29Abr, 2009

100 días de Obama

Escrito por: diego-campo el 29 Abr 2009 - URL Permanente

Allá por finales de octubre, un atrevido periodista se preguntaba si para McCain no era mejor perder las elecciones, que ganarlas. Y, pese a que esa lectura podría haberse aplicado también al caso de Obama visto el panorama que afrontaba, lo cierto es que en el imaginario colectivo estaban tan recientes y eran tan cuestionables las políticas asociadas a George W.Bush, que la empresa abordada por el presidente 44 de los Estados Unidos, aún siendo histórica por su dificultad, la emprendía con el beneficio de la duda de la amplia mayoría de su país.

Sería debido a que eran tantas las esperanzas y semejante el número de miradas dirigidas al Despacho Oval tras el 20 de enero, que Obama quiso cometer sus primeros errores sin dejar margen de reacción. El nombramiento de varios colaboradores poco amigos de la transparencia fiscal, ni mucho menos empañaron la imagen del recién elegido presidente, pero evidenciaron cierta ligereza en la toma de decisiones. Una ligereza que, todo sea dicho, se ha cuidado mucho de evitar la Administración Obama desde entonces. Lo cierto es que, una vez subida la opinión pública mundial en la ola de optimismo generado tras la proclamación del nuevo presidente, el episodio de los colaboradores no pasó de “un suspenso en gimnasia”. Nada que compitiera, en definitiva, con el “10 en matemáticas” que suponía la firma de los documentos para el cierre de la prisión de Guantánamo, trabajo de corrección de Obama sobre un libro que bien podría llevar el título de “G.W.B- Un paréntesis en la Historia estadounidense”. Porque la realidad histórica del país está más cerca de reconocer el trabajo de Obama por devolver a EE.UU sus valores tradicionales (sin que signifique conservadurismo) que de denunciar manía persecutoria contra su predecesor.

Si Guantánamo fue la corrección inicial con la que Obama firmaba el prólogo de su propio legado, iconográfico y moralmente abrumador, el levantamiento de la prohibición por la cual no se permitía la investigación con células madre supuso la puntilla sobre el pasado reciente. No es casual la intención del primer presidente negro de EE.UU de jugar ambas bazas en el terreno de, un lado la seguridad nacional y, de otro, la moral del país más poderoso del planeta. Su discurso en la toma de posesión lo dejaba bien claro. “Rechazamos como falsa la elección entre nuestra seguridad y nuestros ideales”. No obstante, en la versión corregida y aumentada que supone la presidencia de Obama, únicamente comprensible atendiendo a su predecesor, debemos citar la aprobación del plan de estímulo económico en el Congreso como el primer logro verdadero de su Administración. Los 787.000 millones de dólares aprobados forman ya parte del patrimonio político de Obama y las consecuencias que su inversión tengan, responsabilidad directa del presidente estadounidense.

En ese particular desafío que Obama ha mantenido con ocho años de gobierno de Bush, el anuncio de un calendario para la salida de Irak encabezaría, por su importancia, otro capítulo. La reedistribución de las fuerzas militares estadounidenses en Oriente Próximo, con protagonismo para Afganistán, ha supuesto el principal empeño de Obama en sus primeros días y, es posible, que también su primera frustración. Pese a la celebración internacional de su llegada, en la práctica, el presidente norteamericano se ha encontrado con fuertes reticencias por parte de los aliados de la OTAN para involucrarse en la misión afgana. Este hecho, que pone a prueba la “mano izquierda” del alabado dirigente, nos sirve además para mencionar la paradójica posición que distintos países “amigos” han adoptado en estos tres meses, caracterizada por la negación del “yo” y de la iniciativa propia, no sólo en materia militar. Resulta llamativo que se le criticara a Bush su política unilateralista y que, con Obama, se deshechen fórmulas que abunden en el protagonismo colectivo. Al tiempo, y en cuanto a las consecuencias domésticas para Obama, la política de “mano tendida” hacia Cuba, Corea del Norte e Irán, corren el riesgo de resultar inservibles por las características del receptor, lo que obligaría le a tomar una postura rotunda más allá de las buenas intenciones y la actitud dialogante que hasta ahora ha mostrado.

Y es que por encima de dimisiones precipitadas, decisiones de gran calado internacional como “Guantánamo”, apuestas por la investigación con células madre o ambiciosos planes de rescate económico, el reto para Obama consistirá en saber compatibilizar las oportunas correcciones sobre una época gris (por lo menos), con las señas de identidad de su Administración. Al fin y al cabo, si de lo que se trataba era de “desfacer el entuerto”, bien podrían haber advertido a los estadounidenses desde el comienzo. No parece, sin embargo, que Obama vaya a conformarse con eso.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

28Abr, 2009

Obama habla español

Escrito por: diego-campo el 28 Abr 2009 - URL Permanente

Al margen de consideraciones políticas, una de las grandes diferencias entre Obama y su predecesor en el cargo se refiere a la capacidad del demócrata para ser presidente desde el primer día, tal y como afirma el analista político Nicolás Checa en el reciente reportaje de Cuatro titulado “Obama 100 días”. Las circunstancias que rodearon la elección de George W. Bush en el año 2000 no invitaban al aplauso popular y no fue hasta un año y medio más tarde con los atentados del 11 de septiembre, cuando se llenó de legitimidad para ejercer el cargo ya no tanto de presidente como sí de Comandante en Jefe.

Por tanto, hecha de la necesidad económica y social, virtud para Obama en la rapidez en la toma de decisiones, sin duda abril marca para el presidente estadounidense una fecha clave en sus casi 100 días de mandato. La gira internacional basada en el lema electoral del “juntos podemos” marcaba de forma explícita la apertura de una nueva época, acogida por entusiasmo por los aliados tradicionales de Estados Unidos que, de manera paradójica, se muestran reacios a asumir un papel protagonista en el enfrentamiento de los retos que sus sociedades tienen.

El deseo de Obama por ejemplificar la nueva era le llevó a mediados de mes a tomar una decisión trascendente para los intereses estadounidenses que ya se venía reclamando desde el Congreso del país; el levantamiento de algunas restricciones que pesaban sobre Cuba. En concreto, sobre el límite de remesas económicas y telecomunicaciones. Obama ponía la primera piedra para jugar un papel fundamental en lo que parece la transición política de la isla y, al tiempo, iniciaba el proceso que debería concluir en un futuro con el levantamiento total del embargo, una herramienta que se ha demostrado perfectamente inútil para EE.UU en las últimas décadas. El efusivo saludo a rey Abdulá de Arabia Saudi durante el G-20, o al propio Chávez durante la Cumbre de las Américas, denotan el interés de Obama por diferenciar claramente su perfil político respecto al existente en años anteriores, sabedor como es de la importancia de los detalles. Tampoco debe pasar inadvertido el hecho de que tanto Arabia como Venezuela sean grandes productores de petróleo.

En otro orden de cosas, quizá el hecho de mayor relevancia en la política doméstica de EE.UU se refiere a la decisión del presidente norteamericano de hacer públicos documentos oficiales que daban cobijo a la utilización de la tortura como fórmula de interrogatorio por parte de la CIA durante la era Bush. Ese hecho, unido a las ambiguas declaraciones del presidente en un ejercicio calculado, muestran el empeño de Obama por acometer la reforma que algunos denominan “refundación” del país.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

27Abr, 2009

Obama, fotos y sonrisas

Escrito por: diego-campo el 27 Abr 2009 - URL Permanente

A dos días de cumplirse 100 de la Administración Obama, repasamos el último mes del presidente estadounidense al frente de la Casa Blanca. Hoy, Obama 80 días.

Reunión G-20 en Londres- 2 de abril

Para Obama, abril se podría equiparar a mayo para el Barça; un mes plagado de retos que, de salir bien, ayudarán a escribir sus nombres en los libros de historia. En el caso de los blaugranas, la satisfacción o la decepción serán inmediatas. Para el presidente estadounidense, sin embargo, las consecuencias de sus declaraciones y acuerdos con el resto de mandatarios internacionales, se identificarán en el siempre desesperante largo plazo.

Obama comenzó el mes de abril con la agenda repleta de viajes y encuentros bi- y multilaterales. La gira comenzó en Londres y a modo de cortesía hacia su anfitrión, Gordon Brown, y el resto de países del G-20, el presidente de Estados Unidos tiró de las orejas a sus aliados, exigiendo implicación y acción para paliar la crisis económica pues EE.UU “no puede ser el único motor de crecimiento”. Entre medias, el presidente francés nos dejó un (otro) episodio de líder despechado y amenazó con abandonar la cumbre y, por tanto, no firmar el acuerdo final, de no llegar a conclusiones concretas, en un claro ejemplo de lo que le molesta al presidente francés no ser el centro de atención permanente. En cuanto a Obama, la cumbre de Londres se cerró con dos hechos importantes: de un lado las fotografías junto al presidente ruso, Medvédev y otra al lado del chino, Hu Jintao. Y, por otra parte, la adopción de medidas económicas que se resume en una cifra: cinco billones de dólares en diversos planes anticrisis y hasta 2010 como receta para solucionar la deriva capitalista.

Cumbre de la OTAN en Estrasburgo- 3 de abril

No descartamos que la fórmula de “llegada y bofetón (diplomático) en la cara” que practica Obama no sea una estrategia cuidadosamente estudiada. Pero el caso es que en el marco de la cumbre de la OTAN, el presidente norteamericano recordó en su primera intervención a los socios de la Alianza Atlántica, la necesidad de una mayor implicación en Afganistán, también conocido como “guerra buena” y “el Irak de Obama”. El incremento en 5.000 soldados a los más de 60.000 ya desplegados en el país asiático y el nombramiento de Anders Fogh Rasmussen como nuevo secretario general de la organización, se entienden como ese reclamo inicial de Obama que cerró la cumbre vistiendo guante de seda y afirmando que Estados Unidos no puede afrontar los desafíos globales por sí solo.

Cumbre UE- EE.UU en Praga- 5 de abril

Uno de los grandes pilares en los que Obama fundamenta el éxito de su discurso está en la notable elección de los momentos y la administración de los tiempos para colocar sus mensajes. Así, fue en Praga, polo caliente de una Guerra Fría, y en el momento en el que Corea del Norte cumplía la amenaza a sus vecinos con el para lanzamiento de un misil de largo alcance, anunciar su intención de liderar un mundo sin armas nucleares. El “show” que rodea a Obama y la grandilocuencia de sus declaraciones producen, al mismo tiempo, la sensación de brindis al sol sólo disimulada por un irrebatible apoyo popular. Por ello y aunque no hay duda de que fin enunciado es loable así como la decisión de Obama de dialogar con Irán sobre desarrollo nuclear, en la proclama del presidente estadounidense cobra más fuerza el reconocimiento del propio Obama de que “quizá no lo logre” durante su vida.

Para hacernos una idea de la utilidad de esa buena gestión de los tiempos y los espacios en el mundo de la política y la diplomacia, sirva el ejemplo de la crisis de Gobierno realizada por el presidente español Rodríguez Zapatero una vez las filtraciones eran tales que negarlo o aplazarlo se convertía en misión imposible. Lo que debía ser un espaldarazo para el presidente español por el afectuoso saludo entre Obama y Zapatero acabó emborronado por una cuestión local gestionada de forma cuestionable.

En todo caso, la reunión celebrada en Praga sirvió, entre otras cosas, para que Europa y EE.UU celebraran los acuerdos logrados en días anteriores y para inconcretas declaraciones con el medio ambiente y el cambio climático como protagonistas.

Turquía- EE.UU- 6 de abril

Sobre la visita de Obama a Turquía sólo podemos afirmar eso, que estuvo en el país euro-asiático. Resulta complicado concretar en qué medida se involucró en el II Foro de la Alianza de las Civilizaciones, si es que lo hizo, y que significó su visita al lugar donde se celebraba el evento para saludar a los dirigentes que allí se encontraban. Lo que no es un enigma es la constatación del cambio de discurso de EE.UU en materia internacional y de lucha contra el terrorismo, escenificada en la intervención en el Parlamento turco por parte del presidente norteamericano en la que habló de los lazos entre su país y el mundo musulmán.

Obama finalizó su periplo lejos de EE.UU realizando una visita sorpresa a Irak donde se reunió con parte de las tropas norteamericanas allí destinadas y con el primer ministro irakí, Al Maliki, al que le recordó según cuenta la versión oficial, la intención de su país de retirarse en las fechas previstas, esto es, en 2011.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

01Abr, 2009

Obama "El Conciliador"

Escrito por: diego-campo el 01 Abr 2009 - URL Permanente



Los líderes mundiales comienzan hoy su gira en la que esperamos que haya el concierto internacional necesario como para llegar a alguna conclusión concreta. Puede que sea mucho pedir a la vista de los resultados que tuvo la primera cita del G-20 cuando George W.Bush se despedía de la Casa Blanca. De hecho, llamarlos “resultados” es ya suficiente eufemismo para referirse a lo que de allí salió. Pero claro, ahora está Obama, así que la cosa cambia.

El presidente de Estados Unidos ha pasado la última semana enviando señales a Europa para que dejen de verle como la gran esperanza del mundo libre y se involucren en aquello que tanto proclaman acerca de las reformas económicas. En cierta medida, Obama recuerda a Luis Aragonés, cuando tras ganar la pasada Eurocopa, era reacio a que sus jugadores le “mantearan” y le señalaran como líder del equipo español. Pero bueno, ya digo que sólo es en cierta medida.

Sea como fuere, y a la espera de que pase esta semana de refundación capitalista, Estados Unidos y la administración Obama ha seguido con sus quehaceres enmarcados en los dos frentes habituales y que venimos contando desde su toma de posesión: economía y política exterior. Sobre la primera, cabe destacar el ultimátum de 60 días que Obama ha dado a General Motors para que se reestructure y la “invitación” a Chrysler para que mantenga su alianza con la italiana Fiat. Pretende Obama encauzar uno de los sectores con más peso de la economía estadounidense y hacer posible su viabilidad a largo plazo sin la continua ayuda estatal.

Y, en la segunda, sobresale la pretensión de Obama de “aumentar espectacularmente” el “esfuerzo civil” de Estados Unidos en Afganistán. Si hace días hablábamos de los 17.000 nuevos soldados que Obama planeaba enviar al país asiático, tenemos ahora que unir otros 4.000, más la fuerza de número indeterminado que formaran ingenieros, abogados, educadores, etc, lo que casi acaba por dibujar la estrategia definitiva que el presidente norteamericano planea para lo que muchos han denominado “la guerra de Obama”. Para completar el lienzo sólo resta sumar los 1.500 millones de dólares en ayuda humanitaria a Pakistán que el inquilino de la Casa Blanca solicitará que apruebe el Congreso. No obstante, este hecho no descarta aquellas otras palabras que Obama pronunció durante la campaña electoral por las que evitaba negar la posibilidad de una intervención en la frontera pakistaní y, de hecho, el presidente de Estados Unidos ha vinculado el envío de ayudas al compromiso de Pakistán de luchar contra Al Qaeda. Pero, hoy por hoy, la amenaza electoral suena más lejana pues resulta difícil de imaginar que Obama abra otro frente de batalla en un territorio tan delicado como el que representan Afganistán y Pakistán para la seguridad y la política internacional americana.

Es por ello, que el gobierno estadounidense insistirá, y ya lo está haciendo, en su petición de que los aliados de la OTAN se involucren de mejor manera (mayor número) en la ejecución de estos planes y en su acercamiento hacia países tradicionalmente enemigos, como Irán, para así, legitimar sus intervenciones y dotar de estabilidad a una región arisca a los intereses de Estados Unidos desde hace años

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

23Mar, 2009

Obama y Estados Unidos C.F

Escrito por: diego-campo el 23 Mar 2009 - URL Permanente

Los aficionados al deporte sabemos de la especial buena forma física que numerosos profesionales del sector exhiben cuando se trata de renovar por las entidades que tan generosamente les pagan. Es su particular manera de forzar la cuerda y poner en un brete al siempre cariacontecido presidente de la entidad que, pese a considerar amortizado al jugador, cede a las presiones de éste y de la afición, ese ente que sabe (sabemos) mucho de fútbol, baloncesto… y de lo que haga falta. En resumen, que le renueva y, entonces, el mismo profesional que se mataba por correr a un lado y a otro y al que le faltaba tiempo para girarse al palco y llevarse la mano a la oreja si por casualidad anotaba, por ejemplo un gol, le comienza a dar vahídos y se queda en mera anécdota de aquel jugador que como Atila, arrasaba con la hierba a su paso. Y, ¿qué tiene que ver esto con Obama? Pues a continuación se lo explico.

El atisbo de las primeras críticas al presidente estadounidense a manos de algunos medios, ciertamente dudosos de amor demócrata como el Wall Street Journal y de un creciente, aunque apenas significativo, descontento popular, llevaron a Obama hasta el plató de Jay Leno. Fue la manera del presidente americano de llevarse la mano a la oreja y girarse al palco. De la sesión de “baño y masaje” que el afamado presentador televisivo sometió a Obama, salió éste más reforzado por la cara que precisamente potencia sin descanso: la personal.

En Obama, ese plano personal va ligado al político. De esa forma, legitimó ante la sociedad una postura ya de por sí bastante popular, como la referida a las primas de los ejecutivos de la aseguradora AIG, quizá el acontecimiento más relevante de estos últimos días de Obama en la Casa Blanca. Lo cierto es que la “cosa económica” sigue siendo el gran asunto de la política interna estadounidense y en tan farragoso asunto, nada mejor que legitimarse en conversación directa con el ciudadano. Si algunos se atrevieron a calificar la presencia de Obama en el show de Leno como un intento de “puentear” a los medios tradicionales, puede que la gira californiana del presidente estadounidense sea la misma táctica, pero con el Congreso como objeto a superar. Y aunque pueda ser efectiva, están por demostrar sus efectos a largo plazo.

En otro orden de cosas, también cabe destacar el brindis al sol del presidente Obama por el cual ratifica la declaración de la ONU que pretende despenalizar la homosexualidad. No es que el tema sea menor, pero dado que son los gobiernos federales estadounidenses quienes legislan sobre asuntos como éste, las consecuencias legales para el país se acercan a cero. Al menos, eso sí, EE.UU borra su nombre de una siniestra lista en la que compartía papel con China, Siria, Egipto o Sudán.

En la próxima actualización de este blog contaremos otro cambio de postura por parte americana que está por ver cómo se concreta, aunque nos da que será mucho menos comprometida que la que algunos quisieran escuchar. Veremos quien se lleva la “pitada” de la parroquia internacional que tanto sabe de resolución de problemas enquistados.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

10Mar, 2009

Obama y el nuevo modelo

Escrito por: diego-campo el 10 Mar 2009 - URL Permanente

En efecto. La preocupación de toda la plebe mundial en este día en el que se cumplen 50 días de mandato de Obama al frente de Estados Unidos, pasa por la cabellera del presidente. Esas canas de quita y pon, junto a las suspicacias que han generado nos demuestran la sensibilidad mundial con el cometido que Obama enfrenta. También puede ser que, en estos tiempos de quiebra internacional y pesimismo endémico, ya saben que está mucho más legitimado socialmente que el optimismo, prefiramos quedarnos con la polémica del pelo semiblanquecino del presidente Obama, a entrar en otros juicios, del tipo, qué consecuencias tiene para EE.UU su respaldo a la Corte Penal Internacional. Por si acaso este último tema les interesa levemente, les remito al interesante artículo de José Ignacio Torreblanca al respecto.

En el día 50 de esta era, también nos surge otra duda: ¿a qué se refería Obama cuando en campaña electoral reclamaba para EE.UU mayor independencia energética del exterior? Nuestros conocimientos de geografía avalan la tesis de que Brasil está fuera del territorio estadounidense, que no de la influencia de esta potencia. Es por ello, que Lula se frota las manos de crudo. EE.UU piensa en este país como suministrador estratégico de petróleo, desbancando de esa posición a Venezuela, sobre la que se ciernen oscuros nubarrones económicos al ver disminuida su exportación de crudo al principal consumidor de petróleo junto con China. Además, lo que este escenario plantea es un conflicto entre la Venezuela de Chávez y el Brasil de Lula, con posibles encontronazos en la frontera que comparten, lo que añadiría un poco más de tensión a una zona ya inestable debido a las suspicacias entre la propia Venezuela y Colombia.

En clave internacional, los otros escenarios que preocupan a la Administración Obama pasan por Oriente Medio y Rusia. Hillary Clinton ha actualizado la tesis de la creación de dos estados para la resolución del conflicto árabe-israelí, que se quedará en mera declaración de intenciones si EE.UU no comienza a aplicar su influencia en Israel y resolver, de esa forma, el problema que suponen los asentamientos judíos en Gaza y Cisjordania. La postura en otros escenarios de conflicto dentro de la misma región también parecen estar modificándose. Si hace días comentábamos la decisión de comenzar la retirada en Irak centrando el foco de actuación en Afganistán, la hoja de ruta estadounidense para con Irán deja en un segundo plano la posibilidad de la guerra. Una vez el régimen iraní parece que se ha acercado de manera irreversible a la fabricación de la bomba atómica, la relación entre ambos países entra en una dimensión diferente que debe ser de entendimiento, o lo que en tiempos de guerra fría se denominó, coexistencia pacífica. Incluso hay expertos que opinan que un Irán nuclear, obligara a Israel a mejorar sus relaciones con países vecinos de cara a establecer un equilibrio de fuerza en la zona. De momento, habrá que esperar al menos 100 días, hasta la celebración de elecciones en Irán, para comprobar el nuevo rumbo de la política estadounidense en la zona.

En cuanto a Rusia, Obama se ha mostrado más conciliador que su predecesor en el cargo respecto a las relaciones entre ambos. De sobra es conocido el profundo respeto de Rusia por la democracia, así como la firmeza sin fisuras de la comunidad internacional para con los desmanes totalitarios del gigante ex soviético, por lo que no extraña que en esta ecuación, EE.UU se haya decidido por “continuar” con las discusiones sobre el establecimiento del escudo antimisiles en la frontera rusa.

Pero además del contexto internacional, que incluye también una posible reconsideración del embargo a Cuba, no se nos escapa otra medida de calado en el campo de la ciencia que tendrá consecuencias globales: Obama ha levantado la restricción impuesta por Bush en 2001 respecto a la financiación con dinero público de la investigación con células embrionarias. La discusión al respecto, efectuada en el terreno ético-religioso, fue también objeto de confrontación en las campañas electorales estadounidenses, como lo muestra este spot electoral protagonizado por el actor Michael J.Fox, víctima del parkinson.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

04Mar, 2009

Barack "Air" Obama

Escrito por: diego-campo el 04 Mar 2009 - URL Permanente

La última vez que los aficionados de los Bulls de Chicago vieron a un negro triunfar sobre el parqué del United Center fue allá por 1998, en los últimos y gloriosos coletazos del mejor jugador de la historia del baloncesto: “Air Jordan”. Desde entonces, penurias. Pero es tal la fuerza renovadora que encarna Barack Obama que incluso ha podido actualizar el dato al que hacíamos mención y, esta misma semana, ha dado a los seguidores de Illinois otra razón para creer: sí, Obama, ex jugador del deporte de la canasta, se acercó a ver un encuentro de la NBA entre su equipo del alma y el de su residencia los próximos cuatro años y la grada revivió antiguas hazañas.

Pero además de actos sociales, Obama se ha dedicado a otras cosas en los últimos diez días. Por ejemplo, ha fijado una fecha para la retirada de las tropas estadounidenses de Irak: agosto de 2010. Aunque la medida no lo será del todo, ya que en el país árabe permanecerán lo que se viene a llamar “fuerza de transición” de alrededor de 50.000 soldados, con lo cual hasta 2012, Irak no será un país desocupado. Para acabar con el capítulo de anuncios en materia de Defensa, el presidente estadounidense ha afirmado que EE.UU no tiene intención de permanecer “a largo plazo” en Afganistán, una ambigüedad calculada que tampoco debe extrañar.

Comienza, por tanto, el intento de Obama por recuperar el prestigio internacional del país que preside, así como su influencia en la escena internacional y que, pese a las ampollas que pueda levantar, inició el denostado George W. Bush durante su segunda legislatura, según la opinión de algunos analistas.

Además de la parcela internacional, la crisis económica es el otro gran frente para Obama. El presidente estadounidense ha redundado al señalar el comienzo de 2009 como “sombrío” circunstancia bastante obvia pues ya nos encontramos en marzo y el panorama económico continúa siendo desolador.

La tercera gran decisión de Obama durante estos días se ciñe al nombramiento de Kathleen Sebelius como secretaria de Salud, que tendrá que abordar uno de los retos más complicados de la actual Administración: proveer de un sistema sanitario que dé cobertura a los 50 millones de estadounidenses dejados de la mano de Dios. Tal y como comentó la propia secretaria, “estas elecciones se ganaron con un mensaje de cambio, y no hay mejor lugar para comenzar ese cambio que en el sistema sanitario”.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

19Feb, 2009

Obama, 30 días y un gran paso

Escrito por: diego-campo el 19 Feb 2009 - URL Permanente

Obama contribuyó a la paliar la crisis de la industria con el encargo de su “bestia”, ese automóvil inexpugnable que ha dado pie a numerosos artículos sobre las interioridades del aparato.

Fuera de bromas, el primer mes de Obama al frente del gobierno estadounidense se ha cerrado con un éxito notable que debe ser calificado así por la incertidumbre que se había generado sobre la aprobación del plan económico que el presidente americano presentó como la primera piedra para la recuperación del país. Esa relevancia que Obama le ha dado a este plan convertido ya en ley, provoca que manera indirecta el presidente norteamericano haya ligado su futuro político al éxito en la aplicación de esta medida, de la que afirmó, se verán sus primeros resultados en un año.

Las consecuencias tras la aprobación ha sido una tendencia generalizada a la crítica, proveniente tanto de republicanos como de demócratas y, en ambos casos, por haberse quedado en un término medio inaceptable para esos grupos disconformes. La cautela y el descontento con el plan también provienen de Europa y el resto de América, en particular por la inclusión de cláusulas proteccionistas que parecen más un parche que una solución efectiva. A modo comparativo, recordemos los efectos de las palabras del ministro de Industria español, Miguel Sebastián, sobre el consumo “made in Spain.”

Pero con críticas o sin ellas, la realidad es que los 787.000 millones de dólares tienen el objetivo de promover la creación de entre tres y cuatro millones de puestos de trabajo en un plazo de dos años, así como para servir de inversión en infraestructuras, ayudas sociales y prestaciones en educación y sanidad.

Mencionábamos al comienzo del post el automóvil del presidente, porque el segundo caballo de batalla para Obama se centra en esa industria. La viabilidad de General Motors y Chrysler determinará la recuperación de la economía estadounidense. En ese marco, el presidente norteamericano ha pedido “sacrificios” a ambas compañías, que quizá vengan en forma de declaración de suspensión de pagos. Y para añadir más urgencia al panorama económico, la realidad de la Bolsa neoyorkina exige rapidez en la toma de decisiones para detener la sangría en la que lleva sumida prácticamente desde otoño de 2008.

Al margen de la economía, si es eso posible, Obama ha continuado profundizando en algunas cuestiones ya recogidas en este blog, como la nueva estrategia a seguir en Oriente Medio y, en particular, en Afganistán. El presidente estadounidense ha concretado el envío de un nuevo contingente formado por 17.000 soldados a Kabul, iniciando el movimiento conjunto por el que Estados Unidos aumentará su presencia en Afganistán, mientras la disminuirá en Irak, la “guerra mala”, como todos ustedes saben. Al tiempo, desde el punto de vista político, Obama ha incluido al gobierno afgano en el plan antiterrorista que marcará la actuación de este país en el territorio asiático.El protagonismo de Obama en Asia se ha intensificado con la gira de la Secretaria de Estado, Hillary Clinton, por aquel continente.

Por cierto, no tenemos noticias, lo cual no excluye que se hayan podido producir, sobre el grado de implicación y de eficacia que la modernísima Blackberry anti-espías de Obama ha tenido en su toma de decisiones en estos últimos días, pero de todas formas, nos congratulamos de que el presidente norteamericano haya podido dar luz verde a sus medidas.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

09Feb, 2009

Problemas para Obama

Escrito por: diego-campo el 09 Feb 2009 - URL Permanente


Los primeros pasos de la gestión de Obama al frente de Estados Unidos, se mueven entre el reconfortante simbolismo de algunas de sus medidas, como el cierre de la prisión de Guantánamo y la dura realidad de las miserias personales de parte de su gabinete, como las de Tom Daschle , ex responsable del departamento de salud del país.

La reticencia con la que acogen el cumplimiento de la ley varios ex secretarios ya de la administración Obama, es el primer error achacable al presidente estadounidense, que quizá pecó de inexperiencia al confiar en la honorabilidad de los que ya han dimitido. En definitiva, que tres secretarios del gobierno dimitan en apenas 20 días está lejos de ser una anécdota y le complica a Obama su empeño de conseguir una Casa Blanca lo más blanca posible.

Además de esta primera e inesperada crisis de Gobierno, el segundo trance por el que pasa Obama es la aprobación de su plan económico , preso del debate político en el Senado y concebido por el presidente americano como la herramienta fundamental para paliar la sangría de catastróficos datos económicos. Aunque el mismo día en el que se conocía que 600.000 norteamericanos habían perdido sus empleos, demócratas y republicanos acercaban posturas para sacar adelante el plan, sólo la votación revelará la capacidad del presidente estadounidense para convencer a sus rivales políticos de la necesidad de esa medida.

Junto al atolladero interno, Obama encara los frentes abiertos por Estados Unidos en el exterior. Respecto a Irak , se ha sabido que Obama ha pedido a los mandos en el terreno que presenten planes para la retirada gradual del país árabe. Al tiempo, desde la Casa Blanca se ha informado del compromiso de Estados Unidos con el primer ministro afgano, Hamid Karzai y se ha adelantado una línea fundamental en la actuación norteamericana en aquel país: “lograr dar la vuelta a la situación a través del desarrollo sostenible a largo plazo”, en palabras del portavoz del gobierno, Robert Gibbs. No obstante, a corto plazo, Estados Unidos enviará a Afganistán dos brigadas de un total de 8.500 soldados.

Podríamos hablar también del empeño de Obama en conservar su Blackberry y la estéril polémica que ha surgido entorno a ello, pero mejor les remitimos a otros medios de comunicación  más preocupados por la, al parecer, “decisiva” influencia que el trasto puede tener en el devenir político del presidente 44 de Estados Unidos.  

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

30Ene, 2009

Obama, diez días como presidente

Escrito por: diego-campo el 30 Ene 2009 - URL Permanente

Contaba un periodista sudamericano que había tenido la oportunidad de entrevistar personalmente a los últimos cuatro presidentes de Estados Unidos, que en las distancias cortas Obama tenía poco que ver con la imagen cercana y dulce que la campaña electoral nos había hecho querer ver. Y dado que ha sido elegido para gobernar un país en profunda crisis y no para caer bien, quizá este hecho sea en sí mismo una virtud, aunque afirmar este hecho nos sitúe muy cerca de la obamanía.

Precisamente para evitar caer en triunfalismos y porque creemos que el “cambio” se demuestra gobernando por histórica que sea la nominación de Obama, este blog repasará, cada diez días, los hitos más importantes del primer presidente negro de Estados Unidos. Pretendemos así, seguir de cerca la gestión de su administración y presentarla de manera ligera.

Y a lo que se ha dedicado Obama en esta semana y media es mucho y de gran calado. Para empezar y sin apenas tiempo para tomar asiento en el Despacho Oval, Obama anunció el cierre de la prisión de Guantánamo, cumpliendo así una de sus promesas electorales que, no obstante, no verá la luz hasta dentro de un año, una vez acordado con la Unión Europea entre otros, qué se hace con los cientos de presos allí recluidos. En paralelo a esta decisión, se sitúa la prohibición de las cárceles secretas y la tortura.

Para predicar con el ejemplo y que las peticiones de esfuerzo al pueblo norteamericano no suenen a palabrería, Obama impulsó una serie de órdenes ejecutivas para regular el comportamiento ético de sus colaboradores y, entre otras cosas, ha congelado el sueldo de los funcionarios con una remuneración por encima de los 100.000 dólares. "Las familias se están apretando el cinturón, y lo mismo debe hacer Washington", afirmó el presidente estadounidense. Además, ha fomentado la transparencia en su gestión, exigiendo a los organismos gubernamentales cumplir las peticiones que se le presenten amparadas por la Ley de Libertad de Información. La guinda a estas medidas la puso Obama celebrando una jornada de puertas abiertas el miércoles 21.

En materia medioambiental, Obama ha anunciado medidas para limitar las emisiones contaminantes de la industria automotriz, en lo que supone una afrenta a este lobby tan poderoso. Y, además, se ha mostrado decidido a facilitar la independencia energética del petróleo extranjero, lo que también significa un cambio de la política exterior de Estados Unidos. Para terminar de distanciarse de los últimos ocho años, Obama ha dado luz verde a los ensayos con células madre embrionarias.

Pero la medida más importante de estos primeros días de la era Obama ha tenido que ve con la aprobación en la Cámara de Representantes de un plan para la reconstrucción del país, en lo que pretende ser un gigantesco proyecto de inversión en obra pública. El plan de salvamento asciende a 825.000 millones de dólares, que comprenden desde inversiones en infraestructuras, energía y educación, a recortes fiscales para la clase media con valor por 140.000 millones de dólares.

Todo ello denota una profunda urgencia en el quehacer de la administración Obama, consciente del en tamaño de los retos a los que se enfrenta el país. Por ello, es de esperar un posicionamiento más claro en política exterior en la próxima semana y media. Ello conllevará despejar algunas dudas sobre la hoja de ruta de EE.UU en Irak y Afganistán, así como en su relación con Israel y la búsqueda de una solución para el enquistado conflicto de la zona.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Amigos

  • Juanma Regos
  • cauci66
  • MABEL García
  • Linda Barbara Cortez

Fans

Ídolos

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):