12 Jun 2012

Reflexiones de una profesora de instituto

Escrito por: merhum el 12 Jun 2012 - URL Permanente

En Andalucía seguimos con las movilizaciones contra los recortes en la enseñanza pública. Hoy, entre otros documentos informativos de la última asamblea a nivel provincial celebrada en el IES Martínez Montañés de Sevilla he recibido la siguiente carta que quiero compartir con vosotros. (mmhr)
Reflexiones de una profesora de instituto:
"En mi centro, hay un grupo de profesores que se ponen camisetas verdes “en defensa de la enseñanza pública”, participan en todas las jornadas de huelga, organizan lúdicos actos de protesta en los recreos, decoran las fachadas del instituto con enormes tijeras verdes de cartón y… a final de curso, se llevan a sus tutorandos a Isla Mágica, a pasar el día. Permitidme que os hable desde el corazón, en este foro, a los que pensáis como yo, y a los que no pensáis, a los que os sentís como yo, o a los que aún tenéis esperanza en que esta situación que nos ha estallado en las narices aún tiene remedio. Permitídmelo, y disculpadme si alguien se siente ofendido o incomprendido, pero en alguna parte tengo que desahogarme. Y es que, cuando veo hacer eso a algunos compañeros, siento ganas de gritar y a veces hasta de llorar. Creo sinceramente que esa clase de actuaciones nos precipita cuesta abajo y sin freno en el camino hacia el derrumbe.
Me pregunto dónde está el sentido de la profesionalidad y la solidaridad en un colectivo que dice defender la enseñanza pública, al tiempo que olvida que, en esa defensa, es vital que empecemos por defendernos a nosotros mismos.
No habrá una enseñanza pública de calidad mientras los profesores sigamos jugando a ese juego que otros inventaron, sin que nadie pactase las reglas con nosotros: el juego de convertirnos en animadores y guarderos de adolescentes, el de confundir la profesionalidad con el voluntarismo. No habrá una enseñanza pública de calidad mientras los profesores no volvamos a recobrar la imagen exacta de lo que somos: expertos en Filosofía, en Matemáticas, en Historia, en Inglés, en Literatura, en Biología… No habrá una enseñanza pública de calidad mientras los profesores no recordemos aquello que antes estaba claro para todo el mundo: “para enseñar, hay que saber de aquello que se enseña”, y no nos extirpemos el complejo pseudoprogresista que los pedagogos ignorantes nos inocularon como veneno… Y, por supuesto, no habrá una enseñanza pública de calidad mientras los docentes (es decir, los verdaderos artífices de la enseñanza) no dejemos de comportarnos como peleles. Mar Moreno se tiene que estar partiendo de risa: “Miradlos, les recortamos el sueldo y se llevan a los niños a Isla Mágica, discuten entre ellos y se acusan unos a otros de reaccionarios o de votantes de este o del otro, y organizan insufribles actos de graduación para que los alumnos y sus familias se vean a sí mismos como los personajes de una película norteamericana”.
Ante el sueldo recortado, con el prestigio absolutamente perdido, con la conciencia sobre nuestro oficio completamente confundida por décadas de pedagogía y voluntarismo mal entendidos… ante todo eso, muchos compañeros cierran el pico. Pero no dejan de dedicar sorprendentes energías en ponerse camisetas verdes, decir que están defendiendo la enseñanza pública... Y no es que me parezca bien o mal que hagan eso, no es que lo vea útil o inútil, necesario o innecesario. Lo que me parece mal es que eso es todo lo que hacen pero no dicen ni una palabra en lo que se refiere a defendernos a nosotros mismos. Cuelgan tijeritas en las fachadas de los centros, adoptan poses que quizás les hagan sentir jóvenes, por cuanto se parecen a sus juveniles tiempos de rebeldes universitarios, pero siguen alimentando el voluntarismo y el complejo, disfrazándolo de progresía, y acusándonos a los demás de reaccionarios.
Pero no solo ellos, todos acabamos impulsando la misma rueda. Atendemos a padres que se presentan en el instituto a la hora que les viene en gana sin pedir cita previa, trabajamos gratis cuando nos dicen que hay que aplicar o corregir pruebas de diagnóstico, seguimos haciendo de administrativos, de conserjes, de guardias jurados, de bibliotecarios, de aficionados a la psicología, seguimos organizando ligas de fútbol para los alumnos en nuestro tiempo libre, seguimos…
¿De verdad hay alguien que crea posible defender la enseñanza pública cuando los profesores –repito, los artífices verdaderos de la misma- nos dejamos avasallar de esta forma? ¿De verdad alguien cree posible una enseñanza pública de calidad en la que los profesores acatamos el papel de peleles e incluso nos hacemos cómplices del mismo? Peleles, sí, peleles de la Administración, las familias, los adolescentes indisciplinados, etc. ¿Qué clase de calidad puede haber en un sistema cuyos profesionales lo mismo valemos para un roto que para un descosido, pero no podemos hacer nuestro verdadero trabajo, y hemos perdido por completo la visión de lo que somos? Transmisores de conocimientos, por si alguien lo olvidó.
Mad Max, en este foro, dijo muchas veces cosas muy ciertas: somos profesionales, y un profesional cobra por su trabajo, y cobra lo mejor que puede. Y, por supuesto, se niega a echar energías en tareas que le distraen de los verdaderos objetivos de su oficio. Si alguien cuestiona el precio de su labor, entonces ese profesional, cuanto menos, se indigna. Y también se indigna si alguien le confunde las funciones. Por eso los médicos no hacen de celadores. Por eso los abogados no hacen de telefonistas. Y eso es extensivo a cualquier terreno: yo he llegado a pelearme con el chico que tenía que instalarme un lavavajillas porque para ello debía tocar un desagüe y decía que eso era labor de un fontanero, y él no era fontanero. Así se vive en nuestra sociedad: todo el mundo se defiende, incluso más allá de lo razonable. Pero nosotros no. Nosotros no nos defendemos, nosotros nos hacemos cómplices de cosas que nos perjudican: somos cualquier cosa, incluso seríamos celadores y fontaneros si nos lo dijesen, y encima decimos (o escuchamos decir a algunos compañeros, sin atrevernos a rechistarles) que lo malo no es que nos recorten el sueldo, que lo malo no es lo que nos pasa a nosotros, sino lo que le pasa al sistema, sin comprender que el sistema no va a arreglarse, si no empieza por respetarnos. Somos unos acomplejados, y no nos atrevemos a expresar nuestra indignación cuando vemos que el recorte de nuestro sueldo es el que paga las medidas populistas de los portátiles de los niños, las pizarras digitales, y los libros de texto a todos, incluso a los hijos de los notarios. Y para sacudir nuestros complejos, nos llenamos la boca en lúdicos actos de protesta que algunos dicen que sirven para algo y otros que no. Yo creo que, mientras no vayan encaminados a defendernos a nosotros mismos, para lo que sirven es para hacerle el juego a los políticos pseudoprogresistas que han traído la enseñanza pública a este desastre. Sí, Mar Moreno y los suyos se tienen que estar tronchando de risa…
Desengañémonos: vivimos en una sociedad donde todo tiene un precio, y todo se valora en función de ese precio. Nosotros hemos acatado que tenemos que hacer las cosas por altruismo, y no por profesionalidad. Hemos acatado que tenemos que entretener a los niños, y ejercer de madres o padres de ellos mientras están en el instituto (y a veces incluso fuera de él). Hemos acatado que tenemos que dejarnos insultar o permitir que se desprecie lo que enseñamos, que, en el aula, es como despreciarnos a nosotros. Nos dijeron que teníamos que tener vocación. ¿Y qué es tener vocación? Para este trabajo hay que valer, claro, como para todos. Pero ¿quién va a pensar en cuánto hay que valer -mucho- para dar clase, si carecemos del requisito básico de la profesionalidad? Si no hay profesionalidad, la reacción en cadena hacia el derrumbe es inevitable. Obsérvese:
No es posible la profesionalidad si tenemos perdida la visión de lo que es nuestro oficio. Si no hay profesionalidad, no podremos defender nuestros derechos. Si no defendemos nuestros derechos, nos convertiremos en peleles. Y si los profesores somos peleles, la enseñanza pública no tendrá salvación. Quizás ya no la tenga. Quizás ya sea demasiado tarde para todo, incluso para escribir estas líneas, que solo me sirven de desahogo. Sí, escribo desde el corazón, o quizás más desde el desaliento. Más aún que la manipulación de los políticos, más aún que su cara dura, me desalienta la actitud de los que llenan el instituto de tijeritas verdes y luego se llevan a los niños a Isla Mágica. En momentos como los que ahora mismo estamos viviendo, ninguna actitud me parece más insolidaria que esa. Ninguna actitud me parece más peligrosa que esa, ni más reaccionaria, ni más ciega."

Nota:
Mar Moreno es la actual Consejera de Educación de la Junta de Andalucía.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

28 comentarios · Escribe aquí tu comentario

Javier Carrasco dijo

Hola merhum. También soy profesor de secundaria. Estoy de acuerdo en casi todo lo que aportas en este post. Es cierto que la enseñanza pública hace agua por todos lados, gracias a los desatinos de diferentes gobiernos, de distinto signo, que han convertido a los centros de enseñanza en guarderías hasta los 18 años. Lo que no me parece tan correcto es que te dirigas a los compañeros que ejercen su derecho a protestar como "peleles". Que conste que el ejemplo que pones de Isla Mágica me parece poco provechoso, pero sí te puedo decir que profesores de muchos centros de Andalucía se están movilizando para defender nuestro derechos como profesores y también los derechos de los alumnos, implicándose las familias también. De nada sirve criticar sin mover un dedo, de eso sí que se rie la Consejera de Educación, pues nada cae del cielo, como sabemos. Sí, ya no somos lo que éramos, pero quizá tenga mucha culpa la pasividad que nos caracteriza como gremio, muy diferente a mineros o transportistas, que se unen formando una piña demoledora. Nosotros, en cambio, somos demasiado "señoritos" y preferimos que sean otros los que nos resuelvan la papeleta. Saludos cordiales, merhum

merhum dijo

Hola, Javier. Creo que no has leído bien el encabezamiento. Yo no he escrito esta carta, me ha llegado con otras informaciones de una asamblea y he querido compartirla. No puedo llamar peleles a los que protestan porque entonces lo sería yo, pues soy de los que protestamos. Ni soy directora, soy profesora tutora como la mayoría y me muevo desde que empecé hace 21 años por todas las injusticias que se cometen en este sector y, en general, en la mayoría. El ejemplo de Isla Mágica me parece bueno porque a un parque temático pueden llevarlo los padres, yo prefiero llevarlos de visitas a museos, de arte o de las ciencias, o cualquier ejemplo de nuestro Patrimonio histórico artístico, es decir, a algún lugar más acorde con lo que enseño. Y por último, no me considero para nada "señorita", yo sé sacarme las castañas del fuego y no dejo que la hagan otros por mí. Gracias. Saludos.

Javier Carrasco dijo

Disculpa, merhum, al ser tan larga la carta me olvidé de que tú solo le dabas difusión aquí y que no eres la autora. Rectifico pues y dirijo mi comentario a quien haya escrito esta carta. El título del post también ha contribuido a confundirme. ¿Es esa directora la autora de la carta? Para sacar estas castañas del fuego, mejor unidos, no como individuos aislados y con los padres a nuestro favor, que como bien sabes son a los únicos que temen los políticos. Agradezco encarecidamente tu aclaración. Saludos cordiales.

merhum

merhum dijo

No pasa nada, Javier. La carta se supone que la ha escrito una directora, pero no da su nombre. Saludos, colega.

Anónimo

Anónimo dijo

A ver, vayamos por partes.
En primer lugar, no veo por qué no se puede llevar a unos alumnos a un viaje final de ciclo si lo tienen merecido. Se educa para vivir en sociedad, interrelacionarse en distintos ámbitos, ya sea el educativo o el de momento ocio o cultural, eso es enriquecerse. Bajo mi punto de vista, es algo beneficioso para el sistema educativo que siempre se ha venido haciendo y no tiene porque eliminarse, entre otras cosas porque sería un punto más de diferenciación con respecto a la privada.
Por otra parte, ponerse una camiseta, elaborar carteles reivindicativos en favor de la escuela pública, en momentos que no son horas de clase, no me parece mal. Al contrario, se debe potenciar en el alumnado actitudes de reivindicación de sus derechos, siempre que se haga de una manera educada y digna. Para nada cataloga a los profesionales de la enseñanza de peleles. Para mí pelele implica dejarse manejar, quizás en el sentido de abarcar terrenos que no corresponden al profesorado sí que tiene razón.
No creo que esas formas de actuar resten méritos a la labor de enseñar que lleva implícita la profesión. Por todos es bien conocido que... cada maestrillo tiene su librillo y que es más fácil llegar a los indisciplinados por el camino del ocio y la cultura que por el camino de la dictadura. La sociedad ha cambiado mucho. Hoy en día hay muchos jóvenes y niños faltos de cariño y confianza en sí mismos. Para progresar en el terreno educativo deben avanzar también en el terreno personal y de autoconfianza. Eso se logra con implicación más allá del aula.
En cuanto a la implicación del sistema educativo con las nuevas tecnologías, me parece importantísimo. Se debe pretender la continua formación del profesorado en ese sentido, porque es primordial para la sociedad actual. Hay muchas familias que no tienen poder adquisitivo para disponer de ordenadores en casa. Si se podría plantear que se tuviese en cuenta la renta a la hora de adjudicarlo pero, en ningún caso, dejar de usar un instrumento fundamental para estas generaciones. Saludos

E. Zaitut

E. Zaitut dijo

M. con tu permiso (...), enviaré este correo a algunos de mis contactos.

un saludo

merhum

merhum dijo

Gracias por expresar tu opinión, anónimo. Saludos

merhum

merhum dijo

Está en tu casa, E. Zaitut. Saludos.

popochan dijo

Querida amiga Mercedes:
Los profesores son profesionales con una responsabilidad que esta mal reconocida
y peor pagada.
Es mejor, en mi humilde opinion, que no se extralimiten en sus deberes.
Un profesor ni es una niniera ni es un colegote... Encima de que esta mal pagado,
por que' dar a los chicos algo que no es de tu
competencia?
Por supuesto que es necesaria una vocacion y un arrojo muy especial para
ser docente. Si no eres un ser generoso, no seas maestro.
Pero como hay tantas posibilidades de que te acaben tomando el pelo,
yo no se' que hace un profe llevando a sus alumnos a esa Isla Magica...
Tampoco usando los recreos para hacer manis...
en fin, Lo que se extraede esta carta y de los comentaris al pie es de que la profesion de esneniante es una de las piezas clave en nuestra sociedad y necesitamos redefinirla,
protegerla y potenciarla con muchas jornadas de reflexion.
.
Besis desde un pais donde los adolescente van al cole de lunes a domingo.
Mercedes, eres la mejor! Besos.

gloriainfinita dijo

Pues sí que se ha desahogado la mujer, ya lo creo. Como dice, habla desde el desaliento y el corazón y se entiende, dada la situación.
El otro día me contaron algo sobre las nuevas celebraciones de 'graduación' y no me gustó un pelo, hay algunas cosas que mejor haríamos no imitando, a mi entender.
Querida, la cosa se pone chunga, por aquí, alguna amiga ha visto suprimida su plaza y ahora no tiene ni idea de a dónde la pueden mandar. Parece que han hecho mal las cuentas y, en su afán de quitarse interinos del medio, al aumentar las horas, hay departamentos que ven reducidas las plazas.... Se dice, se comenta... que, como no hay más dinero para pagar a los concertados, pueden hacer la jugada de mandarlos allá, puesto que han de pagarles a los titulares.
Parece que no hay quien sepa sumar y restar en ninguno de los múltiples gobiernos que nos desgobiernan.
Ánimo, amiga y a las barricadas si hace falta. Besos.

EUROTOPIA dijo

Lo que es evidente, es que no se puede considerar la educación –como la sanidad, la seguridad…- de forma atomista, el problema es sistémico… en una sociedad que no funciona, nada funciona, por mucha voluntad, profesionalidad, incluso recursos… que se ponga en un sector… el sistema reaccionara contra ese buen ismo… por eso de la misma manera que se actúa de forma sectorial hay que actuar en el sistema…
Pensar localmente para actuar globalmente, pensar globalmente para actuar localmente.
En cualquier caso siempre con la educación.
Un abrazo.

emilio

emilio dijo

La carta de la directora me dice, merhum, que ella y yo debemos ser de la misma generación y que hemos sido formados en el patrón de "profesor-experto".
Pero el sistema actual requiere "profesores-guardería".
Esto hace que los del primer grupo estemos en vías de extinción. Como muestra un botón de una conversación que presencié hace un par de años:
-Profesor A: Me quedan unos meses para terminar mi tesis de doctorado, que mis buenos sacrificios -económicos también- me está costando.
-Profesor B: Pues no sé para que quieres una tesis. Total, para dar clase de ESO...
Bueno, si alguien se anima, luego seguiré comentando. El tema, aunque a estas alturas estemos ya más que hartos, lo merece.

fernandomaria dijo

Estoy de acuerdo en que hay que dedicarse más a defender lo que verdaderamente nos atañe: la enseñanza de las materias. Por eso no me gusta que sólo nos vean o nos llamen "educadores". Es verdad quie la enseñanza conlleva cierta educación, pero los alumnos que recibimos deben venir educados de casa por los padres. Nosotros somos especialistas en nuestras respectivas materias y no estamos para ser cuidadores, que son otros. Hablas de llevarlos a ver obras de arte, museos, etc. eso es competencia debida de los que enseñais Historia; en mi caso los llevo dentro de unos días a Londres, creo que es enriquecedor para ellos, pero nmo los vamos a cuidar sino a enseñar y a practicar la lengua, que es por lo que me pagan. Hay actuaciones que tampoco me complacen, como la de llevarlos a la Isla, por ejemplo.
A seguir luchando, colega.
Un beso.

inma dijo

Educación, educación, educación. Escuela pública, gratuita y de calidad.
Profesores contentos, alumnos motivados y padres responsables.
Besos....mercedes....ya sólo quedan unos dias...jeje

merhum dijo

Hola, Popochan. Aquí esperan que hagamos de todo, lo que menos parece importar es que hagamos nuestra labor: ENSEÑAR. Hoy en mi centro nos hemos puesto la camiseta verde y en el tiempo del recreo, hemos salido a la calle los que estábamos libres a manifestarnos. Besos

merhum dijo

(topato esto) Gloria las graduaciones son al estilo americano hasta en las guarderías; es una moda que se extiende cada vez más. En el pueblo en el trabajo se hacen en el teatro municipal, todos los institutos conjuntamente. Seguimos luchando, aunque no tan bravos como los mineros; somos un sector muy grande pero muy desunido y la movilidad es uno de los factores que nos llevan a ello. Un besazo.

merhum dijo

Hace falta un gran pacto por la educación a nivel estatal. Los niños deben aprender lo mismo en cualquiera de las comunidades. Gracias por tu apoyo. Un abrazo.

merhum dijo

Emilio somos muchos los profesores que pensamos que somos especialistas, doctores, con unos currículos abultados y desaprovechados por el sistema kindergarten. También hay compañeros jóvenes que están estupendamente formados y mejor, a veces, porque han tenido mayores oportunidades y tampoco les gusta como está el sistema educativo. En fin, para dar clases de ESO..., hace falta cambiar muchas cosas que no funcionan en este sistema para no tener dentro de 50 años que poner clases de alfabetización para los mayopres como tuvimos que hacer en los 70, aunque por diferentes razones. El tema da para muchos debates, sin contar con lo que está cayendo ahora. Un abrazo.

merhum dijo

Fernando hay actividades extraescolares que cuando ves como la disfrutan los niños, te motiva a hacerlas más veces, y no estoy pensando en el parque de atracciones. Espero que tengas un buen viaje y a seguir luchando. Besos.

merhum dijo

Inma tu comentario es para ponerlo en una pancarta delante del MEC
Una semanita...Besos.

Esperanza

Esperanza dijo

Hola,
Ese texto, "Reflexiones de la directora de un instituto", lo escribí yo. Me llamo Esperanza, no soy la directora de ningún instituto, sí la jefa de estudios. Pero no lo redacté como cargo directivo, sino como profesora de Lengua y Literatura, que es lo que soy, por encima de todo. Trabajo en Andalucía. El texto lo publiqué el pasado domingo en el foro de una asociación de profesores a la que pertenezco (se llama APIA). Si visitáis ese foro, podréis encontrarlo ahí, aunque también ha sido reproducido en otros. Desde el día en que lo publiqué, ha sido difundido, copiado y pegado en distintas webs, foros y blogs y, en algún momento, alguien le puso ese título (el de "reflexiones de una directora"), título que no tengo ni la menor idea de dónde procede, y del que no soy responsable, aunque sí lo soy del resto del texto.
El escrito se enmarca en la situación que la enseñanza pública tiene en Andalucía, que está llegando a niveles muy críticos, quizás más aún (si cabe) que en otras comunidades autónomas. Yo a veces pienso que estamos cercanos a tocar fondo.
Un saludo a todos, y gracias por darle espacio a mis opiniones, aunque quería hacer estas matizaciones.

merhum dijo

Hola, Esperanza y encantada de conocerte. Tu reflexión ha tenido en general tan buena acogida que desde el foro de APIA ha sido difundida por tablones de las salas de profesores, páginas web de los IES, SENECA, etc. y me pareció que no estaría mal publicarla en este blog. Espero que no te haya molestado .
La situación de nuestra profesión y del sistema educativo hace que estemos pasando un período muy negativo del que intentamos salir con nuestras protestas. La unión hace la fuerza y nuestro gremio suele estar muy dividido. Yo tengo la esperanza de que esta marea verde se fortalezca y sea el motor de cambio, o al menos frene lo que se nos avecina.
Te agradezco las matizaciones y voy a cambiar el título. Saludos

dezabaleta dijo

Creo que Fernandomaria lo ha expuesto claramente.
Tu profesionalidad es tu tarjeta de visita.

Un cordial saludo
Mark de Zabaleta

Ignacio

Ignacio dijo

Hola Esperanza

Soy profesor de matemáticas en un instituto de secundaria y trabajo también en Andalucía.
Comparto absolutamente todo lo que dices pero hay una cosa que creo que se te escapa: la marea verde es lo único que ha conseguido movilizarnos a la mayoría de nosotros. Recuerdo con amargura como en mi centro no se sumo a la huelga contra el ROC más que un reducido número de profesores. Antes hubo otras contra otros dislates de la Junta, que no han sido pocos, y no fuimos más los que mostramos una actitud crítica y combativa. No Esperanza, yo tampoco confío en los planteamientos de este movimiento y no comparto sus formas de actuación, pero mi esperanza, quizá tan desesperada como tus palabras, es que esta movilización no se detenga ahí y vaya más allá en las reivindicaciones. Por eso sí, me pongo la camiseta verde aún a riesgo de verme como un pelele. Me la pongo un día a la semana y salgo a protestar a la calle durante veinte minutos antes de entrar al centro. Es triste, cierto pero si lo piensas; ¿hay algo más que ahora podamos hacer en lo que la mayoría estemos de acuerdo?

Creo que no es momento de disentir. Eso es justo lo que siempre he criticado en nuestro colectivo: la falta de acuerdo en todo porque eso, además, ha sido también nuestra perdición y la perdición de la escuela pública.

Un saludo y ánimo. A lo mejor un día volvemos a ser lo que éramos: profesionales y no chicos para todo.

Javier Carrasco dijo

Estoy de acuerdo contigo, Ignacio, y considero que la carta de Esperanza es un panfleto de APIA camuflado. Apia quiere volver a un tiempo que por suerte o por desgracia ya no existe. Por supuesto que la profesionalidad es lo primero. Pero tenemos lo que tenemos precisamente por la pasividad e inmovilismo que nos caracteriza como sector. Hemos permitido que nos pisotearan y hemos mirado hacia otro lado, como si esto no fuera con nosotros. De nada sirve lamentarse y quedarse cruzados de brazos. Mira como esto no les pasa a los mineros. Ellos tienen muy claro que lo que tienen lo han obtenido con la lucha y con la unión. No hay otro camino.

Esperanza

Esperanza dijo

Mi carta no es un planfleto de APIA, ni camuflado ni sin camuflar. La escribí a título personal, y solo yo soy responsable de su contenido. Que yo pertenezca a esa asociación y que mi escrito haya encontrado buena acogida en ese foro o en otros sitios no significa que sea un panfleto de nadie, solo significa que algunos comparten mis opiniones.
Por lo demás, no estoy en contra de la marea verde, ni de marea alguna. De lo que estoy en contra es del empeño casi obstinado de algunos en hacer una larga lista de reivindicaciones sin mencionar en ella la defensa de nuestros derechos y nuestra identidad como profesionales y como colectivo. Pienso que todas las protestas tienen que incluir esa "autodefensa" y que si no la incluyen no serán más que una moda pasajera y no harán que cambien las cosas. También pienso que el empeño en el voluntarismo de la mayoría nos hace daño a todos, y que es ese voluntarismo el que nos ha traído a la situación en que nos encontramos. ¿Pensar esto me convierte en alguien que se cruza de brazos? ¿Proponer otra clase de actos -como la negativa al voluntarismo- me excluye del grupo de los "luchadores" y me convierte en una conformista? Yo expongo mi visión de las cosas, aquí y en donde haga falta. Si me cruzara de brazos no hablaría, no escribiría aquí y allí, me dejaría llevar por el miedo, o por la pasividad (estoy de acuerdo en que esa pasividad es lo peor que caracteriza a nuestro gremio) y me limitaría a ir a trabajar a diario sin abrir el pico y sin indignarme demasiado por nada.
Tienes razón, Ignacio, es momento de buscar lo que nos une. Pero a mí me parece que para buscar lo que nos une hay que escuchar a todos los que tenemos algo que decir, y que hasta la "marea verde" tiene que aceptar la crítica, la reflexión y las nuevas propuestas.
La propuesta mía es que cualquier movimiento reivindicativo incluya la negativa al voluntarismo y postule nuestro posicionamiento como profesionales, como verdaderos expertos, y no como "chicos para todo", como tú muy bien defines aquello en lo que nos han convertido. Y mi certeza es que si no incluye eso, no mejorarán las cosas. Lo siento, no puedo pensar de otra manera.
Gracias a todos por escucharme. Es un placer contactar con vosotros y escribir aquí.

merhum dijo

Helenacomite, Mark, Ignacio, Javier Carrasco y Esperanza: muchas gracias por expresar vuestras opiniones. Saludos.

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Sobre este blog

Avatar de merhum

Free Like The Wind

Me siento libre y soy rebelde, con causa. Escribiré sobre diversos temas, según me inspiren las musas e incluiré fotos, de paisajes en general. Sed pacientes conmigo y espero ir aprendiendo de blogueros más experimentados.

ver perfil »

Nota

La sección contacto de este blog no funciona desde 2009, por lo que no recibo correos y por tanto ignoro si me los mandáis. Afortunadamente lo demás funciona con normalidad. No sé cuál es el problema ni por qué no me lo han solucionado, lo que sí sé es que la dirección de correos está operativa para todo, excepto para este blog. Gracias. Mercedes.

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):