29 May 2008

" COMO EVITAR LOS PENSAMIENTOS NEGATIVOS. 2ª Parte "

Escrito por: Miguel Angel el 29 May 2008 - URL Permanente

EL FUTURO. HAY QUE CENTRARSE EN LO INMEDIATO.

Durante el breve período de aplicación de este ejercicio, el futuro debe reducirse a los dos días siguientes. Las ideas de suicidio ya las hemos eliminado, con lo que hemos conseguido no reforzar el impulso suicida. Eliminemos también todo pensamiento referente al futuro. No se trata de autoconvencernos de que no existe, ni mucho menos. Tampoco se trata de engañar al subconsciente acerca de lo negras que resultan las expectativas de futuro. Se trata, simplemente, de evitar que las emociones negativas asociadas con el futuro salgan reforzadas. El futuro no debe ir más allá de la ducha caliente o del relajante baño de dentro de un ratito. Y una vez dentro de la bañera, o en la sauna... la mente sólo se ocupa de lo inminente, nada más; y el futuro consiste únicamente en esa sensación agradable que se siente después de un baño reconfortante en el que, además, no ha habido emociones negativas. Así debemos actuar durante un par de días, pensando en ese plato especial que haremos para la comida, o en ese libro que nos apetece leer... O, según los casos, en hacer algo de ejercicio.

No pretendo hacer creer al lector que sé lo que es vivir en la más completa soledad, o estar a punto de morir, o preso en una cárcel... lo que sí puedo decir es que he llegado a estar muy cerca del suicidio, tan alicaído que el mayor esfuerzo que realizaba durante semanas enteras era oír el ruido de mis tripas. Ya sé que muchos estarán cansados de oír aquello de que "cada día tiene su afán". Por supuesto, para los que creen en Dios y en la vida eterna, el futuro se presenta más esperanzador; pero el dolor que padecemos en la Tierra -sea físico o mental-, puede hacernos olvidarlo todo, incluso la felicidad eterna en el Cielo. Hay muchos males inevitables que no podemos cambiar, pero sí podemos cambiar la respuesta emocional que demos a lo que nos está pasando ahora o nos llegue a ocurrir en el futuro. La Interrupción del Proceso Mental Negativo puede ayudarnos precisamente a eso: a que "cada día tenga su afán"... de mejorar las cosas.

El objetivo de este ejercicio es alcanzar -junto con una cierta sensación de orgullo y alivio- la idea de que el futuro no es tan negro como parece, y que es posible que alguna vez algo vaya bien.

EL PASADO... ¿QUÉ PASADO?

Lo mejor que se puede hacer con el pasado es seguir estas indicaciones: 1) Borrarse las huellas dactilares con papel de lija, 2) hacerse la cirugía estética, 3) quemar el currículum vitae... ¿Quizás demasiado drástico? En ese caso se puede seguir otro plan: hacer con las cosas del pasado lo mismo que se hizo con el futuro. Es cierto, el pasado está ahí y nada puede cambiarlo, pero durante dos días no vamos a permitir que ningún recuerdo negativo del pasado llegue a la mente consciente. Es posible que esto requiera tanta energía como la que necesitamos para deshacernos de los pensamientos suicidas... pero ¡merece la pena! Durante dos días vamos a vivir en el presente, aquí y ahora, sin que nos agobie un futuro incierto ni nos atormenten los recuerdos del pasado. Vamos a negarnos a reforzar las emociones negativas, vamos a darnos un respiro porque, la verdad, ya nos lo íbamos mereciendo.

LA RABIA Y LA DESESPERACIÓN

Pero ¿de dónde saco yo las fuerzas? Ya no me quedan; la rabia y la desesperación que siento me han dejado exhausto -tanto en lo físico como en lo emocional. Empecemos con la rabia. Si hacemos caso a la sabiduría popular, es mejor desahogarse cuando se está enfadado, no vaya a ser que vayamos acumulando rabia en el interior hasta que un buen día explotemos. Desde luego las dos alternativas son malas, con las dos se refuerza la emoción negativa de manera que, si vuelve a aparecer el estímulo desencadenante, sin duda responderemos con igual o mayor rabia. Me gustaría apuntar una tercera posibilidad de respuesta para cuando se nos dispara la rabia. Estoy absolutamente convencido de que es posible trasladar la fuerza de la rabia contra un objetivo distinto del agente que la provocó. Es más, creo que la respuesta al sentimiento de rabia puede tomar una forma que no sea necesariamente más rabia. Pongamos un ejemplo. Imaginemos que voy conduciendo por la carretera a una velocidad más o menos aceptable de unos diez o doce km./h. por encima del límite permitido. Entonces aparece en el retrovisor un coche a toda velocidad que me adelanta como una exhalación. Lo va conduciendo una señora que, nada más adelantarme, pisa el freno obligándome a mí también a una brusca frenada, con volantazo incluido, para no empotrarme en su coche. Me enfado, me pongo como una furia, y hago algo que (por supuesto) nunca había hecho antes: la adelanto y le hago un conocido gesto obsceno con el dedo. Y en cuanto paso la vista de mi dedo a la cara de esa boba, vieja bruja en su Volkswagen, me doy cuenta con horror de que es ¡mi propia abuelita! En menos de un instante todo el cabreo que llevaba encima se transforma en vergüenza y, atónito, no puedo quitar el obsceno dedo de donde lo tengo. Y mientras los dos nos echamos al arcén de la carretera, con una preocupación lógica, pienso cosas como "¡Dios mío, hay que sacar a esta loca de la carretera antes de que mate a alguien, o se mate ella sola!" Toda la energía de mi rabia, dirigida contra un conductor anónimo, se transforma en cuestión de instantes en un sentimiento de vergüenza, dirigido esta vez contra mí mismo; y el deseo de un auténtico asesinato perpetrado en mi imaginación se transforma en la necesidad de resolver un problema que me afecta emocionalmente.

¡Hay que aprender a utilizar la energía que nace de la desesperación! La desesperación no es más que rabia que, con el tiempo, hemos asimilado o interiorizado.

Por otra parte, la desesperación nos chupa todas las energías, al igual que la rabia. No hay más que ver cómo los episodios de desesperación absoluta, por la mucha energía que consumen, nos dejan totalmente exhaustos y desmoralizados. ¿Es posible utilizar la energía de la rabia, de la desesperación, e incluso la energía de la manía, para exorcizar al diablo de la depresión? ¡Sí, se puede! Basta ya de dirigir la energía de la rabia y la desesperación contra nosotros mismos o contra los que nos rodean, basta ya de enfadarse e irritarse por culpa de la depresión. Hay que dirigir la rabia contra la mismísima depresión de la que brota. ¡Cabréate con tu depresión! Usa toda la energía de la desesperación para decidirte de una vez a que las cosas vayan bien, ¡HAZTE CON EL CONTROL DE LA SITUACIÓN! Haz que ese fugaz instante de genio maníaco colabore con el intelecto en la derrota del cruel enemigo interno. Sin olvidar, en todo momento, la Interrupción del Proceso Mental Negativo como protección frente a las emociones negativas y como instrumento para dominar la manía y, aún más importante, para que ésta no nos lleve a perder el sentido de la realidad.

¿POR DÓNDE EMPEZAR?

El primer paso consiste en seleccionar un breve período, dos días, en los que no debe haber ninguna distracción que desvíe la atención de lo que nos ocupa. Durante dos días debe haber una dedicación exclusiva, una completa inmersión en este ejercicio. Vendría bien un fin de semana tranquilo, que uno pueda dedicar a pasárselo bien, darse buenos baños de agua caliente y, si se tiene acceso a una sauna, mejor que mejor. Si nada lo impide, sería bueno hacer algo de ejercicio, entretenerse, leer un buen libro de autoayuda, navegar por Internet, meditar... lo que sea. En cualquier caso el trabajo está terminantemente prohibido, al igual que cualquier cosa relacionada con problemas que tengamos: ni formularios de impuestos ni nada similar. Además de esto, es muy importante no hacer cambios ni introducir novedades de ningún tipo: nada de intentar vencer una adicción o dejar una mala costumbre durante estos dos días. Si no lo hiciéramos así, apartaríamos la atención de lo que realmente nos interesa; pero es que además, si tales intentos no salen bien, nuestro ejercicio se vería seriamente afectado. Lo dicho hasta ahora es lo principal; pero también es aconsejable releer este artículo varias veces, elaborar una serie de listas como se describe más abajo, y posiblemente enviar cartas a amigos y parientes.

En segundo lugar, debes escribir una lista de todas las cosas que te van mal en la vida; en ella se deben incluir: todo tipo de problemas pendientes de resolución (bien del pasado, del presente, o bien los que aparecerán con el futuro); los síntomas de la depresión y, por último, los problemas que han aparecido a raíz de la depresión.

Esto nos servirá para prepararnos y para que vayamos centrándonos en nuestro ejercicio. Será asimismo un buen momento para empezar, de manera sistemática, la Interrupción del Proceso Mental Negativo. Efectivamente, a medida que se van añadiendo elementos a la lista, se tendrá que eliminar de la mente consciente cualquier emoción negativa derivada de lo que escribimos. El objetivo final es, con el tiempo, poder permitir el paso de problemas a la mente consciente, pero ahora sin emociones negativas asociadas. Sólo entonces podremos dedicarnos a atacarlos desde una posición de fuerza y no desde la debilidad consustancial al estado depresivo. Pero esto no debe preocuparnos por ahora.

A continuación, vamos a proponer algún ejercicio más para mantener la mente ocupada durante estos dos días. Ejercicios que, por otra parte, pueden ser utilísimos con vistas a llevar una vida más ordenada, mejor organizada, después de este período de dos días. Lo de "dejarlo todo para mañana" es una actitud bastante corriente que, en caso de depresión, puede ser fuente de mayores males y tormentos mentales. En efecto, para un deprimido no hay nada más apremiante que su dolor, producido por causas que no puede controlar y situaciones que no puede resolver. Por ejemplo: las ideas de suicidio, la falta de trabajo, unas relaciones interpersonales conflictivas, la muerte de un ser querido... etc. Ante un panorama tan horrendo ¿cómo vamos a dedicarnos a resolver los aspectos más prosaicos y mundanos de la vida? Si no puedo poner fin a mis penas, ¿qué me importa todo lo demás? La idea que aquí se presenta es muy simple: hay que cambiar de perspectiva. Hay que invertir las prioridades y la importancia que otorgamos a las actividades de las que se ocupa la mente consciente. ¡Vamos a hacer otra lista! El punto de partida será la que se elaboró anteriormente, con todos los problemas que nos amargan la existencia, así como los surgidos a raíz de la depresión. Esta lista la vamos a escribir de nuevo pero esta vez colocando los elementos en orden de importancia decreciente según el dolor o pena con que los asociemos. El primer elemento será aquél que más nos haga sufrir o angustiarnos; a éste le irán siguiendo todos los demás. A continuación vamos a añadir todo aquello que la depresión nos ha arrebatado: escuchar música, "hobbies" o aficiones, pasar un rato con los amigos, la lectura, juegos, deportes... etc. (actividades agradables o relajantes que ya no podemos realizar por falta de energías). Por último se anotarán otras actividades que, aunque más o menos seguimos realizando, las hacemos mal o a desgana; por ejemplo la limpieza de la casa, los asuntos económicos, el arreglo e higiene personal... etc. El último elemento de la lista será éste: "Darme un buen baño caliente". Ya está terminada la lista. ¿Qué más hay que hacer? Muy sencillo: darle la vuelta, volver a escribirla pero comenzando por el baño caliente y terminando con el problema más angustioso que tengamos. Así conseguimos un nuevo orden de prioridades. La cabeza de la lista indica qué es lo más urgente, qué cosas deben preocuparnos y hacerse sin dilación. Mientras que ayer no había más que problemas y angustia, hoy, por el contrario, lo más urgente y prioritario es un baño caliente y quizás un corte de uñas. Bueno, y si no tienes bañera en casa tampoco te angusties, vale con una ducha.

LAS RELACIONES CON LOS DEMÁS

Durante este par de días que nos hemos concedido, no es aconsejable ponerse a pintar la casa por dentro y por fuera ni cosas así. Hay que limitarse a tareas y objetivos sencillos. La lista de prioridades boca abajo -lista que nos permite dejar muchos problemas complicados para otro día- puede muy bien servir para planificar y llevar a cabo actividades sencillas y agradables, por lo menos de momento, y para sentir la satisfacción de haberlas realizado bien. Cuando se recuperen las fuerzas perdidas, entonces ya veremos qué hacer con los asuntos más complicados que hoy nos resulta tan fácil dejar para otro día... Más arriba dijimos algo acerca de escribir cartas a familiares y amigos. También es muy recomendable escribir cartas a los adversarios o enemigos. Es éste un ejercicio muy útil para discernir qué cosas no fueron bien en la relación con esas personas y, sobretodo, para averiguar hasta qué punto fue responsable cada parte. Porque, por más que nos esforcemos en echar a otros la culpa cuando las cosas van mal, sólo podemos controlar las acciones y emociones propias, no las de los demás. Naturalmente puede tratarse de una relación inviable, con violencia de por medio, y que sólo se puede controlar rompiéndola. La Interrupción del Proceso Mental Negativo será, a lo mejor, la que nos dé las fuerzas necesarias para dar un paso así. Las cartas deben parecer reales: explica qué te pasa y por qué estás deprimido, di qué piensas hacer para cambiar las cosas, qué deberías haber hecho para que las cosas hubieran salido mejor. No se trata de echar la culpa a los demás; ni de echársela uno encima a sí mismo. Las cartas, una vez escritas, se guardarán aparte. Esto tan sólo ha sido un ejercicio para averiguar por qué han ido mal las cosas y qué podría haberse hecho para evitarlo. No es necesario enviarlas de verdad a su destinatario; pero si se hace, debemos asegurarnos de que su contenido no estropeará aún más las cosas. Es mejor dejarlas reposar una temporada antes de enviarlas, por si acaso.

¡ADVERTENCIA IMPORTANTE!

Es absolutamente fundamental distinguir entre los conceptos presentados en este artículo y el acto de la represión (consistente en ahogar los problemas o huir de ellos). La Interrupción del Proceso Mental Negativo impide que la emoción negativa permanezca en la mente consciente, impidiendo así que salga reforzada; la represión, por su parte, permite que la emoción negativa se haga con el control de la mente consciente para, a continuación, echarla a un rincón apartado, como si intentáramos escondernos de ella. Esto es parecido a estar enfadado y quedarse con toda la rabia adentro (permitir la aparición de una emoción sin actuar en consecuencia). La represión de respuestas emocionales hace que, cuando la emoción retorne a la superficie, lo haga con igual o mayor virulencia. Por si fuera poco, la represión es asimismo causa de enfermedades psicosomáticas, dado que la química orgánica asociada con una emoción permanece en el cuerpo aunque no se haya actuado según sus exigencias.

Hay que hacer otra advertencia más: es peligroso hacer un uso abusivo de la Interrupción del Proceso Mental Negativo. Es posible que, después de haber levantado el ánimo gracias a este ejercicio, se continúe aplicándolo para huir de los problemas. Mas no por ello los problemas dejarán de estar ahí, empeorando por nuestra negligencia, hasta que un buen día se desborden y la Interrupción del Proceso Mental Negativo no baste para protegernos. La Interrupción del Proceso Mental Negativo puede aplicarse una vez vencida la depresión; pero sólo para conseguir fuerzas y energías con que afrontar los problemas, no para huir de ellos.

Yo, por mi parte, ya voy necesitando un descanso. Me ha llevado catorce años el escribir esta serie de textos, catorce años de dolor. Empecé con este proyecto para ver si podía entender lo que me estaba ocurriendo. Ahora lo estoy acabando para que lo leas tú, quienquiera que seas. A estas alturas ya te habrás percatado de que conozco y comparto tu dolor. Y así debo admitirlo. De momento no puedo hacer sino tenderte la mano y ayudarte a llorar tu pena...

Seguro que el próximo llanto será de alivio y alegría, la alegría de ver un resquicio de luz al final del túnel y pensar que mañana... quizás sea un poquito mejor que hoy.

¿PROBLEMAS?

Cierto, puede haber problemas, primero se te indica que borres de la mente los problemas pasados, presentes y futuros; para acto seguido dar media vuelta y decir que no, que lo que tienes que hacer es una serie de ejercicios que saquen a la luz todas las emociones negativas... la verdad, no parece razonable. Si es esto lo que te preocupa puedes hacer las listas un poco antes de los dos días antes referidos. Si, durante el fin de semana elegido, la cosas no van como se había planeado, se puede intentar realizar actividades de tipo físico o de menor esfuerzo mental. Hacer ejercicio, darse un baño, leer, escuchar música... la tele hay que verla lo menos posible. Si tampoco así van bien las cosas puedes concentrarte en una única actividad: ¡eliminar toda idea de suicidio! Hacer sólamente esto, durante veinticuatro horas, puede proporcionar las suficientes fuerzas como para intentar realizar el resto del ejercicio más adelante.

Los primeros efectos beneficiosos de este ejercicio se empiezan a sentir después de estar veinticuatro sin reforzar ningún pensamiento negativo procedente del subconsciente. Si así no ocurre, o si resulta imposible dominar los pensamientos negativos, o si, por cualquier razón, este ejercicio no resulta una experiencia positiva, entonces es mejor dejarlo inmediatamente. Sencillamente ocurre que, por el momento, aún no tenemos suficientes fuerzas como para acometer a solas una empresa así. Por último, no parece aconsejable utilizar este método con tan sólo la ayuda de un amigo... a no ser que el amigo lo haya realizado con resultados muy alentadores; si no es así será mejor buscar la ayuda y el consejo de algún orientador o psicoterapeuta.

CONCLUSIÓN

1. Antes de comenzar a aplicar la Interrupción del Proceso Mental Negativo (ejercicio para levantar el ánimo) es conveniente leer "Los pensamientos suicidas: qué son y cómo luchar contra ellos" ["Understanding Suicidal Thoughts"], del mismo autor.

2. Los principios de la Interrupción del Proceso Mental Negativo se pueden aplicar en la vida cotidiana. Sin embargo, en caso de depresión con ideas suicidas asociadas, lo mejor es dedicarse exclusivamente durante dos días a empezar el ejercicio sin molestias ni preocupaciones.

3. Si durante estos dos días permitimos que permanezcan en la mente consciente los problemas que nos amargan la vida, así como los surgidos a raíz de la depresión, pensamientos de desesperación con relación al futuro o recuerdos dolorosos, el ejercicio resultará contraproducente y las emociones negativas quedarán reforzadas.

4. Para ahogar los pensamientos negativos que de manera automática envía el subconsciente, nos valdremos de un firme grito interior: ¡FUERA! o un "gruñido" salvaje igualmente amedrentador. Esto se debe hacer durante un período de veinticuatro horas seguidas, para que así el cerebro continúe durante el sueño el trabajo iniciado.

5. Se debe suspender la resolución de los problemas pendientes hasta que podamos atacarlos desde una posición de fuerza y no desde la debilidad propia del estado depresivo.

6. No se debe forzar la entrada de pensamientos positivos y de autoafirmación en el subconsciente. La combinación entre la Interrupción del Proceso Mental Negativo y la realización satisfactoria de tareas sencillas debe bastar para que el subconsciente empiece a enviar, sin necesidad de forzarlo, emociones y pensamientos positivos. Podremos disfrutar de estos pensamientos positivos mientras el subconsciente no vuelva a producir pensamientos negativos.

7. Hay que aprovechar la energía de la rabia y la desesperación, así como la energía que surge en el estado maníaco, para ganar fuerzas que nos ayuden en la Interrupción del Proceso Mental Negativo.

8. Por el momento se debe suspender todo plan de futuro a largo plazo. La lista de prioridades boca abajo debe servir para planificar y llevar a cabo actividades sencillas y agradables, y para llevar una mejor organización a la hora de acometer otro tipo de tareas más problemáticas.

9. Después de este ejercicio de dos días, se puede volver a utilizar la Interrupción del Proceso Mental Negativo, especialmente cuando se acumula el estrés o cuando algún acontecimiento traumático vuelve a disparar las ideas de suicidio. Pero no se debe utilizar como un burladero para escondernos de las dificultades de la vida.

10. Si este ejercicio no resulta una experiencia positiva o si, por cualquier otro motivo no da buen resultado, debe dejarse inmediatamente y buscar ayuda profesional.

La depresión tiene distintas etiologías, algunas veces aparece después de una experiencia traumática o la muerte de un ser querido. Otras veces puede surgir como respuesta a una serie de acontecimientos desafortunados, o como reacción adversa a determinados medicamentos o drogas. Si tu caso es alguno de los anteriores, espero que nunca más sufras una depresión y que la Interrupción del Proceso Mental Negativo te haya servido de ayuda. Sin embargo, hay otros casos, entre los que me cuento, que viven siempre bajo la amenaza de una posible depresión. Sea por culpa de un desequilibrio químico, un funcionamiento neuronal defectuoso o por una predisposición genética... en cualquiera de los casos siempre se puede hacer algo para que la vida de quien tiene una naturaleza depresiva sea más llevadera. A mí me ha ayudado la Interrupción del Proceso Mental Negativo. Espero sinceramente que a ti también te ayude.

Stephen L. Bernhardt

Add to Technorati Favorites

Blogs
Guia viajes

Directorio de Blogs


Site Meter

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

4 comentarios · Escribe aquí tu comentario

VIRGINIA

VIRGINIA dijo

HOLA SOY ESTUDIANTE DE 2DO AÑO DEL PROFESORADO DE HATHA YOGA EN HASTINAPURA BS AS.ARGENTINA,ME GUSTA MUCHO LA PAGINA,CONOCEN HASTINAPURA????.

Miguel Angel dijo

No. Puedes comentar algo.

maldonado

maldonado dijo

tengo el deseo de suparar esto pero aveces no encuentro la salida

Julio Hermaz.

Julio Hermaz. dijo

… hasta ahora y desde siempre se ha enseñado, que el mejor remedio contra los malos pensamientos, en un machete bien afilado…

Saludos.
Julio Hermaz.

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Sobre este blog

Avatar de Miguel Angel

YOGA Y DEPRESIÓN

En numerosas ocasiones se escucha o se lee sobre enfermedades mentales desde un punto de vista facultativo (psiquiatras, psicólogos, etc).

Queremos hablar de estas enfermedades desde el "punto de vista del que la sufre", y bajo esta perspectiva quiero ayudar a mucha gente que está en esta situación, mediante el yoga, como me ha ayudado a mi.

Podéis contactar conmigo si necesitáis ayuda, consejos, conocer más sobre el yoga, etc., a través del correo electrónico del final de esta página, sin coste alguno claro, por e-mail, facebook, twiter, videoconferencia, etc, y hablamos.

Pero no entiendo el yoga como una serie de ejercicios físicos, sino como una filosofía de vida, una forma de alimentación, una sabiduría que hay que adquirir, etc., que ayudan y curan estas enfermedades (sin olvidarnos de los tratamientos tradicionales, claro está).

Aquí el que importa eres tu. Este blog está dedicado a ti, para ayudarte y darte que pensar, sobre diferentes aspectos de la vida.

Mi correo es:
miguelangel.sankar@gmail.com
mi perfil en Facebook:
Miguel Angel Sankar
y mi perfil es Twiter es @yogasankar

Y si quieres saber más sobre el yoga que practico, visita la página:
http://www.yogaintegral.org/

ver perfil »

Amigos

  • El taller de arte Luis Villalba
  • belizondo1
  • shaktidevi
  • el ermitaño
  • Pere Estupinyà
  • jose-carlos-ga-fajardo

Ídolos

  • Rinchen
  • Manu
  • irene
  • admin-elpais

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):