09Jul, 2014

Revista El Comité 1973, portafolio La Gran guerra, grasofismos de Margarita García Alonso

Escrito por: margarita-garcia-alonso el 09 Jul 2014 - URL Permanente


Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

25Jun, 2014

Diario febril, mirada descarnada al mundo cuántico

Escrito por: margarita-garcia-alonso el 25 Jun 2014 - URL Permanente

Por Joaquín Badajoz

Hace poco menos de dos meses, el 18 de septiembre para ser exacto, recibí tres cuadernos de poesía de Margarita García Alonso; y unas semanas más tarde, el 6 de octubre, para continuar con ese impertinente asunto de la exactitud, un breve mensaje: “la pasión, que explica un poco los poemas”. Al pie me adjuntaba una novella titulada: “La pasión de la reina era más grande que el cuadro”. Como me intrigó el título, tanto o más que el mensaje y, además, juraba que me enviaba las clavículas de Salomón, una carta de marear o clave para entender su poética, fue lo primero que me bebí. Me gusta, a veces, ser disciplinado, dejarme torear.


Como a esta alturas posiblemente entenderán, le creí; pero la liebre acariciada eriza el lomo, se transforma en gato montés. Pronto dejó de ser la suave pata de liebre de la buena suerte —esa que algunos colgaban de un llavero antes de la revolución vegetariana—, para clavar sus gatunas aguja hipodérmicas, y la inquieta nariz de liebre me sonrió con la grotesca y diabólica mueca casi humana de Popotas, el gato de Bulgakov. Y mientras eso sucedía, mientras seguía el ritmo de su prosa alucinada y gestual, fui comprendiendo que había sido engañado, pero no tanto. No era esta la llave maestra para navegar su poesía, sino para entrar a su atelier, es decir, hurgar un poco entre sus obsesiones y su mundo caótico.

“Para contar la historia del cuadro he tenido que engordar quince kilos”. Avanza el imán, con una gravedad, a estas alturas de la vida, andrógina: puesto que la vanidad se maquilla y se viste unisex. Lo que continúa es un episodio, sino totalmente testimonial, descarnadamente veraz, en el que se cuenta, casi todo el tiempo en primera persona, una historia rara y fascinante, la de una mujer, una artista madura, encerrada en su cuarto frente a un ordenador, viviendo al mismo tiempo varios mundos virtuales. Tan potente son sus memorias como su psiquis surrealista, los personajes reales o imaginarios que la habitan; porque esta mujer es un lienzo, un palimpsesto cubierto de infinitas cáscaras de óleo, que se resiste a dejarse concluir. Un cuerpo que cuenta su vida por cicatrices, esos “dispositivos de reminiscencias”, como aseguraba ese otro guajiro galo ilustre, Severo Sarduy, cuando escribía que “cada uno podría, recorriendo sus cicatrices, escribir su arqueología, descifrar sus tatuajes en otra tinta azul” (Arqueología de la piel, El Cristo de la Rue Jacob (Barcelona, Edicions del Mall, 1987). Pero donde Severo va a la marcas que cuentan una historia, Marga se explaya en la depauperación física y mental, la enajenación, que dejan marcas más profundas y deprimentes que cicatrices, ese desgaste que más que a una anécdota precisa alude a toda una epopeya vital, al paso irremisible del tiempo: descubrir frente al espejo que le regaló su hija las imperfecciones de sus poros, “un diente postizo, el antiestético que me colocó el dentista de la Avenida de Graville en Le Havre, a quien no he matado porque partí. Qué horror de diente. Me ha dejado entre el implante y la encía, el manchón negro de la raíz del diente desvitalizado, el cual sigue oscureciéndose y me impide reír. (…) Cuando tenga dinero me haré una sonrisa de capital y trabajaré en el Reina Sofía, o en la televisión española, repleta de animadoras viejas, gordas, arrugadas, tontas y llenas de mimos, quienes ganan altos salarios y no tienen vergüenza en hablar sandeces”. O cuando constata que no le “ha salido otra arruga en la cara, pero el óvalo del rostro sigue cayendo. Cae a partir de la comisura de los labios en la incipiente papada y me deprimo. El doctor me ha anunciado que entro en la menopausia y la palabra me larga a la transparencia. No es como tener ojeras, enojarme, o perder peso. Es nunca tener fines de mes, de treinta a treinta y un día fajándome con las facturas, los manuscritos que se acumulan y contagian esta cara que ya no existe”. “La pasión de la reina… “ no es un rosario de penas; es más bien un diario febril, solo que su protagonista tiene suficiente coraje para narrar también sus desilusiones y fracasos, mientras de paso, sufre y vive, disfruta —puedo pensar— una historia más intensa que la de cualquier heroína. Y así, desbordada, riela entre los desahuciados, se deja seducir, seduce, vive vidas paralelas, construye ciudades y ordena —como hiciera alguna vez frente al computador matando la abulia y el sin sentido en juegos virtuales— un reino en el que ella es diosa coronada.


Esta es la historia de la mujer tras el papel, el código secreto, que como ya había anunciado, no me serviría de nada para leer su poesía —si acaso para escuchar otra versión paralela, para avisarme que me esperaban cornetas de bronce y una mirada descarnada contemplando el mundo cuántico
badajoz
JOAQUÍN BADAJOZ Miembro correspondiente de la Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE). Es presidente de la Comisión de Relaciones Públicas de la ANLE, miembro del consejo editorial de Glosas, de la ANLE, y miembro del consejo editorial de Cuadernos de ALDEEU (Asociación de licenciados y doctores españoles en Estados Unidos). Ha publicado los ensayos Excursión de Thor a Utgard, Colección Premio Calendario, Editora Abril, La Habana, 1996; Reinaldo Arenas a las puertas del delirio, en “Locura y éxtasis en las letras y artes hispánicas”, Cuadernos de ALDEEU, Vol. XVI, No.2, Nueva York, Marzo 2000; Exilio y Nacionalidad. La nación y la emigración en la encrucijada de los estados postnacionales, en “En el centenario de la República de Cuba”, Instituto de Estudios Cubano, Editora Corripio, Miami 2004; La sobrevida: Sonetos de la Muerte de Odón Betanzos, en “Odón Betanzos Palacios o la integridad del árbol herido”, Gerardo Piña Rosales, Ed./Circulo de escritores y poetas iberoamericanos de Nueva York, Nueva York, 2004; España Regurgitada (una lección de antehistoria, un artista cubanoamericano del spanglish y una aventura neosurrealista en la ciudad sitiada), en “Hispanos en los Estados Unidos: tercer pilar de la hispanidad”, Teachers College-Columbia University, Nueva York, 2004; entre otros. Ha publicado reseñas, poesía y narrativa en varias revistas y antologías de Cuba, España, Estados Unidos, Francia y México. Es editor ejecutivo de la revista Cosmopolitan en español. Reside en Miami, Estados Unidos.

La pasión de la reina era más grande que el cuadro, Margarita García Alonso,

Editions hoy no he visto el paraíso, 2012, novela

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

23Jun, 2014

Balada de la regente.

Escrito por: margarita-garcia-alonso el 23 Jun 2014 - URL Permanente



Balada de la regente.

No he tenido que matar,

mis esposos han muerto

de viejos, de cáncer,

de exceso de droga,

no cuentan,

copié versos de muchos poetas

en la esquela mortuoria

insistí en los vivos: "vengan a casa,

copulen mientras duermo,

quiero despedir a mis esposos"

pero fue pretexto para fiesta.

Nadie sabe

a quién dedico textos,

si son míos.

Iré a quejarme,

nadie comprende que

en cualquier momento

suprimo la palabra humano.

Fertilizaré la cabellera

de los ausentes, cortaré cabezas,

siempre corto el pelo

a quien amo,

antes de que sea gris y apeste a

cocaína de novato

que perfora coños

y vende boletas de podredumbre.

Dejaos de celebrar

no escribo para entretener,

me suda la loca,

soy la puta sílaba,

sobre la goma pegajosa que ensucia

la hoja y deja un ciclé

semejante al culo de una perra.

Me voy a ver mis pastizales de vaca,

plastas de mi poder

soy I' am

la que ha nacido para perder.

Breviario de Margaritas, Margarita García Alonso,

Editions Hoy no he visto el paraíso, 2013

Poesía

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

21Jun, 2014

Confesiones de una vagabunda.

Escrito por: margarita-garcia-alonso el 21 Jun 2014 - URL Permanente




Confesiones de una vagabunda.

 

¿Cuál amistad tendrá con nada  el que en todo es contrario de sí mismo? Francisco de Quevedo

Antes de perder la cabeza

pondré sobre la mesa

la herida.

Quiero esconderme

en la plaza pública,

donde siempre he estado

al alcance,

a la mano

sin perturbar

o llamar la atención.

Quiero tener paz

al nombrar cada esencia

que me ha matado.

De nada os sirvo,

podéis cerrar el cuaderno,

quemarlo,

escupirlo

depositarlo en el bolsillo

del suicida.

De todas formas

soy culpable:

he bebido poco

he fornicado menos

pero embriago

-borracha,

no admito finuras

en carne descompuesta-

ebria de sentir

como olisqueas en un verso

buscáis consuelo donde no hay,

buscáis compañía

cuando huyo.

Escasea el tiempo,

me voy a traicionar,

voy a vender

como postalita

mi circunstancia.

Decorticaré cada ciudad,

cada perro,

seré breve como un rayo:

no me ha acompañado

la suerte.

Desde que partí de mi tierra

no he recomenzado,

solo cuadernillos,

mendicidad

y este breviario

de vagabunda estacada.

Me dijeron calla,

pero no he obedecido.

Aprende: no soy perla

de altar, ni manto

que busque espalda.

Quizás hasta posea

lo que necesitas,

pero puedo mancharte,

estoy sucia como una

frase de usurpación

a la deriva del Danubio.

He fallado:

quise retenerme adolescente,

quise que mi hija fuese siempre niña,

pero usé el santo que no conviene,

jugué el número que no tocaba,

usé la bárbara costumbre nórdica

de la sal

sal gruesa en la acera,

sal en la puerta

para espantar la nieve,

el mal ojo, la escasez,

la fatalidad.

Pero llueve

y sobre el nueve la lluvia,

rastrojos de mudanza,

ropa usada,

fotos en el cajón de cocina

junto a utensilios oxidados

como tú y yo,

extranjeros de especie.

Una mujer común,

con una camisola de hospicio

rasgada, amarillenta,

sin identificación.

que te confiesa

llamarse Margarita.

Breviario de Margaritas, Margarita García Alonso , Editions Hoy no he visto el paraíso, 2013 Poesía
«Un demonio, al nacer, me dio el arte cruel de ensangrentar la peña y de escarbar en la herida». Charles Baudelaire


Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

21Jun, 2014

Los salmos de María Eugenia Caseiro

Escrito por: margarita-garcia-alonso el 21 Jun 2014 - URL Permanente

“Arreciados por el éxodo”, 2013: ICE. Imagine Cloud Editions.

Un dolor inmenso envuelve todo/ en la canción favorita de mi padre. / Alguien sostiene un sobre misterioso. /Aquellos que no ven y teorizan. / La muerte y el silencio de la nada. /Allá lejos en vilo van los barcos…/ El tiempo nos devuelve las pisadas. / Iban frotándose los ojos/ las gentes que pasaban. (Suspenso, María Eugenia Caseiro)

No tiene límite, no se detiene María Eugenia Caseiro cuando escribe y nos lega un hermoso libro de poemas “Arreciados por el éxodo”, 2013: ICE. Imagine Cloud Editions.

El título, confieso, es un candado y debe asustar a quienes, como yo, temen caer en la tradición poética cubana del exilio, el destierro, la esclavitud, el parangón isleño con la suerte de los hebreos del antiguo Egipto.

La tierra prometida de Caseiro no es un fragmento de la odisea, es un canto carnal donde beso, roce, toque misterioso de otro cuerpo, la mano como presencia mística… atraviesan los tiempos, se imponen, para ofrecernos universalidad.

“Yo con mi generación de trémulo esqueleto/ caía del caballete y un fantasma/con los brazos abiertos /recogía mis huesos y espantaba/ los bichos del sopor./ Yo, tú, los árboles de lágrima torcida/como lenguas sedientas, /navegamos la lluvia sin timón, / sus lapsos de liturgia con dintel veraniego/ en que el pájaro del sueño se posaba”

Dicho ese: Yo, tú, los árboles…” -de quien se trata, quien nos habla- la poeta presenta los sujetos, los nombra, deja en la antesala y pasa a la oleada de la existencia, en lo adelante es un ente vital, animado por profecías, que madura el cansancio en medio del desierto.

He leído estrofas con tanta música, que las siento predestinadas a ser cantadas en una gran plaza, (Nadas, Abandono, poemas que afinan la melodía para ser escuchados en el tiempo que vendrá, porque ahora siguen guardados, sin abrir, y alojan relámpagos…

/Como ángeles que han visto /el horror de las calles /aplastadas/ con el placer siniestro de los pasos, /huirán las siluetas de los charcos.// Traerá la lluvia ampuloso sinrazón/ al estilo del ejército romano. / Nada habrá por agregar/ nada nada nadie…/nadar y nadar solo/ lo incomprensible.”

Éxodo interior, éxodo exterior impuesto en el afán de tallar a medida la oscuridad, oscuridad con traje pulido que convierte a Caseiro en luminosa y enigmática.

Es un cuaderno con nombre de puerta estrecha, insisto para que pasen, pero adentro que jolgorio, salmos estructurados, poemas cortos, una voz que resume las voces de los que han sido flagelados en luna llena.

Sin lamentos, como si el látigo, el viaje, la ausencia se hubiesen condensado en la ternura, hubiesen crecido empujando al Hombre/Mujer, con mayúscula, solo una puede traer al mundo tanta sensibilidad para transformarse en Ser que se pasea bajo los astros restregándose los ojos, sin importarle que la vean, de todas formas a su lado respira el espanto de lo sucedido.

En la inmensidad de las visiones, visiones que no pronuncian la mutilación ( la condena), pero la llevan en sí como una joya, en ello radica la belleza de este poemario humano, humanista.

Me sorprende la sabiduría, el vocabulario, la cultura de Caseiro ligada a referencias de la isla, la piña, el sillón de mimbre donde se acomoda en académica. Esmero, sobresalto de brevedad, punteado “por estrellas rojas con agujas”. Y cito ese verso, como puedo avisar de otros a los que se llega por un giro de llave, un giro en el sentido de la media luna, sobre imágenes fuertes, raras, únicas.

María Eugenia Caseiro es una mujer de letras que desborda en este poemario por la esencia. Poco a poco destierra el léxico, para gozar “la desnudez/escupir la gramática/ sacudirse/ el polvo de los signos/ arrancarse/ los tiempos verbales/ desatar/los lazos de la lengua/ vomitar el hastío/hasta sentirse libre”.

Y lo hace, lo asume y es donde mejor se presenta a este animal que la lee y no olvidará la magnitud de su libertad cuando sentencia: “Ella entiende la torpeza, el riesgo de su vida/ desde antes de nacer, desdoblado su fantasma / surcado con su nombre toca en mí, / yo no respondo sin saber qué hacer. /Mido la muerte desde allí. / Dios es hoy mi padre/ tranquilamente amarillo y azotado.”

Caseiro, una poeta en conocimiento de causa, capaz de estremecer.

Margarita García Alonso,
Normandie, Francia,
junio del 2014

María Eugenia Caseiro.
María Eugenia Caseiro. Narradora y poeta cubana. Reside en Miami. Miembro de la Unión de Escritores y Artistas del Caribe, de la Unión Hispanoamericana de Escritores, de la Asociación Caribeña de Estudios del Caribe, Miembro Correspondiente de la Academia de la Historia de Cuba en USA y Miembro Colaborador de la Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE). Integra la Muestra Permanente de Poesía Siglo XXI de la Asociación Prometeo de Poesía y el Consejo Editorial de La Peregrina Magazine. Ha participado como jurado en certámenes literarios. Ha obtenido reconocimientos por dedicación a la difusión de la cultura. Hollywood Diamond Hommer Trophy,1998; Premio José María Heredia, 2007; Primer Premio Narrativa Artesanías Literarias, 2007; Primer Premio Poesía Carta Lírica, 2011. Ha publicado el poemario No soy yo, en versión bilingüe, español y rumano, 2004; Palabras al dente, 2008; Nueve cuentos para recrear el café en versión bilingüe, español y francés 2010; ESCAPARATE, el caos ordenado del poeta, que reúne varias épocas de su poesía, 2011 y Arreciados por el éxodo, en Imagine Cloud Editions, 2013

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

20Jun, 2014

Una magnífica novela con sustancia-dice TERESITA DOVALPAGE desde Taos.

Escrito por: margarita-garcia-alonso el 20 Jun 2014 - URL Permanente

Una magnífica novela con sustancia

Teresa Dovalpage

La pasión de la reina era más grande que el cuadro (Spanish Edition) (Paperback)

Una novela divertida y con sustancia, con imágenes nuevas y juegos de palabras que hacen que el lector estalle en una carcajada, antes de detenerse a pensar en qué le han querido decir. El autismo como magia, el exilio, la soledad, el abuso, la locura, son temas abordados con gran maestría por la autora. Los estereotipos se caen: es la mujer cubana que sale al destierro y que no se corresponde con las características que le asignan los españoles a toda cubana exiliada (no los menciono aquí porque va y Amazon me veta la reseña) Por favor, lean este libro que se muene entre Le Havre, Madrid y de rebote, La Habana. La recomiendo definitivamente.

La pasión de la reina era más grande que el cuadro, Margarita García Alonso ,

Editions hoy no he visto el paraíso, 2012, novela

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

20Jun, 2014

La poesía que desmadra en Breviario de margaritas.

Escrito por: margarita-garcia-alonso el 20 Jun 2014 - URL Permanente

por JUAN CARLOS RECIO

Escribir sobre Breviario, no se me daba. Como suelo escribir mejor desde el lector, confieso me dio cierta desazón de que la vejez ya estaba dándome duro en el espinazo. Entonces lo entendí todo. La poesía que desmadra de esta mujer (que además no esta loca de remate y por contradicción es la mejor parte de ella para descubrirla). Resulta que sí, a veces se escribe contra uno mismo, contra los demonios que nos hacen sangrar y porque los ovarios puestos en su justo sitio, con dignidad, digo, hacen que hablar por los codos no sea un defecto, a lo sumo, es un acto a contracorriente de cualquier cobardía.

Muchos escritores con razones de peso y leyes de lo que suponemos es poesía, defienden que no debemos ponernos a contar. Lo cierto que hace mucho me vale un tarro y mil, y parece que a la autora le ocurre parecido, ella cuenta. Su narración no es un hilo, son cortes, tampoco, desde el yo ramplón, todo lo suelta sin ingenuidad ni falso criterio, cuando se vive a quemarropa de un disparo, se enviuda, el amor nos calienta, a cada rato explota, incluso, se reconquista aquello que parecía frustrado, y hasta el gato de la casa da sus contiendas por un alimento de calidad, no existe metáfora ni falta de juicio, ni dualidad de ser dos, al revés, la poeta es múltiples partes de la mujer que es, y a cada cosa le da su espacio, igual que nos intimida como lectores para entenderla. No lo hace como una amenaza, es la reflexión del espejo, de esa imagen nítida que deberíamos tener a mano.

Ya la neblina aquella cuando pastábamos en el potrero nacional, ha pasado, y Margarita no se anda por las ramas, nos da ese hachazo de cuaje, uno necesita dejar de rodar, poner cable a tierra y de eso se trata. Pero si cree que el arte del elogio es incorrecto, quizás no me crea, no necesitas creer realmente en nada, debes tocarlo. Ve y advierte dar un clip y encontrarte ante la poesía del último libro de Margó, Reina de Groenlandia, le ánimo, a que entre, lo único que necesita es llevarse a ud mismo, es decir, no pretenda buscar al otro, la mujer que escarba en sus viseras, tiene un objetivo muy preciso, no hay otra forma de vivir que no sea desde una realidad a la que se penetre desde el sudor y la lágrima, porque desde que le dijeron que se callara y no lo hizo, es:
Una mujer común,

con una camisola de hospicio

rasgada, amarillenta,

sin identificación.

que te confiesa

llamarse Margarita.

Margarita García Alonso . Matanzas, Cuba, desde 1992 reside en Francia. Periodista, poeta, y artista visual. Autora de diez poemarios, cuatro novelas y de cuadernos de arte. Licenciada en periodismo de la Universidad de la Habana. En Francia obtuvo el Máster en Industrias gráficas. Posee numerosos premios de pintura, artes visuales y literatura. Aparece en más de cinco antologías y variadas revistas. Premio de la Taberna de poetas francesas en el 2006. Premio de la Fundación cultural Miguel Hernández por su creación gráfica Pájaros azules para el poeta, 2014. Su trabajo en el arte contemporáneo es considerado Patrimonio de la Normandía. Ha sido facturada en la Colección "Spotlight on France", de la galería Saatchi- on line, de Londres. Editions Hoy no he visto el paraíso.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

19Jun, 2014

LOS POETAS DE LA SENDA, Antología de poesía, CHEMA RUBIO

Escrito por: margarita-garcia-alonso el 19 Jun 2014 - URL Permanente

LOS POETAS DE LA SENDA, Antología de poesía, CHEMA RUBIO

"La Senda del Poeta siendo un Homenaje a Miguel Hernández, lo es por sus tres querencias: La naturaleza, la poesía, y el ser más humano. Las tres forman la divinidad, si una falla, falla un mundo. Es una senda especial, y todos queremos salir en la foto para no perdernos las huellas de la historia que poco a poco vamos haciendo. Porque cada quién es necesario por el camino que sueña y deja rastro. En estos días en que este mundo loco, de guerra en guerra, de terror en terror, va haciendo sus estragos, es el momento de sacar el rostro de la belleza de los ojos que habían pensado quedarse esclavos en la miserable crueldad del mundo. Es el momento de obligarnos a pasear por los caminos originarios de la tierra y hacer que el escéptico logre volver a soñar, y que las derrotadas vidas transmuden su piel: multiplicando las gracias sin enterrar las penas, pero dejándolas al aire, para que se oreen como la piel de los conejos antes de ser masticada por los dientes del hambre… Entonces, podremos decir, que es un ser de palabra, una persona siempre creciendo, un poeta completo lector."

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

19Jun, 2014

Lilián Pallares, Pájaro, vértigo, en Casa América, Madrid.Martes, 24 de junio de 2014, 19:00h

Escrito por: margarita-garcia-alonso el 19 Jun 2014 - URL Permanente

Martes, 24 de junio de 2014. 19:00h
Presentación de libro y lectura de poemas Pájaro, vértigo
Huerga Fierro Editores,
de Lilián Pallares
Participan: Ángel Guinda, poeta.
Isabel Navarro, poeta y periodista
Antonio J. Huerga, editor y la autora
Proyección del video-poema Pequeña muerte, de Charles Olsen

Lilián Pallares (Barranquilla, Colombia,1976) Escritora, guionista, productora audiovisual y cultural. Ha publicado el libro de crónicas y relatos de calle Ciudad sonámbula, que incluye los relatos premiados "Reflexiones del va y ven" y "Servicio anónimo", y el poemario-disco Voces mudas. Ha participado en diversas antologías y revistas literarias de España y Latinoamérica. Su pasión por el folclore, las raíces afro y el amor por la palabra, le han motivado a crear su propio espectáculo Afrolyrics “poesía a ritmo de tambor” con el cual se ha presentado por escenarios de España y Europa. Su recital poético con baile y piano flamenco Agita flamenco fue estrenado en la bienal de Arte de Venecia, Italia, en el pabellón de Nueva Zelanda. Actualmente codirige junto con el artista Charles Olsen la productora audiovisual literaria Antena blue y el juego poético por internet Palabras prestadas. Ha sido seleccionada entre los diez mejores escritores jóvenes de Latinoamérica por About.com, New York, 2011.




Entrada libre hasta completar el aforo
c/Plaza de Cibeles s/n 28014 Madrid
T. 915954800
www.casamerica.es
@casamerica

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

19Jun, 2014

Leonard Cohen reza la mecánica sagrada

Escrito por: margarita-garcia-alonso el 19 Jun 2014 - URL Permanente


Leonard Cohen reza la mecánica sagrada

Escucha, cae el tejado,

una teja tras otra se desliza al suelo

y suena a cráneo que quiebra.

En casa de mi madre

mi padre ha muerto,

nadie grita orden

frente a la escasa cena

para una persona

viene de un fogón de leña

donde pavorosamente

se juntan los hermanos.

Cada paso es lento,

marcado por la tristeza del alero.

Me aconsejan que visione

un mar de flores blancas,

pero hoy relampaguea,

me aprieta el pecho

como si fuese

un botín de cuero

hasta que comienza a rezar

Leonard Cohen,

el pie en una carta

de tarot mal dibujada,

bajo un cielo inexistente

que me devuelve la virginidad.

Leonard reza y su voz desmaya

a querubines y Delfos amanerados,

me ampara de estruendos,

confina la puerta

con su mecánica sagrada

y mi seno derrama amor

en la hierba

bajo el primer extraño,

que tengo a mano.

Breviario de Margaritas , Margarita García Alonso , Editions Hoy no he visto el paraíso, 2013 Poesía
«Un demonio, al nacer, me dio el arte cruel de ensangrentar la peña y de escarbar en la herida». Charles Baudelaire
EN AMAZON



Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Soy La costurera de Malasaña ; poeta, periodista, pintora, escritora nacida en Cuba. Vivo en Francia desde 1992. Mi patria de amor es Madrid.

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

Amigos

  • admin-elpais
  • Carlos M
  • a-casanova