03 Mar 2011

SOLO EN AFRICA

Escrito por: loboyhombre el 03 Mar 2011 - URL Permanente

Los intensos atardeceres africanos, los safaris por la sabana o las miradas de los niños parecen olvidados. De mis montañas y el valle del Kilimanjaro solo queda un vago recuerdo a hierba buena y el rumor del agua fresca, lo demás... historia olvidada.


.

Mirando al espejo, unas veces amigo otras Judas sincero, me muestra el precio de tantos viajes; arrugas en el rostro, cuero baldío en la azotea y polvo en los pulmones, polvo que a menudo cubre mis recuerdos.

.

Pero una vez desempolvados, afloran torpemente estos recuerdos a mi memoria, limpios e intensos, y cada vieja aventura me pide ser vivida de nuevo con la evocación de aquella otra vida que viví en aquel mundo negro. Aquí me encuentro, rindiendo homenaje a mis memorias con estas letras que cojas y torpes, jamás expresarán la intensidad de mis recuerdos.

.

Aunque con el transcurso de los años mi memoria ha perdido fuelle, hoy he tenido suerte. Entre las hojas de un viejo libro he encontrado unos escritos con algunos fragmentos de mi perdido diario. Ni siquiera narra un solo día, únicamente describe unos minutos durante el atardecer en una playa de Tanzania y entre líneas, una reflexión.

.

Mientras preparaba mi viaje al Congo, Nacho, un amigo asturiano me invitó a vivir en su casa de Dar es Salaam en la costa de Tanzania. Él tuvo que viajar a la India por trabajo y me quedé unas semanas viviendo y cuidando su casa y pertenencias. Desde su terraza mirando al mar, escribí:
.


.


Dar es Salaam, 7 de Septiembre de 2002

.

La noche ha caído a plomo, unas siniestras siluetas permanecen inmóviles bajo el baobab de la playa. Son un grupo de masais haciendo guardia.

.

Acostumbrados al clima cálido y seco de la sabana, aquí sus cuerpos se acartonan bajo las túnicas rojas. Estas telas que a distancia bastan para ahuyentar a fieros leones, aquí, a orillas del Índico, son incapaces de contener la penetrante humedad del mar.
.

¿Qué historias habrán oído estos masais para abandonar sus poblados y venir al mar? Esta tierra tan lejana para ellos, ahora musulmana, es una extraña mixtura de africanos bantúes, hindúes y omaníes comerciantes de especias venidos de oriente, pero los masais nunca vinieron al mar. ¿Qué pensarían la primera vez que contemplaron el inmenso Índico?

.

Una vez vi a un masai contemplando el mar y las olas por primera vez. Estremecido me dijo:

.

_ Es un gran lago que no se acaba nunca, y además está vivo.

.

La inusual presencia de los masais en esta playa es parte de la magia que me envuelve, la falta de luz atenúa sus rojas túnicas y el negror de la noche lo funde todo. No se mueven, se han convertido en piedra. Las ramas del baobab que les da cobijo enmarcan a los guerreros creando una irrepetible instantánea grabada en mis retinas para siempre jamás.

.

Una mezcolanza de aromas sombras y sonidos, hacen de este rincón de Africa un lugar mágico y misterioso. No hay luna, la marea del Índico sube lentamente al son de la oración del almuecín. Una vez acabados los rezos, el silencio se hace el señor de la noche, y entonces me doy cuenta...
.

Otra vez, estoy solo… solo en Africa.



Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

21 Ene 2011

LOS LEONES DE NAVARRA

Escrito por: loboyhombre el 21 Ene 2011 - URL Permanente

He estado trabajando durante el último medio año en diferentes países Africanos. Primero en mi vieja Africa del Este, Kenia y Tanzania. Posteriormente tuve que trabajar más al sur, en la desconocida Zambia y la apacible Malawi, y los últimos dos meses en el corazón de los grandes lagos, Uganda y Ruanda.

Mucho ha acontecido durante estos periplos por Africa, y mientras la tinta ansiosa se desespera por plasmar en el papel lo ocurrido, yo, tengo que ordenar y dar preferencia a alguno de los viajes para empezar a narrar la historia de este último año.

Voy a comenzar rindiendo homenaje a un grupo de veteranos viajeros, que no turistas. Un grupo de navarros, en el que cada uno de ellos, acarreaba en sus mochilas más de un lustro de docta experiencia.

Todo empezó con una llamada de la agencia.

_Oscar, ¿Quieres liderar un viaje a Zambia y Malawi? Será un viaje espectacular y viajaras en mítico buque Ilala. El tono del director de la agencia presagiaba que había algo más…

_Bueno envíame el itinerario que lo vea.

_ No hace falta, es un viaje normal como los que ya hiciste hace tres años. Esta respuesta me pareció un tanto extraña. Así que decidí ir a Barcelona y estudiar el itinerario.

Cuando observé el itinerario del viaje, comprobé que era un viaje demasiado duro, con etapas muy largas, quedando el éxito del viaje a la merced de los caprichos de la mecánica de los vehículos, de los factores climáticos o del “F.A” (el factor Africa).

El director me dijo que no me preocupara, puesto que los viajeros eran “muy veteranos”. De nuevo, el tono de la frase delataba que este viaje ocultaba algo.

_ A que te refieres con “muy veteranos”.

_Pues que han viajado muchos años.

Entonces creí entender por donde iba la conversación.

_ ¿Qué edad tienen estos “muy veteranos?

Después de un gran silencio, cabizbajo y con voz débil me dijo:

_ No sé, pasando los sesenta.

_ ¿TODOS? Le pregunte sorprendido.

_No hombre, todos no, solo algunos….

Este era un viaje muy africano, por carreteras polvorientas, vehículos toscos sin aire acondicionado y suspensiones muy duras, acampando con tiendas de campaña en mitad de la nada, con calor por el día, mosquitos y sobretodo, con algunas jornadas de viaje interminables de sol a sol. Por lo tanto, me preocupaba muchísimo la condición física y el estado de salud del grupo. Definitivamente, esta expedición no iba a ser como un viaje del INSERSO por la Costa Brava.

Así empezó todo, como no había nadie dispuesto a realizar este viaje, por hacerle un favor al director de operaciones y al tiempo amigo, me enrolé en este viaje, donde sin duda me esperaban un sinfín de problemas a resolver.

Cuando llegué a Zambia, en Lusaka apareció el primer problema, el camión que tenía que revisar y en el cual íbamos a viajar no estaba en el lugar previsto, y el conductor no contestaba al teléfono.

Por si esto fuera poco, recibo una llamada de España del jefe de la expedición de los “muy veteranos”.

Con voz templada y seguro de si mismo se presentó:

_Soy Manolo ¿Que tal va todo?

Era la primera vez que un viajero me llamaba a Africa antes de realizar el viaje, lo cual no auguraba nada bueno.

_ Muy bien Manolo, aquí estoy, acabando con los preparativos del viaje. _!Mentira cochina! No tenía ni camión, ni conductor, y los cocineros tampoco habían dado señales de vida.

_ Me alegro, oye, una cosa muy importante, Es que somos un grupo algo especial. ¿Hay nevera en el camión?

Esta pregunta empezó a preocuparme. Sin duda necesitaban frió para guardar los medicamentos, insulina o vete tú a saber que otros medicamentos eran necesarios para mitigar las enfermedades que se cebaban con este grupo de septuagenarios.

_ Si que tenemos nevera, no te preocupes, podréis guardar los medicamentos con toda seguridad.

La respuesta que me dio, fue sorprendente, y arrojó una calida y esperanzadora luz sobre el tipo de personas que eran estos navarros.

_ Qué medicamentos ni ostias!!! Te llamo para que vayas llenando la nevera de vino y cerveza que llegamos mañana!!!!!

Estos navarros y navarras resultaron ser unos auténticos leones devoradores de todo tipo de jamones, chorizos, quesos y otros manjares del norte. Así como expertos degustadores de vinos, cervezas y licores diversos. Sin duda alguna me había topado con unos auténticos profesionales de la buena vida. No solo derrocharon voracidad, sino también generosidad, prueba de ello es que mientras tecleo estas letras, estoy dando buena cuenta de las exquisitas viandas y manjares de Navarra que me han enviado hace un par de días y que con estas letras le agradezco enormemente.

Sin embargo, su buen apetito no iba a mejorar las duras condiciones del viaje que nos esperaba, y yo seguía preguntándome si aguantarían un viaje de esas características.

Eran montañeros, y la montaña es severa profesora, por lo tanto, este aprendizaje jugaba a su favor. Además en el grupo había algunos montañeros que andando podían cansar a un caballo. Pero donde verdaderamente probaron su arrojo y valía, no fue andando en tierra firme…

En una ocasión, con estos navarros, en la más absoluta oscuridad de la noche, tuvimos que subir a un barco fondeado en el lago Malawi, a gran distancia de la orilla debido a su calado.

No hubo más remedio que aproximarnos al buque sin luz alguna, en unas destartaladas barquichuelas, que lentamente se acercaban al buque mientras los remeros achicaban agua.

Al acercarnos al buque, desde nuestra barca, observamos un espectáculo dantesco, difuminadas por el negror de la noche, miles de caras asustadas, a empujones intentaban abandonar el barco por la única puerta disponible situada a unos dos metros sobre el nivel del agua.

Niños, cabras y bultos eran tirados por la puerta para hacinarlos en una vieja patera de hierro donde esperaban otros seres humanos, y que cargada hasta lo indecible y en el caso que no zozobrara, les acercaría penosamente hasta la costa.

Nos horrorizamos cuando comprendimos que nosotros tendríamos que entrar por la misma puerta por la que una marea humana de seres desesperados se arrojaba violentamente y sin orden alguno.

Cuando vi el terrible escenario temí por la integridad física del grupo, no creí capaces a los más mayores, y sobretodo a las mujeres, de subir al barco abriéndose paso a la fuerza y salir ilesos de tan grave situación. Yo intenté bromear para mitigar algo la tensión, pero la preocupación por el grupo y la gran responsabilidad que se cernía sobre mí, se reflejaba en mi rostro de tal manera, que cuando les animaba creía que aún se preocupaban más.

La oscuridad, los rostros angustiados, los gritos de la gente desesperada por abandonar el barco, el oleaje que nos impedía acercarnos a la puerta… lo que a nosotros nos parecía el peor tormento del purgatorio, para estos africanos no era más que el crudo y cotidiano espectáculo por la lucha de la vida.

Estábamos experiemtando, la supervivencia en estado puro de quien no tiene nada más en esta vida, que la obligación de vivir.

Mis amigos navarros con sus más de 50, 60, e incluso 70 años me dieron una lección de humanidad, resistencia y templanza que jamás olvidaré. Fueron subiendo uno a uno, a golpes, empujones, en plena noche con sus miedos y temores pero sin perder el control, hasta que al final, acabamos todos en la borda a salvo.

El inmenso lago Malawi se hizo más salino con algunas de nuestras lágrimas. Lágrimas que no derramamos por nuestro sufrimiento, que no fue poco, sino por el dolor ajeno de tantos africanos…

Un dicho suahili dice: “Watoto ya simba, ni simba” Un cachorro de león, es un león.

Me voy a tomar la libertad de realizar una modesta adaptación de este refrán para mis amigos navarros:

“SIMBA MZEE, NI SIMBA MBILI”

“El león que llega a la madurez, es león dos veces”

A los leones de Navarra con todo mi corazón.


www.africainedita.es

Oscar Yuste.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

02 Dic 2010

FRONTERA UGANDA RUANDA 2010 Vs FRONTERA CONGO RUANDA 2003

Escrito por: loboyhombre el 02 Dic 2010 - URL Permanente

10 de noviembre 2010 Frontera Uganda Ruanda.

Han pasado exactamente siete años y nueve meses desde que crucé esta frontera con grandes temores y angustias. Había acabado la guerra pero solamente en un puñado de papeles firmados a miles de kilómetros.

Esta vez entrar en Ruanda ha sido un puro trámite burocrático y una pequeña transacción económica, las últimas veces que crucé desde el Congo no fue tan fácil…

10 de febrero 2003. Goma, Africa Central.

La guarida del guerreo Guiseny, Ruanda. Aquí me refugió entre sedas, miradas inocuas y los abrazos de Briguitte, una profesora voluntaria de Canadá. Tras pasar la noche con ella en la segura Ruanda, por la mañana, nos despedimos a la manera habitual, horizontalmente y muy próximos. Aún jadeante me tomo un buen café ruandés, uno de los mejores de Africa, y me despido con una lenta caricia recorriendo su espalda con mis labios. Cierro los ojos y saboreo su piel, saboreo el momento, el aroma a café y el silencio.

Como el bolsillo se pinta ligero, decido no tomar un taxi y caminar unos pocos kilómetros hasta la frontera del Congo, “El Otro Mundo”. Sin duda, la falta de peso en los bolsillos me va a aliviar el esfuerzo de la caminata. Tengo que ir otra vez al maldito juzgado de Goma, las pocas ganas de pelearme con un tropel de funcionarios corruptos, ladrones e inútiles ralentiza mi marcha.

Cruzo la frontera forzando mi sonrisa al máximo. Con mi larga melena y una barba desaliñada de varios meses. Para sobrevivir es este maldito mundo en guerra me he hecho pasar por un pobre desgraciado, sin saber a ciencia cierta, cual de los dos adjetivos soy en mayor medida. Aunque aquí todo el mundo sabe que estoy protegido por la familia del presidente, por lo tanto muy pobre no puedo ser. Pero siendo blanco, si fuera rico no estaría aquí, y sobretodo, si fuera rico no iría andando por estos lares y menos sin escolta.

Asomo la cabeza por la ventanilla buscando el funcionario de la frontera.

_Hola señor vagabundo. Me dice una gran mama congolesa con un viejo y desgastadísimo sello en el puño.

Es curioso como en un momento crítico, como es cruzar una frontera en guerra, en vez de concentrar toda la atención para salir airoso de la situación, a veces, nuestra mente se desconecta por completo. En vez de responder a la funcionaria, mi mente se concentró en aquel viejo sello de madera que tantos visados había librado. ¿Cuántos años tendría? Como mínimo de la época de Mubutu, aunque yo diría que incluso de Kasabubu. Cuanta felicidad y alivio ha liberado este sello de un golpe, cada vez que le han sellado un “lessez passe” a algún pobre desgraciado como yo. Ese viejo sello de madera ha dado más golpes que la injusticia; y lo que le queda pensé yo.

De repente unas carcajadas me devuelven a la realidad.

_Señor vagabundo despierte!!! Y todos los funcionarios volvieron a reír.

_Disculpe “Mama” me he despistado. Otra avalancha de carcajadas inundó la oficina.

_ ¿Señor vagabundo me ha traído mi regalo?

_ A las mujeres guapas yo siempre les regalo una sonrisa.

De repente cesan las risas y mágicamente todos los funcionarios de pronto tienen alguna ocupación. Esto significa que se acabaron las bromas, es la hora de los negocios. La Mama, con un tono más severo me pregunta otra vez.

_ ¿Señor vagabundo me ha traído mi regalo?

_ No tengo nada Mama, si tuviera algo no vendría andando desde Gisenyi.

_ Somos muy amables contigo dejándote pasar siempre, y tú nunca nos traes nada.

_Pero si soy un vagabundo, es a mi a quien me tienen que regalar algo. Dije con un tono suave intentando bromear y quitarle hierro a la conversación.

En ese momento se acerca otro oficial e inspecciona mi visado, es una cartulina blanca del tamaño de un folio donde se apiñan todos los sellos que ellos mismos han estampado en los últimos cuatro meses.

Con la voz grave y seria me dice:

_ Aquí ya no hay espacio para más sellos, tienes que comprar otro visado.

Tenía algo de razón, el visado llevaba mas de cuarenta sellos y no quedaba prácticamente espacio, aunque si quisieran podrían poner por lo menos diez sellos más, aunque fuera unos encima de otros.

_ Señor, aquí cabe un sello perfectamente, y además no tengo dinero para comprar otro visado.

_ Todos tenemos problemas. Tu problema consiste en que en tu visado no te caben más sellos , el mío, es que mi familia coma…

No tuve mas medio que darle bajo la mesa un billete, mientras con la otra mano señalaba un diminuto espacio en blanco.

_ Señor, aquí parece que cabe un sello.

_ Tienes razón, no lo había visto.

_Hasta maña señor.

_Hasta mañana. Me respondió enfadado, ya que les había forzado para que les sobornara, y el soborno aquí tiene que fluir libremente, se tiene que ofrecer no pedir. Así se sienten menos corruptos.

La corrupción es el mal que mina las economías africanas, pero sin duda alguna, es un mal menor. Es la forma de redistribuir la riqueza, mal y desproporcionadamente, pero al menos, se distribuye.

Se llega a la conclusión, de que “estos salvajes”, han encontrado una alternativa al atraco, al robo violento. Han inventado, el hurto dialogante, la rapacería educada y de mutuo acuerdo.

EN AFRICA TAMBIÉN, HACIENDA SOMOS TODOS.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

18 May 2010

TU NEGRO, YO BLANCO. YO CABRÓN ¿Y TÚ?

Escrito por: loboyhombre el 18 May 2010 - URL Permanente

Me vuelvo a Africa, se despiertan diferentes sensaciones y emociones, pero es el hecho de lidiar con seres humanos, lo que me acongoja. No se en qué clase de racista me he convertido… sin duda odio más a los blancos ¿Será por el hecho de ser yo uno de ellos, y por lo tanto los conozco mejor?

.

Stendhal decía:

.

“Para conocer a un hombre basta con estudiarse a uno mismo; para conocer a los hombres hay que practicar con ellos”
.

Sin embargo, ya en el siglo XXI, tras haber vivido y convivido en varios países Africanos, tanto con siervos como con señores, y en contra de mis principios e ideales me veo obligado a señalar que un gran número de ellos no han evolucionado a la par del resto de sus congéneres humanos.

.

Tengo que reconocer que muchos africanos con bajo índice cultural, han desarrollado una forma de resistencia a la autoridad tan eficaz como desconocida para los occidentales. Como si fueran auténticos autómatas, algunos africanos cuando reciben una orden, la cual no entienden o ven demasiado complicada, se desconectan de repente desvinculándose totalmente de este mundo en un segundo.
.

Realmente, antes de desconectarse intentan solucionar su problema con algún embuste, pero si este no funciona, ante el más mínimo problema, se abstraen de este mundo de tal forma que parece que su alma, sentimientos e inteligencia se han esfumado para siempre de su cuerpo, dejando una carcasa vacía, inerte y sin vida. Ya Stefan Zweig se percató de esta capacidad de algunos africanos para mentir y desconectarse de este mundo:

.

“Sólo enemigos o extraños encuentran a su alrededor. Entonces empiezan a fingir y esconder su alma, para que no se la descubran, y con ese continuo fingir aprenden ya el arte de los esclavos, que es el mentir.”

.

Como hablo con conocimiento de causa tras haberlo experimentado decenas de veces, me voy a tomar la libertad de ilustrar esta situación con un ejemplo para que se entienda mejor:

.

En Kenia contraté a un pintor para que me pintara una pared de color blanco en consonancia con el resto de la casa.
.

_ Buenos días ¿Cómo te llamas?
.

_ Me llamo Erastos y soy pintor.
.

_ Perfecto, quiero pintar de color blanco la valla de mi casa. ¿Puedes hacerlo?

.

_ Claro que si señor, soy pintor toda mi vida.
.

_ Estupendo toma 30 dólares compra la pintura y ven mañana a esta dirección a las ocho.
.

Al día siguiente viene tres horas más tarde, la excusa es que hay mucho tráfico, aunque él y yo sabemos perfectamente que ha venido andando. Estoy seguro que no tiene coche, es más, apuesto a que en su vida se ha subido a uno. Como tengo prisa disculpo su tardanza y embuste y le digo que empiece pintando, que volveré dentro de tres horas y hago hincapié en que tenga cuidado con el árbol.

.

Cuando regreso a casa para ver si había acabado, ya desde lejos veo la catástrofe.
.

La valla la había pintado de color marrón, aunque la mayor desgracia no era esa. ¡El “pintor” de los cojones me había cortado el árbol, una enorme acacia de más de cien años y ocho metros de altura. ¡No me lo podía creer!!!
.

_ ¿Pero que has hecho animal? Le digo gritando y vociferando como si realmente fuera yo el animal.
.

_ Es que no quedaba pintura blanca.
.

_ Pero serás gili…. Me importa una mie……. la pintura. ¿Porque coj…. has cortado el árbol?
.

_ Porque el árbol estaba muy cerca de la valla.
.

Ante semejante respuesta valoré la posibilidad de asesinarlo con su propia brocha o ahogarlo en el cubo de pintura, y aunque estoy bien seguro que haría un enorme bien a la humanidad, los 10 años en una prisión de Kenia me hicieron recapacitar. Entonces aún más colérico le grité.
.

_ ¿Y que coj…. tiene que ver que el árbol este cerca de la pared para que lo cortes?!!!!
.

Aquí es cuado viene la desconexión, en un segundo abandonó este mundo, quedándome gritándole a su maldita carcasa vacía, me sentía como si le estuviera gritando al esqueleto un pollo para hacer caldo.
.

Respuesta del pintor:
.

_ …………………. (silencio absoluto)

.

Para intentar que me diera una explicación o me dijera alguna palabra, o por lo menos emitiera algún tipo de ruido que me ayudara a pensar que estaba hablando con un ser humano, o por lo menos con un ser vivo, le dije esperando algún signo de rebeldía:

.

_Has cortado un árbol que no sólo era más fuerte y alto que tú, además olía mejor, era más útil y seguro que más inteligente!!!! ¿Por qué lo has cortado? ¡Pero dime algo!
.

Respuesta del pintor a mi ofensiva:
.

_ …………………….. (silencio absoluto) _Ninguna señal de vida (por lo menos inteligente)
.

Decidí respirar profundamente, tras varios segundos de reflexión comprendí que no podía hacer nada, prefería que el pintor se fuera y no verlo jamás. Aunque ahora tenía otro problema, como le iba a explicar al casero que un pintor había cortado el árbol. Decidí que fuera el propio casero quien le pidiera responsabilidades al pintor. Como el pintor permanecía inmóvil en el jardín, llamé al casero para que hablara con el pintor, y al cabo de varias horas consiguió hacerle hablar al pintor, aunque este afirmaba que no era su culpa. Esto acabó al estilo africano:
.

1- El casero llamó a la policía para obligarle al pintor a que pagara el árbol.
.

2- Como el pintor no quiso pagar nada, el casero le pagó a la policía para que encarcelaran al pintor.
.

3- El pintoral final tuvo que pagar a la policía para que le liberaran.
.

4- El pintor me dijo que no había pintura blanca, pero al día siguiente, en mi valla “marrón”, apareció una pintada con pintura “blanca” que decía: “Mzungu Kumamake”.
.

.

¡BLANCO CABRON!

..
NOTA DEL AUTOR:

Gracias a Dios en África hay miles de artistas y pintores con una capacidad creativa y artística increíble. Precisamente en Tanzania, se ha desarrollado por pintores locales el arte "tingatinga", siendo sorprenderte ver como los artistas son capaces de sintetizar la vida africana en unos coloridas pinturas al más puro estilo naíf.
www.africainedita.es

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

22 Mar 2010

UN ESPEJO EN EL CAMINO

Escrito por: loboyhombre el 22 Mar 2010 - URL Permanente

Caminado por los campos de la vida, emboscado en un recodo de la vereda, me asaltó el mismísimo “Paso del Tiempo”.

.

Creyendo que había llegado mi hora, con voz temblorosa le pregunté._ ¿Vienes a llevarme? ¡Todavía soy muy joven!

.

_ No soy La Muerte, me dijo, soy el Tiempo, aunque yo siego más vidas con la paciencia que la muerte con su guadaña.

.

_ Entonces ¿Qué quieres de mí?

.

_ Vengo a enseñarte un espejo._ Me mostró un espejo, y sorprendentemente, en vez de verme reflejado en él, vi a un anciano triste, con un rostro arrugado, curtido por las amarguras de la vida y el brillo de sus ojos lejano y apagado,. En aquel mapa de la vida, solo se podían adivinar unas pocas arrugas modeladas por algunas risas ya olvidadas, el resto, aflicciones.
.

Le pregunté al Paso del Tiempo_ ¿Por qué no me veo en el espejo? ¿Quién es este anciano que se refleja en mi lugar? Ni si quiera se parece a mi.
.

El paso del tiempo sonrió y dijo_ Este espejo no refleja los rostros.

.

_ ¿Entonces que es lo que refleja?

.

Me miró a los ojos y me respondió: _LAS ALMAS

.

.

Ríe, baila, canta, juega, haz el amor, viaja, vive!!! Pero hazlo hoy…

.

MAÑANA ES TARDE!!!!!

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

02 Feb 2010

AFRICA, LA MIRADA DEL ALMA

Escrito por: loboyhombre el 02 Feb 2010 - URL Permanente

Cuando ya habían muerto más de cuatro millones de hombres, mujeres, y especialmente niños; a más de 2500 kilómetros al sur de esta tragedia, en Sudáfrica, un tropel de anodinos diplomáticos internacionales, intentaban en vano alcanzar un consenso para forzar el alto el fuego en la enquistada guerra del Congo. La llamada tercera guerra mundial.

.

Corría el año 2002, y aunque por motivos económicos, los principales actores de esta guerra iban abandonado la lucha por la presión internacional, las escaramuzas y guerrillas del interior se habían recrudecido en algunas zonas mineras, ya que grupos de desertores y bandidos aprovecharon la retirada del grueso de las tropas para asaltar y saquear las pequeñas poblaciones fronterizas, como era costumbre, la mayoría de sus habitantes adultos eran asesinados. Los niños no corrían mejor suerte, eran violados, reclutados o hechos esclavos sexuales de los soldados.

.

Mientras esto sucedía, yo intentaba salir indemne y con fortuna de esta guerra, por lo menos físicamente, ya que sabía que por lo visto y vivido emocionalmente no sanaría jamás.

.

El destino me hizo entablar una peculiar y rancia amistad con un hermano del presidente de la zona rebelde. Al igual que decía Cervantes, “de cuyo nombre no quiero ni acordarme”, ni mucho menos mencionar en este mundo global de la información. Ya que se “de buena tinta” que aunque en esta sopa de letras, que es Internet, las palabras vuelan más rápido que las balas, estas últimas, aún a distancia, se me pueden indigestar más fácilmente.

.

Si intentar hacer negocios en el Congo en plena guerra ya era algo totalmente descabellado e inconsciente, no se de que forma me las compuse para rizar el rizo y complicar mucho más mi situación, involucrándome estúpidamente en un conflicto, diplomático internacional en el que estaban implicados el presidente, su hermano, una empresa Belga, un comerciante Libanés, una empresaria Tanzana y este, que al escribir tiene que entornar los ojos para que la censura de la realidad pase más ajustada por las fisuras de la memoria.

.

.

Fragmento del futuro libro: “Africa, la mirada del alma” por Oscar Yuste.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

19 Nov 2009

¿QUIEN SE "COBRA" LA "VIDA"?

Escrito por: loboyhombre el 19 Nov 2009 - URL Permanente



Cuando vivía en Londres tenía una amiga que en su primera experiencia sexual con su novio comprobó la fragilidad del látex y la desesperación que provoca el creerse madre cuando no se está preparada para tamaña empresa. Ya habían pasado más de 22 horas desde el "incidente" y como el presunto padre trabajaba, me tocó a mí acompañar a la presunta madre para conseguir la "Píldora del Día Después" en una frenética carrera contra-reloj por varios centros de planificación familiar de High Kensinton.

Cuatro años después conocí a quien más tarde sería mi hermano mayor adoptivo, Abubakar Towengale Segundo, rey de la tribu Vakinamanga, un clan de los antiguos guerreros wehehe. Abu tenía una hermana a la que le faltaba un brazo. La falta de su brazo se suplía con creces con su prodigiosa voz, poseía una voz dulce y melódica la cual embellecía los atardeceres de Utengule con los cánticos rituales de la tribu. El brazo se lo cercenó su propio padre con un rápido y contundente hachazo. Le mordió una cobra, en esas lejanas latitudes no existen hospitales ni salas de urgencias, el antídoto más cercano se encuentra en un paupérrimo dispensario situado a más de cinco horas de camino. El padre no disponía ni tiempo ni dinero suficiente para comprar el antídoto. Únicamente había dos alternativas; la muerte, o amputarle el brazo antes que el veneno se extendiera mortalmente por el cuerpo. No lo pensó dos veces, cogió una vieja hacha, apoyó el brazo de la niña en un tronco y un golpe seco arrancó de cuajo un grito estremecedor que sin duda provenía de lo más profundo del alma de su hija. Ese maldito grito, torturó al atormentado padre durante toda su vida, ya que aprovechando el sueño de los ángeles, con toda su maldad, ese grito se repetiria una y otra vez en sus pesadillas.

¿Qué tiene que ver esta historia con el presunto embarazo de mi amiga de Londres?

Aunque básicamente soy pro-abortista, se me antojan estas reflexiones....

La hermana de Abu, en una carrera a contra-reloj, necesitaba un antídoto "contra" la muerte.

Mi amiga de Londres, en una carrera a contra-reloj, necesitaba un antidoto"contra" la vida.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

17 Oct 2009

YES WE CAN. SUPERACION PERSONAL- MALAWI

Escrito por: loboyhombre el 17 Oct 2009 - URL Permanente

En mi deambular por Africa, uno de los lugares que me más impactó por la belleza de su gran lago y la hospitalidad de su pueblo fue Malawi.

.

.

Sus gentes afables y tranquilas, hacían sentirte acompañado en el camino, mientras que el inmenso lago Malawi con sus paraísos escondidos en cientos de recovecos, iba descubriéndome playas de arenas blancas bañadas por dulces y claras aguas. Si a esto le sumamos la cierta dificultad para desplazarse por el país, y lo alejado de otros destinos turísticos, resulta Malawi un país tranquilo y poco frecuentado por turistas, siendo un destino ideal para aquellos viajeros que buscan paz, tranquilidad y humanidad en un entorno paradisíaco.

.

No obstante, Malawi es uno de los países más pobres y castigados de Africa con una de las mayores densidades de población del mundo. La esperanza de vida no alcanza ni los 49 años y el índice de mortalidad infantil es escalofriante. Por otra parte, el país está completamente devastado por el VIH/SIDA. Aún contando solamente con 10,6 millones de habitantes, diariamente, un promedio de 267 personas contrae el VIH y 139 mueren de enfermedades relacionadas con el SIDA ese mismo día.

.

Esta es la cara y cruz de la realidad de Malawi, con la que diez millones personas intentan sobrevivir en un país con una economía rudimentaria que apenas puede sobrevivir gracias a la ayuda exterior.

.

Miles de niños de Malawi se ven obligados a dejar las escuelas para ayudar a sus padres en el duro trabajo del campo, donde intentan desquebrajar una tierra estéril que apenas les da un puñado de maíz diario para toda la familia.

.

Yo, sin embargo, cuando era niño, aún siendo de una familia humilde, tenía de todo; Juguetes, un frigorífico repleto de comida, televisión y además iba a la escuela donde jugaba con mis amigos. Lamentablemente, a los 14 años mi triste ambición no era otra que convencer a mis padres para que me compraran un ciclomotor, y mi única preocupación era que no me mandaran tareas en el colegio para poder irme a jugar con mis amigos.

.

En Malawi, William Kamkwamba, otro niño de 14, no podía ir a la escuela por no poder pagar los 60 euros anuales que costaba el colegio. Por lo que no le quedaba más remedio que ayudar a su familia en el campo. No disponían de electricidad ni agua corriente y apenas había comida para todos.

.

A William le gustaba leer, así que en sus ratos libres, en vez de irse a jugar, acudía a una precaria biblioteca para leer libros que le mostraban la visión otro mundo totalmente ajeno a suyo. Un día ojeó un libro titulado “Haciendo Energía”, lo tomo prestado para leerlo en su casa y desde ese momento su vida cambió para siempre.

.

En el libro se explicaba como fabricar un molino de viento, así que con sólo 14 años, se empecinó en construir uno para traer la luz y el agua a su poblado. Empezó su imposible construcción recogiendo materiales de la basura. Con troncos, materiales reciclados, maderas, piezas oxidadas de tractor y con su bicicleta, que muy a su pesar tuvo que sacrificar para utilizar sus engranajes y cadena, comenzó a construir su molino de viento.

.

“Todos nosotros, incluso mi madre, pensamos que se había vuelto loco”, dijo su hermana Doris Kamkwamba.

.

No disponía de herramientas y se fabricó algunas como pudo. Su primer destornillador fue un hierro clavado en una mazorca de maíz que hacía la función de mango. De forma totalmente autodidacta, con clavos, madera y trozos de lata, construyó él mismo interruptores, e incluso hasta fabricó un disyuntor eléctrico con clavos y un imán para desconectar el molino en caso de sobrecarga eléctrica.

.

Al final, en contra de todo pronóstico acabó su molino, pero se dio cuenta que el libro describía como hacer un molino de viento, pero no como adaptarlo para conseguir que generara electricidad o hacer funcionar una bomba de agua.

.

Al final con su tesón, fuerza de voluntad, y más libros de la biblioteca, consiguió que su poblado fuera el primero de su zona con electricidad, haciendo funcionar dos bombillas, y más tarde consiguió bombear agua corriente a hasta su casa.

.

Los vecinos que en un principio creían que estaba loco, cuando vieron funcionar el molino y que producía luz, muchos pensaron que aquella extraña máquina de madera y hierros estaba embrujada.

.

“Yo quería terminar sólo para demostrar que ellos están equivocados”, dijo. “Yo sabía que la gente dejaría pensar entonces que estaba loco.”

.

La hazaña William se hizo eco en los medio de comunicación de todo el mundo hasta que un ex corresponsal de prensa decidió escribir un libro sobre el molino de viento de William, “El niño que cosechaba viento”

.

Hoy en día William tiene 22 años y es un alumno destacado de una escuela para niños “aventajados” en Sudáfrica, y en sus vacaciones recorre el mundo dando seminarios y ejemplo a miles estudiantes y empresarios.

.

Mientras tanto yo sigo aquí, sin ayudar a nadie, sin hacer lo más mínimo por mejorar este mundo, consumiendo electricidad mientas aprieto estas teclas y con mi moto abandonada en el garaje por no saber cambiarle el filtro del aceite. Por lo menos me queda la esperanza del que tiene todo por hacer...

.

Si un africano pobre y negro, sin recursos económicos, ni conocimientos de electromecánica ni medios materiales ha creado de la nada la luz y traído agua a su hogar.

.

¿Qué no podrá hacer el negro más poderoso del mundo?

.

YES WE CAN!!!!!

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

08 Oct 2009

OBAMA ¿ERES TONTO, ESCLAVO O NOBEL DE LA PAZ?

Escrito por: loboyhombre el 08 Oct 2009 - URL Permanente

Cuando visité Sudáfrica por primera vez, coincidió con el cambio de poder de blancos a negros. Lo primero que vi en la calle fue una manifestación de negros coreando: !Si eres blanco eres jefe, si eres negro eres esclavo". Eso sucedió en 1996. ¿Cómo sería cien años atrás en plena época colonial?

.

En la época colonial, mucho se habló de la torpeza y carácter pusilánime de los africanos.

.

Tanto refinados burgueses como toscos aventureros y exploradores, cuando se adentraban en el África colonial, hacían “uso” de esclavos o sirvientes negros, siendo estos siempre individuos de tercera categoría.

.

Rápidamente los blancos le enseñaron modales, normas de conducta, idiomas y rudimentarios conocimientos para desempeñar los trabajos que a sus amos blancos o capataces se les antojaran. Ningún blanco se preocupó en estudiar las culturas de estos africanos y adaptárselas a sus enseñanzas tan ajenas a las vidas de estas personas que en el mejor de los casos apenas eran capaces de balbucear una frase en cualquier de los idiomas de sus colonizadores.

.

Se llegó a creer, que la dificultad que tenían los negros para aprender y desarrollar eficientemente una labor, era debido a su limitada inteligencia y disposición al trabajo. Los africanos son torpes y vagos, fue la conclusión a la que la mayoría de los colonos llegaban después de convivir con sus sirvientes, trabajadores o eslavos negros.

.

Habría que ver a estos cultivados e inteligentes blancos sobreviviendo en la selva, cazando sin armas modernas, haciendo fuego sin medios, o encontrando agua en los desiertos. Para cada labor hay que emplear un esfuerzo intelectual determinado, durante milenios, el 100% del intelecto de los africanos se ha utilizado exclusivamente para sobrevivir en un entorno hostil, y hasta que llegaron los blancos lo habían hecho con total eficacia.

.

Para el deleite de unos blancos aburguesados y nobles europeos, a los africanos, de un día para otro les obligaron a dejar sus lanzas para aprender a manejar un gramófono o a servir una taza de té, eso si, con el protocolo más exquisito de la época. Todas estas tareas y muchas otras eran totalmente inútiles a los ojos de un africano, no entendían la importancia de tanta “cosa” accesoria a las necesidades de la dura vida africana, y como sabe cualquier educador, es arto difícil enseñar a alguien algo que no considera relevante y mucho menos si se le impone a la fuerza.

.

Aún así, hubo algunos colonos que educaron y aceptaron a muchos africanos como si fueran sus iguales. Pero la mayoría despreciaba a los africanos y estos respondían a ese desprecio con odio y resentimiento hacia los blancos.

.

Stefan Zweig describió de forma muy elocuente como se fragua este odio en el corazón “del niño negro” colonizado y rodeado de unos “amos” tan blancos como déspotas:

.

“Niño aún, aprende ya a fijar maliciosamente su atención, a desenmascarar sin compasión, a espiar con curiosidad, a descubrir la flaqueza de cada hombre con ese arte de los oprimidos que siempre crea una defensa necesaria, como resultado del ambiente de incomprensión que le rodea”.

.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

04 Oct 2009

LA VIDA... DOS FIEROS LEONES

Escrito por: loboyhombre el 04 Oct 2009 - URL Permanente

Reconozco que tanto el texto (aunque con una pequeña adaptación), como las fotos, las he robado vilmente de internet. Pero los piratas no podemos evitar robar un buen botin, y estas fotos y la moraleja, lo son, creo que merece la pena que lo disfruteis.

.

Un viejo Masai estaba hablándoles a sus nietos sobre la vida. Les dijo:
.

"Hay una batalla teniendo lugar en mi interior... es una pelea terrible entre dos leones.
.

Un león representa el miedo, la ira, la envidia, la pena, el arrepentimiento, la avaricia, la arrogancia, la culpa, el resentimiento, la inferioridad, las mentiras, el falso orgullo, la superioridad y el ego.
.

El otro león es la alegría, la paz, el amor, la esperanza, el compartir, la serenidad, la humildad, la amabilidad, la benevolencia, la amistad, la generosidad, la verdad y la fe."
.

Miró a los niños y les dijo: "Esa misma lucha está teniendo lugar en vuestro interior y en el de cualquier persona que viva".
.
Los niños se quedaron pensando un momento y uno de los nietos le preguntó al abuelo.

.

¿Y cuál de los dos leones ganará?"
.
Y el anciano Masai respondió:

.

"Ganará el león al que más alimentes."

.
De africa hay dos cosas que nunca se olvidan... la dignidad de los ancianos y las miradas de los niños.

O.Y

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Sobre este blog

Avatar de loboyhombre

DIARIOS DE ZANZIBAR

De mis 43 años de existencia, más de diecisiete los he pasado vagando por África.

En este Africa mia, he organizado expediciones y safaris, he sido corresponsal, empresario, mendigo, soldado de reemplazo, comerciante de diamantes y alguna otra profesión más que el honor me impide mencionar.

He vivido y convivido con blancos, negros, reyes, políticos, presidentes, putas, mercenarios y mendigos.

Ahora, sin dejar de vagar por África, continuo plasmando en este diario las vivencias que experimenté con cada uno de estos personajes. Personajes que cuando no fueron grandes amigos, fueron siempre maestros de grandes lecciones...

ver perfil »

Tags

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):