01 Jul 2012

CINE: "LOS ESPIGADORES Y LA ESPIGADORA" (AGNÈS VARDA, 2000)

Escrito por: MARIANO JUAN-R. el 01 Jul 2012 - URL Permanente

A mí Agnès Varda, la cineasta francesa conocida como “la dama de la Nouvelle Vague”, me enamora. Tiene un talento exquisito para la composición de imágenes. Su toque poético, sensual, cálido, lúdico y seductor convierten cada uno de sus fotogramas en una celebración del arte. Sus personajes y sus historias, además, tienen una hondura humanista, una apuesta por la gente, encomiable. Se nota, se disfruta, que a Varda le gustan las personas, sin duda, y a pesar del socarramiento ineluctable del paso de los años que a todos nos pone un mucho mustios, ella, por el contrario, se mantiene joven, energética y eternamente encantada de la vida. Es un gran placer conocer a esta coqueta llena de gracia y ternura a través de su filmografía. Y yo he tenido la suerte de haber gozado de algunas de sus películas más rutilantes (Sin techo ni ley, Cléo de 5 a 7, Una canta, la otra no) desde que, hace ya unos cuantos años, en la Filmo-Doré contemplé varios documentales suyos en los que se aunaban con particular esmero la preocupación político-social y un sentido estético impecable mediante un dominio magistral de la fotografía: Salut les cubains (1963), Ulysse (1983) e Ydessa, les ours et etc… (2004), componían una trilogía, un “Cinévardaphoto” (como se la conoce entre los cinéfilos), sencillamente inolvidable.

De todo lo matizado, abunda con primor en esta multipremiada maravilla de la directora de La felicidad (1965) que vi por primera vez de estreno en las estupendas salas Verdi de Madrid, en particular el 8 de noviembre de 2002 (pronto se cumplirá una década, que se dice pronto, de acuerdo con la ficha técnica de la película que conservo). Aquí vamos a disfrutar de un cóctel visual inspiradísimo de intenso sabor y color en el que la mencionada preocupación humanística de la cineasta brilla con especial énfasis. Se trata de racimar, espigar, recolectar en fin, algunos productos residuales, sean estos agrarios, de la pesca o de tipo urbano, de una civilización del despilfarro que bien mediante los usos consuetudinarios amparados en el derecho positivo (¡ah, ese impagable penalista con el código en la mano y vestido con la toga de rigor leyendo los preceptos entre los rastrojos!), bien mediante el aprovisionamiento consentido de “okupas”, marginados y otras gentes menesterosas, permite y consiente la proliferación, primero, y el consumo, después, de un verdadero arsenal de alimentos terrestres y, potencialmente también, cómo no, espirituales.

En una Unión Europea cuya política agraria común, desde sus orígenes, se viene sustentando en los aranceles y la hemorragia continua de los subsidios que tanto encarecen, si no imposibilitan, las exportaciones agrícolas de los países tercermundistas, no es de extrañar que se acumulen abandonadas montañas de patatas por no tener el calibre de tamaño requerido por los centros comerciales. O que, después de la recolección, sigan pendiendo de los arboles frutales y viñedos las preciadas manzanas y uvas tras las que, allí donde los dueños de los campos lo autorizan, estos espigadores por necesidad (en su mayoría) o por buen conocer gastronómico de la calidad del producto cosechado en el caso de algún prestigioso chef, se aprovisionen con presteza y deleite. O que, finalmente, en la periferia de las ciudades francesas haya una serie de indigentes, menesterosos de la calle o afines a una especie de heterodoxia que les estimula a vivir contracorriente: Varda nos muestra el impactante caso de un solidario profesor de escuela para inmigrantes que se alimenta de los restos vegetales abandonados en un mercadillo de frutas y verduras o el de un artista del collage con ejemplares composiciones a base de materiales de derribo o directamente tirados a la basura.

Todas estas peripecias le sirven a la genial cineasta para que ella, operando como la “espigadora” que se cita en el título, también recolecte un catálogo de imágenes irresistibles, delicadas, sensibles, solidarias y conmovedoras que nos dejan, por una parte, abrumados ante su maestría fotográfica, de montaje y puesta en escena: ese reloj sin agujas que ya no nos va a recordar el indefectible paso del tiempo, custodiado por sendos tigres de papel maché; ese óleo inspirado en el clásico “millet” que se cimbrea temeroso ante la fuerza ventosa de la naturaleza en un patio desolado o esa mano-garra que parece atrapar a los escurridizos camiones de la autovía; y, por la otra, más conscientes de la profunda injusticia de nuestro, cada vez más, disparatado y egoísta “desorden” político, económico y social. Sin que, por ello, dejemos de gozar ni un solo instante de su apuesta estética, rigurosa, sutil y, sobre todo femenina, de siempre. ¡Viva la espigadora Agnès!.

NB: La película se encuentra editada en dvd en España por la distribuidora “Sherlock Films”, en un pack doble junto con su deliciosa continuación Dos años después (2002). También se puede localizar, como dvd, en la formidable colección de “cine documental” que El País editó hace cinco años. Los cuatro imprescindibles largometrajes citados en el “post” están a la venta en un único pack editado, a su vez, como producto exclusivo por la FNAC, altamente recomendable.

AGNÈS VARDA por Rosalie Varda (Fuente: Sensacine)

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

7 comentarios · Escribe aquí tu comentario

Judas el Viejo dijo

Ya sabes, Mariano (tu no lo sabes, pero te acabo de nombrar critico de cabecera del camello, con honores pero sin sueldo…glub) una cosa lleva a la otra; “Los espigadores y la espigadora” me ha recordado otra belleza más “cañí” que te invito a revisar “La Venganza” (1957) de Juan Antonio Barden. Estupenda obra maestra, para mi gusto injustamente arrumbada al rincón de las antigüedades. ¿Nos cambiamos los cromos? Yo me veo la tuya y aquí tienes esta otra…

Un cordial saludo “CCC” (critico cítrico cinematográfico)

Judas el Viejo dijo

Por cierto, yo continúo yendo a la rebusca todos los años… de patatas y a veces de garbanzos y alguna sandia de prestado, por esta Castilla de nuestros pecados, fuera aparte del orégano, cardillos, te de rio, collejas, espárragos, setas de cardo, berros, moras y lo que se tercie según la temporada… es una buena, sabrosa y divertida ocupación.

MARIANO JUAN-R. dijo

Vale, OJ, ya te contaré sobre esa "venganza" bardemiana que, por cierto, la tengo en casa pendiente de estreno. Pero, de entrada, se corresponde con la buena época de don Juan Antonio (acabándola más bien, tras sus estupendas "Muerte de un ciclista" y "Calle Mayor"), porque, luego, ya es otro cantar no precisamente de Roldán, ejem y hasta "glub" que dirías tú.

Dasme envidia de todas esas viandas que mencionas y el apetito me lo provocas, yo que no meriendo nunca y encima estoy a dieta para bajar tripuchas y otras sobras tal que provenientes de "Mantequerías leonesas".

En fin, estrénate con la "espigadora" Varda que te reconocerás en algunas de sus prácticas reciclantes.

Un abrazo "galdosiano". ¿Qué tal fue la cosa felino-gatesca?. Seguro que genial, ¿verdad?. Yo, antes de acabar el año, me pido ese "Miau", cuyo maullido me suena irresistible. Y también caerá "Misericordia", fijo.

Judas el Viejo dijo

Es cierto, en la obra de don Juan Antonio hay como en botica, ya verás como la historia de una cuadrilla de segadores por Castilla, con un Jorge Mistral de dulce y una Carmen Sevilla que no chirria demasiado. Manuel Alexandre se sale… En fin una historia, sobria y con una belleza sencilla, que nos traslada a una realidad que respira en cada secuencia; un cuadro entre Ignacio Zuloaga y Benjamín Palencia. Este guion le podría haber firmado el mismísimo Aldecoa no te digo más…

Paso a menudo por la calle Quiñones número trece, y miro para el segundo derecha. Allí vive alguien (no se ahora quien) don Benito habitó ese piso con el bueno del cesante Villaamil y su nietecillo Luisillo Cadalso… La novela es un bocado delicioso para golosos como nosotros Mariano, no te digo más. Ahora estoy con una novela de costumbres de don Armando Palacio Valdés “Tristán o el pesimismo” por pura glotonería. De esto no hay que hacer dieta, es lo bueno.

Un abrazo

MARIANO JUAN-R. dijo

Gracias, OJ, por tan atinados apuntes los cuales, ambos dos, me aguijan las ganas de meter mano (y bocado) cinéfilo-literaria en los susodichos "culturales": peli y libro. En cuanto caigan te lo haré saber, como vuecencia merece.
Un abrazo.

NuriaNómada dijo

Mariano, comparto contigo tu admiración por Agnés Varda, también me enamoró desde que vi en el cine "Los espigadores y la espigadora".
Me gusta su forma de ver el mundo. Creo que ese documental y otras de sus obras deberían ser de visión obligatoria en los colegios...Un abrazo.

MARIANO JUAN-R. dijo

Buenas tardes, Olga, me parece una idea muy acertada esa de que su cine, sobre todo el documental, debería proyectarse en los colegios. Doña Agnès es muy pedagógica y sus imágenes tan creativas y sensibles se explican por sí solas.
Un abrazo y buena semana.

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

DE QUÉ VA LA COSA

Avatar de MARIANO JUAN-R.

MISCELÁNEAS CULTURALES COMPARTIDAS

EN ESTE BLOG VOY A ESCRIBIR DE MODO DESENFADADO SOBRE BUEN CINE Y LIBROS RECOMENDABLES, PERO TAMBIÉN DE LO QUE APETEZCA AL HILO DE LA PERIPECIA VITAL (MISCELÁNEAS AL FIN Y AL CABO), PROCURANDO NO FALTAR A LA CITA DEL FIN DE SEMANA CON NUEVAS ENTRADAS, SIEMPRE QUE A LA INSPIRACIÓN (¡ESA CANALLA!) NO LE DÉ POR IRSE A CORTAR EL CUPÓN.

TAMBIÉN IRÉ PUBLICANDO ALGUNAS FOTOGRAFÍAS ESTIMULADAS, SIQUIERA MIAJITA, POR AQUELLOS "MAGIC TIME" QUE TANTO CELEBRABA, SIN MORIGERACIÓN ALGUNA EL GRAN JACK LEMMON DE "DÍAS DE VINO Y ROSAS". AUNQUE AQUÍ SERVIRÁN, APARTE DE ESTÍMULO VISUAL, COMO PRETEXTO PARA ESCUCHAR CANCIONES PREDILECTAS O PARA DIVAGAR A VUELA TECLA.

Y BUENO, AMIGOS, YA SOLO QUEDA DAROS LA BIENVENIDA, SI NO CON EL "RANGOLI" BENGALÍ (VÉASE: "EL RÍO" DEL GRAN RENOIR), SÍ CON MI MEJOR DISPOSICIÓN. TENIENDO EN CUENTA, ESO SÍ, QUE LA VIDA ES "ONDULANTE" (MONTAIGNE DIXIT).

. . . . . . . . . . .

MATIZ ÚLTIMO (31 DICIEMBRE 2013): DIVERSAS Y ABSURDAS DIFICULTADES TÉCNICAS ME IMPIDEN SEGUIR PUBLICANDO EN ESTA COMUNIDAD, POR LO QUE DOY POR FINALIZADA ESTA AVENTURA CIBERNÉTICA DE CUATRO AÑOS (2010-13). GRACIAS A LOS VISITANTES, COMENTARISTAS Y AMIGOS "COMUNEROS". HA SIDO UN PLACER, SIN DUDA. Y COMO CREO QUE LA PERMANENCIA DEL BLOG ES UNA MODESTA CONTRIBUCIÓN AL BIEN PÚBLICO CULTURAL, QUE TANTO HAY QUE CUIDAR SIEMPRE, NO SERÉ YO QUIEN LO ELIMINE DE LA WEB.

UN ABRAZO.

ver perfil »

TODOS LOS POSTS DE UN VISTAZO EN "ARCHIVOS"

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):