27 Oct 2008

SUBRAYAR UN LIBRO ES CONVERSAR CON EL AUTOR

Escrito por: NuriaNómada el 27 Oct 2008 - URL Permanente

Estas palabras son una respuesta visceral al post publicado hoy:
http://lacomunidad.elpais.com/masmedia/2008/10/26/subrayar-o-subrayar

El subrayado es mi manera de conversar con el autor, de interpelarle. Subrayo lo que me llama la atención, lo que me emociona, lo que me gustaría volver a releer, lo que sirve de síntesis o expresa una idea vital, aquello con lo que estoy de acuerdo o en desacuerdo, lo que me recuerda una experiencia propia o con la que me identifico, lo que me recuerda una forma de ser, estar o pensar de alguien que conozco, lo que me gustaría haber escrito yo...Miles de cosas. A veces hago alguna anotación, expreso una opinión sobre el texto, o escribo abreviadamente alguna referencia a un hecho de vida para impedir que el olvido lo borre.

Si no tengo un lápiz a mano mientras leo, me falta algo. Prefiero el lápiz al bolígrafo. Y cuido los libros, pero jamás se me ocurriría forrarlos; con todos los respetos al que lo haga, me parece un poco infantil. El libro es un transmisor de ideas y emociones, y como tal lo uso, si se arruga o estropea un poco durante la lectura no me importa, es señal de que ha vivido conmigo durante algún tiempo. Las marcas del tiempo no tienen por qué restarle valor a un libro, ni a ningún objeto. Sobrevaloramos lo nuevo.
Por supuesto, subrayar un libro para mí no es ensuciarlo; al contrario, hasta se puede dibujar en él, como hizo el autor del cuadro que os muestro, que encontré en un mercadillo francés.

Y parte de estas líneas pertenecen a mi libro “Leer el silencio”, registrado (B-4500-06) y (todavía) inédito, que estará en algún despacho de la editorial Anagrama. Espero que algún día, alguien subraye mis líneas. Soñar no cuesta nada. Quien sabe...

Una vez más, me he apartado de la serie de Etiopía (que continuaré) para explicaros otro viaje interior.

© Copyright 2008 Nuria Millet Gallego

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

51 comentarios Escribe tu comentario

Jesús Ortega dijo

Hola, Nuria.

Muy bonito tu texto, enhorabuena: ya te tengo fichada.

Subrayar, por supuesto. Faltaría más. Ni que los libros fueran porcelanas de Lladró.
Totalmente de acuerdo.

Ocurre que cada persona establece una relación personal e intransferible con los libros. Que nos rebatan nuestras opiniones políticas o religiosas no nos importa, pero que nos toquen la manera como tratamos a los libros... eso sí que duele.

Ya en serio: la manera como cada persona se enfrenta a los libros es íntima e inviolable. No puede ser objeto de controversia.

Hay gente que es lectora, no lectora-escritora (la mayoría). Gente que lee por placer, y que no tiene ninguna necesidad de subrayar cómo Fulanito pone tal adjetivo o expresa tal idea.

Hay gente que aprecia los libros como objetos además de como recipientes de contenido. ¿Te imaginas a un coleccionista de ediciones de lujo subrayando una edición encuadernada en piel de los entremeses de Cervantes, por ejemplo?

Hay gente que se pone nerviosa si se encuentra una línea con una rayita debajo.

A mí no me importa: muchas veces he comprado en librerías de lance ediciones de bolsillo muy subrayadas. He aprendido a hacer invisibles esos subrayados, y también he aprendido a descubrir quién pudo ser ese lector secreto e invisible que me precedió.

Mucha suerte con tu libro.
Un abrazo
J.

Daniel Yáñez González-Irún dijo

Estoy con vosotros dos. Me deprime leer un libro si sé que no tengo a mano un lápiz y cuartilla. Sí, también soy de los que conversa con el autor con notas, subrayados... ¡e incluso garabatos trazados a pie de página!
Para mí, libro, café, música y lápiz son cuatro dimensiones de una misma realidad física: LA BUENA Y PLACENTERA LECTURA. ¡No estamos solos!
Gracias por el post, amiga nómada, y que te sobre la felicidad esta semana.
Paz.
Daniel.

conciertoarte dijo

Yo subrayo todo. Uno, por quedarme con algo que me interesa. Dos, porque cuando tengo que entregar alguna reseña, me es fácil hacer mi trabajo...
Además, me encanta darle vida a las páginas...

elefanteblancoster dijo

Lo primero quiero darte las gracias por estas líneas que expresan un amor al libro sin sacralizarlo que comparto plenamente. Además me alegra mucho saber que dentro de poco podremos leer un libro tuyo con ese precioso y evocador título.

Yo, aunque me encuentro en tu línea de diálogo con el texto, no subrayo nunca. Dejo marcas en los libros y copio lo que me interesa, seduce o interpela, además de mis comentarios, a un fichero en el ordenador que tengo reservado para ello. Así me vuelvo a recrear en esas líneas que me arrebataron.

Gracias y besos.

anna

anna dijo

Aunque parezca paradójico, por profesión, he aprendido que el mayor valor de un libro es su valor de uso. El valor patrimonial de los libros tuvo su razón (y quizá en algunas partes todavía lo tiene), en otras economías, pero actualmente, o bien es algo muy íntimo y personal, o pertenece a los estudios históricos de ámbito social.
Creo que los libros no se escriben con ese fin, ni para coleccionistas individuales ni como objetos históricos.

En un principio hay que pensar que los libros se escriben para ser leídos, y que al serlo, sus palabras, sus ideas, sus tramas... libremente modifiquen en algo la personalidad del lector, afirmando, ampliando, rebatiendo, llenando la mente y el tiempo de modo placentero.

Subrayar o no subrayar a mi parecer, denota solamente la apetencia del lector, su manera de relacionarse con el objeto, que no con el contenido. Aunque reconozco que me resulta amoroso releer un libro subrayado y hacer el esfuerzo de recuperar ( o imaginar) los sentimientos que produjeron el resaltado.

Me gusta siempre recordar los derechos imprescindibles del lector (Pennac: Como una novela) , y estoy dispuesta a añadir el derecho a subrayar.
• El derecho de no leer un libro.
• El derecho de saltar las páginas.
• El derecho de no terminar un libro.
• El derecho de releer.
• El derecho de leer lo que sea.
• El derecho al Bovaryismo (enfermedad textual transmisible).
• El derecho de leer donde sea.
• El derecho de buscar libros, abrirlos en donde sea y leer un pedazo.
• El derecho de leer en voz alta.
• El derecho de callarse.

NuriaNómada dijo

Por supuesto que la manera de cada lector de enfrentarse a los libros es íntima e inviolable, personal y única. Cada uno disfruta a su manera. Lo mismo sucede con los viajes, con el cine y con todos los aspectos de la vida. No lo discuto. Mis palabras eran la respuesta al post que afirmaba que subrayar era ensuciar el libro, entre otras cosas.

Por cierto, no me gustan demasiado las ediciones de lujo, excepto esas maravillosas ediciones limitadas y con ilustraciones del Beato de Liébana. No soy fetichista del libro en sí, como recipiente de contenido. Entre continente y contenido, me quedo con lo segundo.

Un honor recibir tu visita profesor Ortega.

NuriaNómada dijo

Portada-invisible, tú eres de los míos!...aunque la música para leer tiene que ser suave, que no me distraiga demasiado.
Sintetizando, la lectura como placer. Paz y un abrazo, Daniel.

NuriaNómada dijo

Concierto, eso me gustaría a mí, trabajar como lectora profesional y opinar y hacer reseñas. Mi profesión ideal (después de escritora, claro) Avísame si hay alguna vacante...
Tú lo has dicho, darle vida a las páginas, me gusta la frase. Un saludo.

NuriaNómada dijo

Elefante, digamos que es otra forma de sacralizar el libro. Eso del fichero del ordenador está muy bien, lo hago parcialmente. Pero seguro que tú dispones de más tiempo, y que no tienes que trabajar siete horas diarias en un ámbito que no tiene ninguna relación con la lectura y la escritura, como es mi caso. Siempre estoy en lucha con el tiempo.

Al contrario de lo que diría Umbral, no he venido aquí para hablar de mi libro, je, je...
Me alegro de que te guste mi título. Y deseo que tus palabras sean una profecía. Muchos besos.

NuriaNómada dijo

Anna, interesante tu tratado sobre los derechos. Nadie pretende sentar cátedra, ni estar en posesión de la verdad absoluta, sino sólo expresar nuestras opiniones. A veces, nos ponemos un poco cascarrabias, como diría el amigo Blas. Que cada uno disfrute como quiera, leyendo o no, subrayando o no, o contemplando las musarañas. Forma parte de nuestra elección personal.

Subrayar denota la apetencia del lector, y dices que su manera de relacionarse con el objeto, no con el contenido. Sólo en esto último no estoy de acuerdo, porque subrayar y tomar notas puede ser una forma de ordenar ideas, reagruparlas, destacarlas, recharzarlas...Por tanto, es una relación con el contenido.

La enfermedad textual transmisible que describes, el Bovaryismo, me la transmitió Flaubert hace tiempo. Si es que hablamos de la misma cepa, je, je...No tiene tratamiento.

fernandomaria dijo

Leerte es un placer, Nuria. Yo "subrayo" lo que aquí dices porque estoy plenamente de acuerdo contigo, en todo. Yo hago lo mismo, tengo todos los libros anotados...a lápiz. Te dejo aquí una frase que me parece preciosa: "un buen libro es aquel que se abre con expectación y se cierra con provecho" es de Louise May Alcott.
Un beso.

paco-nadal dijo

Hola querida Nuria. Pues mira por donde, esta vez no coincido contigo. Yo tengo la manía de no subrayar ni apuntar ni marcar nada en un libro, pero hasta extremos inconcebibles. Una raya de boli en una página me produce urticaria. No puedo soportarlo. Es como si subrayando expresaras ideas muy personales (en el fondo es eso, pues solo subrayas cosas con las que coincides, cosas que tu suscriburías) y quedaran allí marcadas para la eternidad, a la vista de quien vuelva a leer ese libro. Ya te digo, es una manía. Pero bueno, creo que todos tenemos derecho a tener tres en la vida (las otras dos, me las reservo). besos.

TonyP dijo

Hola Nuria; (¿Sabes te llamas como mi hija?) pues bien, coincido con Paco, tengo el trauma de las "hostias" (con perdón) que me dieron de pequeño cuando involuntariamente hice un garabato en un de las hojas del Quijote, libro que debía leer obligatoriamente por orden facultativa de mi padre, desde entonces las hojas de cualquier libro que caiga en mis manos deben ser impolutas o los recuerdos me atormentaran. MIs hijos rayaron lo que pudieron y más sus libros de texto y yo, cual padre consentidor lo acepté, cosas de los tiempos. Te adopto como hija, sigue subrayando y olvídate de Paco y este tu admirador. Saludos.

Juanjo Albors dijo

Creo que debe diferenciarse entre libros prestados (por amigos o bibliotecas) o libros propios. En el primer caso, subrayar es una agresión. Si el libro es tuyo, no tan sólo es una opción válida sino un homenaje al autor pues sólo los mejores libros generan en nosotros pensamientos que queremos fijar antes de que vuelen.

Si leo un libro que estuviera subrayado por mí, no lo vería como migas de pan olvidadas sino como la historia de tu propio pensamiento que te indica lo que en su momento consideraba y ahora descubres que ha cambiado (o no).

Y creo interesante una reflexión de Anna sobre disociar objeto y centenido en un libro, pues los que no subrayan los libros propios, mejor: los que creen que no pueden subrayar los libros propios es porque quizás dan al objeto una importancia excesiva que en ocasiones puede limitar la relación con el contenido. Como cuando se consideraba pecado tirar el pan (sin explicar las verdaderas razones o explicando razones surrealistas basadas en Sacramentos). Un abrazo, Nuria

Juanjo Albors dijo

Pero si puedes contactar con el que subrayó ese libro que compraste en un mercadillo francés, implórale que se ponga en contacto conmigo para que subraye todos, todos mis libros.

Ese agresor (según mis palabras) no fue tal pues cuando subrayó objeto y contenido, el libro era probablemente suyo. Los libros "de viejo" llevan una carga de Historia en ellos que los hace diferentes de los libros prestados.

Roberto Vals dijo

Personalmente no subrayo.. pero a veces copio fragmentos que me interesan en una libreta o un cuaderno que sólo reservo para citas. Por otro lado me encanta fisgonear en libros subrayados o anotados siempre y cuando sean de conocidos o amigos.. me parece una especie de intimidad compartida. A veces no me han querido prestar ejemplares porque me decían "es mi ejemplar anotado".

Me parece detestable el subrayado de lectores que van de casería de "errores" del autor.. me parece tan infantil.. En la biblioteca abundan libros subrayados de esta manera... será una cosa de los suizos o de los locos.. quién sabe?

saludos, y sabe que te leo desde las rejas del manicomio.

blasftome dijo

Lo bueno de los libros es que "subrayen ellos tu mente", lo demás, pues -mira- no me lo había planteado. Yo subrayo algunos y otros, no.
Seré un poco turbio.
En todo caso, besos (subrayados).

NuriaNómada dijo

Fernando, es justo eso, la expectación al abrir un libro, lo que esperamos que nos ofrezca. Sabemos que de una manera u otra, vamos a disfrutar. Gracias por la frase. Un beso.

NuriaNómada dijo

Paco, tú lo has dicho es una manía como cualquier otra; está relacionado con el pudor. Y eso que tú eres escritor, y se supone que tienes una parte más exhibicionista. Te confesaré que tal vez por eso no me gusta prestar mis libros (aunque sea impopular o no esté bien visto)

Y no sólo subrayo cosas con las que esté de acuerdo, también las que rechazo y con las que NO estoy de acuerdo. ¿Sólo tres manías? Un abrazo, querido maniático.

NuriaNómada dijo

Tony, encantada con la adopción, seguro que tu hija lo comprenderá. Nada en la vida debe ser impoluto, mucha connotación religiosa...Hay que ver cómo marcan las cosas de la infancia, je, je... Un abrazo filial.

NuriaNómada dijo

Por supuesto Juanjo hablaba de libros propios. Ahí está la historia de tu propio pensamiento, como dices. Y lo de dar excesiva importancia al objeto en sí, es el fetichismo. Mi pareja también es bibliófilo (vaya palabra, parece una perversión) Mejor dar importancia a las ideas, como las tuyas. Me encantaría leer tus subrayados (con permiso de A.)

La foto es un CUADRO de páginas de libros con dibujos del pintor. Me arrepentí de no haberlo comprado, en el comedor hubiera quedado divino.
Y me gusta esa carga de historia de los libros de “viejo”. Un abrazo.

NuriaNómada dijo

Demente, también tengo libretas con anotaciones. Pero llega un momento que se acumula demasiada información, es mejor el sistema de ficheros de ordenador que usa elefante. Es verdad que leer anotaciones de otros es una intimidad compartida; por eso no me gusta prestar libros, como le decía a Paco; sólo a algún amigo y en pocos casos.

Los suizos es que son muy raros, ya decía Woody Allen que tantos siglos de paz y sólo inventaron el reloj de cuco. Mira los chinos...Las adversidades estimulan la creatividad...Un beso a través de las rejas.

NuriaNómada dijo

Me gusta encontrarte aquí, Blas. Muy bueno lo de subrayar la mente. Que los libros nos dejen huella emocional, otra forma de decirlo.
Un poco turbio sí que eres, ja, ja...Otro beso subrayado para el mequetrefe cascarrabias (dicho por ti).

David Nogales dijo

Cuando tu libro vea la luz, tendrás un lector sobre el papel del mismo modo que lo tienes sobre una pantalla de ordenador. Me identifico contigo en la lectura. Mis libros son auténticos manuscritos, subrayados, marcados y comentados. Encontré utilidad a la última hoja en blanco de los libros.

Mensaje a Anagrama: editor, demuéstranos qué es la premura. Te falta tiempo.

aojnauj dijo

Te contesto aqui que te sera mas facil leerlo...
Si es la flor de la esterlitzia ( o algo parecido) Llamade ave del paraiso y muy tipica de Canarias---- sobre lo de si me gusta subrayar.... nunca me lo habia planteado pero supongo que como regla general no..... salvo que tenga que hacer un trabajo...recordando tiempos muy pasados de estudiante que en ese caso si lo hacia...

Sobre la esquizofrenia.... que comentas.... me tendrias que dar mas pistas....como pista para ti .... no tengo ningun otra personalidad virtual en la red....
Besos y gracias por la visita..

NuriaNómada dijo

Hola David! Muchas gracias por tus ánimos.
Que los dioses te oigan!...quiero decir, que te oigan los de la editorial Anagrama (ya que me pongo, apuesto alto ¿no?). Estoy esperando la respuesta...Sino lo intentaré con editoriales pequeñitas.
Por cierto, que antes me tomé una cervecita en tu casa y me gustó la razonada respuesta que le diste al soldadito.
Un abrazo, gallego.

NuriaNómada dijo

Aojnauj, que complicado de escribir, con lo fácil que es Juanjo. ¿Te has puesto delante del espejo?
Fíjate que yo creía que eras arquitecto, pero nada, no me hagas caso, son cosas mías...Muy bonita tu ave del paraiso. Un beso.

kovalam

kovalam dijo

No me gusta subrayar, a veces lo hago aunque solo en un determinado tipo de libros, pero por norma... no sé, mira que no me importa que se doblen o ensucien (ligeramente) con el uso, eso es señal de que han vivido junto a mí, pero soy incapaz de mantener ese tipo de conversaciones con el autor. Quizás porque sé que de volver a leerlo lo haré de nuevo de principio a fín o porque no me gusta alterar la belleza de las hormigitas sobre el blanco.
Sin embargo si me gusta ver los libros subrayados, anotados, pintados por otros, porque aumentan el valor del original. Así que con eso te digo que me encantaría echar un vistazo a tu biblioteca y ver lo que haces con el lapiz.
Por cierto, los dibujos del libro que nos traes tienen un punto Barcelo en Mali que me
gusta muchísimo.

Saludos viajera

NuriaNómada dijo

Hola Kovalam! Lástima que te hayas "exiliado". No me enteré del todo de que iba la historia, para poder opinar habría que leer desde el principio...
Está bien eso de no alterar la belleza de las hormiguitas sobre el blanco. Y es lo que yo decía, que se estropeen (ligeramente, tampoco soy una bruta) es una forma de sentir que los libros han vivido junto a tí. Si es que somos almas gemelas, je, je...

Ay...no sabes lo que me he arrepentido de no comprar el cuadro.
Gracias por tu comentario y anímate a volver, que nada es irreversible y la esquizofrenia requiere de mucho tiempo y energías. Un abrazo, viajera.

Daniel Yáñez González-Irún dijo

Buenas noches, Nuria, y gracias por tu visita.
Sigamos subrayando...
Y paz, mucha paz.
Daniel.

Carmen

Carmen dijo

Hola Nuria, salto del blog de Paco Nadal al tuyo; ya me gustaría leer a todos los que participan en estas conversaciones "virtuales", pero me falta tiempo.
Te "copio", que es lo que dicen algunos agentes secretos para decir que te he entendido y suscribo lo que dices!! :-) Tengo siempre mi lápiz a mano, para subrayar algo, anotar al margen, al principio o al final del libro que leo, que hago más mío, que acerco más a mi intimidad.
Hice un trabajo de doctorado sobre la epistolaridad (soy amante de lo manuscrito, más si son cartas o postales). Se trataba de un estudio de las postales escritas por María Lejárraga -maestra, escritora, libretista de Falla, diputada socialista en la República- a Juan Ramón Jiménez. Para mí fue un privilegio poder tener en mis manos las postales que ella escribió a lápiz, en los primeros años del sXX. Viejitas, más o menos bien conservadas. Guardo también como un tesoro las pocas ediciones que he podido encontrar de su obra (exiliada después de la guerra, se publicó mucho fuera).
Viejitos libros, leídos y releídos. Pero tan valiosos!!
En Alemania hay muchísimas librerías de viejo. La vida que tiene un libro que ha pasado por tantas manos, me da más vida a mí. Y no me puedo imaginar la alegría que debiste sentir al encontrarte semejantes ilustraciones en ese libro!!
Gracias por el testimonio, por la foto y por tus palabras o tus silencios. En cuanto se publique tu libro no dejes de comunicárnoslo!!
Un abrazo,

Carmen

NuriaNómada dijo

Carmen, ya se nota que te gusta lo epistolar, je, je...A mí también, antes de pasarme a internet y los mails, escribía muchas cartas. Ahora menos, lo echo en falta. Somos unas nostálgicas.

Y lo del libro...no he llegado hasta aquí para hablar de mi libro, me salió así, pero ojalá suceda, muchas gracias. Parece interesante el tema de tu doctorado, una figura femenina de esa época, durante la República, tuvo que ser especial. Me has recordado al personaje de la maestra de la novela "Entre visillos" de Josefina Aldecoa...
Disfruta de esas librerías alemanas. Un abrazo.

santullan2006 dijo

Hola Nuria, muy interesante el tema que planteas, yo en particular suelo subrayar y tomar notas de aquellos libros que me llegan profundamente de una forma u otra, frases que no quiero pasar por alto, palabras que por ser desusadas no dejan de ser maravillosas, anotaciones de lo que me provoca un párrafo en especial ...., creo que es una forma de hacerte parte del pensamiento del autor, como tu bien dices, de conversar con él..., ya quisiera yo que mi libro fuera "poseído" por alguien que lo subrayara continuamente, que se sentara a hablar conmigo en cada línea de lápiz grafito.
Un saludo. Teo

kovalam

kovalam dijo

No Nuria, de La Comunidad no me he ido pero si que he bajado mucho el ritmo, esto de tener dos blogs ocupa mucho tiempo y yo tampoco tengo tanto.
El viaje de Marruecos lo terminaré y luego es cuando no sé aún lo que haré. Por ahora seguiré pasando de vez en cuando por aquí y, mientras tanto, te invito a hacer un viaje por Yemen http://www.lacoctelera.com/kovalam/post/2008/10/20/mi-yemen-1-2.

Un abrazo

NuriaNómada dijo

También tengo un problema: se llama TIEMPO. Quiero decir, que el tiempo es insuficiente para todo lo que quiero hacer.
Encantada de ir a verte (Ay, que me vas a liar, je, je...) Un abrazo.

Ilona Gogh dijo

Ays, Nuria..el TIEMPO...nos persigue ;)
Me resultó curioso tu escrito...y familiar.
Primero decirte, que el cuadro cuya fotografía inicia tu post..., yo...seguro que me lo hubiera comprado ;)
También hago anotaciones, según con qué fin utilizo el libro y si es propio o no, pero más lo hago en una libreta y un archivo para eso dispuesto. Cuando los releo, me encuentro con cosas muy curiosas muchas veces ;) Además, como que se le quedan a uno más gravadas...
Recuerdo dos casos interesantes: estando en Cuba, me trajeron de España de regalo un libro comprado en un anticuario, la Gramática de Nebrija, edición muy antígua, y llena de anotaciones.., lo más probable que por aquel entonces, por un futuro colega, me estuve especializando en Lingüística Hispánica cuando eso. Fue una de las principales bibliografías en mi trabajo de Tesis.
La otra es más lamentable...para mi: estuve trabajando en la traducción del libro, "Hemingway en Cuba" de Carlos Fuentes, dedicado por él y en coordinación con él...En un viaje que tuve que hacer a España, me lo traje conmigo para en mis ratos libres seguir el trabajo. A mi regreso, después de haber hecho ya las maletas, repletas, por supuesto, me dí cuenta que el libro, llena de anotaciones y subrayados,
aún seguía en el estante...Lo puse en el aparador, para cargar con él en mano a la hora de salir...Pues el libro se me quedó!
¿Quién sabe, tal vez un día me lo encuentre en alguna librería de libros usados...?

Abrazos Nuria

NuriaNómada dijo

Buenas noches de nuevo Ilona. Creo recordar que el precio (excesivo) del cuadro y el tamaño fueron disuasorios. Pero ya digo que cada vez que veo la foto, me arrepiento. Podría hacer una ampliación gigante de la foto...

La primera frase del post la usé en mi Autoretrato y despedida, donde hablaba más de los libros, a lo mejor lo leiste (sin conocerme todavía):
http://lacomunidad.elpais.com/nuri-9/2008/9/5/autoretrato-y-despedida

Que rabia lo del libro. También podría suceder que un amig@ tuyo encontrara el libro de Carlos Fuentes en una librería de este lado del Atlántico. Sería una historia redonda ¿no te parece?
A partir de ahora, me fijaré más en las librerías de viejo...a ver si lo encuentro.
Un abrazo.

Ilona Gogh dijo

Sí Nuria.., abre los ojos..
Nunca se sabe...?!
Miraré tu post referido ;)

Besos

frasier

frasier dijo

Al margen de que la lectura de un libro es algo muy personal, yo nunca subrayo pasajes de un libro, pero si que suelo leer con un cuadernillo a mano pues hay párrafos que me gusta destacar así, escribiéndolos y guardándolos para reflexionar sobre ellos. Por supuesto también marco algunas páginas.
Es mi manera de "convesar" con el autor y tengo al efecto un cuaderno de anotaciones que considero un tesoro.
En todo caso coincido contigo en que un libro es para leerlo y sonrío cuando voy a alguna casa y veo docenas de libros impolutos en las estanterias.
Un beso

VerdeÁfrica dijo

Hola, Nuria, subrayo que me encanta este blog y este post ;) Yo también subrayo algunos libros. De pequeñaja, los de texto, eran para museo. Con boli, lápiz, rotuladores de colores. En algunos casos era para retener información ;), en otros, el aburrimiento que tenía en clase, y en otros, sueños o conversaciones con los compañeros de pupitre. Los libros de lectura, sólo algunos, y siempre con lápiz, y como bien dices tú , lo que me emociona, con lo que me identifico, con lo que me sorprende, con miles de cosas...
Escribí en la página final de Niebla de Unamuno "Este también es mi abuelo" o algo así. No lo tengo aquí, pero cada vez que veo aquella anotación, puedo revivir aquella sensación y ahora me hace mucha gracia. También en la última página de "Olvidado Rey Gudú" "Cien años de soledad" algo hay escrito. En todos los demás, subrayo o pongo asteriscos grandes y de vez en cuando, los releo ;) Hay libros de museo, que sólo me gusta olerlos ;) de verdad ;) o pasar sus páginas. Pero los que tengo yo son ediciones normalitas y me gusta tal como son y están bien usaditos, leídos y subrayados.
Un abrazote y seguro que pronto podremos leer tu libro y subrayarlo llevados por la emoción de compartir, comprendernos y aprender, tantas cosas.

NuriaNómada dijo

Frasier, me acabo de dar cuenta de que la respuesta a tu comentario se me quedó en el limbo. Claro que la lectura es algo muy personal y que cada lector es diferente. También anoto lo que me interesa en cuadernillos, pero con el paso de los años se acumula mucha información y tal vez es mejor introducirlo en el ordenador como dice elefante más arriba.

Y lo de los libros impolutos también me hace sonreir. Tengo miles, porque mi medio limón es otro enfermo de los libros. Los tengo ordenados, clasificados y los cuido sin obsesiones, pero también son libros vivos.
Muchas gracias por tu visita.

NuriaNómada dijo

VerdeÁfrica, seguro que esos libros de tu infancia son de museo, je, je, un bonito recuerdo.
He leído, y subrayado, los libros que nombras, y también están subrayados en mi memoria. Muchas gracias por tu comentario, y piensa que el género epistolar tiene muchos lectores...lo digo por el futuro de las interesantes Cartas a Elly. Besos, viajera.

Juanjo Albors dijo

Tu amiga lectora, Anna, ha reabierto su blog y seguro estoy le encantará verte por allí.

http://lacomunidad.elpais.com/usuarios/ginebra-s

kavafic dijo

Nunca me atreví a subrayar un libro, quiero decir, literatura. Todo lo más a marcar páginas. Me parecen objetos sagrados. Sorry.

NuriaNómada dijo

Gracias por la información, Juanjo. Ya la he visitado. Larga vida a Ginebra.

NuriaNómada dijo

Hay muchas formas de sacralizar un libro, y una de ellas es subrayarlo, hacerlo tuyo.
Eso no le resta valor.
Y uno nunca debe disculparse por sus opciones personales, sino defenderlas. A no ser que seas tan bestia como tu Bukowski. Eres un fetichista, Kavafic.

kavafic dijo

¿Se nota? Jeje. Pero lo más sorprendente de mí supongo que son mis dos ritos anuales, muy alejados de Bukowski y Kerouac: en invierno "La Regenta", en verano "El Jarama". No te lo esperabas. Inmaculados a pesar de las múltiples lecturas.

NuriaNómada dijo

¿Sabes que eso de los libros inmaculados denota un grado obsesivo?
Es curioso, Kavafic, cuando estudié Filología Hispánica elegí a Clarín y La Regenta para hacer un trabajo. Es uno de mis (cientos) de referentes. No sé por qué tendría que sorprenderme que te gustara.

Mis gustos son muy eclécticos, entre clásicos y contemporáneos, desde Mann, Hesse, Jelinek, Benedetti, Vargas Llosa, Bolaño, Rulfo, Durrell, Woolf, Rivas, Aldecoa, Pessoa, Dovstoievsky, Chejov, Zola, Flaubert...yo que sé, no te quiero marear, que no sé si hoy has abierto un vinito...

kavafic dijo

A todos nos gusta lo bueno. Hoy me bebería un clarete de Cigales fresco, con una tortilla a la francesa, sin más, pero hoy he decidido no beber nada.
Mis referentes son los contrarios al modo que tengo de escribir, aunque tomo prestado, siempre tomo prestado, como todos (ya sabes, lo que no es autobiográfico es plagio, en literatura). Y como poetas, Kavafis y Pavesse.
Y sin embargo, ya ves, voy de Bukowski irredento. Y me tatuaría la foto de Rulfo en el pecho.

Armando Fonseca

Armando Fonseca dijo

Sócrates no escribía, consideraba a los libros seres muertos, incapaces de mantener un diálogo con nosotros. Si les preguntamos algo, responden con el más frío de los silencios. El libro para Sócrates sólo era un pensamiento inerte. Por eso Sócrates en lugar de escribir hablaba de viva voz en el ágora de la antigua atenas, preguntaba y obtenía la respuesta. Pero no advirtió algo; el libro sí puede dialogar con nosotros, pero sólo puede hacerlo por medio de la escritura tambien. Y hay que perder el falso respeto a los libros, el libro es tu igual, es tu mejor amigo al cual puede hacerle una crítica directa. La piel es papel. Nuestra piel es papel, y el papel de los libros no es más que piel. Los libros no son dioses, objetos sagrados. Son humanos, demasiado humanos ;D

Si preguntas algo al libro no responderá, es cierto, pero sí puedes tu mismo buscar la respuesta, encontrarla y resaltarla. Yo subrayo, rayo y escribo sobre los libros, es la única forma en la que puedo dialogar con ellos. Sólo hay que aclarar algo; el libro no es al autor, es decir que, si subrayo un libro, no estoy faltando al respeto al autor, el pensamiento del autor está en la cultura, en otros libros tambien, dispuestos a ser rayados, el pensamiento de fondo del autor queda inmutable a nosotros, sólo se puede transformar a él mismo y dentro de él mismo, dentro del autor. En el momento en el que rayamos el libro lo vivimos. No lo leemos sin más; repito, lo vivimos.

Creo que es válido analizar un líbro, abrirlo, tomar el bisturí, y ver que hay en el fondo, cómo funciona; como lo hacía Leonardo Da Vinci sobre cadáveres maravillado y sorprendido del funcionamiento de los cuerpos. Así, el libro es este objeto que debe ser trabajado, operado para desentrañar, literalmente, su sistema.

Por último, no se vale hacer cualquier corte con el bisturí, se corre el riesgo de arruinar el cuerpo; se debe saber dónde, en qué puntos, cómo hacerlo y siempre con un fin. Rayar el libro es un arte.

Escribe tu comentario

Si prefieres firmar con tu avatar, haz login

Sobre este blog

Avatar de NuriaNómada

NuriaNómada

El viaje es más que ocio o entretenimiento, es desplazarse a lugares que formaron -o que formarán- parte de nuestros sueños. Todos llevamos un mapa propio, es el mapa de nuestros sueños. Sigo dibujando mi mapa.

Soy una viajera vocacional y literaria, viajo en el tiempo y en el espacio. Admiro a viajeros como Alexandra David-Néel, Richard Burton, David Livingstone o Ryszard Kapuscinski, cuya época y cuyos viajes son irrepetibles. Pero creo que aunque casi todo esté ya descrito y descubierto, un viajero siempre podrá ofrecer su mirada sobre aquello que ve y disfruta temporalmente.
El viajero es un testigo privilegiado y nuestros ojos tal vez pueden ver mejor las realidades lejanas gracias a los anteojos de los que nos precedieron.

Me gusta todo tipo de naturaleza (montaña y playa, selvas y desiertos, mares y ríos, lagos y glaciares), las ciudades históricas coloniales, las indumentarias y costumbres diferentes, la gastronomía, los mercados, las charlas con la gente y volverme invisible de vez en cuando para observar sin interferir. Me gustaría disponer de tiempo sin límite para viajar y escribir sobre lo que veo.
He sido trotamundos y he disfrutado en más de ochenta países, y sigo buscando nuevos horizontes.

Me confieso letraherida, como lectora y como escritora. En cada viaje me acompaña mi cuaderno de ruta y varios libros sobre el pais que visito. La literatura es parte importante de mi vida (también soy nómada en el vasto territorio de los libros) y tiene un pequeño espacio en este blog.
BIENVENIDOS!

"NOS TRANSFORMAMOS EN NUESTROS PROPIOS SUEÑOS."
LAWRENCE DURRELL

"ENTRE LOS DONES DE LA TIERRA HAY POCOS PLACERES COMPARABLES A LA ALEGRÍA DE ENTRAR EN CONTACTO CON UN NUEVO PAÍS, UNA RAZA COMPLETAMENTE EXTRAÑA Y COSTUMBRES CONTRARIAS. TANTO DA QUE SE HAYAN ESCRITO BIBLIOTECAS ENTERAS; CADA NUEVO ESPECTADOR ES, PARA SÍ MISMO, UN NUEVO CORTÉS."
RUDYARD KIPLING

"CADA CONTINENTE SERÁ UNA ASIGNATURA, CADA PAÍS UNA LECCIÓN, CADA SITUACIÓN UN EJEMPLO, CADA PERSONA UN EJERCICIO."
"CUANDO VIAJO EXPERIMENTO QUE EL TIEMPO ES MÍO. NO CONCIBO UNA ACTIVIDAD MÁS APASIONANTE QUE LA DE VIAJERO."
JORGE SÁNCHEZ

"...EL VIAJE PUEDE SEGUIR SIENDO AVENTURA PORQUE AVENTURA ES EL RECORRIDO DE LOS SUEÑOS. Y EL SUEÑO ES LA NATURALEZA QUE CONFORMA EL CORAZÓN DEL HOMBRE. SU DESTINO ES CUMPLIRLOS."
JAVIER REVERTÉ

"LA DIFERENCIA ENTRE PAISAJE Y PAISAJE ES POCA, PERO HAY UNA GRAN DIFERENCIA ENTRE LOS QUE LO MIRAN."
RALPH WALDO EMERSON

"NO SE DESCUBRE SINO LO QUE SE HA IMAGINADO."
GASTON BACHELARD

© Copyright 2008-2013 Nuria Millet Gallego
Licencia safe.creative.org.

ver perfil

Amigos y seguidores del viaje

  • lorenzo
  • joaquim
  • blasftome
  • afrika-anna
  • jose-carlos-ga-fajardo
  • danigago
  • José Ignacio Izquierdo Gallardo
  • Pere Estupinyà
  • Emilio Fuentes Romero
  • Manuel Cascales Guindos
  • juanmanuel
  • guendy2
  • viajealasantipodas
  • miabuelapepa
  • kovalam90
  • David Nogales

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

Feevy

RSS

Oops! Este módulo parece que todavía está sin configurar..