12 Sep 2007

El reportaje aterrador

Escrito por: Ione M. Christensen el 12 Sep 2007 - URL Permanente

Nuevamente nuestro mente-cerrada, también llamado cabezón, se enfrentó a una misión periodística encomendada por su jefe; resulta, pues, que nuestro héroe era periodista. Recordó inquieto el fiasco del último reportaje, en que los “nunca encuentros en la tercera fase” se quedaron en agua de borrajas, pues allí no se presentó ninguna nave intergaláctica ni extraterrestre alguno se dignó siquiera saludar. Por si fuera poco, el trepidante vuelo del Nueva Era se quedó corto de carburante; por suerte, en la zona de aterrizaje les proporcionaron fuel a cambio de unos cuantos rehenes. Entre estos figuraba cabezón, señalado a gritos y con grandes aspavientos por Javier Yerra, Chute Jiménez y Carmen Porpiés. El pobre mente-cerrada -que fue, al final, el único rehén elegido- fue rescatado por la televisión que lo enviaba, comercializando un interesante documental sobre los guerrilleros y sus aspiraciones, y con ello un magnífico récord de audiencia.

Pero ahora cabezón se enfrentaba a un nuevo reto: debía cubrir la inauguración de la nueva mansión de los misteriolocos, en la que pensaban reunir y demostrar todos los superpoderes humanos. Ya sabemos que nuestro héroe era tan simple que no creía en esas cosas; lo que lo aterrorizaba era precisamente el grado de creencia que tenían esas gentes.

El día de la toma de posesión de la casa fue emocionante y lleno de misterios. Los misteriolocos llegaron en tropel y mezclados con un séquito de empleados de mudanzas, y todos a una se movían siguiendo el compás de la flauta que Pedro Elmorros tocaba funambulescamente en un cable de alta tensión cercano.

Bruto Bochornosa lesionaba a todo el mundo con sus correrías en patinete; había anunciado que, si alcanzaba la velocidad suficiente, saldría propulsado a la sexta dimensión; para ello contaba con los Biti-Bundis, especie de trolls o duendes astrales que le ayudaban en sus desplazamientos patinetescos a base de concienzudos pellizcos en las posaderas, que siempre motiva mucho.

Poco a poco fueron llegando el resto de inquilinos. Juan Antonio Te la Da, muy amigo de las apariencias y envuelto en caros aromas a rosa, iba colgado del brazo de Toma Timo Bendítez, quien de vez en cuando enredaba su pierna entre las del otro –que era invidente- para hacerle trompicar; claro que se escudaba en la longitud incómoda de la túnica en que iba embutido, una réplica exacta de la Sábana Santa. Unos cuantos acudieron a examinar la tela con admiración, pero Toma Timo les frenó, diciendo con potente voz:

- ¡Nadie me toque! – y añadió en un susurro: - Está llena de energía divina – y disimuladamente tiró de un cordoncito interior conectado a una batería luminiscente, lo que produjo deslumbrantes destellos en la túnica, para asombro de todos.

Caraduri Geller se unió a la tropa renqueando un poco; traía escocidas sus partes nobles debido a la patada mediática recibida al desenmascararse sus – ¿cómo osaban decir eso?- fraudes. Iba ilusionado, con provisión de pataleantes enanos del bosque bajo el brazo, a los que pensaba usar en su nuevo espectáculo de retorcimiento de cuellos con el poder de su mente.

El mente-cerrada deambulaba tembloroso por los vericuetos de la casa. En éstas, tropezó con el cable de alta tensión caído por los suelos, arrastrado allí por Pedro Elmorros cuando perdió el equilibrio y se precipitó desde las alturas. Justo es decir que se irguió con una agilidad pasmosa, cuando Enrique de Tridente se plantó ante él y le dijo:

-¿Qué haces ahí estorbando? Cuenta hasta cinco, anda.

- Un…uno, dos, tre…tres, cuatro, cinco- tartamudeó cabezón desde el suelo.

- ¡En el culo te lo hinco! – bramó Enrique de Tridente, haciendo exactamente lo que decía con el idem morrocotudo que llevaba.

En su desarticulada huída del lugar, el mente-cerrada se detuvo al notar que le agarraban un tobillo. Era un bonobo (un monito muy cachondo) amarrado con una cadena bajo la mesa de alta experimentación científica de Pedro Elmorrós, al que ayudaba cuando recibía mensajes psicofónicos.

- Increíble, ¿verdad? – le dijo Elmorros, acercándose de pronto.

- S… sí, es un mono muy bonito – asintió educadamente cabezón, y para dar fe de ello se agachó e hizo intención de acariciarlo, pero el desconsiderado le encajó un mordisco salvaje.

- ¿Cómo mono? –exclamó airadamente Elmorrós, sacando con desprecio la mano de cabezón de la boca del bonobo -.¡Quita, no le contamines! ¿No ves que es el dalai-lama reencarnado? ¡Se llama Plim!

Medio mareado por el dolor, cabezón se fijó en su contertulio y vio lo acribillado que estaba de arañazos y mordiscos propinados por Plim.

- Eh… será el dalai… lama – dijo -, pero no parece muy pacífico que digamos…

- Calla, ignorante – espetó Elmorrós, alejándose -. ¡A mí, Plim!

Y Plim, pulverizando la cadena de hierro con los dientes, salió corriendo en pos de su amo.

Entonces, sin haberse aún recuperado del asalto simiesco, el mente-cerrada se vio rodeado por Toma Timo Bendítez, Chute Jiménez y otros cuantos más, quienes amablemente lo instaban a probar uno de los últimos ingenios de la mente humana. Por no desairar al personal, cabezón consintió en ello.

- Más que nada, para que se te abra la mente y lo cuentes en tu reportaje – dijo Toma Timo, dándole unas palmaditas en el hombro que se convirtieron en feroces empellones hasta una silla muy rara en el centro de un cuarto.

Rápidamente lo amarraron a la silla, que tenía toda la pinta de ser eléctrica, y que en realidad era un invento de Amorrós.

- He perfeccionado el alargamiento de miembro viril – canturreó Javier Yerra, mirando hacia su hombro y haciendo como que acariciaba a Muski-Muski, sólo visto por él.

- P… pero este horror… digo honor que me concedéis – susurró el mente-cerrada, procurando no ponerse histérico y resultar todo lo simpático posible - ¿por qué no lo aprovecha otro…? Otro que lo merezca más… no sé… ¿Yerra?

- No, yo no puedo: soy el inventor de la técnica. ¡Ánimo, que voy a hacer de ti un hombre nuevo! – exclamó alegremente Yerra.

- Chute, dale al voluntario una de tus hierbas… relajantes – sugirió Toma Timo -, que está un poco tenso.

De repente Javier Yerra se quedó traspuesto y, como los resoplidos amenazaban con trocarse en ronquidos, Bruto Bochornosa le atizó una colleja.

- Que te has quedado sopa…

- No, es que Muski-Muski me ha inducido un estado catatónico meditativo – dijo Yerra.

- A propósito de eso que dices – dijo Bruto -. Sospecho que mi cerebro es positrónico… Últimamente oigo chirriar como mecanismos metálicos dentro de mi cabeza.

- Está remasterizándose – dijo muy enterado Toma Timo Bendítez.

- E… eso, eso – intervino con voz agónica el mente-cerrada, ya metido en conversación -. Todo el mundo sabe que el cerebro humano está diseñado por extraterrestres…

Todos le miraron aprobadoramente, aunque Toma Timo recalcó con voz de conspiración:

- No todo el mundo, amigo, no todo el mundo lo sabe.

- A mí, Plim – dijo Pedro Amorrós.

- Hombre, qué grosero – se enojó Toma Timo.

- No, no es eso – se rió Amorrós, apartando su oreja de los dientes del mono, que se había encaramado sobre él -. Plim va a entonar un cántico de I Chin para concienciar a nuestro amigo – y señaló al amarrado cabezón – y llenarle de paz para el experimento.

- ¿Có… cómo experimento? – balbució el prisionero - ¿Pero esto no está demostrado?

- Calla y atiende – dijo Javier Yerra.

El mono emitió entonces una melodía con aires orientales, y se arrancó con la siguiente estrofa:

- ¡Tin, ton, tiki tiki tin, vamos todos a Pekín…!

- Tú, mientras, concéntrate y di: “OOOOOMMMMMMM” – ordenó Yerra al maniatado.

- OMGGGGGGG… - obedeció cabezón, con la voz estrangulada, mientras aguzaba el oído, intentando oír lo que Chute Jiménez cuchicheaba a Javier Yerra.

- No te preocupes, que si tirando del chicle no funciona, siempre podemos enchufarle aire a presión con un fuelle por el trasero…

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

08 Sep 2007

El trepidante vuelo del “Nueva Era”

Escrito por: Ione M. Christensen el 08 Sep 2007 - URL Permanente

Mientras los auxiliares de vuelo vigilaban la correcta colocación de los pasajeros en el “Nueva Era”, el comandante se dispuso a revisar el óptimo estado de los instrumentos para garantizar un buen despegue y un vuelo sin incidentes.

Entonces, asistido por sus ayudantes, destapó una caja y extrajo un tarot, cuyas cartas comenzó a barajar conteniendo la respiración. Luego eligió unas cuantas y las dispuso en misteriosas figuras, y se lanzó a interpretar el arcano mensaje que anunciaban.
Hemos de explicar que el avión era una moderna aeronave de última generación, llena de ilustres pasajeros que pretendían aterrizar en medio de un conflictivo punto de Oriente Medio, en plena guerra en esos momentos.
Al parecer, uno de los viajeros había recibido una secreta y valiosa información, según la cual los extraterrestres iban a establecer contacto con la Humanidad en esa zona, donde, con gran temeridad, asentarían su nave. Todo ello con los fines cósmicos de buen rollo y paz en la Tierra, antes de que ésta liara un cataclismo de proporciones intergalácticas que pulverizara a los planetas de los alrededores. El soplo había sido transmitido por el alienígena Muski-Muski, amigo del famoso ufólogo Javier Yerra, que a su vez se lo confió a Chute Jiménez y a Carmen Porpiés. Estos dos conocidos parasitólogos, digo parapsicólogos, iban con la intención de hacer un tour por el planeta de los visitantes y crear allí descendencia humana, hito sin parangón en la historia.
Así pues, se hallaba el comandante interpretando la primera tirada del tarot cuando irrumpió en la cabina un pasajero molestísimo; se trataba de un mente-cerrada, también llamado cabezón, que nadie sabía cómo se había colado en la trascendental expedición.
- Perdone, comandante – dijo, señalando las cartas-, no quisiera desconfiar de su profesionalidad, pero… ¿es seguro este método?
- El tarot, milenario saber procedente de Egipto, cuyo nombre alude al dios Toth… - comenzó el comandante.
-¡Cielos! ¿Estamos en manos de un dios, entonces? – gimió el mente-cerrada – ¿No podría ser, al menos, un dios cristiano? No es que yo crea, pero me resultaría más familiar…
- Váyase y tranquilícese – ordenó, muy molesto, el comandante.
Ya salía el cabezón, empujado por uno de los asistentes del comandante, cuando asomó de nuevo la nariz.
- Sólo quería puntualizar… En realidad, el tarot no procede de Egipto sino que se inventó en China, en la Edad Media, a petición del emperador Huey Song, para su solaz y el de sus concubinas, y llegó a popularizarse en Italia como juego de azar y apuestas en el siglo XV, siendo “tarot” la traducción de los “triunfos” en francés, y…
- Bueno, basta ya – interrumpió el comandante -. Siempre confirmamos los pronósticos con la Torre de Control, así que cálmese y vaya a sentarse.
- Eso me tranquiliza, supongo que el personal de allí estará compuesto por técnicos cualificados, que…
- Aquí Torre de Control – se oyó de repente -. Al habla el astrólogo Jeremías. Después de consultar la carta astral del vuelo, puedo decir que será apacible y no habrá conflicto a causa de la guerra, pues los extraterrestres extenderán su influencia de confraternización.
El mente-cerrada, visiblemente más nervioso, balbuceó:
- ¿Pero ha considerado usted la precesión de los equinoccios?
- ¿Qué dice ése? – se oyó ladrar a Jeremías - ¿Quién habla?
- ¿Y la constelación de Ofiuco? ¿La ha considerado usted? – siguió el incombustible cabezón.
- ¿Qué es eso? – aulló Jeremías.
- Pues si no se documenta usted acerca de su propio “trabajo”, ¿cómo voy a confiar yo en usted? – protestó el mente-cerrada mientras era empujado fuera del lugar.
Yendo de camino a su asiento, pudo escuchar cómo Javier Yerra se ofrecía a amenizar el vuelo con la ayuda de un hipnotizador amigo suyo; éste se declaró experto en aumentar miembros viriles y pechos femeninos, sólo con hipnosis, por una tarifa razonable. Muchos pasajeros se precipitaron a hacer cola.
Sintiéndose cada vez más mareado, el cabezón corrió en busca del equipo médico, y de repente un hombretón con bata de médico emergió del botiquín de emergencia del avión.
- E...Estoy buscando un médico – tartamudeó el mente-cerrada.
- Cirilo, homeópata – se presentó el otro, cuadrándose militarmente -. ¿Qué le pasa a usted?
- Necesito algo para el mareo…
- ¡Perfecto! –se relamió Cirilo y, sacó un botecito del bolsillo -. Aquí tiene: cymbopogon nardus.
- ¿Nardo?
- Citronela, sí, señor. Homeopatía de la buena.
- Pero… eso significa que estos son los restos de… ¿cuánta dilución tiene?
- Purísima, señor mío: 30C – manifestó Cirilo agitando el frasquito a modo de maraca.
- ¡Horror! Una gota o parte de nardo en un cuatrillón de agua… ¿Y si no me hace efecto?
- Lo diluiríamos más, está claro, qué ingenuo es usted… Pero no se preocupe, también viene aderezado con alcohol, para animar un poco la mezcla.
- Entonces sí que me mareo del todo – gimió el cabezón, apoyándose sin querer en el experto Cirilo -. ¿Y si me doliera algo… o me parto una pierna… tiene algo para el dolor?
- Por supuesto –afirmó Cirilo, sacando otro bote del bolsillo -. Geranio. Aquí tiene. Son doscientos euros, todo.
- ¿Cómo? ¿Le tengo que pagar?
- ¡A ver si se cree usted que vivimos del aire, jua, jua! –y Cirilo señaló tres asientos de la parte delantera del avión -. Pase por caja. Y no se le ocurra escaquearse o mi asesor laboral le saludará de mi parte.
Al instante, una raquítica y encorvada vieja salió de detrás de Cirilo. Iba vestida con un traje de faralaes donde se leía “Echadora de mal de ojo”. Interpuso una lupa entre sus ojos pitañosos y el cabezón, pero para entonces éste estaba soltando los euros en la caja registradora cuya manivela accionaba,cual organillo, Carmen Porpiés.

Agobiado, el mente-cerrada se preguntó por qué ningún otro pasajero parecía percatarse de la onírica situación; tal vez el raro fuera él. Y entonces contempló más despacio a los expedicionarios que tenía delante. Los tres se habían ataviado para la excepcional ocasión: Chute Jiménez, de torero; Carmen Porpiés, de fallera; y Javier Yerra, por aquello de la representación internacional, de supermán.
De modo que, oyendo ya el rugido de motores y viendo que no tenía escapatoria, el cabezón se sentó en su sitio y, entre temblores, se echó a reír silenciosamente, pues más le valía pensar en positivo. ¿No?

The amazing flight of the “New Age”

While the flight attendants watched the correct positioning of the passengers in the “New Age” airplane, the Commander prepared himself to review the optimal state of the instruments to guarantee a good takeoff and a flight without incidents.
Then, attended by his assistants, he opened a box and extracted a pack of tarot cards and began to shuffle it, containing the breathing. Soon he chose a few and arranged them in mysterious figures, and he threw himself to interpret their arcane message.

We have to explain that the airplane was a last generation airship, full of illustrious passengers whom they tried to land in the middle of a conflicting area of the Middle East, in the heat of war at those moments.
Apparently, one of the travellers had received a secret and valuable information, according to which the extraterrestrial ones were going to make contact with the Humanity in that zone, where, with a great recklessness, they would seat their ship. Of course, only with the good intention of bringing peace to the Earth, before the Earth caused an intergalactic cataclysm.

The tip-off had been transmitted by Muski-Muski, the extraterrestrial friend of the famous ufologist Javier Yerra (Javier Mistaken), who revealed it to Chute Jiménez (Prick Jiménez) and to Carmen Porpiés (Carmen Run-away). These two were known parasitologists, I mean parapsychologists, and they planned to create human descendants in the planet of the visitors.

Therefore, the Commander was interpreting the first throw of the tarot cards when a very annoying passenger burst into the cabin; he was a mind-closed one, also called big-headed. Nobody knew how he had gatecrashed the far-reaching- expedition.

- Excuse me, Commander - he said, indicating the cards -, I would not like to distrust of your professionalism, but… is this method safe?


- The tarot, millenarian knowledge coming from Egypt, whose name alludes the God Toth… - the Commander started to explain.


- Good heavens! So, we are into the hands of a God? - the mind-closed-one moaned – It could be, at least, a Christian God? I am not a believer, but it would be more familiar to me…

- Go away and be calm - the Commander, very cross with him, ordered.

The big-headed-one was been pushed by one of the assistants of the commander, when came into the cabin again.


- I only wanted to emphasize… In fact, the tarot does not come from Egypt but was invented in China, in the Average Age, at the request of the emperor Huey Song, for his entertainment and the one of his concubines; after, it become popular in Italia like game of chance and bets in the XV century, being “tarot” the translation of the “triumphs” in French, and…

- Well, enough! - the Commander interrupted -. We always confirm the prognoses with the Control tower, so be quiet and go to your seat.

- It sounds well, I suppose that the Control Tower personnel are qualified technicians, who…
- Here Control Tower - it was heard suddenly -. This is Jeremías Astrologer speaking. After consulting the astral letter of the flight, I can say that it will be calm and there will be no conflict because of the war, because the extraterrestrial ones will extend their influence of fraternity.

The mind-closed-one stammered, very nervous:
- But has you considered the precession of the equinoxes?
- What does he say? - it was heard bark to Jeremías - Who speech?

- And Ofiuco constellation? Has you considered it? – the persevering big-headed-one continued.
- What is that? - Jeremías howled.
- If you do not document yourself about your own “work”, how can I trust you? - the mind-closed-one protested while he was pushed outside the place.

When he was going to his seat, could listen how Javier Mistaken offered himself to brighten up the flight with the aid of a hipnotizer; this one declared being an expert in increasing penis and feminine chests, only with hypnosis, by a reasonable price.

Feeling he was more and more dizzy, the big-headed-one ran in search of the medical personnel and, suddenly, a hefty fellow with doctor dressing gown emerged from the emergency medicine kit of the airplane.

- I a… am looking for a doctor - the mind-closed-one stuttered.
- Cirilo, doctor in Homeopathy - the other one introduced himself, clicking his heels militarily -. What happens to you?
- I need something for my dizziness…
- Perfect! - Cirilo licked his lips as a lion in front of its prey and removed a little flask from his pocket -. This is for you: cymbopogon nardus.
- Nard?
- Citronela, yes, Sir. Completely homeophatic.
- But… this means that these are the remains of… how much dilution has it?
- Purest, Sir: 30C – Cirilo explained, shaking the little bottle as a rattle.

- How terrible! A molecule from nard in a quadrillion of water…! And if this does not do effect to me?


- We would dilute it a little more, is that clear? What ingenuous you are! But don’t worry, this mixture comes adorned with alcohol, to animate it a little.
- In this case, I will get dizzy absolutely – the big-headed-one sobbed, leaning on Cirilo -. And if I feel any pain or I break my leg… has you something for the pain?
- Of course – Cirilo affirmed, removing another flask from his pocket -. Geranium. Two hundred euros, everything.
- How? Must I pay it?
- Do you really think I can live from the air, ha, ha! - and Cirilo appointed three seats in the front part of the airplane -. You pay there. And do not forget it, or my labour adviser will bring my greetings to you.

In the twinkling of an eye, a rickety and bending old woman appeared behind Cirilo. She was inserted in a flamenco suit with the painted words: “My malediction for you”. She interposed a magnifying glass between her.

Overwhelmed, the mind-closed-one wondered why no other passenger realize the surrealism of the situation. Perhaps he was the only strange person in the airplane.

And, then, he contemplated the expeditionary ones more slowly. The three were dressed out for this exceptional occasion: Prick Jiménez, like a bullfigther; Carmen Run-away, with the typical dress of Valencia Fallas; and Javier Mistaken, due to the international representation, like superman.

So that, listening to the roar of motors and seeing that escaping was an impossible mission, the big-headed-one huddled up in his seat, shrunken and laughing quiet, because thinking in a positive way was better. Or not?

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

16 Ago 2007

ILUMINADOS AL FRENTE DE ONG

Escrito por: Ione M. Christensen el 16 Ago 2007 - URL Permanente

Recientemente una paciente, además de recurrir a mí para liberarse de la angustia que unos “iluminados” le habían provocado, me previno contra una nueva ONG, creada precisamente por ellos.

Si no se tratara de un asunto verdaderamente serio, la cosa sería de carcajada.

Estos misteriolocos, a los que llamaré Pin y Pon, tenían cierta amistad entre ellos, pero les dio por volverse uña y carne a raíz de compartir sus delirios paranormales. Tan delirios eran, que Pin proclamaba estar llamado a liderar la revolución espiritual de la “nueva era” en el mundo, representando a una raza extraterrestre que habita en el centro de la Tierra. Pues la Tierra está hueca y en su interior hay un sol, que alumbra y da vida a ciertos extraterrestres muy avanzados que conviven con mamuts y diplodocus, todos juntos en el interior del planeta.

Pin tenía sorbido el seso a Pon, quien creía a pies juntillas lo de la Tierra hueca y cuantos dislates propugnara Pin. Éste, para probar la veracidad de su creencia, afirmaba haber pagado 12.000 euros para reservar un pasaje en el viaje al centro de la Tierra, al cual se accede por unos agujeros ocultos que hay en los polos. Lástima que el guía de la expedición había muerto repentinamente (pero después de haber ingresado los dinerillos de unos cuantos ingenuos).

A Pin se le ocurrió crear una ONG de ayuda a África (y luego a toda la Humanidad), y reclutó a Pon como lacayo, otorgándole el título de vicepresidente. El presidente era Pin, por descontado. Como no tenían mucha idea de los trámites y las realidades mundanas, pidieron ayuda a mi paciente (Ana). Más que nada porque ella estaba muy versada en escritura automática, además de en cuestiones burocráticas.

Y, sin más, la pusieron a escribir “mensajes” del más allá, ya fueran procedentes de entidades celestiales o extraterrestres; y ella, siguiéndoles un poco la corriente, pero asegurando que eso era su propia imaginación, escribió de esa guisa todos los pasos legales a dar, creó los estatutos, diseñó la página web, pergeñó logotipos, títulos y nombres…

Toda la ONG la elaboró Ana desde su silla, agobiada por Pin y Pon, que elevaban beatíficos ojos a las alturas y aseguraban estar siendo espiados por invisibles seres malignos de todo tipo, que querían impedir la gran obra que estaba siendo gestada.

Ana se empezaba a aburrir de una situación tan surrealista y cada vez ponía más impedimentos para escribir los mensajes dictados por los seres superiores. Pero Pin la presionaba, entonces, sufriendo sacudidas y estremecimientos en todo el cuerpo, causados por su sintonía con los extraterrestres, ángeles, dioses, espíritus varios y vidas pasadas.

Pronto Pin y Pon se impacientaron, pues resultó que obtener subvenciones no era tan fácil ni tan rápido como se creían; y entonces insistieron a Ana para que escribiera en nombre de la ONG cartas de invitación a participar (monetariamente) a muy altas personalidades; y que participara con ellos en actos de soborno que empezaron a planear.

Podéis imaginar cómo acabó el asunto. Ana salió por pies, no sin antes soportar denuestos, amenazas y otras muestras de la fraternal mentalidad de los defensores de la nueva era del amor.

La ONG campa por Internet a través de su página web y no parece ofrecer nada serio por el momento; eso sí, hay un enlace con el sitio en el que se puede acceder a la secta de la Tierra hueca.

Si alguien está interesado en saber la dirección de la web, se la haré llegar a su email personal; más que nada, por no hacer esa publicidad a tan singulares personajes.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Sobre este blog

Avatar de Ione M. Christensen

CUARTO MILENIO Y MÁS



Contra la "iluminación" de religiones, supersticiones y supercherías, utilicemos el pensamiento crítico y el escepticismo.

Soy amante de las ciencias y las artes y defensora de la capacidad constructiva del pensamiento humano, a pesar de la destrucción que en el raciocinio están causando la desinformación, la incultura, las creencias mágicas y la religión.

ver perfil »

Amigos

  • johnny-salomon
  • narcisodelrio
  • amintas
  • rusbel
  • Dolors de Gual
  • LUIS MANUEL TOLMOS
  • madrid-idiomas

Fans

  • johnny
  • Jonathan Juan Ian
  • rusbe22222
  • apolvorinos
  • juan-calleja
  • Francisco Peiró Gimenez
  • Carlos M. Corchado
  • corchadocarlos

Ídolos

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):