lanzaron la semana pasada desde la base de la Sociedad Europea de Satélites en Korou, Guayana Francesa y que se unen a la flota que lleva en el espacio desde junio de 2013 para crear la tela de araña que, situada a 8.063 kilómetros de la órbita ecuatorial cubren una de las zonas más abandonadas por la tecnología del planeta: Amazonia, Micronesia, Sudán, etc. Hasta 180 países verán como zonas de difícil acceso tienen ahora la posibilidad de conectar a sus habitantes a internet. La herramienta para derrumbar el muro entre las naciones "inforricas" e "infopobres" y que sustenta la conexión a internet como un derecho y no un privilegio.

Para las zonas que aún así sean remotas por su orografía abrupta, se han instalado telepuertos que hacen las veces de repetidores de la señal local y que permiten cubrir casi cualquier zona. Frente a proyectos anteriores que indagaron sobre la posibilidad de "cablear el mundo", este sistema, menos agresivo a todas luces, permite la conexión simultánea de miles de millones de personas a la vez que se irá ampliando siempre que sea necesario por la demanda de datos (en 2015 llegarán al cielo otros cuatro satélites).

Lo más importante es que O3b no es una ONG. Es una empresa -a pesar de su indiscutible labor social- en la que forman parte compañeros de viaje tan peculiares como Google, HSBC, Liberty, Develope Bank of Sudafrica o su fundador Greg Wyler.

Respecto a los problemas técnicos, cuando todo este a punto, sobre todo los repetidores de tierra, se pondrá en marcha el servicio. O3b habla de octubre y noviembre. También de su estudiada tecnología. Estar a 8.000 kms en vez de a 36.000 como los satélites geoestacionarios no sólo mejora la latencia (tiempo que tarda en recibir y reenviar la señal) que pasa de 0,5 segundos a 0,1 sino que también alarga la vida útil de los artefactos de 10 a 12 años y mejora su tasa de refresco en el espacio. El mundo se moderniza.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

16 Jun 2014

Tesla, visión de futuro

Escrito por: Gaizka Manero López el 16 Jun 2014 - URL Permanente

Cualquiera que haya seguido la vida de Elon Musk (fundador y CEO de Tesla Motors) sabrá que es un verdadero genio. Este sudafricano con residencia en Los Ángeles es la mente que ha creado PayPal, revolucionado el concepto de coche eléctrico, diseñado el heredero de los transbordadores espaciales (el F9/Dragon) y desarrollado el tren de alta velocidad que cambia por completo nuestro concepto de velocidad y eficiencia.

Este ejemplo de superación (emigrado en 1989 con 17 años porque no quería servir en el ejército de Sudáfrica, sin ayuda de su padre para sus estudios -obtuvo una beca con la que se licenció Administración de Empresas y Física-) siempre ha tenido claro que los grandes hombres son los que ha resuelto los "grandes problemas". En su generación: internet, las energías renovables y el espacio.

Después de fundar con 25 años Zip2 (el primer servicio de desarrollo, alojamiento y mantenimiento de espacios virtuales para medios de comunicación, allá por 1995), y de amasar fortuna con la venta de su parte de PayPal (creada como X.com) a eBay -otros de sus compañeros crearon con ese dinero YouTube, LinkedIn, Jammer o Yelp- se centró en el segundo problema. ¿Su solución? Inspirado en Nikola Tesla, creó los primeros automóviles eléctricos viables para la producción en masa.

Viables por rendimiento, autonomía, diseño, precio, capacidades, seguridad, etc. La empresa heredaba los sistemas de gestión de energía eléctrica que desde 1999 llevaba desarrollando su anterior proyecto, SpaceX. Space Exploration Technologies creó un sistema que permitía que el ahorro de combustible de las misiones espaciales se minimizara. No tardó en conseguir un acuerdo con la NASA por 1.600 millones de dólares para emplear sus modelos como sustitutos del Transbordador Espacial.

Todo este dinero hizo que Musk pudiera poner en marcha su sueño. Cuando acudió por primera vez a Silicon Valley tenía intención de realizar un doctorado en física que cambiara nuestra concepción del transporte sostenible. Su visita a AC Propulsion, que contaba con un prototipo eléctrico desarrollado a partir de un kit car de gasolina le abrió los ojos. Un modelo que aceleraba de 0 a 100 en 4 segundos (un Veyron lo hace en 2) y que tenía una autonomía de 300 kms (también lo mismo que un súper deportivo).

A pesar de los problemas económicos para poner en marcha este proyecto, la empresa tardó poco en vender más de 2.100 Roadsters que recorrieron 37 millones de kilómetros. Los cimientos para la llegada de nuevos modelos como el Tesla S o el Tesla X ya eran sólidos. La industria del automóvil tenía un nuevo inquilino con tecnología suficiente como para dejar de lado los combustibles fósiles.

Sin embargo, la visión de futuro de Musk ha hecho algo inaudito: su empresa pondrá a disposición de quien lo desee sus patentes relacionadas con el coche eléctrico. Cualquier otra compañía que quiera emplear sus conocimientos para el desarrollo de un modelo de transporte sostenible (en cualquier otro caso emprenderán batallas legales).

Son muchos los que ven sombras en esta maniobra. Un interés por potenciar el coche eléctrico que acabe redundando en un mayor consumo de baterías y energía eléctrica, otros dos proyectos empresariales de Musk. Sin embargo, el CEO ha mostrado públicamente su interés en que todas las compañía opten por estrategias similares que permitan un desarrollo científico (y por ende, social) más rápido. En definitiva, una visión de futuro de la que muchos podrían aprender no sólo en Silicon Valley.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

05 May 2014

Mizuno U4ic, refundando el running

Escrito por: Gaizka Manero López el 05 May 2014 - URL Permanente

A pesar de nuestra enorme afición por el running y de que somos fervientes defensores de que la mejor tecnología es la que cambia nuestro día a día -no la que llena titulares de las grandes corporaciones asiáticas o de Silicon Valley- muy pocas veces dejamos que una innovación técnica referida al deporte entre en nuestros post. ¿El motivo? Muchas de esas innovaciones son un 10% de mejora y un 90% de marketing.

Y, precisamente, son las mejoras de fabricantes no demasiado entrados en la publicidad (prefieren invertir sus fondos en I+D) los que han tenido siempre un espacio destacado: la refundación de New Balance es el último ejemplo.

Después de habernos hecho eco de la revolución que ha supuesto Boost para Adidas hoy nos centraremos en un material innovador que no sólo se ha ganado el aplauso por su comodidad -muchos no llegaban a probarse calzado técnico de Mizuno por su excesiva dureza- sino también por su extrema ligereza (no hay un sólo nicho de mercado en el que las japonesas vuelvan a ser con diferencia las que gozan de un peso más contenido al nivel de Under Armour).

Vayamos por partes. Todos los modelos de la centenaria casa nipona tiene como apellido Wave que hace referencia a su tecnología de amortiguación que gracias a su forma ondulada (de ola) permite que la fuerza del impacto al aterrizar se disipe al principio -minimizando las dolencias en las articulaciones- y que avance hacia el metatarso para que sea aprovechada por el corredor en el despegue. Es lo que los runners llaman una suela reactiva. Sin embargo, el anterior sistema de amortiguación hizo que Mizuno, una leyenda del atletismo, se quedara obsoleta frente al empuje de otros fabricantes más pequeños y ágiles o, sencillamente, que gracias a sus ventas podía invertir mejor en el desarrollo de nuevos productos.

Para los más puristas, su amortiguación "dura" era una ventaja ya que permitía una mayor durabilidad de la zapatilla (son de las pocas que superan sin problemas los 1.000 kms) a la vez que protegían el pie de vibraciones innecesarias causadas por un sistema blando o un chasis poco estable.

Sin embargo, las grandes ventas las genera el gran público y calzados más cómodos de Nike, Adidas o ASICS habían copado las ventas (la otra gran empresa nipona tampoco pasa por su mejor momento). Sabedores de esto, los ingenieros de la casa se pusieron en los zapatos -zapatillas en este caso- de sus clientes y comenzaron a desarrollar algo que fuera cómodo, firme y ligero -la moda de las zapatillas mixtas también estaba restándoles ventas-. Ellos lo llamaron SmoothRide.

Así fue como después de un lustro presentaron la tecnología U4ic que, sumada a las evoluciones de otras como la X10 (que se ubica en el talón y mantiene nuestro eje pie-tobillo recto durante el aterrizaje), Pebax Rnew (que favorece la transición del talón al metatarso y que además está realizada con aceites vegetales 100% respetuosos con el medio en el proceso de fabricación y totalmente reciclable) o la VS1 que sujeta nuestro talón de Aquiles han conseguido crear toda una nueva familia de productos a medida de cada atleta a partir de la máxima "sacar lo mejor de cada uno de nosotros".

¿El resultado de facto? Zapatillas de entrenamiento para tiradas largas que pesan lo mismo que zapatillas mixtas de la competencia. Es decir, unas Wave Rider 17 equivalentes a unas Nike Vomero pesan unos 85 gramos menos por pie. Lo mismo que unas mixtas y muy poco por encima de unas voladoras, con la diferencia de que su amortiguación es más eficiente y su durabilidad exponencialmente mayor sin sacrificar un agarre que sigue siendo la referencia tanto en asfalto como en trail (Wave Cabrakan o Wave Ascend).

Un ejemplo más de que la investigación es la mejor vía para el desarrollo tecnológico y éste para hacernos más fácil la vida. Felicidades Mizuno.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

15 Ene 2014

Intel Edison, la revolución hecha chip

Escrito por: Gaizka Manero López el 15 Ene 2014 - URL Permanente

De la interminable lista de novedades que nos llegaron del CES de Las Vegas la semana pasada nos quedamos, sin duda, con esta. No destaca por su potencia. Tampoco destaca por su diseño. Ni siquiera por su precio. Pero destaca, y mucho, por su tamaño y por su utilidad. Se trata de Intel Edison, una suerte de PC completo del tamaño de una tarjeta SD estándar.

Con unas medidas de 32x24x2,1 milímetros, Edison tiene un mercado de lo más concreto: el de los wearables. Edison es el nuevo rumbo de los americanos. Un pequeño dispositivo complementario a los que ya tenemos (smartphones, tabletas, PCs, etc.) que equipa la segunda versión del SoC Quark (System-on-chip, la plataforma de trabajo para los desarrolladores y programadores) construido en una arquitectura de 22 nanometros -frente a los 32 de Galileo- y cuenta con una CPU x86 a 400 MHz.

El pequeñín de Intel, por cierto, contará con una memoria RAM LPDDR2 (la misma que la de nuestros teléfonos inteligentes) y conectividad WiFi y Bluetooth integrados. Por si fuera poco, permitirá expansiones externas de otros equipos de hardware. Esto permitirá añadirle sensores y equipos diferentes en función de lo que queramos medir o hacer con Edison.

El dispositivo es la propuesta de Intel para unir el mundo analógico y digital y, lo más importante, la estructura sobre la que los de Mountain View nos proponen un nuevo hogar domotizado. No es la base del internet de las cosas, es el internet de las cosas. La digitalización de lo que nos rodea.

Nos permitirá monitorizar a nuestro bebé, por ejemplo. Su prototipo Mimo es un accesorio que se une a la ropa que viste el niño para controlar sus constantes vitales. El dispositivo nos enviará donde queramos -el teléfono, el televisor, el ordenador, etc.- los datos relacionados con nuestro hijo para saber que está bien en todo momento. El ritmo cardiaco, la respiración, la temperatura corporal e, incluso, la humedad relativa de la habitación en la que se encuentra.

La compatibilidad es absoluta con casi cualquier dispositivo en el mercado gracias a la conectividad que incorpora Edison y a que el lenguaje empleado por Intel para transmitir esta información forma parte de un SDK que, a buen seguro, Intel liberará en un futuro cercano.

Y es que Mimo es sólo una de las miles de posibilidades que Intel baraja para Edison: ropa, electrodomésticos, juguetes, muebles, semáforos, puertas, vehículos, cualquier tipo de instalación eléctrica... será el sensor externo que decidamos acoplar el que determine qué queremos hacer con esta maravilla. De hecho, los californianos han creado una suerte de concurso para que todo el que quiera pueda proponerle utilidades (la mayoría las determinará el mercado): se llama Make it Wearable Challenge y promete aplicaciones de lo más imaginativo.

Un nuevo rumbo


Ante la competencia en los sectores tradicionales, Intel ha decidido adelantarse a la competencia y es, sin duda, la empresa que más está apostando por los wearables y el internet de las cosas: la digitalización de lo analógico. La implicación es tal que el CES de Las Vegas es el primero en el que no hemos visto ninguna novedad de los Intel Core, los chips creados ex profeso para los ordenadores clásicos.

Intel es consciente de que su mercado tradicional está cediendo terreno frente a los dispositivos móviles. El crecimiento de ARM es exponencial... pero también es cierto que Intel lee el futuro no como una desaparición del equipo de sobremesa o portátil por completo sino como un ecosistema en el que será el centro de muchas otras utilidades.

Los relojes inteligentes o las pulseras deportivas son sólo la versión inicial de un negocio (el de la tecnificación de lo analógico va mucho más allá que el de los wearables) que está en su amanecer y que nos promete utilidades con las que ahora sólo soñamos -o ni siquiera eso-. Y esta es la gran baza del otrora dominador del mercado de chips. ARM está demasiado centrada creciendo en los dispositivos móviles. AMD, su rival de antaño... ni está ni se la espera a medio plazo. Qualcomm todavía carece del músculo para estar en varios negocios a la vez de forma competitiva. Intel parece haber dado con un filón... y parece haberlo encontrado mucho antes que los rivales.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

05 Ene 2014

2014, ¿qué podemos esperar?

Escrito por: Gaizka Manero López el 05 Ene 2014 - URL Permanente

Comienza un nuevo año y para el sector tecnológico -quizá el que más rápido evoluciona de todos- será el año de la consolidación de ciertas tendencias que llevan acompañándonos desde principios de esta década con la revolución de la movilidad. Os presentamos nuestras doce apuestas para estos doce meses.
  • Tráfico móvil: cada vez tenemos más dispositivos móviles. Cada vez hay más personas en el mundo que acceden a su primer smartphone y tableta. Cada vez son más potentes y cada vez requieren de más tráfico de datos móviles para satisfacer una demanda que se multiplicará con la entrada en enormes regiones de Asia y, en menor medida, África. En los mercados maduros el aumento vendrá por el aumento de la potencia. El último estudio de Ericsson anuncia que el consumo medio mensual por aparato en Estados Unidos superará los 4 GB este mismo año. En Europa no somos tan ávidos -probablemente por el consumo masivo de WiFi más implantado en un continente con mayor densidad de población y más urbanizado- pero pronto superaremos la barrera de los 3 GB al mes. En definitiva: cuanto más potente sea nuestro equipo más querremos hacer con él y más potencia demandaremos... y los fabricantes construirán equipos más potentes. Un bucle que (por ahora) hará crecer exponencialmente la demanda de internet en cualquier lugar y en cualquier momento.
  • Nuevos iDevices: directamente ligado al anterior, Apple se encuentra en un año crucial para sus intereses. 2014 debe ser el año del carpetazo a la larga sombra de su difunto fundador. Es cierto que su concepto de empresa (diseño, sencillez y funcionalidad) seguirá impreso en el ADN de cada equipo. Pero también que es la era de Jonathan Ive, Tim Cook y compañía. Apple está relativamente por encima del mercado y es la única tecnológica capaz de crear tendencias y necesidades dentro y fuera de su mercado. Pero también es cierto que para frenar la escalada de Samsung (su único rival siendo realistas) y seguir creando fans tendrán que ofrecer una gama algo más variada -un premium nunca tiene un catálogo exagerado-. Un iPhone más grande, un reloj inteligente y un centro de ocio multimedia que aproveche el enorme potencial de iTunes y todo el ecosistema (llámese iTV o AppleTV). Sinceramente, después de ver el Mac Pro creemos que no les costará reinventarse sin perder su identidad.
  • Ofensiva Google: dominan casi todos los mercados en los que participan... pero su talón de Aquiles es su enorme dependencia de los fabricantes. ¿Es Android el sistema operativo móvil más extendido gracias al empuje de Samsung o es Samsung el primer fabricante mundial gracias al programa de Google? Esta pregunta se podría formular en casi todos los mercados. Precisamente por eso los de Larry Page comenzarán a potenciar su marca Nexus y centrarán sus esfuerzos en apuntalar productos como los Chromebooks (que poco a poco empiezan a remontar ventas) o las esperadas Google Glasses. En cuanto a servicios, el reto será el de siempre, defragmentar a sus usuarios. Una tarea titánica que les exigirá mano dura con sus socios. Si no lo consiguen, el destino de Google será el mismo que el de Microsoft... esperar a que una nueva start up -que puede que ni aún exista- les acabe comiendo la tostada.
  • Wearables: si hay algo que el espíritu de Apple nos inoculó (y también a la competencia de Silicon Valley) es que lo importante no es lo que hace un dispositivo sino lo que nosotros podemos hacer con un dispositivo. Poco a poco las bandas deportivas (o los propios smartphones), los relojes inteligentes e incluso la ropa inteligente nos acompañarán en nuestro día a día. Es probable que ahora nos parezcan elementos de ciencia ficción con un toque especialimente geek (objetivo para 2014, no usar el término friki) pero, una vez quitada esta patina, estos dispositivos se harán especialmente útiles en el día a día.
  • Imagen y socialización: a los que anunciaron la muerte de Facebook, les anunciamos su enésimo error. Facebook tendrá que reciclarse y adaptarse a las cambiantes demandas de sus miles de millones de usuarios. Lo mismo que Twitter, YouTube (¿alguien duda de que ahora es más una red social que un portal de vídeos?) y cualquier otro producto o servicio tecnológico o no. Todo lo que tiene un componente social tiene éxito porque, por concepto, los humanos somos seres sociales. Especial relevancia tendrá en este ámbito la fotografía y el vídeo. Los dispositivos de más éxito ya no son los que mejores fotos toman o mejor vídeo graban sino los que nos permiten compartirlo en cualquier lugar con quien queramos. De momento, estamos en la era de la socialización.
  • Coches inteligentes: si la tecnología nos permite encender la calefacción o la lavadora con el smartphone, planificar una ruta, comprar entradas de cine y compartirlas con un amigo, ¿por qué no podemos tener coches más inteligentes? Con una industria volcada en la eficiencia energética y la seguridad, el siguiente paso era hibridarse con automóviles que sepan calcular rutas, nos lleven por caminos seguros y nos cuenten todo lo que ocurre en las "tripas" del capó. Las grandes del motor ya trabajan con las empresas más punteras: Toyota con Google, Volkswagen, Honda y FIAT con Apple. Los smartcars están a la vuelta de la esquina
  • Deporte y tecnología: otro plano de nuestra vida cotidiana que ha cambiado drásticamente. Cada vez somos más los que practicamos deporte y cada vez somos más los que nos aprovechamos de la inversión de I+D de las empresas del sector. Desde ropa con materiales innovadores más ligera, resistente y que nos protege (tanto del frío como del calor) hasta dispositivos que nos monitorizan o que nos sirven para compartir nuestros retos y logros deportivos. Una vez más, no tendrán más éxito los mejores sino los más sencillos, eficaces y los que nos toquen la fibra. Ése es el motivo por el que aplicaciones como Nike Plus son las preferidas por millones de usuarios en todo el mundo. La revolución deportiva ya ha llegado.
  • Centros de ocio: parece que la industria del videojuego se ha dado cuenta de que ya no vale con prestaciones. Hace falta "algo más". Sony (con su PS4) ya ha dado el paso definitivo para vincular todos sus dispositivos y hacer que sea toda una experiencia de ocio. Microsoft va por el mismo camino con la Xbox One. Ahora queda saber cómo Google y Apple intentarán ganar su batalla por el salón: el nuevo campo de guerra y, sin duda, el más suculento.
  • Mismos actores, diferente escenario: todos los mercados devoran sin piedad a los más débiles y, como los ciclos del tecnológico son más rápidos, el proceso se acelera. La última en caer fue Nokia en manos de una Microsoft que sigue viviendo del pasado y que se aferra desesperadamente a un mercado que aún la respeta. No tardará mucho en caer BlackBerry. Dos mitos hasta hace poco intocables que no se han reciclado. Lo mismo le ocurrió a Motorola y le ocurrirán a todos aquellos que no apuesten por ser diferentes. ¿Cuál será el siguiente? Parece que será un año tranquilo -excepto en Waterloo- pero nunca se sabe cuál puede ser el nuevo golpe de efecto al otro lado del Atlántico (aquí ya no queda mucho por hacer).
  • Ciudades inteligentes: aunque para muchos este concepto sea una ciudad como la que aparecía en "Los supersónicos", ciudad inteligente es la que consume menos energía, la que dispone de mejores servicios y la que está conectada a sus ciudadanos. Poco a poco, con la implantación de mejores redes y de mejores dispositivos en nuestro día a día se multiplican los servicios inteligentes. El internet de las cosas, tan futurista, lleva tiempo con nosotros y, lo más inteligente de todo, es que ni siquiera nos damos cuenta de lo fácil que son ahora algunas cosas.
  • Educación: que nuestros niños no tengan que llevar 15 kilos de papel y plástico sobre su espalda es todo un avance. Que sepan manejar dispositivos electrónicos y acceder (supervisados) a información es otro paso. Los países donde los más pequeños tienen la posibilidad de aprender a utilizar tecnologías de la información es aquella donde más rápido aprenden y se educan -no tienen que centrarse en memorizar-. Después de la fanfarria de un ordenador por alumno de hace unos años, parece que los padres se han dado cuenta de que la inversión tecnológica (una pena que aquí tenga que ser privada) es una opción que potenciará las posibilidades de los niños. Una delicia que en algunas zonas del mundo se empieza a convertir en aulas inteligentes.
  • Era no tan postPC: sin duda es la era de la movilidad y las cifras de ventas (sobre todo de ordenadores) lo demuestran. Sin embargo, también es la era en la que los fabricantes pueden centrarse en hacer mejores dispositivos ya que saben que quien se decante por un ordenador lo hará, muchas veces, buscando lo mejor -para lo básico una tableta es más que suficiente-. Para los que hayan perdido la fe les recomendamos las últimas creaciones del fabricante que mató al ordenador, Apple. El Mac Pro es la novena sinfonía de Beethoven. Los MacBook son una maravilla del diseño y la funcionalidad... y este año le toca al iMac. Ponga un ordenador en su vida. Lo agradecerá.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

27 Dic 2013

IBM, cinco predicciones para cinco años

Escrito por: Gaizka Manero López el 27 Dic 2013 - URL Permanente

Tan clásico como el turrón empieza a ser por estas fechas el Five to Five de IBM. Cinco predicciones tecnológicas para el próximo lustro que, por muy sorprendentes que parezcan suelen cumplirse y que ya nos han anticipado con éxito la geolocalización en los móviles (en 2006), ordenadores con los que hablar (2012), el empuje de la nanotecnología o la implantación del 3D. Todo ha ocurrido -es cierto que no en el mismo grado- y ha transformado nuestro mundo. Estas son las predicciones de la octava edición:

  • Aulas que enseñan... y aprenden: las clases serán individualizadas. La tecnificación y digitaliación de las instituciones educativas permitirá una instrumentalización sin precedentes de la enseñanza. Los sistemas de computación cognitiva permitirán saber el grado y el ritmo de aprendizaje de cada alumno y adaptar la materia a cada discente.
  • El ADN como clave médica: frente a una medicina que responde a enfermedades o síntomas, en el futuro veremos una en la que el estudio detallado del ADN de cada individuo servirá para estudiar sus "eslabones" más débiles y adecuar los tratamientos -e incluso preverlos- con más fiabilidad. La prueba de nuestro DNI biológico será cada vez más barata, rápida y eficaz y permitirá personalizar la forma de combatir dolencias cardiacas, adecuar los tratamientos de cáncer, etc.
  • Policía online: la explosión de la tecnología de la información ha permitido que estemos más interconectados que nunca y, también, que los ciberdelincuentes campen a sus anchas entre nuestras cuentas y mensajes. Precisamente por eso se instaurará una suerte de policía online personalizada que nos protegerá y advertirá de entradas "extrañas" en nuestros perfiles (algo que Google ya hace cuando entramos en alguna de nuestras cuentas desde un lugar no habitual). Este guarda aprenderá y responderá en función del contexto y las costumbres del usuario en cada uno de sus dispositivos. Si detecta algo extraño, previo permiso del propietario de la cuenta, actuará para proteger los datos y evitar cualquier uso fraudulento de nuestra identidad digital.
  • Ciudad inteligente: uno de los puntos más manidos de las predicciones de IBM va implantándose poco a poco en nuestras vidas. Desde semáforos que regulan su estado en función de la circulación de peatones y automóviles hasta farolas que se apagan y se encienden en la noche cuando detectan que alguien pasa a su lado. El smartphone será la clave de nuestra relación con la ciudad donde vivimos o estamos. Sabrá prever atascos en función del día, la climatología, la hora... y los hábitos de sus habitantes. Conocerá nuestros gustos y personalizará recomendaciones, rutas, etc. Una ciudad a nuestro gusto.
  • Comercio inteligente: y parte de esa ciudad inteligente será su comercio. Volveremos a la tienda de calle. Esa tienda que se vio amenazada por los centros comerciales estará ahora en nuestro móvil. Estará en internet. Nos conocerán gracias a los small data y personalizarán las ofertas. Nos mostrarán su oferta e, incluso, interactuarán con el comprador a la hora de negociar futuros aprovisionamientos. Lo dicho, algo realmente inteligente.
¿Cuál de estas predicciones creéis que es la más probable que se cumpla en nuestro entorno? ¿Cuál la de menos? ¿Cuál echáis en falta?

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

17 Dic 2013

Boston Dynamics, la última gran compra de Google

Escrito por: Gaizka Manero López el 17 Dic 2013 - URL Permanente

Si hace apenas una semana hablábamos de los proyectos de robotización de Amazon y Google hoy hablaremos de la última adquisición de los de Mountain View relacionada con este futurista reto. Según ha publicado The New York Times, la empresa de Larry Page ha pagado una cifra indeterminada por hacerse con la octava empresa mundial de robótica, Boston Dynamics.

Boston Dynamics fue fundada en 1992 por el exprofesor del MIT Marc Raibert y tiene como principal cliente al Ejército de Estados Unidos (curiosa relación comercial la que se entablará ahora entre la empresa con más datos de internet y la Administración que más hambre ha mostrado por estos datos). De momento, la empresa ahora guiada por Andy Rubin se ha comprometido ha cumplir todos los contratos con el Ejército, aunque no ha anunciado si aceptará más proyectos conjuntos.

Entre los productos más destacados del enorme catálogo de Boston Dynamics se encuentran Cheetah, el robot más rápido del mundo y los todoterrenos BigDog y Rise, capaz éste último de escalar paredes.

Los analistas dan por hecho que esta adquisición tiene como objetivo adelantar el ambicioso proyecto de robótica de la empresa del buscador. Hasta ahora, el departamento de Andy Rubin había seguido una estrategia similar a la que éste puso en práctica cuando se encargaba de Android. Comprar multitud de start ups enormemente dinámicas (y baratas) que tenían un gran potencial de crecimiento.

El anuncio de Amazon, uno de los rivales más enconados de Google, de utilizar drones y robótica para mejorar su eficiencia en los repartos parece haber sido el detonante para que el gigante de Mountain View haya anunciado en tan pocos días sus planes de robótica para empresas y la compra de esta empresa de referencia.

Larry Page, en su página de Google Plus dijo estar "entusiasmado" con el último proyecto de Rubin. Según él, su última "locura", Android, se tradujo en millones de supercomputadoras (en fin) en los bolsillos de los usuarios. Reconoce que "aunque todavía es pronto para eso" está impaciente por ver "los progresos" de esta tarea titánica. Nosotros también.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

05 Dic 2013

Google y Amazon, automatizando el futuro

Escrito por: Gaizka Manero López el 05 Dic 2013 - URL Permanente

Amazon es, sin duda, la empresa más controvertida de internet. Ha pasado de vender libros de texto a convertirse en el gran almacén más importante del mundo. Tiene de todo. Se lo vende a cualquiera en cualquier lugar y ahora, además, quiere que no haya ningún valle, montaña o río que le separe de sus clientes (parafraseando la mítica canción de Marvin Gaye.

La empresa de Jeff Bezos es ahora una maravilla logística que, sobre todo, reparte sus ventas por tierra. Sin embargo, en la mente del hombre que cambió por completo la forma en la que compramos (no sólo en internet) esto está muy cerca de cambiar. Su idea es que en cinco años gran parte de sus entregas se realice mediante drones. Equipos -que presentó en el programa 60 Minutes de la CBS- con ocho hélices y que podrían llevar cualquier contenido de hasta 2,5 kilos .en poco más de media hora desde cualquier centro de distribución hasta la puerta de casa del comprador (en un radio de 16 kms).

Bezos se enfrenta ahora a dos retos: el primero es conseguir que las autoridades estadounidenses regulen por fin (la fecha tope es 2015) el espacio aéreo del país para que puedan circular por el drones civiles. El segundo es que la tecnología Amazon PrimeAir sea eficiente y no le redunde en pérdidas cada vez que reparte un envío.

El objetivo es doble. Por un lado, multiplicar la velocidad con la que se reparte la mercancía (la obsesión es tal que han llegado a un acuerdo con el Servicio Postal para repartir los domingos) ya que esto hace que el cliente compre antes de nuevo y, sobre todo, libera espacio de los almacenes de los centros logísticos. Y, por otro lado, marcar distancia -aún más- con la competencia.

A pesar de que a este lado del Atlántico la iniciativa nos parezca mucho más cercana a la ciencia ficción, en Estados Unidos el uso de drones está "bastante extendido" para tareas domésticas como la vigilancia de playas o recintos cerrados de uso particular. Parece que para el CEO de Amazon esta puede ser la última barrera para que el precio de los repartos a domicilio se desplome y, por fin, permita que comprar por internet sea francamente barato.

Google, con los robots repartidores


Si Amazon quiere drones, Andy Rubin quiere robots de reparto. El cofundador de Google desde que abandonó el desarrollo de Android se ha centrado en la creación de un "ejército" de robots que se encarguen de hacer labores cotidianas -Isaac Asimov estaría encantado- que van desde la fabricación en cadena hasta el reparto a domicilio.

Rubin, que tiene experiencia como ingeniero especializado en robótica de su paso por Carl Zeiss, ha explicado que Google ha comprado siete empresas de robótica en el último año y que ya ha comenzado a utilizar robots de forma controlada en su sede de San Francisco (los rumores añaden el área metropolitana de la ciudad de Alcatraz) además de plantearse la automatización de sus plantas de logística. En este caso, el proyecto es a 10 años vista.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

21 Nov 2013

Nikos Adam, ¿sueño americano o pesadilla europea?

Escrito por: Gaizka Manero López el 21 Nov 2013 - URL Permanente

Muchos medios de comunicación abrieron ayer sus espacios (o portadas) con el fichaje de Google, el gigante de internet y uno de los máximos exponentes de la bonanza de Silicon Valley y, por ende, del motivo por el que Estados Unidos no sólo está superando la crisis mucho mejor que otros países "ricos", sino también de porqué los analistas dicen que seguirá reteniendo el título de economía más importante del planeta bastante más tiempo del esperado frente a China.

Nikos Adam fue descubierto durante la última Feria Internacional de Salónica. Una de esas tan importantes para la economía y que tan poco parece importar por estos lares -donde los salones del automóvil siguen privando sobre las grandes ferias tecnológicas, a excepción de los Mobile World Congress o el IFA de Berlín-. Adam acudió como estudiante de secundaria y realizó una exposición sobre ataques cibernéticos tan completa y acertada como brillante y sorprendente.

Los de Mountain View pusieron rápidamente sus ojos en él. Comprobaron sus conocimientos de programación -el joven ya ha desarrollado dos aplicaciones informáticas- e, inmediatamente, hablaron con sus padres para incorporarlo a su plantilla. La labor de Nikos no será sencilla en Google: participará en el desarrollo de la nueva red Tech is social, además de un servidor para juegos que se caracterizará por su funcionamiento sin necesidad de tener un servidor propio y un programa de seguridad para el universo Android-Chrome especializado en la lucha contra los ataques contra la denegación de servicio (DDoS attack).

La nueva red social se lanzará a principios de 2014 en griego -más adelante se incorporarán nuevas lenguas- y tendrá un funcionamiento similar a Facebook. Un ejemplo más de que los de Mountain View están dispuestos a no darse por vencidos en su sempiterna lucha con la empresa de Mark Zuckerberg.

Sin embargo, hay dos cosas que nos llaman profundamente la atención de esta pésima noticia (sí, pésima, ahora explicaremos por qué): la primera es que todos los medios generalistas -los que usa casi toda la población para enterarse de las cosas mucho más allá de cualquier medio económico o especializado- se han limitado a reproducir exactamente el mismo contenido que la Agencia EFE; la segunda que ninguno de estos medios ha dedicado un poco de reflexión a un hecho que refleja perfectamente el nivel de putrefacción que muestra el entramado innovador e investigador europeo.

La fuga de cerebros, que algunas eminencias catalogan de movilidad exterior, llega ya a las bases de nuestro sistema educativo. Ninguna entidad continental, estatal -griega- o local ha podido ofrecerle algo a este pequeño genio para que en vez de quedar seducido por el sueño americano -trabajar en su pasión a la vera de las playas californianas- decidiera acabar de formarse y crear un proyecto profesional a este lado del Atlántico.

Del mismo modo que dejamos pasar la oportunidad de Nokia, regalándole la joya de la corona del gigante finés a los estadounidenses, ahora ponemos precios de saldo en el recurso más valioso: el humano. Completamente obsesionados en diseñar un continente competitivo como fábrica de artilugios -¿alguien le va a decir por fin a Merkel, Rajoy, Cameron y compañía que no podemos competir con Asia?- nos hemos olvidado que durante décadas nuestro factor diferencial era que fabricábamos ideas.

De las mentes de Nokia, Siemens, Alcatel, Philips, JVC, etc. salieron productos que revolucionaron el mundo. No sólo porque eran diferentes (e innovadores) sino porque nos hicieron la vida más sencilla y, sobre todo, porque su construcción (Made in CEE) era sinónimo de calidad. El precio quedaba justificado. Primero Japón (que por tamaño no era una amenaza real para una Europa unida), luego Corea del Sur y ahora China -de la que recela incluso Estados Unidos- han recortado diferencias y nos han superado.

La obsesión manufacturera de Europa (textil, siderúrgica, naviera, automovilística, etc) no ha crecido solidariamente con una obsesión por seguir siendo punteros y por regar las nuevas semillas. Nuevos informáticos, ingenieros, arquitectos, etc. que permitieran que el continente siguiera siendo sinónimo de savoir faire.

Ahora, después de darle la espalda a la revolución digital y tecnológica. Después de convertirnos en un museo nada atractivo para las grandes mentes mundiales. Después de que nos hayamos transformado en artesanos, nos damos cuenta de nuestro error. Lo peor es que nadie ha caído en que Nikos Adam quizá no se va a vivir el sueño americano, sino que se va para huir de la pesadilla europea.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Sobre este blog

Avatar de Gaizka Manero López

La Caverna Cibernética

Esta bitácora digital nace tras un viaje a Nueva York con mi esposa Arantxa en el verano de 2010. Tras visitar la capital del mundo vimos que, en muchos otros lugares, la tecnología es una parte absolutamente indispensable de la vida cotidiana.

Es por ello que, a partir de ahora, intentaremos descubrir juntos como la ciencia y sus avances nos hacen la vida más fácil.

ver perfil »

Amigos

  • Jordi Torre

Fans

  • A.R. (Tucho) Novoa
  • JRC.
  • Emilio Fuentes Romero
  • evelio47
  • ivette-duran
  • presunta
  • teo-tango
  • Loli
  • Carlos M
  • aphelp
  • techconsumer
  • Germán
  • patricio simó gisbert
  • Jose Antonio Suarez Lopez

Ídolos

  • wlafactoria

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):