04 Oct 2010

AUSTRALIA (ULTIMA PARTE): SYDNEY

Escrito por: lorenzo el 04 Oct 2010 - URL Permanente

Después de Brisbane al sur de Queensland me hubiera gustado visitar la provincia de Nueva Gales del Sur, en la costa este de Australia y que se prolonga hasta Sydney. Pero como decía en el post anterior no tenía más tiempo porque ya tenía día para volar a Hawai, mi entrada a Estados Unidos donde pasaría otro mes entre estas Islas, California y Florida.

Así que con premura me dirigí de Brisbane a Sydney en un autobús nocturno. Pasé de largo por destinos como Byron Bay, Coff Harbour, Port Maqcuaire, etc. Otra vez será. Al menos es lo que me digo siempre.

Pero Sydney me encantó desde que puse el primer pie en el suelo. Es difícil explicar el porqué y supongo que tiene que ver más por las emociones que por motivos racionales.

Las ciudades no suelen gustarme demasiado pues las encuentro despersonalizadas. Prefiero los lugares cerca de la naturaleza, sin estrés. Pero en Sydney me imaginé viviendo allí cosa que me sorprendió a mi mismo.

Para intentar explicar los motivos quizás os pueda decir que tiene un puerto precioso con el famoso edificio de la “Opera House” que lo domina todo. Y que por tanto es una ciudad abierta al mar y con un clima cálido todo el año. Dos cosas muy importantes para mí. Cada día decenas de veleros navegan por su bahía cosa que me alegró y me hizo pensar en nuestros puertos, donde los barcos parecen dormir tristes sin que sus dueños los lleven a navegar. Quizás aquí la cultura del mar se mantiene viva mientras que allí (en mi tierra) el barco se ha convertido en un objeto de ostentación y nada más.


Tiene playas preciosas como la famosa Bonti pero también otras menos concurridas y con más encanto. Playas con bonitas olas donde uno puede aficionarse al surf. Y un circuito de kilómetros junto al mar por donde caminar, correr, ir en bicicleta, etc.


Y también tiene barrios con personalidad propia, como The Rocks, con edificios reformados de las antiguas casas y almacenes de ladrillo rojo junto al puerto y con vistas a la bahía y al “Opera House”. Por no hablar del Chinatown, Now Town, etc.

Vaya que me hubiera quedado a gusto una larga temporada. Pero esta vida nómada del viajero se apodera de uno y ya no puede parar.

Visité el Zoológico que está al otro lado de la bahía. No obstante me entristeció ver a los animales encerrados con tan poco espacio. Aunque entiendo la labor docente y de conocimiento hacia los animales que fomentan, sobretodo a los niños. Supongo que son un mal menor por los beneficios que pueden aportar a los más jóvenes. No todo el mundo puede coger a sus hijos y llevárselos a Africa para ver jirafas en estado de libertad.


Aunque una cosa debo decir a favor del zoológico de Sydney y es que sus animales tienen la mejor vista que sus congéneres de otros paises. Pero si les preguntásemos seguro que preferirían las infinitas praderas de la sabana africana.

Debo mencionar en mi post a unos buenos amigos que hice en Australia. Inti y Tatiana que conocí en un camping de Katherine. Me dijeron que cuando fuese a Sydney les llamase y así lo hice y me enseñaron parte de la ciudad y me invitaron a cenar a un restaurante tailandés. Una buena compañía con una buena cena en una bonita ciudad. Que más se puede pedir. Gracias y hasta pronto.

E imaginándome viviendo en Sydney cogí un avión hacia otro nuevo destino. Las islas del océano pacífico de Hawai. Desde allí os explico nuevas aventuras.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

27 Sep 2010

AUSTRALIA (4 PARTE): REGRESO A QUEENSLAND

Escrito por: lorenzo el 27 Sep 2010 - URL Permanente

Para despedirme de Australia decidí regresaar a Queensland y disfrutar del mar. Como dediqué la mayor parte de los días en la provincia del Territorio del Norte (que creo que es una de las más bonitas y especiales de Australia) para Queensland solo me quedaban diez días más los que pasaría en Sydney, con lo cual decidí centrarme en tres o cuatro lugares y descubrirlos bien que no ir saltando de lugar en lugar durante esos diez días.

Los lugares que decidí visitar fueron: Magnetic Island, las Whitsunday Island y Fraser Island. O sea, Islas y más islas. Curiosa elección, pues Australia ya de por sí es una isla, la más grande del mundo. Cuando uno viaja por este país no tiene la sensación de estar en una isla y Australia tiene otras islas maravillosas.

De Cairns fui hasta Townsville pasando por Mission Beach y cogí un ferry para llegar a Magnetic Island, una pequeña isla, quizás un poco más pequeña que Menorca y como ésta también tenía algo especial. Su nombre se lo puso el navegante inglés James Cook, a pesar que ya la descubrieron los portugueses mucho antes. Los ingleses es lo que tienen, que llegan más tarde, se apropian del lugar y le cambian el nombre. Han intentado hacer lo mismo con las Islas Galápagos, aunque por suerte conservan los nombres que los españoles les pusieron, como Isabela, la Pinta, etc. Pues como decía, James Cook cuando llegó a Magnetic Island comprobó que la brújula de su barco hacía cosas extrañas y le puso este nombre. Un nombre que yo encontré muy apropiado no tanto por sus posibles efectos en las brújulas sino por su “magnetismo”, como una propiedad que tiene la isla para atraerte. Estuve dos días y a pesar de que no tenía vehículo propio para recorrerla, lo que descubrí mediante el autobús de línea y a pie me enamoró. Es una isla con enormes rocas y de altos y curiosos árboles que parecen abetos. Las rocas llegan hasta las playas otorgándoles una belleza sin igual.

En una de las caminatas que hice por la isla pude ver koalas en libertad cosa que me entusiasmó.

Y disfruté de vistas de la isla desde otra perspectiva, en simbiosis con la naturaleza y llegando a altas colinas.

Después de Magnetic Island fui hacia Airlie Beach y desde aquí navegar por las Whitsunday Island. Me embarqué en un velero de 18 metros con otros viajeros y con viento en popa navegamos por entre este archipiélago de 74 pequeñas islas. Recuerdo en especial una playa preciosa llamada Whiteheaven beach donde la arena fina y el agua turquesa se fusionaba en caprichosas y sinuosas formas que daban al paisaje una visión de ensueño. Una de las fotos de esta playa es la que he puesto de portada al post pero os adjunto otra de diferente prespectiva.

Pero estas islas además de playas inolvidables también tenían un interior verde y frondoso por el que uno podía introducirse y sentir el frescor de la sombra que ofrecían los altos helechos.

De Airlie Beach viajé hacia el sur para llegar a Hervey Bay, desde donde visité Fraser Island. Otra isla de una belleza especial. Fraser Island es una isla Patrimonio de la Humanidad y tiene unos 65 kilómetros de largo y unos pocos de ancho. Tiene diferentes ecosistemas en su interior, dunas de arena, bosque tropical, lagos, largísimas playas en el este, manglares en la costa oeste, etc.

Fraser Island era para quedarse varios días y recorrerla tranquilamente pero yo ya no disponía de mucho tiempo pero pude llegar a uno de esos lagos interiores con playas de arena blanca finísima y rodeada de árboles.

También recorrí su largísimo playa del este donde puede verse un barco que encalló mucho tiempo atrás.

Los manglares y un poco de su bosque tropical interior, con riachuelos y exuberante vegetación de enormes helechos y árboles de troncos y raíces barrocas.

Y como decían los romanos: “tempus fugit” por lo que, siempre hacia el sur, llegué a Brisbane que visité en unas horas y que no me aportó nada especial. Y por fin llegué en un largísimo maratón de autobús hasta Sydney. Ciudad que me encantó y por ello prefiero dedicarle mi último post de mi viaje por Australia.

Hasta entonces, aunque yo mañana ya me voy hacia…..¿? “Aloha”.

Un abrazo a todos/as los que me seguís.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

17 Sep 2010

AUSTRALIA (3 PARTE): EL CENTRO ROJO

Escrito por: lorenzo el 17 Sep 2010 - URL Permanente

De Katherine fui en tren hacia Alice Springs, con el famoso “The Ghan” que viaja de Darwin, en el norte a Adelaida, en el sur, cruzando todo el país, cruzando el “out back” y el desierto australiano.

Alice Springs es una ciudad pequeña situado en el ombligo de Australia. En el centro rojo que ellos llaman, por ser árido de y tierras muy rojizas. A veces parece un pueblo del oeste americano y esperas que en cualquier momento, de un golpe de viento, pase un arbusto rodando junto a ti. Incluso tiene un “Saloon” (o bar, que diríamos nosotros) típico de las películas del oeste, con esas puertas abatibles que no llegan al suelo. Alice Springs no tiene mucho más de interés sino fuera porque es la puerta de entrada para visitar lugares emblemáticos del centro australiano, como son: Ayers Rock (o Uluru en el lenguaje de los aborígenes), los Montes Olgas (o Kata Tjuta), y el King Canyon.


No obstante, antes de visitar estos lugares hice una escapada a una cordillera que se levanta en medio del desierto central. Por un movimiento de las placas tectónicas continentales se levantó una cordillera en medio de un desierto llano. Esa cordillera llamada “West McDonell Ranger” es de roca rojiza y en la cual se forman pequeñas gargantas donde se acumula agua, o grandes pasadizos entre rocas verticales. Un lugar precioso donde pude bañarme en una de esas piscinas naturales entre paredes de roca que parecían incendiarse cuando el sol se ponía y un cielo azul cobalto.

Después recorrí el King Canyon, un lugar precioso. Aquí se me confirmó mi teoría de que la naturaleza es más inteligente que los seres humanos. Dicen los científicos que el “homo sapiens” o sea, nosotros, se distingue de los homínidos anteriores (como el Australopitecus o el Neardenthal) en la inteligencia y muestra de esa inteligencia está en la capacidad de realizar arte. Pues bien, he visitado muchos museos, muchas construcciones como el Tal Majal, etc, pero cada vez más me asombran las maravillas de la naturaleza que superan cualquier obra de arte. La naturaleza, a base de miles de años, paciente y constante, mediante unas simples herramientas como el viento, el agua o el fuego, moldea el paisaje realizando verdaderas bellezas que a mi me dejan admirado y con la boca abierta.


Después del King Canyon pude pasear entre las formaciones rocosas laberínticas y caprichosas de los Montes Olgas (o en aborigen “Kata Tjuta”).

Y finalmente el mítico Uluru o Ayers Rock, un monolito de casi un kilómetro de tamaño que se alza trescientos metros sobre la planicie del desierto rojo australiano. Si alguien ha visto la película “2001, Odisea en el Espacio” puede entender que los aborígenes otorguen a esta roca un significado sagrado. Esta roca les proporcionaba cobijo, seguridad, agua (pues las pocas lluvias hacen que el agua se deslice por las paredes y formen pequeñas lagunas en la base). Allí educaban a sus hijos explicándoles mediante cuentos que transmiten la esencia de su historia, pintando en las paredes de pequeñas cavidades.

Pero ahora en el Uluru no vi a ningún aborigen. Solo una gran barrera donde para traspasarla hay que pagar 25 dollares a un funcionario blanco y cientos de turistas que pagan fortunas por ver la roca en la puesta del sol con una copa de cava en la mano.

Pero como podéis apreciar con estas bonitas fotografías, esta parte de Australia es preciosa y me quedo con esta metáfora de la Naturaleza como hacedora de obras de Arte inmensas que están al aire libre porque no cabrían en ningún museo.

Y me vuelvo para la costa. El tiempo pasa volando y ya llevo un mes por Australia. Quiero despedirme tomando el sol en playas paradisíacas de la costa Este mientas desciendo hacia Sydney. Hasta pronto y gracias por seguir ahí leyendo pacientemente.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

10 Sep 2010

AUSTRALIA (2 PARTE): TERRITORIO DEL NORTE

Escrito por: lorenzo el 10 Sep 2010 - URL Permanente

Después de entrar en Australia por Cairns y pasar unos días por Queensland preferí explorar el Territorio del Norte. Así pues me fui hacia Darwin una bonita ciudad con clima tropical ya que está en el Trópico de Capricornio. Es curioso pero en Darwin había que retrasar el reloj media hora respecto a Cairns. Era la primera vez que lo hacía pues hasta entonces siempre que viajaba el reloj variaba en horas enteras. Darwin es también la puerta de entrada a uno de los Parques Nacionales más bonitos de Australia, el de Kakadú. Como por Australia estoy viajando mediante transporte público, tren o autobuses de la compañía “Greyhound” me fui difícil llegar a Kakadú. Debo decir que la mayoría de visitantes de Australia lo hacen alquilando un coche o autocaravana y se desplazan libremente por el país. De hecho esa creo es la causa que el transporte público sea limitado. Una vez en Kakadú, al no tener vehículo propio no pude acceder a muchos lugares bonitos del parque, como las cataratas Jim Jim o las Twin falls, etc. Pero desde donde me dejó un autobús, en un lugar llamado “Coínda” en el centro del Parque de Kakadú y a orillas del río Aligator, pude hacer una de las actividades más bonitas de Australia, navegar por los humedales del río Aligator en lo que ellos llaman las “Yelow Waters” o aguas amarillas.

Estos humedales y lagunas poco profundas están repletos de nenúfares y de vida salvaje. Me recordó mucho al Delta del Okavango en Botswana (Africa), uno de los lugares más bonitos del mundo, lo que en lugar de ver hipopótamos en el agua habían cocodrilos y en lugar de ir en “mokoro” (una canoa tradicional africana) íbamos en una barca a motor de aluminio. Por cierto, sabíais que “laguna” en el lenguaje de los aborígenes australianos se dice “billabong”, hasta que lo descubrí pensé que tan solo se trataba de una marca de ropa que está de moda entre los jóvenes.

En estos humedales pude observar multitud de diferentes especies de aves acuáticas y muchas de ellas realizando su actividad preferida, pescando en el río.

Los cocodrilos, que abundan en estas aguas, acechaban sigilosos sacando tan solo sus ojos a la superficie o esperando inmóviles a sus presas en la orilla del río.


Me encantó ver a mi pájaro favorito, el kingfisher, que a pesar de ser pequeñito es muy rápido pescando pequeños peces y aquí tenía unas plumas azules preciosas.

Las águilas pescadoras, majestuosas, controlaban su espacio de río desde lo alto de los árboles.

Y una de las aves que más me gustó era una pequeñita que parecía caminar sobre el agua. Aunque observado con detalle lo que hacía era caminar sobre las hojas de los nenúfares.

Después de pasar unos días en el PN de Kakadú quería viajar hacia el sur, hacia el centro de Australia haciendo parada en Pine Creek y en Katherine. Pronto me di cuenta que no había transporte público que hiciera este trayecto. El autobús que me dejó en Kakadú solo regresaba a Darwin. No podía permitirme perder tiempo y dinero en volver hacia Darwin y probé lo que no es muy recomendable hacer en según que país: autoestop. Cinco horas estuve haciendo autoestop y cuando ya iba a desistir y dirigirme a la parada de bus hacia Darwin pararon dos chicas muy majas que se dirigían hacia Pine Creek y me llevaron.

Pine Creek es el típico pueblo del oeste. Pequeño, con una gasolinera y un bar con cabezas de búfalo en las paredes y cuatro casas a su alrededor, alguna de ellas de hace casi doscientos años. Pine Creek fue muy famosa a mediados del siglo XIX cuando unos operarios del telégrafo encontraron oro. Tuvo pues su fiebre del oro que provocó que se construyera una línea férrea entre el pueblo y Darwin. Ahora los restos de piezas de hierro oxidado dan un aire fantasmagórico al pueblo de Pine Creek. Cené en aquél “Saloon” típico del oeste y me tomé una cerveza australiana bajo una cabeza de búfalo. y al día siguiente partía hacia Katherine.

A Pine Creek no llega ningún viajero pero a Katherine son muy pocos los que deciden parar. La mayoría viajan de Darwin directamente hacia Alice Spring, en el centro de la Australia y Katherine bien merece unos días de parada. Sobretodo por la garganta que se forma en el río que lleva su nombre.


Allí alquilé por un día una canoa y recorrí el río lenta y silenciosamente, integrándome con el entorno.

Fue impresionante estar a ras de agua sabiendo que habían cocodrilos y entre aquellas paredes verticales de roca que se había formado hace miles de años por la erosión del agua.


El siguiente post os hablaré de Alice Springs mi siguiente parada en Australia. Desde donde quiero visitar el Uluru, King Canyon, Montes Olgas y los West McDonnell Ranger. Hasta pronto.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

04 Sep 2010

AUSTRALIA (1 PARTE): QUEENSLAND

Escrito por: lorenzo el 04 Sep 2010 - URL Permanente

Australia me recibió de una forma antipática. A las seis de una mañana lluviosa y gris llegué a Cairns en un vuelo nocturno procedente de Tokio. Pero tenía todos los números para ser importunado por los señores de aduanas. Mis números eran llegar con mochila y sin afeitar, en un vuelo donde todos eran ricos japoneses y yo el único occidental, y que como sabían las autoridades australianas, tan solo una semana antes había comprado el vuelo. Confiado de mi no me percaté de que me había tocado la rifa hasta que un agente se acercó a mi y me empezó ha hacer preguntas extrañas. Primero me preguntó si había entendido bien el formulario en inglés que hay que rellenar antes de pasar la frontera. Le dije que sí. Insistió varias veces e incluso lo repasé (no llevaba explosivos, ni drogas ni más de diez mil dolares, etc), seguro le dije que sí que lo había entendido. Me volvió a decir que tenían uno en español por si lo quería volver a rellenar. La cosa rallaba el absurdo, incluso pensé a ver si había una frase críptica escondida en el formulario a especie de trampa. Pero le dije que sí, que estaba seguro. Y me hicieron pasar a parte y me invitaron a abrir mi mochila. Mientras me hacían preguntas con tono amable y paternalista. Primero si era profesor, lo cual lo acababa de leer en el formulario y si quería entrar en Australia para buscar trabajo. Esa pregunta me sacó de quicio (interior claro, por fuera aparentaba una mansa ovejita, pero que se creerán estos, pensaba en mi interior, tengo tres trabajos en mi país de los cuales estoy muy satisfecho y me dan (daban, mejor dicho) un salario que seguro supera al de este funcionario…), no respondí estoy dando una vuelta al mundo y ya tengo billete de salida de Australia para finales de septiembre. Luego me preguntó: ¿narcóticos, pornografía, etc.? Preguntarme eso a mi… que llevo una vida más pura que muchos religiosos, que me voy a dormir a las 9 o 10 de la noche y que no salgo a bares de copas ni otros vicios… le respondí en inglés: No sir, no narcotics, no women, no drink. Se pensó que me estaba cachondeando. No le debía cuadrar que un español no tuviera vicios y me preguntó si tenía cámara fotográfica. ¿Of course? Le contesté, de eso si que tengo. Saqué la reflex, la pequeña digital e incluso el móvil que también hace fotos. Incauto de mi… las quería para pasar una especie de trapito, al estilo de C.S.I para luego darle el trapito a otro funcionario que le dijo: “narcotics examiner”. Enseguida empecé a pensar si mi cámara la habría tocado alguien… mi corazón empezó a latir más deprisa… hasta que hizo la pregunta que esperaba oír hacía rato: ¿Y de que da usted clases?, Criminal law (Derecho Penal) le dije. Eso le confundió. Vi entonces que mi nerviosismo se lo acababa de pasar a él. Volvió el funcionario con el pañito diciendo “clean” (limpio) y el registro acabó con unas amables palabras de: “enjoy your visit in Australia” (disfruta de Australia).

Esto confirmó mi teoría de que nuestro mundo “civilizado” todavía es esclavo de las apariencias. Un mochilero sin afeitar debe llevar drogas, en cambio las parejas de novios japoneses van a disfrutar del sol Australiano… Por eso, me dije, sigue entrando droga y otros sujetos desaprensivos en todos los países y a veces incluso en nuestras vidas.

Llovía en Cairns, incluso le pregunté a una amable camarera donde fui a desayunar si era la “dry seasson” (estación seca) como había leído. Y me dijo que sí, pero que llevaba tres semanas lloviendo y que el tiempo estaba un poco loco.

Pero, con el optimismo que me caracteriza, pensé que al día siguiente saldría el sol. Y no fue así. Salió esa misma tarde y ya no dejaría de lucir en todos los días que estuve en Cairns. De hecho la apatía del recibimiento a Australia se transformó en todo lo contrario en cuestión de horas. Esa misma tarde contraté un crucero para bucear en la Gran Barrera de Coral y estuve cuatro días haciendo un buceo espectacular, con días de sol, compañeros majos en el barco, agua de una visibilidad increíble, tiburones, meros enormes, etc… Os podría explicar muchas otras curiosas anécdotas como varías rémoras que venían a engancharse en el pelo de mis piernas mientras buceaba y ello provocó que alguien dijese que los peces me querían. De hecho algún día tendría que hacer un post exclusivo con todas las anécdotas que me han ocurrido en muchos países por mi condición de “hombre de bastante pelo”, como en Uganda, que los niños se entretenían en “enganchar” flores en los pelos de mis piernas, etc… Pero tanta anécdota haría que esto, en lugar de un post pareciese un libro, y nadie ha entrado en este Blog para leer ningún libro.

Así que los restantes días que pasé en Cairns también fueron estupendos visitando la ciudad y su precioso Jardín Botánico y a varios quilómetros más al norte, visité “Cape Tribulation” y el río Diantre, preciosa zona de playas vírgenes y bosque tropical. Así pasé mi primera semana Australiana… como podéis ver, llena de aventuras. Y de aquí me voy hacia Darwin, al norte de Australia.

Todas las fotografías son de Cairns, Cap Tribulation, Lizard Island y Port Douglas en Queensland así como de la Gran Barrera de Coral desde el barco donde estuve buceando y desde el aire. Espero os hayan gustado.

Pero que fácil es hacer bonitas fotografías cuando la belleza rezuma ante tus ojos.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Sobre este blog

Avatar de lorenzo

VIAJANDO POR EL MUNDO

ver perfil »

Tags

Amigos

  • afrika-anna
  • raravis
  • blasftome
  • joaquim
  • NuriaNómada
  • janpuerta
  • loboyhombre
  • Ali
  • paco-nadal
  • gloriainfinita
  • apolvorinos
  • fran-soler
  • Carmelo Cabrera Esteve
  • alesampson

Ídolos

  • jordi1034

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

Feevy

del.icio.us