21 Mar 2014

"MENSAJES DEL AGUA"

Escrito por: Miguel Angel el 21 Mar 2014 - URL Permanente

Ahondando en el artículo anterior sobre el cáncer, os dejo este maravilloso video sobre como el agua afecta a los sentimientos y emociones humanas. Debemos decir que el 75 por ciento de nuestro es agua, luego ya os podeis imaginar la importancia de este tema.


Site Meter

Bitacoras.com

Alianzo Rank de Español (Spanish)

Ver el perfil de Miguel Angel SANKAR en LinkedIn

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

20 Mar 2014

"YOGA PARA AFRONTAR EL CANCER"

Escrito por: Miguel Angel el 20 Mar 2014 - URL Permanente

Esta práctica reduce el estrés durante la radioterapia para el cáncer de mama

Los niveles de cortisol diario se reducen considerablemente en estas mujeres

El yoga logra reducir el insomnio, la ansiedad y la fatiga de estas pacientes









Cuando a Paloma Luque le diagnosticaron un cáncer, meses después de haber dado a luz a su segundo hijo, tuvo muy claro que el yoga podía serle muy útil en ese proceso. Su intuición no se equivocaba. De la misma forma que a ella le sirvió para estar tranquila y serena, esta práctica puede ser de gran ayuda a miles de personas a quienes acaban de detectar un tumor o están pasando por un difícil tratamiento.

La vida, el día a día, se paraliza en muchas ocasiones cuando una enfermedad llega. Bien por los tratamientos o por el miedo a que cierta actividad sea contraproducente, algunas personas optan por dejar a un lado sus hobbies. Sin embargo, la ciencia parece aconsejar lo contrario, por lo menos en cuanto al ejercicio físico y el yoga se refiere, y anima a los pacientes a que los practiquen. Así lo constata un estudio que ahora publica la revista Journal of Clinical Oncology y que avala las bondades del yoga incluso durante la fase de tratamiento del cáncer de mama.

"Yo había practicado yoga antes, pero al mudarme de Málaga a Madrid, casarme y tener a mi primera hija, lo dejé un poco aparcado. Fue tras tener a mi segundo hijo y pasar la cuarentena, al seguir sangrando y hacerme varias pruebas que me detectaron un tumor raro (cáncer trofoblástico del lecho placentario), cuando lo retomé de nuevo. Me ayudó a aceptar lo que me estaba pasando y lo que podía suceder. Empecé a practicar yoga todos los días hasta la operación. Fue fundamental para estar tranquila", asegura Paloma.

Ella no tuvo que recibir ni quimio ni radioterapia, así que un mes después de la cirugía en la que le extirparon el útero volvió al yoga. "Tenía la convicción de que era una herramienta fundamental para estar bien conmigo misma. Le agradezco a mi profesora que me aceptara, porque aunque no me encontraba bien físicamente, yo quería ir de oyente, y ella me lo permitió", recuerda esta licenciada en derecho que por las mañanas se gana la vida en un banco y por las tarde trabaja en un centro de yoga que abrió hace poco, Yogarati.

Desde su diagnóstico en 2002 hasta ahora, su vida ha estado ligada a esta práctica, pues tras dos años de estudio se hizo profesora de esta disciplina y entre 2009 y 2011 dio clases como voluntaria en laAsociación Española Contra el Cáncer, de la que ya formaba parte. "Fue un proceso, primero tuve ganas de aprender más y luego de poder ayudar a las personas con cáncer", afirma.

Durante la radioterapia

De la misma forma que Paloma vio empíricamente cómo el yoga servía a sus alumnos -la mayoría mujeres con cáncer de mama-, el grupo de Lorenzo Cohen, profesor y director del programa de Medicina Integrativa del MD Anderson (Houston, EEUU), pudo comprobar científicamente los beneficios de esta actividad en un grupo de 191 mujeres con cáncer de mama (con un estadio que iba del 0 al 3).

En el trabajo de Cohen se demuestra que el trabajo cuerpo-mente es superior a otro tipo de ejercicios, en este caso una tabla de estiramientos. Las pacientes fueron repartidas de forma aleatoria a participar en tres grupos: uno en el que participaron en un taller de yoga, otro, al que se le enseñó una tabla de estiramientos y un tercer grupo donde no se les ofreció ninguna instrucción ni de yoga ni de estiramientos. Las mujeres que formaron parte de los dos primeros grupos asistieron a clases específicas tres días por semana a lo largo de las seis semanas que se llevó a cabo su radioterapia.

A todas se les realizó una encuesta, se les tomó muestras de saliva y un electrocardiograma al inicio, al final del tratamiento y al cabo de unos, tres y seis meses después de finalizar el tratamiento. Tras analizar estos datos, se comprobó que las mujeres que habían practicado yoga tuvieron la mayor reducción de niveles de cortisol en saliva. Algo particularmente importante porque el aumento de los niveles de esta hormona del estrés están asociados a peores resultados en el cáncer de mama.

El beneficio no sólo se observó al terminar el ciclo de radioterapia sino que se prolongó hasta seis meses después en aquellas mujeres del grupo de yoga, que mostraron mejor salud en general y mejor rendimiento en su día a día. Además, ellas eran más propensas a encontrar un significado a su enfermedad que las de los otros grupos.

Resultados que no sorprende a Paloma. "Durante los tres años que estuve en la asociación, todos los pacientes coincidían en que el yoga les ayudaba muchísimo. Primero, a nivel físico, al tener el cuerpo más tonificado, flexible y activo. A nivel mental, se encontraban con más energía, serenidad y calma. Y también hacían referencia a una mejora a nivel espiritual".

Aunque ella ya no da clases allí, "sigo vinculada con la asociación, pero tras el tercer año sentí que un ciclo terminaba y decidí cerrarlo. Sólo puedo tener buenas palabras. Fue una experiencia dura, porque algunos pacientes murieron en el camino, pero también gratificante y bonita. Allí nos lo pasábamos genial, lo que primaba eran las buenas sensaciones: calma, armonía, paz... que nos dejaba siempre el yoga y la buena compañía".

Medicina integrativa

Poder aplicar estos beneficios a las personas con cáncer es la ambición de Pilar Lianes, portavoz de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) y jefe de servicio de Oncología Médica del Hospital de Mataró en Barcelona. "Hace unos 10 ó 15 años que existeun interés por reconducir la medicina alternativa hacia la corriente general de la medicina, es lo que se llama medicina integrativa. Los principales centros que hacen clínica e investigación sobre esto se encuentran en EEUU y entre los diferentes grupos en los que se divide esta disciplina está el de medicina cuerpo-mente donde se estudia el yoga. Hasta 2010 había una pequeña evidencia sobre el yoga, pero en ese año, durante el congreso americano de oncología (ASCO), Cohen presentó la primera gran investigación, realizada con 400 pacientes con cáncer de mama, donde se comprobó que el yoga mejoraba la calidad del sueño, reducía el cansancio y la ansiedad y bajaba la ingesta de medicación relacionada con esto".

El estudio que ahora publica va más allá, explica Lianes, y lo compara con los estiramientos, que tenían evidencia de que por sí mismos reducen el cansancio, como así se ha constatado en este trabajo. Pero, lo que también se ha comprobado es que los beneficios del yoga superan a los de los estiramientos. "Porque mejora el estado anímico, la calidad de vida y da lugar a encontrar el significado de la enfermedad y el cambio se prolonga al menos seis meses después de la radioterapia", señala Lianes, quien reconoce que en nuestro país no se ofrecen ayudas para investigar en este campo. "En nuestro medio no existe conciencia de sus ventajas, estamos un poco por detrás. Desde luego los que están a la cabeza son centros como el MD Anderson o el Memorial Sloan Kettering, donde se le da a los paciente la posibilidad de hacer estas actividades en el mismo entorno hospitalario".

Por último, esta especialista insiste en que hay que diferenciar aquellas terapias que sí cuentan con evidencia científica de las que no. "Natural no es igual a inocuo. Unas patillas de plantas pueden interferir con la quimioterapia, por ejemplo".

Porque, como asegura Cohen, se trata de facilitar una ayuda a las personas que pasan por un cáncer. "Pasar de un tratamiento activo -como la radioterapia- a la vida cotidiana puede ser muy estresante para las pacientes ya que no reciben el mismo nivel de atención médica. Enseñarles una técnica que genera una interconexión entre el cuerpo y la mente como es el yoga, como una habilidad de afrontamiento, puede hacer más fácil esta transición".

Este investigador actualmente está llevando a cabo la siguiente fase de este estudio para determinar qué mecanismos del yoga conducen a la mejora del rendimiento, de la calidad de vida y de los resultados biológicos durante y después de una radioterapia. Un segundo objetivo de ese ensayo será valorar el coste para el hospital, los servicios sanitarios en general y evaluar la productividad laboral de las pacientes que practican yoga.
FUENTE: EL MUNDO

Site Meter

TOP Bitacoras.com para España

Alianzo Rank de Español (Spanish)

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

"MANTRA PRECIOSO DE TINA TURNER"

Escrito por: Miguel Angel el 20 Mar 2014 - URL Permanente

Video clip para la paz mantra grabado por Tina Turner, Regula Curti y Shak Dechen Dagsey en el álbum "Children Beyond 'publicado en 2011 y disponible en Itunes (ver enlace).
Fue realizado por Ben webmaster de http://tinaturnerblog.com de imágenes de los "Niños de Beyond" documental.

Origen: hinduismo
Idioma: Sánscrito

Lyrics:
Om Om Om
Sarvesham Svastir bhavatu
Sarvesham Shantir bhavatu
Sarvesham Poornam bhavatu
Sarvesham Mangalam bhavatu
Om Shanti, Shanti, Shanti

El mantra significa:
"Que el bienestar, la paz, la integridad y la tranquilidad, la felicidad y la prosperidad puede lograr por todos".

Cante para la paz de todos los seres sensibles, para la tranquilidad y la armonía "


Hay muchas cosas que son relativamente ciertas, pero nada procedente de la mente será verdad del todo. Cuando dejas de luchar, la mente experimenta un gran alivio y toda tu orientación, en términos espirituales, se desplaza del saber al ser.

Site Meter

TOP Bitacoras.com para España

Alianzo Rank de Español (Spanish)

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

28 Jul 2013

¿ QUE ES LA ESPIRITUALIDAD ?

Escrito por: Miguel Angel el 28 Jul 2013 - URL Permanente

Nos podemos acercar a la espiritualidad de dos formas. La primera y más común, a través de un movimiento mental horizontal. Un movimiento horizontal significa que la mente se mueve hacia delante y atrás recopilando información. Es como si la mente llegase a una pared totalmente cubierta de escritos. Esta pared contendría todo tipo de enseñanzas, de prácticas, de obligaciones y prohibiciones. En general, la mente sólo realiza un movimiento horizontal por la pared, adquiriendo y acumulando cada vez más información, Se mueve a derecha e izquierda recopilando información, creencias, teorías etc. ¿Has conocido alguna vez a alguien que tuviera una mente así? Estas personas llega hasta los límites más lejanos de la pared: su mente se mueve horizontalmente recopilando información. Casi todo el mundo realiza este movimiento horizontal de recopilación de información, ideas, creencias, etc., esperando que pueda servirles a nivel espiritual. Pero la Verdad no tiene nada que ver con el conocimiento, sino con el despertar.

A nivel emocional hacemos lo mismo. Nos movemos por la pared horizontalmente, recopilando experiencias. Tenemos experiencias humanas básicas, buenas y malas, y según avanzamos hacia la espiritualidad empezamos a tener experiencias espirituales. Al igual que con la mente, nos ponemos a pensar: <<Si me limito a acumular un número suficiente de experiencias, eso tendrá algún sentido. Me conducirá a alguna parte>>. Lo que conseguiremos serán más experiencias, lo mismo que sólo conseguimos más conocimiento cuando la mente realiza movimientos horizontales: no conseguiremos ni libertad, ni Verdad.

Así que la mente, el cuerpo y las emociones participan en este juego llamado acumulación. Evalúan una pieza de conocimiento conceptual en relación a otra. <<¿Cómo se compara esto?>> Nos encanta comparar nuestras experiencias con las de los demás. <<¿Qué has experimentado tú? Vaya, yo no he experimentado eso sino esto, ¿lo has experimentado tú también?>> <<Esto es lo que yo creo, ¿y tú?>>

Entonces el cuerpo emocional se pregunta: <<¿Es esto?, ¿es ésta la experiencia correcta? ¿Estoy teniendo la experiencia? ¿Por qué no tengo la experiencia?>>, El cuerpo-mente recopila más deberes, más técnicas, más de esto, más de lo otro.

La mente y el cuerpo tienden a seguir viejos patrones, realizando movimientos horizontales, recopilando hechos, enseñanzas, maestros, creencias y experiencias. Casi todo el mundo vive así: horizontalmente, en vez de verticalmente. Después incorporan ese movimiento a su vida espiritual. Pero la acumulación horizontal de conocimientos y experiencias es irrelevante: más información no equivale a mayor profundidad.

Ahora, en este preciso momento, podrías darte cuenta de que no vas a conseguir nada de mis palabras; ninguno de los conocimientos absorbidos y acumulados por tu mente te conducirá a una profundidad mayor. Ninguno. Cero. Nada. Sólo conseguirás más movimiento horizontal. Sólo obtendrás más conocimiento. Tal vez quieras eso, tal vez no. Pero en cuanto te des cuenta de las limitaciones de la mente, ésta se disolverá, pues tendrá que hacer muchas menos cosas.

Cuando sobrepases la pared del conocimiento encontrarás una invitación a un estado trascendente que supera los límites de la mente; no es ningún estado regresivo previo al funcionamiento de la mente. La espiritualidad consiste en eso. En ir más allá de los límites de la mente.

Imagina que estás frente a una pared. Casualmente tiene una puerta. La abres y atraviesas la pared. Si quieres conseguir mayor profundidad, tendrás que renunciar a la pared que has dejado atrás. Si retrocedes, te agarras a la pared con una mano e intentas caminar con los pies, no llegarás muy lejos. Si quieres conseguir verdadera profundidad, profundidad trascendental, tendrás que tomar la decisión de relajar la mente. La mente dice: <<Me relajaré un poco más, pero voy a guardarme todo ese conocimiento en el bolsillo para el viaje. Tal vez necesite mis conceptos en algún momento>>. Empezará a hacerse un montón de preguntas. <<¿Esto es seguro? ¿Es sabio? ¿Voy a hacer alguna estupidez?>> Como si toda la sabiduría estuviese contenida en nuestra colección de conocimientos. Normalmente la gente se siente muy segura a nivel mental y psicológico cuando atraviesa del todo su acumulación de conocimientos.

La mente no es capaz de comprender que puede haber una inteligencia verdadera, una inteligencia trascendente, que no resulte del pensamiento ni de la comprensión conceptual. No comprende que la sabiduría puede no aparecer en forma de pensamientos, de conocimientos adquiridos y acumulados.

La urgencia o el anhelo verdaderamente espiritual suele ser una invitación a ir más allá de la mente. De ahí que se haya dicho siempre que para llegar a Dios hay que ir desnudo. Es igual para todo el mundo. O entras libre de conocimientos acumulados o no podrás entrar nunca. Por tanto, una mente inteligente comprende sus propias limitaciones y, entonces, eso es algo hermoso.

Cuando dejas de aferrarte a todo el conocimiento empiezas a entrar en otro estado del ser. Comienzas a moverte en otra dimensión. En esa dimensión la experiencia interna se aquieta mucho. Aunque la mente siga parloteando en el fondo, ya no molestará a la conciencia. No tendrás la necesidad de detenerla. Tu atención atraviesa esa pared de conocimiento y pasa a un estado muy tranquilo.

En esta tranquilidad te darás cuenta de que no sabes nada, pues no estarás buscando en la mente el conocimiento adquirido. Esta tranquilidad es un misterio para la mente. Es algo desconocido. Cuando aumentes la profundidad entrarás, literalmente, en una experiencia más profunda de lo que parece un gran misterio. Es posible que la mente quiera entrar, pretenda saber lo que está ocurriendo y se ponga a definirlo todo, pero así no obtendrás mayor profundidad. El misterio seguirá desvelándose si se lo permites: si dejas de controlar.

Cuando dejas atrás el conocimiento adquirido, te das cuenta de que te quedas sin tu sensación habitual del yo. Ese yo existía únicamente en la acumulación de conocimientos y experiencias. Cuando dejas todo atrás ocurre algo muy interesante porque, literalmente, te desprendes de tus recuerdos. Dejas atrás lo que creías ser, las cosas en las que creías, la idea que tenías de tus padres y de todas las otras cosas que pensabas. El ayer desaparece. Entonces comienzas a notar algo muy interesante: eres capaz de dejar atrás todo eso y, sin embargo, sigues siendo, estás aquí mismo en este momento. De este modo, lo que eres adquiere aún más misterio.

Cuando te das cuenta de que puedes abandonar cualquier definición de ti mismo y sigues siendo, empiezas a ver que estos pensamientos tal vez no sean lo que tú eres. Es decir, ¿quién eres cuando no te estás pensando a ti mismo en la existencia? ¿Quién eres cuando abandonas todos los pensamientos, incluso los que se supone que no debes cuestionar, como: <<Soy un ser humano. Soy una mujer (o un hombre). Soy la hija (o el hijo) de fulanito>>? Empiezas a ver que cuando no te piensas a ti mismo en la existencia, lo que crees ser deja de estar ahí, literalmente. Si este <<tú>> puede desaparecer de esa forma para volver a existir tan pronto como quieras, ¿es real?

En ese momento de comprensión habrás empezado a ir más allá de la pared de conocimientos acumulados. Después, si no redefines este momento ni lo empaquetas en ningún concepto, volviendo a pensarte en la existencia, tu verdadero estado empezará a hacerse presente. El verdadero Yo soy está increíblemente vacío. Está libre de todo lo que creías ser. No tiene límites. No tiene definiciones. Ninguna definición podría valer para definir lo que eres. Lo único que queda es conciencia, y ni siquiera, pues eso no es más que una palabra.

Cuando veas lo que en verdad eres, no podrás aplicarle ningún concepto nunca más. Estarás tan vacío que sólo habrá conciencia. No existirá ningún niño interior ni ningún adulto. Ninguna de tus identidades existirá a no ser que tú pienses que existe. La conciencia podrá seguir mirando y viendo que el cuerpo existe, pero eso no le generará problemas a nadie. El problema es lo que añades después en la mente.

Este vacío te permitirá empezar a degustar la experiencia del ser. El ser antes de que fuera algo o alguien. Y este milagro del ser es lo que está vivo y despierto, Es lo único que no necesita de la mente para existir. Para ser esta conciencia no necesitas pensar nada. Todo lo que hay en ti cambia, excepto esta conciencia. El cuerpo cambia. La mente cambia. Los pensamientos cambian, y mucho más rápido de lo que nos gustaría. La cantidad de conocimiento adquirido no importa, pues ese conocimiento no te traerá aquí más rápido. El ser es la única constante, aquello que siempre está despierto.

Pero si vuelves al conocimiento acumulado de la mente encontrarás todo tipo de opiniones sobre cómo debería ser tu verdadera naturaleza, pues habrás leído mucho al respecto y habrás escuchado a muchos maestros espirituales; además, existe toda una mitología mística en torno a la Verdad. Cuando te das cuenta de que no es así, te llevas una sorpresa. Independientemente de lo que creas ser, no eres eso. Aunque tu concepto sea muy espiritual y místico, tú no eres ese concepto.

Cuando te deshaces del conocimiento acumulado, la identidad puede pasar del yo al no-yo. Cuando esto ocurre le damos el nombre de despertar espiritual. Pero esto no significa que no puedas utilizar tu conocimiento. El conocimiento sigue ahí para cuando lo necesites. Podrás volver a sumergirte en él cuando quieras usar el ordenador y para otras muchas cosas útiles. No perderás nada, excepto tu identidad falsa. No te convertirás en un idiota. No olvidarás cómo se atan los zapatos por haber comprendido que no eres quien creías ser. Pero a la mente le asusta esto. La mayor barrera para la realización son tus pensamientos al respecto porque los pensamientos crean imágenes del estado iluminado y esas imágenes sólo forman parte del conocimiento acumulado. Independientemente de qué imagen tengas de tu Ser verdadero, esa imagen no será la Verdad. Cuando puedas ver esto, experimentarás lo que está aquí mismo con facilidad. Simplemente lo que está aquí mismo: la conciencia eterna, el espíritu puro.

Cuando comprendas esto en profundidad, no con la mente ni con la deducción lógica, sino a través de una iluminación directa, todo lo demás se volverá muy sencillo. Al poner el mundo del conocimiento conceptual en su sitio, lo trasciendes. Te das cuenta de que eres conciencia eterna bajo la forma de un hombre o de una mujer, de este personaje o de aquél. Pero como todo buen actor, sabes que no eres quien pareces ser. Lo único que existe es la conciencia, Dios, el Ser o el espíritu que se revela a sí mismo. El Buda lo llamó no ser. Cuando lo veas, verás la Unidad. Sólo existe Dios. Es todo lo que hay: Dios bajo la forma de superficie, de ser humano, o de silla.

Ningún conocimiento roza lo eterno, lo que en verdad eres, ninguna afirmación de la Verdad. Ninguna afirmación sobre cómo llegar ahí es cierta, porque lo que sirve para una

persona tal vez no le sirva a otra. Una mente que quiera encontrar el único camino verdadero no podrá descubrirlo. Evidentemente, a la mente no le gusta eso. <<¿Acaso no existe ningún camino verdadero? ¿no podríamos decir nada ni leer nada que al final fuese cierto? ¿Es que ni siquiera el ser más iluminado puede hablar de la Verdad?>>

No. Nunca se ha hecho y nunca se hará. Lo único que puedes hacer es poner un indicaor en la pared que diga <<mira por ahí>>. Una falsa flecha espiritual señalaría el camino y diría <<mira por aquí>>. Una flecha auténtica te llevaría más allá de la pared de conceptos.

Los indicadores serán más o menos ciertos, pero independientemente de lo que digan, independientemente de cómo indiquen el camino, no dirán nada sobre lo que está más allá. Nada. Porque en cuanto estás más allá, en cuanto eres lo que eres, no sirve nada más. Por eso muchos grandes maestros espirituales han dicho que no hay que saber naada. Para liberarse, para iluminarse, no hay que saber absolutamente nada y mientras sepas algo no estarás iluminado. En cuanto sepas rotundamente que no sabes nada y que no hay nada que saber, ese estado recibirá el nombre de iluminación, pues el ser es lo único que existe. Cuando hay unicidad, ¿de quién hay que saber algo? El Uno sólo sabe: <<Yo soy eso. Yo soy esto>>. Éste es un conocimiento realmente despierto. Cualquier otro conocimiento es secundario.

El conocimiento que se usa para un medio concreto o para un propósito concreto es estrictamente utilitario. Cuando empiezas a verlo, dejarás de buscar la Verdad en lo que sabes. A cambio, buscarás la Verdad en lo que eres, porque cuando descubres lo que eres, también descubres lo que es todo lo demás. Todo es el Uno. Te das cuenta de que no hay nada que saber y tu centro de atención se desplaza desde el pensamiento hacia el ser.

La sabiduría trascendental ha entrado en la mente de todo el mundo. Cuando te devanas lo sesos con un problema durante mucho tiempo y luego dejas de luchar, por alguna razón, y de pronto obtienes el <<¡ajá, eso es!>>, ¿dónde surge esto? La sabiduría se ha abierto camino. Podría tratarse de algo muy pequeño, cotidiano. Aunque se registre en la mente como un <<¡ajá!>>, no es un producto del pensamiento. Procede de otro lugar, del ser. Así que el ser posee una gran sabiduría. Nos llevamos una sorpresa, pues no estamos acostumbrados a funcionar desde esa sabiduría que, aparentemente, surge de vez en cuando. Pero en realidad tu ser funciona así todo el tiempo.

Hay muchas cosas que son relativamente ciertas, pero nada procedente de la mente será verdad del todo. Cuando dejas de luchar, la mente experimenta un gran alivio y toda tu orientación, en términos espirituales, se desplaza del saber al ser.

Site Meter

TOP Bitacoras.com para España

Alianzo Rank de Español (Spanish)

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

27 Jul 2013

" COMO ACALLAR LA MENTE "

Escrito por: Miguel Angel el 27 Jul 2013 - URL Permanente

Cómo acallar a la mente, por Gaspar Hernández

Nuestra voz interior nunca descansa: se pasa el día entero dando la murga con un caos de pensamientos. La meditación es una buena forma de ponerla a raya y, por fin, descansar.

El verano suele ser algarabía, barahúnda y griterío. En el lugar de vacaciones nos acechan los chiringuitos y los motores y los aparatejos bulliciosos, y en nuestras ciudades siguen vivos los coches, y las máquinas se ensañan con las obras y nos aturden. Durante el resto del año estamos tan inmiscuidos en nuestros propios asuntos que a veces pasamos por alto este ruido, lo tomamos como parte de nuestro paisaje habitual, como ese edificio modernista que tenemos enfrente y que solemos ignorar. Pero ante el abismo del dolce far nientevacacional, los sonidos se acentúan hasta doler. Si bien es cierto que no podemos controlar la música alta ni los cláxon de los coches y que, por tanto, debemos aceptarlo -actuar de otra manera sería, sin duda, estresante además de estéril-, hay otro ruido que sí podemos silenciar: el llamado ruido interior. No podemos dejar de pensar, sólo faltaría (aunque algunos protagonistas de la actualidad parecen hacerlo), pero podemos gestionar mejor nuestros pensamientos gracias a la meditación. Se trata de usar la mente; no de ser usados por ella.

Entre 40.000 y 60.000 pensamientos diarios

Nuestra mente se comporta de manera caótica y caprichosa

La primera distinción es básica: el silencio no es ausencia de ruido exterior. De nada sirve pasar las vacaciones en un paraje solitario en la montaña, si no logramos acallar algunos sonidos -algunos- que tienen lugar en nuestra mente. Aunque parezca mentira, tenemos cada día entre cuarenta mil y sesenta mil pensamientos. Se comportan de manera anárquica y caprichosa, sin que nosostros los controlemos. Si no hacemos un esfuerzo, la inercia nos lleva a pasarnos las vacaciones, y no digamos ya los periodos de duro trabajo, esclavizados por el libre discurrir de nuestra mente: "un mono loco", según el budismo. Si eso nos ocurre en vacaciones, es decir, si no somos capaces de desconectar de esa cháchara incesante, lamentablemente nuestro cuerpo regresará a casa relajado, pero no así nuestra mente. Porque la mente, ya se sabe, suele ser obsesiva. Habremos pasado las vacaciones dando vueltas a las cosas, anticipando el futuro, recordando el pasado, y nos habremos perdido lo único que de verdad existe: el momento presente, el aquí y el ahora.

Hagamos una prueba. Si nos quedamos unos minutos en silencio, cerramos los ojos e intentamos ser conscientes de los pensamientos que nos asaltan —o sea, si meditamos—, nos daremos cuenta de lo que pasa en nuestra cabeza durante todo el día: es como tener dentro una radio permanentemente enchufada, que practicamente emite el mismo programa un día tras otro, porque tenemos casi el mismo patrón de pensamientos un día tras otro. Los meditadores expertos, cuando observan su mente como si fuese una película, llegan a la conclusión, según afirma Juan Manzanera, monje budista y profesor de meditación, que no somos nuestros pensamientos, "al igual que las olas del mar no son el mar".

La meditación

Observar nuestros pensamientos como si fueran una película

Si nos fijamos más aún, nos daremos cuenta de que hay un instante muy breve entre pensamiento y pensamiento en que no sucede nada, en que no pensamos nada, en que no oímos nada. Ese es el silencio interior, y los que se han dedicado a ello con ahínco son capaces de rescatar este silencio y prolongarlo casi a su antojo. Eso se consigue a través de la meditación, que es una práctica estrechamente vinculada a la actividad espiritual, pero que no se adscribe a una religión en concreto. De hecho, una de las grandezas de la meditación es, precisamente, que forma parte del lecho común de la mayoría de religiones. Para todas ellas, la meditación es una manera no solo de concentrar la mente en una sola cosa, sino de conectar con algo más allá de la realidad sensible, con eso que cada ser humano tiene de divino. El budismo, por ejemplo, que no podemos definirlo como una religión, sino más bien como una filosofía, dice que a través de la meditación descubrimos no sólo que formamos parte de un universo interconectado, sino que, además, ese universo interconectado está, en su totalidad, dentro de cada uno de nosotros.

El silencio

No dejarse apabullar por el continuo parloteo de la mente

Pido disculpas al lector, porque no he venido a esta sección a hablar mi novela El silencio (El Aleph), pero puede leerse, según dicen algunos lectores, como una introducción a la meditación. La protagonista, Umiko, es una joven japonesa que intenta enseñar a meditar al narrador.

"En todos y cada uno de nosotros", le dice, "está toda la felicidad; lo único que nos impide disfrutarla es la propia mente: las creencias limitantes, los miedos, los deseos, la expectativas". En sus torpes inicios, al intentar fijar la atención en una sola cosa -por ejemplo, la entrada y la salida del aire- el narrador se da cuenta de lo difícil que resulta: perdemos la atención entre seis y doce veces por minuto. Umiko le recomienda que no se deje apabullar por los pensamientos que le asaltan. "Ahora desfilan muchas cosas por tu mente", le dice, "pero si no les das importancia irán decreciendo hasta que conseguirás una mente clara que será como un espejo de lo que te rodea".

Así, Juan Manzanera, cuya sabiduría es fruto de años viviendo en Nepal y en India como discípulo de un lama, asevera que "el silencio interior no es una consecuencia de haber reprimido los pensamientos, sino de ir más allá de ellos". Como Umiko, Manzanera asegura que cuando dejamos de nutrir a los pensamientos, ellos mismos se van. Igual que las nubes que cruzan el cielo: sin recrearse en ellas, el azul las deja pasar.

Obras que dan quietud

–‘El silencio’, de Gaspar Hernández. Editorial El Aleph.

–‘El placer de meditar’, de Juan Manzanera. Ediciones Dharma.

–‘En defensa de la felicidad’, de Matthieu Ricard. Urano.

El yo profundo

El que está considerado –según los científicos– “el hombre más feliz del mundo”, el monje budista Matthieu Ricard, dice que el silencio interior es parte del camino a la felicidad, pero que para conseguirlo hay que vencer el síndrome del pájaro enjaulado, al que cuando se le abren las puertas de su jaula no puede hacer nada más que acabar regresando. El silencio interior es una conquista. Si lo conseguimos, según Darío Lostado, reputado filósofo, teólogo y psicólogo, llegaremos a lo que él llama “sentir el yo profundo”, es decir, lo que queda cuando trascendemos nuestro cuerpo, nuestros pensamientos y nuestras emociones.

Fuente: El País (30/08/09)

Mas información en la web de Gaspar Hernández


Site Meter

TOP Bitacoras.com para España

Alianzo Rank de Español (Spanish)

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

26 Jul 2013

" ERES UN ESCLAVO DE TU MENTE "

Escrito por: Miguel Angel el 26 Jul 2013 - URL Permanente

Eres esclavo de tu mente, y lo que es peor aún no lo sabes. En yoga a este estado ya hemos visto que se le denomina“Samsara”. Con el yoga la mente es como si fuera un perro que tienes a tu lado. Si no haces yoga y meditación, ese perro se vuelve muy grande, te maneja, te destruye, en cambio si lo haces se vuelve muy pequeñito, y lo puedes manejar como quieras.

Nos pasamos la vida ensayando en qué orden mental podríamos encajar a los objetos, a las personas, y las experiencias que vamos a acumulando, principalmente porque no nos han enseñado y por lo tanto no sabemos otro sistema más sensato.

Lo malo de este desorden es que lleguemos a la edad adulta con un desorden insostenible de lo que es bueno o malo de las personas y comportamientos, para nosotros.

Una señal que nos puede guiar cuando intentamos comprender el comportamiento de las personas que nos rodean es este: vivimos dudando siempre entre el amor y el miedo, y elegimos a diario en que parte de la balanza queremos estar.

Las reacciones que pesan en las parte del miedo, son todas aquellas, que supuestamente nos ayudan a sobrevivir, en un mundo que desconfiamos: renuncias, rechazos, desprecio, codicia, ataques, agresividad, desconfianza, huídas, reproches. ¿A qué te suele sonar todo esto cuando vas conduciendo, a un partido de algún deporte, etc.? El otro observé cómo dos personas casi se pelean porque uno había aparcado la moto y otra mal. Realmente vivimos una sociedad y un mundo de locos (no todos, claro está. Siempre hay algún cuerdo.). Todo esto es muy destructivo para la propia persona, para las personas que le tienen algún aprecio y ven su comportamiento como normal, y lógicamente al comportamiento de los demás.

Aquí es muy importante el yoga y la meditación. Estás en paz contigo mismo y con los demás, luego estas cosas no te pasan.

La parte de la balanza que tiene que ver con el amor, el afecto, la compasión y la curiosidad, refleja en cambio emociones procedentes de la transparencia y la colaboración.

Es importante saber que camino vamos a recorrer de los dos, antes de aventurarnos en parajes dominados por la mente más instintiva. “Cuando comprendemos y reconocemos las señales de las fuerzas que nos arrastran, pasamos de ser esclavos a ser dueños de nuestras propias emociones. No es una utopía. Vamos a ver cómo conseguirlo.

LOS LABERINTOS DE LA MENTE; “Sólo vemos lo que nos interesa ver”.

Todo lo vemos a nuestra medida (cultural, intelectual, etc.) y si nuestra mente está mal, todo lo veremos mal. Nos cuesta por ejemplo relacionarnos con gente de un nivel cultural más bajo que el nuestro.

Estamos encerrados en la caja negra que es el cerebro. Es como si estuviésemos encerrados en una caja negra con cinco aberturas, que son nuestros sentidos. El cerebro hace lo que puede con los medios que tiene pero es una estructura física, y como cualquier estructura física tiene muchas limitaciones.

Hay cientos de ejemplos en que el cerebro nos engaña, y esto muchas veces nos lleva a la depresión.

¿Cómo conseguimos tanto con tan pocos medios?. Tiene que ver con como interpretamos la realidad. El cerebro procesa la información que recibe a su manera, y normalmente es de forma negativa o incorrecta. Es decir, construye la realidad y rellena la información que le llega, imaginando lo que podría haber ahí fuera. Con el yoga en cambio todo se ve de forma correcta, sea positiva o negativa; estamos más presentes.

Se suelen dar ilusiones ópticas y de conocimiento. Si suele haber alguna disonancia (falta de relación o armonía entre dos cosas) entre la realidad y lo que tu esperas de esa realidad, el cerebro probablemente te haga ver lo que esperas en vez de la realidad objetiva. El cerebro va a lo práctico y quiere tener toda esa información cuanto antes ¡por si acaso!. Esto lo hace porque el ser humano está programado para descubrir cuanto antes cualquier posible amenaza: es cuestión de supervivencia.

Vamos a ver dos vídeos de cómo nos traiciona la mente y como descubrimos que somos esclavos de ella.

El Hormiguero (15/9/10) Ana Torroja (4/5)

Transport for London, capacidad de observacion a prueba

En el cartel del primer vídeo “Y QUE VIVA LA LA BUENA VIDA” (visto de esta manera es más fácil que te des cuenta del error), es lógico que la gente se confundiera; cuando algo falla en un patrón familiar, el cerebro se toma la justicia por su mano y lo corrige a su cuenta. Pensamos con patrones prefabricados porque es una forma cómoda y rápida de pensar que a menudo nos resulta útil para ahorrar tiempo y esfuerzo.

En este ejemplo no importa mucho la distorsión del cerebro que se ha hecho, pero debemos tener en cuenta que esta será siempre nuestra tendencia, y que a veces esto implica que no vemos lo que no esperamos ver o lo que no nos interesa ver….y entonces si importa porque distorsionamos la realidad.

Lo que el cerebro puede hacerle a nuestros sentidos también se lo puede hacer a nuestra forma de percibir la vida, a nuestra capacidad de ser optimistas o pesimistas.

En otro ejemplo del primer video se les pide a Ana y Pablo que cuenten entre un montón de cosas las que tienen un determinado color, y luego se le pide que hayan contado las de otro color y no tienen ni idea. Esto es lo que nos ocurre con la tristeza, porque cuando estamos tristes sólo vemos una parte de la realidad…pero el resto también existe.

ENTRENA TU CEREBRO PARA PENSAR EN POSITIVO.

El Cerebro programado para sobrevivir, para fijarse en lo que le amenaza, puede acabar obsesionado con las situaciones tristes y sin capacidad para percibir las realidades positivas que le rodean.

Pero podemos acabar con esta manía persecutoria del cerebro. Al empezar o terminar el día, y durante un tiempo de unos meses, piensa en diez cosas buenas que te hayan pasado al terminar el día, y que te hayan pasado desapercibidas, aunque hayas tenido un día horrible. Siempre hay cosas positivas: has comido (no todo el mundo lo puede hacer), tienes un trabajo, una familia, pero sobre todo fíjate en detalles insignificantes para ti, y que son positivos, pero que no te has dado cuenta que te han pasado.

Este ejercicio es fantástico porque entrenas al cerebro a pensar en positivo. Cuando te notes que te estás desviando hacia lo negativo, haz el ejercicio de nuevo.

Vivimos en un sueño fabricado a nuestra medida. En este sueño solo vemos lo que nos interesa ver como ha quedado demostrado en los vídeos. Es como vivir, pensar y sentir metido en un túnel (tu mente), sin poder cambiar de dirección. Todo cambia con el yoga y la meditación.

Es bueno salir del túnel de lo que es más evidente, de las opiniones cerradas tan estrictas, de uno mismo y de los demás.

Tienes que estar abierto a lo inhabitual, a lo inesperado, no perdamos “nunca” la capacidad de sorprendernos y de descubrir una realidad compleja y apasionante.

Algo de lo que se está hablando mucho últimamente es de el “ Mindfulness” que es básicamente estar presente todo el día, pero que es una práctica procedente del yoga. De esta forma ves la realidad tal y como es en cada momento, sin tener que rellenar nada, y ves que la vida es más simple y feliz de lo aparenta.

¿Entonces cómo arreglamos todo lo que hemos hablado?, dejando de ser esclavos de nuestra mente, y esto se consigue haciendo yoga y meditación.

Site Meter

TOP Bitacoras.com para España

Alianzo Rank de Español (Spanish)

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

24 Jul 2013

" BUDISMO; Segunda Parte"

Escrito por: Miguel Angel el 24 Jul 2013 - URL Permanente

Voy a exponer lo que predica el Budismo, en su rectitud. Lógicamente muchos de nosotros no vamos a ser “monjes budistas”, y todo lo que voy a exponer lo tenemos que exponer a nuestra vida occidental.

Las enseñanzas de Buda
El budismo se originó como un movimiento monástico dentro de la tradición brahmánica dominante en el Nepal y en la India de la época; sin embargo, la doctrina de Buda se desarrolló rápidamente en otra dirección hasta adquirir características propias. Buda no sólo renegaba de algunos aspectos muy significativos de la religión hindú, sino que además desafiaba la autoridad de sus sacerdotes, rechazaba sus ritos y negaba la validez de las escrituras védicas. Los libros sagrados de los budistas son los Canon Pali, que fueron escritos por los discípulos de Buda a partir del año 253 a.C. y narran las enseñanzas de su maestro. Por otra parte, en oposición al hinduismo, Buda abrió su movimiento a personas de todas las castas, rechazando abiertamente la idea de que la espiritualidad de cada persona estuviera predeterminada por su condición social.

• Las Cuatro Verdades y el Óctuple Sendero

La doctrina budista consiste sobre todo en unas actitudes vitales que hay que adoptar ante el sufrimiento y el dolor, ante la fugacidad de las realidades mundanas. Según el budismo, nada dura, nada es realmente, tampoco el ser humano. Esta visión de la persona y del mundo conduce a un profundo pesimismo. Quien no conoce la verdadera naturaleza del mundo, su esencial caducidad, y cree que el mundo puede colmar su sed, vive en un estado de ilusión; su ignorancia es origen del dolor. La ascética budista apunta, por tanto, a extinguir los deseos, a neutralizar la acción, a producir su cesación o apagamiento hasta llegar al nirvana, que es la meta de la salvación.

Buda condensó su doctrina en las Cuatro Nobles Verdades:

— Toda existencia es sufrimiento.

— La raíz del sufrimiento es el deseo, y este deseo se encuentra arraigado en la ignorancia.

— Se puede vencer el sufrimiento superando la ignorancia y el deseo.

— Esta superación se alcanza a través del Óctuple Noble Sendero.

El símbolo del budismo es la rueda de la ley. Sus ocho rayos representan el Óctuple Noble Sendero. Los ocho indicadores de la senda, o estadios por los que hay que pasar para seguir el camino de la perfección espiritual, pueden clasificarse en tres títulos. Los dos primeros se desarrollan bajo el título de la sabiduría o comprensión: conocimiento recto y actitud recta. Los tres siguientes, bajo el de la conducta ética: palabra recta, acción recta y vida recta. Y, finalmente, los tres últimos, bajo el de la disciplina mental: esfuerzo recto, pensamiento recto y concentración recta del espíritu.

• La ley del karma

La ley del karma, o de la causa y el efecto, rige tanto en las dimensiones físicas de la vida humana como en las morales. El ser humano es esclavo del ciclo de los resultados de sus buenas o malas acciones: los actos humanos determinan su reencarnación posterior, de modo que las buenas acciones serán convenientemente recompensadas, y castigadas las malas. Por eso, el budismo sostiene que no existen en el mundo los placeres inmerecidos ni los castigos injustificados, sino que todo es producto de una justicia universal. El proceso kármico actúa por medio de una ley moral natural, más que por medio de un sistema de juicio divino.

El karma de cada individuo determina asuntos tales como su belleza, su inteligencia, su longevidad, su salud y su nivel social. De acuerdo con las enseñanzas de Buda, dependiendo del tipo de karma que tenga cada persona, puede reencarnarse en un ser humano, en un animal, en un fantasma hambriento, en un habitante del infierno o incluso en alguno de los dioses de la religión hindú.

Por medio de una adecuada comprensión de la situación humana y mediante la obediencia de las justas condiciones, es posible trascender la condición de la persona. Ello no equivale a la abolición del karma, sino a una liberación de su tenaza interior y a una reorientación de la vida. Comienza entonces un nuevo proceso por el que puede crearse el "buen karma", cuyos efectos beneficiosos se experimentan en uno mismo y en los demás.

• El Dharma, camino hacia el nirvana

La finalidad de la vida es alcanzar el nirvana, una nueva forma de conciencia humana y también una realidad independiente, con dinamismo propio; el mundo del nirvana es radicalmente distinto del mundo material: es el reino eterno, la seguridad completa, el verdadero refugio. El objetivo final del camino del budismo es lograr liberarse de la existencia fenoménica, a la que corresponde el sufrimiento.

El estado de nirvana, que no debe confundirse con el aniquilamiento, es un estado de conciencia que va más allá de cualquier definición; después de alcanzarlo, el iluminado puede seguir viviendo e ir eliminando el remanente de karma que pueda conservar, hasta lograr llegar, en el momento de la muerte, a un último estado de nirvana, el parinirvana. Una vez que la persona ha conseguido el nirvana, escapa a la fatalidad de las reencarnaciones.

El Dharma es el camino que conduce hasta la meta del nirvana, es el dinamismo que da fuerza y calidad interior a la vida. Buda habló del Dharma como algo hermoso y amable, y enseñó que la esencia de la vida religiosa consiste en la amistad, en la asociación, en la intimidad con todo lo que es hermoso y amable. La amistad con la belleza es la primera condición tanto para comenzar como para proseguir por el camino de los ocho pasos.

La ética que guía y lleva a alcanzar el nirvana es objetiva y de orientación personal. Exige cultivar cuatro actitudes que demuestren la virtud, actitudes conocidas como los palacios del brahman: la amabilidad o ternura, la compasión, la alegría benévola y la ecuanimidad. Sin embargo, la ética que conduce a una mejor reencarnación se centra más bien en el cumplimiento de los deberes que tiene cada persona con respecto a su sociedad. El código básico de la moral budista consiste en no matar, no robar, no tener un lenguaje hiriente, no mentir, llevar una vida casta y no consumir bebidas alcohólicas. Si la persona se atiene a estos preceptos, podrá superar las tres grandes raíces del mal: la lujuria, el odio y el engaño.

• La comunidad de monjes mendicantes

Buda ofreció a sus discípulos la Triple Joya: un maestro (Buda), una ley (Dharma) y las comunidades (Sangha). Antes de integrarse definitivamente en la comunidad de monjes mendicantes, el candidato ha de pasar por dos ordenaciones.

La primera se da cuando el novicio decide dejar el mundo de los laicos y consagrarse a vivir la doctrina de Buda. Ha de tener al menos 16 años y pedir la admisión. Promete poner toda su confianza en Buda, en la ley y en la comunidad, y se compromete a observar los diez mandamientos de la comunidad: no destruir la vida; no robar; abstenerse de hacer actos impuros; no mentir; no beber alcohol o bebidas fermentadas; no comer en las horas prohibidas; abstenerse de danzas, cantos y espectáculos; no adornarse, embellecerse ni perfumarse; no usar cama ni asientos altos o grandes, y no aceptar oro ni plata. Después se rasura la barba y el cabello y se viste con el hábito amarillo. Se dedica a mendigar, al estudio y a la contemplación, bajo la dirección de su maestro.

Tras este período de formación pide la segunda ordenación. Si la asamblea lo acepta, se compromete a observar las reglas de la pobreza monástica; no puede poseer más que nueve objetos: tres piezas de ropa, un cinturón, una aguja, una navaja de afeitar, un filtro, un abanico y una escudilla para mendigar su alimento. Se compromete, además, a acatar los cuatro deberes: la castidad absoluta, no matar (ni siquiera a los animales), no robar y no envanecerse de su perfección espiritual.

Una meta, muchos caminos

El budismo se dividió muy pronto en dos grandes movimientos: el budismo theravada o hinayana, el de la severa doctrina de los antiguos, y el budismo mahayana, más liberal y abierto. Posteriormente, y a medida que se extendió, fueron surgiendo otras formas de budismo.

• El budismo vajrayana

Originariamente, vajra significaba "dardo del dios Indra"; más tarde vino a significar una sustancia especial brillante, transparente e indestructible como el diamante, símbolo de lo Absoluto. Por eso, vajrayana se traduce como "el vehículo de diamante". Este singular movimiento budista nació a mediados del s. I d.C. en la India, y de ahí se extendió a Nepal, al Tibet, a China y a Japón. Dado su carácter misterioso, es muy difícil de definir; podría describirse como una versión del budismo mahayana cargado de elementos mágicos y místicos. En su trasfondo se puede entrever la antiquísima filosofía india del tantrismo, que influyó tanto sobre el hinduismo como sobre el budismo.

El budismo vajrayana busca ir más allá de las apariencias de las cosas y penetrar en un vacío a través del cual la persona se identifica con el Absoluto. Para conseguirlo emplea técnicas y objetos específicos, tales como los mantras, los mudras o los mandalas.

• El lamaísmo

El lamaísmo es la forma del budismo dominante en el Tibet; es practicada por monjes tibetanos tanto en su propio país como en las regiones que lo rodean. En su origen, lama era una palabra que designaba a un maestro espiritual eminente, pero más tarde se usó para designar a cualquier monje. El budismo llegó al Tibet a principios del s. VII, a través de la influencia de las esposas extranjeras del rey Sron-btsan-sgam-po. A mediados del siglo siguiente ya se había transformado en una fuerza bastante significativa dentro de la cultura tibetana. Un personaje con gran protagonismo en el desarrollo del budismo en el Tibet fue el monje indio Padmasambhava, quien había llegado a este país en 747. Su principal interés era expandir el budismo tántrico, rama del budismo que se transformó en la más fuerte dentro del Tibet. Tanto los budistas chinos como los indios competían por la influencia de su religión en el Tibet, hasta que a fines del s. VIII los chinos fueron vencidos y expulsados del país.

En el s. XIV, el reformador T'sonk'apa señaló que la sucesión en el liderazgo budista en el Tibet debía recaer en dos de sus discípulos favoritos. Uno de ellos se suponía que era una encarnación del bodhisattva Avalokitesvara, y el otro, una reencarnación del buda Amitabha. De ambos salió un sistema dual de liderazgo, representado por el Dalai Lama o "lama grande como el océano", que ostenta el gobierno secular, y por el Panchen Lama o "joya de los estudiosos", que es su cabeza espiritual. Cuando muere un lama reinante, se envían mensajeros a todo el país para encontrar al niño que sea la reencarnación del lama muerto. Este sistema del "cuerpo transformado" se conoce con el nombre de chubilghan.

• El budismo zen

El budismo zen, de gran importancia en Japón, nació en China con el nombre de ch'an, que significa "meditación". Es un camino para descubrir, de forma intuitiva y repentina, la naturaleza interior de Buda. Fue fundado por el monje indio Bodhidharma, quien llegó a China en el año 520. A comienzos de la era cristiana, el budismo fue llevado a Asia central; desde allí, y durante el s. I d.C., entró en China siguiendo las rutas del comercio. A pesar de que contaba con la oposición de los confucianistas ortodoxos y de que fue víctima de persecuciones en varias ocasiones entre los ss. V y IX, el budismo logró asentarse e influir con fuerza en la cultura china, aunque tuvo que adaptarse a las costumbres del país.

El período de más intensa influencia del budismo chino terminó con la gran persecución del año 845. A pesar de ello se mantuvieron los grupos ch'an o zen y el grupo Tierra Pura. Este último, más que la meditación enfatizaba la fe y la devoción a Buda Amitabha (Buda de la Luz Infinita), lo cual implicaba renacer en un paraíso eterno, la Tierra Pura; más que de la piedad y la bondad de los hombres, el renacer en este paraíso dependía de la gracia y del poder de Amitabha; los devotos demostraban su devoción a Amitabha por medio de la repetición de la frase "Homenaje a Buda Amitabha": el mero hecho de recitar estas palabras de forma sincera podía ser suficiente para garantizar la entrada en la Tierra Pura.

En el s. XII, el movimiento ch'an se introdujo en Japón. La práctica de la meditación según unas reglas rigurosas es esencial tanto para el ch'an chino como para el zen japonés. Los guerreros samurais lo apreciaban particularmente como método para adquirir la autodisciplina. Uno de los medios principales para llegar a la iluminación (satori) es la meditación, que se consigue sentado en la posición del loto, con las piernas cruzadas y el pie en el muslo opuesto. Además de la meditación en esta postura (zazen), son de gran importancia los enigmas (koan), paradojas en forma de preguntas que no tienen respuesta; sirven para alterar radicalmente el modo de pensar del estudioso del zen y ayudarle a caminar hacia la iluminación.

Las expresiones tangibles de la filosofía zen se pueden contrastar en la ceremonia del té, el judo, el ikebana o arte de componer las flores, la pintura del paisaje, la escritura, el tiro con arco y la esgrima. Estas prácticas son mucho más que simples técnicas y tienen un profundo significado religioso.

Site Meter

TOP Bitacoras.com para España

Alianzo Rank de Español (Spanish)

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

16 Jun 2013

¿ QUÉ ES EL BUDISMO ? 1ª Parte

Escrito por: Miguel Angel el 16 Jun 2013 - URL Permanente

No te voy a negar que siento cierta atracción por el Budismo. Para comprender mejor lo que es el Budismo y sus doctrinas te aconsejo que pinches en la pestaña a la derecha y abajo que pone Budismo y leas los artículos “Budismo 1ª parte” y “Trascender el Sufrimiento” (este último lo encontrarás en páginas anteriores).

En estos dos artículos encontrarás la vida del príncipe Sidharta Gautama, antes de convertirse en el Buda, y la relación entre el Yoga y el Budismo.

En el budismo, persona que descubre la verdadera naturaleza de la mente y comprende la realidad.

Mientras el budismo theravada sólo reconoce la budeidad de Siddharta Gautama, en el mahayana se expone que el estado de iluminación se encuentra potencialmente en todas las personas. Por lo tanto cuando se habla de "el Buda" se entiende que se hace referencia al Buda histórico o Buda Shakyamuni (el asceta silencioso del clan Shakya), mientras que un buda designa cualquier persona que ha realizado la iluminación

El Dalai Lama es un Título honorífico que otorgó en 1578 el emperador mogol Altan Khan a Sonam Gyatso, máximo representante de la escuela Gueluk del budismo tibetano. Esta denominación proviene del mogol ta-le, "océano", y del tibetano lama, "maestro espiritual". En conjunto, se traduce por "maestro de sabiduría oceánica". Éste hizo retrospectivo el título a sus dos reencarnaciones anteriores, consideradas como manifestaciones del bodhisattva Avalokitesvara, y a sus reencarnaciones futuras.

Con el apoyo político mogol y la autoridad religiosa de ser la encarnación de la compasión, los Dalai Lama ostentaron el poder político y espiritual del Tibet hasta la invasión china de 1950. El XIV Dalai Lama, Tenzin Gyatso, se exilió a la India en 1959, donde al cabo de un año estableció el gobierno del Tibet en el exilio. En 1963 promulgó una Constitución democrática y se constituyó un parlamento electo. En 1989 le fue concedido el premio Nobel de la paz. En 2011 el Dalai Lama renunció a sus funciones políticas, manteniendo tan solo su posición como líder religioso.

Se cuenta que un día el príncipe Siddharta salió de su palacio y se encontró con un viejo, con un enfermo y con un muerto. Esto le impresionó y le hizo pensar que él también moriría. Meditó sobre su vida y sobre el dolor. Así empezó el budismo, una religión que no tiene autoridad suprema, es decir dios.

Siddharta pensaba que la fuente de nuestros sufrimientos es que siempre deseamos más cosas, si se suprime el deseo, el dolor cesa. Éste es el concepto básico que quedó recogido en las Cuatro Nobles Verdades. Siddharta abandonó la riqueza y comenzó un camino de meditación, hasta alcanzar la iluminación, por ello se le conoce como Buda (el iluminado).

Buda también creía en la reencarnación, una creencia basada en el principio de que todo ser es responsable de sus actos y por ello, según su comportamiento en la vida actual, renacerá en un ser superior o inferior. Decía que practicando sus enseñanzas todos podían convertirse en un buda. Cuando se alcanza la iluminación cesa el ciclo de reencarnaciones y se accede al nirvana, un estado de gracia en el que ya no se experimenta el sufrimiento.

El budismo surgió, entre otras razones, como reacción al control que los brahmanes realizaban de la religión. Para los budistas no hay creencia en un dios creador ni culto hacia él.

Después de la muerte de Buda, sus seguidores empezaron a vivir como monjes. Inicialmente el budismo se extendió por India y Nepal; después se difundió en China, Mongolia, Japón y el resto de países de Asia oriental, donde actualmente es una religión con muchos creyentes.

Dado que Buda no dejó escritas sus enseñanzas, surgieron discrepancias de interpretación y aparecieron las primeras sectas. Sin embargo, todos los budistas consideran que el nirvana se puede alcanzar por diferentes caminos. Desde sus comienzos se han celebrado ceremonias religiosas en homenaje a Buda, aunque el culto a sus imágenes es posterior. A partir de la segunda mitad del siglo XX el budismo se introdujo en occidente.

En el budismo actual destacan dos tendencias: el lamaísmo, que se da en Tibet y Mongolia, con el Dalai Lama como máxima autoridad religiosa; y el budismo zen, presente en Japón.

Los relatos conservados sobre la vida de Buda fueron escritos por sus discípulos muchos años después de su muerte. Por ello resulta difícil separar los acontecimientos reales de los numerosos mitos y leyendas que rodean a la figura del Buda histórico y que, para el budismo, son tan importantes como sus palabras y hechos.

Siddharta Gautama, más conocido con el nombre de Buda (el Iluminado), nació probablemente hacia el año 563 a.C. en el palacio de Lumbini, cerca de Kapilavastu (Nepal), en el seno de una casta de nobles guerreros. Su padre era Shuddhodana, jefe del clan de los Sakya, y su madre se llamaba Maya. Alguna leyenda indica que ya desde su misma gestación Siddharta anunció que sería un personaje singular, pues su madre tuvo una serie de visiones en ese sentido. Durante su infancia y adolescencia, su padre trató de mantenerlo aislado en su palacio, lejos de todo contacto con el mundo exterior. Lo casó a los 16 años con Yashodhara, mujer con la que tuvo un hijo, destinado a ser su discípulo años más tarde.

• El retiro del mundo

A pesar de los esfuerzos paternos por retenerlo en palacio, a los 29 años Siddharta hizo cuatro salidas fuera de los jardines de palacio y tuvo varios encuentros que le revelaron la verdadera condición de las cosas de este mundo: se encontró con un viejo decrépito, con un enfermo, con un cadáver que era conducido a la pira funeraria y con un asceta. Aterrado por las visiones, el príncipe interrogó a su cochero y llegó a la conclusión de que nadie podía escapar a las leyes de la vejez, de la enfermedad y de la muerte, por lo que tuvo su primera experiencia del dolor; la cuarta visión, la del asceta, le iluminó acerca de la posibilidad de alcanzar en vida una condición sobre la que los tres males observados no tuvieran ningún poder. Según la tradición, al regresar a palacio después de la cuarta salida, recibió la nueva del nacimiento de su hijo, al cual llamó Rahula, que significa "atadura" o "ligazón".

Sin embargo, decidió abandonar la corte, donde dejó a su familia. Se vistió con un humilde manto e inició una vida de peregrinación como mendigo errante a la búsqueda de la causa del dolor y del camino hacia la liberación. Vagando por el Norte de la India, recibió las enseñanzas de algunos famosos maestros brahmanes, que pronto agotaron su capacidad para instruirle. Continuó su búsqueda hasta que se estableció en Uruvela, cerca de la actual Gaya, con cinco discípulos y, durante casi seis años, se esforzó por alcanzar la iluminación mediante un ascetismo severo. Encontrando infructuoso este método, volvió de modo gradual a una vida normal, recuperó la salud y modificó su régimen ascético: adoptó el "camino intermedio" entre la vida de placer y la abnegación total.

• La Gran Iluminación

A los 35 años dio un gran paso hacia la iluminación. Un día, al anochecer, se sentó a meditar debajo de un árbol, una especie de higuera (Ficus religiosa), conocido desde entonces como el árbol bodhi o árbol de la sabiduría, y decidió no levantarse hasta haber alcanzado la iluminación. Durante la meditación le asaltaron las hordas de Mara, el diablo de la codicia y de la muerte, que intentó por todos los medios impedir la iluminación. Sin embargo, Siddharta resistió las tentaciones diabólicas, hasta que Mara se retiró vencido, incapaz de romper su concentración.

A lo largo de su meditación alcanzó niveles de conciencia cada vez más altos hasta llegar a conocer sus vidas anteriores y al ojo divino capaz de seguir la reencarnación de todos los seres. Captó las Cuatro Nobles Verdades y el Óctuple Noble Sendero, base de su doctrina. Fue en ese instante cuando Siddharta alcanzó la Gran Iluminación o nirvana, que le reveló el camino de la salvación. Libre ya del ciclo de las reencarnaciones y dotado de una sensibilidad sobrehumana, se levantó como Buda, el Iluminado. Después de algún momento de duda, se lanzó a predicar su sabiduría a los demás, puesto que así le había sido revelado.

• El maestro Buda

Buda se reunió de nuevo con sus discípulos cerca de Varanasi (Benarés), donde predicó su primer sermón en las cercanías del parque de los ciervos. Este sermón, conocido como el Discurso de Benarés, cuyo texto se conserva, contiene la esencia del budismo. Con él, Buda puso en marcha la rueda de la ley, uno de los símbolos más preciados por los budistas. Con sus primeros discípulos constituyó la primera comunidad (Sangha).

El maestro atrajo a numerosos adeptos y discípulos, ya que en la India de la época una gran parte de la población estaba desengañada del hinduismo. Viajó por el valle del río Ganges enseñando su doctrina, el Dharma ("ley" o "norma"), y estableció numerosas comunidades monásticas, en las que cualquiera podía ingresar, sin importar su rango social ni su casta. El éxito superó sus previsiones, de modo que se vio obligado a abrir la vida monástica a las mujeres.

Regresó durante un breve período de tiempo a su ciudad natal y convirtió a su padre, a su mujer y a otros miembros de su familia. Un rico admirador sufragó la construcción de un monasterio en Savatthi, que se convirtió en la principal residencia de Buda y en el núcleo de difusión de su saber.

Durante 45 años se dedicó de lleno a predicar su doctrina y a difundir sus enseñanzas. Según la tradición, Buda murió a los 80 años en Kusinagara, en Nepal. Al parecer, anticipó su muerte y avisó a sus discípulos, pero se negó a darles ningún precepto sobre la organización futura y la propagación de su credo, insistiendo en que ya les había enseñado lo que necesitaban para salvarse. El arte budista posterior creó descripciones magníficas de su lecho de muerte, con animales y gentes llorando con amargura, mientras sus discípulos iluminados contemplan con serenidad su nirvana final. Después su cuerpo fue incinerado y sus cenizas se repartieron entre príncipes y nobles para que fueran enterradas en nueve sitios distintos, conocidos con el nombre de stupa (monumentos funerarios que contienen alguna reliquia de Buda)

siete maravillas del mundo budista.flv en español

Site Meter

TOP Bitacoras.com para España

Alianzo Rank de Español (Spanish)

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

08 Jun 2013

" AMOR VERDADERO "

Escrito por: Miguel Angel el 08 Jun 2013 - URL Permanente

Está claro que todos los que hacemos yoga nos sentimos felices, contentos, encontramos nuestro verdadero yo, etc..

Pero muchas veces, nos olvidamos de un aspecto para mí muy importante del yoga.

El “Sila”, la compasión, la ética, el ayudar a los demás. Yo lo estoy practicando porque considero que el yoga es algo más que estar felices nosotros, es hacer felices a los que nos rodean, y evitar y quitar ese orgullo, ese estar por encima de los demás que muchas veces nuestra mente nos traiciona, aún haciendo yoga y meditación.

Cuando lo practicas, sientes que estás más realizado, que te sientes mejor contigo mismo, porque haces lo que tu conciencia te dice, y estás en paz, lo que te da signo de que vas por el buen camino.

Te dejo con este vídeo; saca tu tus propias conclusiones.

Por cierto, esta historia es real.

Site Meter

TOP Bitacoras.com para España

Alianzo Rank de Español (Spanish)

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

06 Jun 2013

" BENEFICIOS DEL YOGA "

Escrito por: Miguel Angel el 06 Jun 2013 - URL Permanente

Hemos hablado mucho sobre las ventajas de la meditación, pero el yoga de por sí tiene innumerables ventajas que vamos a ver a continucación

Yoga: Una fuente de salud para el cuerpo, la mente y el espíritu
Publicado 27 marzo, 2013 | Por Gemma Salas
Para muchas personas (me incluyo en el paquete) practicar yoga es algo más que hacer ejercicio. Es una fuente de salud que genera un bienestar general. Los diferentes ejercicios físicos, de respiración, de relajación y meditación ayudan a mejorar tanto el aspecto físico como el psicológico….
Reconectar con el cuerpo, mente y espíritu es posible a través de la práctica habitual de las diferentes posturas (o asanas), ejercicios de respiración, de relajación y meditación que se realizan durante cualquier sesión de los diferentes variantes o tipos de yoga: ayudan a mejorar tanto el aspecto físico como el psicológico y el control sobre la mente.
A nivel energético, el yoga estimula los centros energéticos (chacras) y aumenta la energía vital (prana). Ya hablaré con más detalle de ello en otro post, pero mientras, algunas de las otras razones más importantes para practicar yoga son:
A nivel físico:
Agiliza, flexibiliza y modela el cuerpo.
Mejora la fuerza abdominal.
Tonifica y fortalece la musculatura, los huesos y articulaciones.
Ayuda a bajar la presión arterial y mejora el ritmo cardiaco así como los niveles de secreción de adrenalina.
Corrige la espina dorsal y los dolores de espalda.
Subsana malos hábitos posturales.
Elimina la tensión muscular en el cuello y hombros.
Tonifica el cerebro haciendo que su rendimiento sea más alto.
Previene enfermedades respiratorias.
Favorece las digestiones y previene el estreñimiento.
Evita la retención de líquidos.
Rejuvenece las células al aportar más oxígeno a las mismas.
Da energía y vitalidad.
A nivel psíquico:
Mejora la capacidad de concentración.
Ayuda a pensar con claridad y creatividad.
Fortalece el carácter contribuyendo a adquirir suficiente energía para reaccionar ante el estrés o el nerviosismo.
Combate la inestabilidad emocional.
Aumenta la autoestima, la concentración y la memoria.
Regula la depresión y la ansiedad.
Contribuye a que el cerebro segregue endorfinas, una sustancia que pueden aliviar el dolor y dar una gran sensación de bienestar.
Reduce el estrés al mantener los niveles de cortisol (hormona del estrés) a raya.
Calma y serena la mente, previniendo y aliviando los problemas de insomnio, ayudando a conciliar el sueño con mayor facilidad.
Mediante el yoga podemos acercarnos a nuestro ser interno, descubriendo quiénes somos, qué queremos y dónde están nuestras limitaciones, tanto físicas como mentales.
Gracias a los diferentes niveles, técnicas e intensidades, el yoga beneficia a todo ser humano, no importa que sea niño o persona mayor, hombre o mujer, sin importar las creencias personales.
El yoga se puede adaptar al momento y a las necesidades de cada persona que lo practique. Por este motivo, es una buena razón para comenzar a practicarlo sin ponerse excusas, trabas o limitaciones. (El yoga puede ser un complemento ideal para el running, una disciplina “tan de actualidad”). A no ser que sea el médico el que limite la ejecución de algunos ejercicios, el yoga puede ser practicado por todo el mundo.

Por
Gemma Salas
en Vivir bien es un placer
Pero de poco sirve hablar de los beneficios del yoga, para su conocimiento no bastan las palabras, se necesita una experiencia. ¿Os animáis a comenzar?

Site Meter

TOP Bitacoras.com para España

Alianzo Rank de Español (Spanish)

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Sobre este blog

Avatar de Miguel Angel

YOGA Y DEPRESIÓN

En numerosas ocasiones se escucha o se lee sobre enfermedades mentales desde un punto de vista facultativo (psiquiatras, psicólogos, etc).

Queremos hablar de estas enfermedades desde el "punto de vista del que la sufre", y bajo esta perspectiva quiero ayudar a mucha gente que está en esta situación, mediante el yoga, como me ha ayudado a mi.

Podéis contactar conmigo si necesitáis ayuda, consejos, conocer más sobre el yoga, etc., a través del correo electrónico del final de esta página, sin coste alguno claro, por e-mail, facebook, twiter, videoconferencia, etc, y hablamos.

Pero no entiendo el yoga como una serie de ejercicios físicos, sino como una filosofía de vida, una forma de alimentación, una sabiduría que hay que adquirir, etc., que ayudan y curan estas enfermedades (sin olvidarnos de los tratamientos tradicionales, claro está).

Aquí el que importa eres tu. Este blog está dedicado a ti, para ayudarte y darte que pensar, sobre diferentes aspectos de la vida.

Mi correo es:
miguelangel.sankar@gmail.com
mi perfil en Facebook:
Miguel Angel Sankar
y mi perfil es Twiter es @yogasankar

Y si quieres saber más sobre el yoga que practico, visita la página:
http://www.yogaintegral.org/

ver perfil »

Amigos

  • El taller de arte Luis Villalba
  • belizondo1
  • shaktidevi
  • el ermitaño
  • Pere Estupinyà
  • jose-carlos-ga-fajardo

Ídolos

  • Rinchen
  • Manu
  • irene
  • admin-elpais

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):