08 Feb 2012

EL SUEÑO DE BORGES

Escrito por: nuri-9 el 08 Feb 2012 - URL Permanente

Imaginad un teatro repleto de miles de libros, con estanterías repartidas en los palcos. Un palco pequeño tiene a la entrada el cartel de “Sala de lectura”, aunque por todas partes hay sillones en los que montones de gente hojean y leen libros, absortos en su paraíso. El sueño de cualquier lector y amante de la literatura. El sueño de Borges, tal vez. Pero no es un sueño: existe. Está en Buenos Aires, la ciudad natal del escritor, y se llama “El Ateneo”.

En el escenario, entre cortinajes de terciopelo rojo, hay un café con actuación de música de piano en directo. Pedimos cortados, que nos sirvieron con una galleta de chocolate y un vaso de agua, como se hacía antaño. Me pareció estar dentro de un sueño y pensé que aquel lujo de librería sólo era posible en Buenos Aires, una de las ciudades del mundo con más librerías por metro cuadrado. Hoy me pregunto cuánto tiempo más será rentable. Le deseo muchos años de vida a “El Ateneo”. Allí nos quedamos una tarde fascinados por aquel entorno único y especial. Un lugar para recordar.

© Copyright 2012 Nuria Millet Gallego

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

30 Oct 2011

RECUERDOS DE SAN PETERSBURGO

Escrito por: nuri-9 el 30 Oct 2011 - URL Permanente

Desde una de las torres vigías de la Fortaleza de Pedro y Pablo se veía la gran fachada del Palacio de Invierno del Ermitage en la orilla del río Neva. Estábamos en San Petersburgo. Imposible resumir las impresiones de una ciudad con tanta historia y leyenda, la ciudad más europea de Rusia, construida por Pedro el Grande.

El Museo del Ermitage, con sus palacios pintados de verde y blanco, era una maravilla. Se podían pasar días enteros admirando sus estancias y obras de arte, contenido y continente. Nos cautivó la Iglesia del Salvador de la Sangre Derramada. Estaba al final de uno de los canales que cruzaban la calle Nevsky, y era una fantasía de cupúlas y colores, con pinturas murales exteriores.

La Nevsky Prospekt o Perspectiva Nevsky era la calle más famosa de Rusia, y decían que la de trazado más perfecto. Leímos que “al comienzo de la década de 1900 era uno de los bulevares más esplendorosos de Europa, con caminos adoquinados y una vía en el centro para los tranvías tirados por caballos”. Si antes había tranvías tirados por caballos, hoy había trolebuses, como en Moscú.

Recorrimos sus 4 km. desde el Almirantazgo hasta el Monasterio de Alejandro Nevski. Junto al Monasterio visitamos el cementerio con tumbas de escritores como mi admirado Dovstoievski, y músicos como Chaikovski, Rimbski-Kórsakov, Borodin…Después de ver la tumba de Dovstoievski quisimos ver la casa donde escribió “Crimen y Castigo”, una de las veinte donde vivió. Estuvimos en la plaza Sennaya, por la que pasaba el atormentado Raskolnilov después de haber asesinado a la vieja avara. También visitamos otra de sus casas museo, y vimos su gabinete con su mesa y sus objetos de escritorio.

Tras el recorrido literario decidimos coger un barco por los canales del río Neva. Durante el trayecto contemplamos las fachadas de Palacios y edificios clásicos de colores rosados y amarillos ocres, con la luz dorada del atardecer. Por momentos nos parecía estar en Venecia. Pero algún cartel con alfabeto cirílico nos devolvía a San Petersburgo, a esa Rusia mítica que nos atrapó.

© Copyright 2011 Nuria Millet Gallego

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

08 Mar 2011

MUJERES VIAJERAS: ALEXANDRA DAVID NÉEL

Escrito por: nuri-9 el 08 Mar 2011 - URL Permanente

Alexandra David-Néel (1868-1969) fue la primera mujer occidental que entró en la prohibida Lhasa en 1924, disfrazada de peregrina. Una gesta sólo comparable a la de Richard Burton, el explorador británico que fue el primer occidental que entró en La Meca en 1853. Alexandra murió a los 101 años cuando aún seguía estudiando los dialectos orientales y con su pasaporte recién renovado.

Fue una de las primeras autoras que nos habla de los peligros del etnocentrismo, de juzgar las costumbres de otros pueblos bajo los parámetros occidentales. Ella siempre quiso comprender.

Vivió durante años en la India, antes de la independencia, y describió en su libro “La India en que viví” sus religiones y las castas desde un punto de vista filosófico y analítico. En el Tibet no tenían el sistema de castas, pero consideraban a ciertas clases de gente, como los herreros, los carniceros y, sobre todo los vagabundos, como impuros.

En “Viaje a Lhasa” describe la peregrinación de ocho meses recorriendo regiones como una vagabunda tibetana, acompañada de un lama joven, Yongden, ahijado suyo. Para pasar desapercibida añadió a sus cabellos crines de yak y tiznó su cara con grasa y hollín imitando la piel de los tibetanos. Caminaban largas jornadas con frío, nieve y viento, y comían frugalmente el tsampa (harina de cebada tostada) que llevaban, o lo que les ofrecían por el camino. El Tibet o “País de las Nieves”, había mantenido siglos de aislamiento, y era una zona prohibida y controlada por el ejército chino en aquella época (hay cosas que no cambian). Era un país en el que convivían la poligamia y la poliandria, una mujer compartida por varios hombres.

La autora se sumergió en los secretos de la vida tibetana, la religión y la filosofía budista. Nunca dejó de aprender y de estudiar, escribió más de treinta libros y fue una intelectual reconocida.

Durante dos años vivió en los Himalayas y luego recorrió Japón, Corea y China. También viajó por Túnez, Ceilán, India, Sikkim y Nepal, entre otros países. Su vida y su obra siempre me provocaron respeto y admiración. Cuando, casi un siglo después, contemplé el majestuoso Palacio del Potala, coronado por sus techos de oro, no pude evitar recordar a la gran viajera y rendirle tributo. Ella me hizo soñar y me estimuló a conocer otras culturas.

© Copyright 2011 Nuria Millet Gallego

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

03 Ene 2011

NOCHEVIEJA EN TÁNGER

Escrito por: nuri-9 el 03 Ene 2011 - URL Permanente


Paul Bowles se enamoró de ella, y de su luz. Y otros escritores, como William Burroughs, Jack Kerouac o Allen Ginsberg, la eligieron. Es una ciudad literaria que les sedujo a ellos y a mí. Por las callejuelas de su Medina y por su zoco pasearon Ava Gadner, Ian Fleming, Francis Bacon y otros personajes que se alojaron en hoteles históricos como el Minzah o el Continental.

Allí decidimos pasar la Nochevieja, entre amigos, en un pequeño hotel alfombrado de pétalos de rosa, a la luz de las velas, disfrutando de la gastronomía marroquí y tomando cerveza Casablanca.

Tánger es blanca y azul. Y amarilla y verde y rosada. Mira hacia España, la tierra de oportunidades para algunos marroquíes. Puede hacerse una ruta a través de viejos cafés que perduran en el tiempo: el Café Colon, el Café Tingis (la Tánger romana) o el Café Hafa (el favorito de Bowles).
Desde las terrazas azules del Café Hafa, fundado en 1921, puedes tomarte un delicioso té a la menta contemplando el azul de las aguas del Estrecho de Gibraltar.

Javier Rioyo escribió que “Tánger es una vieja dama digna con un pasado que ocultar” y que mantenía “belleza y misterio”. Las fachadas blancas del Paseo Marítimo, sus mezquitas con los minaretes de cerámica policromada y todo lo que uno encuentra en sus calles hablan de ese pasado.

Las calles de la Medina son laberínticas y tienen carteles de los quesitos “La Vache qui Rit” (la Vaca Que Ríe). No hay que dejar de visitar la Necrópolis púnico Romana, el mercado del pescado y la sección de carnes, donde venden cabezas de camello que miran al sorprendido viajero.

En la Iglesia de St. Andrew’s vimos tumbas de extranjeros. Preguntamos si estaba la de Bowles pero sólo sus cenizas se esparcieron por la ciudad que tanto amó. Una ciudad que conserva esa belleza y misterio sobre la que tantos escribieron.

© Copyright 2011 Nuria Millet Gallego

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

20 Jun 2010

LA MÍTICA ALEJANDRÍA

Escrito por: nuri-9 el 20 Jun 2010 - URL Permanente


Desde que leí a Lawrence Durrell y su libro "El cuarteto de Alejandría" quise conocer esa ciudad. Y el deseo es una fuerza que empuja.
La ciudad de Justine, de Mountolive, de Balthazar, de Clea, de tantos otros personajes...La ciudad en sí era otro de los personajes de esa novela caleidoscópica.

Qué maravilla es conocer una ciudad siguiendo los pasos de personajes que te han hecho sentir, siguiendo el hilo de su historia. En esta esquina Justine se cruzó con Mountolive, en este café estuvo sentada Clea...Es un placer que sólo conocen los que disfrutan de la literatura.

Además, es un placer que nunca decepciona. Javier y yo nos adentramos en el barrio turco y fumamos perfumados narguiles en los viejos cafetines. Curioseé en los zocos llenos de carnicerías, pescado fresco, verduras, esponjas naturales, frutas, dátiles y frutos secos, pan, dulces, olivas, quesos...

Entré en varias mezquitas, espectaculares por dentro y por fuera. Estaban enmarcadas por palmeras y tenían altos minaretes y cúpulas redondeadas con dibujos labrados en la piedra.

Vi la casa de Durrell, una fachada antigua con jardín. Imaginé.

Visité el Museo Kavafis, en la casa donde vivió. El edificio era precioso y habían mantenido las habitaciones tal como las dejó. Curioseé su escritorio y los objetos cotidianos de los que se rodeó. Su poesía "Itaca" me acompaña en todos los viajes desde hace mucho, mucho tiempo.

Recordé a otro escritor, Terenci Moix, un hedonista con el que comparto el origen y muchas palabras escritas, y que confesó que Alejandría era una de sus ciudades favoritas. También lo es para mí. Seguro que mi admirada y querida Maruja Torres comparte esta opinión (además de su adorado Beirut). Es curioso como las personas se hacen querer a través de las palabras. Y así algunos escritores nos hacen querer ciudades que desconocemos.

Paseé por la Corniche, a un lado el mar azul, al otro una línea de edificios centenarios con carácter. Algunos de los edificios estaban restaurados y otros en estado decadente, pero uno podía imaginar el esplendor de aquella ciudad cosmopolita que fue Alejandría. En el extremo de la escollera estaba la Fortaleza de Quatbey, construida sobre los restos del famoso y mítico faro de Alejandría, que estuvo en funcionamiento unos diecisiete siglos y que fue destruido por un terremoto. También visité la mitica Biblioteca, de la que os hablé en otra ocasión.

En el último paseo por la Corniche observé una vez más las parejas jóvenes que sentadas en el muro se miraban a sí mismas y contemplaban el Mediterráneo, ese Mediterráneo que nos une y nos separa.

Alejandría me dejó huella. Siempre será para mí una ciudad soñada, vivida y querida. Durrell fue uno de los culpables.



© Copyright 2010 Nuria Millet Gallego

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

14 Jun 2010

LA MESA DE UNA NÓMADA LETRAHERIDA

Escrito por: nuri-9 el 14 Jun 2010 - URL Permanente

Acepto el reto de mi amiga Carmen estimulada por Paco Nadal

Paco es el culpable. Nos muestra una foto de la mesa de trabajo de un periodista de viajes. Pues aquí os muestro mi mesa, la mesa de una lectora nómada vocacional y eterna aspirante a escritora.

Mi portátil, el tercero ya, el último falleció abrasado en un mes de agosto.

Junto a él mi vieja máquina de escribir Remington, una reliquia querida, que forma parte de la colección de antigüedades con otra Underwood.

La bola del mundo para perder de vez en cuando la vista en rincones no pisados y soñar.

La mesa la compramos en una subasta, es de madera rojiza de roble, como las barricas de buen vino.

Mi cuaderno de viajes. Me gustan los cuadernos Miquel Rius, de páginas en blanco y tamaño cuartilla. Más que los Moleskine. En este caso era el viaje a Japón. Podeis ver unos caracteres japoneses hechos por un calígrafo en el viaje.

Además los forro con fotos y un mapa del país al que viaje, y ya tengo un cuaderno personalizado.

Un libro de Yukio Mishima, “Nieve de primavera”, que me acompañó en el viaje. junto con “Madama Crisantemo” de Pierre Loti, "La casa de las bellas durmientes" de Yasunari Kawabata, “Viaje al Japón” de Rudyard Kipling, mis otros acompañantes, además de mi Javier.

Una lámpara retro de pantalla verde, que me recuerda a las de los despachos de los viejos detectives y periodistas.

Y de fondo fotos de un rafting, de tiendas mongolas, de momentos…tantos momentos que la mesa se me queda pequeña.

También haylapiceros, rotuladores, colores para dibujar mapas, un abrecartas de hueso de Turquía, una colección de puntos de libro, revistas de la Altaïr, de Lonely Planet y National Geographic…A mi alrededor las paredes forradas de libros que me envuelven y me hablan de otros mundos.

Un placer, amigos, curiosear vuestras mesas y compartirlas.

© Copyright 2010 Nuria Millet Gallego

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

14 Feb 2010

LA NIÑA SOLDADO CAMBOYANA

Escrito por: nuri-9 el 14 Feb 2010 - URL Permanente

Otro de mis acompañantes en el viaje a Camboya fue el libro “Se lo llevaron” de la escritora Loung Ung. Ella tenía cinco años cuando los genocidas Khemeres Rojos se adueñaron de su país y enviaron al campo a toda la población de la capital, para “reeducarlos”. Sus padres fueron asesinados y a ella la entrenaron como niña soldado. Consiguió huir como refugiada y se exilió a EE.UU, donde se hizo portavoz nacional de la Campaña de Minas Antipersona, organización que consiguió el Premio Nobel de la Paz en 1997.
Me sobrecogió su lectura que describía los horrores de la guerra, y anoté en mi cuaderno algunas frases:

“País que en todo el siglo ha pasado de las manos el colonizador francés a las del preconsulado norteamericano, luego a las del conquistador polpotiano –nacional, pero genocida- y de éstas al ocupante vietnamita.”

“EE.UU arrojó sobre Camboya 540.000 toneladas de bombas, el doble de las que lanzaron sobre Japón en el transcurso de toda la II Guerra Mundial.”

“EE.UU indemnizó a Camboya económicamente: 400$ por camboyano muerto, 150$ por mutilado, 100$ por herido leve”.
Se olvidaron del daño psicológico.

“17 de Abril de 1975: los niños-soldado de Pol Pot, los temible khemeres rojos, entraron en la capital.”

“Entre Adolfo Hitler, Stalin o Lenin, Mao Tsé Tung y Pol Pot, no hay otra diferencia que la cantidad y la calidad de sufrimiento y muerte que fueron capaces de producir.”
Mucho fue en todos los casos.

Unos dos millones de camboyanos fallecieron en aquella guerra civil. Ante hechos como estos me planteo la pregunta ¿Por qué el hombre no aprende de la Historia? ¿Por qué repite los mismos errores, las mismas luchas de poder, las mismas guerras? ¿Por qué no aprende el hombre del dolor? ¿Por qué?


© Copyright 2010 Nuria Millet Gallego

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

13 Sep 2009

EL DR. LIVINGSTONE Y EL LAGO TANGANICA

Escrito por: nuri-9 el 13 Sep 2009 - URL Permanente

“Dr. David Livingstone, supongo”. La famosa frase fue pronunciada en Ujiji, el lugar donde se produjo el mítico encuentro entre Livingstone y Stanley, en 1872. Ujiji, en Tanzania, era uno de los pueblos más antiguos de África y el principio de la antigua ruta del marfil. Era un pueblecito agradable, con casas de adobe y caña, y a las puertas se asomaban los niños para gritarnos “Mwzungu, mwzungu!” (blanco, en swahili). Los caminos de tierra roja serpenteaban entre la hierba verde donde crecían grandes mangos, plataneros, el estilizado árbol de la papaya y cientos de palmeras. Seguimos uno de aquellos caminos de tierra roja, y los niños nos señalaron la dirección que debíamos tomar para llegar al lugar donde se encontraron Stanley y Livingstone. Era un jardín frondoso en el que crecían dos enormes mangos, bajo los que decían se sentó Livingstone a meditar sobre la esclavitud, con un pequeño Museo. El museo tenía cinco o seis cuadros de estilo un tanto naïf reproduciendo escenas de la biografía del explorador. Junto a los cuadros dos estatuas de cartón-piedra de tamaño mayor que el natural, representaban a ambos aventureros saludándose.


Livingstone fue mi inmejorable compañero literario de viaje. Su libro "El último diario del doctor Livingstone" me hizo sufrir y disfrutar con él, era un testimonio único.
David Livingstone (1813-1873) fue un explorador británico que fue enviado a África por la Sociedad Misionera de Londres. Se adentró en el desierto de Kalahari, la cuenca del Zambeze, buscó las fuentes del Nilo y exploró la región del lago Tanganica, donde le encontró Stanley. Al final fue otro aventurero, Richard Burton, quien descubrió las fuentes del Nilo.

Henry Stanley (1841-1904) fue un periodista y explorador británico que en 1871 emprendió viaje a Tanganica en busca de Livingstone. Descubrió otra fuente del Nilo en el lago Victoria y también exploró el Congo.

El lago Tanganica, estaba cercano. Encontramos una playa de arena, con barcas de pescadores, y un lago tan grande que parecía el mar. Se perdía en el horizonte. Leímos que era el segundo lago más grande del mundo en volumen, después del lago Baikal en Siberia. Aunque por superficie era más grande el lago Victoria. Sus aguas eran de color azul intenso y tenía oleaje. Nos quedamos a contemplar la puesta de sol. Salían las barcas de los pescadores y veíamos sus siluetas recortadas contra el horizonte. Pensé que aquella misma escena habría sido contemplada por la mirada de Livingstone.

© Copyright 2009 Nuria Millet Gallego

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

07 Jul 2009

CRUZANDO FRONTERAS CON KAPUSCINSKI

Escrito por: nuri-9 el 07 Jul 2009 - URL Permanente

Conocer, aceptar y comprender son palabras que se repiten a lo largo de toda la obra de Ryszard Kapuscinski. “El conocimiento del mundo se adquiere a través de la experiencia, de la constatación de la otredad del vecino.” Él tuvo esa voluntad, ese interés y curiosidad por conocer al Otro, a través de sus viajes y lecturas.

En “Viajes con Herodoto” describe sus primeros viajes como reportero en la década de los cincuenta, por India, China o Etiopía...En la obra “Ébano” habla de su querida África. En "El imperio" describe la Unión Soviética. En "El emperador" viaja por Etiopía. En "El Sha" escribe sobre Irán. Afirma que siempre deseó cruzar la frontera: “El deseo de cruzar la frontera, de escudriñar lo que se encontraba más allá de esta seguía vivo en mi interior.” La frontera es un símbolo del deseo de trascender la vida cotidiana, de ir más allá.

Herodoto siempre le acompañó. Para él fue “el primero en descubrir la naturaleza multicultural del mundo. El primero es clamar que todas las culturas deben ser aceptadas y comprendidas, y que, para comprender una, antes hay que conocerla.”

Kapuscinski es un gran observador, y refleja su visión crítica. Sabe que el uniforme y las armas cambian la naturaleza del hombre. Se cuestiona lo que ve, y ante la contemplación de ciudades, templos y palacios, se pregunta “¿Podrían existir tamañas maravillas sin ese sufrimiento? ¿Sin el látigo del vigilante? ¿Sin ese miedo que anida en el esclavo? ¿Sin esa soberbia que anida en el soberano? En una palabra ¿no habrá sido el gran arte del pasado obra de lo que el hombre tiene de malo y negativo?”

El viaje es la vida. “Al fin y al cabo, el viaje no empieza cuando nos ponemos en ruta ni acaba cuando alcanzamos el destino. En realidad empieza mucho antes y prácticamente no se acaba nunca porque la cinta de la memoria no deja de girar en nuestro interior por mas tiempo que lleve nuestro cuerpo sin moverse de sitio. A fin de cuentas lo que podríamos llamar contagio de viaje existe y es, en el fondo, una enfermedad.” Tengo esa enfermedad, como Kapuscinski, como Herodoto.

Kapuscinski es más que un periodista, más que un viajero; es un hombre de mirada lúcida que supo transmitir su pasión por los viajes y por la vida. Él me acompañó y me acompaña en mis viajes. Lleva en su interior, como Herodoto, el mapa del mundo. Todos llevamos un mapa propio. Sólo es cuestión de desplegarlo.

© Copyright 2009 Nuria Millet Gallego

Si quereis leer más sobre Kapuscinski:

- "Ryszard Kapuscinski: ¡Qué extraño nombre!": http://lacomunidad.elpais.com/blasftome/posts

- "Lapidarium: Ryszard kapuscinski": http://lacomunidad.elpais.com/crguarddon/posts

- "El desconocimiento": http://lacomunidad.elpais.com/elefantefor/posts

- "Kapuscinski: la eminencia sin Nobel" : http://lacomunidad.elpais.com/jmsl/posts

- "Kapuscinski y Heródoto": http://lacomunidad.elpais.com/usuarios/merhum

- "Kapuscinski: Autorretrato en diez trazos": http://lacomunidad.elpais.com/efurom1

- "Ryszard Kapuscinski: maestro periodista, maestro de periodistas": http://lacomunidad.elpais.com/algodonazul

- "Kapuscinski y Zweig, el mundo de ayer y el mundo de hoy" : http://lacomunidad.elpais.com/usuarios/rafaelarenasgarcia

- "Kapusc i els mitjans de comunicació" : http://observatoridelaciutadania.blogspot.com/

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

23 May 2009

LA BIBLIOTECA DE ALEJANDRÍA

Escrito por: nuri-9 el 23 May 2009 - URL Permanente

Siempre me ha gustado buscar lugares míticos. Como la desaparecida Biblioteca de Alejandría, destruida por un incendio. La actual Biblioteca se inauguró en el 2002, y las guías la describían con la forma de "un disco gigante inclinado incrustado en el suelo, como un segundo sol que emerge del Mediterráneo". La estructura metálica le daba un aspecto plateado y delante tenía un gran estanque de agua azul intenso. Era toda luz. Tenía gran altura y el techo inclinado estaba formado por cientos de ventanas formando una enorme claraboya. Tenía capacidad para ocho millones de libros. Impresionaba.


En las mesas grupos de mujeres con velos de colores estudiaban con sus apuntes desplegados. Otras llevaban el velo islámico en su versión integrista, sin conceder tan sólo una ranura para los ojos, y usaban guantes negros mientras utilizaban ordenadores de pantalla plana. Todo un contraste. Tradición y modernidad.


Y después de la Biblioteca, una buena opción era contemplar el mar en pareja, en el paseo que llaman La Corniche; ese Mar Mediterráneo que nos une y al mismo tiempo nos separa.

© Copyright 2009 Nuria Millet Gallego

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Sobre este blog

Avatar de NuriaNómada

NuriaNómada

El viaje es más que ocio o entretenimiento, es desplazarse a lugares que formaron -o que formarán- parte de nuestros sueños. Todos llevamos un mapa propio, es el mapa de nuestros sueños. Sigo dibujando mi mapa.

Soy una viajera vocacional y literaria, viajo en el tiempo y en el espacio. Admiro a viajeros como Alexandra David-Néel, Richard Burton, David Livingstone o Ryszard Kapuscinski, cuya época y cuyos viajes son irrepetibles. Pero creo que aunque casi todo esté ya descrito y descubierto, un viajero siempre podrá ofrecer su mirada sobre aquello que ve y disfruta temporalmente.
El viajero es un testigo privilegiado y nuestros ojos tal vez pueden ver mejor las realidades lejanas gracias a los anteojos de los que nos precedieron.

Me gusta todo tipo de naturaleza (montaña y playa, selvas y desiertos, mares y ríos, lagos y glaciares), las ciudades históricas coloniales, las indumentarias y costumbres diferentes, la gastronomía, los mercados, las charlas con la gente y volverme invisible de vez en cuando para observar sin interferir. Me gustaría disponer de tiempo sin límite para viajar y escribir sobre lo que veo.
He sido trotamundos y he disfrutado en más de ochenta países, y sigo buscando nuevos horizontes.

Me confieso letraherida, como lectora y como escritora. En cada viaje me acompaña mi cuaderno de ruta y varios libros sobre el pais que visito. La literatura es parte importante de mi vida (también soy nómada en el vasto territorio de los libros) y tiene un pequeño espacio en este blog.
BIENVENIDOS!

"NOS TRANSFORMAMOS EN NUESTROS PROPIOS SUEÑOS."
LAWRENCE DURRELL

"ENTRE LOS DONES DE LA TIERRA HAY POCOS PLACERES COMPARABLES A LA ALEGRÍA DE ENTRAR EN CONTACTO CON UN NUEVO PAÍS, UNA RAZA COMPLETAMENTE EXTRAÑA Y COSTUMBRES CONTRARIAS. TANTO DA QUE SE HAYAN ESCRITO BIBLIOTECAS ENTERAS; CADA NUEVO ESPECTADOR ES, PARA SÍ MISMO, UN NUEVO CORTÉS."
RUDYARD KIPLING

"CADA CONTINENTE SERÁ UNA ASIGNATURA, CADA PAÍS UNA LECCIÓN, CADA SITUACIÓN UN EJEMPLO, CADA PERSONA UN EJERCICIO."
"CUANDO VIAJO EXPERIMENTO QUE EL TIEMPO ES MÍO. NO CONCIBO UNA ACTIVIDAD MÁS APASIONANTE QUE LA DE VIAJERO."
JORGE SÁNCHEZ

"...EL VIAJE PUEDE SEGUIR SIENDO AVENTURA PORQUE AVENTURA ES EL RECORRIDO DE LOS SUEÑOS. Y EL SUEÑO ES LA NATURALEZA QUE CONFORMA EL CORAZÓN DEL HOMBRE. SU DESTINO ES CUMPLIRLOS."
JAVIER REVERTÉ

"LA DIFERENCIA ENTRE PAISAJE Y PAISAJE ES POCA, PERO HAY UNA GRAN DIFERENCIA ENTRE LOS QUE LO MIRAN."
RALPH WALDO EMERSON

"NO SE DESCUBRE SINO LO QUE SE HA IMAGINADO."
GASTON BACHELARD

© Copyright 2008-2013 Nuria Millet Gallego
Licencia safe.creative.org.

ver perfil

Amigos y seguidores del viaje

  • lorenzo
  • joaquim
  • blasftome
  • afrika-anna
  • jose-carlos-ga-fajardo
  • danigago
  • José Ignacio Izquierdo Gallardo
  • Pere Estupinyà
  • Emilio Fuentes Romero
  • Manuel Cascales Guindos
  • juanmanuel
  • guendy2
  • viajealasantipodas
  • miabuelapepa
  • kovalam90
  • David Nogales

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

Feevy

RSS

Oops! Este módulo parece que todavía está sin configurar..