01 Sep 2012

¿ES DIOS IMPOTENTE FRENTE AL MAL EN ESTE MUNDO?

Escrito por: César Rodríguez Docampo el 01 Sep 2012 - URL Permanente

A LA VISTA DE CÓMO ESTÁN LAS COSAS EN NUESTRO PLANETA…

Uno se pregunta:

¿Y Dios…? ¿Qué hace, dónde se encuentra ese Dios OMNISCIENTE (que lo ve todo, lo sabe todo), y OMNIPOTENTE (que lo puede todo); que todo lo prevé y provee de tal forma que no se nos cae ni siquiera un cabello sin su consentimiento, eso nos decían en las clases de Teodicea…; Un Dios “Padre nuestro" (nos aconsejaba Jesús -su Hijo- que así le llamáramos), ¿cómo es que permite y consiente tanto dolor y tanto sufrimiento, tanta guerra fratricida y tantos holocaustos, tantas miserias y crueldades, donde Dios mismo se nos degrada en cuanto Creador de un mundo a la deriva?

¿Estamos ante una “metamorfosis” de Dios?

… … …

Para comenzar, diré que el “Más allá” de Dios no es el más allá de nuestra posibilidad de conocimiento. La trascendencia gnoseológica no tiene ninguna relación con la trascendencia de Dios. Dios (pienso yo) es el Más allá que se encuentra en el centro de nuestras vidas. Nada más. Yo, en cambio, no siento su Amor, ni sus Desvelos, ni la más leve Caricia en mi piel o en mis entrañas.

Y de este modo…,

Para mí, el otro mundo no es lo infinitamente lejano, sino lo más cercano, en cuanto a su ausencia. De allí nos trajeron y allí hemos de volver. Y las aparentes autoridades religiosas debieran respetar nuestra autonomía personal. Nada de adhesiones ciegas a proposiciones de fe emanadas, no de Dios, sino de una supuesta autoridad eclesiástica que pretende ser absoluta, cuando no divina, hablándonos de Dios como si Le conocieran con toda vivacidad, como si comiesen con Él todos los días.

Y entonces, yo supongo lo siguiente:

Conocemos muchas fábulas y leyendas, tanto paganas como cristianas. En todas ellas subyace o se esconde una idea más profunda:

La “METAMORFOSIS” de un Dios, objetivada en la representación mítica, en la transformación de la Divinidad que (disfrazada y no reconocida), de vez en cuando nos visita a los mortales.

Y, según la manera en la que recibimos a Dios, así será nuestro destino en el futuro.

Un ejemplo.

Para mí, la más impresionante descripción sobre las “metamorfosis de Dios” se encuentra en el Nuevo Testamento, precisamente en el cuadro que Jesús traza del juicio universal (Mateo 25, 31- 46).

A saber…

Al final de los siglos, el Juez del mundo ha de reunirnos a todos delante de su trono; unos a su derecha y otros a su izquierda. A los que estén a su derecha, les dirá: “Porque tuve hambre y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; peregriné, y me acogisteis…”. Y cuando los interpelados preguntan “¿Cuándo hemos hecho todo esto?”, el Señor responde: “¡Lo que hicisteis a uno de mis hermanos menores, a mí me lo hicisteis!”.

A continuación se oirán las palabras del Juez del mundo dirigiéndose a los que están a su izquierda: “Pasé hambre y no me disteis de comer; tuve sed y no me disteis de beber…”. Y si ellos le preguntasen: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento y no te servimos?”, entonces escucharán la respuesta: “¡Lo que no hicisteis con uno de mis hermanos más pequeños, eso taampoco hicisteis conmigo! ¡Apartaos de Mí, malditos!”.

Este cuadro contiene ciertamente la doble, pero inseparable enseñanza de las “Metamorfosis” de Dios y de la presencia de la eternidad en el tiempo.

La comprensión del anterior relato debiera llevarnos a una comprensión concreta de la solidaridad humana.

Porque el hombre en cuanto hombre…,

El hombre en “su-ser-hombre-con-los-otros-hombres”, implica a Dios. Y he aquí el significado de la solidaridad humana. El hombre tan sólo se comportará como hombre, cuando esté dispuesto a aceptar a los demás.

Mientras esto no acontezca (pienso yo), andaremos errantes como a través de una Nada infinita. Errantes porque nos pierde la codicia.

Según el mito de Protágoras, referido en el diálogo de Platón, Zeus (valiéndose de Hermes) envía a la tierra el respeto mutuo y la justicia con el fin de que sea posible entre los hombres la vida política en común.

... ... ...

Sobre la existencia del Mal en el mundo y el silencio de Dios, les ofrezco el texto que se atribuye al Albert Einstein.

Escuchen primero "LOS SONIDOS DEL SILENCIO". Después pueden leer ¿EXISTE EL MAL?, con las presuntas alegaciones del entonces niño Albert Einstein.

http://missilencios-jaime.blogspot.com.es/2008/09/existe-el-mal.html

César R.Docampo

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

7 comentarios · Escribe aquí tu comentario

Anónimo

Anónimo dijo

Todos sabemos, porque es algo público, que somos lo que comemos. Somos lo que pensamos. Somos nuestros genes. Somos nuestras creencias. Somos los que Somos. Porque somos Hijos del que Es.

Dios ha establecido un Pacto ,una Santa Alianza entre cada uno de nosotros. Quién es limpio de corazón lo vé en esta realidad. Quién voluntariamente se convierte en su Hijo y lo ama sobretodas las cosas y se ocupa de establecer su Reino en esta Tierra . Nada le falta y para Él todo está bien.
Prahlad Jani, un asceta indio, aseguró haber estado más de 70 años de su vida sin probar bocado ni beber agua. A los demás mortales nos parece imposible no sólo porque sintamos punzadas en el estómago y sequedad en la boca cuando no consumimos los necesarios nutrientes y el líquido elemento, sino porque todas nuestras ciencias médicas y biológicas, y una rama de la física, la termodinámica, estudian, en sus distintos niveles, el dinamismo abierto de los sistemas complejos, el primordial de los cuales es la célula viva, que requiere un continuado intercambio con el medio para mantenerse.

En los organismos denominados superiores, como el nuestro, existen sistemas de orden superior al de la célula, tales como el respiratorio o el digestivo, que tienen como principal función hacer llegar los nutrientes y el oxígeno con el que estos se queman desde el exterior del organismo multicelular a las células que lo componen, recogiendo, a un tiempo, de ellas, las sustancias de deshecho de los procesos metabólicos que les son propios, potencialmente nocivos, para expulsarlos al exterior del cuerpo.

Así pues, ¿miente el anacoreta hindú? Unos científicos de su país lo han puesto a prueba en un par de ocasiones y, según dicen, el tipo se mantiene impertérrito sin comer ni beber durante varios días. ¿Cómo, qué no se cae extenuado y luego muere? Según dicen no. Le han hecho varios análisis, desde genómicos hasta sanguíneos, para ver de qué está hecho el tipo. No necesito ver los análisis para saber que este típo es normal. Aunque desde luego está un poco mas elevado espiritualmente hablando que algunos que conozco ,que tiene la fea y equivocada costumbre de alimentarse de animales muertos.

¿Se les ocurre alguna otra explicación, alternativa al fraude, que no desafíe las leyes de la física, la química y la fisiología?

Por supuesto, que tanto las leyes de los hombres, de la física, la química y la fisiología, no son tales leyes. O que no se cumplen en todos.

Otro mundo maravilloso es posible. es más yo vivo en Él. Consiste en no tener miedo de nada,alimentarse bien, no dañar al prójimo en nada y jamás juzgar hasta haber alcansado o la Iluminación o la Suprema Sabiduría, para no equivocarnos nunca al emitir los juicios de valor.

La Vida es una Ilusión. El amor es lo único que es real y su ausencia es lo que provoca tantos desastres y tanto dolor. Dios no tiene nada que ver con el mal en el Mundo. Cuando morimos
cambiamos de casa simplemente...

Lean cuando pueda a ELISABETH KÜBLER-ROSS y la rueda de la vida. La muerte no existe.

La historia y los mensajes de esta increíble mujer (médica-psiquiatra suiza que vivió en EEUU) nos pueden dar las claves para sanar o mejorar nuestra vida, para entender porqué estamos aquí, aprovechar mejor nuestro tiempo, saber cómo es el proceso de dejarla y lo que viene a continuación.

Esta mujer no ganó el premio Nobel de la Paz, ni su muerte fue el encabezado de los informativos, sin embargo su trabajo, influencia y legado ha transformado nuestra sociedad.

Fue pionera en el movimiento de cuidados paliativos y del estudio de la muerte y fue una de las voces que desde el mundo científico defendió con más vehemencia la idea de que la consciencia sobrevive al fin del cuerpo físico.

Hay dos cosas que se hacen condenadamente mal en nuestro mundo: NACER y MORIR.Yo añadiría una tercera VIVIR. En muchísimos casos sin conciencia, sin respeto, sin sinceridad, sin ningún sentido de trascendencia, totalmente medicalizado, en la soledad y frialdad de hospitales y no al calor de los seres queridos.

“Morir es tan natural como nacer y crecer, pero el materialismo de nuestra cultura ha convertido este último acto de desarrollo en algo aterrador.”

Cuando alguien inteligente no es capaz de programar su vida de manera agradable y plena
¿Qué cosa pensará que es mas importante que ésto?...

few

few dijo

Solo falta completar:

Nacemos mal. vivimos peor y cuando se nos ocurre morirnos ,muchos lo hacen sin conciencia, sin respeto, sin sinceridad, sin ningún sentido de trascendencia, totalmente medicalizado, en la soledad y frialdad de hospitales y no al calor de los seres queridos.(El que tenga seres queridos,digo)

Vaya que como es la vida así es la muerte, como dicen los clásicos...

JMDAM

JMDAM dijo

COPLAS DE DON JORGE MANRIQUE POR LA MUERTE DE SU PADRE

I

Recuerde el alma dormida,
avive el seso e despierte
contemplando
cómo se passa la vida,
cómo se viene la muerte
tan callando;
cuán presto se va el plazer,
cómo, después de acordado,
da dolor;
cómo, a nuestro parescer,
cualquiere tiempo passado
fue mejor.

II

Pues si vemos lo presente
cómo en un punto s'es ido
e acabado,
si juzgamos sabiamente,
daremos lo non venido
por passado.
Non se engañe nadi, no,
pensando que ha de durar
lo que espera
más que duró lo que vio,
pues que todo ha de passar
por tal manera.

III

Nuestras vidas son los ríos
que van a dar en la mar,
qu'es el morir;
allí van los señoríos
derechos a se acabar
e consumir;
allí los ríos caudales,
allí los otros medianos
e más chicos,
allegados, son iguales
los que viven por sus manos
e los ricos...

Morir como dice Elisabethh Kübler-Ross, es tan natural como nacer y crecer, pero el materialismo de nuestra cultura ha convertido este último acto de desarrollo en algo aterrador y sin embargo morir no duele. Vivir mucho.Y encimas algunos equivocadamente se suele condoler de sus heridas. Morir no necesita libro alguno de autoayuda. Vivir es un poco mas complicado y es mejor ser muy sabio y no necesitar formación externa alguna, total si cuando lo hagamos sabemos que pasaremos un examen y seremos interrogados por el amor que tuvimos en vida con nuestros semejantes y sobre todo con nosotros mismos. El que no apruebe este último examen final merece no convertirse en LUZ.

Anónimo

Anónimo dijo

EL MAL ES LA AUSENCIA DE BIEN.

JMDAM

JMDAM dijo

Os bajo el último artículo de Benito Peral, parece que los psiquiatras y letrados leen los mismos libros.

En estos días de verano, tan propicios para la lectura, ha caído en mis manos un libro de un clásico, Cicerón. Decía Borges que los clásicos eran autores a los que todo el mundo cita, pero nadie lee. Afortunadamente no es mi caso, disfruto mucho más de ellos que de los contemporáneos, me llegan más y me admira la grandeza de su sencillez. El libro al que me refiero es Sobre la vejez, y me da pie para escribir hoy este artículo. En él se entreveran ideas de Cicerón con conocimientos actuales de la Medicina. Sorprende la coincidencia.
Cuando Cicerón escribe el libro cuenta ya con sesenta y tres años, una edad en la que hoy aún no se es viejo, pero a la que sólo llegaban siete de cada cien personas en la Roma clásica. En la España de hoy, el veinte por ciento de la población tiene más de sesenta y cinco años; y la esperanza de vida está entorno a los ochenta años, una de las más altas del planeta. Ser viejo o no, es, por lo tanto, algo relativo que depende por lo pronto del lugar y de la época en que vivamos. Aquí y ahora se suele poner los sesenta y cinco años como el comienzo de la denostada tercera edad, que es un eufemismo que nos hemos inventado por el poco aprecio que nuestra sociedad tiene por la vejez. Desde un punto de vista médico-biológico esto de los sesenta y cinco como comienzo de la vejez no tiene sentido alguno. Si por comienzo de la vejez consideráramos, por ejemplo, el inicio del deterioro de los mecanismos biológicos de reparación celular, esto es, procesos genéticamente condicionados que permiten a las células de nuestro organismo mantenerse en un estado óptimo de funcionamiento; entonces nos sorprenderíamos al descubrir que la vejez comienza muy pronto, hacia los treinta años. Es también a esta edad cuando comienza a bajar el rendimiento de funciones cognitivas como la memoria. Ya ven la pérdida de memoria no es cosa de viejos. Y de funciones como las sexuales, mejor no hablemos porque su máximo desarrollo es hacia los veinte años y después, aunque lentamente, declina. La vida va envejeciendo poco a poco y sin sentirlo, no se quiebra de repente, es como un lento atardecer.
No es tan fácil, por lo tanto, decidir quién es y qué es esto de ser viejo. Pero de lo que no cabe duda es que casi todos queremos vivir muchos años con buena salud. Decía Cicerón de la vejez que todos desean alcanzarla y, una vez que lo han hecho, se quejan de ella. Así de inconsecuentes somos los humanos. Él, sin embargo, no se quejaba, todo lo contrario. La vejez le resultaba ligera, nada molesta e incluso agradable: “Tengo mucho que agradecerle porque me ha aumentado las ganas de conversación y me ha eliminado las de comida y bebida. La vejez está alejada de banquetes, de grandes mesas y copas abundantes; y libre de resacas, malas digestiones e insomnio. Es grata porque hace que no apetezca lo que no conviene”.

Ya advertían los romanos, como hoy sabemos por la ciencia, que el estilo de vida es de suma importancia para llegar a la vejez en buenas condiciones de salud. El otoño de la vida hay que ir preparándolo desde la primavera. La falta de fuerzas, decía nuestro clásico, se produce más a menudo por defectos de la juventud que por problemas de la vejez, pues una juventud entregada a los placeres, junto con la falta de moderación, entrega a la senectud un cuerpo agotado. Cicerón decía hace más de dos mil años lo que nos dice la ciencia actual: Mens sana in corpore sano. “Hay que hacer un ejercicio moderado y la comida más bien escasa, justo para reponer las fuerzas y no para aplastarlas. Y la mente hay que ejercitarla con el aprendizaje y la memoria”.
Hoy la Biomedicina muestra claramente los beneficios extraordinarios del comer poco, se promueve así una mayor síntesis de factores de crecimiento neuronal, que son las sustancias responsables de dos procesos cerebrales de importancia capital: la neurogénesis (formación de nuevas neuronas) y la neuroplastia (crecimiento de las conexiones neuronales). Una dieta hipocalórica, pero bien equilibrada, disminuye también los procesos de oxidación celular y se producen menos radicales libres, que son sustancias tóxicas involucradas en el proceso de envejecimiento de las células. Además la comida frugal disminuye notablemente la incidencia de enfermedades neurodegenerativas, arteriosclerosis, diabetes e incluso la aparición de tumores. Curiosamente, el ejercicio físico aeróbico produce exactamente los mismos efectos sobre los factores de crecimiento neuronal. Y aprender cosas nuevas, ya vimos en otro artículo, aumenta las neuronas de nuestro cerebro. Se estima que en el cerebro de una persona que está ejercitándose y aprendiendo pueden nacer entre veinte mil y treinta mil neuronas diarias, y este proceso ocurre a cualquier edad. Pero todo debe ser moderado porque cualquier exceso, sea físico o psíquico, supone un factor de estrés y sabemos también que el estrés disminuye el número de neuronas.

Mantener una vida activa es importante en cualquier etapa de la vida. Por desgracia, con demasiada frecuencia, encontramos a muchos de nuestros ancianos totalmente inactivos y diciendo aquello de “ya no tengo nada que hacer aquí”. Esto no es un problema de la vejez en sí, sino del papel que nuestra sociedad occidental, fascinada por la juventud, otorga a los ancianos. Un anciano, dice Cicerón, no puede hacer lo que los jóvenes, pero hace cosas mucho más importantes y mucho mejores. Las grandes hazañas no se llevan a cabo con las fuerzas, la velocidad o la agilidad de los cuerpos, sino con el consejo, el prestigio y el juicio. Y de todo eso la juventud está huérfana y la vejez sobrada. Los ancianos romanos tenían un papel primordial en la sociedad, de hecho, una de las máximas instituciones del estado era el Senado, cuyos miembros eran en su mayoría personas mayores (senado deriva de senex, senis, que significa anciano). Las capacidad intelectual, la creatividad y otras muchas funciones cognitivas superiores, se mantienen en el anciano si permanecen el interés y la ocupación. Hay muchos ejemplos de genios que crearon sus obras maestras siendo viejos, Sófocles escribió sus tragedias en plena vejez, y Goethe escribió Fausto, obra cumbre de la lengua alemana, siendo un anciano.

Aunque parezca extraño, hay personas que son más felices de mayores que de jóvenes. El paso del tiempo nos va cambiando, a unos a mejor y a otros a peor. Como los vinos, los malos se avinagran con la edad, pero los buenos ganan al envejecer.

juande dijo



        Hola, buenas tardes.

        Creo que, en sus principios, cuando ese concepto de deidad fue creada, no era para quejas, sino para admiración en un sentido de sumisión-terror. Una sutileza de supervivencia sugestiva que se adoraría, y, en ilusión abstracta incluso adolecería e idolatraría con reverencia fanática y ciega admiración omnipresente por encima de todo haciéndola real inclusive en la mente del grupo, so pena de decapitar a quien osara decir que no la veía.

        Las quejas vendrían después, cuando comenzaron a creer que esas deidades les castigaban inundando con intensas lluvias sus tierras trabajadas a golpe de dejarse la vida entre terrones o escupía fuego de sus entrañas en los conos de las montañas por haber tenido guerra con el poblado de al lado o por ser más guapos los hijos de los vecinos…

        Hoy día más que quejas, se les pone como ejemplo de las cosas que a nosotros nos gustaría que hicieran, y se les critica si no nos complace en el sugestivo placer de intereses mágicos con los que creemos deberían de favorecernos… Total… la misma creencia irreal un poco transformada para adaptarla a la era actual.



        No lo tomes como crítica al artículo, César. Lo escribo más como ejemplo de los usos que se le suelen dar a las deidades y sus conceptos ilusorios e irreales.

        En cuanto al bien y el mal, no tienen absolutamente nada que ver con deidad alguna, sino con nuestros comportamientos, nuestras culturas, nuestras maneras de pensar, nuestras maneras de relacionarnos, nuestras maneras de conocernos entre sí, nuestros intereses de supervivencia entre grupos, y, por desgracia también con las economías e intereses particulares que unos sátrapas y bichos psicópatas con dos patas utilizan para gobernar el mundo mientras el resto no sabe defenderse.


inopinado

inopinado dijo

Morir,terror,quegidos, dolor, angustia ..ect.. Todo esto que desgranaís en vuestros escritos, me parte el alma; sí, ese alma de la que nadie habla yde cuyo jugoso néctar parece que nadie bebe. ¿por qué tanta miseria, tanta utilización de una falsa filosofia , callejera y anodina? ¿por qué tanta tristeza, tanta profundidad perversa y tanta trascendencia rota? ¿por qué os duele tanto vivir si es lo mas bello que podemos hacer y sentir? ¿donde queda la esperanza, el amor, la genialidad y la fantasía?

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Sobre este blog

Avatar de César Rodríguez  Docampo

LA TABERNA DE LOS MARES

Nacido en Auria, periodista por la antigua Escuela Oficial de Madrid, catedrático de Filosofía.

ver perfil »

Fans

  • EUROTOPIA
  • Zahira Rosales Cala
  • merhum
  •   María Borrego R
  • María ..Carisdul
  • pedro-jose
  • hombrerico2007
  • abel-ros
  • dezabaleta
  • corchadocarlos
  • tatlez
  • marroquineriadeubrique
  • fradies

Ídolos

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

Feevy

Texto