01 Ago 2009

LAS MEZQUITAS DE ADOBE AFRICANAS

Escrito por: nuri-9 el 01 Ago 2009 - URL Permanente

Djenné era una de mis ciudades míticas. Fue uno de los lugares africanos que más me impresionó. Está ubicada en una isla que forma el delta del Níger, en Mali, y considerada Patrimonio de la Humanidad. Una puerta de entrada hecha de adobe enmarca la ciudad. Fue como entrar en un túnel del tiempo hacia la época medieval, el ambiente de sus calles parecía conservarse como entonces. Todas las casas estaban hechas de adobe, al igual que su preciosa Mezquita.

La Mezquita de Djenné era un ejemplo de la arquitectura sudanesa. Cada año se reunían todos los habitantes y arreglaban los desperfectos causados por las lluvias. Las estacas clavadas en el exterior les servían para trepar por la fachada. El interior de la Mezquita era sencillo, con arcos y suelo de arena, y tenía una estancia para que rezaran las mujeres, ocultas a la vista de los hombres.

En el país vecino de Burkina Fasso visitamos las siete mezquitas de adobe de Bani; una de ellas es la de esta última foto. Me senté en el suelo ante la mezquita y me quedé absorta admirando cada uno de los detalles. Eran doradas, tenían torres con ventanucos, cenefas y dibujos geométricos grabados en las paredes. Auténticas filigranas hechas por la mano del hombre y en constante lucha con el deterioro causado por la naturaleza.

© Copyright 2009 Nuria Millet Gallego

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

01 Oct 2008

EL ACCIDENTE DE BURKINA FASO

Escrito por: nuri-9 el 01 Oct 2008 - URL Permanente

El viejo Land Rover yacía boca arriba, envuelto en el silencio del sáhel africano castigado por el fuerte sol. A su alrededor había varios objetos esparcidos, después del accidente. Bidones de plástico de color naranja, cantimploras, una caja de herramientas, una colchoneta, un paquete de spaguetti...El depósito de gas-oil se había vaciado, bañándolo todo de una capa brillante y resbaladiza.

No recuerdo cómo salí, me encontré sentada en el suelo junto al coche volcado, sangrando por la cabeza, algo desorientada y con un fuerte dolor en el hombro. Una hilera de negritos nos rodeó, cuchicheaban contemplando la escena. El accidente ocurrió en Burkina Faso (la antigua Alto Volta, que estudié en el colegio), al desviarnos de nuestra ruta para entregar un paquete en un poblado, cerca de Gorom-Gorom. Entonces apareció milagrosamente un Toyota con tres cooperantes. Nos llevaron al hospital más cercano, donde recibimos la primera asistencia, y nos suturaron las heridas. Como no tenían aparato de Rx, tuvimos que ir hasta la capital, Ouagadogou, para hacernos radiografías. Éramos conscientes de que Burkina Faso es uno de los países más pobres de África, y que su sanidad tiene mucho que mejorar. Pero nos atendieron estupendamente. El balance total del accidente fue: fractura de tabique nasal, fractura de malar, dos fracturas de clavículas, y heridas y contusiones varias. Una de las clavículas era la mía. La del lado derecho, por ley de Murphy.

Había dos opciones: volver a casa para hacer reposo y convalecencia, o seguir el viaje. ¿Volver a casa? Ni hablar. El viaje seguía. Con vendaje y el brazo en cabestrillo, pero seguía. Dejé de ser autosuficiente, era imposible ponerme sola una camiseta o el sujetador, o lavarse el pelo, o incorporarse de la cama, o montar las tiendas, o escribir o hacer fotografías, cualquier cosa que necesitara los dos brazos. Hubo que aguantar el calor del vendaje, y el dolor por los saltos del todoterreno en las pistas de tierra. Pero el entusiasmo por el viaje y lo que íbamos viendo lo superaba todo.

Una vez “restaurados” los desperfectos humanos, fuimos al taller. Alguien dijo que había que limpiar el aceite vertido que todavía chorreaba. El mecánico dejó que una gota cayera en su dedo, se lo llevó a la boca y afirmó solemnemente: “Esto no es aceite: es miel”. Todos nos miramos y estallamos en una carcajada. Se había roto un bote de miel del equipaje. Durante varios días después de limpiar el coche, seguirían cayendo pequeñas gotas de miel del techo, derretida por el calor. Fue el punto dulce del accidente. Ah!...y el viaje fue fantástico.

El accidente sucedió hace un tiempo, pero he querido contar aquí la experiencia, y agradecer la ayuda de los cooperantes, y sobre todo, de las gentes de Burkina Faso, que nos atendieron y nos trataron de forma inmejorable, pese a sus carencias. Gracias África.. Por todo lo que nos diste, siempre gracias.
Y vosotros, los que leéis estas líneas, ¿hubierais regresado a casa?

© Copyright 2008 Nuria Millet Gallego

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Sobre este blog

Avatar de NuriaNómada

NuriaNómada

El viaje es más que ocio o entretenimiento, es desplazarse a lugares que formaron -o que formarán- parte de nuestros sueños. Todos llevamos un mapa propio, es el mapa de nuestros sueños. Sigo dibujando mi mapa.

Soy una viajera vocacional y literaria, viajo en el tiempo y en el espacio. Admiro a viajeros como Alexandra David-Néel, Richard Burton, David Livingstone o Ryszard Kapuscinski, cuya época y cuyos viajes son irrepetibles. Pero creo que aunque casi todo esté ya descrito y descubierto, un viajero siempre podrá ofrecer su mirada sobre aquello que ve y disfruta temporalmente.
El viajero es un testigo privilegiado y nuestros ojos tal vez pueden ver mejor las realidades lejanas gracias a los anteojos de los que nos precedieron.

Me gusta todo tipo de naturaleza (montaña y playa, selvas y desiertos, mares y ríos, lagos y glaciares), las ciudades históricas coloniales, las indumentarias y costumbres diferentes, la gastronomía, los mercados, las charlas con la gente y volverme invisible de vez en cuando para observar sin interferir. Me gustaría disponer de tiempo sin límite para viajar y escribir sobre lo que veo.
He sido trotamundos y he disfrutado en más de ochenta países, y sigo buscando nuevos horizontes.

Me confieso letraherida, como lectora y como escritora. En cada viaje me acompaña mi cuaderno de ruta y varios libros sobre el pais que visito. La literatura es parte importante de mi vida (también soy nómada en el vasto territorio de los libros) y tiene un pequeño espacio en este blog.
BIENVENIDOS!

"NOS TRANSFORMAMOS EN NUESTROS PROPIOS SUEÑOS."
LAWRENCE DURRELL

"ENTRE LOS DONES DE LA TIERRA HAY POCOS PLACERES COMPARABLES A LA ALEGRÍA DE ENTRAR EN CONTACTO CON UN NUEVO PAÍS, UNA RAZA COMPLETAMENTE EXTRAÑA Y COSTUMBRES CONTRARIAS. TANTO DA QUE SE HAYAN ESCRITO BIBLIOTECAS ENTERAS; CADA NUEVO ESPECTADOR ES, PARA SÍ MISMO, UN NUEVO CORTÉS."
RUDYARD KIPLING

"CADA CONTINENTE SERÁ UNA ASIGNATURA, CADA PAÍS UNA LECCIÓN, CADA SITUACIÓN UN EJEMPLO, CADA PERSONA UN EJERCICIO."
"CUANDO VIAJO EXPERIMENTO QUE EL TIEMPO ES MÍO. NO CONCIBO UNA ACTIVIDAD MÁS APASIONANTE QUE LA DE VIAJERO."
JORGE SÁNCHEZ

"...EL VIAJE PUEDE SEGUIR SIENDO AVENTURA PORQUE AVENTURA ES EL RECORRIDO DE LOS SUEÑOS. Y EL SUEÑO ES LA NATURALEZA QUE CONFORMA EL CORAZÓN DEL HOMBRE. SU DESTINO ES CUMPLIRLOS."
JAVIER REVERTÉ

"LA DIFERENCIA ENTRE PAISAJE Y PAISAJE ES POCA, PERO HAY UNA GRAN DIFERENCIA ENTRE LOS QUE LO MIRAN."
RALPH WALDO EMERSON

"NO SE DESCUBRE SINO LO QUE SE HA IMAGINADO."
GASTON BACHELARD

© Copyright 2008-2013 Nuria Millet Gallego
Licencia safe.creative.org.

ver perfil

Amigos y seguidores del viaje

  • lorenzo
  • joaquim
  • blasftome
  • afrika-anna
  • jose-carlos-ga-fajardo
  • danigago
  • José Ignacio Izquierdo Gallardo
  • Pere Estupinyà
  • Emilio Fuentes Romero
  • Manuel Cascales Guindos
  • juanmanuel
  • guendy2
  • viajealasantipodas
  • miabuelapepa
  • kovalam90
  • David Nogales

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

Feevy

RSS

Oops! Este módulo parece que todavía está sin configurar..