13 Abr 2014

ESCUELITAS

Escrito por: nuri-9 el 13 Abr 2014 - URL Permanente


Siempre me han gustado las pequeñas escuelas que encontraba viajando. He querido reunir algunas de ellas de África, Asia y Sudamérica, en homenaje a sus maestros voluntariosos, entusiastas y entregados.
Esta es una de las escuelitas al aire libre que encontré viajando por Bolivia, en Uyuni. A pesar del frío (unos 4º),habían colocado los pupitres en el exterior y los niños hacían disciplinadamente sus deberes al sol, vestidos con sus uniformes rojos.

Escuela de Venezuela en el Archipiélago de los Roques. Al ser una isla alejada de la costa los niños sólo tienen acceso a la educación primaria y secundaria, y deben salir de la isla si quieren cursar estudios superiores.

Escuela en la selva ecuatoriana, próxima al río Napo, donde una organización repartía el desayuno con un vaso de leche con cereales como complemento nutricional para los niños.

Las escuelas africanas son las más básicas y en la mayoría de lugares carecen de materiales adecuados. La imaginación y la voluntad suplen la escasez de recursos.
Esta es una escuela que encontré viajando por Etiopía, en las afueras de Harar. Unas cuantas lonas azules extendidas bajo las ramas de un árbol. Un tablón de madera como pizarra. Un palo para señalar. Un maestro voluntarioso. Y los niños muy juntos, recitando la lección con una sonrisa.

En la actual Myanmar, llamada Birmania en la época en que estuve, visité esta escuela de un monasterio budista, donde los pequeños monjes vestidos con sus túnicas granates, escribían en sus pizarras.

Escuela de Mozambique en la población de Gurué, entre vegetación y plantaciones de té, una de las zonas más altas del país. Encontramos a los niños en el patio y provocamos una pequeña revolución. Todo eran saludos y querían mostrarnos sus libretas con los deberes.

Esta era una escuelita de Namibia, de paredes de adobe. Los niños pertenecían a la minoría himba. Se sentaban directamente en el suelo terroso y coreaban la lección que impartía un maestro entusiasta y entregado.

En todas estas escuelitas fuimos recibidos con una sonrisa por maestros y alumnos. Unas sonrisas imposibles de olvidar. Ellos nos recordaron las desigualdades que reparte el destino y que la educación es el pasaporte para cambiar la vida. Y como dice el cartel, que encontré en un muro de Bolivia, “la vida debe ser una educación continua”.

© Copyright 2014 Nuria Millet Gallego

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

29 Dic 2008

LA SERENIDAD DE LOS MONJES BIRMANOS

Escrito por: nuri-9 el 29 Dic 2008 - URL Permanente

Telas de color azafrán, con tonos anaranjados y granates ondeaban al viento, tendidas en cordeles. Era la hora de la colada, y en un rincón del patio del monasterio budista dos monjes jóvenes lavaban las túnicas. Me dejaron acercarme y entablamos conversación. Les pregunté sobre su vida, a qué hora se levantaban, las horas de rezos, sus obligaciones religiosas y domésticas, cuántos hermanos tenían, cuándo visitaban a sus familias, si les gustaría vivir en el monasterio en el futuro. Las familias destinaban a alguno de sus hijos a la vida religiosa, aunque otros sólo permanecían durante temporadas en el los monasterios.

Respondían a todas mis preguntas, de forma tímida y entre sonrisas. La expresión de sus rostros era serena, y sus ojos destacaban en los cráneos rapados. Llevaban las túnicas con un brazo descubierto mostrando su piel bronceada. La curiosidad era recíproca y también me preguntaron sobre mi trabajo y las rutinas de mi vida diaria. Ellos veían a una mujer joven que les trataba con respeto y quería saber más. Conseguí que me enseñaran sus pequeñas habitaciones y sus escasas pertenencias. Un almanaque con paisajes alpinos decoraba una de las celdas, un contraste ver la nieve con el calor del país. El abad de aquel monasterio tenía sólo treinta años. También vi un aula donde monjes niños escribían sobre pizarras con la escritura vertical, y coreaban la lección.

Los jóvenes monjes se despidieron entre sonrisas, antes de salir del recinto miré atrás y vi como ondeaban las telas coloridas al viento de la mañana.

En la antigua Birmania, llamada Myanmar desde 1987, pasé una de las mejores nocheviejas de mi vida, hace unos años, y he querido recuperar un momento de aquel viaje aquí. Mis monjes y yo os deseamos felicidad y que se cumplan vuestros sueños en el nuevo año. FELIZ 2009!

© Copyright 2008 Nuria Millet Gallego

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

07 Jul 2008

LA PELUQUERÍA BIRMANA

Escrito por: nuri-9 el 07 Jul 2008 - URL Permanente


Algo que no dejo de visitar en cualquier viaje son los mercados, las escuelas y las peluquerías. Me parece que en esos lugares se concentra de forma especial la vida. La foto de la melena de más de un metro de larga es en una peluquería de Myanmar, la antigua Birmania. Se ven pocas melenas de esa longitud. La expresión de la chica muestra el orgullo de mantener su pelo así, y cierta sorpresa de que una extranjera se interese por ella.


En esta otra imagen un peluquero con tupé rapa a un joven monje, y por la expresión del niño no parece que sea muy de su agrado. Hay que observar las fotografías de la pared del fondo con los modelos de cortes y peinados a la moda.


Como veis mi entrada en las peluquerías a veces es una fiesta; interrumpo su cotidianidad me ofrecen un té, preguntan sobre el país de dónde vengo y se interesan por él y por mi vida, posan para las fotos y empieza una tertulia animada entre los peluqueros, los parroquianos y la extranjera curiosa, mientras acaban de cortar el pelo. De momentos como estos están hechos los viajes ¿no creeis?

© Copyright 2008 Nuria Millet Gallego

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

03 Jul 2008

BIRMANIA: EL LAGO INLE

Escrito por: nuri-9 el 03 Jul 2008 - URL Permanente


Nyawngshwe es el pueblo base para recorrer el lago Inle. Nos alojamos en un bungalow de madera y cañas junto a la orilla. Bonito y barato. Un lugar perfecto para celebrar la nochevieja. Por la mañana embarcamos en una canoa. A primera hora había una neblina que envolvía la orilla más montañosa, aunque ya brillaba el sol. A lo lejos se veían las diminutas figuras de los pescadores, como dibujos en la bruma.

El lago Inle tiene 22km. de largo por 11km. de ancho. Estaba lleno de plantas acuáticas que sobresalían de la superficie del agua formando islotes verdes. Esos trozos de tierra los juntaban los agricultores formando estrechas franjas para cultivar huertos de verduras o flores.
Los pescadores manejaban el remo con el pie. Lo sostenían entre los dedos del pie, de forma que parecía fácil remar así. Para pescar utilizaban unas cestas cónicas de mimbre que introducían en el agua, luego removían el fondo con el remo, y finalmente subían la cesta con el pie. Sólo cogían la cesta con la mano en el último momento para ponerla en la barca. Era una curiosa habilidad. Algunos pescadores transportaban sus cestas de forma horizontal, ocupando casi toda la barca, o verticalmente. Resultaba estético contemplar la silueta de las barcas con los pescadores y sus cestas.

Fuimos a curiosear el mercado flotante de Ywamo, pero nos decepcionó un poco al ser bastante turístico. Tenía más canoas con artesanía que productos propios del mercado. De todos modos, el conjunto resultaba muy abigarrado y de gran colorido. Las mujeres usaban sombreros cónicos y algunas fumaban grandes puros, mientras ofrecían sus mercancías entrecruzando las canoas.

Paramos en una isla en el centro del lago, donde estaba el Monasterio Nga Pha Kyaung. Estaba construido en madera sobre pilotes y en su gran sala central tenía una colección de imágenes de Buda de estilo Shan, tibetano y Bagan. Había varios gatos por allí y los monjes los habían enseñado a saltar por un aro. Ya entonces se conocía como el “Monasterio de los gatos saltadores”. Nos hicieron una demostración en un rincón donde se colaba un rayo de sol.
En el Monasterio vivían cinco monjes. Hablamos con ellos; también mostraron curiosidad por nosotros preguntándonos todo lo que se les ocurría sobre cómo vivíamos, y nos enseñaron sus habitaciones. Eran estancias amplias con vistas al lago, tenían cortinillas naranjas en las ventanas y almanaques con paisajes de Italia y Suiza, regalo de un visitante. Como mobiliario, aparte de las camas con dosel, sólo tenían un armario donde guardaban los libros y sus cosas.
En una pasarela sobre el lago tenían colocadas unas tumbonas. Allí estuvimos un rato, contemplando como el sol se convertía en una esfera naranja, y disfrutando del silencio y de la paz del monasterio del lago. Esa fue nuestra manera de despedir el año. Inmejorable.

© Copyright 2008 Nuria Millet Gallego

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Sobre este blog

Avatar de NuriaNómada

NuriaNómada

El viaje es más que ocio o entretenimiento, es desplazarse a lugares que formaron -o que formarán- parte de nuestros sueños. Todos llevamos un mapa propio, es el mapa de nuestros sueños. Sigo dibujando mi mapa.

Soy una viajera vocacional y literaria, viajo en el tiempo y en el espacio. Admiro a viajeros como Alexandra David-Néel, Richard Burton, David Livingstone o Ryszard Kapuscinski, cuya época y cuyos viajes son irrepetibles. Pero creo que aunque casi todo esté ya descrito y descubierto, un viajero siempre podrá ofrecer su mirada sobre aquello que ve y disfruta temporalmente.
El viajero es un testigo privilegiado y nuestros ojos tal vez pueden ver mejor las realidades lejanas gracias a los anteojos de los que nos precedieron.

Me gusta todo tipo de naturaleza (montaña y playa, selvas y desiertos, mares y ríos, lagos y glaciares), las ciudades históricas coloniales, las indumentarias y costumbres diferentes, la gastronomía, los mercados, las charlas con la gente y volverme invisible de vez en cuando para observar sin interferir. Me gustaría disponer de tiempo sin límite para viajar y escribir sobre lo que veo.
He sido trotamundos y he disfrutado en más de ochenta países, y sigo buscando nuevos horizontes.

Me confieso letraherida, como lectora y como escritora. En cada viaje me acompaña mi cuaderno de ruta y varios libros sobre el pais que visito. La literatura es parte importante de mi vida (también soy nómada en el vasto territorio de los libros) y tiene un pequeño espacio en este blog.
BIENVENIDOS!

"NOS TRANSFORMAMOS EN NUESTROS PROPIOS SUEÑOS."
LAWRENCE DURRELL

"ENTRE LOS DONES DE LA TIERRA HAY POCOS PLACERES COMPARABLES A LA ALEGRÍA DE ENTRAR EN CONTACTO CON UN NUEVO PAÍS, UNA RAZA COMPLETAMENTE EXTRAÑA Y COSTUMBRES CONTRARIAS. TANTO DA QUE SE HAYAN ESCRITO BIBLIOTECAS ENTERAS; CADA NUEVO ESPECTADOR ES, PARA SÍ MISMO, UN NUEVO CORTÉS."
RUDYARD KIPLING

"CADA CONTINENTE SERÁ UNA ASIGNATURA, CADA PAÍS UNA LECCIÓN, CADA SITUACIÓN UN EJEMPLO, CADA PERSONA UN EJERCICIO."
"CUANDO VIAJO EXPERIMENTO QUE EL TIEMPO ES MÍO. NO CONCIBO UNA ACTIVIDAD MÁS APASIONANTE QUE LA DE VIAJERO."
JORGE SÁNCHEZ

"...EL VIAJE PUEDE SEGUIR SIENDO AVENTURA PORQUE AVENTURA ES EL RECORRIDO DE LOS SUEÑOS. Y EL SUEÑO ES LA NATURALEZA QUE CONFORMA EL CORAZÓN DEL HOMBRE. SU DESTINO ES CUMPLIRLOS."
JAVIER REVERTÉ

"LA DIFERENCIA ENTRE PAISAJE Y PAISAJE ES POCA, PERO HAY UNA GRAN DIFERENCIA ENTRE LOS QUE LO MIRAN."
RALPH WALDO EMERSON

"NO SE DESCUBRE SINO LO QUE SE HA IMAGINADO."
GASTON BACHELARD

© Copyright 2008-2013 Nuria Millet Gallego
Licencia safe.creative.org.

ver perfil

Amigos y seguidores del viaje

  • lorenzo
  • joaquim
  • blasftome
  • afrika-anna
  • jose-carlos-ga-fajardo
  • danigago
  • José Ignacio Izquierdo Gallardo
  • Pere Estupinyà
  • Emilio Fuentes Romero
  • Manuel Cascales Guindos
  • juanmanuel
  • guendy2
  • viajealasantipodas
  • miabuelapepa
  • kovalam90
  • David Nogales

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

Feevy

RSS

Oops! Este módulo parece que todavía está sin configurar..