11 Jun 2012

LIBROS: "EDGAR NEVILLE. ENTRE EL HUMOR Y LA NOSTALGIA" (1999), DE MARÍA LUISA BURGUERA NADAL

Escrito por: MARIANO JUAN-R. el 11 Jun 2012 - URL Permanente

Yo quisiera equilibrar de la forma más ecuánime posible estos dos dichos populares que tan bien vienen al caso de esta reseña libresca: “el que la sigue, la consigue”, por un lado; y “es de bien nacido, el ser agradecido”, por el otro; con el ejercicio de una crítica ponderada e independiente, aunque subjetiva, como no puede dejar de ser en materia de opinión. Además, a mí me gusta traer aquí, al blog, referencias de libros recomendables por lo que, ya de entrada, descarto hablar de lecturas frustradas, negativas o, simplemente, de las que generan una pérdida de tiempo, qué demonches, que diría don Benito Pérez Galdós. Es que hace unos días he acabado de disfrutar su deliciosa Fortunata y Jacinta (1886-87), novela predilecta, muy mucho, del castizo Edgar Neville.
Aludía a la perseverancia en primer lugar, porque esta biografía de Neville me ha costado sudor y lágrimas, como quien dice, conseguirla. No existen ejemplares en los buscadores de libros tantas veces citados: Uniliber e Iberlibro y, aunque figura como obra viva en el catálogo de la Institució Alfons el Magnànim que lo publicó en 1999, en la página web de esta editorial se dan datos erróneos sobre la distribuidora que impiden hacerse con ella con normalidad o, sencillamente, no responden a las peticiones que se le remiten a través del “formulario” ofrecido al visitante: ¡ante todo seamos eficaces en la Diputació valenciana!. En fin, las cosas burocráticas de la vida y la gratísima sorpresa de haber podido contactar con la propia autora, María Luisa Burguera que, gracias a una gestión personal suya, me abrió la posibilidad de, por fin, acabar obteniendo un ejemplar de su ansiada, pero un tanto asilvestrada, biografía sobre el polifacético aristo(á)crata castizo. Quede aquí manifiesto mi agradecimiento (aparte del ya dirigido a ella directamente), por aquello de la buena crianza personal que así hace honor, de paso, al segundo de los mentados dichos.

Entrando sin más dilación en materia, lo primero que voy a decir es que, a pesar de mi gran admiración e interés por la obra literaria y cinematográfica del genial Neville -que haría, en principio, enormemente atractivo este estudio-, es lo cierto que el mismo me ha resultado un tanto decepcionante. Me explico: tenía varias y buenas referencias sobre esta especialista “nevilleana”, como por ejemplo la lectura de sendos artículos de colaboración, uno sobre sus relaciones con el teatro (obras, dramaturgia, estrenos…) en el libro de homenaje que se publicó, en 1999, al cuidado editor de José María Torrijos: Edgar Neville 1899-1967. La luz en la mirada, con motivo del centenario del nacimiento del conde de Berlanga del Duero (título heredado por vía materna); y otro, una solvente síntesis biográfica en el soberbio monográfico que le dedicó la revista Nickel Odeon en el invierno de ese mismo 1999, así mismo por el centenario.

Sin embargo, la lectura reciente de este su libro, también publicado en dicho fecundo año, me ha provocado sensaciones contradictorias, ya que si bien sigue siendo un texto imprescindible para conocer la vida y la obra del cineasta y escritor madrileño (todas las etapas culturales y vitales están bien resumidas en lo fundamental, aunque no por ello dejo de echar en falta una biografía con mayor peso y calidad que, sin duda, haga honor a mi querido Edgar); la organización de los heterogéneos materiales reunidos (escritos autobiográficos, cartas, artículos y hasta un discutible “diario de guerra” que más bien parece un ramplón dietario de circunstancias a tenor de la brevedad y poca enjundia de los textos seleccionados), la falta de una sostenida opinión por parte de la autora (no hay ningún tipo de presentación personal ni tampoco conclusiones y las escasas afirmaciones presentes son un tanto banales con demasiada frecuencia, cursis, incluso), o, en fin, la desagradable constatación de varios errores de entidad, algo difícil de admitir en alguien que realizó una tesis sobre Neville que le permitió doctorarse, según la solapa del libro, en Filología Románica por la universidad de Salamanca.

No es justificable que, por ejemplo, en materia cinéfila se llegue a afirmar, implícitamente, que en Hollywood se produjo El ángel azul, clásico indiscutible rodado en Alemania que, dirigido por Josef von Stenberg en 1930, llevó al estrellato a Marlene Dietrich; que se despache en tres líneas la obra maestra de Neville: La torre de los siete jorobados (1944), matizando vulgarmente que es un “film de curioso contenido”; que no se mencione que su película por episodios La ironía del dinero (1955), fue realizada en coproducción con Francia, y que uno de los cuatro que la integran fue dirigido íntegramente por un equipo técnico francés (director, actores, etc.); o que, en fin, no se haga ninguna mención bibliográfica al, no por breve carente de relevancia, folleto editado en 1977 por la Filmoteca Nacional: Edgar Neville en el cine, en donde se reunían un extracto de la fundamental entrevista con el director publicada por entregas en el diario Pueblo, en 1962, por Marino Gómez-Santos (tantas veces citada de forma canónica en la bibliografía nevilleana y, cómo no, en esta biografía), una breve pero enjundiosa entrevista con Conchita Montes, de Diego Galán, y otros útiles materiales, como la filmografía elaborada por el historiador Carlos Fernández Cuenca.

No obstante lo dicho, este libro sigue siendo recomendable porque Burguera ha tenido el indudable mérito de presentar algunos testimonios inéditos y opiniones principales, obtenidos mediante varias entrevistas con personas muy cercanas a Neville (aunque en un marco temporal demasiado amplio para una investigación con fuentes orales) como, por ejemplo: su gran amor, la actriz Conchita Montes (la autora tuvo un encuentro con ella el 28 de diciembre de 1993, pocos meses antes de fallecer, y transcribe algunos párrafos de gran interés de su correspondencia privada); su esposa, Ángeles Rubio-Argüelles y Alessandri (varias citas en su hogar malagueño desde abril de 1982); su secretaria particular, amiga y cómplice entrañable, Isabel Vigiola (esposa de Antonio Mingote, que le facilitó diversas fotografías, textos y cartas, entre ellas algunas conmovedoras del gran Ramón Gómez de la Serna: en una de las cuales, por cierto, afirma de su amigo e insigne cineasta que Es la osadía libre con algo de saltamontes) o el abogado de la familia, Domingo Plazas (documentos, cartas y también fotografías).

Del propio Neville, también se incluyen extractados varios testimonios memorialísticos, algunos de los cuales (“Notas autobiográficas”), vieron la luz por primera vez por gentileza, primero, del mencionado Domingo Plazas que autorizó la consulta, y el cuidado editor, después, de Burguera con la publicación, en 1996, de El baile. Cuentos y relatos cortos, en Castalia. O, caso de “Pequeña autobiografía” (incluida en la edición en 1929 de su novela Don Clorato de Potasa), que también cita abundantemente la autora, junto a otros artículos (La política, Sobre el humorismo…). En definitiva, una obra compendio, una especie de “criatura”, no frankensteniana, sino nevilleana, por la muchedumbre heterogénea de textos citados, extractados y/o resumidos que si bien dan cuenta generosa de la opinión del admirado autor de El último caballo (1950) y permiten reconstruir su peripecia vital e intelectual; por contraste, hacen ver también la escasez del análisis personal de la autora, en exceso descriptivo para mí, y la ausencia de una tesis, de unas bases interpretativas y concluyentes de tipo personal. Algo sorprendente cuando el biografiado ya había sido objeto, nada más y nada menos, que de una tesis doctoral.

Vamos, y ya para concluir, que el libro da la impresión que se ha publicado con prisas, sin una atenta revisión y de forma harto asilvestrada. Lo cual, atención, no impide mi sincera recomendación por lo ya argumentado y porque no ha salido, trece años después, una biografía de mayor calidad. Además, y como logros adicionales, presenta una cuidada edición de portada con una estupenda imagen de Neville (el diseño es de Esther Cidoncha), casi veinte páginas de atractivas fotografías e ilustraciones en blanco y negro, un convencional capítulo biblio-filmográfico de la obra del biografiado y una breve relación de las obras consultadas.

NB: los posibles interesados en adquirir el libro pueden llamar al teléfono de la distribuidora 963964474 o escribir a su dirección electrónica: jamorcillo@morcillolibros.com

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

2 comentarios · Escribe aquí tu comentario

Jesus Tadeo Sila

Jesus Tadeo Sila dijo

interesante y esclarecedor artículo el suyo. Lo he leído y lo he vuelto a releer. Que se recuerde a Edgar Neville hoy en día, ya es para sentirse agradecido. Hay tantos, ¿verdad?, que deambularon siempre entre el humor y la nostalgia. ¡Cuántos fueron, que hicieron del humor una manera de llevar adelante una vida que desde luego no les daba mucho motivo para la carcahada..! Como a casis todos, me dirá. Sí, pero de casi todos, pocos podían sacarle punta al lápiz con una sonrisa que nos servían en bandeja a los demás. Neville, Tono, Jardiel Poncela, Mihura, Wenceslao Fernández Flores, Camba... Un brindis por todos ellos. Un brindis por su artículo, que me ha traido a la memoria los buenos ratos que me hicieron y me hacen todavía pasar.
Un cordial saludo, amigo, y gracias por su artículo.

MARIANO JUAN-R. dijo

Nada, nada, brindemos, Jesús (gracias por su amable comentario), siempre y en cualquier ocasión (mucho más si la pintan calva que diría otro humorista, pelón hambrón, el pobre: ¡si hubiera pillado un pollo de los de Mingo mi querido Carpanta!), por el gran Edgar y por todos los citados por usted. Lo que son las cosas, no estoy seguro de si se perdió o no la última copia del filme de Neville, sobre la divertida novela de Flórez: "El malvado Carabel", que tanto me alegró disfrutar en el "remake" de don Fernando Fernán-Gómez, pero, precisamente, fue al genio de Chamberí a quien leí la susodicha, mejor sería decir la "susotriste", afirmación de que había desaparecido. Desde entonces estoy pendiente de ver la posibilidad de confirmar tamaña desgracia o de darle una oportunidad a la alegría disfrutando, por primera vez, de la versión pionera con el inolvidable Antonio Vico (Mi tío Jacinto).

Lo dicho, un placer su visita, amigo Tadeo. Saludos cordiales.

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

DE QUÉ VA LA COSA

Avatar de MARIANO JUAN-R.

MISCELÁNEAS CULTURALES COMPARTIDAS

EN ESTE BLOG VOY A ESCRIBIR DE MODO DESENFADADO SOBRE BUEN CINE Y LIBROS RECOMENDABLES, PERO TAMBIÉN DE LO QUE APETEZCA AL HILO DE LA PERIPECIA VITAL (MISCELÁNEAS AL FIN Y AL CABO), PROCURANDO NO FALTAR A LA CITA DEL FIN DE SEMANA CON NUEVAS ENTRADAS, SIEMPRE QUE A LA INSPIRACIÓN (¡ESA CANALLA!) NO LE DÉ POR IRSE A CORTAR EL CUPÓN.

TAMBIÉN IRÉ PUBLICANDO ALGUNAS FOTOGRAFÍAS ESTIMULADAS, SIQUIERA MIAJITA, POR AQUELLOS "MAGIC TIME" QUE TANTO CELEBRABA, SIN MORIGERACIÓN ALGUNA EL GRAN JACK LEMMON DE "DÍAS DE VINO Y ROSAS". AUNQUE AQUÍ SERVIRÁN, APARTE DE ESTÍMULO VISUAL, COMO PRETEXTO PARA ESCUCHAR CANCIONES PREDILECTAS O PARA DIVAGAR A VUELA TECLA.

Y BUENO, AMIGOS, YA SOLO QUEDA DAROS LA BIENVENIDA, SI NO CON EL "RANGOLI" BENGALÍ (VÉASE: "EL RÍO" DEL GRAN RENOIR), SÍ CON MI MEJOR DISPOSICIÓN. TENIENDO EN CUENTA, ESO SÍ, QUE LA VIDA ES "ONDULANTE" (MONTAIGNE DIXIT).

. . . . . . . . . . .

MATIZ ÚLTIMO (31 DICIEMBRE 2013): DIVERSAS Y ABSURDAS DIFICULTADES TÉCNICAS ME IMPIDEN SEGUIR PUBLICANDO EN ESTA COMUNIDAD, POR LO QUE DOY POR FINALIZADA ESTA AVENTURA CIBERNÉTICA DE CUATRO AÑOS (2010-13). GRACIAS A LOS VISITANTES, COMENTARISTAS Y AMIGOS "COMUNEROS". HA SIDO UN PLACER, SIN DUDA. Y COMO CREO QUE LA PERMANENCIA DEL BLOG ES UNA MODESTA CONTRIBUCIÓN AL BIEN PÚBLICO CULTURAL, QUE TANTO HAY QUE CUIDAR SIEMPRE, NO SERÉ YO QUIEN LO ELIMINE DE LA WEB.

UN ABRAZO.

ver perfil »

TODOS LOS POSTS DE UN VISTAZO EN "ARCHIVOS"

Tags

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):