14 Feb 2010

LA NIÑA SOLDADO CAMBOYANA

Escrito por: nuri-9 el 14 Feb 2010 - URL Permanente

Otro de mis acompañantes en el viaje a Camboya fue el libro “Se lo llevaron” de la escritora Loung Ung. Ella tenía cinco años cuando los genocidas Khemeres Rojos se adueñaron de su país y enviaron al campo a toda la población de la capital, para “reeducarlos”. Sus padres fueron asesinados y a ella la entrenaron como niña soldado. Consiguió huir como refugiada y se exilió a EE.UU, donde se hizo portavoz nacional de la Campaña de Minas Antipersona, organización que consiguió el Premio Nobel de la Paz en 1997.
Me sobrecogió su lectura que describía los horrores de la guerra, y anoté en mi cuaderno algunas frases:

“País que en todo el siglo ha pasado de las manos el colonizador francés a las del preconsulado norteamericano, luego a las del conquistador polpotiano –nacional, pero genocida- y de éstas al ocupante vietnamita.”

“EE.UU arrojó sobre Camboya 540.000 toneladas de bombas, el doble de las que lanzaron sobre Japón en el transcurso de toda la II Guerra Mundial.”

“EE.UU indemnizó a Camboya económicamente: 400$ por camboyano muerto, 150$ por mutilado, 100$ por herido leve”.
Se olvidaron del daño psicológico.

“17 de Abril de 1975: los niños-soldado de Pol Pot, los temible khemeres rojos, entraron en la capital.”

“Entre Adolfo Hitler, Stalin o Lenin, Mao Tsé Tung y Pol Pot, no hay otra diferencia que la cantidad y la calidad de sufrimiento y muerte que fueron capaces de producir.”
Mucho fue en todos los casos.

Unos dos millones de camboyanos fallecieron en aquella guerra civil. Ante hechos como estos me planteo la pregunta ¿Por qué el hombre no aprende de la Historia? ¿Por qué repite los mismos errores, las mismas luchas de poder, las mismas guerras? ¿Por qué no aprende el hombre del dolor? ¿Por qué?


© Copyright 2010 Nuria Millet Gallego

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

07 Feb 2010

EL LAGO CAMBOYANO TONLE SAP

Escrito por: nuri-9 el 07 Feb 2010 - URL Permanente


Navegamos por las aguas color café con leche del río Sangker, que arrastraba islotes de plantas verdes. Había muchos árboles medio cubiertos por las crecidas y repletos de densa hojarasca. Durante mucho rato sólo vimos agua y verde. Al estrecharse el río aparecieron más árboles y palmeras. Y fuimos encontrando en las orillas palafitos, las casas de madera construidas sobre pilotes. Desde las puertas o las ventanas niños y adultos nos sonreían y saludaban con la mano. Grupos de niños se lanzaban al río desde las ramas para bañarse entre risas.

Estábamos al noroeste de Camboya, de camino hacia la población de Siem Reap. El lago Tonle Sap tenía 160km. de longitud y 20km. de anchura. En muchos tramos no se veía la otra orilla, o sólo se distinguía una fina línea de vegetación verde. Pasamos junto a pescadores que marcaban el perímetro de sus redes con botellas de plástico flotantes, para que las barcas las rodearan sin enredarse en ellas. Las casas, a veces, estaban construidas en estrechas lenguas de tierra, rodeadas de agua por todas partes. En ese mínimo terreno vimos algunas vacas comiendo lo que encontraban.

Mucha gente vivía en barcazas cubiertas con un entoldado abovedado. Allí cocinaban, lavaban, tendían ropa, y se tendían en esteras para dormir. Eso era vivir en el agua. Lo peor debía ser la lluvia, el repiqueteo incesante de las gotas, la humedad constante, y la amenaza de crecidas e inundaciones. Un hogar frágil y precario.

Algunas barcazas servían de tienda flotante, y ofrecían pescado y variedades de frutas: plátanos, piñas, papayas, mangos…

Madera y barro, agua y lluvia. Todo en un marco de naturaleza verde y frondosa. Costaba imaginar aquel lugar en guerra.

© Copyright 2010 Nuria Millet Gallego

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

14 Jun 2009

BICICLETAS DE CAMBOYA

Escrito por: nuri-9 el 14 Jun 2009 - URL Permanente

Las bicicletas son un medio de transporte habitual en los países asiáticos. Y Camboya no es la excepción. Lo curioso es observar como acarrean todo tipo de mercancías, a veces en un precario equilibrio. Todo tipo de objetos y animales se acumulan y apilan en arquitecturas imposibles que casi ocultan al conductor: cestas, frutas, pescados, barras de pan, palanganas, mazorcas de maíz, leña, flores, cañas de bambú...

También es habitual ver a monjes budistas con su túnica azafrán, y familias enteras sobre las bicis. Recuerdo haberme cruzado con una bicicleta con un padre, tres hijos y un bebé en brazos de la madre, que todavía disponía de una mano libre para saludar a la extranjera que los miraba asombrada.

La foto de las bicicletas con cestas es de Battambang, la segunda ciudad más grande de Camboya después de Phnom Penh, con el aspecto de una población pequeña y tranquila a orillas del río Sangker.
Allí coincidimos con una celebración del final de la estación de las lluvias. Al anochecer la multitud se agolpó en las orillas para dejar sus ofrendas en el río. Las ofrendas eran pequeñas balsas de bambú con comida, flores y velas. En la oscuridad de la noche se veían decenas de ofrendas bajando por el río, como luces oscilantes arrastradas por la corriente. Luego la gente se dispersó, y regresaron a sus casas, a pie o en bicicletas. Ese es uno de los muchos recuerdos que tengo Camboya.

© Copyright 2009 Nuria Millet Gallego

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

07 Jun 2009

SONRISAS DE ANGKOR

Escrito por: nuri-9 el 07 Jun 2009 - URL Permanente

Estas sonrisas son del s.XII. Sonrisas de piedra que nos hablan de un gran imperio del pasado, el Imperio Khmer. Era impresionante observar de cerca los detalles de la piedra labrada, expuesta a lluvias y soles. Sólo la decadencia del imperio las sumió en el olvido, y permanecieron durante siglos escondidas entre la vegetación, hasta que en 1860 fueron descubiertas por el explorador francés Henry Mouhot.

Encontrar en la jungla doscientas caras de piedra sonrientes es algo que no se olvida. Las caras formaban parte del Templo Bayon, uno de los Templos de Angkor, en Camboya. Estaban esculpidas en los cuatro lados de sus cincuenta y cuatro torres góticas Como había varios niveles podías acercarte junto a ellas. Cada cara tenía la altura de una persona. Los labios eran gruesos, sonrientes, y las orejas alargadas. Decían que las caras representaban a su constructor, Jayavarman VII. Por todas partes había perfiles y rostros observándonos. Eso convertía al templo en único.

Vimos la salida del sol frente al Bayón. La luz iluminó sus caras de un tono amarillo pálido. Todo estaba en silencio, y se oía el canto de algún pájaro en la jungla.

Y estas otras tímidas sonrisas, de una niña y una anciana, pertenecen a nuestro tiempo. Una vivió las atrocidades de los Jemeres Rojos y del régimen de Pol Pot. La otra no. Pero las dos sonreían. Sonrisas de ese bello país asiático que es Camboya.

© Copyright 2009 Nuria Millet Gallego

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

19 Jul 2008

CAMBOYA, LOS TEMPLOS EN LA JUNGLA

Escrito por: nuri-9 el 19 Jul 2008 - URL Permanente


La visita de los templos de Angkor, las viejas piedras entre la verde vegetación, se queda grabada para siempre en la memoria. Pasamos tres días enteros recorriendo los templos, en dos motos alquiladas. Boram y Chetra fueron nuestros simpáticos conductores. La moto era el transporte ideal porque van a poca velocidad, puedes disfrutar del paisaje y alivias el calor.
La primera parada fue el impactante Angkor Wat. Un amplio foso de agua lo rodeaba. La civilización khmer tenía un complejo sistema de regadío. La avenida que conducía hasta el templo era larguísima; leímos que tenía 475 de longitud y 9,5m. de anchura. A lo largo de toda la avenida había una balaustrada de piedra con forma de serpiente, la mitológica Naga, y a ambos lados estaban dos estanques con nenúfares flotantes. Al fondo aparecían las tres torres principales, de piedra oscura, y el resto de torres asomando por los laterales. El entorno era muy húmedo y verde. Era un templo enorme, nos sorprendió su gran tamaño.
Recorrimos durante horas el laberinto de galerías. Había muy pocos turistas, y de vez en cuando nos cruzábamos con un monje de túnica azafrán. Las paredes de las galerías tenían bajorrelieves muy bien conservados, considerando que eran del s. X. Representaban escenas de la mitología hindú: guerreros luchando, figuras en elefantes, hombres en barcas...En las paredes había muchas apsaras, una especie de capillas esculpidas en la piedra con bailarinas de pechos redondos y descubiertos, y aretes en los tobillos. Cuando salía el sol iluminaba las figuras y bajorrelieves dándoles una tonalidad dorada.

Seguimos visitando el Angkor Tom, que es una ciudad fortificada con cinco puertas. Las puertas impresionaban porque parecían una entrada a la selva, y delante tenía cincuenta y cuatro estatuas de dioses y demonios, casi todas decapitadas por el expolio que sufrió Camboya después de la guerra. Dentro de la ciudad de Angkor Tom recorrimos los templos Bayon, Bapturon y la Terraza de los Elefantes.

El Templo de Bayón, pese a lo leído, fue otra gran sorpresa. ¿Cómo no va serlo encontrar en la jungla doscientas caras de piedra sonrientes? Las caras estaban esculpidas en los cuatro lado de las cincuenta y cuatro torres góticas que formaban el conjunto. Como había varios niveles podías acercarte junto a ellas. Cada cara tenía la altura de una persona. Los labios eran gruesos, sonriendo, y las orejas alargadas. Decían que las caras representaban a su constructor, Jayavarman VII. Por todas partes había perfiles y rostros observándonos.

El Bapturon tenía forma de pirámide y representaba el Monte Meru. Caminamos por la Terraza de los Elefantes, de 350m. de longitud, donde celebraba las ceremonias el rey del imperio Khmer. Pasé todo el día preguntándome cómo una cultura capaz de construir aquellos templos tan magníficos había pasado del esplendor a la decadencia y destrucción.

Visitamos muchos más templos de forma relajada, entrando en las pequeñas capillas done un monje quemaba incienso, sentándonos en las antiguas piedras para leer, charlar, tomar frutos secos y simplemente contemplar el espectáculo. Encontrábamos algunos niños, o a algún guía oficial y guardián del templo, vestidos con un uniforme gris con un brazal blanco en la manga. Pero eran muy discretos y no imponían sus servicios.


Mi templo favorito fue Ta Prom, una simbiosis entre la naturaleza y la arquitectura. Había más árboles de lo que pensábamos creciendo sobre muros y puertas, abrazándolos, desplegando sus tentáculos. A veces parecían resquebrajar las piedra, y otras apuntalarlas. Creo que había sido un acierto no talar aquellos magníficos y altos árboles de gruesos troncos, que embellecían el conjunto del templo y le añadían encanto. Era salvaje. Esa es una de las imágenes que me quedaron grabadas con más fuerza.

© Copyright 2008 Nuria Millet Gallego

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Sobre este blog

Avatar de NuriaNómada

NuriaNómada

El viaje es más que ocio o entretenimiento, es desplazarse a lugares que formaron -o que formarán- parte de nuestros sueños. Todos llevamos un mapa propio, es el mapa de nuestros sueños. Sigo dibujando mi mapa.

Soy una viajera vocacional y literaria, viajo en el tiempo y en el espacio. Admiro a viajeros como Alexandra David-Néel, Richard Burton, David Livingstone o Ryszard Kapuscinski, cuya época y cuyos viajes son irrepetibles. Pero creo que aunque casi todo esté ya descrito y descubierto, un viajero siempre podrá ofrecer su mirada sobre aquello que ve y disfruta temporalmente.
El viajero es un testigo privilegiado y nuestros ojos tal vez pueden ver mejor las realidades lejanas gracias a los anteojos de los que nos precedieron.

Me gusta todo tipo de naturaleza (montaña y playa, selvas y desiertos, mares y ríos, lagos y glaciares), las ciudades históricas coloniales, las indumentarias y costumbres diferentes, la gastronomía, los mercados, las charlas con la gente y volverme invisible de vez en cuando para observar sin interferir. Me gustaría disponer de tiempo sin límite para viajar y escribir sobre lo que veo.
He sido trotamundos y he disfrutado en más de ochenta países, y sigo buscando nuevos horizontes.

Me confieso letraherida, como lectora y como escritora. En cada viaje me acompaña mi cuaderno de ruta y varios libros sobre el pais que visito. La literatura es parte importante de mi vida (también soy nómada en el vasto territorio de los libros) y tiene un pequeño espacio en este blog.
BIENVENIDOS!

"NOS TRANSFORMAMOS EN NUESTROS PROPIOS SUEÑOS."
LAWRENCE DURRELL

"ENTRE LOS DONES DE LA TIERRA HAY POCOS PLACERES COMPARABLES A LA ALEGRÍA DE ENTRAR EN CONTACTO CON UN NUEVO PAÍS, UNA RAZA COMPLETAMENTE EXTRAÑA Y COSTUMBRES CONTRARIAS. TANTO DA QUE SE HAYAN ESCRITO BIBLIOTECAS ENTERAS; CADA NUEVO ESPECTADOR ES, PARA SÍ MISMO, UN NUEVO CORTÉS."
RUDYARD KIPLING

"CADA CONTINENTE SERÁ UNA ASIGNATURA, CADA PAÍS UNA LECCIÓN, CADA SITUACIÓN UN EJEMPLO, CADA PERSONA UN EJERCICIO."
"CUANDO VIAJO EXPERIMENTO QUE EL TIEMPO ES MÍO. NO CONCIBO UNA ACTIVIDAD MÁS APASIONANTE QUE LA DE VIAJERO."
JORGE SÁNCHEZ

"...EL VIAJE PUEDE SEGUIR SIENDO AVENTURA PORQUE AVENTURA ES EL RECORRIDO DE LOS SUEÑOS. Y EL SUEÑO ES LA NATURALEZA QUE CONFORMA EL CORAZÓN DEL HOMBRE. SU DESTINO ES CUMPLIRLOS."
JAVIER REVERTÉ

"LA DIFERENCIA ENTRE PAISAJE Y PAISAJE ES POCA, PERO HAY UNA GRAN DIFERENCIA ENTRE LOS QUE LO MIRAN."
RALPH WALDO EMERSON

"NO SE DESCUBRE SINO LO QUE SE HA IMAGINADO."
GASTON BACHELARD

© Copyright 2008-2013 Nuria Millet Gallego
Licencia safe.creative.org.

ver perfil

Amigos y seguidores del viaje

  • lorenzo
  • joaquim
  • blasftome
  • afrika-anna
  • jose-carlos-ga-fajardo
  • danigago
  • José Ignacio Izquierdo Gallardo
  • Pere Estupinyà
  • Emilio Fuentes Romero
  • Manuel Cascales Guindos
  • juanmanuel
  • guendy2
  • viajealasantipodas
  • miabuelapepa
  • kovalam90
  • David Nogales

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

Feevy

RSS

Oops! Este módulo parece que todavía está sin configurar..