12 Dic 2009

Obameces (IV): Carta abierta al Comité Nobel Noruego

Escrito por: Cordura el 12 Dic 2009 - URL Permanente


«¡Ay de los que a lo malo dicen bueno y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce y lo dulce por amargo!»
(Isaías 5: 20)

«LA GUERRA ES LA PAZ.»
(George Orwell, 1984)

«¿El Nobel de la Paz p’al Obama? Lo que merece ese tunante es una buena patá en el culo (en dirección a la penitenciaría más próxima).»
(C)





Excelentísimos Sres. (o el tratamiento que corresponda):

Quiero creer que ustedes fueron al colegio. Gente tan encopetada cuando menos tendrá el certificado de estudios primarios. Si es así, entonces han de saber el significado de las palabras. No digo que tengan que conocer lo que quieren decir ‘ornistiquio’, ‘disidir’ o ‘zarigüeya’. Pero sí vocablos tan corrientes como ‘mesa’, ‘ventana’ y ‘casa’, del mundo de los objetos. Y también otros, como ‘guerra’ y ‘paz’, que pertenecen al reino de los conceptos.

Además, no sé a ustedes, pero a mí en la escuela, ya de pequeño, me enseñaron a identificar los términos antónimos. Por ejemplo, ‘luz’ y ‘oscuridad’, ‘antes’ y ‘después’, ‘bonito’ y ‘feo’, ‘arriba’ y ‘abajo’, ‘mal’ y ‘bien’. O, de nuevo, ‘guerra’ y ‘paz’.

Tal vez a ustedes no les diga nada el profeta Isaías (una de cuyas sentencias encabeza esta carta). Pero hay algo que se llama “sentido común”, y en virtud del mismo lo malo no puede ser bueno, ni lo bueno malo. Por esa misma lógica, no cabe llamar “paz” a la “guerra”.

Ustedes, tengo entendido, otorgan cada año el premio Nobel de la Paz. Eso debería implicar que saben lo que significa ‘paz’. Lo miro en el DRAE y encuentro que ninguna de las diez acepciones recogidas tiene que ver con lo que practica el buen hombre conocido como Barack Obomba… huy, perdón, Obama (es que algunos ya le empiezan a llamar así y se me está contagiando).

Me he tomado la molestia de averiguar cómo se dice ‘paz’ en noruego y encuentro que la palabra es ‘fred’. Lo he hecho pasando por el inglés, el idioma más internacional. Dada su equivalencia con ‘peace’, deduzco que ‘fred’ tiene que significar algo muy similar. Concluyo entonces, en virtud a su vez de la relación entre ‘peace’ y ‘paz’, que ‘fred’ ha de tener el mismo sentido básico que la palabra española. Todo lo cual me suscita algunas preguntas.

Señor Thorbjørn Jagland, presidente del ilustre Comité Nobel Noruego, ¿por qué le han dado ustedes el Nobel de la Paz a Obama? ¿Están ustedes al tanto del carrerón que lleva ese bendito en menos de un año como presidente de su agresivo gobierno? ¿Es que no han oído hablar de cómo, al mes de llegar al poder, elevó en 17.000 soldados las tropas de su ejército en Afganistán? ¿Saben que, pese a sus promesas, el campo de torturas de Guantánamo sigue abierto y seguirá así pasado un año desde que Obama ocupa su poltrona? ¿Saben que, siendo ya presidente electo, aprobó con su silencio las atrocidades de “Israel” contra los palestinos en Gaza de enero pasado? ¿Saben que este infeliz mantiene sus tropas en Irak? ¿Saben que ha bendecido un golpe de estado en Honduras, volviendo a una tradición que ni su predecesor, el cruel texano Bush, había osado reanudar? ¿Saben que, lejos de abordar las causas del conflicto sobre la piratería en Somalia, declaró la guerra a los “guardacostas” somalíes? ¿Saben que, desde que llegó a la presidencia, ha seguido hostigando a Irán, financiando grupos terroristas que asesinan en ese país y preparando el camino para la agresión a ese pueblo, aunque lo haya disfrazado con engañosas ofertas de diálogo? ¿Saben que, mientras promovía una resolución de la AIEA contra Irán por su programa nuclear, ha bloqueado otra resolución de la misma AIEA que denuncia el programa nuclear de “Israel”, país que sí tiene bombas atómicas?

¿No le parece, señor Jagland, que todo esto contradice la palabra ‘paz’?

Ustedes justifican el galardón diciendo que Obama ha abogado por «un mundo sin armas nucleares». ¿Las “israelíes”, incluidas? ¿Y qué decir de las estadounidenses? Si al presidente le importa tanto ese asunto, ¿por qué no empieza por condenar los precedentes, únicos hasta el momento, de Hiroshima y Nagasaki, en los que algo tuvo que ver su propio país?

Añaden ustedes que con Obama vuelve la diplomacia multilateral. ¿Se llama así ahora a orquestar en la sombra la ejecución y consolidación de golpes de estado mientras se condenan con la boca chica? ¿A exigir a sus “aliados” que manden más tropas a Afganistán? ¿A presionar a países comparativamente débiles, como Turquía, para que se unan al acoso a Irán? ¿A seguir negando cualquier estatus respetable a los legítimos representantes del pueblo palestino?

Dicen también que gracias a su laureado vuelven a respetarse los «estándares internacionales». ¿Serían tan amables de decirme cuáles? ¿Tienen que ver con la tortura, que según dijo usted en su discurso, señor Jagland, «se ha prohibido»? Pero, ¿no sigue abierto el infierno guantanamero? ¿Se han dado a conocer, para poder cerrarlas, las ubicaciones de las cárceles secretas de la CIA? ¿No optó por bloquear este hombre, pese a sus promesas iniciales, las investigaciones sobre tortura en el parlamento estadounidense? ¿No se limitó a maquillar la Military Commissions Act (o “ley de la tortura”) preparada por su antecesor? La ACLU (American Civil Liberties Union) declaró anteayer, o sea, el mismo día en que ustedes jugaban al paripé del Nobel: «La administración Bush construyó un marco legal para la tortura, pero el gobierno de Obama está construyendo un marco legal para la impunidad.» ¿Acaso es creíble que por medio de la impunidad vaya a impedirse la reiteración de semejante barbarie?

Señor Jagland, ustedes anunciaron la concesión del Nobel a Obama a principios del pasado mes de octubre, y se lo han entregado en el solemne acto celebrado tres meses después. Me pregunto si se han enterado de lo que ha ocurrido en ese lapso de tiempo.

¿No saben que a mediados de noviembre esta bella persona sugirió que al supuesto autor intelectual (?) del 11-S se le aplicase la pena de muerte? ¿Está eso en consonancia con los “estándares internacionales” que requiere la paz?

¿No saben que unos días después este señor se negaba a firmar, en nombre de su país, el convenio sobre minas terrestres, que matan cada año a miles de personas, muchos niños incluidos? Por cierto, ¿recuerdan que su ilustre Comité otorgó el mismo Nobel que ahora recae en Obama a su compatriota Jody Williams justamente por su campaña para la prohibición de tales minas? Entiendo, señor Jagland, que deberían ustedes plantearse muy seriamente exigir a esa señora que devuelva su galardón, ya que parece que no tienen intención de quitárselo al recién laureado. Aunque sólo sea por aparentar una pizca de coherencia.

Y, ¿tampoco saben que prácticamente en las vísperas de su recepción del Nobel, Obama anunció el envío de al menos otros 30.000 soldados a Afganistán? Así duplicaba las tropas estadounidenses de tiempos de Bush. El propósito de ello, dice, es «terminar» antes esa guerra, un verdadero anuncio de las masacres que llegarán para añadirse a las ya realizadas, y que no han sido obstáculo para que ustedes le concedan el premio.

Yo me pregunto, señor Jagland, si usted sabía todo esto. Y, siendo así, si se ha planteado durante estos tres meses echarse atrás… De su silencio deduzco que no, claro está. Y de sus solemnes palabras el día de la entrega.

Por cierto, ¿no se lo planteó, al menos, cuando escuchó el discurso del emperador? Estaba recogiendo «con gran humildad» (pero no la suficiente como para rechazarlo) el preciado galardón a favor de la paz y no se le ocurrió cosa mejor que hacer una apología de la guerra (“justa”, claro, como todos los belicistas). Hasta los medios del Sistema lo han reconocido, como el que tituló: “Obama recoge el Nobel de la Paz con una encendida defensa de la guerra” ¿No cree que eso ya es el colmo, señor Jagland?

No contento con eso, repitió allí sus típicas amenazas veladas contra los países que no se pliegan a los dictados imperiales, e incluso los mencionó por sus nombres («Irán y Corea del Norte»). De este modo convirtió, ante las sonrisas de ustedes, un marco donde supuestamente se exalta la paz y a sus defensores en un foro más donde expresar su belicismo imperialista “de guante blanco”.

¿Ni siquiera entonces, señor Jagland, se planteó usted echarse atrás, al menos como postura testimonial? ¿Eso es lo que aprecia usted el prestigio del Premio Nobel de la Paz?

Pero el prestigio de ese sucio Premio es lo de menos. Lo grave aquí es que han dado ustedes alas a un genocida para que siga matando “pacíficamente”. Y, con ello (¿se da cuenta?), se han hecho ustedes cómplices de su genocidio.

Entregándole el premio a ese señor, se han burlado ustedes de toda la humanidad que, ansiosa, desea por fin la paz. ¡Pero si hasta los compatriotas de Obama, en una proporción de dos de cada tres, considera que su presidente no merece tal galardón!

Me gustaría pensar, señor Jagland, que estos días les estarán lloviendo a ustedes miles, incluso decenas de miles, de cartas tan críticas como ésta.

Me gustaría pensar que, a raíz de ese clamor, usted presentase su dimisión declarando en voz muy alta: “Nos hemos equivocado.” (Fíjese, amigo Thorbjørn, que no le estoy pidiendo a usted que se vuelva bueno de repente, simplemente que sea lógico y asuma que la paz es lo contrario de la guerra).

Me gustaría pensar que nadie que trabaje sincera y genuinamente por la paz aceptará jamás recibir el premio Nobel que otorgan ustedes, y que ya está (por si no bastara con los Kissinger y compañía) definitivamente manchado de sangre y violencia.

Pero sólo me gustaría… No me hago ilusiones, aunque seguramente eso le traería a personas usted, señor Jagland, no poca 'fred' interior. Mientras el genocida pronunciaba su discurso guerrero de “paz” en ese marco estrambóticamente paradójico, se inauguraba en Yakarta, capital de Indonesia, una estatua idolátrica dedicada al Obama-niño, un simple mortal. El propósito de la misma, según las autoridades, es el de «inspirar a los niños del país donde él vivió cuando era un chaval».

Otros, en cambio, anhelamos que ningún niño indonesio, ni de ningún otro país, llegue jamás a pervertirse tanto como para merecer el premio Nobel de la Paz.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

11 comentarios · Escribe aquí tu comentario

Hasta el tuétano

Hasta el tuétano dijo

Siguiendo con las traducciones, en catalán 'fred' es 'frío'... La 'paz interior', pues, se traduce por 'frío interior' que es, justamente, como me quedé cuando se dijo que Obama era 'el elegido' para este Nobel.

El consuelo que me queda es saber que, además del mundo entero, es el propio Obama el que reconoce que no lo merece. Es un tío despierto, sin duda alguna.

Un saludo.

rb

rb dijo

Lo mas jocoso es que en el discurso de recepcion del Nobel habo claramente de la 'guerras justas', que sin son necesarias... lo que no dijo es quien decide cuales son justas o no, y porque... en una palabra, 'voy la paz pero hago las guerras cuando las creo necesarias'....

En realidad no es para escandalizarse, Nobel se hizo rico fabricando dinamita... y las guerras existen desde siempre... ya se les habia dado el premio a Kissionger y el dirigente Nortvietnamita en plena guerra.... y al Sharon isreali junto a Arafat en plena matanza mutua.... asi que...

Cordura dijo

HASTA...:

Bueno, supongo que hablas de un consuelo irónico... A mí más bien me irrita que, encima, el tío diga que no lo merece. Si realmente cree eso (que seguro que sí), ¡que no lo acepte!

RB:

Si no nos escandalizamos, acabamos aceptando cínica y/o resignadamente las mayores barbaridades. Una cosa es que no nos asombremos, pero, por favor, ¡no perdamos la capacidad de escándalo! Es señal de que perdura un sano idealismo que nos permite seguir luchando.

Saludos cordiales.

maria

maria dijo

lo que me extraña de esta excelente carta, aunque es lógico, es la ausencia de crítica a Thorbjørn Jagland, quien desde todas partes es altamente criticado; una persona con un año de estudios universitarios, que donde va la lia, con unos antecedentes criticados por todos, fuera y dentro de Noruega, y que además por ser secretario del council de europa no podía ser el presidente de la comisión del nobel de la paz. En un artículo de Meyssan nos comenta la previa amistad entre ambos, Obama y Thorbjorn, y su complicidad en la política de Kenya. Hay que enviarles cartas de protesta, claro que sí, no solo por la elección de Obama, sino por haber permitido que este esperpento sea el presidente de la comision del premio nobel de la paz. Así va el mundo, unos locos mentirosos lo llevan, y además ocupan los altos cargos de poder. Aqui el articulo sobre Obama y Thorbjorn http://www.rebelion.org/noticia.php?id=94155

teresa

teresa dijo

a mi no me extraña para nada la concesion de este nobel. Los judios premian alos suyos y a los queles ayudan en su politicas.

Cordura dijo

Gracias por esos datos, MARíA, pues desconocía buena parte de ellos. Ahora entiendo por qué ese empeño de Jagland (a quien, con todo, doy caña arriba) en que saliera el Nobel para Obama cuando, en un principio, el Comité estaba 3-2 en contra.

TERESA:

¿A qué judíos te refieres en el caso de este Nobel?

Saludos cordiales.

Tadamichi Kuribayashi

Tadamichi Kuribayashi dijo

La cerremonia de entrega dle premio nobel de "fred" de este año ha sido efectivamente un prodigio orwelliano a lo "1984". La guerra se llama paz.

Orwebama

Orwebama dijo

Mi guerra es la paz perpetua para el que me lleva la contraria
La ignorancia de propios y extraños es la fuerza del Imperio Americano
La servidumbre de los demás es la libertad del yanqui

Cordura dijo

Sí, yo creo que hay mucho de eso, Orwebama. Sólo una puntualización: el plan hegemónico-imperial implica un totalitarismo que ahogará también la libertad del pueblo yanqui.

Saludos cordiales.

lorilee

lorilee dijo

Es la ironía personificada. Después de haberlo recibido Kissinger que nos puede ya extrañar? Este señor, como casi todos los políticos, por llegar a gobernar son capaces de vender el alma al diablo. Clinton bombardeaba diariamente Irak, Obama es también otro belicista. ¿Qué diferencia con los Bush? Es igual que tomar la sopa directamente del plato o con un embudo, al final el resultado es el mismo. Ese país no tiene arreglo. Quieren implantar un modelo político, el suyo, y este es un sistema corrupto basado en un capitalismo inmoral. Ese es el verdadero terrorismo, especializados en presionar a todos aquellos que no quieran seguir sus reglas. No respetan la soberanía de ningún país. Y este presidente (en diminutivo) ha sido "LA GRAN DECEPCIÓN"
No hay que olvidar que los hermanos Nobel, antes de que los árabes nacionalizaran el petroleo tenían un porcentaje en el negocio, por lo tanto forman parte de la misma manada.

Cordura dijo

Creo que lo has clavado, Lorilee.

Solo un matiz: “la gran decepción”, nada más para quien creyera en el tal Obama (aunque ciertamente fueron muchos). Algunos ya advertíamos quién era el mozo desde meses antes de su victoria en las urnas (no porque fuéramos más listos, simplemente tratábamos de informarnos):

lacomunidad.elpais.com/periferia06/2008/7/27/un-fraude-llamado-obama-

[Interesante lo de los hermanos Nobel.]

Saludos cordiales.

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Sobre este blog

Avatar de Cordura

El Blog de Cordura

Sobre el poder y el amor por la senda del Maestro.

ver perfil »

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):