04 Dic 2012

Un día gris, muy gris, casi negro.

Escrito por: merhum el 04 Dic 2012 - URL Permanente

Se bajó del autobús con sus dos amigas; iría andando el resto del trayecto hasta su casa. Las clases habían sido especialmente pesadas, sobre todos las dos últimas. Había faltado el profesor de Antropología, había huelga de PNNs. Cuarto piso, sin ascensor, y subía corriendo. Estaba en forma, ¡qué tiempos! Comió, no mucho, y se despidió de su madre con un ¡hasta luego! Al mediodía daba un paseo con su novio antes de irse al trabajo; siempre quedaban en la plaza, en la escalinata de la parroquia. Cuando entró en la plaza algo la sorprendió, mejor dicho, la paralizó. En el centro de la plaza había tres autobuses de los antidisturbios; los policías reprimían a los manifestantes con todos los artilugios a su alcance, los detenían y metían en los vehículos. El miedo la dejó helada; se sentó en un escalón de la escalera de la iglesia y, cual si estuviera en el patio de butacas del teatro, vió desde ese lugar privilegiado toda la "obra" que se desarrollaba a menos de diez metros. A la vez su mente corría como un caballo desbocado, no tenía el carnet, ¿cómo se iba a identificar...? pero es igual, pensó, si lo tuviera aquí, porque en el DNI ponía que era estudiante...; además iba vestida "de estudiante", con vaqueros y camisa de cuadros. Los estudiantes gritaban, algunos sangraban y todos fueron llenando los autobuses. Pensó que ahora vendrían a por ella, la detendrían, le pegarían (y ella ¡casi no entendía de política!), iría a la cárcel porque sus padres no podían pagar la multa que solía ser de cincuenta mil pesetas. Tenía la garganta seca, el corazón se le iba a salir del pecho; quería cerrar los ojos, no ver aquel ¿horror? Sí, horror en un mediodía tan gris como los autobuses y los uniformes. La plaza habitualmente concurrida a esa hora estaba desierta con la excepción de los protagonistas de aquel drama.Todo había acabado, ¡los autobuses se iban! y ella seguía sentada en aquel escalón que parecía un bloque de hielo. Cuando desaparecieron, se levantó y se dirigió a casa de su novio al otro lado de la plaza; los vecinos empezaron a salir y también algunos de los manifestantes que habían ocultado en sus pisos (como tantas veces); alguien la llamó por su nombre, una señora mayor que la abrazó y ella casi se desmayó. Contó atropelladamente lo que había visto y ...
No he podido olvidar aquel día de otoño, gris, muy gris. mmhr/2012

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

14 Ago 2012

Duck Story (Pato story)

Escrito por: merhum el 14 Ago 2012 - URL Permanente

A True Duck Story from Edmonton, Alberta !!!!!

Something really cute happened in downtown Edmonton this week. Michael R. is an accounting clerk at the Bank and works there in a second story office. Several weeks ago, he watched a mother duck choose the concrete awning outside his window as the unlikely place to build a nest above the sidewalk. The mallard laid ten eggs in a nest in the corner of the planter that is perched over 10 feet in the air. She dutifully kept the eggs warm for weeks, and Monday afternoon all of her ten ducklings hatched.

Michael worried all night how the momma duck was going to get those babies safely off their perch in a busy, downtown, urban environment to take to water, which typically happens in the first 48 hours of a duck hatching.
Tuesday morning, Michael watched the mother duck encourage her babies to the edge of the perch with the intent to show them how to jump off. Office work came to a standstill as everyone gathered to watch.

The mother flew down below and started quacking to her babies above. In disbelief Michael watched as the first fuzzy newborn trustingly toddled to the edge and astonishingly leapt into thin air, crashing onto the cement below. Michael couldn't stand to watch this risky effort nine more times! He dashed out of his office and ran down the stairs to the sidewalk where the first obedient duckling, near its mother, was resting in a stupor after the near-fatal fall. Michael stood out of sight under the awning-planter, ready to help.

As the second one took the plunge, Michael jumped forward and caught it with his bare hands before it hit the concrete. Safe and sound, he set it down it by its momma and the other stunned sibling, still recovering from that painful leap. (The momma must have sensed that Michael was trying to help her babies.)
One by one the babies continued to jump. Each time Michael hid under the awning just to reach out in the nick of time as the duckling made its free fall. At the scene the busy downtown sidewalk traffic came to a standstill. Time after time, Michael was able to catch the remaining eight and set them by their approving mother.

At this point Michael realized the duck family had only made part of its dangerous journey. They had two full blocks to walk across traffic, crosswalks, curbs and past pedestrians to get to the closest open water, the River , site of the famed "River Walk." The on looking office secretaries and several Edmonton police officers joined in. An empty copy-paper box was brought to collect the babies.
They carefully corralled them, with the mother's approval, and loaded them in the container. Michael held the box low enough for the mom to see her brood. He then slowly navigated through the downtown streets toward the River
the mother waddled behind and kept her babies in sight, all the way.
As they reached the river, the mother took over and passed him, jumping in the river and quacking loudly.
At the water's edge, Michael tipped the box and helped shepherd the babies toward the water and to the waiting mother after their adventurous ride.

All ten darling ducklings safely made it into the water and paddled up snugly to momma. Michael said the mom swam in circles, looking back toward the beaming bank bookkeeper, and proudly quacking.

At last, all present and accounted for: "We're all together again. We're here! We're here!"

Supongo que, aunque no sepáis inglés, entendéis esta historia que me envió por correo un amigo hace algún tiempo. Michael, contable de un banco de Edmonton (Canadá), observó como la señora pata hizo su nido en el alféizar de la ventana de su oficina, a la altura del primer piso. Puso diez huevos y Michael los estuvo vigilando desde su ventana. Cuando rompieron el cascarón, mamá pata se fue abajo y empezo a graznar llamando a los patitos recién nacidos. Hubo dos que saltaron al suelo cemento...Michael entonces decidió ayudar a mamá pata y se fue a la calle con una caja, los recogió conforme iban cayendo, y después los llevó al río, echándolos al agua...Hay muchas versiones de esta historia: suelen cambiar el nombre de la ciudad, el del señor que ayuda a los patitos, pero, en definitiva, lo que importa es que es una historia muy tierna.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

26 May 2012

Carta desde Alemania (2)

Escrito por: merhum el 26 May 2012 - URL Permanente

Silberg 28-8-62
Querida amiga Carmen:
Recibí tu postal lo cual como ya sabes me sirve de inmensa alegría, y sobre todo al saber que estais buenos yo estoy bien g. a D.
Ya veo que todavía hay alguien que se acuerde de mí, la postal es preciosa, y dió casualidad de no estar resfriada y poder apreciar el olor tan bonito no quedó nadie que no la viera tanto los españoles como los alemanes recibí muchas postales y muchos regalos pero desde luego como la tuya ninguna.
La tardanza de mi carta ha sido porque como tu me pedías la foto pues he tenido que esperar que estuvieran para mandartela.
Cuando me escribas me dices como está tu hermana Maria y los niños y me dices como está el barrio y que nuevos acontecimientos pasan porque yo aunque está lejos me gusta todavía el "alcagüeteo" y a lo que me dices de que va para largo que me vaya pues es verdad porque yo mientras no me traiga a mi hermano no me voy, si para abril no me he ido pues desde luego voy con permiso para veros a todos porque como España nada y sobre todo Sevilla y la ...... (su barrio) y olé. Sin mas por hoy muchos recuerdos a tus hermanas y hermano los niños y sus maridos y tu recibes un abrazo de tu amiga Conchita.
Esta foto se la enseñas a mi familia porque yo le mando otras pero diferentes.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

23 May 2012

Carta desde Alemania

Escrito por: merhum el 23 May 2012 - URL Permanente

Silberg 26-2-61
Queridas amigas: Celebraré hos encontreis buenas en unión de vuestro hermano y demás familia yo estoy bien gracias a Dios.
Carmen te escribo para contarles a Vds. todo cuanto ha pasado desde que llegué pues el viaje lo pasé fatal figuraos con tres niños y sin poder dormir cuatro días y cuatro noches desde que estoy aquí pues no he ido a ningun sitio nada mas que a casa de mi hermano una vez el pueblo está a 7 kilometro y no hay combinación de ir y además no tengo tiempo porque entro a las siete de la mañana y salgo a las siete de la tarde y desde que estoy trabajando no me han dado permiso nada mas que una vez hoy domingo todas han descansado menos yo dicen que otro día me toca esta noche cuando salí del trabajo me dijo un muchacho español que está trabajando aquí que si quería ir al pueblo que hay baile y algunas distraciones pero yo no quise ir porque aquí las siete de la noche es de noche del todo y yo no tengo gusto para nada no sabes lo aburrida que estoy, Maria me acuerdo mucho de los ratitos que echabamos en el solito pues aqui nome da tiempo de nada mas que de trabajar me acuerdo mucho de tus niños de la Loli y de sus cosas.
Antoñito cuando tengas tiempo me escribes y me dices como ban las cosas por micasa esto te lo digo a ti porque frecuentas mi casa y estas mas enterado de las cosas como está mi padre mis hermanos lo que ha hecho los albañiles en fin lo que tu veas le dices a mi hermana que le ponga tres belas a San Francisco Javier que se las ofrecí si saliamos con bien del viaje esto tu dirás que se lo diga yo a ella pero siempre que le escribo nunca me acuerdo y me mande las señas de mi hermano Benito contestarme por favor porque aqui se agradece noticias de ahi muchisimo sin otro particular da recuerdos a Manolo Gomez y Vds. reciben un abrazo de vuestra amiga Conchita.
dentro te mando un sobre con mis señas.
*************************************************
He transcrito esta vieja carta que he encontrado en una caja de papeles de la familia. Una buena caligrafía aunque tenga faltas y no está bien redactada (creo que es lo de menos). merhum

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

24 Abr 2012

La monja, el cura abusón y una chica del montón

Escrito por: merhum el 24 Abr 2012 - URL Permanente

El título parece el de una película de Jaimito, pero es el que se me ha ocurrido. Resulta que me he puesto a leer la prensa y me he encontrado con todo un obispo, homófobo como la mayoría, que al parecer lanzó una homilía el viernes santo contra los gays, o como él dijo contra las personas con un estilo de vida gay...Luego ha publicado cartas que muchas de estas personas le han enviado agradecidas. Al parecer han sido iluminados y han decidido apartarse de ese estilo de vida, como supongo que lo sabréis no me voy a extender más sobre ello.
Los que me conocéis creo que entenderéis lo que me ha entrado por el cuerpo y es que si tuviera delante al tal obispo le diría cuatro palabritas...Pero me acordé de algo que prometí y en eso estoy.
Un día de feria en Sevilla, como hoy, pero del año de maricastaña, mamá nos llevó a la susodicha para que nos divirtiéramos. Pero, primero íbamos al cine. Así que nos fuímos al cine Florida (desaparecido, tiempo ha) a ver que ponían, aunque nos daba igual porque éramos muy aficionados. No era una de romanos, se ve que estábamos en la época del desarrollismo y echaban "Sor Yé-Yé" (ya podéis saber cuál era el año de maricastaña), compramos las entradas y pasamos al patio de butacas (el cine era un antiguo teatro). No había mucho público (¡estaban en el Real bailando sevillanas!), la película era del estilo de Sor Citroen y se dejaba ver (hoy no la vería, me parece un bodrio, pero entonces no tenía formado mi espíritu crítico, aún). Hacia la mitad de la peli pasa por delante un señor cura, grandullón y viejo, con sotana (es decir, no era del Vaticano II porque entonces se distinguían bastante bien), se mete en nuestra fila y se sienta a mi lado derecho. He de decir que a mi lado izquierdo estaban mi hermano pequeño, mi madre, una amiguita más pequeña y mi tía. El cura, no llevaba ni cinco minutos sentado cuando me metió la mano por debajo de la falda..., pero no llegó a dónde quería porque le dí un pellizco de monja, ya sabéis que duelen, se levantó bien ligero y se fue con viento fresco. Yo seguí viendo a Sor Yé-Ye y nadie había notado lo que había ocurrido. Mis pensamientos volaban, mi cabeza no encontraba explicación a aquello que había hecho el cura, aunque yo sabía que había hombres que lo hacían pero, era un ¡¡cura!! Cuando salimos del cine, tranquilamente se lo dije a mi madre y a mi tía y recuerdo que me dijeron que el cura era también un hombre y hacía lo mismo que ellos, que le gustaban las mujeres...Ese día aprendí que los curas eran hombres y como a tales había que tratarles. No me traumatizó, tranquilos, simplemente fue una cosa más de las que me sirvió para ser atea. En la feria comí pescado frito, bailé sevillanas y me monté en los cacharritos de la calle Infierno.
Siempre lo he contado, con sentido del humor,(de hecho hoy lo veo como una situación muy almodovariana) pero hoy lo habría denunciado por pedófilo y abusón de menores.
Y digo yo que podíamos enviar al obispo de más arriba cartas en las que le denunciáramos todos los abusos que los miembros de la privilegiada institución llevaron a cabo con niños y niñas españoles. Claro, que probablemente diría que a saber si yo era una Lolita como la de Nabokov. Pero yo era una chica del montón.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

08 Ene 2012

Pklaoertnmg frstyunml oooooh!

Escrito por: merhum el 08 Ene 2012 - URL Permanente

RRRr 345, komnhu nomj kojones! pango ñosa kkkkkkkoooooo.
Rgeionjf ñlkjhasdf; ¿trgaio? tragmous, tragmios 0987654321456.
pasihudhwueruiw4hb b dfjhjnclñesirw`p SWE`WER qwiqrkjncñ.
Como iba diciendo you say the same but in english, pleas! noooooooooot.
By the way, the fiesta finitus $ and then I've to work.
RRRRRRRRrr 345, khonmu ñoco reaction, Please!

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

27 Nov 2011

Una noche en la UCI

Escrito por: merhum el 27 Nov 2011 - URL Permanente

Imagínense una UCI (sí, eso, una Unidad de Cuidados Intensivos). Si habéis tenido la fortuna de no estar en ella, al menos la habréis visto en el cine o en la tele. Creo que era de noche cuando llegué...
Una fría mañana de noviembre, la del 29 para ser más exacto. Lunes a las seis de la mañana. Una intensa niebla envolvía la NIV, al salir de Sevilla. Me dirigía al trabajo, un instituto de un pueblo costero gaditano, como cada día de lunes a viernes...Escuchaba M80, ¡vaya niebla! No se veía nada, los coches que me pasaban desaparecían fundidos en la niebla. La señal indicaba que la máxima velocidad permitida era 100 km ¡100! Con esa niebla no se debe ir ni a 80. Es una carretera muy peligrosa. Tom Jones cantaba como un poseso, me distraía y apagué la radio. Creí haber llegado a una curva, no muy cerrada, pero fatídica. Era un punto negro, lo sabía. Cada día había allí muchos accidentes. Intuí que estaba en ella, porque ver lo que se dice ver, no veía nada. En ese momento una furgoneta me adelantó a gran velocidad, casi me rozó. Me asusté, y no sé cómo -probablemente frenaría- el coche chocó con la mediana, se giró a la derecha y sentí un fuerte golpe que lanzó el coche hacia delante muchos metros. Otro coche me había dado por el costado derecho y me arrastró más veinte metros. Me golpeé la cabeza con el parabrisas, pensé muy deprisa, grité, seguí pensando, "debo salir, debo salir"...El coche se había parado junto a la mediana, salí temblando y me senté en la tierra, junto al seto, en medio de una autovía envuelta en una espesa niebla. Un coche se paró a auxiliarnos y, en ese momento, un camión a toda velocidad pasó entre los accidentados y siguió adelante ¡no se había dado ni cuenta! Un guardia de seguridad de una industria que había en el otro carril se acercó y nos dijo que había llamado. La guardia civil y la ambulancia llegaron rápidamente. Me dolía la cabeza, sangraba por la nariz. Mientras me atendía el médico, la guardia civil me hacía preguntas que no recuerdo y me entregaron el maletín y mi bolso. El médico les dijo que estaba conmocionada y con una fuerte crisis nerviosa, que me preguntasen después cuando estuviera más tranquila. Desde allí mismo y ante mi insistencia llamaron a mi familia. En el hospital todo empezó a ralentizarse. Ya era de día, casi no me habían hecho nada, excepto ponerme la antitetánica. Al parecer me había roto la nariz, tenía algunos hematomas y pequeños cortes en las palmas de las manos. Tenían que trasladarme a otro hospital porque allí no había cirugía maxilofacial. Fue pasando el día, aunque no lo recuerdo bien, todo pasó por mi cabeza muy, muy rápido hasta que llegué a la UCI de Trauma.
¿Se acuerdan ustedes del camarote aquel con los hermanos Marx? Sopa de Ganso, ¡qué buena peli! en la UCI quedé ingresada. Allí encontré gente de lo más variopinta. Y lo que era dramático empezó a ser ¿cómico? La doctora me examinó y me explicólo que le pasaba a mi nariz y lo que me tenía que hacer al día siguiente "porque hoy es imposible, ha sido un día terrible, caídas de caballo, accidentes de motos y ahora tú y claro tengo catorce operaciones..." Si yo iba a ser la última, mejor que me operase al día siguiente, pensé, no vaya a ser que con el cansancio me dejara la nariz mirando pá Gelves. Sentía como mi nariz estaba hinchándose por momentos y los cortes de mis manos, que nadie había mirado y ni siquiera desinfectado, comenzaban a cicatrizar con los pequeños cristales -al parecer de los faros, me corté cuando me senté al salir del coche- incrustados. La enfermera de turno me dijo que los cortes no tenían importancia, que me lavara las manos con jabón y agua caliente. Cuando entré en el baño me di de frente con el espejo, mi cara era un poema entre los ojos morados y la nariz hinchada -me recuerda a Robert de Niro en Toro Salvaje-. Volví a mi cama después de lavarme las manos. Había más pacientes en aquel sitio, no había cortinas, bueno, una, que separa la zona por sexos. Frente a mi cama, había una señora algo más joven que yo, jugando al Tetri, y siguió toda la noche. El sonido de la maquinita, me estaba poniendo nerviosa. En otra cama, una anciana de postín se quejaba llamando brujas a las enfermeras, hasta que entró su nuera -una señorona con abrigo de piel y más joyas que la Macarena- que era al parecer con quien vivía, y entonces sería a esta a quién le dedicase todo tipo de improperios. Sin sueño y sin nada que leer, además que la luz estaba encendida, empezó a ser larga la noche. Tenía hambre, no había comido casi nada o nada en todo el día y como me iban a operar por la mañana, pues na de na. Estaba claro que pensando estas cosas no debía de estar tan mal. Entonces llegó una paciente a la cama de al lado, pinta hippie, bohemia...Y empezó a hablar hablar, bla, bla. La enfermera nos dijo que si no pensábamos dormir y yo le dije que con tanto ruido como había más las luces que no podía. La otra paciente -¿Isabel? ¿Concha? No recuerdo, bueno, pues fue y le pidió un no sé que para dormir y la enfermera le dijo que ni pensarlo, que a ella no le iba a dar nada. Esta mujer me empezó a contar que había intentado ¡suicidarse! varias veces y que allí ya la conocían, que hacía una semana se había tomado un bote de pastillas y tres meses antes se había tirado por las escaleras de su casa (tenía una fisura en la pelvis). ¡Qué noche me dio! Yo, muy prudente no quería contrariarla, porque creo que ella utilizaba el suicidio, o más bien los intentos de suicidio para conseguir lo que le apetecía y tener a su madre, maridos y amantes bajo sus faldas. Eso lo deduje de las mil historias que me contó. Era una artista, pintaba, escribía poesía...Esa noche había intentado tirarse por una ventana de un piso bastante alto, pero claro había avisado a su ¿novio? ¿amante? ¿marido? amenazando que iba a tirarse si él no volvía, aunque ella decía que realmente lo iba a dejar...Nos dieron las cinco de la mañana sentadas en las camas hablando, bajito, para no molestar a la del tetri o a la vieja que ahora creía que éramos sus criadas y a todas nos decía brujas y más cosas.
Por la mañana, me dieron una píldora para que me relajara. La doctora vino a verme y me dijo "te voy a poner una nariz de cine" y yo le contesté que me dejara la que tenía que yo estaba contenta con ella. Al rato me llevaron al quirófano y cuando creía que me iban a poner la anestesia, entró la cirujana y me dijo "mira, he observado que durante la noche podías respirar bien a pesar de la hinchazón, así que mejor no te opero, vente a mi consulta dentro de una semana a ver como va". Yo me quedé de piedra y pensé que ella quería lucirse con un trabajito de estética en mi apéndice nasal y yo la he cortado pues no quería cambiar de nariz...¿Qué iba a ser yo a mis treintaytantos con una nariz nueva? Total que después de pasar una noche inútilmente en aquella UCI del demonio, con la bruja de la vieja ¡pobrecita!, con el soniquete del tetri en mis oídos y la "suicida" pidiéndome el número de teléfono y yo sin saber como no dárselo (creo que le dije que no tenía, ¡increíble!, pero no se me ocurrió otra cosa en aquel momento de la despedida)...
Me dieron el alta y me fui feliz a mi casa.
Puedo contarlo. El coche, siniestro total. Trece días después, vuelvo al trabajo. La nariz se ha arreglado sola, no ha quedado ni huella. Creo que volví a nacer.
Vuelvo este año a pasar por la NIV cada día, aunque unos 10 km más adelante del lugar del accidente, en el que apenas pienso ya. Hace muchos años, diecisiete. Esta semana lo recordé porque el miércoles hubo niebla, tan espesa como la del aquel día y unos quince km de los que recorro no es autovía. La NIV en dirección Cádiz, entre Dos Hermanas y Los Palacios, sigue cobrándose víctimas cada año; cada día hay accidentes, con o sin niebla. El tráfico es muy intenso, sin alternativas, y con solo un carril para cada sentido...
Espero que antes de que me jubile, pueda ver el desdoble de esta fatídica carretera.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

21 Nov 2011

Escribimos en nombre de las y los presos políticos ...

Escrito por: merhum el 21 Nov 2011 - URL Permanente

"...del campo penitenciario de Yokod. Esta es la introducción a su historia.

Hola a todos y todas.

Os escribimos desde el campo penitenciario de Yodok, en Corea del Norte. Somos alrededor de unas 50.000 personas encarceladas.

Para el Gobierno, somos enemigos/as; para el resto del mundo, un número que apenas es visible . Y no solo existe Yodok, hay 5 más (que se conozcan) en el resto del país. En total, seremos unas 200.000 personas. Casi tantas como viven en Oviedo (225.155 habitantes).

Ninguno/a de nosotros/as no hemos sido sometidos/as a un juicio justo, y muchos/as ni siquiera hemos tenido uno.

Muchas de las personas aquí recluidas ni siquiera han sido acusadas de cometer un delito. Están aquí por ser familiares de la persona que es sospechosa de haberlo cometido. ¡Envían incluso a los niños y niñas! Este sistema de “culpabilidad por asociación” se utiliza para silenciar a la disidencia y controlar a la población mediante el miedo.

Durante los próximos días, os contaremos nuestro caso. Aquí se violan nuestros derechos, entre ellos, el de la libertad de expresión."

Gracias por leernos y difundirlo
de Campo penitenciario. Corea del Norte. Caso de Amnistía Internacional., el miércoles, 16 de noviembre de 2011 a las 12:50

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

16 Sep 2011

¿Por qué me gusta ser profesora?

Escrito por: merhum el 16 Sep 2011 - URL Permanente

Recepción de alumnos de 1º de ESO (doce a catorce años):
1. Equipo directivo recibe en el hall del instituto a los alumnos de 1º de ESO y los ordena en filas.
2. Les dan la bienvenida y les comunican que van a ir entrando en orden, por grupo y subirán a la 2ª planta donde están sus aulas, acompañados del profesor/a tutor/a. Deberán ir tirando los chicles en la papelera que se ha colocado al efecto en la puerta.
3. Soy tutora de uno de estos grupos. Cuando les toca entrar, unos pocos protagonizan una estampida escaleras arriba. Tengo que apartarme para que no me tiren por las escaleras.
4. Hemos llegado. Ellos antes que yo (ya sabéis aquello de "trabaja, pero seguro").
5. En la retaguardia se colocan los repetidores y empiezan a vociferar. Todo lo que yo os cuente no tiene nada que ver con la realidad.
6. Me presento, y empiezo a pasar lista, diciéndoles que tienen que sentarse de uno en uno y por orden alfabético. El jaleo aumenta.
7. Pobrecitos los nuevos, tienen unas caritas de asustados...
8. Ya se han hecho notar cinco o seis, repetidores: grandullones/as, descarados/as, y ya empiezan a meterme prisa porque se quieren ir a la piscina. Calor agobiante.
9. Ante el pésimo comportamiento, verbalización, falta de respeto, no acatar mis indicaciones, etc., decido expulsar a la alumna que más se hace notar. Le digo que deberá estar en el pasillo hasta que yo considere oportuno que vuelva. No se calla allí tampoco...
10. Parece que los demás se van apaciguando. Voy descubriendo que algunos de los nuevos lo van a a tener muy crudo ante estos energúmenos porque son muy tímidos. Un chico es incapaz de abrir la boca para presentarse.
11. Indico a la chica expulsada que entre después de una oferta de negociación. Entra, se sienta y a los cinco minutos comienza otra vez a fastidiar. La expulso de nuevo. Cada vez hace más calor.
12. Lo que iba a durar como mucho 45 minutos, se alarga. Las continuas interrrupciones no permiten que lo hagamos en el tiempo previsto. Estamos el doble de tiempo que el resto de grupos.
13. Cuando doy por terminada esta sesión, les voy dejando marcharse de cinco en cinco, excepto a los tres que se han portado peor.
14. Les hablo bien claro, que sepan cuáles son las normas (deberían saberlas, en realidad las saben pero pasan) y que no les voy a permitir que las incumplan. en caso de que lo hagan se le aplicarán las sanciones recogidas en el reglamento.
15. Probablemente, mañana volveremos a lo mismo.
Informo a algunos de mis compañeros para que vayan "con la escopeta cargada" y no dejen pasar ni una a los ¿desmotivados? ¿Aburridos? ¿Maleducados? Alguno, asombrado, me dice ¿y ya el primer día has expulsado a alguien? Como no me conocen, no saben que soy de las que suelo expulsar rara vez y que me han dado el premio a la paciencia en varios institutos...Generalmente, los alumnos expulsados no suelen mejorar su comportamiento, salvo contadas excepciones. Pero hay circunstancias en las que hay que hacerlo por el bien del resto de la clase y por la salud mental del profesor.
Por la tarde, me reuno con los padres para hacerles entrega del cheque-libro. Los padres de los nuevos alumnos me preguntan que ha pasado en clase, un chico llegó llorando, otros se quieren cambiar de clase, otro, asombrado, le ha dicho a su madre las palabrotas que la alumna expulsada dijo, etc. Todos los padres que han venido me ofrecen su apoyo y colaboración. Por desgracia (o quizás, por suerte para mi) no han venido los padres de la susodicha alumna.
Esto es lo que hay, normalmente. Este es un instituto bueno. No voy a permitir que estropeen a veinte alumnos buenos, educados y con interés ni que saboteen mi trabajo.
Cuando me dirijo al aparcamiento, después de once horas (no voy a quejarme, este trabajo es así: a lo mejor un día te llevas un montón de horas y al día siguiente tienes dos clases), una madre de muy malos modos se me acerca y empieza a hacerme una pregunta, agarrándome del brazo. La hija está al lado y es una de las que por la mañana "han destacado" y va la señora y me dice que la culpa la tiene ¡el gobierno! No les voy a decir lo que pasó por mi cabeza, aturdida ya por el cansancio. Sí, mire usted, me dice la señora. Yo he criado a mis dos hijas mayores y no me han dado problemas pero esta (de pronto, le da un grito a la niña -¡que te he dicho que no te pintes tanto los ojos, que solo tienes trece años! Hay que ver la poca vergüenza-. La hija le contesta gritando también algo que no puedo repetir). Total, le informo que mañana le solucionaré lo del cheque-libro, me da las gracias y se va peleando con la hija. Ah, no les he explicado lo de que la culpa de la mala educación de su hija la tiene le gobierno. La señora dice que si los profesores y los padres -en ese orden- pudiéramos darles una buena "hostia", como antiguamente, a los niños, no estarían así; que, claro, si lo hacemos, los niños denuncian a los padres, o los padres denuncian a los profesores...y es que el gobierno es el culpable por hacer esas leyes...
Su hija y dos compañeros -de los tres ya sé sus nombres- se quedan mirando mi coche... Creo que mañana o pasado tendrá nuevas rayaduras. Son cosas normales, mejor ni pensarlo.
Son las tres de la mañana, estoy agotada, pero no puedo dormir y vaya rollo que os he largado

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

01 Jul 2011

Oposiciones: la definitiva

Escrito por: merhum el 01 Jul 2011 - URL Permanente

Decían que ese año era el nuestro y la verdad parecía que tenían razón. La LOE permitía un sistema de acceso transitorio a la función pública docente que reconocía la experiencia profesional de los funcionarios interinos. Parecía, visto desde fuera, un coladero, ¡vamos! que nos iban a dar las plazas regaladas.

Yo sabía por experiencia que la polémica estaba servida, para algo había pasado ya por la transitoria 1991/92/93, que generó enfrentamientos entre opositores libres e interinos, impugnaciones, denuncias, etc. En 1991, hubo asignaturas en las que sin sacar al menos un cinco en el examen (con la famosa encerrona y posterior exposición oral y debate) se dieron plazas. No fue el caso de Geografía e Historia, en las que algunos libres llegaron a sacar un diez y al no tener puntos, se quedaron sin plaza (como yo, aunque saqué un poco menos).

Durante el curso 2007-08 había ambiente de estudiar oposiciones en el instituto, dónde muchos éramos interinos. Todos los días, sin excepción, se sacaba el tema en las conversaciones. Que si cómo llevas la unidad didáctica, que si tú sabes si yo tengo derecho al informe o no, que cómo estás haciendo la programación, mira que llevando veinticinco temas tienes x% de probabilidades, etc., etc.

Sin embargo, me pasé el primer trimestre sin estudiar. Estuve preparando la programación y la unidad. Mis compañeros y la mayoría de mis amigos, iban a academias; decían que teníamos que ir muy bien preparados, que los tribunales vieran que además de experiencia profesional, también nos sabíamos el temario. Yo no fuí a ninguna academia, tenía un viejo temario, resúmenes de los temas que había ido haciendo a lo largo de tanto tiempo de opositora. Tengo que admitir que me compré una guía para programar y me harté de mirar en la red.

El segundo trimestre, agobiada porque el tiempo pasaba y no terminaba los documentos (programación y unidad didáctica). La unidad la entregamos en abril. Y seguidamente me puse a redactar la programación.

Y seguía sin estudiar los temas. Estaba hecha un lío, no estaba segura de querer sacarlas. Tenía una segunda oportunidad en 2010.

En mayo saqué el temario y elegí una serie de temas para estudiarlos. Quería prepararme un tercio (¿eran setenta y dos o setenta y seis?). ¡Qué locura! ¿O no? Hay que tener en cuenta que casi me sabía el temario completo, pero muy por encima.

Sobre el veinte de mayo una compañera, de las más jóvenes, sustituta, con casi nada de puntos y que no paraba de estudiar y de la que guardo un cariño muy especial, vino hacia mí en la sala de profesores y me dijo: saca un número. ¿Un número?- pregunté, sin saber al principio para qué sería-. Volvió a decírmelo y al ver a las otras compañeras opositoras, ya me dí cuenta de lo que quería. -Anda, que estáis histéricas -le respondí. Finalmente, acabé diciendo: -bueno, voy a cogerlo para que os quedéis tranquilas-.

Me acerqué a ella y mostrándome una bolsa, me dijo que metiera la mano. Así lo hice, saqué un número, el quince.

¡Vaya, el quince! Es el único tema que recuerdo como se titula. El título es "Canadá y EE.UU. Geografía física y humana". Me lo sé porque es un tema que me encanta, siempre me lo preparo con gusto. Pues esta tarde me lo voy a estudiar -dije- y me marché para mi clase, sonriendo, mientras ellas hacían lo mismo.

Esa tarde, dicho y hecho. Cogí el tema quince, me lo leí una vez. Luego repasé el resumen que había hecho hacía cinco o seis años antes.

A la semana siguiente, volví a cogerlo. Bueno, no vayáis a pensar que no me estudié ninguno más. Me estudié, por encima , varios más. Como decía, cogí el quince y decidí hacer un resumen nuevo. Le pedí a mi hijo (que se las estaba preparando también, pero un temario de otra academia) que me dejara el suyo para compararlos. Después de leerlo me decanté por el mío y lo resumí.

El tiempo corría y llegó junio.

Es difícil, por no decir imposible, preparar oposiciones, siendo una aprendiza de superwoman, con trabajo a doble jornada...

Llegó junio. Sortean los tribunales y ¿a dónde voy yo? A Jaén. Yo había pedido examinarme en Sevilla por razones obvias. Te evitas desplazamientos, gastar dinero en gasolina (con la cara que está), en hotel, comidas...

Me dieron permiso en el instituto, todos asombrados de que me enviaran a la otra punta de Andalucía.

El acto de presentación fue un viernes a las seis de la tarde. Estando en la puerta del pabellón deportivo del IES jiennense, bajo un Sol de justicia, y un techo de uralita insuficiente para que todos nos refugiáramos, me encontré a dos amigos de Sevilla, mayores que yo y charlábamos cuando se acercó un señor y nos preguntó que si éramos del tribunal nº tal. Le dijimos que sí, pero alguien se dio cuenta que él no era un opositor, sino un miembro perdido y despistado del tribunal, un examinador. Se deshizo el malentendido y el señor, azorado, fue a buscar al resto del tribunal.

Empezaron a nombrarnos. Fue rápido. Nombrar, identificar y entregar la programación y los méritos. teníamos que esperar a que nos informaran sobre como iba a ser el proceso, las normas, etc.

Estoy sentada al lado de un chico y una chica, de la edad de mi hijo, que me preguntan y les explico algunas cosillas... De pronto un tipo con bigote, pasado de moda, con una lista en al mano, me señala con el dedo y grita: ¿tú eres fulanita de tal? Sí- respondí- ¿Por qué? ¿Me conoces? ¿Hemos trabajado juntos?- le digo. Todo un grupo pendiente de nosotros. -No, es que tú eres la que tienes más puntos de experiencia- me dice. Me quedé muda y cabreada por los malos modos de este tipo. Por cierto, le contesté que no era la primera, su lista no era tan buena como el pensaba. También yo había hecho algunas averiguaciones. Más tarde, le ví de nuevo y me dirigí a él, por lo menos quería saber quién tenía ese interés por mis puntos. Me dijo su apellido y que era de Madrid, que yo no podía conocerle. Me quedé

Como no había conseguido hotel, me vuelvo para Sevilla.

Domingo, cuatro de la madrugada, salgo para Jaén. El examen es a las ocho en la Universidad.

Otra vez identificación, dejar los bolsos y móviles, ipod y cualquier aparato susceptible de servir para chuletas. Un guardia de seguridad revisa mesas y asientos a conciencia. Entramos.

El presidente del tribunal nos pregunta cuántos tenemos derecho al informe (todo el que tenga más de un año de experiencia en la enseñanaza pública y mismo nivel) y levantamos la mano el 70%. Soy consciente de que hay mucha competencia, la media de edad está en más de cuarenta.

Sorteo de los temas. Se sacan cinco bolas de setenta y seis, a elegir una. Un compañero de Jaén saca las bolas. El secretario las canta y levanta acta.

Primera bola- dice el secretario- La niña bonita. Mientras él apunta en la pizarra yo no quepo en mí de gozo, tengo ganas de gritar, saltar y hasta darle un beso al que ha sacado la bola. Así que el número quince, sí, el que yo me había repasado.

Vagamente (porque estaba en una nube) escuché los otros temas, pero ni los apunté, sé que todos los podría haber desarrollado. Pero elegí el mío, la niña bonita.

Dos horas, sin levantar los ojos del papel. Cuando avisaron que iba a acabarse el tiempo, ya estaba yo terminando. Casi todo el mundo se había ido ya. Lo entregué y salí.

Fuera, el tipo del bigote me preguntó que tema había hecho y me dijo que él había hecho otro.

Parece ser que casi nadie había elegido ese tema, menos competencia para mí.

A la semana siguiente tocaba la defensa de la programación...

01/07/2011
Nota: Hice una buena defensa de la programación y el 18/07/2008 supe que había aprobado. Hoy, por fin, tengo un destino definitivo a 23 km de casa. Ahora el opositor es mi hijo menor.
Espero que el nuevo sistema de acceso sea mejor que los que yo he "sufrido".

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Sobre este blog

Avatar de merhum

Free Like The Wind

Me siento libre y soy rebelde, con causa. Escribiré sobre diversos temas, según me inspiren las musas e incluiré fotos, de paisajes en general. Sed pacientes conmigo y espero ir aprendiendo de blogueros más experimentados.
Calipso: mycalipso.blogspot.com
Sundown: http://mmerhum12.wordpress.com/

ver perfil »

Nota

La sección contacto de este blog no funciona desde 2009, por lo que no recibo correos y por tanto ignoro si me los mandáis. Afortunadamente lo demás funciona con normalidad. No sé cuál es el problema ni por qué no me lo han solucionado, lo que sí sé es que la dirección de correos está operativa para todo, excepto para este blog. Gracias. Mercedes.

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):