27 Mar 2012

VIAJAR ES VOLAR COMO LOS PAJAROS

Escrito por: lorenzo el 27 Mar 2012 - URL Permanente

Desde que nacemos estamos diseñados para descubrir el mundo. Primero lo hacemos a gatas, llegando a todos los rincones de nuestra casa. Luego de la mano de nuestros padres viajamos por lugares cercanos.

En mi caso nunca olvidaré el SIMCA 1200 y la furgoneta Mercedes que vino después. Esas eran las “naves” de mis padres que me llevaban a otros mundos desconocidos para mi. Con 18 años pude obtener el carné de conducir y con un vehículo de segunda mano, con el maletero lleno de comida e ilusiones, recorrí Europa: descubrí el Renacimiento en Florencia, la luz y el romanticismo en París,… y desde entonces fue cuando creo que “enfermé” por viajar y ya no cesaría mi curiosidad por el mundo en el que vivía.

Con todo lo que he viajado hasta ahora todavía tengo esa sed de conocimiento, de aventura, de descubrimiento, por mi Planeta azul.

Y es que me pregunto, ¿con qué sueñan los que no viajan? Cuando cierran los ojos, ¿en qué piensan?

Y es que como dijo Bruce Chatwin en su libro “Los trazos de la canción”, la selección natural nos ha diseñado desde la estructura de nuestras células cerebrales hasta la de los dedos de nuestros pies, para realizar una carrera de viajes estacionales a pie, tanto por una erosionante región de arbustos espinosos como por el desierto.

Nuestro mundo es de una inmensa riqueza, tanto en paisajes como en seres que la habitan, animales y vegetales. Sus expresiones culturales son de una riqueza sin parangón y todavía estamos aprendiendo de nuestros inicios el Planeta que nos acoge. ¿Porqué escoger un camino que te lleva a una vida alejado de la naturaleza? ¿Porqué escoger una vida sedentaria alejada de descubrir el mundo con tus pies?

Henry David Thoreau, escribió en Katadín, del libro “Los bosques de Maine”, … piensa en tu vida en plena naturaleza: algo que contemplas a diario, con lo que te hallas en contacto. Rocas, árboles, el viento en tus mejillas. La tierra sólida. El mundo real. El sentido común. Contacto. Contacto.

Desde que tengo memoria, como decía al principio, cuando cierro los ojos, puedo viajar. A veces es una olor o escuchar una canción o una palabra como “Antananarivo”, y empiezo a volar a otros lugares. Y es que si viajas podrás volar. Solo tendrás que cerrar los ojos y podrás trasladarte a todos y cada uno de esos lugares que recorriste algún día, donde intercambiaste una sonrisa con un niño, o unas palabras con un anciano, o te sentaste a descansar bajo la sombra de algún árbol. Podrás apreciar, como dice Paul Shepard, esa opulencia del planeta, esa profusión de paisajes y sorprenderte por las numerosas especies y hábitats que nos rodean. Viaja y podrás volar.

Y acabo este post con otra cita, es de Paul Shepard, que escribió en “Ecology and Man: a viewpoint” … la creación de la armonía, de la que el hombre es un ejemplo, también se llevó a cabo en numerosas especies y hábitats, en una profusión de paisajes tanto exuberantes como pobres. Incluso los desiertos y las tundras incrementan la opulencia del planeta. Curiosamente solo el hombre y tal vez algunos pájaros, pueden apreciar esta opulencia, convirtiéndose en viajeros del mundo.

Buenas noches y buenos viajes.PPD. Todas las fotografías son de National Geographic

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

21 Feb 2012

VIVIR Y VIAJAR

Escrito por: lorenzo el 21 Feb 2012 - URL Permanente

Viajando por África leí una noticia científica que me llamó poderosamente la atención y decía así: “Ya ha nacido el bebé que vivirá más de cien años”. Este titular quería destacar los avances científicos respecto a la prolongación de la esperanza de vida en los seres humanos traspasando esa barrera del siglo de vida.

Aunque mi educación ha sido de “letras” siempre me han interesado las ciencias y me intereso por esta rama del conocimiento. Esta noticia me hizo reflexionar profundamente pues coincidió que me llegó estando viajando por el África, el continente con países con una esperanza de vida entre los 38 y 40 años, o sea, inferior al medio siglo. Qué contrastes existen en nuestro mundo. Esa es la primera impresión que uno tiene, las injusticias existentes y que no se lucha por igualarnos sino por que las diferencias entre nosotros se incrementen.

Pero más sosegadamente me pregunté ¿Qué es la vida? ¿Qué definimos con vivir? ¿vivir es respirar y que te lata el corazón, que circule la electricidad por tu cerebro o es algo más?

Si pensáis como yo que la vida es algo más que eso, me preocupa bastante que la ciencia solo aúna esfuerzos por prolongar la esperanza de vida hasta más de los cien años, pues quizás debería incidir en la calidad de vida física y psíquica de los seres humanos.

Pues eso es vivir, ¿no?, hacerlo con calidad de vida sin que importe cuantos años se viva. Y, a mi modo de ver, no deberíamos confundir “calidad de vida” con la obtención de las ganancias económicas o con la acumulación de bienes materiales, según nos ha inculcado el sistema nocivo que nos confunde en algunos países capitalistas.

Aunque no soy ningún experto en la materia creo que la calidad de vida debería asociarse con las veces que sonreímos durante el día, en nuestra relaciones sociales, en si el trabajo que realizamos es el que nos gusta, en nuestra educación y nuestra salud sean de calidad. Educación que nos haga libre pensantes y críticos para saber razonar y no meros memorizadotes de datos y acompañada de una educación espiritual, tan olvidada en occidente.

Y ya que estamos en un blog de viajes, porqué no decir, que esta educación podría ir acompañado con una obligatorio viaje por el mundo durante un mínimo de un año, pues ello nos abriría la mente, el contacto directo con otras culturas, el afrontarse a otros idiomas y tradiciones, a otras formas de entender la vida nos uniría con los otros seres humanos, nos haría más tolerantes y comprensivos, más solidarios.

Y ello nos demostraría que lo importante no es vivir más años, sino que los años que viviésemos fueran de “calidad”, amando y siendo querido, respetado y aceptando a los demás con todas sus diferencias y percibiendo esas diferencias no como un obstáculo sino como una riqueza de nuestra existencia como humanos de un mismo Planeta, como miembros que empezamos nuestro largo viaje hace miles de años y que viajamos juntos en una Tierra que, de momento, es una isla preciosa perdida en la inmensidad del Universo.

Podría comprender a los científicos que perfeccionando sus investigaciones consigan romper barreras y alcanzar logros como alargar la vida venciendo enfermedades hasta ahora letales como el cáncer, el alzheimer, etc. Lo que si no comprenderé jamás es a los políticos y gobernantes que permiten y toleran con sus leyes que todas esas mejoras no sean destinadas a mejorar la calidad de vida solo a vivir más para “cotizar” más años y que solo lleguen a unos pocos y cada vez existan diferencias más grandes entre las personas.

Muchas cosas deben cambiar para que cuando lea que se ha conseguido alargar la esperanza de vida sobre la barrera de los cien años se me dibuje una sonrisa en el rostro y en mi corazón. Hasta entonces buenas noches y buenos viajes.

PD: La fotografía que he escogido para este post la hice en Africa frente a unos huesos que encontré en el desierto, donde solo sobrevive el más fuerte o el mejor adaptado. Tiré uno de los huesos al cielo y lo fotografíé... a modo de homenaje a una de mis películas favoritas. ¿alguien sabe cual es?

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

04 Feb 2012

EL CUENTO DEL ARBOL

Escrito por: lorenzo el 04 Feb 2012 - URL Permanente

EL ARBOL GIGANTE

Un carpintero y sus auxiliares viajaban por la provincia de Ki en busca de material para construcciones.
Vieron un árbol gigante que cinco hombres tomados de las manos no conseguían rodearlo,
y su copa era tan alta que casi tocaba las nubes.

- No perderemos nuestro tiempo con este árbol -dijo el maestro carpintero.

Tardaríamos demasiado tiempo en cortarlo. Si demasiado tiempo en cortarlo. Si quisiéramos hacer
un barco se hunciría por causa de lo pesado de su tronco.
Si quisiéramos usarlo para la estructura de un techo, las paredes tendrían que ser exageradamente
resistentes.

El grupo siguió adelante. Uno de los aprendices comentó:

- Es un árbol tan grande y no sirve para nada!

- Estás equivocado - dijo el maestro carpintero.. Él ha seguido su destino a su manera.

Si fuese igual a los demás, nosotros ya lo habríamos cortado.

Porque tuvo el coraje de ser diferente, permanecerá vivo y fuerte mucho tiempo.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

02 Ene 2012

"Memento Mori"

Escrito por: lorenzo el 02 Ene 2012 - URL Permanente

He querido titular así este post de reflexión pues durante mis viajes no solo me maravillo de la majestuosidad de las obras de la Naturaleza, como las infinitas sabanas o verdes estepas, de más caudalosos o largos ríos de la Tierra, de las cascadas más altas, de los desiertos más grandes o de la belleza y fuerza del mar. También uno se sienta a hablar con la gente de cada lugar y conversa sobre sus sueños e ilusiones. Además, ahora que hemos cambiado de año y hemos pasado al 2012, estoy seguro que todo el mundo ha pedido sus deseos y que sus sueños se cumplan.

Todo el mundo tiene sueños e ilusiones pero me da la impresión que la mayoría de personas piensan que ya tendrán tiempo de realizarlos en el futuro o que ya se realizarán por si solos, sin hacer nada. O los aplazan para un momento posterior, “todavía tengo tiempo” me dicen algunos, u otros: “aún soy joven”. Pensamos en la vida tenemos una renta de ochenta o noventa años y aplazamos lo más importante, que es realizar nuestros sueños, cumplir nuestras ilusiones. Nos han hecho pensar que lo más importante es nuestra carrera profesional, nuestra cuenta bancaria o tener una casa o un vehículo de marca y todo lo demás queda para después. Lo que pasa que esas “cadenas” que nos hemos impuesto luego son muy difíciles de romper y los sueños e ilusiones se postergan al futuro o nunca llegan a realizarse.

Pues os digo: “memento mori”, que es lo que decían los esclavos o sirvientes a los Genereles que entraban en Roma victoriosos, en los tiempos de los Césares. “Memento mori”, les decían que es una expresión latina que significa: “recuerda que morirás” o “recuerda que has de morir, que eres mortal”.

No existe el futuro sino solo el presente. No vivas como si creyeses que no vas a morir. Cualquier día, en el momento más inesperado llega nuestro turno y seria una pena haber dejado de realizar tus sueños por cosas materiales que dejarás aquí cuando te marches. Tus sueños e ilusiones no se pueden comprar con dinero. Que no te pase como aquél que era tan pobre que solo tenía dinero.

Mi regalo de año nuevo son estas dos citas:

"Tempus fugit, sicut nubes, quasi naves, velut umbra" (El tiempo vuela, como las nubes, como las naves, como las sombras). Virgilio

"Aprende como si fueras a vivir eternamente , pero vive como si fueras a morir mañana" Rick Ridgeway (en su libro, La sombra del Kilimanjaro).

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

14 Dic 2011

VIAJES EN EL TIEMPO

Escrito por: lorenzo el 14 Dic 2011 - URL Permanente

Aunque esté viajando alrededor del mundo (ahora por más de un año y siete meses), me llegan noticias de mi país, algunas las cojo al vuelo y me sirven para reflexionar, otras las dejo que pasen y se alejen tal como vinieron.

Una de ellas que hizo pensar la aprovecho para este post, pues tenía relación con los viajes, tema de este Blog.

Decía la noticia que se había descubierto una minúscula partícula de la materia, el neutrino, que había sido capaz de VIAJAR más rápido que la luz, velocidad que Einstein determinó como la más rápida posible. Ello, leí, abre la puerta a los viajes al futuro y al pasado y esta noticia hizo soñar a muchas personas con esa posibilidad.

Sin pretender hacer un análisis científico de la noticia que no podría por mi falta de conocimientos en la materia, si que me hizo reflexionar dada mi actual cualidad de viajero.

Y me dije que no hacía falta construir esa futura máquina para poder viajar al pasado o al futuro. De hecho ya existe y se llama avión, ferry o tren.

Decidme a qué año o edad os gustaría viajar y os podría decir un país para ese viaje al pasado. Para viajar medio siglo atrás no haría falta ni salir de vuestro país. Seguro que hay regiones donde todavía se vive como cincuenta años atrás. Para más de cien años atrás sería también fácil, pero si vais a países del continente africano podríais retroceder hasta cien o doscientos mil años.

Quizás penséis que estoy exagerando, pero nada más lejos de la realidad. He conocido comunidades como los Hadzave, cerca del Ngorongoro en Tanzania que todavía son cazadores recolectores. Se fabrican flechas y comen pajarillos, primates o roedores que consiguen cazar y también comen raíces, plantas que conocen o miel de los enjambres que encuentran. Ello sin hablar de los Bosquimanos, que ya cité en mi post de Sudáfrica, los llamados “herederos de Adán” por ser genéticamente el humano más antiguo sobre la Tierra. Y viven como entonces. O los Himba en Namibia, y tantas otras comunidades más.

Si alguien se dedicase, podría trazarse una lista de países o comunidades ordenadas por vivir en la edad de piedra, o la de bronce o la de hierro, y así sucesivamente hasta la actualidad.

Y seguro que estáis pensando en como viajar al futuro, ¿no?, pues por los países que conozco, me sentí en el futuro cuando viajé a Japón. (Ver mi primer post sobre ese país) Me quedé impresionado cuando entré por Fukuoka, tanta limpieza, orden, silencio y educación, tanta perfección y puntualidad. Incluso los árboles de los parques estaban podados, no había ningún papel en el suelo, ni el césped más alto de lo debido. El tren era superveloz y llegaba al minuto que se anunciaba, climatizado y confortable como un avión. En un restaurante, la carta era electrónica y solo tenías que teclear lo que querías y un camarero te iba trayendo las cosas. Y así cientos de anécdotas. Allí me sentí en el futuro.

No esperéis a que inventen la máquina de viajar en el tiempo… ya existe y está a vuestro alcance. Como dice el dicho: “no dejéis para mañana lo que podáis hacer hoy”. Solo tenéis que meter en una pequeña bolsa cuatro trapos y el pasaporte y salir por la puerta hacia… donde queráis. Buenos viajes y ser felices.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

07 Oct 2011

AFRICA... i DE NUEVO EN AFRICA !

Escrito por: lorenzo el 07 Oct 2011 - URL Permanente

Por fin en África. Me fui triste de Brasil, pero ahora me digo: por fin en África. Hace mucho que quería volver a escribir sobre este fascinante continente. Cuando empecé mi Blog viajero, por allá el 2007, ya había viajado por África: Kenya, Tanzania, Uganda, Zimbabwe, Zambia, Namibia, Botswana, Argelia, Egipto… y poco o nada había escrito sobre ellos, pues en mi blog no he escrito sobre mis viajes anteriores a la fecha en que lo creé, solo los posteriores.

Pero ahora estoy en Sudáfrica y puedo volver a escribir sobre la emoción que siento en este continente. ¿Y porqué esta emoción? Me pregunto. No lo se. Pero quizás sea porque mi ADN, en algún lugar recóndito lleva escrito que aquí empezó todo. Que en África empezó el gran viaje del ser humano por lo largo y ancho de nuestro planeta.

Quizás sea porque aquí siento un escalofrío en la espina dorsal al imaginar aquél primer homínido poniéndose de pie y andar. Ese gesto lo cambiaría todo. Cambió nuestra pelvis, nuestra columna vertebral y, lo más importante, cambió nuestro cerebro y nuestra forma de pensar.

Aquí en África me imagino aquél homínido iniciando “nuestro” primer viaje, que según los científicos, en su primera oleada llegarían a Australia, pues dicen que los aborígenes australianos son fruto de esa primera oleada viajera desde África. Después vendrían otras oleadas viajeras que los llevarían hasta nosotros.

Pero aunque hayan pasado más de doscientos mil años desde entonces todavía nos mueven los mismos anhelos. Miramos el firmamento y nos maravillamos de igual forma al ver las estrellas y la vía lactea. Quizás hemos descifrado algunos secretos del Universo, pero estoy seguro de que nuestro asombro y perplejidad son los mismos.

Que aunque haya transcurrido tantísimo tiempo desde entonces, tanto tiempo que muchas especies animales se han extinguido, aquí en África todavía permaneces aquellas que nos hacían soñar alrededor de un fuego en la noche de la sabana. Que escuchando sus cautivadores sonidos en el precario refugio de una cueva, soñábamos y respetábamos a esos animales que temíamos pero que también nos alimentaban. Con ellos apareció el arte, con sus representaciones en paredes, techos y rocas pintadas con sangre o con tierras de colores.

Cuando me encuentro en África y ante un elefante, una jirafa o un león, no puedo dejar de pensar en aquél primer antecesor nuestro que vivió junto a ellos, en libertad.

En Sudáfrica existen muchas culturas. Están los Xhosa, los Zulú, los Shoto, los Tsonga, los Swazi, los Ndebela, los Venda, los Tswana y los San. Y son éstos últimos, los humanos más antiguos del mundo. Los que los científicos americanos llaman “the genetic Adam” y que nosotros llamamos los bosquimanos. Todavía quedan algunos y tuve la suerte de conocerlos en alguno de mis viajes anteriores por Botswana y Namibia. Ojalá pueda coincidir de nuevo con ellos, pues me fascina oírlos hablar, con esa especie de “clicks”.

Es probable que pueda conocer en Sudáfrica a los Xhosa, tribu a la cual pertenece Nelson Mandela, a los Sotho, en Lesotho, a los Swazi en Swazilandia o a alguna cultura más. Y también pueda ver a esos animales únicos en su entorno natural. No obstante, como decía al principio, estoy feliz por estar de nuevo en Africa, donde empezaron todas las aventuras del ser humano, todos sus sueños y este largo viaje hacia algún lugar que todavía desconocemos y tratamos de vislumbrar cuando nos preguntamos quienes somos y hacia donde vamos. Buenas noches y ser felices.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

28 Jul 2011

EL VIAJE DEL APRENDIZAJE

Escrito por: lorenzo el 28 Jul 2011 - URL Permanente

Un largo viaje te enseña muchas cosas, como a saber quien y como eres. Si eres débil, un largo viaje te devolverá pronto al regazo de la almohada de tu casa, pues existen lugares fríos, largas esperas, largos trayectos solitarios y lugares donde también sientes que no eres nada y que no importas a nadie, que si te cayeras desmayado en medio de la calle nadie se pararía ni a mirarte. Y por eso debes ser fuerte y sobrevivir. Imponer tu voluntad día a día para seguir tu camino, subir a trenes y autobuses, bajar en las paradas adecuadas, buscar donde dormir y comer lo que coman en esos lugares lejanos. En definitiva, conocerte mejor te hace mas fuerte y menos vulnerable. Como decia Manuel Leguineche: "conocerse a uno mismo empieza por una vuelta al mundo".

Aprendes otros idiomas para comunicarte y como la gente local agradece que un extranjero les diga algo en su lengua. Tambien aprendes sus matices y colores: como en alguna tribu indígena del Amazonas donde para perdonar utilizan la misma palabra que olvidar, o que a amigo le dicen, mi otro corazón, o alma, el sol que está adentro.

En un largo viaje también aprendes que existen muchos lugares donde obtienes grandes dosis de calor humano y que te dan lo que tienen sin pedir nada a cambio tan solo por llegar de un país lejano. Tan solo por esto ya valdría la pena dejarlo todo y viajar. En Europa, cada vez más moderna, más ordenada y limpia y más regulada, es difícil encontrar este calor humano que encuentras en otros países.

Un largo viaje también te enseña que la naturaleza, los seres vivos, el mar y la Tierra (la Mama Grande, como llaman en el Amazonas y otros muchos lugares) son algo extraordinario, que nos supera y que no tenemos derecho a destruir. Que estaban antes de que nosotros llegásemos y que estarán cuando nos vayamos. Que son lo extraordinario de nuestro Planeta Tierra, el único que conocemos con vida en la inmensidad del Océano Cósmico (como llamaba Carl Sagan al Universo) y por esto también vale la pena dejarlo todo y dedicar parte de nuestra vida en sorprendernos con estas maravillas de la Naturaleza.

Aprendes que hay otras culturas que hay que conocer y por tanto respetar. Hoy que con la globalización se intenta unificar todo y con la ley del más fuerte, las culturas minoritarias se pierden y extinguen y no deberían desaparecer pues son la gran riqueza y diversidad de nuestro mundo.

Que junto con la maldad, el ser humano también derrocha bondad y altruismo. Como en el cuento donde un chamán le explica a una persona que dentro tiene dos animales, uno bueno y otro malo y que triunfará aquel que alimente más. Todavía mucha gente en el mundo alimenta más su bondad y te la ofrece cuando la necesitas.

También aprendes a que no existe el río más largo o el más caudaloso, o la montaña más alta o el desierto más grande. Que tan solo perdurará en tu interior aquel lugar que te fascinó por una serie de circunstancias que se confabulan tan solo para ti. Por eso, cuando viajes, no busques estos lugares. Los más especiales llegarán a ti en el momento más inesperado.

Y por tanto, no existen los lugares más bonitos del mundo, pero que valió la pena dejarlo todo y recorrer cientos de caminos, atravesar ríos y océanos, que estos trayectos, como hilos te harán tejer la tela de tu vida. Esa tela que cuando tengas frío te podrás abrigar con ella.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

17 Mar 2011

MIENTRAS VIVES

Escrito por: lorenzo el 17 Mar 2011 - URL Permanente

Mientras duermes hay leones que salen a cazar por la sabana africana,

hay tiburones que patrullan los arrecifes de coral

y luciérnagas que iluminan de verde tu camino en la noche.

Mientras desayunas hay delfines que saltan en alguno de nuestros mares,

hay guepardos corriendo velozmente tras una gacela de Thompson

y lemures jugueteando en los bosques de Madagascar.

Mientras trabajas hay familias de elefantes que caminan juntas en busca de agua,

hay pelícanos que se lanzan como flechas en alguna playa para pescar

y peces payaso entre los tentáculos de alguna anémona.

Mientras comes hay leopardos que descansan en alguna rama de un árbol,

hay rayas manta dejándose limpiar por pequeños pececillos lábridos

y albatros enseñando a volar a sus polluelos.

Mientras vas al gimnasio hay pingüinos que toman el sol sobre alguna roca,

hay hipopótamos sumergidos en el Delta del río Okavango

y un caballito de mar enroscado en su rama de coral.

Mientras cenas hay jirafas comiendo en una espinosa acacia,

hay tortugas que desovan en una de nuestras playas

y el sol desciende y, por unos instantes, tiñe de rojo el horizonte.

Mientras miras la televisión hay ríos que saltan por bellas cataratas,

hay rápidos colibríes que vuelan de flor en flor

y baobabs que crecen un poquito.

Mientras lees esto algo maravilloso está ocurriendo en algún lugar de la Tierra.

¿Te lo vas a perder?

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

20 Feb 2011

EL HOMBRE QUE YA NO MIRA LAS ESTRELLAS

Escrito por: lorenzo el 20 Feb 2011 - URL Permanente

Muchos amigos y amigas, familia y demás me piden que actualice el blog y explique más cosas sobre mis etapas en este viaje que ya lleva nueve meses. Tendría que escribir sobre muchas islas caribeñas que he visitado en estos últimos meses, como San Vicente, Las Granadinas (Bequia, Canouan, Mustique, Mayreau, Tobago Cays), Granada, Petit Martinique, etc., pero no me encuentro inspirado. No tengo ganas de explicar lo bonito que es esta parte del Mundo, de las pequeñas antillas del Caribe, lo blanca de su arena y sus preciosas palmeras y cocoteros. La languiedez de los días bajo el sol que calienta tu piel. El azul turquesa de sus aguas, su rica flora y fauna submarina. Los pelícanos que se lanzan en picado al agua para conseguir su alimento. Esas historias ya os las explicaré otro día. Ahora me han inspirado las estrellas. Como las que inspiraron a Neruda para escribir uno de los poemas más bonitos que se hayan escrito...."la noche está estrellada y tiritan, azules, los astros, a lo lejos "...

Por las noches, cuando todo el mundo duerme y me quedo en cubierta del barco me inspira otro tipo de reflexiones.

Cuando uno viaja por largo tiempo y mira a sus congéneres que viven absorbidos por sus quehaceres cotidianos siente como si fuera un observador que ha cogido distancia y puede ver las cosas con otra perspectiva.

Os pondré un ejemplo de lo que quiero expresar. El otro día acudí a un bar con wifi (Internet) gratis para repasar el correo electrónico. Había unas pantallas enormes donde hacían un partido de fútbol. Cuando me di cuenta jugaba el FC Barcelona en la Copa de Europa. Claro, pensé, en Europa ahora son las nueve de la noche. Vi a jóvenes embobados bebiendo cerveza y gritando como energúmenos. Parece mentira pero hace 8 meses yo estaría igual que ellos. Ante el televisor tragándome el partido con una cerveza en las manos. Y ahora me sentía un extraño. Sin interés en el partido y viendo como antes perdía el tiempo. Comprobé el correo y me fui corriendo al barco, mi actual refugio del mundanal ruido.

Viajando, y sobretodo en velero, uno vive al ritmo de las estrellas. Se levanta cuando el sol se levanta y llega al fondeadero cuando éste se acuesta. A veces navegas con las estrellas, con la constelación de Orión al este y la Osa Mayor en el norte. Antes de irte a dormir las estrellas te hacen compañía y te cuentan historias. Te explican que tu, el que te escribe y tu el que lee esto, somos polvo de estrella. Que nuestra anatomía está compuesta de todo lo que está hecha una estrella. Que antes los hombres vivían a la luz de las estrellas. Las estrellas los orientaban, las estrellas les contaban cuentos.

Y ahora, en nuestra sociedad solo veo una estrella en los hogares. Es una estrella metida en una caja cuadrada, algunos la llaman televisor y otros ordenador, pero mantiene a todo el mundo embobado en sus casas apartados del mundo real. Las luces de la ciudad ya no dejan vernos las estrellas. Desconocemos sus nombres y sus historias. Ya no nos orientamos con ellas y ya nadie se sienta a ver un atardecer, cuando el cielo se enrojece en el horizonte y las nubes cambian de color y se vuelven naranjas y lilas.

Algo estamos haciendo mal, me digo. Pues vivimos de espaldas a lo que nos dio la vida. Y vida tan solo hay una y pasa bastante rápida.

Si tenéis unos minutos (y si estáis en Internet seguro que lo tenéis) apagar el ordenador y mirar por la ventana al firmamento. Si las luces de vuestra ciudad os dejan podréis ver algunas estrellas.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

15 Dic 2010

VIAJES Y EL SÍNDROME DE STENDHAL

Escrito por: lorenzo el 15 Dic 2010 - URL Permanente

Explica la historia que Stendhal, escritor francés, cuando visitó la ciudad de Florencia y sus iglesias y museos tuvo una sobredosis de belleza y escribió que por momentos, incluso llegó a nublársele la vista y marearse.

Estudiosos de este caso se dieron cuenta que no era la única persona que le pasaba que al estar rodeados de belleza tenían los mismos síntomas. Y científicamente se le llamó a este el “síndrome de Stendhal”.

Durante este viaje de vuelta al mundo que estoy haciendo y en que ya llevo más de medio año “on the road” (en ruta), he pensado a menudo en este hecho curioso de la psique humana. Pues cuando viajas libremente muchas veces encuentras lugares de una belleza sublime. Paisajes, obras arquitectónicas, museos, animales, personas. En muchas ocasiones he notado como me quedaba paralizado observando y el corazón me empezaba a latir más rápido. Tendría muchos ejemplos, pero recuerdo haberlo sentido ante el Thal Mahal en la India, o en la Gran Muralla China, en la sabana africana, y en este viaje, en Moscú, en el Lago Baikal, en Mongolia, en algún rincón de Japón, en el centro Australiano y buceando en la Gran Barrera de Coral y ante algún paisaje de Hawai.

Lo que a la belleza se refiere es un concepto muy subjetivo. Según la Real Academia de la Lengua, “belleza” es la propiedad de las cosas que hace amarlas, infundiendo en nosotros un deleite especial. Pues bien, durante este viaje he visto muchísimas cosas bellas, paisajes, personas, animales. Cada día que transcurre me hace amar mas si cabe este milagro de planeta nuestro, que si somos un poco conscientes, somos un diminuto grano de arena perdidos en la inmensidad, un pequeño planeta calentado por una pequeña estrella a la que llamamos Sol, en los límites de una mediana galaxia junto a otros millones de ellas y que hemos tenido la suerte que el transcurso lento de millones de años y cientos de casualidades nos hayan posibilitado existir, respirar, amar y reproducirnos (no se con que propósito) y que nos posibilita admirar toda esa belleza a la que me refería al principio. La belleza de nosotros mismos por poder pensar y crear cosas bellas, la belleza del paisaje moldeado por los cuatro elementos (aire, fuego, agua y tierra), la belleza de los otros seres vivos, como la flora y la fauna, …. No me digáis, que ante tanta belleza uno no siente un estremecimiento en la espina dorsal. Quizás me esté pasando lo mismo que a Stendhal cuando viajó por primera vez a Florencia.

PD. La fotografía de portada, que es de una gran belleza, no es mía. Es de National Geographic y son terrazas de arroz en China. Allí estuve yo pero no pude captar tanta belleza como estos fotógrafos profesionales.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Sobre este blog

Avatar de lorenzo

VIAJANDO POR EL MUNDO

ver perfil »

Tags

Amigos

  • afrika-anna
  • raravis
  • blasftome
  • joaquim
  • NuriaNómada
  • janpuerta
  • loboyhombre
  • Ali
  • paco-nadal
  • gloriainfinita
  • apolvorinos
  • fran-soler
  • Carmelo Cabrera Esteve
  • alesampson

Ídolos

  • jordi1034

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

Feevy

del.icio.us