18 Nov 2010

Ni ayudas a Haití ni Ley de Dependencia: Los fondos Solidaritat i Ciutadania compran pisos

Escrito por: luisasa el 18 Nov 2010 - URL Permanente

Espida, abandoada, no chan, soa, invisible. Es la imagen espeluznante de la más absoluta pobreza, de la total desprotección, de la indiferencia de un mundo insolidario, estúpido y aun digno de compasión, impasible al dolor y a la desigualdad. Estremece. Pero estremece más, si cabe, la consideración de que esa situación, que retrata con exactitud el fracaso de las estructuras económicas y políticas del mundo actual, pueda haber sido utilizada, presuntamente, en beneficio de cierto político de obscura trayectoria del País Valencià y de varios elementos incalificables que han intentado aprovechar, presuntamente, la solidaridad de la gente para enriquecerse.

La historia ha sucedido en el País Valencià, cómo no, y parece que la denuncia a la oposición por parte de un administrativo decente de la Consellería de Solidaritat i Ciutadania frustró el intento de obtener beneficios propios a costa de la miseria de un país devastado como Haití y a costa de la solidaridad despertada en muchos ciudadanos y entidades que, con su dinero, quisieron contribuir a mitigar el infierno que viven los haitianos.

Me refiero al sucio asunto en el que se vio involucrado, presuntamente, Rafael Blasco Castany, el incombustible político de itinerante trayectoria ideológica y política, hoy al frente de la Conselleria de Solidaridat i Ciutadania junto con una extraña ONG, Entre Pueblos -que utilizó descaradamente el nombre de otra muy prestigiosa y de larga trayectoria, Entrepueblos, separando arteramente las palabras con objeto de confundir a las personas solidarias-, sospechosa de extraños manejos con el dinero recaudado para ayudar a países del tercer mundo, diñeiro co que comprou, nembargantes, co presunto consentimento de Rafael Blasco, dous pisos e un garaxe en València, concretamente neste caso cos cartos propostos pra facer unha rede de saneamiento de augas na asoballada Nicaragua.

De momento, está comprobado que la Conselleria Solidaritat i Ciutadania entregó a esta ONG bajo sospecha la nada despreciable suma de 177.779 euros, ONG designada sin más trámite que su elección por parte del Conseller de Camps para construir un hospital en Haití, pero que parece que la Organización otorgó a una supuesta constructora de Miami. Mientras desde la Consellería y la mencionada Entre Pueblos aseguran que se trata de una prestigiosa constructora de hospitales modulares, otras fuentes afirman que es una inmobiliaria dedicada a vender apartamentos de lujo.

A causa del escándalo y de las críticas de entidades colaboradoras del proyecto, como Bancaixa o el Ajuntament de Elx, Rafael Blasco, que en su día defendió la elección de la ONG y de la empresa constructora alegando que no tenía por qué ser elegida "necesariamente en un concurso" ya que la ley prevé otros procedimientos "reglados" distintos al concurso, como la "resolución motivada", no tuvo más remedio que dar marcha atrás y convocar un concurso público, como manda la ley, el sentido común y la obligada probidad exigible a los administradores de lo público.

Pero lo cierto es que si un honrado funcionario del área de Solidaritat i Ciutadania no hubiera avisado a los socialistas valencianos de lo que se estaba cociendo precisamente en la Consellería encargada de administrar el dinero destinado a ayudar a los más débiles, tanto en el ámbito del País Valencià como en el internacional, el dinero de todos hubiera ido a parar -presuntamente, no vayan a escoriarse pieles de rinoceronte-, unha vez máis, ós petos insaciables dos que utilizan os cartos públicos no seu propio proveito

La inasistencia a los más desfavorecidos en València no solo afecta a asuntos internacionales. Conocido es el sangrante incumplimiento de la Ley de Dependencia, que abandona, sin prestar la asistencia que procura esta ley a personas con problemas de salud, a los ciudadanos más débiles, por más que la soliciten una y otra vez, concediéndola al cabo de tanto tiempo que, en ocasiones, tal como informaba la prensa hace unos días, el solicitante ha fallecido... esperando.

De nada les ha valido a los dependientes que el Ejecutivo de la nación haya entregado grandes cantidades de dinero a la Generalitat para aplicar esta Ley de Dependencia, y nada se sabe respecto a qué uso se dio a esos fondos; es harto sabido de todos que el Govern no da explicaciones sobre cómo administra lo nuestro, pero que sin duda considera suyo. No sabe, no contesta. O sabe tanto que no responde porque no puede. Tampoco se supo jamás qué pasó con la inyección económica que, para solventar problemas de atención sanitaria, traspasó el Ejecutivo de ZP al Govern valencià en 2005, aunque se sospecha que fue destinado a sufragar manejos y alegrías a raíz del viaje del Papa, cuyos gastos seguimos pagando los valencianos, pero que están siendo investigados por el juez Pedreira dentro del sumario Gürtel. Imos ver, señor xuíz, imos ver que pasa de eiquí endiante, si ollamos dunha vez un sinal de que algo móvese.

La trama Gürtel parece haber sido, y quizá lo siga siendo, el sumidero por el que se van esfumando todos los fondos, pero no solo, destinados a mantener los Servicios Públicos de Asistencia del País Valencià. La desaparición sin explicación de unos fondos que estaban destinados a unos servicios que prácticamente no existen, y que tanta frustración e irritación provoca en los ciudadanos con alma de tales, y no de súbditos. Este país, comunitat o región más parece ser un “Estado del Malestar”, que los restos del otro, el del Bienestar, con el que los bancos y los especuladores están acabando a marchas forzadas en todo el mundo.

La estremecedora fotografía que ilustra este artículo, que pone de manifiesto el horror y la provocadora desigualdad de un mundo dominado por tiburones financieros, puede ser el paradigma de todos los horrores que se dan a diario en un mundo desequilibrado e injusto. Pero sin llegar a esos límites de horror, aquí, en nuestro propio país, en el valenciano, se producen situaciones que nadie mitiga o se ocupa de solucionar, preocupados los gobernantes, presuntamente corruptos, presuntamente miserables y rotundamente impresentables, a no ser en un circo, en limpiar, presuntamente, el dinero público en beneficio propio. Ou en perseguir a aqueles que denuncian as súas desfeitas, as súas ladroadas. Iso é, supostas tamén.

Mientras, los ciudadanos, víctimas de la crisis, del paro, de la edad, se ven en situaciones dramáticas, eternamente desasistidos de sus derechos, viviendo como en los países del tercer mundo, un tercer mundo con el que convivimos porque está en el primero, a nuestro lado, en nuestras calles, donde seres humanos, bien arropados por cartones, o en casas alquiladas sin agua corriente porque un casero criminal se aprovechó de su necesidad, duermen su drama y su desesperanza. Onte falábanme dun caso así, dunha muller que vive nunha casa sen auga e sen luz, pero que paga en man, ou a "tocateja" en castelán do bo. La Administración ignora a estas personas, estas situaciones que siempre se nos quiere trasladar a infiernos lejanos, como sin duda ignora el derecho constitucional, reconocido igualmente en la Declaración de los Derechos del Hombre, de toda persona a una vivienda digna, entre otros muchos derechos.

Así, en este País Valencià –con un Govern ocupado full time en resolver sus asuntos judiciales personales, en intentar zafarse de los presuntos delitos en los que está imputado, exculpándose, alegando ser objeto de sucias persecuciones por parte de jueces, policía y oposición-, el bienestar y los derechos de los ciudadanos no son asuntos de segundo orden, son asunto inexistentes como en las llamadas repúblicas bananeras, o en aquella cruel sociedad victoriana, o en la Dictadura franquista que dicen que murió. Pero viven ciudadanos oprimidos y sin derecho alguno, súbditos de unos gobernantes amorales. De xeito que unha segue perguntándose cando imos reaccionar os valencianos contra isto e aquelo... e moitas outras cousas.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Escribe tu comentario

Avatar de luisasa

La crisis ha dejado a miles de periodistas en el paro. No ha sido mi caso. A mi no me ha dejado en el paro la crisis, más bien la intolerancia de los políticos valencianos, los que mandan y los que les ayudan en ocasiones, aunque acaben teniendo problemas con su partido.

Tenían que callarme por mi manía de querer meter la nariz en asuntos que otros colegas no osaban. En la Costa Blanca hay mucho de todo. Mucho cemento, muchas caras de cemento, muchos constructores, muchas contratas, mucha basura orgánica y ética, muchas trampas y muchos tramposos. Y cometí la extravagancia, en este País Valenciano de censuras y periodistas serviles con el poder, de contar cuanto sabía de esos asuntos. Y lo pagué. Ahora estoy en el paro. Pero voy a seguir escribiendo gracias al blog. Y seguiré hablando de los escándalos urbanísticos, de las contratas de basuras, de todos los escándalos que padecemos en todo este país de países. Donde la ética no parece presidir la conducta de algunos políticos, desgraciadamente.

Ayuda
El título de este blog ya da cuenta de mi situación laboral: Estoy en paro. En paro y sin prestaciones sociales, ayudas de ningún tipo ni ingresos. En esta situación resulta imposible sobrevivir, pagar el recibo de la luz o del teléfono, que son los medios que permiten mantener el blog activo es una misión imposible.

Por eso me permito solicitaros, queridos lectores, que si queréis seguir leyéndome hagaís pequeñas -o grandes, tampoco me importaría :-) -aportaciones para que pueda seguir manteniendo abierto el blog, e incluso viviendo, porque mi situación es verdaderamente desesperada.

Esta es la cuenta en la que podéis hacer vuestros donativos

0049 1608 04 2790044982

Muchísimas gracias a los solidarios.

Tags

Ídolos

  • admin-elpais
  • n-querolvinas
  • Antonio Garcia Leal
  • Cordura
  • rafael-58
  • loisdmuras
  • desfiladeros

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):