04 Ene 2011

CINE ERÓTICO A LA EUROPEA.

Escrito por: Corto Cortés Smith el 04 Ene 2011 - URL Permanente

A mí, por suerte, cuando era adolescente, me prohibieron las revistas y películas eróticas. Por eso entrar con 15 años en uno de esos cines que exhibían las llamadas películas “S”, acompañado de mi primo y de otro amigo, se convertía en una gran aventura. Hoy recuerdo con una mezcla de ternura y culpabilidad aquellas películas. Me sentía culpable al volver a casa, tenía la sensación de haber cometido un pecado muy grave, pero al tiempo me agradaba haber roto la norma, rebelarme contra la imposición. Que infantil sentimiento si lo comparamos con los miedos y retos con los que uno lidia en la actualidad.

Me he acordado de todo aquello al disfrutar del magnífico libro Cine erótico a la europea de Luis Miguel Carmona T&B ediciones 2010. En una esmerada edición podemos disfrutar de más de 600 fotos, la mayoría en color, a lo largo de más de 400 páginas. Fotogramas de películas como las de la serie Enmanuelle protagonizada por la gran Sylvia Kristel o Malicia con la inquietante Laura Antonelli me hacen sentir de nuevo aquella sensación en el estómago.

Entonces no había silicona y la depilación respetaba el lugar más íntimo. Todo más de verdad siendo todo tan de mentira. He vuelto a ver hoy algunas de aquellas escenas y no es lo mismo, claro. Me alegro de haberlas vivido entonces, a mis 15 años, pecando.

El libro hace un repaso por la filmografía erótica de 8 países europeos, entre ellos España, Italia y Francia, los más interesantes. En el capítulo español el autor hace una experta descripción del llamado “landismo” (Yo lo hubiera llamado “lopezvazquismo” pues para mí Jose Luis Lopez Vazquez, que en paz descanse, fue más representativo que Alfredo Landa):


Pag. 78

Realizando un breve análisis del “landismo” hay que decir que los personajes del actor tocaron todos los aspectos coyunturales de la España del momento:

1.- En ¡Vente a Alemania, Pepe! (1971) de Pedro Lazaga, se marchaba a dicho país por que las mujeres germanas eran más fáciles. La cinta tocaba muy de pasada el complejo drama de la emigración que miles de españoles tuvieron que sufrir en los años 60`s.

2.- Los días de Cabirio (1971) de Fernando Merino, tomaba su “ingenioso” título del personaje femenino de Noches de Cabiria de Felllini. Al igual que ocurría con Giuletta Masina, ahora era Landa quien probaba suerte como gigoló en la localidad de Sitges con señoras tan gratas como Helga Liné, Mirta Miller y Lucía Calderón. Igualmente en Manolo la nuit (1972), de Mariano Ozores, su personaje es un hombre casado que se desmadra en la Costa del Sol ligando con extranjeras como Nadiuska.

3.- El hombre bueno e ingenuo que acaba casándose con una mujer de mala vida redimida aparecía en títulos como Préstame quince días (1970), de Fernando Merino, donde alquila durante ese tiempo a uno prostituta (Concha Velasco) y Jenaro el de los 14 (1973), de Mariano Ozores, donde interpreta un pueblerino que se hace millonario con una quiniela y marcha a Madrid.

4.- El español traumatizado por el asunto sexual está representado en dos de sus comedias más indescifrables con Emma Cohen de soporte femenino: El reprimido (1974), de Mariano Ozores, donde es un hombre inexperto en las artes amatorias que, antes de emprender la noche de bodas decide practicar con una francesa; y Las obsesiones de Armando (1974) de Luis Mª Delgado, en la que encarna a un pobre individuo incapaz de hacer el amor porque sus dos primeras esposas murieron cuando lo vieron en calzoncillos.

5.- El macho español capaz de dejar satisfechas a las mujeres aparecía en forma de grito/orgasmo femenino (Africa Pratt) en Cuando el cuerno suena (1974) de Luis Mª Delgado, todo ello durante una antológica escana en la que Landa suelta: “No soy Paul Newman, pero pongo mucha voluntad”. También en Dormir y ligar todo es empezar (1974) de Mariano Ozores. Aquí Landa recupera su vigor sexual haciendo el amor con su mujer (Esperanza Roy) y provocando un terremoto en todo el pueblo.

6.- La capital francesa como lugar propicio para la educación sexual y el despelote de español salidote, tuvo su correspondiente dosis de “landismo” en Paris bien vale una moza (1972) de Pedro Lazaga, donde su personaje pasaba de pueblerino inculto a rey del hampa; y en Tio, ¿de verdad vienen de Paris? (1975) de Mariano Ozores, cuyo título ya era lo suficientemente explícito como para garantizar el desmadre.

Pero más allá de Alfredo Landa existieron otras comedias sexuales derivadas del “landismo” y controladas por la censura franquista, durante la primera mitad de los 70. Entre las más conocidas están: Ligue Story (1972), de Alfonso Paso, con Tony Leblanc, Manolo Gomez Bur y Cassen intentando cualquier método para seducir a las hembras; Doctor me gustan las mujeres, ¿es grave? (1973) de Ramón Fernandez, donde Jose Luis López Vázquez estaba tan obsesionado con el sexo que deseaba a todas las mujeres; y Lo verde empieza en los Pirineos (1973) de Vicente Escrivá, donde tres amigos (José Sacristán, Jose Luis López Vázquez y Rafael Alonso) viajaban a Perpignan para ver El último tango en París.

Al final del libro, el autor incluye una breve biografía cinematográfica de las 50 actrices más importantes de la época y del género. A la que yo tengo más cariño es a la francesa Edwige Fenech, a la que recuerdo en aquellas comedias italianas de destape (más que eróticas) en las que hacía de sexy profesora de aquel actor bizco tan cachondo al que en el doblaje al español llamaron Jaimito y que se llamaba Alvaro Vitale:


Pág 395

El cuerpo desnudo más apetecible -y toqueteado- durante todo el periodo dorado de la comedia erótica italiana. Nace en Argelia el día de Navidad de 1948 y tras participar en varios concursos de belleza, con tan solo 16 años, comienza a trabajar como modelo. En el festival de Cannes se presenta para la elección de “Miss Francia”, siendo allí descubierta para el cine, en el que debuta en 1966 con la película francesa Toutes folles de lui, de Norbert Carbonnaux. Con unos deseables pechos destinados al disfrute y rostro candoroso inicia sagas como la de “La profesora” (con Pecado venial, 1976) y “La doctora” (La doctora del regimiento, 1976). Eso sí, en muchas de estas películas su voz era doblada en su versión original (aunque, la verdad, en lo que menos te fijabas cuando veías una película de la Fenech era en los diálogos).Participó en más de 40 títulos en los 70`s, siendo recordados sus desnudos para Gracias abuelita (1975), sus escarceos lésbicos en La esposa virgen (1975) y lo bien que enjabona su cuerpo en Bella, valiente y ¡Buena! (1976). Durante los 90´s encontró un filón en las series de TV, apareciendo en ellas tanto como actriz como productora. Pero sus pezones…nunca los olvidaremos…

Gracias a este valioso libro me he enterado, por ejemplo, de que Analía Gadé tenía un culo precioso, de que Barbara Rey interpretó alguna película subidita de tono, y de que Brigitte Bardot y Jane Birkin se metieron juntas y desnudas en la misma cama. Uffff.

Nota: El desenfado con que escribe el autor del libro es marca de la casa.

(actualizado a 15/2/11)

Recomiendo para este asunto que se trata en el libro tres páginas:

NO HIJA, NO!

TODO FENECH

CINE CACHONDO


Laura Antonelli

Edwige Fenech

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

5 comentarios Escribe tu comentario

me apeteceria hojearlo, aquellos felpudos que no dejaban nada a la vista jaja
recuerdo una pelicula de hace unos años que trataba de esa epoca del cine, del 73, en que una pareja se buscaba la vida filmandose y vendiendo esas cintas

un saludo

"Torremolinos 73" con candela peña

Y con Javier Càmara, querido hunterhuntermatt. La ví y me gustó mucho.
Si lo puedes ver en cualquier libreria te aconsejo que gastes unos minutos ojeándolo. Y si lo puedes comprar mejor aún. Yo he removido sensaciones muy agradables que estaban ya retiradas a mi subconsciente. Aquellas mujeres forman parte de nuestra vida. Son aquella prima lejana que venía a casa en verano y a la que espiábamos por la ventana durante la siesta mientras en el patio el sol pegaba fuerte y el calor llegaba a los 40 grados. Son la criada del vecino que limpiaba las escaleras poniendose de rodillas sobre aquellas piezas de gomaespuma con forma de 8. Todas ellas son parte de nuestra adolescencia. VİDA
Un abrazo

un

sirbosco dijo

Interesante tu artículo. Ornella Mutti pero sobre todo Sandra Mozaroski, fueron dos grandes que siempre me gustaron allá por los setenta. Experiencia Prematrimonial fue una bofetada a la iglesia, donde las generaciones nos planteabamos que también cabía la posibilidad de unirse sin formar matrimonio. Has nombrado datos muy interesantes. Yo soy cómo tú también: Más de Jose Luís López Vázquez que de Landa. Alfonso del Real y Luis Barbero también me gustaron muchísimo.Saludos.

Querido sirbosco:
A mi me gustaban todas. Para que lo entiendas: Me gustaban hasta las de Esteso y Pajares. Hay frases que aun recuerdo y que repetía con mis hermanos. Cuando en una de ellas, creo que en "Los Bingueros", Pajares le está poniendo los cuernos a Esteso y este sospecha. Este ùltimo quiere registrar la caravana en la que vive Pajares pues cree que alli esta su mujer. Esteso dice: "Me gusta a mi la caravana", para explicar su urgencia para entrar en ella. Todo aquello forma parte de nuestra educación. puede que seamos así por culpa , en parte de aquello.
Un abrazo

Escribe tu comentario

Contacto:
casa.almohada@gmail.com

Tags

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

Texto

Para contactar directamente con Corto:
casa.almohada@gmail.com