25 Ago 2012

LA VERDADERA HISTORIA DE ECO

Escrito por: pazcirujano el 25 Ago 2012 - URL Permanente

Se miraba en el espejo del estanque, conocía cada trazo que el tiempo había dejado en su rostro. Se miraba y se miraba y no podía apartar su mirada de la imagen que el cristal del agua le devolvía.

Así podía pasar la vida ¿Qué mejor imagen que aquella? ¿Acaso la vida le podía ofrecer algo más digno de su atención?

La vida le había enseñado que, fuera de esa contemplación, nada merecía verdaderamente la pena.

Había encontrado otros espejos en los rostros que le contemplaban, que existían en función de la imagen que le devolvían de sí mismo. Esos rostros que sólo le interesaban para mostrarse. Era tan hermoso, que no tenían otra finalidad que reflejarle. ¿Qué otra cosa podría interesarle de los demás?

Apareció Eco enamorada.

Parece que, en algún momento, le satisfizo aquella mirada, hasta que lo que vio empezó a inquietarle. No se veía en aquel rostro de Eco.

Narciso volvió al estanque, decidió que aquellas aguas eran lo único que le hacía sentirse a sí mismo...

Ella le siguió.

Dicen que, por su persistencia, Eco fue castigada: sólo podía repetir las últimas palabras de Narciso hasta desesperarse...

Quedó recluída en una cueva, pero no murió entonces como cuenta el mito. Ese final es pura pedagogía, aviso para incautos.

En realidad, tras un tempo apartada, consiguió salir de la cueva. Aún había vida para ella...

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

19 comentarios · Escribe aquí tu comentario

Carlos M dijo

Curioso lo que cuentas de Eco, que no conocía, e incomprensible lo de Narciso, que nunca entenderé. Curiosamente a los fotógrafos nos gusta poco salir en las fotos, pero peor es soportar a ese que se empeña en mostrarnos las tropecientas fotos de sus vacaciones delante de todo lo que sus ojos han visto, fastidiando así, paisajes y monumentos, en los que se empeña en demostrar que ha estado ahí. No se si será narcisismo, pero PLASTA si. ja ja ja

pazcirujano dijo

Carlos, en realidad he hecho una versión "retocada" del verdadero mito de Narciso y Eco, en ésta Eco sigue adelante, le doy una segunda oportunidad...
¿Cómo terminó Narciso? Se ahogó al caer al agua, lo que al parecer nos libera de los plastas narcisistas. Ja ja ja
Voy a hacerte una visita.

auroraaguado64 dijo

Muy curioso relato, hay mucha gente como eco que solo sabe mirarse el ombligo. y a la cabeza van los políticos.
Un beso paz

pazcirujano dijo

La mitología griega propone estos ejemplos de la conducta humana, un medio de conocimiento y de explicación de nuestros comportamientos. En el mito, la joven Eco es castigada por la diosa Hera. Yo he hecho una versión.
Por lo demás, encontramos muchos narcisos, quizá tengamos algo de él cada uno de nosotros...

trasindependiente dijo

Maravilloso final con el que el mito vuelve a la vida y parece deshacer el destino. La forja del destino es uno de nuestros juegos vitales más productivos: nos adecuamos a él y huimos de él de tal manera que terminamos por darle una forma mientras le permitimos que nos modele. Sigamos viviviendo, sigamos jugando...

Gracias y saludos.

Agueda Conesa Alcaraz dijo

Conocía la historia mitológica de la ninfa Eco, que fue castigada por Hera y la del pastor Narciso..pero no conocía el final que nos relatas. Narciso...¿el nombre de las flores del estanque?o ¿de ahí viene el narcisismo?. Bello relato de desamor. Un besito

pazcirujano dijo

Sí Trans, hay cosas que escapan a nuestra voluntad, pero tener la firme intención de seguir abre nuevas perspectivas. En este juego encontramos ciertas reglas que no dependen de nosotros,pero cada jugador toma sus decisiones...Buena semana. Paz

pazcirujano dijo

Águeda, el final es mío, hay muchas versiones distintas de este mito. Yo prefiero que Eco se reponga del rechazo de Narciso que ha dado nombre a una bonita flor y a un trastorno de la personalidad definido en psicología.
Un beso.
Paz

popochan dijo

Cada cara, cada voz, cada mirada es eco de la nuestra.
no hay voz sin oyente, mirada sin objeto mirado...
el amor a los otros nos libera del fatal egoismo e individualismo tan en boga.
Espero tengan eco en ti
estas palabras,
y para ello quiero estampar en tu cara
este beso.
Popo.

pazcirujano dijo

Popo recibo el beso y tus palabras que tantas veces he sentido cercanas. Porque no eres Narciso...
Un beso a tí también

vegalonso dijo

Me gusta la variante optimista que has introducido en la historia clásica.
Narciso sigue contemplándose feliz pero sin precipitarse al estanque, no tiene que intervenir Némesis para vengar a nadie y Eco sale de la cueva para rehacer su vida.
Muy bonito Paz.
Un abrazo

pazcirujano dijo

Modesto, sí, he dejado a Narciso en el estanque, ensimismado. Con el tiempo, verá envejecer su cuerpo y su rostro, seguro que él no encontrará nada mejor...
Eco tiene derecho a una segunda oportunidad, erró en el pasado y sufrió las consecuencias, pero ni los dioses pueden castigar como se castiga uno a sí mismo. Enamorarse de Narciso no fue un error, he preferido que siga aprendiendo...
Gracias, buen día y un abrazo. Paz

thorbcnval dijo

Nada hay más dañino que sentirse unico e irrepetible, precioso Narciso amarillo que de mi mano escapa, soy el eco que por valles y montañas resbala, el torso y la campana, podiamos haber sido los dos atada madrugada, pero elegimos ser noche y mañana, mitos y leyendas que la realidad siempre supera.

Miré a un escaparate para atusar mi cabello y viendome reflejado en su cristal comprobé con sorpresa que no era yo el que miraba.

Un saludo Paz, tu amigo Santos Catarroja.

pazcirujano dijo

Gracias por tu visita y tu comentario inquietante al final ¿quién "te mirabas"?.
Buen día amigo, Paz

thorbcnval dijo

era mi propia vanidad quien me miraba, bello Narciso, narciso Bello.

Un saludo paz, de tu amigo Santos Catarroja

juande dijo


        Hola, Paz, qué tal… Celebro verte activa.

        Tienes una habilidad especial para recordarnos a la ninfa del monte Helicón que amaba su preciosa voz. Fue educada por las Musas.

        Sobre esta ninfa en particular poco o casi nada sé. Sobre otras sí he escrito en mis relatos. Por ejemplo de Dríade (yo lo escribo con “a”, Dríada). En mi libro de «Nicole y el secreto de los Xenoblásticos» la Dríada es una morada muy especial, y todas las moradas tienen nombre y representación de ninfas. En otro de mis libros sobre unas niñas que viajan a Fantasía en un tren mágico, también aparecen ninfas.



        Hoy, escribiendo uno de mis versos, me he acordado de ti, dice así:


        Si al hablar te van a oír, mejor habla de Paz.



                  〜 〜
                  º . . º
                    V


                    Abrazos!

                    …….................................Juande…....................................
                    ⦅⦅⦅⦅⦅⦅⦅⦅⦅⦅⦅⦅⦅⦅⦅⦅⦅⦅⦅⦅⦅⦅⦅⦅⦆⦆⦆⦆⦆⦆⦆⦆⦆⦆⦆⦆⦆⦆⦆⦆⦆⦆⦆⦆⦆⦆⦆⦆⦆⦆⦆

pazcirujano dijo

¿Qué tal, Juande? hablar de paz,aunque sólo sea para variar, con tanta prima de riesgo y tan mal talante hacia los más perjudicados en este momento.
Un abrazo. Paz

Agueda Conesa Alcaraz dijo

Sin duda, tu final es más emotivo. Pregunta: ¿por qué difieren unos de otros los relatos en mitología?. Un besito y gracias por tu visita.

pazcirujano dijo

Águeda, responder a tu pregunta de manera erudita sería largo. Sólo diré que, lo mismo que de una simple canción popular aparecen varias versiones, de los textos de la antigüedad, copiados una y otra vez, es fácil prever que surgieran diferentes versiones, adaptadas a cada cultura y cada época (y a los intereses del momento...).
Cada dios griego tiene su correspondiente romano...un caso más cercano: de los evangelios hay muchas versiones, incluso los llamados apócrifos. Aunque los textos conserven la esencia, las sucesivas copias (e intereses) en unos casos, o las variantes producidas en el caso de la tradición oral a lo largo del tiempo, nos traen tantas versiones diferentes. Incluso actualmente algunos autores revisan las ediciones de sus obras e introducen modificaciones.
Yo, descaradamente, he utilizado el mito para dar una nueva oportunidad a Eco.
No soy ninguna autoridad en la materia...pero espero que te dé una idea.
Un beso también para tí y gracias por tu doble visita. Paz

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono