07 Jun 2010

El Gobierno "me copia" el mapa del tesoro para corregir el déficit

Escrito por: pablo-bujarin el 07 Jun 2010 - URL Permanente

Pasta, haberla hayla. Otra cosa es encontrarla. Hasta ahora, "nuestros" dirigentes políticos no se han dignado en invertir un mínimo esfuerzo por buscar el tesoro perdido. Recordemos que aquí ha habido más de una década de orgía inmobiliaria y que ha producido a una importante casta de multimillonarios, con sus respectivos patrimonios.

Hoy se ha sabido a través del diario de Pedro Jota que el gobierno del PSOE quiere elaborar algo parecido a un mapa del tesoro. Se trata de captar dinero negro para financiar el déficit. Para ello, o se es muy hábil en los incentivos negativos/coercitivos, o uno se tiene que rendir a los inventivos positivos para que los desfraudadores, que reparten su dinero entre las islas caimán y las bolsas de basura enterradas en el jardín, pasen por la ventanilla de Hacienda (impuestos) y/o la ventanilla del tesoro (compra de deuda pública).

Tampoco voy a ir de fanfarrón, pero es un hecho que propuse un modelo fuerte/radical, de lo que hoy ha filtrado El Mundo. El pasado 4 de marzo escribí mi propuesta en un post titulado "La solución al déficit: captar los billetes de 500". Como se menciona en el periódico (tampoco he inventado la "sopa de ajo"), fórmulas de perfil más bajo se dieron en el pasado para hacer florecer los ahorros de la economía sumergida.

Ahora parece que una comisión técnica (ultrasecreta) está valorando una versión light para canalizar el dinero negro hacia la compra de bonos del Estado a cambio de amnistía fiscal. El Estado, tal y como anuncié, se beneficiaría de una sobrecompra de deuda, abaratando el coste de la misma (el interés y su prima de riesgo). Así lo anuncia el diario El Mundo en su edición de hoy (07/06/2010):

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha encargado a su vicepresidenta segunda y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, que elabore un plan de regulación fiscal que afectaría al dinero opaco colocado por contribuyentes españoles en el extranjero y al dinero negro generado en España con la economía sumergida, con el objetivo de financiar a coste más barato la deuda pública. Según han confesado a EL MUNDO altos funcionarios, el proyecto tiene la consideración de “supersecreto”

La idea consiste en ofrecer el perdón o amnistía fiscal al dinero opaco situado en el extranjero o bien oculto a Hacienda en España, a cambio de que financie la deuda española a un precio más bajo del que ofrece el mercado. Un defensor de esta idea lo argumenta así: “En primer lugar, se abarataría la financiación del déficit y, en segundo lugar, logaríamos aflorar ese dinero oculto y que, posteriormente, pagaría impuestos, lo que elevaría a medio plazo la recaudación fiscal”.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

02 Jun 2010

¿Para cuándo una reforma del 'presentismo' y del 'reparto de dividendos'?

Escrito por: pablo-bujarin el 02 Jun 2010 - URL Permanente

Recientemente el presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se ha hecho público el día tope para pactar la reforma laboral. Es decir, que o por las buenas o por decretazo. El día tope es el 16 de junio, que coincide casualmente con el primer partido de la selección española en el Mundial. Los dos días posteriores el gobierno español tendrá superar el exámen de la comisión europea, y con ella, de los bancos franceses y alemanes que son los que poseen una parte importante de deuda pública y privada española.

Se descarta completamente hacer una reforma laboral en clave de aumento de la productividad y crecimiento del empleo de calidad, por un lado:

- No buscan aumentar la productividad por hora trabajada, en vez del modelo extensivo de echar horas (presentismo) tan extendido en la cultura empresarial española. La cultura de calentar el culo en el asiento y no mejorar los procesos de organización del trabajo por no está bien visto cuestionar las "verdades" de los jefes.

- No buscan limitar el reparto de dividendos a un compromiso con el empleo. Así pues seguimos con gastos improductivos. Tampoco tocan las remuneraciones de los directivos y su perverso sistema de incentivos que cae en el 'riesgo moral' (nunca pierden; a más riesgo, mejor para su bolsillo; nunca pagan externalidades negativas).

Sin embargo, triunfa la tesis, defendida aquí, y también por Ernesto Ekaizer en el Diario Público, que ante la ausencia de soberanía en la devalución de moneda para ser más competitivos, lo que se hace es una DEVALUACIÓN NOMINAL DE LA FUERZA LABORAL por la vía de empobrecer al vecino del quinto, y por ende, a toda la clase trabajadora. Se hace así, porque es la única vía cortoplacista para reducir los costes de producción de las mercancías y servicios producidos (especialmente los exportados) por la economía patria.

La enorme hipoteca de la economía española con las economías alemana y francesa, se pagará con un gigantesco cheque a cargo de las nóminas de los currelas. Y mientras, sin hacer una reforma de horarios, ni de mentalidad, ni de canalización del crédito, ni de redistribución de las fortunas generadas en el ciclo expansivo.

Que se diviertan en el mundial mientras le roban la cartera por detrás, o para los futboles: les meterán un histórico gol entre las piernas.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

22 May 2010

La falacia del falso dilema al servicio del plan de ajuste

Escrito por: pablo-bujarin el 22 May 2010 - URL Permanente

Llegó el plan de ajuste, ya previsto en el anterior post, días antes de la intervención de Zapatero en el congreso. Me pongo un punto por "visionario". Lamentablemente acerté.

Lo cierto es que sabiendo que el origen de la crisis no está ni en los funcionarios, ni en los mileuristas, ni en los pensionistas, parece sumamente difícil justificar que es "inevitable" que paguen justos por pecadores. Teóricamente había entrado en crisis el neoliberalismo, pero sin embargo lo aplican los gobiernos socialdemócratas al pié de la letra... al dictado el FMI. Lo que es difícil justificar políticamente, desde la lógica del capitalismo, es el ABC de su funcionamiento.

Estos días tenía el interés de conocer cuál era el argumentario oficial, una vez que saltara por los aires el discurso del mantenimiento de la protección social, que según ZP, era (y digo "era") una cuestión de principios.

En los media encontré por boca de varios miembros del gobierno el siguiente argumento:

"Para garantizar la viabilidad del pago de las pensiones es imprescindible congelarlas"

"Para garantizar la viabilidad del sistema de pensiones es imprescindible aumentar la edad de jubilación a los 67 años"

Y les faltó poco para decir que:

"Para garantizar el salario de los funcionarios era imprescindible recortar su salario"

"Para garantizar el sistema público de sanidad es imprescindible introducir el copago en las consultas (ponerles precio)"

Esto es un clásico entre la lógica, rama de la filosofía. Es una falacia de falso dilema.

Es como si te dicen, que para garantizar la viabilidad de tu existencia (tu vida) es imprescindible cortarte un brazo. Si tragas con ello y dices que "de acuerdo". Te encontrarás que al rato te volverán a preguntar por lo mismo. Tras cuatro veces, una vez completamente tullido te preguntarás si te han timado. Pues efectivamente. Pero... demasiado tarde.

El argumento, en su procedimiento, es tramposo. No se explica porque no se pueden reducir otras partidas de gastos, ni incrementar los ingresos públicos para garantizar ese servicio o prestación. Tampoco hace un análisis de la reactivación económica en próximos años, ni se realiza un inventario de los recursos que existen en la sociedad.

Lo sustantivo es la tendencia que marcan las medidas. La "inevitabilidad" de estas, convierte en "inevitable" a la tendencia de precarización de servicios públicos, prestaciones, derechos y salarios. Inevitable es solamente en este marco de relaciones sociales. No, en otro.

Si, además, introduces la tendencia neoliberal en un contexto de necesidades sociales crecientes. Ahora ya sí que se desenmascara que la "inevitabilidad" nos lleva al abismo. No es recomendable apoyar acciones suicidas. Hoy es una ración, mañana serán dos, pasado tres.

¿Es inevitable tener una hemorragia de gasto militar en concepto "de matar afganos"? Pues no lo parece, aunque si bien, para los compromisos internacionales del actual Estado con Obama y la OTAN, sí que lo será. Para la población, no.

¿Es inevitable la locura de gasto en AVE?

¿Es inevitable que los ingresos públicos sean tan procíclicos y haya tanto fraude fiscal? Para los altos funcionarios de la agencia tributaria, reiteradamente han manifestado que no.

¿Es inevitable no poder poner impuestos por responsabilidad ante la crisis a las grandes fortunas y bancos que se han beneficiado del anterior modelo de crecimiento? ¿No se puede tipificar la delincuencia económica y meter en la cárcel a los responsables primeros de los 4,6 millones de parados y de las consecuencias del ajuste? ¿No se puede introducir la transparencia y publicar el patrimonio, las rentas y sus pagos hacienda de todos los miembros de las juntas directivas y los grandes accionistas? Muchos hablan de que se fueran, muchos ya lo están haciendo. Pero no es lo mismo enfrentarse a la opinión pública que echar cuentas. Muchos preferirían tener buena imagen pública y aportar más a la redistribución de la sociedad. Los que no, pues si son los menos patriotas, pues que se larguen y busquen asilo.

¿Es inevitable que "nuestras" grandes multinacionales tengan deducciones por inversión fuera del país por valor de 30.000 millones?

¿Es inevitable que "nuestros" bancos hayan monopolizado la prioridad de gasto público al inyectar 30.000 millones (con cargo a deuda emitida por el tesoro) y tengan disponibles otros 20.000 para financiarse a dos años? (Fondo de Adquisición de Activos financieros)

¿Es inevitable que el 4,6% del retroceso del PIB sea pagado por las rentas del trabajo? No es nada casual que coincida con la medida "ejemplarizante" del 5% con los funcionarios.

Ahí lo dejo para vuestra reflexión.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

07 May 2010

Rebajas obreras por liquidación: 1º el mercado, 2º la reforma laboral y 3º el plan de ajuste

Escrito por: pablo-bujarin el 07 May 2010 - URL Permanente

Sabemos que la crisis es un proceso doloroso para todas las clases sociales. Sin embargo, unas se juegan la supervivencia (con el agua al cuello) y otras sufren leves pérdidas patrimoniales personales.

VISIÓN MACRO

En última instancia el sistema económico se financia a través del trabajo. Por ello, pareciera razonable que para salir de la crisis sea necesario trabajar más y cobrar menos. Pero para el sistema capitalista una crisis se vive como un proceso regresivo de distribución de la riqueza y de los sacrificios. A saber:

- Los gigantescos ahorros acumulados en época de bonanza, no se traducen en más financiación de la inversión.

- Los bancos cierran el grifo del crédito y los propietarios de las empresas se piensan dos veces antes de realizar nuevos aportes al capital de la empresa.

- La empresa capitalista sigue teniendo como fin reportar dividendos a los accionistas. Lo que supone un coste para la empresa.

Bajo ese esquema, nos encontramos que la caída de la demanda sólo es una señal de la necesidad de reducción de la utilización de la capacidad instalada (exceso de acumulación de capital) del conjunto del sistema. En el negativo de esta foto está sobrendeudamiento interno y externo de la economía española.

VISIÓN MICRO

El administrador particular de la empresa, vé como caen las ventas, la competencia presiona, y se reducen precios. Ello se traduce:

- Una reducción de los márgenes de beneficios, lo que atenta a la futura inversión y a los dividendos.

- Una reducción de la capacidad instalada porque ya no hay que producir tanto como antes.

- Hace falta reducir gastos financieros (deuda) y gastos del capital circulante. Al reducirse la inversión, se reduce deuda futura. En el caso del circulante, aquí es donde se toca la estructura de la plantilla.

Pero la plantilla tiene unas peculiariedades. No sólo es coste, sino que afecta directamente y de forma muy intensa a la productividad. La optimización de la plantilla se hace como una forma de aumento de la financiación. Si no fuera así: el ajuste se realizaría con reducción de jornada laboral hasta igualar la carga de trabajo de antes de la crisis. Pero no es así. Los trabajadores que no despiden trabajan más que antes, les asignan más actividades (parte de los que han despidido). De esta forma las empresas consiguen mantener los márgenes de beneficio y ser más competitivas.

INEFICIENCIA DEL SISTEMA

Visto a nivel del administrador de una empresa, puede, incluso ser visto como acción lógica y razonable. Pero visto a nivel global, es una muestra de ineficiencia absoluta:

- Existen recursos ociosos de ahorros de rentas del capital que no se están utilizando. Lo que implica un coste de oportunidad gigantesco.

- Priorizar el dividendo al empleo es lo más pérfido en un contexto de 4,6 millones de parados. Y más cuando la falta de confianza deviene de la sangría del paro.

- Se dice que se necesita trabajar más como consenso entre todos los analistas. Pero sin embargo, el sistema economico capitalista en su conjunto está creando escasez relativa de puestos de trabajo (paro), cuando no existe una escasez absoluta. El sistema deteriora las condiciones de trabajo de los nuevos contratados porque hay gente sobrante que trabajo por lo que haga falta para dar de comer a sus hijos.

AUMENTO DE LA EXPLOTACIÓN POR LA VÍA DE LA CARGA DE TRABAJO Y LA NECESIDAD DE TRABAJAR

De esta manera vemos en el último boletín del Banco de España (I Trimestre 2010), como los costes laborales unitarios (remuneración por trabajador/productividad por trabajador), se reducen. La remuneración de los viejos contratados se modera, aunque no creo que esas estadísticas recojan las comisiones en negro que se le asignan a muchos trabajadores de servicios. Los nuevos contratados, ya los contratan con salarios menores. Digamos, no obstante, para no contradecir al Banco de España, que los salarios se moderan hasta el estancamiento. Mientras la productividad por trabajo aumenta. ¿Como es esto? ¿Mejor capital humano o tecnológico?, pues no. Es la modalidad española de aumento de la productidad. A base de crecimiento de paro. Es decir, cuando se destruye empleo a más velocidad que la producción, se aumenta la productividad por la vía de mayor carga de trabajo (ya sea a través de mayor intensidad de trabajo o mayores horas extra, en definitva, mayor explotación). Ver gráfico:

Ya como colofón, señalar que para los trabajadores: primero viene el huracán del mercado (o mejor dicho de la coalición de recursos humanos de las empresas), después viene la reforma laboral para retroalimentar la reducción de costes o legalizar lo que el mercado ya da a la baja, y por último, si el PIB no genera ingresos fiscales suficientes, viene el modelo griego o latinoamericano: viene el FMI y la Comisión Europea con las rebajas. Ajuste de cinturón completo para el factor trabajo.

Este sistema huele a tocomocho. ¿La humanidad es tan tonta como para no organizarnos de otra forma mejor? ¿Qué tal un sistema mundial donde no sea posible mil millones de seres humanos al borde de la inanición y 230 millones de parados?

Quizá en la cuna de la civilización, Grecia, se geste algo. La lucha de los trabajadores griegos es pura inversión de futuro. A tope hasta la victoria.

Fdo: un parado con estudios que vive de la pensión de sus padres.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

26 Abr 2010

Modelo austríaco: segunda oleada de liberalización del despido

Escrito por: pablo-bujarin el 26 Abr 2010 - URL Permanente

Mucho se está hablando del "modelo austriaco" pero pocos saben lo que realmente es. La propuesta tiene el mérito de tener una presentación casi impecable. La tesis a su favor vendría a ser que si se gana en movilidad: será beneficioso para ambas partes en conflicto (capital y trabajo). Hay varias objeciones:

La primera oleada de liberalización del despido vino cuando se reformó el paternalismo franquista de relaciones laborales. Entonces sólo se podía despedir en caso de quiebra o indisciplinas graves. Entonces la patronal consiguió liberalizar el despido poniéndole un precio, cuya finalidad era reparar los perjuicios de quedarse sin trabajo. Es decir, tenía una finalidad clara de compensación por daños. Todos tenemos en mente situaciones personales o de amigos o familiares, dónde se explicitan las consecuencias psicológicas de quedarse en paro. Por el lado de la empresa, por fin podía despedir a consecuencia de la optimización de los recursos de trabajo y capital. Es decir, si no eres lo suficientemente rentable: a la calle.

Esta segunda oleada de liberalización del despido (modelo austriaco) vendría a reducir el coste de oportunidad de despedir. Este modelo rompe con el modelo de indemnización por despido para sustituirlo por un fondo acumulado a lo largo de la vida del trabajador. ¿Consecuencias? Se reduciría el coste real en su montante global (dada la dificultad de capitalizar retroactivametne) y el coste real perdería su volatilidad dado que el provisionamiento de ese fondo se haría constante (incluso serviría de autofinanciación de la empresa), lo que haría repartir el coste a lo largo de varios ejercicios. El único coste sería el de la limitación de la autofinanciación, cosa muy pequeña en comparación con los actuales costes de despido. Con la reducción del coste de oportunidad, se haría muy apetecible desprenderse de trabajadores de 50 años, sustituyéndolos por sumisos jóvenes con ganas de echar horas extra.

El modelo austriaco sería bueno para el trabajador si se aplicara exclusivamente a la movilidad voluntaria del trabajador, conservando así los derechos de antigüedad. En caso contrario (tal y como está en la propuesta), la pérdida de la indemización supone pérdida de poder de negociación con la empresa, a todas luces desigual en relación a un simple trabajador individual. Asimismo la supresión de la finalidad de la indemnización (compensación por daños) nos llevaría a convertir, llamemosle la "hucha personal del despido", en un mero plan de pensiones complementario con derecho a acceder a él en caso de paro o jubilación. ¿Tiene sentido? Pues no mucho si al final se va a descontar del salario diferido (cotizaciones empresa) o del salario bruto (cotizaciones del trabajador). Tendría mucho más sentido que la empresa asumiera el compromiso de buscar un empleo (de similares condiciones) al despedido a cambio de no pagar indemnización.

Esta reforma laboral contrasta con los contratos blindados de los altos directivos, que en caso de despido, la empresa indemniza por encima de lo estipulado y les busca un nuevo empleo, o si están en la cincuentena, se les deja pensiones multimillonarias.

¿Por qué no igualamos hacia arriba?

¿Por qué los defensores de la liberalización del mercado laboral no son partidarios de ella cuando supone menos poder para ellos (como los banqueros)?

¿Cómo es posible que los costes laborales sean altos si los salarios son la mitad que los británicos?

No se dejen engañar.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

06 Abr 2010

¿Algún día los obreros chinos cobrarán más que los españoles?

Escrito por: pablo-bujarin el 06 Abr 2010 - URL Permanente

"Fábricas con Play Station mientras los universitarios cuidan perros", ese es el título de un interesante artículo de Ángel Villarino, publicado ayer en Cotizalia. El mismo viene a describir los cambios revolucionarios que está viviendo la estructura económica y laboral china.

Una de las afirmaciones de Villarino que echan por tierra los prejuicios de occidente es la siguiente: "A pesar de que los sueldos han crecido hasta un 30% desde que empezó el año del tigre en febrero, miles de empresas de las zonas más desarrolladas del país siguen sin encontrar obreros que hagan funcionar la fábrica del mundo”. Añade que "allí los sueldos han subido un 25% desde 2008 y la paga media ronda los 1500 yuanes, unos 160 euros". "Algunos [empresarios] ofrecen incluso habitaciones individuales, aire acondicionado, salas recreativas, mesas de ping pong y una consola Play Station para todos, con cuatro mandos y muchos juegos"

Según el índice big-mac, utilizado para medir el poder adquisitivo a fin de evitar el sesgo cambiario, el big-mac chino cuesta 1,83 dólares, mientras que en la zona euro nos vale 4,8 dólares. Redondeando nos sale a 420 euros el salario medio salarios obrero chino. ¿bajos? pues depende si incorpora o no la habitación individual (o a que precio están en el mercado). Si se incluyera la habitación como remuneración en especie (y a precios de mercado español), cobraría unos 720 euros, que para un país en desarrollo no es poco. Más aún cuando las expectativas para las próximas dos décadas es de aumento de los salarios constantemente. De este modo se estabilizará también la competencia internacional de los mercados.

El país está viviendo varios momentos históricos solapados. En apenas en un siglo han pasado de una civilización feudal subdesarrollada a una civilización capitalista en desarrollo pero bajo una dirección del Partido Comunista que utiliza criterios materialistas históricos en su estrategia de desarrollo. Tiene zonas como Shanghai que parecen del siglo XXII y otras rurales que no terminan de subirse al carro del progreso. La reducción de pobreza se contabiliza anualmente en millones. China es la única nación del mundo que cumple con los objetivos del milenio.

Pero para solapado su mercado de trabajo. Tiene sobreoferta de universitarios, como en España, pero sin embargo vive una carencia de obreros industriales y de la construcción, como la vivió este país a finales de los ochenta y a comienzos en los noventa (y que se fue para no volver; Europa entró en una etapa de decadencia para los salarios).

Cierto es que no sólo de pan vive el hombre. El ser humano necesita tiempo para su vida, necesita reducir su explotación para sus satisfacciones humanas. Así pues aunque viva un proceso progresivo (de avance) en nivel de vida, la calidad de vida es la suma de otros muchos factores que probablemente no tengan cabida dentro del frenético y cocainómano sistema capitalista.

No obstante, no hay que desdeñar el futuro de China. ¿Alguien está en condiciones de negar que la gente corriente, el currito, pueda vivir mejor dentro de veinte años en China que en España? Que a nadie le extrañe que junto al aumento del salario, comience a reducirse la extenuante jornada laboral china. Un movimiento contrario al reaccionario mercado laboral europeo (con más horas de trabajo y tendencia negativa del salario). ¿No es razonable que se encuentren en el camino y se equiparen?

El gigante asiático está inmerso en un proceso imparable de crecimiento de salarios obreros por tres motivos:

- Escasez de mano de obra, por creación de empleo y porque en las familias obreras prefieren que sus hijos sean universitarios (trabajadores cualificados).

- Por el incremento del comercio internacional, y en particular, el incremento de la demanda de productos, que a su vez, aumenta progresivamente el precio de los mismos. Es el Teorema de Stolper-Samuelson: "Un incremento en el precio relativo de un bien incrementa la renta real del factor que se esta utilizando intensivamente en su producción y disminuye la renta del otro factor". En este caso se beneficia también el factor trabajo.

- Por una ley objetiva de desarrollo, como comentaba el presente bloguero en un artículo en 2007, "Discurso de Hu Jintao y la izquierda del PCCH":

La cuestión de los salarios en China sólo se puede abordar desde un análisis riguroso con la metodología de El Capital y las leyes de la Economía Política, no por el simple lloriqueo de los que ponen el grito en el cielo por el dumping social sin cuestionar el sistema mundial en su conjunto, incluyendo al de AQUÍ,... su motivación sólo responde al egoísmo occidental.

Las diferentes cantidades de tiempo de trabajo necesario con las economías occidentales por las condiciones históricas y morales ‘de desarrollo’ que vive china, el millonario ejercito de reserva de proletariado urbano que todavía viaja o le queda por viajar desde el campo, así como el proceso de acumulación de capital humano, nos dan una idea del punto de partida y de la ascensión lenta pero progresiva que tendrán los salarios en los próximos decenios (a diferencia de occidente que ya pasó por esta etapa capitalista).

Por otro lado, queda la “lucha de clases” en la determinación del salario o la disputa por el plusvalor. Los trabajadores chinos cada vez se organizan mejor y el sistema chino se ve obligado a ceder ante una situación que no están preparados. La economía china está en transición hacia una economía basada en la plusvalía relativa (valor añadido basado en tecnología e innovación), la cual no sólo es atractiva por bajos salarios respecto a los occidentales (si fuera así las empresas se irían todas a Africa Subsahariana), sino por su mercado potencial y real y por las sinergias de creación tecnológica que se multiplican por el país.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

21 Mar 2010

El enchufismo: un ajuste ineficiente del mercado laboral

Escrito por: pablo-bujarin el 21 Mar 2010 - URL Permanente

Cuando un parado se enfrenta a la tarea de encontrar una oferta de empleo se topa con una serie de peculiariedades asociadas a un mercado donde se transaccionan mercancías con vida orgánica propia.

El demandante de empleo ofrece para la venta su fuerza de trabajo. El oferente de empleo analiza comparativamente la cualificación de la fuerza de trabajo y su adatación a los requerimientos del puesto de trabajo. Aquí es donde aparece la teoría del "credencialismo", es decir, cuando los departamentos de recursos humanos hacen cribas en función del nivel educativo acreditado.

Este proceso de casamiento entre oferta y demanda, se establece con múltiples asimetrías entre las partes, así como está atravesado por las consecuencias que tenga ese empleo para el trabajador en su tiempo, su formación, su renta y su bienestar.

Por último hay que señalar, a modo de acotación, que no existe un mercado de trabajo, sino muchos mercados de trabajo. Según la profesión, edad y sexo, existen así tantas demandas y ofertas de trabajo. Guardan una autonomía relativa pero mantienen cierta influencia mutua. Por tanto, existe una importante segmentación de mercados.

Entre las ASIMETRÍAS que se encuentra un parado podrían reducirse a dos:

- Asimetría del paro. Actualmente muy acentuado. Cuanto más paro haya más gente dispuesta habrá para trabajar por menos. Como norma hay un desequilibrio entre empresa y trabajador, a favor de la primera. Puesto que se nos trata como un mercancía homogénea, cuya productividad asociada está asimilada al promedio del mercado. Los fenómenos de un "crack" (por ser muy creativo, por ser Pilar Rubio o meter muchos goles) es minoritario porque necesariamente estos personajes, que generan muchos ingresos, son singulares. Así pues, la "asimetría del paro" actúa como una presión a la baja en los salarios.

- Asimetria de información o fenómeno del "enchufismo". Existen muchos casos de asimetría de información al carecer de conocimientos sobre lo que hay del otro lado de la empresa (posibilidades de ascensión, de buen clima en el trabajo, de intensidad de explotación,...), pero el caso más acusado y atávico en el mercado laboral español es el ENCHUFISMO. Que cuando uno lo ejerce, se calla, y cuando los demás hacen su uso es ampliamente criticado. Todo el mundo en voz baja llega a justificarlo. Y es razonablemente humano: echar un currículum a instancias de un cuñado o amigo puede salvar los ingresos familiares en mitad una situación crítica. ¿Quién lo puede condenar? La consigna sería: "no critiques, enchufate tú".

Por tanto, el enchufismo es una forma de conseguir un trato diferenciado al alza en el mercado laboral. Esto genera distorsiones en los sistemas de incentivos de la búsqueda de empleo y crea una estructura ineficiente de la distribución del factor productivo del trabajo. Supone una sustitución del mercado de libre competencia (siempre irreal), por el compadreo y el intercambio mutuo de favores. Esto obliga a los trabajadores a desarrollar dotes de afabilidad y comunicación, dejando amistades en todos sus pasados empleos y cuidando contactos de su familia o antiguos compañeros universitarios. Lo cual, no es negativo... si bien está claro que hay de fondo: un interés individual.

Tengo una CONCLUSIÓN dual:

- Por un lado, una negativa: la voracidad de ganar más dinero, el "peloteo" y el espiritu de camarilla mafiosa, puede ser la base de la corrupción. Si bien, dónde esto ocurre no es tanto en el mercado laboral, sino en los "concursos públicos" para los contratos con dinero público.

- Por otro lado, una positiva: en el ajuste del mercado de seres humanos no todo es dinero. Y eso es motivo de esperanza: el capitalismo todavía no ha conseguido convertirnos en seres monetarios (u homus economicus).

En cualquier caso, ¿Alguien tiene algún contacto para un curro?

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

20 Mar 2010

Las tres alternativas de la zona euro, según Lapavitsas

Escrito por: pablo-bujarin el 20 Mar 2010 - URL Permanente

Hoy cedo el post a una noticia sobre un grupo de economistas (que no pretenden engañar) sobre la crisis de la deuda que se está viviendo en la zona euro.

Nueve economistas critican que el ajuste recaiga sobre el mercado de trabajo

A. M. - Bruselas - 20/03/2010

A medida que se agrandan los problemas de la zona euro, puestos de manifiesto por la crisis de la deuda griega, vuelven a tomar cuerpo las críticas al funcionamiento de la propia Unión Monetaria. Hace pocos días, la ministra de Finanzas de Francia, Christine Lagarde, ponía de relieve que el desequilibrio del superávit comercial de Alemania frente al resto de socios era insostenible.

    Los fallos de funcionamiento de la zona euro se han puesto de manifiesto en un extenso trabajo La crisis de la zona euro: empobreciéndote a ti y a tu vecino, elaborado por nueve economistas del Research on Money and Finance (RMF) vinculados a la Universidad de Londres. El trabajo, coordinado por el profesor Costas Lapavitsas, señala que la Unión Monetaria ha eliminado o limitado las políticas fiscales, provocando que el ajuste haya recaído sobre el mercado de trabajo.

    Según el RMF, "al aplicar las políticas de la UE, los países de la zona euro han iniciado una carrera de apuesta a la baja fomentando la flexibilidad laboral, la contención salarial y el trabajo a tiempo parcial". Según el estudio, la carrera la ha ganado Alemania, pero no a base de mejorar la tecnología e intensificar el capital, sino "a base de exprimir a sus trabajadores" y "mantener su superávit por cuenta corriente financiado con los déficits de las economías periféricas".
    Estos economistas, de inspiración keynesiana, concluyen que en la situación actual son posibles tres alternativas.

    La primera es la que aplican los responsables de la zona euro, que sugiere "mantener la austeridad y una mayor liberalización". En su opinión es "la peor opción, pues lograría la estabilización a través de la recesión, con altos costes sobre los trabajadores".

    La segunda alternativa del trabajo propugna "una reforma radical de la zona euro", que "implicaría una mayor libertad fiscal para los Estados miembros; un presupuesto europeo sustancialmente incrementado; transferencias fiscales de los ricos a los pobres y protección al desempleo". Esta estrategia incluiría "relajar las regulaciones impuestas por el Banco Central Europeo".

    La tercera opción apuesta por "una salida radical de la zona euro". Con esta decisión se produciría una devaluación seguida de un cese de pagos y reestructuración de la deuda. En esta alternativa se propugna "la nacionalización de los bancos" y "extender el control público sobre los aprovisionamientos básicos, transporte, energía y telecomunicaciones".

    Lapavitsas considera "arbitrario exigir el 3% de déficit y el 60% de deuda por igual a todos los países, porque se trata de situaciones muy distintas". En su opinión, "la situación de Grecia dentro del euro es imposible y el recorte tan acelerado del déficit sólo provocará más recesión".

    Compartir

    • Eskup
    • Tuenti
    • Meneame
    • Bitacoras
    • iGoogle
    • My Yahoo
    • My Live

    17 Mar 2010

    El sandwich mixto de Berzosa

    Escrito por: pablo-bujarin el 17 Mar 2010 - URL Permanente

    El pasado lunes asistí a una conferencia de Carlos Berzosa, rector de la Universidad Complutense de Madrid, donde desgranó sus tesis sobre la crisis del pensamiento económico.

    La matutina conferencia no entró tan bien al estómago como entran los sandwich mixtos a media mañana con su correspondiente café. Sin embargo, tenía mucho de mixto por sus conclusiones elécticas donde no se sabía muy bien si el sandwich era sólo de queso o sólo de jamón. No se trataba de una síntesis superadora. A la sazón, siempre he pensado que el eclecticismo es para cobardes políticos o para ignorantes de la dinámica histórica.

    Primero os lo cuento todo, y después: la conclusión.

    El catedrático de economía hizo un repaso general de la evolución del pensamiento económico. Acertamente explicó que la economía, aunque algunos quieran podarla hasta convertirla en una rama de la física (importando todo su aparato matemático), se trata de una ciencia social.

    La geología no ha podido predecir terremotos como el de Chile; tampoco la economía ha tenido capacidad de predecir la crisis. La diferencia estriba en que la segunda depende de múltiples decisiones de organismos económicos y políticos. No es ni mucho menos una suma "anárquica", por agregación, de comportamientos "libres" individuales.

    El conferenciante reinvindicó de la recuperación de un sector público empresarial, que como el privado, lo hay ineficiente, pero también lo ha habido eficiente. Desarrolló una crítica a la hegemonía neoliberal que promete su vuelta como zombies panza arriba, con sus acusaciones de la doble culpabilidad (demagógica), por un lado, de los pobres que vivieron por encima de sus posibilidades, y por otro, de los organismos reguladores por estar "a por uvas". Dijo que la hegemonía neoliberal no prestó atención a las advertencias de los "ortodoxos" por agoreros ni de los "heterodoxos" porque eran los antisistema de siempre: hiperactivos en buscar fallos al sistema. Hasta ahí todo correcto según lo previsto: un discurso abierto socialdemócrata.

    Interpelado por el público a cuenta de la "modorra" apolitizante que existe entre la población joven, él contestó dibujando un escenario idealista a favor de los jóvenes. Han tenido luchas históricas, dijo, como la LOU, el No a la Guerra, e incluso, los antiBolonia (que algún dolor de cabeza le han causado). Nada más fuera de la realidad: fueron pequeñas modas reinvindicativas sin un sustrato ideológico ni una continuidad revolucionaria para que alcanzara el rango de "histórico". Desde luego, bajo mi punto de vista, la juventud podrá estar preocupada por cualquier cosa menos por organizar a sus semejantes. Es decir, no existe atisbo alguno de sociedad civil emergente que presione a los caciques de siempre.

    En la recta final de la conferencia animó a desarrollar la "crítica" y al "debate" en los pasillos de la universidad, pero sin llegar a cambios rupturistas ("eso era de abuelos cebolletas"). Ahí es donde reside mi crítica. Su modelo es el de economía mixta, pero ese modelo siempre es transitorio, puesto que el agua y el aceite nunca consiguen diluirse entre sí. Además, volvía con el sermón de que el Estado de por sí es de izquierdas, sin definir su composición ni su proyecto histórico ni sus clases dominantes.

    Revolución -para él- ni pacífica (llegó a corregirle al presentador del acto). Toda experiencia del socialismo real, al cien por cien, para él, fue un fracaso: lo que le pone en primera fila del positivismo que tanto critica de los liberales. En términos de lucha de clases equivale a decir que la experiencia capitalista ha sido un éxito.

    La única utopía que reivindicó es aquella irrealizable consigna de Lionel Jospin: economía de mercado sí, pero no sociedad de mercado. Se nota que Berzosa fue de los que no pasó del primer capítulo de "El Capital" de Carlos Marx.

    Y ya para finalizar mi crítica. Si una persona pretende llamar a la lucha, lo que le tiene que decir a los estudiantes no es que consuman cultura y sean críticos, sino que ensayen nuevas formas de relaciones sociales y derrumben osadamente el viejo orden. Porque, querido amigo Berzosa, lo que no quieres, y sí aprendiste del marxismo, es que la juventud te barra a tí... junto a toda la clase de apoltronados del sistema.

    Compartir

    • Eskup
    • Tuenti
    • Meneame
    • Bitacoras
    • iGoogle
    • My Yahoo
    • My Live

    11 Mar 2010

    No se ría del mal ajeno, no compre CDS

    Escrito por: pablo-bujarin el 11 Mar 2010 - URL Permanente

    Reconozcámoslo. Todos nos hemos reído alguna vez de la persona que pierde un metro en el último momento. Y si se le cierra la puerta a un palmo de su cara, mejor. Sin embargo cuando hemos padecido el mismo cierre desde el lado anden, aunque disimulemos, no nos ha hecho ni "puXX" gracia.

    La malicia mientras se trate de temas superfluos y para una carcajada puntual, no debe considerarse "pecaminosa". Ahora bien, si lo que se desea es un resbalón olímpico, a modo de "función objetivo" que maximiza los puntos de sutura de la cabeza del sprinter,... pues... como que no. Sentir satisfacción con el mal ajeno, y con alguien que no sea tu enemigo, es una de las pasiones más perversas del ser humano.

    El individualismo dominante no es ajeno a ello. Lamentablemente en la sociedad capitalista, con su dinámica competitiva del todos contra todos, uno tiene que estar vigilando permanentemente su espalda por si algún colega le clava un puñal, o si le tima el comerciante con unos aguacates caducados, o si la plaza vacante que uno soñaba te la ocupan usando una información suministrada en confianza.

    Miserias de las que todos y todas tenemos abundantes ejemplos. Una cosa es el legítimo interés personal dentro de una razonable cooperación social, y otra la guerra sin cuartel de desplumarse los unos a los otros. Nada de exculparse con la "naturaleza humana".

    El mayor ejemplo del enriquecimiento con el mal ajeno es el CDS. Gracias a la brillante corresponsalía que tengo en Bruselas, me llegaron unas declaraciones de José Manuel Durão Barroso, presidente de la Comisión Europea, alertando sobre los abusos del mercado de CDS (seguros de deuda): "es necesario reflexionar sobre estos productos ya que la práctica de comprarlos es puramente especulativa y las apuestas para ganar dinero ante la amenaza de insolvencia de otro país es injustificable".

    Si nos centramos en los CDS de deuda pública, habría que alertar que hay varias características de su naturaleza y uso pérfido:

    1) No es proporcional al riesgo. El CDS se trata de un seguro para proteger a los tenedores de deuda pública de posibles impagos a cambio de pagar una prima. La posibilidad de impago de un Estado es siempre menor que una empresa privada. Pues bien, eso no se corresponde con el mercado de CDS donde existen CDS sobre deuda pública más caros que sobre deuda privada.

    2) No es un estabilizador anticíclico, sino que produce riesgo. Se dice en los mentideros financieros que estos instrumentos (al igual que los derivados de materias primas) pueden estabilizar los tipos de interés cuando se dan situaciones extremas. En la práctica: produce más riesgo por los movimientos especulativos y eso se traduce en una mayor carga presupuestaria de intereses al servicio de la deuda.

    3) Opacidad del emisor. Se emiten en mercados privados con las únicas reglas que las establecidas por la entidad financiera emisora.

    4) ¿Alguna vez en cumplido su finalidad?. Se desconocen los casos en los que se han ejecutado sus inversiones para pagar esos seguros a los bonistas impagados por el Estado. Habría que investigar si en los últimos países que se han dado impagos de deuda como Argentina o Rusia, alguno "se quedó con la brocha en la mano".

    5) Se apuesta por un mal ajeno que nos afecta a todos/as. El inversor del CDS pervierte su condición de ciudadano, porque para que a él le vaya un poco bien, necesariamente a otro/s le tiene que ir muy mal. Cuanto más ahogados estén, más ganancias latentes tendrá, que se realizarán en el momento de mayor inestabilidad.

    6) Una versión aún más gore: el derivado del derivado. En este caso el activo subyacente (el bono) brilla por su ausencia, comercializando un papelito sobre otro papelito.

    Un buen trabajo periodístico sería describir las entidades emisoras. Por su interés y no el nuestro, la información es naturalmente escasa.

    Mientras tanto, amigos, sean más humanos. Luchen contra el envilecimiento interno. ¡Y no deseen el mal ajeno!,... salvo con los propios especuladores.

    Compartir

    • Eskup
    • Tuenti
    • Meneame
    • Bitacoras
    • iGoogle
    • My Yahoo
    • My Live