10Jul, 2014

Borges y los manifiestos

Escrito por: lambgar el 10 Jul 2014 - URL Permanente

Borges aborrecía de los manifiestos, tan pródigos en su juventud. Los denominó: “Esos auto­ritarios documentos renovaban el arte, abolían la puntuación, evitaban la ortografía y a menudo lograban el solecismo. Si eran obra de literatos, les complacía calum­niar la rima y exculpar la metáfora; si de pintores, vindicar (o injuriar) los colores puros; si de músicos, adular la cacofonía; si de arquitectos, preferir un sobrio gasómetro a la excesiva catedral de Milán”. Sobre todo le molestaba un manifiesto en concreto, el que publicaran Diego Rivera y André Breton por la liberación definitiva del Arte, y que llevaba por título: Por un arte revolucio­nario independiente. Borges resume las tres mil palabras del texto en una conclusión que el escritor argentino, no sin un atisbo de crueldad, expone así: “que el arte debe ser libre y que en Rusia no lo es”.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

29Abr, 2014

Esperando a Godot… en la cárcel

Escrito por: lambgar el 29 Abr 2014 - URL Permanente

Recojo de Christiane Zschirnt que cuatro años después de su estreno en París (1953), Esperando a Go­dot fue representado para los presos de la cárcel de San Quintín en San Francisco. Los reclusos creyeron que la obra había sido escrita para ellos. En todo caso supieron de inmediato por dónde asir esta obra de Samuel Beckett que tantas incógnitas planteaba al público de los teatros modernos en las grandes ciudades europeas. Ellos quizás llamaran Godot a esa libertad que nunca llega…

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

13Abr, 2014

Robert Lowell se proclama rey de Escocia

Escrito por: lambgar el 13 Abr 2014 - URL Permanente

Un episodio que resume la excentricidad del poeta estadounidense Robert Lowell, así como la ambición y megalomanía que lo caracterizaban, fue cuando, sin mediar diagnóstico, se dio de alta de la clínica Greenways en 1975, donde estaba siendo tratado por problemas mentales, y se presentó en el moderno restaurante L'Escargot, donde hostigó a los clientes para que le ayudasen a escribir una Antología de la poesía universal. Según les dijo, era el rey de Es­cocia.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

12Feb, 2014

¿Y la segunda parte de Los hermanos Karamazov?

Escrito por: lambgar el 12 Feb 2014 - URL Permanente

En la introducción de Los hermanos Karamazov Dostoievski explica que se trata de una novela de largo aliento, una saga más larga. En sus palabras: «El problema estriba en que aunque estoy elaborando una sola biografía, tengo dos novelas entre manos. La novela principal es la segunda, la que versa sobre la actividad de mi héroe en nuestros días. [...] La acción de la primera novela, por otra parte, su­cede trece años antes y no es exactamente una novela, sino un episodio de la adolescencia de mi héroe. Me resulta imposible prescindir de la primera novela porque sin ella gran parte de la segunda sería ininteligible”.

Según algunos testigos que dijeron ver esa segunda parte, o al menos tener conocimiento de su contenido, los personajes centrales eran el piadoso Alyosha Karamazov, hermano menor del escritor ateo Ivan, el disoluto pero simpático Dmitri y el asesino medio hermano Smerdyakov. «Si cree usted que en mi última novela, Los hermanos Karamazov, había muchos elementos proféticos, espere a la con­tinuación. En ella, Alyosha dejará el monasterio y se hará anarquista. ¡Y mi piadoso Alyosha matará al zar!»

Dostoyevski murió el 28 de enero de 1881. A finales de febrero de 1881 fue asesinado el zar Alejandro II.

Y nosotros nos preguntamos, ¿dónde está esa segunda parte de la novela? ¿No ha quedado ni un trocito que poder degustar?

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

01Feb, 2014

Heinrich Heine y el elenco de sus conocidos

Escrito por: lambgar el 01 Feb 2014 - URL Permanente

Las amistades y contactos de Heinrich Heine durante su existencia semejan un elenco de grandes personajes de la cultura europea decimonónica. Fue alumno de August Schlegel y Georg Wilhelm Friedrich Hegel. Sus poemas líricos fueron utilizados por Schubert, Schumann, Mendelssohn y Brahms, y escribió la tra­ma argumental de El holandés errante de Wagner. En los salones se trataba con Balzac, Nerval, Víctor Hugo, Alejandro Dumas, George Sand, Hans Christian Ander­sen y Karl Marx. Pero al parecer carecía de un solo amigo de verdad, con la posible excepción de su sufrido editor, el radical Julius Combe, a quien reprendía y elogiaba por igual.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

16Ene, 2014

Alexander Pope y la mordacidad

Escrito por: lambgar el 16 Ene 2014 - URL Permanente

Es conocida la deformidad del vate inglés Alexander Pope. Cuando comenzó a crecer, la espina dor­sal se le encorvó, las piernas se combaron como un par de paréntesis. El dolor de las vértebras rechinantes le contraía las facciones. El desarrollo se interrumpió y nunca supe­ró el metro cuarenta de estatura, constantemente. Además estaban los continuos achaques y calambres. Cuando su estrella literaria empezó a brillar, sus detractores aprovechaban cualquier oportunidad para denigrado: lo tildaban de sapo jorobado, araña venenosa, simio incontinente...
Pero Pope no fue un receptor pasivo de invenctivas. Esclavo de su cuerpo deforme, exacer­bado por la insolente crueldad de sus envidiosos adversarios, Pope se con­virtió en el escritor satírico más mordaz de la época. El niño que había bal­buceado con precocidad pronto aprendió a insultar.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

08Ene, 2014

La cena fantasmal de Monterroso

Escrito por: lambgar el 08 Ene 2014 - URL Permanente

La cena, un cuento de Augusto Monterroso, transcurre en el 8 bis de la rue Amyot de París. En esa dirección, según cuenta, en el segundo piso izquierda, tuvo durante un tiempo un apartamento el es­critor Alfredo Bryce Echenique, que un día dio una cena -la que da títu­lo al cuento- a la que invitó a Monterroso, pero también a Kafka, al que esperaron en la rue Amyot sin éxito. Quizás acudiese, pero los efluvios de los licores impidieron distinguir el ectoplasma del escritor checo.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

18Dic, 2013

Sófocles, el amado

Escrito por: lambgar el 18 Dic 2013 - URL Permanente

Los veneraron a Esquilo, se sintieron estimulados por Eurí­pides, y a Sófocles lo amaban. Incluso el irreverente Aristófanes, en su comedia de crítica literaria, Las ranas, rindió un cordial tributo al dramaturgo recién fallecido diciendo que «Sófocles está siendo la admi­ración de cuantos hay en el Hades, igual que lo fue en la tierra». Otro co­mediógrafo, Éupolis, lo elogió como «el más feliz de los hombres». Nacido en 495 a. C. en la ciudad provinciana de Colono, Sófocles se hace notar por primera vez en 480, cuando fue elegido para cantar, tocar la lira y, debido a su belleza, encabezar desnudo el desfile de la victoria para celebrar la derrota de Jerjes en Salamina. A los 27 años obtuvo su primera victoria dramática contra el famoso Esquilo, quien abandonó Atenas mor­tificado por el resultado. La decisión fue tomada por Cimón, el jefe militar que recientemente había regresado de Esciros con los huesos del legenda­rio rey Teseo. En una inesperada desviación del procedimiento ordinario, el arconte insistió en que Cimón y sus nueve oficiales fueran nombrados árbitros del festival dramático. Semejante ruptura con la tradición tuvo su eco en el imprevisto desbancamiento del preeminente Esquilo por el nova­to Sófocles.

(Stuart Kelly, La biblioteca de los libros perdidos)

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

14Dic, 2013

De laberintos

Escrito por: lambgar el 14 Dic 2013 - URL Permanente

Recojo de Borges que de las notas que Richard Burton (el aventurero y escritor, no el actor) agregó a su famosa traducción del libro Las mil y una noches, aparecía esta curiosa leyen­da:

«Cuentan los hombres dignos de fe (pero Alá sabe más) que en los primeros días hubo un rey de las islas de Babilonia que congregó a sus arquitectos y magos y les mandó construir un la­berinto tan perplejo y sutil que los varones más prudentes no se aventuraban a entrar, y los que entraban se perdían. Esa obra era un escándalo, porque la confusión y la maravilla son operaciones propias de Dios y no de los hombres. Con el andar del tiempo vino a su corte un rey de los árabes, y el rey de Babilonia (para hacer burla de la simplicidad de su huésped) lo hizo penetrar en el laberinto, donde vagó afrentado y confundido hasta la declina­ción de la tarde. Entonces imploró el socorro divino y dio con la puerta. Sus labios no profirieron queja ninguna, pero le dijo al rey de Babilonia que él en Arabia tenía un laberinto mejor, y que si Dios era servido, se lo daría a conocer algún día. Luego regresó a Arabia, juntó sus capitanes y sus alcaides y estragó los reinos de Babilonia con tan venturosa fortuna que derribó sus cas­tillos, rompió sus gentes e hizo cautivo al mismo rey. Lo amarró encima de un camello veloz y lo llevó al desierto. Cabalgaron tres días, y le dijo: «¡Oh, rey del tiempo y sustancia y cifra del siglo!, en Babilonia me quisiste perder en un laberinto de bronce con muchas escaleras, puertas y muros; ahora el Poderoso ha te­nido a bien que te muestre el mío, donde no hay escaleras que subir, ni puertas que forzar, ni fatigosas galerías que recorrer, ni muros que te veden el paso».
»Luego le desató las ligaduras y lo abandonó en mitad del desierto, donde pereció de hambre y de sed. La gloria sea con Aquel que no muere.»

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

09Dic, 2013

Deconstruyendo una carta de ruptura

Escrito por: lambgar el 09 Dic 2013 - URL Permanente

Las cartas de amor -decía Pessoa- son ridículas. Pero ¿no lo son también las cartas de ruptura? Puede, pero hasta ahora nadie se había preocupado de hacer literatura con estas últimas. Hasta que la escritora Sophie Calle recibió un e-mail que contenía una serie de explicaciones por parte de G. que terminaba con una frase hecha de despedida: ¡Cuídate! (Prenez soin de vous).

Un poco sin saber cómo reaccionar a tan simplona despedida, Sophie Calle de­cidió pedir a 107 mujeres que interpretaran esa carta. Y así surgió el libro “¡Cuídate!” (Prenez soin de vous). En él diversas mujeres pertenecientes a diversos campos de la cultura o de las vivencias tratan de interpretar ese mensaje de G.

«Recibí un e-mail de ruptura», explica Sophie en su li­bro. «No supe qué responder. Fue como si no fuera conmi­go aquello. Terminaba diciendo: Cuídate. Tomé la recomen­dación al pie de la letra. Pedí a 107 mujeres que me ayudaran a interpretar el e-mail. Que lo analizaran, lo comentaran, lo representaran, lo bailaran, lo cantaran, lo disecaran, lo ago­taran. Que hicieran el trabajo de comprender por mí. Que hablaran en mi lugar. Una manera de tomarme mi tiempo para romper. A mi ritmo. En definitiva, cuidarme.»

Y es que cualquier excusa es buena para hacer literatura. Incluso las notas necrológicas. ¿Por qué no?

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Mi nombre: Lamberto.
Procedencia: Portugalete
Mantengo un blog algo irreverente: La oveja feroz (http://laovejaferoz.blogspot.com/)

Amigos

  • raravis
  • juanmanuelabal
  • antxon-urrutia
  • Manuel Mora Morales
  • Antonio J. Olivera
  • Pablo Alcázar

ídolos

  • Consuelo García del Cid Guerra
  • envoltura

Texto

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

ElPais.com Lo más visto

Esperando Contenido Widget ...