Hay 4 artículos con el tag la vida loca en el blog Maras, pandillas, bandas, tribus urbanas, barras bravas y otros. Otros artículos en Comunidad El Pais clasificados con la vida loca

08 Dic 2010

Los mareros también lloran

Escrito por: marasyotrosgrupos el 08 Dic 2010 - URL Permanente

Título original Los maras también lloran, escrito por Orfa Alarcón

Con grandes expectativas me llevé a casa la película “Sin nombre” (sí, así se llama). Como se me pasó en el cine “La vida loca” y me quedé con muchas ganas de verla, leí, esta que también trataba de maras y pensé “de aquí soy”.

Me esperaba un fin de semana algo de mucho trabajo, así que la compré para verla en cualquier descansito. Le saqué la vuelta el sábado, muy temerosa de que la historia me fuera a conmover o asustar hasta el soponcio. El domingo no fue el día más feliz de mi vida, así que le estuve sacando la vuelta a la película, pero al fin, ganó mi curiosidad y me eché en mi sofá favorito a verla, esperando que en cualquier rato no soportara más y huyera a la televisión de la sala a ver feliz (la repetición del Teletón, Lucerito llorando o algo así).

Oh, desilusión. La historia no tiene grandes sobresaltos, ni mayores revelaciones: un niño que quiere hacerse mara y por eso soporta una golpiza; un chico, Casper, que para proteger a su novia la niega frente a los maras, y sale peor porque la muchacha termina muerta; una muchacha que quiere llegar a Estados Unidos a cumplir el sueño americano pero antes tiene que pasar por el hostil y cruel México. Historias, en fin, que son fuertes indudablemente, pero que se quedan cortas ante la realidad nuestra de cada día.

Por ejemplo en la escena donde muere la novia de Casper, ella es asesinada por accidente, en realidad el asesino no quería matarla, pero ella cae, se da un golpe en la cabeza, y se muere. Sin balazos, machetazos ni violaciones de por medio. Hasta con un poco de arrepentimiento de parte del líder de los maras.

Las grandes maldades que le hacen a los inmigrantes es asaltarlos o lanzarles piedras, pero también hay gente buena que les arroja comida o que los protege en un albergue (escenas que ya no podemos creer después de las atrocidades que han salido a la luz respecto a las masacres de inmigrantes).

Cuando un chico (Casper) deserta de la pandilla, lo buscan para matarlo a balazos, sin tortura de por medio.

Y los maras son una pandilla de hermanos en la cual todos se quieren y se tienen lealtad ante todas las cosas. También sufren, también lloran. También tienen respeto por la vida humana.

Una película protagonizada por la Mara Salvatrucha, en la cual hay sólo 5 muertos, ¿no es demasiado, pero demasiadísimo, light?

En fin, es una película de maras fresas, es como volver a mirar “Amarte duele” (pero con los protagonistas tatuados), esa película del amor prohibido entre la niña rica y el niño pobre con canciones de Natalia Lafourcade de fondo. Incluso uno de los actores repite y hasta ambas películas se terminan en lo mismo, exactamente en lo mismo.

Tendré que esperar y seguir esperando a que salga “La vida loca” en dvd (porque todavía no he dado el gran salto al Blu Ray). Me cuentan que esa película sí me va a dejar la piel chinita.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

14 Sep 2010

Documental "La Vida Loca" de Christian Poveda - sobre la mara 18

Escrito por: marasyotrosgrupos el 14 Sep 2010 - URL Permanente

http://www.documaniatv.com/social/la-vida-loca-mara-la-18-video_638a4083f.html

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

05 Sep 2010

Christian Poveda, a un año de su muerte, su recuerdo sigue vivo.

Escrito por: marasyotrosgrupos el 05 Sep 2010 - URL Permanente


Un año de la muerte de Christian Poveda

Ayer se cumplía un año de la muerte del periodista franco español Christian Poveda. Murió a manos de los que “quería sacar de la miseria en la que habían nacido”, la mara 18 en el Salvador.

Su pecado, editar un documental sobre la vida de estos pandilleros y demostrar que detrás de cada uno de ellos hay una historia personal que reclama oportunidades por una vida mejor. Sin embargo, cuatro tiros en la cabeza acabaron con su proyecto.

Pude entrevistar a Poveda en el Festival de Cine de San Sebastián de hace dos años, justo a la vuelta de mi viaje a Guatemala y de mi entrevista con un ex pandillero de la M18 de ciudad de Guatemala. “Si no cambian las políticas de inmigración, no tardará en expandirse esta moda pandillera por Europa”, auguraba Poveda. Y anunciaba nuevos proyectos para seguir dando voz a los jóvenes que quieren salir de esa telaraña de violencia. Ahora en el último viaje a Honduras pocas personas me hablaron de las maras como un problema en sí.

El problema principal es el clima de violencia e impunidad en el que vive el país desde el golpe de Estado del año pasado. En Honduras las asociaciones sociales denuncian que fallecen 30 personas al día entre muertos y desaparecidos. Cada 18 horas una mujer es asesinada. Las maras ya no son un problema, pues se trata de una forma de sicariato más en el país junto a los narcos, policías corruptos y desaprensivos.

Lo que está claro es que contra esto sólo se puede combatir dando oportunidades a los más jóvenes y desde pequeños. La huelga de profesores en la educación pública ha provocado que dos generaciones de jóvenes hayan dejado la escuela. Muchos no tardarán en dar el salto a las pandillas. Educación. Todo pasa por dar educación a los más pequeños, a las nuevas generaciones, antes de que encuentren los “atajos” que existen para hacer dinero fácil y ellos mismos caven sus propios pozos.- Iñaki Makazaga

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

03 Sep 2010

Cuando la realidad supera la ficción en el accionar de los mareros

Escrito por: marasyotrosgrupos el 03 Sep 2010 - URL Permanente


De pronto vienen a lamente escenas de películas vistas hace tiempo atrás, donde nos dejaron el sabor amargo de haber espectado un film exagerado, donde se victimiza a las víctimas y se sataniza a los victimarios, hay quienes han catalogado estas películas como digno ejemplo de ficción callejera.

Sin embargo, con el correr de los años la realidad supera la ficción, vemos, escuchamos y leemos diariamente noticias de atroces crímenes vendettas incomprensibles donde la crueldad es irrefrenable y los autores jóvenes sanguinarios sedientos de venganza o efímera notoriedad entre sus congéneres.La película

El Norte, de Gregory Nava, es un ejemplo entre muchos otros de la incomprensible realidad que vivimos ahora, qué lejos quedan los recuerdos de aquellos emigrantes que dejaron su tierra sin saber si algún día se convertirían en inmigrantes de algún país de acogida. Despedirse de los seres queridos y partir en busca de la tierra prometida, el sueño americano o el sueño europeo es un emprendimiento incierto, sin respuesta, sin futuro, y posiblemente sin retorno.

El Norte, estrenada en 1983 fue una de las primeras películas en ponerle un rostro humano al tema de la inmigración ilegal. En 1996 fue nombrada un "clásico norteamericano" y designada para su especial preservación por la Biblioteca del Congreso.

Películas libros y documentales, invitan a la reflexión, el impacto del libro La Mara de Rafael Ramírez Heredia, también ha sido duro ya que hace 6 años el autor reflejaba a través del ritmo vertiginosos y eléctricas frases que caracterizan su escritura, todo el horror del fenómeno migratorio cuando intervienen la violencia y la degradación.

Este libro impactante y de lectura estremecedora, nos remonta a la oscuridad, entre la selva, donde acecha un racimo de rostros con lágrimas tatuadas en las mejillas. Esperan el paso del tren de carga. Es el infierno que se lleva dentro. Es la furia irracional, inhumana, sórdida. Es la mara Salvatrucha a punto de saltar sobre los indocumentados que acaban de cruzar la frontera rumbo a la tierra prometida que imaginan en el paraíso capitalista del norte. De pronto el lector se ve inmerso en el escenario surcado por el Suchiate, río que divide Guatemala y México.

De manera personal, me impactó una frase de este autor mexicano la cual a la letra dice: ·Un marero no se tumba aunque le aticen con todo, no se va a quejar aunque le rompan el alma, ni reconoce más ley que La Vida Loca”

La Vida Loca es el audiolibro cuya autoría le pertenece a por Luis J Rodríguez, impactante realto de la vida de un pandillero redimido que encontró la anera de dejar atrás la vida de barrio a través de la educación y el poder de la palabra. De ese modo pudo dejar atrás años de violencia y desesperación. Una vez alcanzado el éxito como poeta chicano varias veces galardonado, pensó que le crimen organizado de las pandillas ya estaban fuera de su vida, pero entonces, como burda broma de la vida, su hijo se vio involucrado en una pandilla, este hecho hizo que Rodríguez luchara por salvar a su hijo relatando su propia historia adentrándose en las motivaciones de la vida pandillera advirtiendo que muerte y destrucción es el destino seguro de quienes llevan una Vida Loca.

Posiblemente esta frase también ha sido la fuente de inspiración para que el fotógrafo Cristhian Poveda realizara el extraordinario documental del mismo nombre, La Vida Loca rodaje, que le costó la vida.

Rafael Prieto Zartha, periodista independiente, desde Washington, nos ofrece una síntesis de aquel film de los años ochenta como colación a loas atroces acontecimientos vividos hace unos días ante la brutal masacre de los 72 inmigrantes latinoamericanos en México, al respecto, Prieto Zartah, dice: “En la brutal realidad, que supera a la ficción del cine, el martes 24 de agosto le dio la vuelta al mundo la noticia del asesinato de 72 migrantes indocumentados, 58 hombres y 14 mujeres, provenientes de Centroamérica y Sudamérica, en un rancho de la localidad de San Fernando, en el estado mexicano de Tamaulipas, a escasas 90 millas de la frontera con Texas.

El único sobreviviente de la masacre, Luis Freddy Lala Pomavilla, originario del caserío indígena de Ger, de la provincia ecuatoriana de Cañar, logró avisar a las autoridades del hecho macabro atribuido al cartel de narcotráfico de ‘Los Zetas’, que había secuestrado a los migrantes y los mató a tiros.

Atroz, que no haya acciones concretas de nadie para frenar las muertes, mutilaciones, y vejaciones que han sido plasmadas en el séptimo arte y que desgraciadamente se hicieron tangibles en tierra tamaulipeca.”

Los noticieros se hicieron eco al informar que la familia del sobreviviente, todos de origen ecuatoriano, estarían recibiendo amenazas de muerte , lo que nadie informa es de las medidas de protección que se estarían tomando. - Ivette Durán Calderón



Rumbo al Norte

Rafael Prieto Zartha Periodista independiente | 01-09-2010 | 21:33 | Opinión El Paso Washington– La película El Norte, que se filmó hace casi 30 años, contiene una escena espelúznate. Es el paso de territorio mexicano a Estados Unidos de los hermanos guatemaltecos, Enrique y Rosa Xuncax, por una tubería de alcantarillado abandonada, que estaba infestada de ratas. El filme, dirigido por el cineasta Gregory Nava, presenta las vicisitudes de los dos indígenas que huyen de la violencia fratricida que experimentó Centroamérica en la década de los ochentas, y las adversidades de su recorrido hacia tierra estadounidense. El intento de robo por parte de un desalmado ladrón, que conocen en Tijuana, es el abrebocas para el desdichado final en el ansiado Norte. Ya en Los Angeles se descubre que Rosa contrajo tifo murino, una enfermedad generada por las pulgas de las ratas, que portan la bacteria “Rickettsia typhi”. Moribunda, Rosa se queja de que no hay lugar para ellos en el mundo. Que no lo hay en su pueblo de montañas verdes donde los quieren matar, ni tampoco en México donde vio pobreza, y menos en el Norte donde no son aceptados. “Tal vez sólo muertos encontraremos un lugarcito”, concluye Rosa, en un conmovedor diálogo con su hermano. Siguiendo la línea de El Norte, en 2008 se estrenó la cinta Paraíso Travel, que presenta la historia de Reina y Marlon, una pareja joven de Medellín, Colombia, que tiene como objetivo llegar a Nueva York. Los traficantes de indocumentados les organizan un viaje con escalas de avión en Panamá y Guatemala, el paso de un río en la frontera entre Guatemala y México y un ingreso final a Estados Unidos embutidos en troncos de árboles huecos, que hacen parte de carga de camión. Al tocar México, todavía empapados por el caudal de las aguas, los integrantes del grupo con el que viajan los enamorados son asaltados por bandidos, que violan a las mujeres, roban a los hombres y les disparan a quemarropa. Sobre el mismo tema de la inmigración, el año pasado fue galardonada en varios festivales la película Sin Nombre, que muestra de forma descarnada la impune actividad de ‘las maras’ en la ruta del Tren de la Muerte, que es usada principalmente por los centroamericanos en su difícil correría desde Chiapas hasta Tamaulipas. Los migrantes retratados en la cinta son tres hondureños, la adolecente Sayra, su padre, y su tío, quienes tienen la meta de llegar a Nueva Jersey. Durante la travesía, el progenitor muere al caer de “La Bestia”, como también denominan al tren, y el tío es deportado de México a tierra catracha. Sayra es la única del trío que logra llegar a Estados Unidos, después de involucrarse con un pandillero que la salva de ser violada y que muere acribillado por la Mara Salvatrucha en la ribera del río Bravo. Una parte del largometraje muestra que los “mareros” dan de merienda a sus perros la carne de las víctimas a las que asesinan. http://www.diario.com.mx/nota.php?notaid=9c104c06589b7cd8f5c068ef72fc955b

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Sobre este blog

Avatar de Ivette  Durán Calderón

Maras, pandillas, bandas, tribus urbanas, barras bravas y otros

ver perfil

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):