22 Jul 2012

"HAY QUE VER, PEPE, LO QUE DA DE SÍ UN CONEJO GUISADO..."

Escrito por: MARIANO JUAN-R. el 22 Jul 2012 - URL Permanente

Está claro, Pepe, que nos marcamos alguna que otra peripecia escolar por el Ramiro, allá por los años 1972-1974, fijo. Lo que no tengo tan claro es si el COU (casi fuimos los primeros en estrenarlo sustituyendo al llamado PREU: ¿te acuerdas de la peli de Los chicos del…, con una Karina que, poco después, buscaría un tanto bobalicona en El baúl de los recuerdos?), también lo compartimos desde los mismo pupitres del afamado instituto sito en Serrano, 127. Y me da que no. Me decías el otro día que tu estudiastes físicas, cosa de ciencias, y yo, por el contrario, en ese curso inolvidable que terminaría unos meses antes del fallecimiento del dictador, me pasé a letras, vislumbrando con cierta turbiedad un probable futuro abogacil. Qué tiempos. Y qué compañeros, en especial, los del baloncesto, cómo no. Ya por entonces José Vicente, Chechu Hernández, ex seleccionador de España, ejercía su magisterio y sabiduría en los infantiles del Estudiantes y hasta, me parece que no desatino, el llamado “Sapo” (no cancionero), un tal López Rodríguez, comenzaba a enchufarlas desde todos los lados de la pista antes de hacerse un soberbio profesional en la cancha del Antonio Magariños. Tú ya sabes que yo me decanté por ese otro Estudiantes desconocido, y un mucho preterido por la dirección del instituto (no contábamos ni con campo reglamentario por aquellos días), que fue el equipo de fútbol, a pesar de nuestros buenos resultados en la liga escolar madrileña.


Insisto, qué tiempos, de profesores del montón y funcionariales como aquel que nos impartió Historia del Arte, en sexto curso, somnoliento y aburrido hasta el hastío y sin que dejara de echarse alguna que otra cabezadita en clase. Con muy mala leche que, seguramente, provendría de una cierta manquez de su brazo derecho. O de aquella profesora de Química, “la Bitón” que, inmisericorde, me cascó un cerapio a pesar de mis sentidas protestas en el examen parcial de “orgánica” (“¡es usted una burra con paperas!” que bien que le endilgué un tanto salvajemente en mitad de la clase y que todavía no me explico cómo no me ocasionó la inmediata expulsión del instituto), porque, claro, cómo un zascandil, gamberrete y vago como yo podía haber sacado un "diez" sin haber copiado en aquella absurda e inútil materia para un futuro universitario de letras.

O de buenos profesores como el bonachón y paternalista profesor de Dibujo, el sr. Ayala, que, recordarás, nos esperaba embozado en su capa tras las escaleras, para sorprender a los que llegábamos unos minutos tarde a clase y echarnos el inevitable sermón. O aquel profesor de Historia, “El Topo” (no se relacione, para nada, ni con Control ni con el Smiley de Le Carré) que, ya casi un anciano por entonces, iba declamando el "palimpsesto" de turno (fueran las Guerras Carlistas decimonónicas con énfasis específico en el Abrazo de Vergara de 1839 entre los generales Maroto, carlista, y Espartero, liberal, o yo qué sé qué otras historias), mientras parecía ir a desmoronarse de un momento a otro sobre la bancada del final de la clase. O, para no ser exhaustivos, el encantador y amigable sr. Plúmez, tan versado en Filosofía y buen aguijador de conciencias que nos acompañó tan ricamente por los pagos segovianos ejerciendo su indudable encanto didáctico.


Sin embargo, antes de perdernos la pista (tú estabas interno en una de las dependencias de la que, antaño, fue la memorable Residencia de Estudiantes, sufriendo la férula del padre Mindán, alias “El Cuervo”, director del internado que se hallaba justo al lado de las canchas de minibasket y frente al museo de Ciencias Naturales, ¿no yerro, verdad?) compartimos una estupenda excursión por la sierra de Gredos, con una estancia de camping asilvestrado en ese precioso pueblo abulense de Pedro-Bernardo, tan familiar para ti, de cuyo mirador sobre el valle del Tiétar guardo recuerdos maravillosos. Algunos otros, no tanto, pues las botas de vino de la tierra (¿era, tal vez, el inefable tinto embocado de Sotillo de la Adrada o algún que otro clarete pendenciero de la comarca?), estimularon sus buenos estropicios alcohólicos. Todavía no sé, cómo no acabamos tirando la tienda canadiense, y nosotros con ella, en aquella garganta de aguas naturales, frescas, cristalinas y bien serranas en una de cuyas riberas estuvimos acampados casi una semana. Aunque alguno que yo me sé (¿Paco Padial?) sí que dio con sus huesos y hechuras todas en el pilón del pueblo, quizá para despejarse la cabeza, aparte de los efluvios del tintorro, de aquel machacón estribillo que los amigos Paul McCarney y The Wings le dedicaban a su querida Mrs. Vanderbilt, canción que en aquel verano del 74 fue uno de los típicos bombazos discotequeros.

También recordarás conmigo, Pepe, la excursión al pueblo de El Espinar y al palacio de la Granja (aunque creo que no llegamos a entrar ni en él, ni en los fastuosos jardines y fuentes) con aquella panda de cafres en la que militábamos (¿qué habrá sido del golferas de Paco Monedero?), dispuestos a "corromper" no sólo a niñas, sino hasta a los ancianos de la localidad; o a la misma Segovia, en donde, por cierto y más allá de nuestros saludos al Acueducto, nos ligamos a un par de francesas, nada del otro mundo, pero bien simpáticas, aunque no pasáramos con ellas de tomar la merienda, jejejí. Y es que éramos muy jóvenes, tal y como cantara en la década anterior el gran Cliff Richard con The Shadows en su maravillosa The Young Ones.


En fin, amigo, tú te acordabas hace poco de aquel riquísimo conejo de chuparse los dátiles que nos preparó mi madre en casa y yo, tal y como me comprometí contigo, me he dado un garbeo por los desvanes de la memoria y del archivo fotográfico personal y, mira por dónde, en vez de remitirte estos recuerdos garabateados por correo electrónico, me ha dado por darles un poco de aire y vidilla cibernéticos como tales evocaciones juveniles junto con algunas fotografías coetáneas (gracias al socorrido escaneo casero) que, estoy seguro, Pepe, te resultarán tan entrañables (nada que ver con un tal Julio Iglesias) como a mí. No te he pedido permiso previo para su publicación porque todas las “vergüenzas” están suficientemente, qué digo, más que tapadas y, sobre todo, envejecidas… ¡sinvergonzón!.
Un fuerte abrazo para José Luis Gamero G.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

12 comentarios · Escribe aquí tu comentario

amaya

amaya dijo

Me parece un relato maravilloso, escrito de forma magistral, que describe a la perfección una época en la que el comienzo de la vida, el descubrimiento de la amistad, de las ciudades, o de la naturaleza se dan cita en los últimos años del franquismo. El relato consigue introducir al lector (lectora, en mi caso) de forma inmediata en aquel tiempo, con el punto adecuado de nostalgia, sin caer en la cursilería o la hipérbole innecesaria. Una hermosa y certera descripción de la España de aquellos años.

MARIANO JUAN-R

MARIANO JUAN-R dijo

Más que amable el comentario, Amaya, yo diría en exceso elogioso por lo que no me quedará más remedio que decir lo de Pla, don Josep: "Qué se debe aquí", cuando le ofrecieron no sé qué premio. Así que nada, no se hable más, y vete pidiendo una de gambas al ajillo o a la plancha bien regadas de blanco Ribeiro o Rueda para que corran por mi cuenta. Estupendo "estreno" ("todos queremos más...") y hasta el próximo.

Besos.

pipedi15 dijo

Mariano, ¡Qué se debe aquí!... Entro con una gran sonrisa puesta al leer tu comentario... Como siempre tan ocurrente, querido veci. Me admira esa "CPU" tuya con tanto archivo dentro y tan bien dispuesto a cada momento... Cuida mucho que nunca te entre ningún "virus" porque es realmente admirable!!!
Bueno, dejo las "flores" para la primavera;-), y para dejártelas de nuevo en otra ocasión, y voy al post...
Cinéfilo, has puesto título casi de "peli" española... De aquellas inolvidables de Alfredo Landa y compañía... Y tu relato y fotografías entrañables... A lo "tanguero-nostálgico" como dirías tú, y que poniéndose en el lugar de Pepe, al pasar por este "túnel del tiempo", imagino muy emocionantes sin lugar a dudas.
A mí, me has evocado muchos recuerdos de aquellos años y esas fotos en b/n que, después de tu post, voy a ir al "baúl de los recuerdos" (no los Karina, que esos fueron bailados hasta la saciedad;-)) y volver a "echar la vista atrás"... Aunque no sé yo si eso no me va a poner demasiado nostálgica mirando una larga mata de pelo que tenía a lo "Ali Mc Graw" en "Love Story"... Qué tiempos!!! Bueno, para un@s, por lo que veo e intuyo..., más "gamberretes" que otros ;-))
Me quedo escuchando esas también inolvidables canciones de aquellos años de nuestra "inocencia" , que a buen seguro me van a "transportar" a algunos momentos y lugares como a ti. Por cierto, hace unos días estuvo por el Espinar...Y, el palacio de la Granja me está esperando, como otros veranos, para hacer una caminata por sus jardines...

Espero que haya más "conejos guisados" tan bien condimentados, querido veci.
Un fuerte abrazo y otro para tu amigo José Luis.
Pilar

MARIANO JUAN-R. dijo

No sé yo, veci1, no las tengo todas conmigo, porque ha sido mucho escocés (sin faldas) de mala calidad el trasegado y, claro, ya está uno más para sopitas y buen vino, jeje. Está muy bien eso del título cinéfilo, vamos, que sí que se atisba la relación entre un buen conejo guisado y un viaje tal que a Alemania, ¿verdad?, estas cosas nominales "peperas"; ahora bien, eso de "inolvidables" no diría yo tanto, Pilar, ya que en su mayor parte estaban envejecidas nada más estrenarse, porque hay que ver que eran misérrimas (de creatividad y buen hacer). En fin, no te digo más que yo últimamente me he echado en el coleto peliculero algunas de la época (un ciclo dedicado a mi admirada Concha Velasco) y salen más bodrios que conejos de la chistera de Tamarit, ya te digo.
Pues anímate con lo del "escaneo" de ese "baúl" fotográfico que, fijo, será una gozada contemplar, ya sabes, contexto, texto y pretexto y hasta "palimpsesto" que no sé si pega pero resulta rítmico y casi tímbrico, jejejí (ahora es de conejo la sonrisa).
Bueno, Pilar, feliz estancia serrano-veraniega y si te encuentras a algunos mozos montañeros, mujer ofréceles un "puleva".
Hala, guapetona, un abrazote de tu veci2.

pepe

pepe dijo

Salut Mariano.
No me gusta mirar hacia atras.Pienso que el pasado es una sucesion de momentos vividos de los que me quedo con unos poquitos.Pero ver el pasado tan bien descrito me lo convierte en presente y me hace sonreir.Principalmente de momentos agradables.
Vivimos una epoca muy interesante.Eramos gamberretes sin malicia.Muy nobles.Muy amigos.
Vover ahora, creo que 38 años despues, a vivir nuestro viaje a Segovia ( la francesita fue cosa mia, que tu muy cachas pero tambien timidorro).Recordar ahora nuestra acampada en Pedro-Bernardo ( recuerdo una noche contando historias tetricas y sin atrevernos a salir de la tienda a buscar agua).Verme ahora en nuestra clase en el Ramiro con la srta.Viton ( ¿seguira soltera? ) dandonos la paliza y nosotros a la nuestra,sin hacerla caso, y esperando su grito de que la escucharamos......Gracias Mariano...Me has hecho sonreir y tambien ( no cambiaré nunca ) limpiarme un poquito la nariz pues ,como decia Bosé, los hombres no lloran.
A partir de ahora prometo seguirte en tus escritos y, si me lo permites, implicarme en ellos.
Un abrazo compañero

MARIANO JUAN-R. dijo

Nunca es tarde... si la dicha es buena, Pepe. Hay que ver de qué refranero tan puestito para todas las ocasiones disfrutamos, querido gamberrete. Me ha encantado el comentario, emocionado amigo y, ya sabes, ya que estamos de refranes a lo Sancho: "Obras son amores...".
Y de aquellas "cachas" vienen estos "tocinos", jeje.

Un abrazo del "timidorro"

gloriainfinita dijo

Bueno.... bueno... pero ¿qué tenemos aquí? Jomío, ando tan perdida, tan atrasada con mis visitas a todas las ventanas que nunca sé por dónde empezar cuando me acerco a alguna. Así que me decanté por ésta, creyendo que la cosa iba de degustaciones gastronómicas de los tiempos en los que el precocinado no existía. Y mira tú por dónde que va y no, que el Mariano se nos ha puesto nostálgico buscando en el baúl de los recuerdos (o-o-o-) sin haches ¡que caray!
Los tiempos de los pantalones 'de campana' ¡Horror! Y del jersey dos tallas menos. Nunca pude soportarlos a pesar de la mirada de reproche de mi madre que me decía que no era manera de vestir aquella manera mía de pantalón de pana rojo y camisas a cuadros tres tallas mayores y, para colmo, una vez desprendida de las madreñas, porque en Gijón no se usaban, me pasé a las chirucas directamente.
Me has traído a la memoria otra peli, de las del cine del pueblo: los chicos con las chicas... quieren vivir... A lo que se une el 'quiero una motocicleta, que me sirva pa correr...' Oye, tan ricamente que nos las tragábamos y hasta parecía un avance importante llegar a ellas después de tanto Joselito-Marisol-RocíoDúrcal, mezclado con alguna que otra de la Lola o la Carmen...

Si es que lo que yo te diga, hasta que no llegó mi Alfredo. Pero ayer puede volver a recrearme con 'El séptimo amanecer' que ya es otra historia.
Volveré, querido, volveré. Besos para el intermedio: descanse en nuestro ambigú (no veas las vueltas que le daba a la palabreja).

dezabaleta dijo

Te he leído y me he visto en aquellos "gloriosos" años de juventud !

Un fantástico trabajo de recopilacion.

Mark de Zabaleta

Agueda Conesa Alcaraz dijo

aysssssssssssss..leer tu post hace inevitable volver la vista atrás y coger el álbum de fotos y rememorar los días de juventud, que parece que han pasado mil siglos de esas fotos en blanco y negro..de los pantalones de pata ancha..de las patillas y el pelo medio largo...Un besito

MARIANO JUAN-R. dijo

Me alegro mucho, Glory de verte por estos predios, ya sabes de qué suele ir la cosa nostalgioso-evocadora con su puntito lánguido y lúdico, desde luego: tal que tú misma de estilo y contenido, pero con más "esfuerzo" y menos desgaire, eso creo yo. Y sí, mucho de despiste gastronómico tiene este "conejo", pero a buena rememoradora (ay, mamá)...pocos mementos bastan, ¿no?.

Pues hemos compartido, mozuela, los jerseys de alguna talla más que otra, como se constata en el caso, ya que ese que me "asaba" y hasta socarraba su tantito grande me quedaba el muy "merengue", aunque yo de "campana" res de res, ya que la pana cuando se ponía bailonga se marcaba lo mismo la "yenka" que aquel "kashasov" o tal que sí del inefable Georgi Dan, ¿si?.

Bueno, guapichuli, bien por los recuerdos cinéfilos, que, por cierto, la de los Bravos que mencionas yo me la endilgué en un cine donostiarra, quiero recordar, ¿o era una en la que salía un Fu-Manchú de guardarropía y "vergonya" en la horrible "Dame un poco de amoooooooor": ojú, hele y arza?

Y no me provoques con tu Alfredín que te saco algún que otro bodrio de tres pares de..., como ese en el que, estando bien como siempre él (y hasta acompañado por mi querida Concha Velasco), es puro "O'horror": pongamos que hablo de "Préstame quince días", vamos que ni a los enemigos.

Pues nada que no se diga, yo también me voy a visitar el bar: ¡Hay bombón helado y patatas fritas...!

Un fuerte abrazo.

MARIANO JUAN-R. dijo

Gracias Mark: qué exagerao lo tuyo.
Saludos cordiales.

MARIANO JUAN-R. dijo

¿Solo lo parece, Águeda?. Digo lo de los siglos, jeje. No sé yo si no serán milenios...cuando uno se mira al espejo: que todavía guardo yo algo de intrépido y hasta oso (no plantígrado) de dirigir la visual a ese adminículo. Bueno, no exageremos y la verdad es que sí que te transportan por el "túnel del tiempo" y sin cinturón de seguridad que valga, ay, mamá que diría o, mejor, cantaría la sin igual Lupe.

Besos, amiga.

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

DE QUÉ VA LA COSA

Avatar de MARIANO JUAN-R.

MISCELÁNEAS CULTURALES COMPARTIDAS

EN ESTE BLOG VOY A ESCRIBIR DE MODO DESENFADADO SOBRE BUEN CINE Y LIBROS RECOMENDABLES, PERO TAMBIÉN DE LO QUE APETEZCA AL HILO DE LA PERIPECIA VITAL (MISCELÁNEAS AL FIN Y AL CABO), PROCURANDO NO FALTAR A LA CITA DEL FIN DE SEMANA CON NUEVAS ENTRADAS, SIEMPRE QUE A LA INSPIRACIÓN (¡ESA CANALLA!) NO LE DÉ POR IRSE A CORTAR EL CUPÓN.

TAMBIÉN IRÉ PUBLICANDO ALGUNAS FOTOGRAFÍAS ESTIMULADAS, SIQUIERA MIAJITA, POR AQUELLOS "MAGIC TIME" QUE TANTO CELEBRABA, SIN MORIGERACIÓN ALGUNA EL GRAN JACK LEMMON DE "DÍAS DE VINO Y ROSAS". AUNQUE AQUÍ SERVIRÁN, APARTE DE ESTÍMULO VISUAL, COMO PRETEXTO PARA ESCUCHAR CANCIONES PREDILECTAS O PARA DIVAGAR A VUELA TECLA.

Y BUENO, AMIGOS, YA SOLO QUEDA DAROS LA BIENVENIDA, SI NO CON EL "RANGOLI" BENGALÍ (VÉASE: "EL RÍO" DEL GRAN RENOIR), SÍ CON MI MEJOR DISPOSICIÓN. TENIENDO EN CUENTA, ESO SÍ, QUE LA VIDA ES "ONDULANTE" (MONTAIGNE DIXIT).

. . . . . . . . . . .

MATIZ ÚLTIMO (31 DICIEMBRE 2013): DIVERSAS Y ABSURDAS DIFICULTADES TÉCNICAS ME IMPIDEN SEGUIR PUBLICANDO EN ESTA COMUNIDAD, POR LO QUE DOY POR FINALIZADA ESTA AVENTURA CIBERNÉTICA DE CUATRO AÑOS (2010-13). GRACIAS A LOS VISITANTES, COMENTARISTAS Y AMIGOS "COMUNEROS". HA SIDO UN PLACER, SIN DUDA. Y COMO CREO QUE LA PERMANENCIA DEL BLOG ES UNA MODESTA CONTRIBUCIÓN AL BIEN PÚBLICO CULTURAL, QUE TANTO HAY QUE CUIDAR SIEMPRE, NO SERÉ YO QUIEN LO ELIMINE DE LA WEB.

UN ABRAZO.

ver perfil »

TODOS LOS POSTS DE UN VISTAZO EN "ARCHIVOS"

Tags

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):