06 Mar 2014

CarPlay, la respuesta de Apple

Escrito por: Gaizka Manero López el 06 Mar 2014 - URL Permanente

Si el CES de Las Vegas fue el lugar idóneo para que Google presentara el modo en el que piensa entrar en los coches (al menos en los Audi), el Salón del Automóvil de Ginebra -uno de los más relevantes del calendario- ha sido el escogido por Apple para presentar su CarPlay o, lo que es lo mismo, la versión definitiva de lo que Honda llamó hace meses iOS in the car.

CarPlay (sin ninguna "i" delante, suponemos que para evitar problemas con ciertos fabricantes) es el resultado de varios años de trabajo entre la empresa de Cupertino y Ferrari, Mercedes y Volvo y de la colaboración estrecha con BMW, Ford, General Motors, Honda, Hyundai, Jaguar, Land Rover, KIA, Mitsubishi, Nissan-Renault, PSA Peugeot-Citroën, Subaru, Suzuki y Toyota para que los usuarios de un iPhone tengan un sistema de infotainment totalmente reconocible e intuitivo que les sirva para convertir su coche en una prolongación de su terminal.

El entorno integrado -como lo denominan en Cupertino- permite realizar llamadas, utilizar Apple Maps, escuchar música y gestionar mensajes mediante la pantalla táctil y Siri, el asistente de voz de la casa. Para los que les parezcan pocas (lo son teniendo en cuenta que el catálogo de apps para iOS supera holgadamente las 750.000), calma, la empresa de Tim Cook dijo que ya está dando soporte a terceros como Spotify y iHeart Radio para que puedan entrar de lleno en nuestros habitáculos.

Los modelos que incorporen CarPlay contarán en el volante con un botón específico para comunicarnos con Siri lo que nos permite un acceso de garantías al sistema multimedia que nos proponen. De momento está disponible sólo para aquellos iPhone que soportan iOS 7 y cuentan con el conector Lightning (5, 5C y 5S), aunque se da por hecho que en breve llegarán adaptadores para los otros cables de conexión y puede que incluso para hacer compatibles a otros dispositivos.

De momento, entre los grandes del sector sólo hay una ausencia destacada, el Grupo Volkswagen que, mediante Audi, ya anunció que su estrategia a corto plazo es realizar una simbiosis entre sus sistemas de ocio y conectividad abordo y Android. Una apuesta arriesgada (la mayoría de los fabricantes antes mentados están barajando ofrecer un entorno compatible con ambos ecosistemas) para un gigante que pretende ser el líder mundial en 2018.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

04 Mar 2014

Windows 8, ¿nacido muerto?

Escrito por: Gaizka Manero López el 04 Mar 2014 - URL Permanente

Windows ha sido desde su nacimiento el talismán de Microsoft. La joya que le ha permitido ser líder mundial de software, generar otros productos de éxito como Office y como las suites para empresas y mantenerse entre las compañías tecnológicas de referencia a pesar de sus erradas estrategias en la primera explosión de internet y en la posterior revolución móvil.

Sin embargo, la última versión de Windows, la octava (incluimos aquí también la 8.1) parece haber nacido muerta. La primera edición de la plataforma más extendida del mundo ambivalente para dispositivos táctiles (móviles inteligentes y tabletas) y ordenadores se lanzó en 2012. Su primera gran revisión, en octubre de 2013. Y desde entonces sólo suman un 10, 68% de la cuota de mercado (6,38% para la primera y un 4,30% la segunda).

Pero lo más sorprendente no es la mala marcha de este sistema operativo (por más que lo hemos probado en ordenadores y en tabletas nos parece igual de poco intuitivo) sino que, como publica El País, el último estudio de Net Applications arroja que más del 47% de los ordenadores que se emplearon en febrero corrían con Windows 7, un sistema operativo obsoleto.

Las cifras, por cierto, parecen bastante representativas ya que el servicio de analítica web monitoriza los más de 160 millones de visitantes únicos que entran en las webs de sus 40.000 clientes. Por cierto, si seguimos desglosando los datos de Windows (que entre todas sus versiones tiene un excelente 90% del mercado), casi el 30% de sus usuarios utiliza XP, cuya fecha de caducidad por parte de la propia Microsoft es este 8 de abril.

Esta fecha de caducidad no significa que XP dejará de funcionar, sino que Microsoft dejará de darle soporte en forma de actualizaciones, drivers para periféricos o parches. Según la empresa su exitoso programa es cinco veces más susceptible al malware que 8.1, motivo por el que solicita a sus usuarios que migren a una plataforma más moderna.

Los datos de Windows 8, aún así, no parecen tan malos si los comparamos con el pésimo Windows Vista que tiene un 3,1% del mercado. Como último apunte, Apple tiene que conformarse con un 7,68% del mercado para su OS X y Linux con poco menos del 1,5%. La diferencia es que los de la manzana son los únicos que crecieron en 2013.

Windows 9, golpe de timón

Después de todo lo anterior no es de extrañar que Microsoft se esté planteando adelantar el anuncio de la llegada de Windows 9 (con nombre interno "Treshold") para este mismo mes de abril y su llegada a las tiendas al mismo mes de 2015.

Según WinSuperSite, la estrategia consistiría en el lanzamiento de una actualización de 8.1 (con un Update Pack) para, posteriormente sacar al mercado un Windows 9 que contaría con el menú Metro 2 y que permitiría al usuario, desde el primer momento, contar con un escritorio clásico y absolutamente personalizable.

Al parecer, la prioridad de Microsoft es lanzar varias versiones preliminares a partir de este mismo otoño con el fin de que el producto final tenga una mucho mejor acogida entre los usuarios y clientes potenciales que el efímero Windows 8.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

01 Mar 2014

Nokia X, Android a su modo

Escrito por: Gaizka Manero López el 01 Mar 2014 - URL Permanente

Mucho hemos hablado en los últimos tiempos sobre el modo en el que Nokia ha acabado en manos de Microsoft. Desde lo que pensamos que fue una mala elección (decantarse por Windows en vez de por la plataforma de Google) hasta el modo en el que Stephen Elop puso en una bandeja de plata la principal tecnológica europea en manos de su antigua empresa.

Cuando los dirigentes de la empresa lapona nos decían que la venta de su división móvil no significaba la desaparición de la marca (muchos dábamos por hecho que a medio plazo sería el simple fabricante de dispositivos propios de Microsoft) pensábamos en la posibilidad de que Nokia se atreviera a potenciar el sistema operativo con el que trabajan sus Asha, los terminales de acceso a su catálogo.

Al fin y al cabo, después de dejar de potenciar Symbian y de desentenderse de MeeGo, parecía que Asha podría ser la plataforma perfecta para remontar en los países emergentes y entre aquellos que no necesitan nada más que un terminal fiable y sencillo que permita llamar, enviar mensajes y las utilidades más fundamentales.

Por eso, cuando comenzaron los rumores del posible lanzamiento de un terminal Nokia con Android nadie daba demasiado crédito. Pero, nada más lejos de la realidad, Nokia X es una versión muy sui generis del programa de Google que tiene su propia interfaz y varias características que nos recuerdan muy mucho al trabajo que ha hecho Amazon con el entorno de los de Mountain View.

Sobre el papel se trata de un androide que podrá ejecutar sin límites (más allá del hardware) cualquier aplicación desarrollada con el sistema operativo de Google. La razón es que X es un "fork" de la versión 4.1.2. Es un Android sin Google, en los que se han reemplazado todos los servicios que los de Larry Page exigen a sus usuarios (GMail, Google Maps, Google Drive, Chrome, etc...) y que se sustituyen por el vasto catálogo de programas de Nokia y Microsoft.

Si a eso le sumamos que el aspecto del programa se acerca mucho más a Windows que a cualquier otro Android y que la dupla Microsoft-Nokia han desarrollado una tienda de aplicaciones específica para este ecosistema (compatible con Android pero independiente de Google y no disponible para ningún otro terminal que use el sistema operativo "original") podemos decir que el objetivo es aprovecharse del tirón del prurito made-in-Google y de paso, sacar dinero al margen de los del buscador. Por eso no descartamos modos de distribución similares a los que emplea con éxito Amazon.

Además, en el MWC los dirigentes de la empresa anunciaron que se podrán descargar aplicaciones Android desde cualquier otra tienda (incluida la de Amazon) aunque nunca se podrá instalar la oficial Google PlayStore. Esto hace que, en la práctica, un propietario de un Nokia X tenga a su disposición muchísimas más aplicaciones que un usuario de un Nokia con Windows (que además es mucho más caro aunque también más potente).

El negocio parece redondo ya que los terminales se comercializarán en un rango de precios de entre 89 y 109 dólares ya que al tratarse de una plataforma libre la inversión de Microsoft en crear este sistema ha sido mucho más baja que si hubiera tenido que partir de cero. La duda es cuánto dejara crecer Satya Nadella este "brazo" de Nokia y, sobre todo, cuál será la respuesta de Google a este movimiento.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

28 Feb 2014

Galaxy S5 y Xperia Z2, el riesgo de mejorar lo bueno

Escrito por: Gaizka Manero López el 28 Feb 2014 - URL Permanente

Si hay algo que siempre se le ha achacado a Apple es su conservadurismo a la hora de renovar ciertos dispositivos (sobre todo desde que falleció Steve Jobs). El iPhone 5, que debería haber sido una revolución para muchos se quedó en un 4S "estirado" y el 5S, aunque supera en todo al anterior y es una de las referencias del mercado... mantuvo el diseño casi inalterado.

Para los detractores de la empresa de la manzana Samsung es un ejemplo por su enorme variedad de dispositivos, por su trabajo multiplataforma y porque, normalmente, se arriesga más cuando de lanzar un nuevo terminal se trata. Es por ello que las expectativas que había generado el Galaxy 5S antes de su presentación eran enormes.

Lo mismo le ocurre a Sony con su Xperia Z2. El tope de gama de los japoneses fue una revolución en cuanto a acabados y prestaciones. Al menos si lo comparamos con sus predecesores de Sony Ericsson. Una de las pocas alternativas que aunaba toda la potencia de Android con los acabados y el diseño de Apple. Tampoco es tarea sencilla, entonces, remozar por completo un modelo sobre el que pivotará la reconstrucción de Sony. En cualquier caso, esta semana ha sido clave para ambos fabricantes por eso analizamos si habrán conseguido mejorar lo que ya era bueno... y no dejarse parte de su prestigio por el camino.

Xperia Z2, por ahora el mejor de Sony



Cuando Sony se decidió a hacerse con la otra mitad de su alianza con Ericsson dejó claras sus intenciones a medio y largo plazo. Aunque el negocio móvil sólo es rentable para dos fabricantes (Apple y Samsung), todos los demás saben que deben estar en un negocio sobre la que orbitará la electrónica de consumo de los próximos años.

A diferencia de otros fabricantes Sony es el que, probablemente, pueda ofrecer un ecosistema más completo (aunque haya abandonado la fabricación de sus Vaio). El acceso puede ser tanto la sobresaliente PS4 como cualquiera de sus terminales. Y el final, su excelente gama de televisores 4K. Es por eso que el nuevo smartphone tope de gama tiene la mejor cámara del mercado. Un maravilla con una resolución de 20 Mpx que permite grabar 4K/Ultra High Definition.

El resto de las características son pura armonía. Se ha optado por un procesador Qualcomm Snapdragon 801 a 2,3 GHz y se le ha acompañado de 3 GB de RAM y una capacidad de almacenamiento de 16 GB (no hay más opciones) ampliables con tarjetas microSD y, cómo no, la nube. La pantalla, por cierto, aumenta su tamaño hasta las 5,2 pulgadas sin aumentar la superficie del terminal gracias a un chasis más ligero y delgado que permite un marco sorprendentemente fino y elegante.

Todo ello, por supuesto, con la resistencia al polvo y al agua que son firma de la casa para la gama Z. Sobre el problema de autonomía que acechaba a algunos Android de generaciones anteriores, los ingenieros nipones han decido combinar el sobresaliente modo Stamina de ahorro de energía con una batería de 3.200 mAh. ¿El resultado? 158 gramos y un grosor de 8,2 milímetros.

Respecto al panel, emplea las tecnologías TriLuminos y X-Reality así como el sistema Live Colors LED lo que, sobre el papel, colocan también al terminal en esta faceta como la referencia del mercado. Sí sorprende que no se hayan decidido por la resolución 2K -que es perfectamente aplicable en cualquier pantalla de más de 5 pulgadas de diagonal- y se han "conformado" con una FullHD.

Sí han echado el resto con el audio: la tecnología S-Force Front Surround y el sistema de cancelación de ruido hace que los auriculares que acompañan al Xperia Z2 sean de los mejores del mercado (no del mercado de smartphones, sino del mercado). Una genialidad que, no sabemos, si compartirá también los colores morado, blanco y negro, con el terminal.

Samsung Galaxy S5, puro músculo




Parece que en el código genético de Samsung está grabado a fuego el lema "lo hacemos porque se puede". Es cierto que las novedades son casi nulas: sigue abundando el plástico, se sigue la misma línea de diseño y el formato XXL... con la salvedad de que ahora resiste al agua y que incorpora (¡sorpresa!) un sensor biométrico. A favor de los coreanos, era muy difícil mejorar un S4 que, por hardware, le sacaba un par de años a muchos de sus rivales.

En nuestra opinión, mantener un diseño continuista es positivo por varios motivos: minimizas la obsolescencia estética de modelos anteriores (que puede que el propietario tenga sólo desde hace semanas y por los que pagó varios cientos de euros) y da identidad a la familia de productos. Una estrategia que, gracias a que siguen otros fabricantes como Apple, Sony, etc. permite distinguir los gustos de diseñadores y clientes y ofrecen una seña de identidad a un mercado que, por sistemas operativos, podría ser demasiado homogéneo.

Lo malo es que este diseño no da la sensación de equipo premium como ocurre con otros terminales del mercado y hace que para muchos, no merezca la pena pagar tanto por un equipo que es sobresaliente pero que no lo parece a simple vista. A cambio, el S5 goza de la protección IP67 frente a los elementos que (aunque se traduce en una molesta tapa para el puerto microUSB 3.0), debería multiplicar su vida útil.

Es hora pues, de analizar su interior, y es aquí donde nos quedamos un poco fríos. El referente del mercado no incorpora tampoco la tecnología 2K (curioso que ninguno de los dos fabricantes de referencia de este tipo de paneles junto a LG apuesten por ello) y ni siquiera vemos un salto en el procesador (cuatro núcleos a 2,5 GHz) o la RAM 2GB. A simple vista da la sensación de que Samsung apuesta como top de su catálogo por el Galaxy Note.

La batería también flojea respecto a otros rivales Android: 2.800 mAh es, sobre el papel, menos de lo que necesita un dispositivo de este tamaño (5,1 pulgadas de diagonal) pero aseguran que la nueva gestión de energía asegura 10 horas de navegación 4G y hasta 12 de reproducción de vídeo.

En cuanto a software, la "capa" que Samsung incorpora a Android, una de las más completas y que más sensores requiere, trae esta vez una aplicación de lo más útil. Se llama Download Booster y permite vincular WiFi y LTE para las más pesadas.

Respecto a la cámara, sería la mejor del mercado con sus 16 Mpx y sus múltiples funciones (incluida la grabación 4K/UHD que ya estrenó el Note 3) si no fuera por la obra maestra que ha presentado Sony en el MWC de Barcelona. Lo mismo ocurre con el pequeño sensor que incorpora el dispositivo al lado del flash y que se trata de un fiable pulsómetro que trabaja con luz. Una maravilla... que lleva tiempo en iOS y que es una buena herramienta de seguimiento.

Estamos ansiosos a que llegue el 11 de abril para probar el primer dispositivo que incorporará (con permiso del Nexus 5) Android 4.4.2.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

26 Feb 2014

HP Omni 10, por el buen camino

Escrito por: Gaizka Manero López el 26 Feb 2014 - URL Permanente

Ha llegado a nuestras manos la última tablet de Hewlett Packard con sistema operativo Windows 8.1. Un dispositivo que se presentó directamente en la web de Microsoft y que, aunque quizás no ha tenido la suficiente presencia en los medios se nos antoja un dispositivo esencial para las aspiraciones de Windows como rival de Android y el iPad y alternativa real a aquellos que ven en las tabletas un equipo de trabajo; y para la propia Hewlett Packard que, aunque sigue realizando dispositivos de calidad a buen precio, ve como su cuota de mercado es menos relevante de lo que debería.

Pero, más allá de analizar el futuro (cercano o no) de ambos titanes, nos centraremos en un equipo que, en cuanto está fuera de la caja tiene bastante empaque. Como su nombre indica, estamos ante un modelo con una diagonal de 10,1 pulgadas y un panel IPS con resolución 1920x1200 píxeles y acabado en Gorilla Glass 3.

Toda una declaración de intenciones de lo que nos espera en su interior: el último modelo de procesador Intel, el Atom Z3770. Como el resto de chips de la gama Bay Trail tiene una arquitectura de 22 nanometros y, aunque cuando los de Mountain View dijeron que era un rival serio el Qualcomm Snapdragon 800 no estábamos seguros, después de 10 días a pleno trabajo podemos asegurar que, en ocasiones, incluso lo supera. Sus cuatro núcleos trabajan a 1,46 GHz, aunque cuando la carga de trabajo lo exige, puede ir hasta 2,4 GHz gracias a su función turbo. Además, la gestión de la batería nos permite una autonomía sorprendente: más de 8 horas reales. Nada mal para una tableta de este tamaño que opera con Windows.

La GPU es la solvente Intel Gen 7 que permite gestionar los contenidos multimedia mejor que en la mayoría de sus rivales. En cuanto a la RAM, disponemos de 2 GB y respecto a la capacidad de almacenamiento, se parte de 32 GB ampliables a 64 mediante una ranura de expansión. Las cámaras son, quizás, su punto más débil. 8 Mpx para la trasera y 2 para la frontal. Están en la línea de las de sus rivales pero hubiera quedado perfecto subir un poco las cifras (entendemos que hubiera subido la factura).

Otro de los peros al hardware podría ser su peso. Tener todo tipo de conexiones, una pantalla sorprendente, un chasis fiable y la última tecnología Intel nos pedirá cargar con 652 gramos. No es una mala cifra ya que está también en la media, pero los 478 gramos del iPad Air deben ser la nueva referencia para todos los fabricantes de esta familia de dispositivos.

Sí es cierto que será difícil encontrar en el mercado de tabletas Windows un equipo con mejor relación calidad-precio. 399€ por este procesador, esta pantalla -con una resolución sobresaliente- y unos muy buenos acabados nos parece mucho más que razonable. Surface 2 es mucho más cara y rinde menos. La Dell Venue 11 Pro tiene unas especificaciones superiores... y un precio superior. Incluso el ASUS Transformer Book nos cobra algo más por un procesador menos potente (por mucho que incluya teclado). Sólo mejoraríamos (siendo muy exigentes) un cargador con un tacto y una presencia que no está a la altura del resto del conjunto.

La parte de Microsoft


Como hemos dicho antes, la Omni 10 5600es tiene un hardware redondo. Barato, potente, eficiente y hasta con un audio notable (uno de los puntos flacos de casi todas las tabletas). Ahora nos queda saber lo que ocurre cuando lo encendemos. Una referencia en su nicho de mercado, pero, ¿habrá cumplido Microsoft su parte del trato?

La unificación que nos ha traído Windows 8.1 nos permite crear un ecosistema cerrado entre todos nuestros equipos con esta plataforma de una forma similar a como lo hacen los iDevices. PC, smartphone y tableta quedan vinculados a través de la nube, Skydrive. El retorno del botón de inicio hace que sea más fácil pasar de una aplicación a otra, apagar, reiniciar, cambiar usuario de sesión, etc... Y aquí se acaba lo interesante.

El resto es más de lo mismo. Por mucho que podamos "apartar" la interfaz Metro si así lo configuramos, el sistema operativo es el que manda sobre el usuario. No es intuitivo, es lento -y esto es complicado con este hardware- y algunos de los programas se cuelgan. No es difícil que Internet Explorer se "olvide" de lo que está buscando. Tampoco que la tienda de aplicaciones tarde mucho en cargar el catálogo.

Nuestra impresión es que Windows 8.1 no sólo está muy lejos de iOS 7 en cuanto a rendimiento, gestión de recursos o fiabilidad, sino que la brecha con Android se agranda... y Google Docs o la suite gratuita iWork de Apple empiezan a ser rivales a tener en cuenta por su compatibilidad con Office -sin duda lo mejor de Microsoft-.

Estamos seguros de que este mismo hardware trabajando con la última versión de Android sería un serio rival para los Nexus y los Galaxy Note. Un equipo que permitiría una gestión perfecta de las necesidades de trabajo del usuario y que tendría recorrido como dispositivo de ocio. Además, nos ahorraríamos la costosa licencia Windows y el precio podría ser aún más competitivo. Una vez más, un producto sobresaliente se queda en un notable por el sistema operativo con el que trabaja. Una pena.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

24 Feb 2014

MWC, sorpresas antes de empezar

Escrito por: Gaizka Manero López el 24 Feb 2014 - URL Permanente

Ser el primero en llegar a un mercado suele ser la mejor forma de quedarse con un buen trozo del mercado. Al menos eso ha demostrado Apple con algunos de sus lanzamientos. Y eso mismo han debido de pensar los dirigentes de una de las tecnológicas de moda, la china Huawei. En un evento saturado de nuevos dispositivos y en el que cada vez más empresas adelantan sus novedades (en forma de charlas como Microsoft o con vídeos de lo que han enseñado en otras ferias, como LG en el CES), los chinos no han podido esperar a la inauguración oficial del evento, mañana y presentaron ayer un dispositivo que, a buen seguro, tendrá un buen papel en el mercado: el Media Pad X1.

Huawei, al igual que otras empresas asiáticas (primero japonesas, después coreanas y ahora chinas) comenzó comercializando terminales poco espectaculares a muy buenos precios. Sin embargo, en medio de la titánica pelea que mantienen Apple y Samsung por cada cliente potencial, decidieron olvidarse del plástico, aumentar la calidad de los equipos -la real y la percibida- y subir moderadamente los precios para ser un rival a tener muy en cuenta.

En poco tiempo han pasado de ser un fabricante de productos blancos a ser el tercer fabricante mundial. Entre móviles y phablets comercializaron 52 millones de unidades y en mercados como el español -con una cuota del 5,7% y un crecimiento del 25% interanual- son una de las marcas de referencia.

Por eso, el líder mundial en cobertura 4G decidió el año pasado remozar toda su marca y dar el do de pecho con terminales como el D2, el más rápido en su momento, o con el X1 ayer. Un phablet de 7 pulgadas, chasis casi inexistente (su grosor es de 7,18 milímetros) y 239 gramos de peso. El Nexus 7 pesa 60 más a pesar de tener su misma diagonal.

El modelo es, pues, todo un alarde tecnológico y una declaración de intenciones -en la presentación nombraron si reparos a Google, Apple y Samsung-: sus cámaras, por ejemplo, las ha fabricado Sony. 13 Mpx para la trasera y 5 para la frontal. Más propio de un smartphone pero con la pantalla de una tableta. Casi nada. A Google le recordó que es mejor que su Nexus -y que quieren que Android se actualice más rápido-. A Samsung, el director de marketing le mentó que su objetivo no es el número 2. A Apple... que su equipo estrella no sólo pesa menos que un iPad Mini Retina, es que con sus 399€ de precio, también cuesta bastante menos... y además llama por teléfono.

Y cuando Richard Yu, CEO de Huawei, se temía que criticarían lo difícil que es usar un equipo de 7 pulgadas para llamar... presentó la pulsera Bluetooth Talkband B1. Un equipo que no sólo cuenta con tecnología Fitbit sino que permite tener un dispositvo tipo Galaxy Gear mucho menos llamativo y más barato. 100 dólares por un equipo sin cables y que se recarga mediante un USB. (Para los menos atrevidos, también hay unos auriculares Bluetooth).

Es cierto que también presentaron el Ascend P8 (que deja bastante obsoleto al exitoso P6) y que nos enseñaron un módem WiFi de nombre irrecordable que tiene autonomía de 10 horas, una tasa de transferencia de hasta 300 mbps -tanto como la fibra- y se controla con un código QR pero, ¿a quién le importa con este phablet? Huawei ha dado primero, ¿dará dos veces?

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

22 Feb 2014

WhatsApp, las alternativas post Facebook

Escrito por: Gaizka Manero López el 22 Feb 2014 - URL Permanente

El millonario pago que Facebook ha realizado por WhatsApp (según GQ da para un portaaviones y tres Instagrams) ha sido todo un tsunami -curiosamente- en las redes sociales. El miedo a que la red social cruce sus datos y rompa las promesas de los creadores del servicio de mensajería instantánea (nada de publicidad, nada de redes sociales, nada de conservar los datos del usuario y nada de juegos) ha provocado que millones de persones amenacen con migrar a otras plataformas. También ocurrió con Instagram... y no se ha cumplido.

Aún así, más allá del dilema moral que le genera a muchos la unión de Facebook y WhatsApp (y la preocupación por lo que la empresa ahora dirigida por Mark Zuckerberg pueda hacer con nuestros números de teléfono y nuestras listas de contactos), os planteamos una lista de alternativas -con sus ventajas e inconvenientes- al sistema de mensajería más popular (y caro) del mundo.

  • Line: el líder en Asia ya era la mayor amenaza para WhatsApp. Las frecuentes caídas de los servidores de los americanos provocó que muchas personas buscáramos alternativas más fiables. Su handicap es su enorme consumo de batería (tanto en iOS como en Android) y su intrusismo en forma de contactos recomendados. A su favor, imitan el sistema de pegatinas e iconos de Facebook y tiene un toque exótico que puede hacer que muchos se sientan diferentes. Sin duda, crecerá con la compra.
  • BlackBerry Messenger: el primero ya no es un sistema cerrado para la empresa canadiense. En plena caída de ventas, en pocos meses ha conseguido que 40 millones de usuarios de Android y iPhone lo utilicen. Es "más privado" ya que necesita de las cuentas de email para poder añadir a alguien. Aunque su sistema de encriptación es el más eficiente, la duda de las continuas caídas que sufrió hace dos años y la poca viabilidad de la empresa hace que parezca difícil que vuelva a reinar.
  • Viber: una pequeña startup israelí que en pocos meses ha llegado a 200 millones de usuarios y que ha sido comprada por la japonesa Rakuten por 900 millones de dólares parece un proyecto prometedor que, aún así, no acaba de despegar en Europa o Estados Unidos. Tendrá su oportunidad ahora, pero nos suena a fracaso.
  • Telegram: la aplicación de mensajería de moda ya que promete privacidad y copia la estética WhatsApp. Curiosamente su mayor campaña para conseguir clientes la está realizando... en Facebook y Twitter. Permiten poner fechas de caducidad a los mensajeso crear "chats secretos" y prometen no dar nunca la información de las conversaciones a terceros -básicamente porque se encripta en el dispositivo, no en el servidor-. Además, al ser software libre, mejorará con el tiempo. Lo malo, en el pliego de condiciones no dicen donde están sus servidores ni qué harán ellos con sus datos. Para nosotros una incógnita que, tememos, se llevará el viento.
  • WeChat: el rey en China (y eso es mucho) se permitió fichar a Messi para anunciarse en el gigante rojo. Curiosamente, en los países latinos... no arrancó. Permite buscar contactos al azar (lo llaman "botella a la deriva") y empezar una conversación al azar agitando el móvil. Muy del gusto oriental, lo tiene tan difícil como Baidú en occidente.
  • Joyn y Tume: la alternativa de las operadoras cuando se quedaron sin usuarios de SMS -y de muchos ingresos- fueron programas que, aunque tenían calidad y eran más seguros que WhatsApp ni siquiera tuvieron una oportunidad. Joyn funciona, Tume, de Telefonica, duró un año.
  • iMessage y ChatOn: mismo concepto de dos archirrivales. Sistemas monoplataforma que, dentro de sus dispositivos son la referencia en funcionamiento. iMessage es la alternativa para los usuarios de iOS. Es rápido, estable y seguro... pero no funciona con otros terminales si no llevan una manzana (crea automáticamente SMS que es para lo que fue creado). Lo mismo ocurre con ChatOn, pero como hay más Samsung en el mercado, es más útil. Ambos están abocados al fracaso salvo que se abran a terceros -y sabemos que eso no pasará con iMessage-.
  • Kik Messenger: tiene éxito en Norteamérica (100 millones de usuarios) y funciona con cinco plataformas. Es poco probable que vaya a tener éxito en un mercado que, por ahora está muy polarizado.
  • Confide: el Telegram británico nació el 8 de enero con una aportación de terceros de 1,9 millones de dólares. Todavía no se sabe el número de descargas pero aparece en los primeros puestos de la AppStore y tienen clientes en 110 países. Disponible en 14 idiomas, utiliza una encriptación asimétrica: cuando se envía un mensaje sólo el móvil del receptor tiene la clave de desencriptación de modo que sólo él podrá leerlo. Mucho más avanzado y seguro que en cualquiera de los anteriores. No permite capturas de pantalla y, de hecho, el emisor recibe un mensaje si se ha intentado fotografiar la conversación. Se puede decidir cuándo borrar el mensaje enviado. Uno de sus creadores dice que su fin es pasar los momentos off the record del mundo real, al mundo digital. Nuestra apuesta. Y, además, europeo.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

20 Feb 2014

Silicon Valley, ¿competencia real?

Escrito por: Gaizka Manero López el 20 Feb 2014 - URL Permanente

Silicon Valley es, probablemente, uno de los lugares más idealizados de este nuevo siglo. Un lugar en el que nacen multinacionales en los garajes, se atrae cerebros de todo el planeta y, bajo el sol de California y a la vera de la espectacular San Francisco, los jóvenes crean servicios y productos que nos hacen la vida más fácil. Todo ello, eso sí, aderezado con el particular espíritu competitivo de la región y una pugna sin cuartel entre los nuevos titanes americanos: Google, Apple, Microsoft, Facebook, seguidos de otros como Hewlett Packard, IBM, Amazon, etc (aunque algunos de ellos no estén físicamente en el valle, mantienen su espíritu... y sus sedes).

Sin embargo, si nos damos un paseo por los libros de cuentas de las tres empresas tecnológicas más importantes de Silicon Valley (y, probablemente, del mercado) como ha hecho iPadizate, vemos que parte de la leyenda es sólo una imagen proyectada y muy poco real.

Tanto Apple como Google y Microsoft tienen puntos en común en el mercado. Apple y Microsoft los ordenadores (en menor medida software y telefonía). Es cierto que Google tiene sus Chromebook, pero su presencia, de momento, es testimonial. Los de Bill Gates y Google lucharon a brazo partido por los usuarios de internet: navegadores, nube, publicidad, correo electrónico -es aquí donde Apple está "por estar". Finalmente, Apple y los de Larry Page pugnan por el negocio de los dispositivos móviles -pero casi ni coinciden como fabricantes-, un espacio casi restringido para Microsoft.

Todas y cada una de ellas tienen sus puntos fuertes donde consiguen millones de dólares de beneficios en un negocio que parece compartimentalizado y con un pacto de no agresión. El rival, al final, parece venir del otro lado del Pacífico. Sigamos con el estudio de iPadizate y veremos cuáles son los productos y servicios que les hacen ganar más dinero... y a buen seguro nos llevaremos más de una sorpresa.

Apple, el producto único ya no es el Mac


Si algo caracteriza a la empresa de Cupertino es hacer cosas diferentes. Es probable que nunca haya lanzado algo radicalmente nuevo al mercado, pero todo lo hace más sencillo, con mayor calidad, mejor diseño y una fiabilidad a prueba de duda. El regreso de Steve Jobs hizo que los de la manzana se plantearan como revitalizar una empresa que ya no podía vivir de su gran pasado: el Mac no era rival al imperio Windows. Así, los productos que crearon "de la nada" como el iPod, el iPhone y el iPad supusieron su resurrección y, a día de hoy, el pilar sobre el que se cimentan su milmillonarios impuestos.

Su ecosistema OS X-iOS-iTunes hace que los usuarios de iPhone se decanten por otros equipos Mac cuando renuevan sus equipos. Y si tenemos en cuenta que es el terminal más vendido del mundo, no es un mal negocio. Lejos queda ya (un 13%) la época en la que los ordenadores marcaban el éxito o fracaso de una empresa informática.

Google, ¿motor de búsquedas o de imprimir dinero?


Sergey Brin y Larry Page plantearon Google como un motor de búsquedas hace ya bastante tiempo. Su objetivo era ordenar -como si de una biblioteca se tratase- toda la información de la web en orden de relevancia y con unos filtros a gusto del consumidor. Esto hizo que todo el mundo quisiera anunciarse en la web que lo encontraba todo y el negocio llegó a su punto álgido en 2009 cuando el 97% de sus ingresos provenía de la publicidad. Peligroso depender tanto de una única fuente de ingresos cuando se está en un mercado tan cambiante -y tan rápido-.

Por eso empezaron a compartimentalizar sus actividades, unificar su estilo y ver en que mercados podrían entrar. Android fue un freno a los ingresos sin límites de Apple en el mercado móvil (y una forma de evitar que los usuarios buscaran contenidos en internet en otras páginas que no fueran la suya). Incluso se atrevieron con el hardware comprando Motorola Mobility (que ahora han vendido a Lenovo). Por eso aparece un dato algo menos actualizado aunque revelador. En sólo cinco años la empresa ha conseguido que el 38% de sus ingresos vengan de actividades más allá de las búsquedas.

Microsoft, buscando una alternativa al software


La empresa de Bill Gates se hizo gigante -y hecho a Apple del mercado- vendiendo licencias de su Windows a todos los fabricantes (la versión original de la estrategia que ahora sigue Google con Android). Su sistema operativo, Office y el software específico para empresas han hecho que, a pesar de que haya alternativas más eficientes en el mercado y de que las ventas de ordenadores caigan en picado, sigan teniendo unos ingresos saneados.

Las empresas no se atreven a migrar a otras plataformas y esto hace que más de la mitad de los ingresos vengan de licencias profesionales. Además, las licencias incluidas en los ordenadores que compran los particulares les permiten otro buen pellizco. Sin embargo, la empresa ahora guiada por Satya Nadella es consciente de que necesitan buscar alternativas antes de que el negocio sea móvil por completo (y ya hemos visto antes quiénes dominan esta faceta).

Xbox, Surface, accesorios de hardware para ordenadores y las tiendas para estos dispositivos parecen ser las opciones más fiables a día de hoy pero está claro que necesitan un golpe de efecto.

En cualquier caso, parece que este pacto de no agresión permite que una domine los equipos móviles, otra se haga con el control de internet y la última de las licencias de software para particulares y empresas. Todo queda en casa... sobre todo si tenemos en cuenta que Hewlett Packard era, hasta hace poco, el primer fabricante mundial de ordenadores e Intel de procesadores. ¿Dónde está entonces la competencia? Sin duda, en Corea (Samsung y LG) y China (Lenovo, Baidu, Alibaba, ZTE, Huawei). Eso sí, sin noticias de Europa.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

16 Feb 2014

Google, ¿acorralada por la prensa?

Escrito por: Gaizka Manero López el 16 Feb 2014 - URL Permanente

La relación entre Google y la Unión Europea ha sido tormentosa casi desde sus comienzos. Los excesos de los de Mountain View con StreetView, del que derivaron problemas de captación de datos privados de clientes (y terceros), su colaboración con la NSA y los continuos estudios por su posible abuso de posición dominante en el negocio de la publicidad online han hecho que la empresa de Larry Page se haya enfrentado a varios Gobiernos de la Unión y al propio Ejecutivo continental.

El último problema de Google se ha dado en uno de los países que menos trabas le había puesto hasta ahora: España. La reforma de la Ley de Propiedad Intelectual sigue la senda de otras remozadas recientemente en la UE28 y que regula la relación entre los medios de comunicación generadores de contenidos y los servicios de agregadores de contenidos como el servicio de noticias de Google que, a partir de ahora, tendrán que negociar con las entidades de gestión de los derechos de autor (CEDRO para los textos y VEGAP para las imágenes) una "remuneración equitativa" para quienes crean las noticias.

A partir de ahora ambas partes tienen un máximo de 8 meses para ponerse de acuerdo en la cuantía de esa remuneración. En caso de que no se llegue a un acuerdo (¿negocian realmente de igual a igual un gigante como Google y dos pequeñas entidades de gestión de derechos?), será la Sección Primera de la Comisión de la Propiedad Intelectual la encargada de arbitrar y decidir todos los flecos del negocio.

Los analistas, de momento, se quedan con ciertos matices muy ambiguos de la legislación: Google -y cualquier otro agregador- sólo podrán utilizar sin pagar fragmentos "no significativos" de las noticias para indexarlos y hacerlos llegar a sus usuarios (una de las fuentes potenciales de lectores para los medios clásicos). Asimismo, desde aquí nos preguntamos cómo será posible hacer con una pequeña comisión que un gigante de Silicon Valley pague a los medios cuando ni siquiera Hacienda es capaz de hacer que paguen sus impuestos.

La mala noticia, por su parte, vino con una Ley que deja desprotegidos a los demás medios: radios, televisiones, productores, discográficas, etc. se quejaron amargamente de que su situación no ha variado respecto a la ordenanza anterior y que tan sólo se han escuchado las demandas de los medios de comunicación escritos. Es cierto que son los que más relevancia están perdiendo frente a la fuerza de internet, las versiones digitales y las nuevas tecnologías, pero también que todo el ecosistema informativo y creativo necesita una regulación que les permita adaptarse al siglo XXI.

Un ejemplo más de que la división organizativa de la Unión Europea nos convierte en un ente débil frente a las grandes corporaciones transnacionales (me temo que Silicon Valley es sólo la punta del iceberg) y no permite una legislación unificada, acorde a los nuevos tiempos y que proteja los intereses de la Unión y sus empresas -recordemos que las TICs son un gran negocio... en la costa del Pacífico mientras que la industria editorial lo es en Europa-. Desde nuestro punto de vista una nueva oportunidad perdida para mostrarnos como un mercado serio y exigente en el que cualquier no puede entrar a hacer lo que más le convenga. Lo peor es que en este caso no es sólo el pésimo Wert sino los 28 ministros de cultura y el Eurogrupo. Una pena.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

14 Feb 2014

Samsung Galaxy Note 10.1, ¿la tableta Android de referencia?

Escrito por: Gaizka Manero López el 14 Feb 2014 - URL Permanente

En La Caverna nos hemos propuesto dar con la mejor tableta grande del mercado. Y no se nos ha ocurrido mejor idea que pasar unos cuantos días a pleno rendimiento con un dispositivo de referencia de cada plataforma (nos saltamos el Kindle Fire HD por no ser una plataforma diferenciada por derecho propio). Así que nos hemos sumergido en el Galaxy Note 10.1, la Android con mejores ventas (con permiso del Nexus 10); la HP Omni 10 y el iPad Air.

Las tres se caracterizan por tener un hardware a la última, un sistema operativo de última generación y características que las hacen mejores que sus compañeros de entorno. Hoy analizamos el producto de Samsung, un modelo que nació a la sombra del Galaxy Tab (lo sigue estando en cuanto a ventas pero no en cuanto a hardware) pero que con el tiempo se ha convertido en un referente para los que buscan ocio y negocio en un mismo dispositivo y no acaban de encontrarse a gusto con iOS.

La edición 2014 del Galaxy Note tiene un único objetivo en mente: entrar en el nicho de los dispositivos de alta gama. Las ventas de Samsung están disparadas -al igual que las de Android- en todas las gamas de precio excepto una. Los dispositivos de prestigio siguen siendo sinónimo de Apple. En todos los mercados sin excepción.

Todos los equipos presentados por los fabricantes en el mismo tamaño que un iDevice se hunden en las listas de ventas. Precisamente por eso los Tab tienen unas ventas espectaculares y los Note... intentan arañar mercado al iPad.

Cuando analizamos la versión anterior del Note 10.1 nos quedamos estupefactos por su diferencia frente a la competencia y por lo bien que hacía las cosas. Sólo le faltaban algunos detalles para ser realmente premium. La pantalla (su resolución) y algunos acabados eran su único talón de Aquiles. Pero, si algo diferencia a Samsung de sus rivales es su capacidad para escuchar, aceptar y solucionar las críticas (constructivas). Y por eso, el Note 2014 tiene una pantalla más propia de sus sobresalientes televisiones LED que de un tablet. Un panel WXGA 2.560x1.600 que nos deja atónitos cuando reproducimos contenidos multimedia.

Si le sumamos su procesador octa core, sus 3 GB de RAM y unas dimensiones relativamente compactas (menos de 8 mm de grosor y 574 gramos de peso) estamos ante un modelo que no envidia en nada a los Air o Xperia Z.

En cuanto a acabados, el modelo mejora en todo. La característica sensación a plástico barato de muchos de los modelos coreanos (empezando por sus Galaxy S y siguiendo por sus tabletas) es mucho menor. A la altura del phablet Note 3. Toda una buena noticia para un equipo que no podía excusarse en el precio para justificar este error (desde 619 la versión WiFi y desde 749€ la versión LTE). Sólo nos llama poderosamente la atención que el máximo exponente de los puertos en los equipos -los proAndroid y proWindows defienden que los iPad no tienen puertos USB o HDMI- hayan incorporado un USB 2.0 en vez de uno de tercera generación. La diferencia de velocidad cuando cargamos algo respecto al resto del funcionamiento de la tableta es abismal. Todo un referente en el maldito tecnoestrés.

Volviendo a los acabados, los remates en polipiel, hace que se nos olvide el empleo masivo de plásticos (policarbonatos que dirían en Corea) y que el conjunto adquiera un toque business muy apropiado y acorde al sobresaliente Stylus. El marco de metal, por cierto, subraya la sensación de un equipo en el que, por primera vez, han hecho caso a los diseñadores. La potencia no lo es todo y, en cierto rango de precios, es necesario aportar estilo y personalidad sea cual sea el producto que estamos comercializando.

Un modelo que está pensado como una inversión. Incorpora la última tecnología en conectividad, soportará un buen puñado de nuevas versiones de Android y goza de una pantalla que tardará mucho en quedarse obsoleta. Además, por terminaciones, debe ser resistente y, por precio, un modelo que no se quede obsoleto en menos de 2 o 3 años.

Los peros


Todo no pueden ser loas al equipo. Su batería de 7 horas reales es, quizás, su punto más débil. Nos preguntamos cuál sería el rendimiento en este aspecto si se hubiera implementado el SoC Samsung Exynos que incorpora la versión WiFi y que, aunque nos da menos rendimiento bruto es mucho menos frugal en cuanto a consumo de energía.

La cámara, un punto fuerte de sus rivales de Sony o Nokia -no tanto de Apple hasta esta última generación- es más que suficiente en la toma de imágenes de día pero, como le ocurre a otros equipos de la casa, se le atragantan, y mucho, las fotos con ausencia de luz -no sólo de noche-.

En cualquier caso, si la edición 2015 consigue reducir su peso (es menor que el de otros rivales, pero si quieren ser premium tendrán que seguir la estela del Air), minimizar el marco respecto a la pantalla, y se centran en crear aplicaciones diferenciadas a otros Android, como sí ha hecho Sony o la propia coreana en sus smartphones, estaremos, por fin, ante un dispositivo mejor que el de la propia Google y digno de luchar por el último nicho de mercado con los de Cupertino. Una buena compra, en cualquier caso.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Sobre este blog

Avatar de Gaizka Manero López

La Caverna Cibernética

Esta bitácora digital nace tras un viaje a Nueva York con mi esposa Arantxa en el verano de 2010. Tras visitar la capital del mundo vimos que, en muchos otros lugares, la tecnología es una parte absolutamente indispensable de la vida cotidiana.

Es por ello que, a partir de ahora, intentaremos descubrir juntos como la ciencia y sus avances nos hacen la vida más fácil.

ver perfil »

Amigos

  • Jordi Torre

Fans

  • A.R. (Tucho) Novoa
  • JRC.
  • Emilio Fuentes Romero
  • evelio47
  • ivette-duran
  • presunta
  • teo-tango
  • Loli
  • Carlos M
  • aphelp
  • techconsumer
  • Germán
  • patricio simó gisbert
  • Jose Antonio Suarez Lopez

Ídolos

  • wlafactoria

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):