08 Ago 2012

EL NIDO 2ª PARTE

Escrito por: LUSA el 08 Ago 2012 - URL Permanente

De veraneo ha venido

Nuestra querida Isabel,

Y un nido de golondrinas

S´encontrao en el almirez.

Tres huevos pintos tenía,

Tres piquitos a la vez,

Tres bolitas de pelusa,

Lola, María, y Manué.

Dolores, que tanto ayuda,

No lo quiere deshacer,

Y con el nido en la mano,

No sabe qué hacer con él.

Lo ha sacado al patinito,

Lo ha colgado en la pared,

Bajo el jazmín florecido,

Ese que huele también.

No contentos con el sitio,

Lo cambiamos otra vez,

Ahora en una ventana,

Atado con un cordel.

Revuelo de sombras negras

Se dibuja en la pared,

Y con lo piquitos llenos,

Alimentan a los tres.


Araceli, desde arriba,

No se lo quiere perder,

Fotos van y fotos vienen,

Le gusta verlos crecer.

El gato que vive solo,

Vecino del sacristán,

Sueña con comerse un loro,

Un pájaro, o un faisán.


CONTINUARÁ

Par ver 1ªparte pincheAQUI

LUSA

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

22 Ene 2011

EN SILENCIO

Escrito por: LUSA el 22 Ene 2011 - URL Permanente

Me he quedado sola por un ratito, todo guarda silencio a mí alrededor. Los teclados callan, los teléfonos no suenan, no se oyen pasos. Todo enmudece a esta hora todos los días, hasta el silencio es más agradable y más deseado a veces que cualquier sonido.

En silencio contemplo la calle aún mojada por un fuerte chaparrón que nos ha caído esta mañana antes de salir de casa, pero los claros en el cielo han conseguido predominar. Ahora el cielo está muy limpio, luce el sol, Un sol que te invita a salir, a pasear a pesar del frío que hace, pero seguro que es un sol que calienta. En dos días que lleva lloviendo el paisaje que contemplo desde aquí ha cambiado. Las zonas verdes se cubre de hierba, y la arboleda nos ofrece una gama de colores y tonalidades ocres, sepias y marrones preciosa.

En silencio contemplo como extasiada, con mis brazos cruzados sobre la mesa, la mirada fija, desafiando a la luz que me da de frente e intenta cegarme. Aún quedan restos de nubes, nubes pequeñas que se mantienen alejadas, sin atreverse a cruzar la zona azul custodiada por el sol.

Pronto empezarán a avanzar, a crecer, a juntarse, a unirse en ese fuerte abrazo, Un abrazo sonado, vibrado, desgarrado, ¡ensordecedor! ¡atronador! Un fuerte abrazo que las hace únicas, poderosas, inigualables, capaces de descargar toda su furia, deslumbrándonos con sus fogonazos de luz que partirán el cielo en dos. Una silenciosa pausa, y el edificio será zarandeado por una fuerte explosión de sonido. Una silenciosa pausa, y volverá a la carga, bombardeando el cielo, una y otra vez, estremeciéndolo todo, y a todos. El látigo del viento silbará con insistencia, guardaremos silencio, todo enmudecerá, y las miradas habladoras con miedo se cruzarán ¡¡Tormenta!!

En silencio estaré, con la cabeza escondida entre mis hombros, y las manos en los oídos, hasta que cese la furia, y un arco de colores aparezca en medio de la negrura del cielo, siete bandas, siete cintas que formarán la bandera más hermosa. Luego se esfumará. Y poco a poco, pasarán, y se alejarán zumbando ruidosas, viajeras, cada vez más lejanas las negras nubes, y se esparcirán según soplen los vientos. Y quedarán esas nubes que tanto me gusta contemplar. Algodonosas, blancas, tiernas y grises como lindos peluches. Nubes de purpurina que dibujan figuras plateadas, y… en silencio, ¡Sueño…! Porque soñar no cuesta nada.

Lusa

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

21 Nov 2010

AMBAR DE OTOÑO

Escrito por: LUSA el 21 Nov 2010 - URL Permanente

Ya llegan las mañanas grises,

Las mañanas de bruma, de niebla;

Los días de lluvia, los días de viento.

El frío en las calles,

La lluvia en el pelo,

El árbol desnudo,

La hoja en el suelo.

En toda la mañana no he sabido definir qué ocurre hoy en el cielo. Si hay niebla, si hay bruma, o si está nublado. El horizonte negrea tanto que parece que va a diluviar, y a veces blanquea como un pergamino. Por la quietud de la arboleda sé que no hace viento. Me asombran las perennes y primaverales florecillas blancas del arriate de las pérgolas de la estación, parecen flores nacidas a destiempo. ¡destacan tanto entre los árboles que las rodean!

Árboles que pintan

El crepúsculo en sus hojas,

Ese ámbar que el otoño luce,

Antes que caigan sin demora,

De la mano del viento cuando empuje.

Lusa

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

10 Oct 2010

LA PREMONICIÓN

Escrito por: LUSA el 10 Oct 2010 - URL Permanente

El otoño ha comenzado con lluvia, es la primera mañana en que aparece después de tantos meses de calor. Ayer llovió todo el día, lo suficiente para que la temperatura bajara.

Recuerdo cuando empezó el temporal el año pasado. Hice unas anotaciones que, cuado las he leído este año he visto claramente lo que percibí, Tuve un presentimiento, y lo anoté, todo lo que presentí sucedió y mucho más. No es que sea brujilla, es que desde este ventanal, te sientes como en plena naturaleza, y más aún en medio de una ciudad tan bonita como esta, que aunque sea a través de un cristal, estoy viendo y percibiendo todo lo que acontece, tanto en el cielo , como en la tierra.

Entonces anoté lo siguiente:

Hoy es un día muy especial, en este cielo hoy hay historia.

Después de tantos meses sin caer una gota, hoy disfruto viendo cómo asoman unos frentes que dan miedo, ¡Cuánto tiempo sin ver este horizonte! Así, con ese color que traen las nubes, ¡tan negras...! sé que todo ha cambiado, que la idea que traen es de descargar.

Vienen muy bien preparadas, armadas hasta los dientes, dispuestas a la lucha, a la batalla que a toda costa quieren ganar después de tanto tiempo sin poder llegar.

Entran por la izquierda, y se marchan por la derecha, por donde vienen las nubes que traen agua, nubes turbulentas y aborrascadas, sin blancos perfiles, de intenso gris que se torna más claro en cuanto empiezan a descargar emborronándolo todo.

Aquí, desde mi atalaya, siempre en ella, observo, y escudriño, mi pupila toma nota, y después…, escribo.

Un gran chaparrón, acompañado de rayos y truenos ha pasado por esta zona como preludio a lo que se avecina, alejándose, con su negrura en la oscuridad del día, con su música a otra parte. Ha salido el sol un momento, haciendo brillar a los coches, a los edificios, y a las calles mojadas. El azul asoma en algunos trozos de cielo donde no quedan nubes, y todo recobra su tono real, su brillo, y su luz, dejando atrás la tristeza de una sombra empañada por la lluvia, La desnuda arboleda que diviso, con su hoja otoñal, reseca hojarasca esparcida por el acerado, alfombra que el agua y el viento se ha encargado de enrollar y arrastrar, y amontonada descansa, sin querer volar.

Lusa

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

15 Sep 2010

HISTORIA DE UNA FLOR

Escrito por: LUSA el 15 Sep 2010 - URL Permanente

HISTORIA DE UNA FLOR

Pensó una hermosa flor un día,

Sobre un campo todo desierto:

-El aroma que guardo en mi alma,

He de entregárselo al viento,-

Y la hermosa flor sonreía,

Con aquel feliz pensamiento.

Que perfuma campos, ciudades,

Que perfume todos los pueblos.

Y la hermosa flor se dormía,

Mecida a solas por el viento.

La cortaron cuado dormía,

Sintió tal desgarro a su cuerpo,

Que no pudo gritar su pena

¡Se quedó…sin aliento!

Y en un jarrón silenciosa,

Perfuma una casa,

Y no al viento.

Lusa

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

09 Sep 2010

BALNEARIO 1

Escrito por: LUSA el 09 Sep 2010 - URL Permanente

Balneario, preciosa palabra que te invita a imaginar un lugar apacible y relajante. Un sitio de reposo en donde la quietud y el descanso esta servido. Un tratamiento de aguas mineromedicinales.

se sabe que los egipcios y posteriormente los griegos conocían sus propiedades curativas, y que con los romanos cobraron su máximo esplendor. Baños públicos abastecidos por manantiales donde la gente acudía a lavar su cuerpo y su alma, a relajarse, a curar sus males, y su espíritu


Acudo hace algunos años a estos centros, aunque considero que este año no he tenido mucha suerte, no puedo dejar de reconocer que son lugares donde se está muy bien, no voy a dar en nombre del balneario, no está en mi ánimo hacer mala publicidad, cuando vean las fotos cualquiera que haya a estado en él lo reconocerá. Sólo quiero contar la experiencia vivida por mí este año. Simplemente no me ha ido todo lo bien que esperaba.

El pueblo donde he acudido está al pie de la sierra, mirando a un gran pantano, y en la parte baja se encuentra el balneario. Todo un vergel, frondosos jardines que son sumamente mimados con un exquisito gusto por los jardineros encargados de su belleza.


La terapia no es muy económica, pero sé que para muchas personas es una de las mejores alternativas, al menos es mi caso.

Este año me he hospedado en uno de los mejores hoteles, pensando sólo en mi espalda, y en mi sueños ligero. He ido buscando una buena cama donde poder dormir bien, encontré la cama, más el sueño no me acompañó, me he encontrado con un buen trasnochador, en la habitación contigua no se apagaba la tele en toda la noche. Desde la primera noche el individuo fue llamado al orden, pero sólo conseguía que le quitara un poco de volumen, para después oír otro sonido más, los ronquidos del buen señor, y los de la tele, las dos cosas a la vez. ¡Tristeza y desesperación en la oscuridad! porque si encendía la luz me terminaba de despabilar.

La segunda noche me dejó dormir, pero la tercera, volvió a las andadas. A las tres de la mañana desde recepción le dan un aviso, y la persona en cuestión coge el teléfono a los veinte timbrazos, le baja el volumen, me quedo algo dormida, un corto tiempo, porque a las seis me despertó José Mercé cantando sus bulerías. Desesperada me bajé a recepción a pedir un cambio de habitación. Triste, ¿verdad? Así que me fui a la calle a ver amanecer.

Lusa

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

03 Sep 2010

ACORRALADO

Escrito por: LUSA el 03 Sep 2010 - URL Permanente

¡Detente!, mira estas imágenes. Yo, me he estremecido en la angustiosa persecución. No sé cómo han conseguido hacer este video, lo he titulado “ACORRALADO” He visto en él cómo el instinto de supervivencia lucha incansablemente. No necesitamos saber hablar, mira cómo se percibe la astucia de estos animales, ese pensamiento, ese lenguaje que no necesita palabras.

Mi pensamiento también se ha detenido, pero hacia unas personas, en su mayoría mujeres que se van sintiendo cada día más y más acorraladas, con el cerco cada vez más y más estrecho por la alimaña de persona que tiene a su lado, hasta que reciben ese zarpazo que acaba con su vida.

¡Cuantas mujeres y niños/as han necesitado la inmensa suerte de este osito. ¡Cuantas…! con un potente y desgarrador alarido como este hubiesen espantado al cobarde animal, y hubieran salvado su vida ¡.Cuantas…!

En memoria.

Lusa

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

15 Ago 2010

UN PASEO POR LA PLAYA 2ª PARTE

Escrito por: LUSA el 15 Ago 2010 - URL Permanente



Muy buenas a todos, feliz verano. Después de algunas semanas de descanso en esta comunidad, retomo de nuevo esta actividad.

. Espero que todos estéis disfrtando de un buen verano en el

mar o en la montaña, “aquí, en Sevilla, no hay quien viva.”
Ante todo, agradeceros a todos los que me seguís vuestros deseos y vuestros comentarios. Siento haberos dejado a medias con mi “Paseo por la playa.” He estado de aquí para allá, y cuando he estado aquí, no he tenido gana de sentarme en el ordenador. Esta ciudad es un infierno, hay que hacerlo todo de madrugada, después estás todo el día hecho un trapo.

Terminé mi primera parte cuando me dirigía hacia la casa donde me hospedaría. Espero que en esta segunda mitad disfrutéis del panorama y del paseo.

Saludos a todos.

UN PASEO POR LA PLAYA

El ruido de mis pasos, el silencio y yo, éramos los únicos protagonistas. Me acerqué a la vivienda con mucho sigilo, me senté en las escaleras del porche para no despertar a nadie. Al frente de la vivienda se divisaba el coto ¡toda una jungla…! Había niebla, mucha niebla, observé la escarcha que había en el jardín y en todos los coches que había aparcados, todo estaba muy húmedo y mojado. Seguí sentada, contemplando la nube baja y gris que me envolvía, una nube espesa que a penas dejaba ver las viviendas más cercanas.

El sol empezó a despuntar débil, muy débil, triste, más que triste, apagado. Poco a poco se fue abriendo paso entre la niebla que se alejaba en la espesura del coto como un balón blanquecino que fue dorándose poco a poco. Un agradable calorcito empecé a sentir en mi cuerpo. Entre tanta contemplación, no me había dado cuenta que toda mi ropa estaba muy húmeda. Seguí sentada contemplando cómo el sol empezaba a emitir sus primeros destellos que, poco a poco empezaron a dominar toda la zona donde me encontraba, y la calle empezó a llenarse de luz. Una luz que hizo que las densas gotas de rocío empezaran a brillar, y poco a poco fueron deslizándose lentamente con sigilo, hasta caer al suelo.

Esperé hasta secarme, y cuando sentí los primeros ruidos de puertas y movimientos en la casa me levanté y toqué.

. Mi familia se sorprendió al verme, no me esperaban, y me regañaron porque no le había tocado a la puerta mucho antes. ¡No sabían lo a gusto que me había sentido sola, a solas, latiendo calladamente, contemplando solos, el silencio y yo!

Desde la casa no se divisaba la playa. Había que subir y bajar una pequeña cuesta. El aire fresco y húmedo traía ráfagas de olor a mar, Ese mar inmenso, con incontables pequeñas olas que el sol plateaba con su luz, hacía que, desde lo alto de la cuesta se divisara como miles de pequeños peces de plata moviéndose, balanceándose sobre la superficie del agua. Respiré profundamente aquel olor una y otra vez, hasta que lo sentí muy dentro de mí. Apresuré el paso encaminándome cuesta a bajo sin dejar de correr, algo inexplicable, una fuerza que me llevaba corriendo en el afán de llegar cuanto antes hasta el mar. Mis pies se sumieron en la arena tierna, seca y cálida frenando mi carrera.

Me acerqué lentamente notando la arena cada vez más firme y mojada bajo mis pies. Iba de puntillas, como el que no quiere ser oído, no quería interrumpir el canto del mar, ese canto que tanto añoraba por las pocas veces que había tenía ocasión de oír. Me quedé inmóvil, contemplaba cómo las olas se erguían, altas, ¡majestuosas!, formando crestas de espuma que no conseguían mantenerse de pié, bajaban de altitud enrolladas para esparcirse espumosamente por la orilla.


Poco a poco me fui acercando hacia ellas, algunas más tímidas, no llegaban a mis pies, se volvían rápidamente mar adentro entre risas. Otras, mas atrevidas, llegaban a la punta de mis dedos, besándolos, acariciándolos, lamiéndolos lentamente, penetrando bajo mis plantas ocasionándome un leve cosquilleo; parecían venir huyendo de algo o de alguien, queriéndose esconder para no ser vistas. Al final desaparecían, se las tragaba la arena.

Estuve así mucho rato jugando con ellas, aquel juego, me di cuenta que no se acababa nunca. Aunque nunca me hubiera gustado moverme de allí, y no dejar de sentir el placer que me había proporcionado el contacto del agua bajo mis pies.

Decidí dar un paseo, la playa estaba muy desierta a aquella hora de la mañana. La huella de mis pies al caminar sobre la arena mojada iba dejando un rastro inconfundible al pasar. Un caminito que dibujaba sobre la lisa y firme arena aún no pisada por nadie. Apenas me tropezaba con alguien, algún que otro pescador sentado, mirando tranquilamente con paciencia su hilo de pescar, pendiente y atento, contemplando, sabiendo que, en algún momento la caña se movería y tenía que estar alerta para enrollarla rápidamente.

Dentro del agua, los pescadores de coquinas aprovechando la marea baja, rastreaban agitando sin descanso con la red la orilla, el agua le llegaba hasta la cintura. (¡Duro trabajo el de los pescadores pensé!) A lo lejos, los pequeños barcos pescaban, lo habían hecho toda la noche. ¡Lástima, que la inmensa mayoría de la gente que dormía aún, se perdiera la preciosa estampa que yo contemplaba…!


Algunos madrugadores solitarios daban su paseo matutino igual que yo, contemplando el inmenso mar, recorriendo la interminable playa solitaria, fresca y húmeda que más tarde se poblaría de gente, pero que a esas horas era sólo de unos cuantos. Yo también iba sola, casi desierta, como la playa en aquellos momentos, tan solo mi mente se encontraba acompañada, ocupada, hablando consigo misma.

Lusa.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Sobre este blog

Avatar de LUSA

CONTEMPLACIONES

Estoy aquí porque valoro y admiro a toda persona que escribe. Aprendo y procuro enriquecerme personalmente. Cada uno en su estilo aporta algo distinto que hace de este rincón un lugar curioso de visitar.
No tengo mucho que aportar, pero de vez en cuando dejaré algo en mis “ CONTEMPLACIONES ” para todo aquel que quiera ojearlo.

ver perfil »

Ídolos

  • auroraaguado64
  • Dunia Sánchez Padrón
  • admin-elpais

ElPais.com Ultima Hora

Esperando Contenido Widget ...

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):