16 Abr 2014

Tiempos de subjuntivo

Escrito por: palcazar88 el 16 Abr 2014 - URL Permanente

Legionaria del Cristo

Mientras que desde Radio María, la emisora católica, se lanzan las propuestas tradicionales para la Semana Santa, la papisa andaluza, Susana Díaz, visita al Cristo malagueño de la Buena Muerte rodeada de soldados y mosquetones; como si esta mujer, implantada milagrosamente en trono andaluz, no por la fuerza de los votos directos sino por la de la Ley Electoral y la de los ERE, desprovista de cualquier compromiso con sus propios votantes, hubiera decidido reunir en su persona el poder civil y el de las armas. Esta fue la aspiración de Carlos V. La que sintetiza Hernando de Acuña (1520-1580) en estos versos, dedicados al Emperador: “Ya se acerca, señor, o ya es llegada / la edad gloriosa en que promete el cielo / una grey y un pastor solo en el suelo, / por suerte a vuestros tiempos reservada…”. Entre tanto, en Radio María, un vetusto, derrotado y consecuente catolicismo, prescribe confesiones, viacrucis, ejercicios espirituales y ayunos. Díaz se ha cansado de repetirlo en la crisis de Gobierno: “Yo soy la presidenta de todos los andaluces”. Y maleada por el sistema de obtener el poder sin presentarse a unas elecciones, su aparición portentosa en la Semana Santa malagueña, deja entrever su deseo de convertirse en la jefe de la Iglesia Autonómica Andaluza, sin pasar por cónclave alguno. Y ya actúa como pontífice de esta paganidad andaluza que le ha quitado símbolos, ritos y mitos, al catolicismo tridentino, y que invade las calles sin los mediadores ni los sacerdotes del cristianismo, vencido; con tronos cada vez más grandes que se asemejan a los tanques de la Segunda Guerra Mundial, poderosos e invencibles, rodeados de una infantería de cofrades y costaleros que arrasan el humilde escenario común de la racionalidad democrática: la calle. El hipotecariado, la clase emergente surgida de la burbuja inmobiliaria, se llame PP en Granada, se llame PSOE/IU en Sevilla, ha ocupado democráticamente los espacios que otrora ocuparan señoritos y caciques: procesiones, diputaciones, consistorios, parlamentos, sacristías, camerinos, auditorios… Y usa el lenguaje religioso de la promesa con la misma habilidad que los eclesiásticos. Tiempos de subjuntivo, promesas de un más allá feliz y sostenible que no tienen por qué cumplirse: “La recuperación en Andalucía ‘es posible que sea’ a más velocidad”, declara Susana Díaz, y todos vemos abierto el cielo de la prosperidad.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

09 Abr 2014

El referéndum policial

Escrito por: palcazar88 el 09 Abr 2014 - URL Permanente

Hay países como Suiza en los que celebrar un referéndum es bastante fácil. Aquí, no. Y sin embargo, este sería el momento de preguntar qué modelo de policía preferimos. Si el vetusto modelo de Manolo, guardia urbano o los eficaces policías de movilidad anti persona o Frasco el aguacil de mi pueblo o la guardia civil o los mossos d’escuadra que, últimamente, están dando algunas pruebas de eficacia letal. Los que estuvieran preocupados porque el futuro estado hermano catalán iba a estar desprotegido y sumido en el caos cuando la Benemérita lo abandone, ya no tienen de qué preocuparse. Los que sí podrían inquietarse son los delincuentes con problemas cardíacos porque, a veces, cuando son atendidos por esta policía autonómica, se les para el corazón. Los métodos de los mossos son mucho más de policía de proximidad que los de, por ejemplo, la policía secreta de Franco. A los mossos no se les suelen tirar los presos por las ventanas en las comisarías en vuelos arriesgados. Si algún detenido muere al relacionarse con ellos, se debe más que nada a contactos severos de los policías con los detenidos. No sé si la fama que tenía la Benemérita, en tiempos de Franco, es lo que hacía que nos inclinásemos por el espécimen “Manolo, guardia urbano” puesto de moda por una película de los 50. Este urbano era bonachón, cercano y cosmopolita, porque, como los policías ingleses, iba desarmado. O por los alguaciles de pueblo, que, al menos con los niños, no utilizaban nada más que el espantajo del mantequero, que era un peligro virtual con saco a cuestas que se paseaba por los límites del término municipal, nunca visto de cerca por la infancia, pero del que se decía que traficaba con los órganos y ‘mantecas’ infantiles, que extraía de los niños que se atrevían a traspasar las fronteras del pueblo. Según nos contaba Frasco, el sacamantecas vendía su botín en el extranjero a familias ricas con niños enfermos que esperaban la salvación de las ‘mantecas’ de los boyantes niños españoles de la posguerra. A los guardias, a uno le gusta tenerlos cerca, cuando te atracan en tu portal y lejos, cuando te saltas todos los semáforos de la Gran Vía. Luego, los hay más baratos y más caros. Lo más accesible para Ayuntamientos y Comunidades arruinadas es el somatén, cuerpo de voluntarios reclutados entre la gente de orden. Teniendo en cuenta estos datos, que los ciudadanos puedan elegir en referéndum qué cuerpo nos conviene, sería participativo.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

02 Abr 2014

La invasión de los cofrades

Escrito por: palcazar88 el 02 Abr 2014 - URL Permanente

El cristo de Padial

No desespero de enterarme algún día de lo del 23F, pero no creo que Pilar Urbano sea quien nos revele lo sucedido. Hace años, la vi en televisión contando que se había puesto novia con Cristo y hasta ahora no se les ha visto en la portada del Hola. Contó entonces que ella ya tenía novio. Era una chica normal a la que hasta se le acercan los muchachos a festejar con ella. Pero, según decía, se topó con Cristo y mandó al novio a freír espárragos. No recuerdo (¡hace de esto tanto tiempo!) si Jesús estaba de acuerdo en salir con ella, si se lo pidió Pilar o si no le dejó elección. Cualquier muchacho de la Chana o del Zaidín, pese a su instinto ciego que le hace bajar el listón bastante y enredarse en amistades nada recomendables, puede decirle que no a una Pilar Urbano que le salga al camino, pero Cristo, no, Cristo tiene que pechar con lo que le caiga encima. Todo esto lo decía la periodista moviendo muchísimo unas manos poderosas y tensas, adornadas con anillos y pulseras. Cristo es un poco airbag, como la mayoría de la gente. Aguanta que Pilar Urbano lo coja del bracete y que los cofrades lo paseen en imagen por las ciudades de acá para allá como si fuera un mueble, que todo el mundo se lo pase estupendamente, mientras él y su madre lo pasan fatal. No se molesta cuando el papa o la jerarquía deciden que el ajetreo de la Semana Santa forma parte de la ‘religiosidad popular’. Esa que en tiempos era perseguida por la propia institución y por los pontífices, pero que ahora como suministra asistentes, dinero y además es imparable, se ve como algo positivo y plausible. ¡Qué bien comprendí a Cristo un día que me dio por comer en la calle! La paciencia que yo percibo en él, es la misma que tuve que usar mientras que hacía frente a un consomé, que yo pedí corriente y que luego se me pobló de cebollino y de queso de cabra. Entre el primer y el segundo plato entró en el bar un cofrade recio -según contó iba al gimnasio y practicaba tenis- y colocó sobre el mostrador un móvil de última generación a toda pastilla y en el que había grabado la marcha de su cofradía que él acompañaba con movimientos bruscos de la cabeza y con el tarareo de la melodía. El martirio terminó 8 minutos después cuando yo daba fin a un plato de bacalao con tomate. No dije ni palabra. Como Cristo, aguanté los malos tratos. Pagué y me fui. Si yo no perteneciera al ‘colectivo’ de personas que servimos de airbag para los excesos de los expansivos, le digo algo al cofrade.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

26 Mar 2014

Ni menos ni más: igual

Escrito por: palcazar88 el 26 Mar 2014 - URL Permanente

Así, no

En la web aprendiendomates.com los niños advierten, jugando, que el número 444 es mayor que 274. Ni igual ni menor. Está bien empezar por lo más elemental. Para, ya de mayor, poder saber si en una manifestación hay 36.000 participantes o 2.000.000. Éstas son las cifras que se barajaron el día de la Marcha por la Dignidad. La policía, la menor; los organizadores, la mayor. Hay que mirar con esperanza la proliferación de páginas de matemáticas para niños en la nube. Gracias a ellas, quizá, en el futuro, manifestantes y policías, puedan ofrecernos una cifra de participantes igual, como sucede, por ejemplo, en países lejanos y brumosos, como Noruega, donde suelen coincidir los datos de la policía con los de la gente. Pero es que como allí hace tanto frío, los niños y jóvenes se pasan los días metidos en las casas haciendo cuentas, en lugar de andar perdidos por botellones y saraos al aire libre. Día gozoso en el que disfrutaremos de una democracia ‘normal’. Para entonces los adultos españoles habremos salido de la cola de la OCDE en comprensión lectora y en matemáticas. El alcalde de Granada será de los primeros. Él suele ser bastante preciso, cuando, por ejemplo, hace un recuento de los granadinos que están de acuerdo con que se conceda la medalla de la ciudad a la Patrona: “todos” es la cifra. Porque como explicó en el acto de la imposición el día 1 de diciembre de 2013: “En este tema ni hay colores ni clases sociales ni hay nada, la Virgen es nuestra Virgen, es la virgen de todos y es la Virgen a la que todos tenemos una enorme devoción”. Estoy seguro que él los habrá contado uno a uno, que para eso dispone de la desocupada policía municipal. Cuando todos hayamos aprendido matemáticas básicas, quizá el Estado se comprometa a utilizar en la búsqueda de los cuerpos de las víctimas de la guerra civil, que vergonzosamente están todavía en cunetas y descampados, los mismos medios que pone a disposición de la Justicia para encontrar el cuerpo de Marta del Castillo, víctima del salvajismo y la vesania de un asesino. Porque las razones que tienen los familiares de las víctimas de la Guerra son las mismas que las que declara el abuelo de Marta: cerrar con un duelo decoroso la terrible herida que le produjo el asesinato de su nieta. Es cuestión de matemáticas. Y es una operación tan sencilla como ésta: todos los españoles debemos de ser iguales. Ni menos ni más.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

25 Mar 2014

Epitafio

Escrito por: palcazar88 el 25 Mar 2014 - URL Permanente

Suárez era un político agradable, que no nos regañaba cuando se equivocaba ni nos decía que nos jodiéramos si estábamos parados ni achacaba sus éxitos a la Virgen del Rocío y, además, era guapo, a lo Manolo Escobar, pero con un sastre más clásico y con menos animadversión a la minifalda.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

19 Mar 2014

Caras monumentales

Escrito por: palcazar88 el 19 Mar 2014 - URL Permanente

La chaqueta original

Sigo buscando desesperadamente la manera de vivir muchos años más. En los 80, creí haber dado con el secreto de la inmortalidad, leyendo la vida de Santa Margarita María Alacoque a la que prometió el Señor que el que comulgara nueve primeros viernes de mes seguidos no moriría en pecado mortal. Hice los primeros viernes y pequé de inmediato mortalmente y sin propósito alguno de la enmienda. Pero se murió el papa reinante y el sucesor proclamó una amnistía y ya no tuve fuerzas, no para repetir lo de los primeros viernes de mes, sino para volver a pecar. En un programa de Punset, una bióloga norteamericana muy preparada contó que con los años baja mucho la testosterona y van quedando menos ganas de pensar en marranadas. Tras el fracaso, intenté hacer un pacto con el diablo, pero Mefistófeles lo rechazó por considerar de poco interés estratégico hacerse con mi alma. Creí haber encontrado una solución menos ambiciosa, pero suficiente, para asegurarme la supervivencia en los próximos 30 años, cuando, tras perder mi chaqueta cuello Mao, en un restaurante de Málaga, me topé con una de camarero muy parecida en el escaparate de una tienda de la Redonda. Entré y pedí que me confeccionaran una igual a la extraviada. Les enseñé fotos de la original que yo había copiado de las chaquetas que solía lucir Paco Rabanne en las revistas de modas. Pero la casa fabricaba prendas de trabajo al por mayor (como mínimo seis), y yo sólo necesitaba una. Desde luego con el diseño no había problema, bastaba con cambiar el color blanco de la tela y los botones negros de la chaquetilla del escaparate. El sastre que me tomaba medidas insistió en que tenía que encargar por lo menos seis unidades. Vi el cielo abierto. Ésta era mi ocasión de vivir, sin miedo a la muerte, durante los próximos 30 años e inmediatamente encargué seis prendas iguales. Sólo pedí que la empresa me asegurara ante notario que cada una de las chaquetas me iba a durar 5 años, los mismos que me había durado la perdida, y que yo iba a disponer de tiempo para romperlas todas. El sastre, finalmente, consintió en hacerme sólo una en tergal color marengo y no se comprometió a nada. Ahora estoy ilusionado con un producto descubierto por la Universidad y que fabrica una empresa de El Padul, pueblo cercano a Granada. Es un líquido que evita que la piedra de los monumentos se deteriore con el tiempo. Bastará con transmutarse en estatua para durar mucho. Está en fase experimental. Los voluntarios son todos políticos.Hasta ahora sólo se les ha puesto dura la cara.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

12 Mar 2014

Pipas literarias

Escrito por: palcazar88 el 12 Mar 2014 - URL Permanente

Un buen columnista literario de provincias que se precie, si va a Madrid, no puede dejar de asistir a alguna función de teatro. Si le sobra tiempo, se acercará a El Reina Sofía a leer los carteles informativos sobre las exposiciones que el museo cuelga en su fachada para luego quedar en la tertulia como si hubiera visitado el Centro. Las tres Gracias del Prado no tiene por qué verlas: se las sabe de memoria desde que se las explicó su dulcero. El hombre tiene una tienda híbrida, en la Carrera de la Virgen, donde vende helado en verano y turrón de Jijona en Navidad. Un buen día asombró al columnista literario diciéndole que le gustaba Rubens. El escritor pensó alborozado que lo habíamos ganado para el arte. Pero de Rubens sólo le gustaban Las tres Gracias porque las señoras estaban gruesas. “No”, le dijo, “como esas niñacas anoréxicas que acompañan a sus madres en verano a tomar un helado y terminan pidiendo sólo un vaso de agua para no engordar”. El columnista, que en su juventud fue compañero de viaje del PCE, recordó una frase de Marx que había leído en El diccionario Soviético de Filosofía en la que hablaba de que si eres dulcero, al final piensas como dulcero y terminas por analizar toda la historia del arte desde el punto de vista nutricional. En el autobús, de regreso, saca su iPad y comienza a leer una novela que ha pirateado en la nube. De pronto, el tío del asiento de al lado, se pone a comer pipas a un ritmo sostenido de 13 pipas por minuto, Pero no unas pipas cualquiera: unas pipas coruscantes que explotan entre sus dientes con sonido de trueno gordo. Le resultó imposible concentrarse en la novela. Le preguntó al dinamitero, si no vendían pipas con silenciador. Y el chico, con muy malas formas, le dijo que los ancianos no comían pipas para no estropearse las dentaduras postizas. El columnista, enfadado, escribió en su tablet: “Las pipas, como los melones y las sandías, como el huevo de la gallina, son objetos de estructura perfecta y, además, como ciertas habitaciones de los cuentos infantiles, detrás de cuyas puertas se esconden los secretos medulares de la vida, herméticas e irresistibles. Las pipas y el huevo duro permiten a cualquiera rozar lo arcano. Por eso los viejos comprometemos los implantes con tal de penetrar en los misterios de la existencia”. Pero, cuando intentó pasarle el texto al comepipas, el chico dormía plácidamente tras haber liquidado todo el paquete.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

05 Mar 2014

Bancos de pobre

Escrito por: palcazar88 el 05 Mar 2014 - URL Permanente

Banco inteligente

El ayuntamiento de Alicante ha encontrado la manera de evitar que los pobres, salvo los enanos, se arrellanen muellemente en los bancos públicos de la ciudad, afeando el paisaje urbano con su impertinente presencia. Inteligentemente, ha instalado en los parque el modelo de banco de la foto de arriba.

Pero los pobres son tan acomodaticios que muy pronto comenzarán a nacer partidos para disfrutar para disfrutar de los bancos públicos o sin piernas o cortos de estatura. No sé si fue Diderot el que propuso hace tiempo que se fabricaran pobres sin estómago. Darían menos la lata. Y sin mugre. Y los, los perfectos. Pobres afantasmados.

Banco de grúa

Aunque no creo que debamos fabricar el pobre perfecto, porque las damas de nbeneficencia tendrían que volver en masa al bingo. O a los rastrillos de caridad. Mejor una solución intermedia: bancos con ruedas y que se los lleve la grúa cuando en ellos haya aparcado malamente, algún mendigo.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

26 Feb 2014

Mamporreros de la mentira

Escrito por: palcazar88 el 26 Feb 2014 - URL Permanente

Évole, a lo Orson Welles
Todo es banal, menos la muerte. Pero hay mucha gente que se harta de reír en un velatorio o en un entierro. Ni se ríen del muerto ni se ríen de la muerte. Se ríen para espantar el miedo. Los que vivieron la última guerra civil contaban que nunca se habían reído más que en aquellos tres años, acosados por el hambre y asediados por el miedo, la sospecha y la muerte. Évole ha cometido el error de reírse del miedo de los que aún tiemblan pensando en lo que pudo pasar aquella noche del 23 de febrero de 1981. Te puedes reír de la muerte, del hambre, del dolor, pero no del miedo que sintieron los que sabían, a ciencia cierta, que de haber triunfado el golpe, su vida se hubiera acortado unos años. Luego hay cosas que se perdonan mal. El sentirte tonto, por haber creído que lo que te estaban contando era verdad. Luego dirás que los actores eran excelentes y tremendamente creíbles. Que le daban un aíre de verdad a lo que contaban, extraordinario, que cómo se iba a prestar el santón de la izquierda, Gabilondo, a un juego de esa naturaleza. En las redes hubo listillos que ya nos llamaron tontos a todos los que hasta muy avanzado el fingimiento, la mascarada, no comenzamos a pensar que lo que estábamos viendo no podía ser verdad. Después del susto -porque de ser verdad lo que se contaba, al día siguiente nos hubiéramos tenido que ‘ucranizar’ y tirarnos a la calle, hartos de tanta infamia-, comenzamos a tranquilizarnos, a relativizar, a lamentarnos de que la clase política haya hecho creíbles estos fantaseos con su comportamiento irresponsable y depredador de los últimos años. A recordar que todo comenzó cuando los políticos tuvieron la ocurrencia de no aparecer por las sesiones parlamentarias y a acudir siempre que se les llamaba a “Salsa rosa”. La política había dejado de ser el noble espectáculo montado para hacer la guerra con otras armas, para convertirse en un circo banal y vocinglero, donde uno no sabía si los gritos de la tv los daba Pilar Rahola o Belén Esteban. Que el paso de los buenos profesionales de la información (Teresa Campos, Quintana) a los programas de entretenimiento ya auguraba esta degradación de la profesión de periodista. Pero, ¿quién podía esperar que Gabilondo y Onega terminaran de animadores de verbena? Como no hemos conseguido saber lo que pasó, nos mofamos de lo que desconocemos. Parafraseando a Machado: “España miserable, envuelta en sus harapos, se ríe de lo que ignora”.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

22 Feb 2014

Sí, soy Guiomar

Escrito por: palcazar88 el 22 Feb 2014 - URL Permanente

No sé cómo va el proceso de beatificación para la ciudadanía de Antonio Machado. Los pasos deben de ser los mismos que inventó la Iglesia para sus santos y mártirés. En esto es más difícil la innovación que en lo de las células madre. Primero, venerable, después, beato y, al final - el proceso de canonización puede durar siglos-, santo. Entre la documentación acumulada para el caso, no faltan abogados del diablo. Hemos encontrado documentos de los años 90 que explican el estancamiento, provisional, esperamos, de la elevación de este hombre a los altares cívicos del empíreo. En los de la poesía, ya tiene una capilla, desde hace años.
El fragmento que ofrecemos, pertenece a una columna de opinión rancia. El autor la tituló "Machado, el malquerido". Para no despertar la voracidad de la SGAE, le hemos cambiado el título.

Con un poco de suerte, y con la intervención del futuro Santo, los lectores de este blog podrían ahorrarse alguna de las entregas de esta serie que se enumeran a continuación, o todas: 2. "Machado y la Señora", 3. "Machado y el Catedrático", 4. "Machado y Alfonso Guerra" y 5. "Machado y los especialistas". Cuando estén seguros de que esta nómina del desamor se ha interrumpido milagrosamente, informen al comité de beatificación. Ayudará en el proceso.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Sobre este blog

Avatar de Pablo Alcázar

La cólera de Aquiles

ver perfil

Fans

Ídolos

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):