23 Ene 2010

División en la ASI generada por la candidatura de Aida Quilcue: Nueva propuesta política para los indígenas o simple cálculo electoral.

Escrito por: Miguel Antonio Galvis el 23 Ene 2010 - URL Permanente

Por: Miguel Antonio Galvis.

Como ocurrió en el texto de Gabriel García Márquez, la división o fractura que se presentó esta semana en el Movimiento Alianza Social Indígena, ASI, ya estaba anunciada y no cogió por sorpresa a nadie. El sector que se aparta del movimiento está liderado por Pablo Tatay, la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca, ACIN, quienes apoyan la candidatura de la Señora Aida Quilcue, mismo sector que en la Convención Nacional de enero de 2.009 fue abrumadoramente derrotado en sus principales propuestas y participación.

La última Convención Nacional de la ASI, ha sido la más numerosa y representativa de todas las realizadas durante sus 19 años de historia, participaron en ella más de 1.100 delegados plenos (con voz y voto), entre ellos 430 concejales, 9 diputados, 1 senador y delegados pertenecientes a 29 regionales que conformaban el movimiento en ese momento.

La Convención como máxima autoridad del movimiento, decidió por abrumadora mayoría (proporción 10 a 1) el apoyo a Sergio Fajardo como candidato a la Presidencia de la República, contando con la aclamación de todas las delegaciones regionales y del propio Senador Jesús Enrique Piñacué. La delegación del Cauca fue la única que no voto a favor (tampoco lo hizo en contra), le pidió al candidato presidencial que fuera al Cauca a reunirse con ellos para negociar su apoyo.

Ese mismo sector, en esa convención, fue el responsable de la exclusión de la regional del Cauca del Comité Ejecutivo Nacional, que por demás se amplió de 5 a 7 miembros. La regional Cauca planteó de manera categórica que solamente participaría en el Ejecutivo Nacional si les daban la Presidencia o la Secretaría Financiera. Los compromisarios de las diferentes delegaciones les ofreció varios cargos entre ellos la Secretaría de Asuntos Étnicos y Sociales, la Secretaría General, la de Asuntos Internacionales, y no las aceptaron. Hasta que llegó el momento en que los compromisarios de las regionales que siempre contemplaron el respeto y reconocimiento del Cauca y la importancia de esa regional en el proceso social y político, se cansaron de insistir, y se cansaron también de la actitud prepotente y hasta grosera con que fueron tratados. Al llegar el momento de las elecciones, estos dirigentes intentaron varias maromas que no les funcionaron, se produjeron las votaciones y se quedó sin representación una regional que históricamente a liderado el movimiento, ese día se profundizó la división o ruptura que hoy finalmente se produjo.

La responsabilidad no es de toda la dirigencia del Cauca, es de un pequeño grupo de dirigentes liderados por Tatay y la ACIN, que impidieron que el presidente regional y los demás directivos aceptaran las diferentes ofertas de participación en el ejecutivo nacional. Ellos tenían claro que no podían apoyar a Sergio Fajardo por que ya existían acuerdos con otras fuerzas políticas, que en el pasado inmediato ya habían respaldado, pero no pudieron manifestarlo ante la plenaria públicamente pues la simpatía y apoyo que concitó el candidato Sergio Fajardo en la Convención fue arrolladora.

Este sector que hoy decidió retirarse de la Alianza Social Indígena, sufrió otro duro revés, cuando Carlos Gaviria fue derrotado por Gustavo Petro en el Polo Democrático Alternativo, no se sintieron cómodos y representados con esa candidatura, entonces plantearon de manera audaz en la última semana de diciembre que proponían a Jesús Enrique Piñacué a la Presidencia de la República. Como no obtuvieron eco ni en Jesús Piñacué, ni en el Ejecutivo Nacional de la ASI, tenían tres opciones: La primera, quedarse en el movimiento y someterse a la disciplina y a los estatutos, y por esa vía resultaban apoyando a Sergio Fajardo. La segunda, irse para el Polo Democrático Alternativo y formar una fuerza en las filas que lidera el Senador Robledo. Y la tercera, crear un nuevo movimiento donde ellos constituyan la mayoría y volver empezar el camino que la ASI inició hace 19 años.

Hoy han optado por la tercera vía, pero si los electores no los acompañan con la fuerza que ellos creen, seguramente con la segunda se sentirían más cómodos que con la primera.

Qué argumentos sustentan el análisis hasta aquí planteado, miremos las cifras electorales del departamento del Cauca en las últimas elecciones.

En las elecciones al Senado de la República en 2.002, la ASI obtuvo en el Cauca 30.000 votos (Jesús Piñacué obtuvo 18.227 votos y José Domingo Caldono 11.760 votos), cuatro años después en las mismas elecciones al Senado en el 2.006 la ASI obtuvo un total de 14.023 votos, eso significa que el movimiento perdió 16.000 votos en el Cauca en esas elecciones. Adivinen cuantos votos obtuvo el Polo Democrático en el 2006 en el departamento del Cauca? Si coinciden puedo tener algo de razón. Si quedan dudas, revise las cifras de votación a Presidencia de la República de las últimas elecciones de 2006, el candidato de la ASI fue Antanas Mockus y el del PDA fue Carlos Gaviría. Blanco es, gallina lo pone, y frito se come.

Porque se produjo ahora la división: Ideología o matemáticas electorales.

El sector que hoy se retira de la ASI, no estoy tan seguro que se retire por las diferencias en el enfoque político, las diferencias ideológicas o programáticas, o por las diferencias “irreconciliables” sobre el apoyo a la candidatura presidencial. Considero que obedece más a un cálculo electoral que favorece la aspiración de la Señora Aida Quilcué al Senado de la República.

Miremos porque, ese sector en noviembre y diciembre del año que pasó se opuso y cuestionó fuertemente a la decisión que tomó la Dirección Nacional de julio de 2009, donde se propuso y aprobó la formula de Aida Quilcue, complementada con Marcos Avirama y Hernando Chindoy. Es extraño que la regional Cauca estuvo representada en la Dirección Nacional y no dejó ninguna constancia en oposición a estas decisiones.

Lo que pudo precipitar la decisión de la ruptura del hoy sector disidente de la ASI, es que Marcos Avirama, dirigente indígena del Cauca, quien también ha sido en tres oportunidades presidente del CRIT, ha sido diputado a la Asamblea del Cauca, y fue el Presidente Nacional de la Alianza Social Indígena durante los dos últimos periodos, obtenga una mayor votación que la que logre la Señora Aida Quilcue en el departamento del Cauca. Tienen claro que Marcos Avirama tiene una gran acogida y respaldo por parte de un número significativo de regionales que hoy conforman la trama organizativa del movimiento y no pueden exponerse a perder con él, porque aún ganando o empatando en el Cauca, Marcos le ganaría porque cuenta con un número importante de votos fuera del departamento. Mientras que la señora Aida hasta ahora va a empezar su campaña, empezó tarde a recoger las firmas y tiene que conseguir cerca de 80 millones de pesos para suscribir una póliza de seriedad antes del 2 de febrero de 2010, es decir tienen 10 días.

Todos los que hacen seguimiento a los asuntos electorales y organizativos de los movimientos políticos de origen indígena, dan por seguro que la Alianza Social Indígena por su estructura municipal y departamental, por el crecimiento obtenido en los últimos años, coloca uno de los dos Senados de la Circunscripción Especial Indígena. El otro cupo se lo pelean AICO y el PDA. Los analistas le dan mejores oportunidades a Aida Quilcué en un movimiento nuevo, peleándose la segunda curul con el PDA y AICO, que al interior de la ASI. También se escuchan voces poderosas que plantean que al dividirse la votación del Cauca, le están dando una gran oportunidad a otro gran dirigente inga del sur del país, que viene haciendo un trabajo muy serio desde Nariño, Hernando Chindoy.

Otra versión de la encrucijada del Alma.

Esta vez no es el Presidente Álvaro Uribe, y la segunda reelección presidencial, el protagonista de este síndrome mediático nacional; ahora les llegó el turno a los dirigentes indígenas del Cauca, quienes históricamente han mirado cómo cada 4 años se desarrolla el debate al interior de la Alianza Social Indígena, donde apoyando uno u otro sector, se sienten parte en un proyecto vigoroso y en crecimiento, que avanza fuerte en el terreno de lo municipal y que está acostumbrado que en lo nacional se divide y forcejea, pero nuevamente en lo municipal y regional se reencuentra para seguir construyendo poder desde abajo, desde lo local.

Hoy en el departamento del Cauca, sea por el interés personal y electoral de un grupo, o por una auténtica propuesta de renovación del movimiento indígena colombiano, sus dirigentes municipales y departamentales, los concejales y los diputados, tendrán que definir si renuncian a sus cargos directivos dentro de las estructuras departamentales y municipales de la Alianza Social Indígena, así como a los avales con los que ejercen sus funciones en las corporaciones públicas como concejales y diputados para acompañar una nueva propuesta y fundar un nuevo partido, que obtendrá personería jurídica sólo sí Aida Quilcué llega al Senado por la Circunscripción Especial Indígena, o se mantienen con el proyecto histórico de la Alianza Social Indígena, ASI.

Mis respetos al compañero Alcibíades Escue, quien encabeza la lista a la Cámara de Representantes por el departamento del Cauca, en nombre y representación de la ASI y en consecuencia se obliga a acatar las normas y decisiones del movimiento, por lo que deberá acompañar el Senado de Marcos Avirama, Hernando Chindoy o el de Clemencia Herrera, esta última dirigente del departamento del Amazonas quien recibió el aval que la Señora Aida Quilcué no aceptó. Igual le corresponde acompañar disciplinadamente la candidatura presidencial de Sergio Fajardo. Adicionalmente, competirá por los votos a la Cámara de Representantes en su departamento con el dirigente indígena Daniel Piñacué, quien es candidato a la Cámara de Representantes por la Circunscripción Especial Indígena.

Sobre esta situación que vive el departamento del Cauca sería interesante saber que está pensando el Senador Caucano Jesús Enrique Piñacué, quien termina su actividad como congresista el próximo 20 de julio, luego de 12 años en el Senado de la República en representación de la Alianza Social Indígena, ASI.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

3 comentarios · Escribe aquí tu comentario

tuthengsa

tuthengsa dijo

Señor Galvis, la informacion que usted proporciona en este blog tiene una tendencia a ser propaganda negra acerca de situaciones que sucedieron al interior de la ASI. Es una posicion direccionada en el sentido de tratar de hacer responsable a unas pocas personas de una situacion que en realidad se venia fraguando desde hace tiempo. Seria bueno que conociera las dos partes de la historia por que esta es solo una, claro que por la manera como escribe, dudo que le interese saber la otra parte de esta historia que no es tan simple como usted la comenta.
Se evidencia que su intencuion es causar confusion ya que en la primera parte del texto enfoca su escrito a nombrar a los determinantes de la situacion que plantea y al final de ese mismo escrito deja la duda sobre los responsables. Su interes con este escrito es caldear mas los animos, antes de hacer una verdadera reflexion sobre la situacion. La dignidad no es tan facil de ejercer en la practica real de la vida, como lo es para usted difamar de ella . Esta haciendo muy bien el "mandado que le encomendaron"

Marco Aurelio Chaux

Marco Aurelio Chaux dijo

Muy ilustrativo el artículo de prensa. Ciertamente toda institución humana tiene divisiones internas entre sectores progresistas y tradicionales, oficialistas y disidentes, heterodoxos y radicales, etc. Lo ideal sería permanecer unidos para contar con un mayor peso político pero a veces es mejor partir cobijas y ojalá sea un cambio para que ambas partes en conflicto puedan mejorar y sentirse más libres. De todos modos, a juzgar por el texto, pareciera que la separación de las minorías de la ACIN no debilitarán demasiado la cohesión de vieja data representada en la convención nacional y demás instancias de la ASI. Y sobre el comentario de tuthengsa que me antecede, me gustaría saber cual es la otra versión de la ruptura que solo quedó esbozada pero nunca se especificó.

juan carlos sanchez

juan carlos sanchez dijo

adelante aida quilcue . la politica tambiem permeo los orgullosos y dignos movimientos indigenas. desde cali te apoyamos en nuestra lucha democratica.

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Sobre este blog

Avatar de Miguel Antonio Galvis

Ciudadanía Social Independiente

Revista virtual de reflexión y análisis sobre la realidad política colombiana, con el propósito de aportar ideas para el ejercicio de la acción política y ciudadana de forma independiente y comprometida con la ampliación de la ciudadanía social y cultural.

ver perfil »

Amigos

  • nicolasaguila
  • FRANCISCO GÓMEZ MAZA
  • Encarni
  • Francisco Arias Solis
  • ANTONI RODA JORGE
  • casaruralelcapricho
  • Manuel López Castro
  • Peterson Correa Pimentel vidaloca
  • J.M. Salcedo
  • A.R. (Tucho) Novoa
  • la-montsehv
  • Carlos G. Basáñez Delfante
  • Zurama Johnston

Fans

  • patricio simó gisbert

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):