14 Jul 2012

La tetera humeante

Escrito por: merhum el 14 Jul 2012 - URL Permanente

Llovía incesantemente.Se había refugiado en aquel café, que era su favorito desde hacía tiempo. Pidió un té y al poco tiempo, el camarero le sirvió una tetera humeante de la cual emanaba un dulzón y agradable aroma a canela y menta.

Mientras se tomaba una taza, a pequeños sorbos, lentamente, miró a través de la ventana empañada por el calor del local. La gente se apresuraba de aquí para allá, calándose bajo la lluvia. Se estremeció, un espasmo de frío le provocó un ligero temblor y le obligó a echarse el abrigo sobre los hombros.

Aquel café se encontraba en una plaza de la cual partía una alameda. Los árboles desnudos se mecían con el viento...

Desde hacía años, su empresa la enviaba a esa ciudad para presentar la nueva campaña de sus productos. Siempre en la misma fecha. Siempre la lluvia era la protagonista en los pequeños ratos libres y su refugio, el café. Le hubiera gustado ir alguna vez en primavera y pasear bajo los álamos, y oler las rosas de los jardines...

Se sirvió otra taza y empezó a recordar la segunda vez que estuvo allí. Ese año no había ido sola, la había acompañado Esther, su secretaria. Tenían que ver a uno de los clientes cuando, de pronto, les sorprendió un aguacero y buscando donde protegerse, encontraron este café. Fue Esther la que pidió esta variedad de té, y a ella le gustó tanto, que ya siempre lo pedía.

Recordó a Esther, una vez más. Imposible no recordar. Tendría que haber dejado de ir a esa ciudad y a ese café. El aroma de su taza le hacía evocar a su secretaria, lo que le producía una extraña y dolorosa sensación.

Habían charlado mientras esperaban a que escampara. Esther llamó al cliente y atrasaron la cita para una hora después de la concertada. Era una chica muy agradable y eficiente. Además prefería ir acompañada, y sus jefes no pusieron ningún problema cuando les dijo que viajaría con ella.

Esther, se disculpó, y fue un momento al baño, dejando caer su abrigo en la silla.

Pasaron quince minutos y Esther no volvía. El móvil empezó a sonar con una cancioncilla vulgar y al poco se calló.

Veinticinco minutos. Le pareció mucho tiempo. Iban a llegar tarde a la cita y no se lo podían permitir, la empresa necesitaba a aquel cliente.

Bueno, quizás se estaba retocando, pero, su móvil volvió a sonar. Miró la pantalla sin atreverse a contestar. No le parecía bien, podía ser alguna llamada privada. Era una llamada oculta.

Treinta minutos. Se levantó y fue hasta el baño. Pensó que tenía que haber ido antes, ¿y si le había ocurrido algo?

El baño estaba cerrado. Llamó y nadie respondió. Volvió a llamar, pero nadie respondía.

Saliendo, se acercó a la barra y le explicó al camarero lo que ocurría. Este, tomando la llave, fue con ella e intentó abrir la puerta, pero estaba cerrada por dentro... Entonces, empezó a empujar, fuertemente, hasta que una fuerte patada hizo saltar el pestillo...Allí no había nadie.

Le dijo que eso era imposible, la había visto entrar, no le cabía la menor duda, y no había salido. Su abrigo, su móvil estaban allí en la mesa. El baño no tenía ventana.

Pero Esther había desaparecido, sin dejar rastro, delante de sus narices y jamás volvió a saber de ella. (mmhr, 2009)

Safe Creative #0911024811360

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

28 comentarios · Escribe aquí tu comentario

jhon-doe dijo

Me has puesto la piel de gallina ya de mañana, mmm, me ha gustado, como en las pelis de suspense e intriga, besotes.

merhum dijo

Vale, te creo . Un beso y buenos días.

Manuel Cascales Guindos dijo

Magnifico relato, saludos.

merhum dijo

Bueno, parece que las musas siguen conmigo en mis noches de insomnio. Saludos, MCG.

Agueda Conesa Alcaraz dijo

Me encanta el té de canela y menta...bonito relato..un besazooooooooo

merhum dijo

Yo tomo muchas clases de tés. cuando voy a Granada, siempre compro por las tiendecitas del Albaicín. Gracias Águeda, te ofrezco una taza virtual, disfrútala añadiendo también una corteza de naranja. Besos

fernandomaria dijo

Las noches de imsnonnio a veces provocan las ganas de escribir y salen relatos como éste, digno de ser leído.
Besos a la hora del té.

Abel Desestress dijo

FELICIDADES TIENE USTED YA, LA VENA DE ESCRITOR
AHORA SIGA LOS PASOS QUE GUIEN LA PAZ EN SU QUEHACER COTIDIANO.
PROBABLEMENTE NO GANE MUCHO PERO VIVIRA FELIZ, Y ESO NO SE GANA CON NADA MATERIAL.
UN ABRAZO.
ATTE.
ABEL

segundosombra12 dijo

Un relato agradable y extraño, dan ganas de seguir leyendo. Tal vez los finales en la vida, sean como en tu relato y eso siempre nos sorprende.
Un abrazo

merhum dijo

Gracias, Fernando, precisamente me estoy tomando uno, si quieres una taza, te invito. Un beso

merhum dijo

Buenas tardes, segundosombra. No suelo poner la palabra fin, así que tal vez, si me inspiran las musas, pueda continuar, no lo sé. Hasta ahora lo que escribo son relatos cortos e incluso microrrelatos, y algunos poemas, pero así, escritos en el momento. Me alegra que te haya gustado. Un abrazo.

merhum dijo

Abel muchísimas gracias por su elogio. Escribir me hace feliz y eso es hoy por hoy, suficiente. No creo que vaya conseguir algo más, excepto vuestros comentarios, muy valiosos, y vuestra amistad. Un abrazo para ¿Quintana Roo? ¿En ese Estado vives? Pero ¿eres mexicano o venezolano?

merhum dijo

Libertad, también yo tomo rooibos y me quedo muy relajadita, pero fíjata las historias tan raras que me salen. Un abrazo

emilio

emilio dijo

Muy bien, merhum. Hoy descubrimos, por lo menos yo, una nueva y estupenda faceta: la de escritora de relatos. Cultívala. La verdad es que el desenlace es sorprendente. Sorprendenos de vez en cuando con alguno de estas narraciones. Saludos. emilio

merhum dijo

Hola, Emilio. Te agradezco que te pases por aquí. Me gusta mucho escribir y a veces parece que "vomito" las palabras, porque me entra el impulso y tengo que hacerlo en el momento, y si me interrumpen se va la inspiración. Espero seguir sorprendiendo. Un beso

framulaverde dijo

Hola Merhum, me gustaría tener la inspiración que tú tienes, porque sin inspiración no se puede escribir. Bonito relato. ¡Ah! el té no me gusta.Saludos.

merhum dijo

Gracias, framula, me alegra que te guste. A mí me gusta el té y el café, pero este me lo ha prohibido el médico. A lo mejor le voy a tener que agradecer al médico la prohibición de tomar café. Un abrazo

gloriainfinita dijo

Querida, si que estás en racha. es un interesantísimo comienzo de lo que podría ser una novela, con todas las puertas abiertas para darle la orientación que te plazca. Incluso los esquemas de los dos personajes hacen que, al menos en mi, ya tengan una imagen física. Un pequeño apunte muy cariñoso, te lo digo porque también me sucede... pasas de la tercera persona a la primera -se acercó a la barra- o - le dije-. Personalmente, prefiero la primera persona para el narrador, siempre me resulta más sugerente. Aprovecha esas noches de insomnio y regálanos más joyitas a las que tenemos que madrugar para ir al trabajo y no nos podemos permitir el insomnio. Un beso.

Corto Cortés Smith dijo

buenisimo tu relato. tiene todo lo que debe tener un buen cuento.
un abrazo

merhum dijo

Hola, Gloria. Te agradezco tu apreciación y que me hagas ese apunte. Acabo de corregirlo. Cuando escribo, no lo hago pausada, y aunque me gusta revisarlo, se me pasó. Intentaaré seguir con estos relatos. Besos.

merhum dijo

Buenas noches, Corto. Muchas gracias y espero que las musas sigan conmigo porque quiero seguir escribiendo. Un abrazo

vegalonso dijo

Una buena relación entre título y argumento toda vez que Ester desapareció como el humo.
Un estupendo y bien contado relato de misterio y te lo digo no por ser excolega de profesión sino por ser también aficionado a “relatar”.
Un abrazo

Javier Carrasco dijo

A mysterius story to be told a stormy night, by a big fire, drinking a hot...cup...of...tea...
Surprising, Mercedes, Congratulations!

PS: hey, we read our minds each other. We sent messages at the same time!!!!!!

merhum dijo

Muchas gracias, Modesto. Lo escribí hace tres años como habrás podido ver por los comentarios anteriores al tuyo. Un abrazo, colega.

merhum dijo

I agree. I love reading mysterius stories in the cold stormy nights. However, I usually write these stories in the warm nights. Thank you very much, Javier. Big hug!

Javier Carrasco dijo

Sorry, I wanted to write "mysterious". Writing fast isn´t good for spelling!

merhum dijo

Me too. I wrote "mysterius", teacher.

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Sobre este blog

Avatar de merhum

Free Like The Wind

Me siento libre y soy rebelde, con causa. Escribiré sobre diversos temas, según me inspiren las musas e incluiré fotos, de paisajes en general. Sed pacientes conmigo y espero ir aprendiendo de blogueros más experimentados.

ver perfil »

Nota

La sección contacto de este blog no funciona desde 2009, por lo que no recibo correos y por tanto ignoro si me los mandáis. Afortunadamente lo demás funciona con normalidad. No sé cuál es el problema ni por qué no me lo han solucionado, lo que sí sé es que la dirección de correos está operativa para todo, excepto para este blog. Gracias. Mercedes.

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):