11 Sep 2013

FÉLIX FRUTOS GÓNGORA: UN MEMENTO

Escrito por: MARIANO JUAN-R. el 11 Sep 2013 - URL Permanente

MADRID, VERANO DE 1978

En este blog he dado muestras sobradas de mi condición nostálgico-tanguera (al fin y al cabo qué otra cosa es nuestra historia personal, sino pasado): recuerdos personales, impresiones estimuladas por fotografías pretéritas, paseos por los Madriles de la infancia-adolescencia, viajes varios, etc. A ello ha contribuido no pocas veces este afán indagador, este preguntarse por el qué habrá sido de tantos amigos perdidos en el túnel del tiempo mientras transcurría la singladura vital común.

Precisamente, esas interrogantes curiosas me han estimulado lo suficiente en varias ocasiones como para utilizar el “google” introduciendo los nombres y apellidos de los amigos más añorados, de aquellos sobre los que desconocía por completo su peripecia vital y, lo que es peor, no conservaba ningún dato y/o referente personal. Y, en efecto, alguna que otra sorpresa más que agradable me he llevado gracias a esta tecnología cibernética que en la era de internet, quién lo iba a decir, ha provocado reencuentros entrañables entre amigos que uno creía perdidos definitivamente o desaparecidos en el insondable misterio de un destino anónimo. Pero no todas las sorpresas suelen ser gratas (aviso a navegantes). De hecho, y por primera vez, acabo de comprobar con tristeza (eso es lo que parecen confirmar palmariamente los datos en el buscador) que uno de los amigos más cercanos en mi juventud ha fallecido el pasado diciembre de 2012, en concreto el día 4. La página del

~

diario ABC del día siguiente, en su columna “Fallecidos en Madrid”, no deja lugar a dudas por la coincidencia absoluta de la edad, 56 años, y el nombre y los apellidos. Y otro enlace (el de la web “rememori.com”) detalla en una especie de ciber-esquela que la incineración tuvo lugar a las 11:30 horas en el crematorio del cementerio de la Almudena. Estos son los hechos. Pero ¿se tratará de la misma persona?.

Yo a Félix le perdí la pista hace más de treinta años en la ciudad de Valencia. Allí se había trasladado por motivos de trabajo en una naviera y allí le visité un fin de semana que, con el transcurso de los años, se convertiría en el último contacto personal. ¡Ah, la vida!. Qué lejos quedan ahora los recuerdos compartidos y qué amarga nostalgia la del final de la esplendente década de los setenta del pasado siglo. No quiero hacer pedestre literatura funeraria, amigo. Mucho menos cuando tu muerte cibernética, nunca mejor dicho, me resulta tan virtual. Pero es triste la circunstancia. Pensaba rememorar algunos momentos (aquel inefable viaje a Londres contigo y con Julio) y personas comunes a los dos (¿qué habrá sido de Mima y Françesca, aquellas estupendas amigas catalanas que tanto contribuyeron a desbastarnos?), pero no me apetece. Hoy no.

La verdad es que, todavía impactado por la brutal noticia, quería al menos dejar aquí estas breves líneas de desahogo, de homenaje al amigo muerto (insisto en que no me lo creo del todo). Ya no me llegará el aroma de tu predilecta colonia “Old Spice”. No volveremos jamás a viajar en coche juntos. Tú conduciendo con las manos enguantadas y como si compitieras en una carrera sin fin al estilo de las de Punto límite: cero (1971), aquella road movie típica de los setenta dirigida por Richard Sarafian con guion de Guillermo Cain (Cabrera Infante para los no entendidos). No proyectaremos pelis porno en el “Cinexin” de tu hermano pequeño, ni volverás a contarme las experiencias de tu infancia sudafricana. Tampoco estaremos a punto de cruzar los “guantes” por una fermosa "vaquera" como aquella noche en la calle Hermosilla. Ni volveremos a darnos un lingotazo del whisky de la petaquita de la “libertad de expresión”. Hasta aquí llego, Félix, estupefacto de constatar cómo, al parecer, se ha interrumpido abruptamente tu peripecia vital y motivado a escribir este “post” por dejar una pequeña huella amistosa de tu paso por esta vida en la que compartimos una intensa, si bien poca extensa en el tiempo, complicidad. Supongo, amigo, que ahora ya habrá más noticia y, al menos, un enlace adicional en forma de memento a la caquexia cibernética que, en tu caso y en el de muchos, tanto contribuye al olvido. Un fuerte abrazo.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

03 Sep 2013

UNA EXCURSIÓN CARABANCHELERA (LA ÚLTIMA) CON CARÁCTER RETRO-RETROACTIVO EN EL VERANO DEL 2006

Escrito por: MARIANO JUAN-R. el 03 Sep 2013 - URL Permanente

Pues sí, el susodicho lunes vine a Madrid para llevar a P. que (¡cómo no! Tenía consulta familiar en el Clínico) y, de paso, pues que me dije: Don’t Think Twice, It’s All Right, que diría Bob (Dylan para los no-cómplices), y me dirigí a la zona. Y bien, aquí viene la narración de lo sucedido en esa excursión por el “túnel del tiempo” (bien podríamos matizar) de unas cinco horas de duración. La primera parada fue en la avenida de Oporto, en donde aparqué el coche cerca del actual colegio de E. S. “Emilio Castelar” (que como habrás adivinado es el mismo que inauguramos como instituto masculino filial nº 5 del Ramiro de Maeztu: Virgen de las Gracias, en mi caso; y como filial femenino del ¿Lope de Vega?, en el tuyo). Bueno, voy a abreviar porque si soy muy detallista me voy a tirar toda la mañana con el correo…

El colegio se conserva bastante bien con sus pintadas características y con unas persianas bastante deterioradas que no creo sean las mismas, empero (la fotografía del instituto es mucho más reciente). Sigue el mismo patio cercado por altas vallas metálicas, ya que todo el recinto se encuentra cerrado por verjas de hierro. No obstante, por algún intersticio se puede apreciar que el enorme patio ya no está separado con carácter sexista como en tiempos, y es que la educación ya es mixta (¡igualico, igualico que el difunto de su…!). Bueno, de ahí me marché a localizar por la calle General Ricardos arriba el cine Los Ángeles, en donde se veían a veces películas de reestreno (¿Qué coño querría decir eso del “reestreno”: que no pagabas una entrada tan cara como en la Gran Vía, aunque la peli ya hubiera hecho su fatigado recorrido distribuidor?). Al respecto, recuerdo haber visto en este preciso cine la maravillosa La hija de Ryan con… ¡papá!. Estoy casi seguro, aunque, por otra parte, es claro que no vimos demasiadas películas juntos (¡esta memoria, tramposa y escurridiza como no puede dejar de ser!). Pues ahora, sigo relatando, ocupa el local lo que debe ser un centro evangélico ya que en lugar del cartel de reestreno y el nombre comercial de la sala cinematográfica encuentras un anuncio luminoso ribeteado con adornos (pero sin echadoras de cartas, ojo) que dice: “El cuerpo de Cristo”, nada más y nada menos. Ahí es nada.

El siguiente punto rememorador en la “tanguera” excursión fue la búsqueda del entonces llamadao cine Imperio (¿se nota que ya iba de cine la cosa?). Sí, aquél al que asocio el recuerdo más antiguo de películas vistas en la gran pantalla (“Supermán contra la banda negra”, “Superargo el gigante” o “Gotzilla contra los monstruos” que, por cierto, la primera y la última eran japonesas), y que debía localizarse cerca de la plaza de Carabanchel Alto, junto a una iglesia y la actual sede de la junta municipal de distrito. Puedo confirmarte que ya no existe no ya solo el cine sino ni siquiera el inmueble, dato que me corroboraron algunos vecinos presentes a los que pregunté.

A todo esto, esta zona está llena de nuevas viviendas que rodean la entrada oeste, dijéramos, del enorme polígono que se dedica a múltiples edificios públicos (colegios, residencias de mayores, escuelas de huérfanos -en algún campo de fútbol jugué yo algún que otro partido contra el club de los tales, los huérfanos quiero decir-, dependencias municipales y policiales…) y que sigue teniendo un larguísimo perímetro amurallado con ladrillo (poco visto, en verdad), delimitado por barrios de Carabanchel Alto como los de: Pan Bendito, Camino Viejo de Leganés, Puerta Bonita -con su veterano campo de fútbol-, etc.).

La próxima estación melancólica se encontró ya en nuestra familiar colonia Velázquez, después de pasar por un lado periférico del territorio comanche más conocido por el Pan Bendito, ya citado. Observé los edificios nuevos, las calles, la fauna urbana… y, la verdad, es que me dio una buena impresión (tan alejada de la pretérita gitanería ambiental tan a gusto con el caos de los burros atados en las terrazas y la pobretería generalizada). En concreto, nuestro antiguo barrio con sus casas y plazas recién rehabilitadas en fachadas y estructuras de patios, con nuevo revoco en paredes, lucían como nunca. Y las plazas, en particular, destacaban por su mucha vegetación y por zonas ajardinadas bien cuidadas, con esmero incluso, y con columpios y zonas de recreo infantil respetados, como se debe.

En el número 9 de la plaza de la Rendición de Breda (¿te suena, verdad?), pregunté a un señor mayor que salía del portal por la rehabilitación tan lustrosa y el señor, muy amable, de nombre Luis, me dijo que vivía desde el inicio de la construcción de la colonia en el mismo número y en el piso 4º D. Me presenté, naturalmente, y ¡mira por dónde!, no sólo se acordaba de mí (o sea, del escuincle que yo fui), sino que me ofreció detalles y datos tanto de papá como de mamá. Excelente memoria. Recordaba que habíamos sido los primeros vecinos en emigrar de la casa (cosas de la movilidad social o de la recuperación de nuestra casa en barrio mesocrático venido a más), que había tenido buen trato con nosotros y que hasta le había realizado algunas reparaciones, posteriormente, a la abuela Viki. Y que seguro que nuestros padres se acordarían a su vez tanto de él como de su esposa (además de una señora de edad que vivía entonces con ellos: la abuela Isabel). Por supuesto, me dio recuerdos para todos de un modo afectuoso y, por ello, aquí quedan plasmados para que se los transmitas a los “paterfamilias”.

Asimismo, al yo mencionarle cuáles eran mis amigos coetáneos de la casa, se acordaba, claro, de todos (y sus travesuras, como las del que tecléa en este instante: verdadero travieso y zascandil según confirmó una vecina que se incorporó a la espontánea tertulia vecinal) y me apuntó que uno de ellos, Javier, el hijo de Carmen, la vecina de enfrente nuestro, era arquitecto y que, precisamente, había sido el responsable de las reformas mencionadas en la colonia. Ya no vivía allí, pero sí muy cerca en la avenida de los Poblados. Y nada más. Me despedí del tal señor Luis, con buen sabor de boca, naturalmente.

Recorrí la zona (no la de Tarkovski, claro está) y la verdad es que está estupenda. Donde había huertas, arroyos y riachuelos, es decir, en el terreno que iba de los laboratorios “Roche” hasta el campo de fútbol “Ernesto Cotorruelo” -¿te sitúas, criatura?-, pues ahora hay un gigantesco parque verde que se une con el que entonces llamábamos “del Sur”, en un continuo recreativo y natural lleno de zonas de esparcimiento, deportes varios, fuentes y bancos de reposo. Increíble de verdad cómo se había trocado aquel terreno asilvestrado en donde nuestros perros callejeros iban a cazar ratas y nosotros a masticar “el pan y quesito” y recoger las hojas de morera para los gusanos de crianza casera de algún que otro árbol en donde en nefasta ocasión vimos una vez a un ahorcado balancearse. Ya no era, por fortuna, zona de dreas por lo que nadie podría salir descalabrado. Cosas del progreso: eso dicen.

Regresé sobre mis pasos (no iban a ser los de otro) y comprobé que la vía Lusitana, la antigua pista abandonada en donde se hacían las pruebas de maniobras y aparcamiento para el examen de conducir, se había convertido en una verdadera cuasi-autovía rodeada de abetos esplendentes y exuberantes arbustos formando una feraz y frondosa medianera de carretera de doble sentido. Todo espléndidamente cuidado y con señores mayores y mamás paseando, jóvenes deportistas corriendo y todo así como en una "acuarela" edénica que diría el siempre poco admirado para sus méritos don Manuel Azaña Díaz.

Bueno, recorrí algunas plazas, hice algún descanso reparador en oportuno banco agradecido, y rememoré y di salida a la nostalgia tanguera (¡y no tan tanguera, qué coño, que me pasé los mejores años de infancia-adolescencia por esos pagos -cuando todavía se podía jugar en la calle- y ya se sabe que los animalitos tienen su querencia!). Y decidí dar por cerrado el paseo retroactivo (para evitar el exceso de edulcorante memorialístico), dirigiéndome hacia la avenida de Abrantes y dar buena cuenta de algún que otro menú barriobajero, ya en la avenida de Oporto y cerca de donde estuvo el antiguo cine homónimo, en la actualidad sala de bingo y juegos. Justo en la esquina dando ya a la plaza Elíptica hay un bar-cafetería bastante transitado por “representantes” de la oferta y la demanda laboral (sumergidas, claro está, ambas dos en esta España mía, esta España nuestra), en donde estuve descansando de la solanera ambiental.

Pues bien, cuando estaba a punto de marcharme me encontré con un señor absolutamente idéntico (con los trienios transcurridos de la edad muy evidentes, no obstante, en su faz, pero no en sus rebeldes rizos castaños) al Javier mentado de la infancia y sobre el que, como se ha matizado, me había hablado el tal Luis, vecino. Sin dudarlo un momento, le paré y le dije quién era yo y quién era él (¿te imaginas?, ante todo desparpajo si la ocasión la pintan calva, que diría Carpanta, y no cabe duda que esta se encontraba bastante alopécica). ¡Imagínate la cara de sorpresa que puso y su estupefacción!. Y, cómo no, salió… ¡bingo!, ya que estábamos tan a mano de uno. Y la verdad fue un encuentro maravillosamente surrealista [¡ay, don Luis Buñuel Portolés, cuánto le quiero y añoro!, sobre todo en este XXXº aniversario de su muerte], porque, de repente, dos desconocidos a los que les había caído la friolera de más de 35 años encima se encontraban como por encanto, nunca mejor dicho, aunque ni los soldaditos de Pavía ni los del Tercio en Flandes nos asistieran.

Fue una situación extraña, ciertamente, y sin embargo muy agradable pues estuvimos casi una hora haciendo recopilación testimonial de personas (él se había casado con una hija de Sancho el de la pollería en la avenidad de Abrantes, con la que tenía dos niñas: la mayor ya de 16 años), lugares (el bar de Basilio, la panadería de Dolores, la churrería de la esquina, la mercería de la otra esquina de la plaza Rendición de Breda, los ultramarinos de Aquilino -quien me apodaba “Batito”: vaya usted a saber la razón-, el colegio de don Isidoro, la consulta médica del doctor Pato, de cuyas inyecciones todavía doy un respingo memorialístico) y recuerdos en general (la línea de autobús P-18, la pretérita camioneta del gallego, la moto “guzzi” de color rojo de papá y sus perneras ajustadas con pinzas para no mancharse en exceso del barro de las calzadas…). Se acordaba con precisión de nuestros padres, pero no de mi cara infantil, aunque sí de quién era, claro, y de nuestros juegos compartidos en su casa con su colección de soldaditos de plomo. Bien es verdad que por poco tiempo, ya que nos llevábamos varios años (él había nacido en 1953 y yo en 1958). También recordaba que yo tenía una hermana mayor, rubia y bien galana (¡ahí es nada el benemérito calificativo: me lo acabo de inventar, la verdad!), casi de la misma edad que él. Su madre, Carmen, me comentó que seguía viva, con 87 años bien llevados y su padre (un señor alto, enjuto, con bigote y muy bien educado en mi magín nostálgico), ya no.

En fin, que como te digo (os digo) charlamos muy gratamente, con la sensación compartida de conocernos de toda la vida (¡qué barbaridad!). Nos despedimos allí mismo hasta siempre (con la convicción de que era nuestro, ahora sí, último encuentro) y nos dimos recuerdos para nuestros respectivos familiares; él matizó que estaba seguro que su madre los iba a recibir con mucha alegría, lo cual me alegró mucho también como es natural. Y bueno, punto final a este extraño “e-mail” por su extensión, contenido y oportunidad, pero así son las cosas. Como ves, esto de la ciber-tecnología comunicacional no deja de ser un medio que, aparte de la inmediatez y fugacidad, siempre puede retratar al usuario directo, es decir, aquí el que suscribe, ya absolutamente exhausto y con calambres en los dedos (las yemas más bien). ¿Os plau?. Bien, pues tómatelo no a beneficio de inventario llorón-tanguero, sino de regalito de cumple de este que sigue considerando que: “Tú vales mucho, nena”. Agurcito y ya que lo he citado implícitamente, quede constancia aquí, también, de mi tierno recuerdo al gran Fernando G. Tola que con los dioses se solace por siempre (entre muchos de sus aciertos por haberle dado vela en todos los entierros a aquel inolvidable juglar barriobajero de nombre Luis Pastor: hoy vivito y "cantautorreando" de ley: como siempre ha hecho. Besos.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

11 Nov 2012

FOTOGRAFÍA: "MICIFULANDIA (2) (11NOV12)"

Escrito por: MARIANO JUAN-R. el 11 Nov 2012 - URL Permanente

FUENTE DE LAS FOTOGRAFÍAS: PATRICIA A.M.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

04 Nov 2012

FOTOGRAFÍA: "AUSENCIA: ESCULTURA FUNERARIA (SACRAMENTAL DE SAN ISIDRO, MADRID)"

Escrito por: MARIANO JUAN-R. el 04 Nov 2012 - URL Permanente


Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

25 Oct 2012

FOTOGRAFÍA: "MICIFULANDIA: UNA COLONIA BIEN AVENIDA (2010-12)"

Escrito por: MARIANO JUAN-R. el 25 Oct 2012 - URL Permanente

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

14 Oct 2012

"A VER, A VER, EL NIÑO. A VER, A VER... MARIANITO" (MADRID, 196...)

Escrito por: MARIANO JUAN-R. el 14 Oct 2012 - URL Permanente

La amiga Glory me dio la idea recientemente en su blog. Yo recordaba que disponía también de alguna instantánea perdida en algún cajón de los recuerdos en la que un “pequeninho” colegial, asimismo con las manos apoyadas sobre el correspondiente libro de la mesa estudiantil, miraba con cierto recelo y un tanto presumido al fotógrafo, mientras los Alpes, los Cárpatos y la cordillera del Cáucaso del mapa físico de Europa ejercían de inopinados guardaespaldas. ¡Hay que ver lo que se parecía la criatura que era yo entonces a mi después muy admirado Ovidi Montllor!: bueno, no solo yo, ya que el gran cantautor de Alcoy siempre tuvo un rostro entre aniñado y un poco tristón común a muchos infantes.
Ese nene al que observo con curiosidad y un cierto distanciamiento (más que obviamente temporal, brechtiano), con su coquetuela gorrilla de pequeño “carudel” imposible de encajar en la cabeza y su flequillo zascandil me resulta, cómo no, entrañable y me trae al magín un variopinto y amplio anecdotario estrechamente ligado, además, con el vivo despertar sensorial: el aroma del café matinal yendo al cole; las canciones de las mujeres enfrascadas en las tareas domésticas; el polvillo de tiza en suspensión del borrador del encerado; la regla inmisericorde lista para "remunerar" las palmas y dedos de los díscolos; el olor a cerrado de las clases; la mancha de tinta en el jersey; el picor de la costra a punto de caerse de la rodilla; el beso chillón recién recibido en el carrillo; la cartera en bandolera pronto lanzada por los aires…
Como decía, recuerdos diversos, sensaciones múltiples, imágenes vagarosas que se difuminan en el tiempo. Y la fotografía en blanco y negro ceniciento como un acta notarial decolorida, doblada, un tanto ajada, cómplice máxima del nene, del niño, del “ovidi”, de la criatura. Yo mismo, ahora, autoguiñándome el ojo y cerrando el círculo, caucasiano, pero no del todo. Continuará...Supongo.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

22 Sep 2012

"EL BLOGUERITO HABLADOR: ANTOLOGÍA DE COMENTARIOS (SEP-12)"

Escrito por: MARIANO JUAN-R. el 22 Sep 2012 - URL Permanente

**
[Acerca de Santiago Carrillo]
Recurriendo al sobado tópico: descanse en paz, pero de la lectura del buen artículo de Juliá (y no sólo de él, claro está) uno no saca otra conclusión que la de que fue un auténtico estalinista prácticamente toda su vida y que su contribución pactista-reformista en la transición tuvo mucho de prestidigitación política interesada. El electorado español lo tuvo en cuenta en seguida, sin duda, entre otras cosas porque lo del "eurocomunismo" fue un camelo absoluto y las depuraciones y expulsiones siguieron funcionando con eficacia, como por otra parte no puede dejar de ser en un partido comunista.

(publicado el 18 de septiembre de 2012 en mi cuenta de "facebook")





**
[Sobre la hipotética independencia catalana]

Un estado de las autonomías como el presente que tanto ha hecho por consentir (ojo, y fomentar, hablo de los partidos mayoritarios nacionales) este "cantonalismo" confederal de facto y, sobre todo, la deslealtad con la España democrática no puede tener otra deriva que la que se va constatando: una especie de "balcanización" de la península ibérica. Ahora bien, confío en que la "sangre" nacionalista-independentista no llegue al río y que cada cual se ande caliente, que diría don Francisco. Pero yo me pregunto: ¿llegado el momento, que llegará, el resto de españoles no tendremos nada que opinar al respecto?, ¿cuál sería la mayoría absoluta cualitativa para reconocer esa factual independencia? ¿no vendrá después la "independencia" del Ampurdán?. En fin, un escenario para mí indeseable, pero que si se diera habría que asumir democráticamente.

Lo malo es que los problemas reales de la vida (la economía, el trabajo, la educación, el respeto al medio ambiente, los derechos humanos, etc.), esos que están encubiertos con la añagaza de la "cuestión nacional" soporífera y recurrente, seguirían esperando al día siguiente de la supuesta independencia, agravados más aún por la desidia, incuria y la estafa de la clase política, catalanista en el caso.

Ya acabo, porque no me quiero alargar y el "asunto" aburre, creo que habría que disponer todos los medios para permitir ejercer el derecho de optar por la independencia a todas aquellas CCAA, regiones, provincias, comarcas, demarcaciones, parroquias, aldeas, distritos y pueblos que no deseen permanecer en una España que se caracterice por defender el principio de absoluta igualdad política de todos los ciudadanos españoles. Aquí es donde quiero yo ver a España (y reconocerme en ella): un estado en donde no haya la más mínima discriminación ni privilegio histórico, económico, social, etc. O sea, y en fin, un auténtico estado federal con estricta igualdad de derechos y obligaciones de los españoles pertenezcan a la CCAA que pertenezcan. Vale.

Saludos cordiales.

(13 Septiembre 2012, 16:32: publicado en el blog de Eurotopia)





**

Hola, Mercedes. En mi no lejana experiencia como maduro universitario de Historia (plan antiguo de Filosofía y Letras), estudiando además con el objetivo de ser docente en la materia, pude comprobar varios de los "milagros" que se producían dentro de las aulas: un alumnado que en su mayoría adoptaba posturas absentistas, que no participaba ni intervenía en las clases, aunque, eso sí, no armaba broncas ni bullas (era el turno de tarde con importante presencia de trabajadores), y se limitaba a darle al copieteo de apuntes. Y un profesorado en el que había de todo como en botica, desde el actor histriónico de tremebundos gestos y manoteos de extremidades hasta el profesor-robot que parecía reproducir un texto excesivamente rumiado y casi saliéndole humo de las neuronas por "recurrentitis". En fin, "fazañas" propias del entorno muy, en efecto, socarrado de contexto y actores.

Tal fue la experiencia que se me quitaron las ganas de hacer todo lo posible de entrar en el "mandarinazgo" departamental y eso que tuve unas relativas posibilidades de quedarme ("ad calendas graecas", desde luego), tanto en la Autónoma como en el Instituto de Historia del CSIC (en donde había obtenido una beca de formación del profesorado universitario, de tipo predoctoral a mis cuarenta y pocas castañas que se dice pronto).

Bueno, todo esto, para no alargarme más, era para animarte a seguir con ganas a pesar de todos los inconvenientes departamentales, institucionales, jerárquicos, de infraestructura, de alumnado (y de secundaria, ay, mamá), etecé de los eteceses. Ya sabes de mi impertérrita cinefilia. Y por eso recurro a ella, de nuevo, a mí me animó mucho ver la estupenda "El club de los poetas muertos" de Peter Weir, sí, de verdad de la buena, y de hecho fue meses después de verla cuando inicié mi segunda aventura universitaria. No me arrepiento para nada a pesar de los "fallos" mentados. Y si yo pudiera estar dando clases como tú, me lo tomaría como un reto cotidiano, una interpretación lo más novedosa posible de la clase en sí, el "programa" procuraría incumplirlo en la medida de lo posible y les daría, como te digo, un recital histriónico absoluto a los estudiantes en forma de compromiso, honestidad, exigencia y amistad.

En fin, buenos consejos que, tal vez, sean meramente utópicos, Mercedes, pero que no me quitan la convicción de seguir considerando la enseñanza y la docencia como un arte mayor para elegidos, gente vocacional como tú manifiestas ser. No lo dudo, como tampoco de que hay rachas, épocas, transiciones de desmoralización, duda, desconfianza, pero que son normales en una profesión tan exigente y de desgaste como esta. Insisto, ánimo, suerte, vista y a levantar el telón que empieza la función y no se puede decepcionar al público.
Un abrazo.

(09 Septiembre 2012, 18:14: publicado en el blog de Mercedes)

**

Vaya bombón, no helado, sino bien cálido con sus coletas, su lunar y su mirada pizpireta toda ella que es una barbaridad de encanto (me la pido la foto y la copieteo ya mismo con todo el morro). Ya lo creo y los "compas" de pupitre bien majetes las critaturas también: se nota el vínculo sanguíneo. Ahora, la escuela tal parece que el mismísimo Antonioni (ya que lo he mencionado recientemente por estas cosas del "titanlux") le hubiera dado más de una mano de pintura archirroja de las suyas a lo "Blow-up".

Y el adminículo ese de afilar minas (en español de España y no de La Argentina, ¿eh?), verás, yo tampoco quiero sacerle mucha punta al asunto, pero te doy indicio cinéfilo: es el que utilizaba Jean-Louis Tritignant para meter el dedo en él (¡ay, mamá!) en esta del Scola que se llama: "La terraza" (recomendable sin duda a pesar del estropicio digital). Qué más, qué más, a sí, lo más importante de todo: que me ha encantado esta tu "vuelta" al cole comunero y el tono y el salero dan pistas muy lúcidas de que los derroteros van por excelente camino.
Besos y abrazo fuerte.

(09 Septiembre 2012, 17:34: publicado en el blog de Gloria F.T.)

FOTOGRAFÍAS: Trampantojo con palomas (Plaza de la Paja, Madrid) - Escudo nobiliario (Madrid de los Austrias) - Estatua de Isabel II (Plaza de Ópera, Madrid) - Parque El Capricho (Madrid)

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

17 Sep 2012

FOTOGRAFÍA: "DETALLITIS VERSUS POSTALITIS: OTRO VERANO MADRILEÑO, EL DE 2012, SIN JENNIFER O'NEIL"

Escrito por: MARIANO JUAN-R. el 17 Sep 2012 - URL Permanente

FUENTE: PATRICIA A.M. (La parienta también dispara)

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

28 Ago 2012

"NESKAPOLITA: CHICA GUAPA"

Escrito por: MARIANO JUAN-R. el 28 Ago 2012 - URL Permanente

"Neskapolita" es el rótulo de un local comercial que, como se constata en la fotografía, se halla ya no cerrado, sino casi atrincherado (solo faltaban sacos terreros para obtener un sellado total) en un abandonado y arrabalesco anonimato. El curioso fotógrafo, enfrente del mismo, se recrea enmarcando con esmero el cartel del nombre de la antañona cafetería, bastante estupefacto por esos heterogéneos adminículos un mucho artesanales que ejercen de parapetos: planchas de conglomerado con cinta adhesiva, cajas de refrescos, paneles de cristal, cómodas de madera... para encubrir un escenario banal a la mirada de los posibles cacos: la barra de un bar y las sillas elevadas para sentarse junto a ella.
Un bar un tanto singular, hace ya sus buenos "forrenta" años, cuando unas tenues luces de color rojo iluminaban a la clientela de parroquianos y chicas de alterne con sus mini-shorts ajustados, zapatos de aguja de elevadísimo tacón (¿o eran de plataforma?) y unas piernas de ensueño que, para los adolescentes del cercano instituto Virgen de las Gracias, filial nº 5 del Ramiro de Maeztu (justo al lado de la avenida de Oporto, en el distrito madrileño de Carabanchel), contribuían a excitar la imaginación, la picaresca y las travesuras nominales: "Neskaputita", "Neskapollita" y tal que así: mejor no sigo.
Han pasado varios ya no quinquenios, sino decenios y el zascandil "guillermo" que yo era ha regresado al escenario del crimen, sin su amigo del alma de entonces Paco Diéguez, pero también con pantalones cortos y ha vuelto a curiosear ya sin morbo alguno, preguntándose por el significado de ese título de tan sugerente nombre que uno podría asociar a las hetairas de la Grecia antigua: benditas entre todas las mujeres. Así que nada, me sumerjo en los "gúgueles" y me encuentro con que, al parecer, se trata de una expresión en euskera: "chica guapa, chica bonita", que a la mismísima Madonna bien le pudo inspirar aquella rítmica y alegre canción tan de las suyas cuando se dedicaba a buscar a Susan desesperadamente.

En fin, un mero pretexto estas fotografías para desentumecer los recuerdos, comprobar de nuevo las "fazañas" del inevitable paso del tiempo y darle cierto aire digital a estas teclas demasiado perezosas de este hogaño agosteño, ñám, ñám.


Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

12 Ago 2012

FOTOGRAFÍA: "A VER SI TENEMOS UN DETALLE... 'EL CAPRICHO' -2º POST (MADRID, 21 DE JULIO DE 2012)"

Escrito por: MARIANO JUAN-R. el 12 Ago 2012 - URL Permanente

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

DE QUÉ VA LA COSA

Avatar de MARIANO JUAN-R.

MISCELÁNEAS CULTURALES COMPARTIDAS

EN ESTE BLOG VOY A ESCRIBIR DE MODO DESENFADADO SOBRE BUEN CINE Y LIBROS RECOMENDABLES, PERO TAMBIÉN DE LO QUE APETEZCA AL HILO DE LA PERIPECIA VITAL (MISCELÁNEAS AL FIN Y AL CABO), PROCURANDO NO FALTAR A LA CITA DEL FIN DE SEMANA CON NUEVAS ENTRADAS, SIEMPRE QUE A LA INSPIRACIÓN (¡ESA CANALLA!) NO LE DÉ POR IRSE A CORTAR EL CUPÓN.

TAMBIÉN IRÉ PUBLICANDO ALGUNAS FOTOGRAFÍAS ESTIMULADAS, SIQUIERA MIAJITA, POR AQUELLOS "MAGIC TIME" QUE TANTO CELEBRABA, SIN MORIGERACIÓN ALGUNA EL GRAN JACK LEMMON DE "DÍAS DE VINO Y ROSAS". AUNQUE AQUÍ SERVIRÁN, APARTE DE ESTÍMULO VISUAL, COMO PRETEXTO PARA ESCUCHAR CANCIONES PREDILECTAS O PARA DIVAGAR A VUELA TECLA.

Y BUENO, AMIGOS, YA SOLO QUEDA DAROS LA BIENVENIDA, SI NO CON EL "RANGOLI" BENGALÍ (VÉASE: "EL RÍO" DEL GRAN RENOIR), SÍ CON MI MEJOR DISPOSICIÓN. TENIENDO EN CUENTA, ESO SÍ, QUE LA VIDA ES "ONDULANTE" (MONTAIGNE DIXIT).

. . . . . . . . . . .

MATIZ ÚLTIMO (31 DICIEMBRE 2013): DIVERSAS Y ABSURDAS DIFICULTADES TÉCNICAS ME IMPIDEN SEGUIR PUBLICANDO EN ESTA COMUNIDAD, POR LO QUE DOY POR FINALIZADA ESTA AVENTURA CIBERNÉTICA DE CUATRO AÑOS (2010-13). GRACIAS A LOS VISITANTES, COMENTARISTAS Y AMIGOS "COMUNEROS". HA SIDO UN PLACER, SIN DUDA. Y COMO CREO QUE LA PERMANENCIA DEL BLOG ES UNA MODESTA CONTRIBUCIÓN AL BIEN PÚBLICO CULTURAL, QUE TANTO HAY QUE CUIDAR SIEMPRE, NO SERÉ YO QUIEN LO ELIMINE DE LA WEB.

UN ABRAZO.

ver perfil »

TODOS LOS POSTS DE UN VISTAZO EN "ARCHIVOS"

Tags

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):