23 Jul 2010

¿Y quién resucita a los muertos?

Escrito por: Leandro Conesa Cánovas el 23 Jul 2010 - URL Permanente

¿Vamos a poder darle un abrazo a Víctor Jara, después de escucharle otra vez el Te quiero, Amanda? [Mi piel está erizada, de emoción.] El maltrato, las vejaciones, toda la mierda tragada, ¿van a desparecer, diluirse? ¿Es posible retornar a cuando se celebraba la victoria electoral de Salvador Allende? No, claro que no. Además, el período del sátrapa Pinochet está tan cercano que las heridas no han podido cicatrizar.

La Iglesia Cristiana Católica Apostólica y Romana, siempre tan cercana a y preocupada por los torturadores, sádica ella misma [¿a cuántos millones de personas habrá hecho desgraciadas coaccionándolas con los pecados y las penas que conllevan?], tiene (la desvergüenza, la desfachatez, la falta de respeto hacia la víctimas y sus familiares, se caga en las personas de buena voluntad, ¿qué, coño?) de pedir el indulto para los militares que obraron de carniceros de la bestia Pinochet.

Hay situaciones que por muy invadido que se esté de fiebre pueden vislumbrarse. Esta es una de ellas. ¿No tiene Chile merecida y ganada la paz? ¿Para qué desean hurgar en el dolor estos hijoeputas? Luego, cuando estalla una revolución, y los ciudadanos cuelgan del badajo de una campana los genitales de un cura, protestan, se sienten perseguidos, ponen en marcha la bandera de enganche para mártires.

No hay manera de que la Iglesia Cristiana etcétera perdone o no las tropelías a sus fieles, en sus templos, pero que a la vez se inhiba de cuanto corresponde a la sociedad civil. Claro que sus dos mil largos años de pervivencia se deben a que han sabido arrimarse en cada período de la Historia a los oportunos, llevando a cabo las artimañas que le eran favorables. En la contemporaneidad están fuera de lugar, la religión como tal es lo suficiente seria como para no andar en ciertas manos, y por supuesto que Jesucristo no estaría de parte de asesinos y torturadores bajo el manto del Estado, sino consolando a los violados, a los que se les destrozó la vida.

De fábrica, por la supervivencia, saben esperar, así que han reposado en el nido hasta que ha habido Gobierno de derechas; claro que la dirección política nada tiene que ver con el respeto a los Derechos Humanos. Milton Juica, presidente de la Corte Suprema, ha expresado que "los indultos y la amnistía no debería coexistir en un régimen democrático"; pues eso es aplicable a toda la Humanidad.

Chile está alterado. Los ciudadanos tienen razón.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Sobre este blog

Avatar de Leandro Conesa Cánovas

Cuál es el título

Leandro Conesa Cánovas, murcianocarthaginés, nacido en 1949. Autor que cultiva los distintos géneros: periodismo, narrativa, poesía, teatro... Artista: pintura, escultura... Varios libros publicados: "Leandro Fernández de Moratín" (1972), "Una araña en el ombligo (Pequeñas tragedias)" (1975), "El bandolero Jaime Alfonso, simplemente El Barbudo" (1982), "Pasarela (desfile de modelos)" (2001), "Aspaña (algo más que un juego)" (2002), y otros en marcha.

ver perfil »

Amigos

Fans

  • JRC.
  • Emilio Fuentes Romero
  • f.j.ramirez
  • ivette-duran
  • trasindependiente
  • Cristhian Ticona Coaguila
  • lamalavida
  • antitrasindependiente

Ídolos

  • diariolatino

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):