11 Jul 2010

Nueva derrota de España

Escrito por: Cordura el 11 Jul 2010 - URL Permanente

Doy principio a estas líneas más de tres horas antes del gran evento. Aunque detesto el júrgol, conozco lo suficiente del deporte involucrado para saber que, salvo milagro u otro tipo de gruesa anomalía, ganará la selección española. De ahí el título.

Título que encierra un lamento. Lamento que nace de una convicción: semejante “éxito” será una nueva huida hacia delante. Acompañada, eso sí, de los típicos “excesos”. Recordemos, por cierto, los de hace dos años, a raíz de la brillante Eurocopa de “la Roja” (no confundir con Pasionaria ni con ninguna otra figura del viejo comunismo trasnochado), constatados en un artículo que entonces reprodujimos aquí:

«El saldo de la “victoria”: en Madrid, una batalla campal de festejantes a botellazo limpio contra la policía (cincuenta y dos detenidos), un aumento en casi el cien por cien con respecto a lo habitual de avisos al 112, de agresiones, de accidentes de tráfico, de incendios y de intoxicaciones etílicas, al menos ciento cincuenta heridos, más de 43.300 kilos de basura (que requirieron el doble de operarios de limpieza que lo inicialmente estipulado), un autobús con pasajeros apedreado, jóvenes rompiendo los retrovisores de los vehículos que circulaban a última hora de la noche… En Cataluña, más de 80 incendios de contenedores de basura y catorce detenidos. En Alcalá de Henares, un hombre apareció vestido con la camiseta de la selección y un pantalón corto, tirado en el suelo, inconsciente, y en medio de un gran charco de sangre; murió poco después, al parecer por haber caído ebrio y haberse golpeado brutalmente la cabeza contra el suelo de mármol.»

Ahora cabe esperar que la celebración sea todavía mayor. Se trata de un “Mundial”. De hecho, cuando el partido aún no ha comenzado, y la ebriedad propiamente dicha tampoco, los bocinazos ya se dejan sentir en las calles y atraviesan los muros de las viviendas en esta calurosa tarde de domingo. Y muchos dan por hecha la victoria en razón de que el equipo es muy bueno pero también porque lo ha dicho un pulpo...

* * *

Si no fuera porque uno ya conoce el percal, pensaría que gran parte de sus “compatriotas” –la mayoría, según los medios masivos– se han vuelto rematadamente locos. Depositar tantas esperanzas de felicidad en una final jurgolera no puede explicarlo, al menos en un sentido racional, ni siquiera el rampante pesimismo derivado de la crisis. (¿Acaso en tiempos de vacas gordas la celebración hubiera sido menor?). ¿Quién osa decir todavía que en nuestra época la religión está en horas bajas? En todo caso, endiosar a unos cuantos individuos, simples mortales como cualesquiera otros, y hacerlos aún más obscenamente millonarios de lo que ya lo son no parece indicio de sanidad mental. Sobre todo cuando el motivo, la conditio sine qua non, es que meten más veces una bola por una puerta que otro grupo similar de millonarios.

Algunos, para inyectar racionalidad al asunto, aseguran que una victoria esta noche puede reactivar el maltrecho PIB español. A fin de cuentas, la economía es en gran medida cuestión de confianza. Se citan, incluso, estudios que avalarían esos buenos augurios. A la vez se recuerda que «los problemas estructurales de España son muy profundos como para que una simple victoria nos saque de ellos». Hay, con todo, quienes sostienen que la psicología colectiva de un pueblo puede verse positivamente modificada, en forma de una mayor confianza en sí mismo, por una victoria de este calibre. Y que eso redunda en revalorizaciones bursátiles e incrementos del PIB. Pero se admite que se trataría de cambios efímeros y lo que no se dice –se trata de algo que sistemáticamente se omite– es que tales procesos no suelen beneficiar al conjunto de la sociedad.

* * *

Mañana, esos “patriotas” que han visto ganar a su selección no amarán más a sus semejantes, españoles o no, de lo que los aman hoy o los amaban ayer.

Que no se me entienda mal. Respeto el derecho de cualquiera a desear, incluso a anhelar, que gane “España”. Incluso el de quienes no respetan el mío a desear lo contrario, convencido como estoy de que la derrota de ese equipo sería mucho más saludable y enriquecedora para todos los españoles (y sintiéndolo por los neerlandeses, a quienes no obstante tengo por más cívicos en promedio).

Cuando mañana el “pueblo español” amanezca resacoso tras la “victoria” (y algunos nos tengamos que levantar sin haber podido descansar gracias a las ruidosas celebraciones que nuestros queridos “compatriotas” nos han obligado a compartir), la realidad social, económica y moral será básicamente la misma que la de hoy y la de hace un mes. A saber, la de un país de soberanía menguante sumido en una crisis oscuramente gestada, la de un pueblo manipulado por sus tan mediocres como mendaces políticos, la de una sociedad enferma que prioriza idolátricamente lo vacuo mientras se deja engañar cada día más por los medios de imbecilización masiva.

Mañana, esos “patriotas” que han visto ganar a su selección no amarán más a sus semejantes, españoles o no, de lo que los aman hoy o los amaban ayer (algunos aún pensamos que la patria tiene que ver con eso...). No serán ciudadanos más cívicos y responsables. No habrán visto crecer su espíritu crítico –todo lo contrario– ni aprendido a estar más atentos a las mentiras del Poder. Serán, si cabe, súbditos aún más sumisos, ebrios de (falsa) victoria, aún más resignados a una realidad que se degrada por días pero embriagados por los goles de unos ricachos a quienes sus congéneres, uno a uno (que es lo que realmente cuenta), les importan un pimiento... salvo en la medida en que la gloria de los primeros –no por ello menos infelices– se asienta en la estulticia de los segundos.

La Policía del Pensamiento ya es legal y nosotros estábamos viendo un partido...

Sí, en la práctica la realidad será aún peor de lo que ya lo era antes de iniciarse el “Mundial”. Al socaire de la colosal distracción facilitada por tan pingüe espectáculo, los señores de las tinieblas habrán consolidado sus posiciones. Mientras las masas duermen el sueño jurgolero, o mientras salen a la calle para celebrar un éxito inútil en lugar de salir para defender sus derechos, “los mercados” habrán dado pasos ya irreversibles para la demolición del estado del bienestar. No contentos con ello, quienes los manejan por detrás y sus lacayos los políticos, en plena fase final del “Mundial”, habrán aprobado la vigilancia de cualquier tipo de discrepancia “radical”, pacífica o violenta, frente al Sistema imperante, como lo prueba el documento aprobado hace escasas semanas por la UE y del que la inmensa mayoría de los europeos no tiene noticias. La Policía del Pensamiento ya es legal y nosotros estábamos viendo un partido... Y al mismo tiempo, a rebufo de la tontuna mundialera, la facción más belicosa de los siniestros señores de la noche no sólo imponía provocadoras sanciones contra el pueblo iraní, sino que se ha venido dedicando estas semanas a realizar un despliegue militar sin apenas precedentes en el Golfo Pérsico y zonas próximas.

En fin, todo sea por la victoria de “la Roja”. Aunque nos dejemos en ella unos cuantos gramos más de nuestra dignidad humana. Amén.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

111 comentarios · Escribe aquí tu comentario

Fruit-S.German

Fruit-S.German dijo

<img src="http://d.yimg.com/i/ng/sp/eurosport/20100711/25/acc35ed756b0c3dd2906043eae377c6b.jpg">

Fruit-S.Gertman

Fruit-S.Gertman dijo

Fruit-S.German

Fruit-S.German dijo

[http://d.yimg.com/i/ng/sp/eurosport/20100711/25/acc35ed756b0c3dd2906043eae377c6b.jpg]

Fruit

Fruit dijo

<html>

<head>
<meta>
<title>Sin título</title>
<meta>
<meta>
</head>

<body>

España=  2, Holanda= 1


</body>

</html>

rb

rb dijo

El futbol como otras cosas de este tipo son aceptables como pasatiempos, como espectaculos, ect.... el problema es que hoy se ha establecido que el futbol es algo de importancia 'nacional', las artistas de cine son 'ejemplos' para la juventud, los cantantes de bailables son 'artistas ejemplares' y asi podemos ir recorriendo la 'transferencia de valores' ....
Por mi que gane el partido el mejor, lo malo es que eso se le de una valoracion nacional, una espectativa extra espectaculo y unas gamberradas o accciones de borrachos y neuróticos... una lastima, como espectaculo no esá mal....

raravis dijo

no os precipoteis
a partir de mañana podremos por fin hablar de furbol, de españa, de nacionalismos, de catalanes
todo de una manera normal
una vez terminada la estúpidización transitoria que aliena a un pais entero
quedan horas
no hay prisa

agameno

agameno dijo

Tienes muchisima razón, Cordura. Creo que fueron los antiguos romanos quienes hablaron de entretener al pueblo dándole pan y circo. El círco está más que garantizado, y el pan cada vez toca a menos. Mientras los poderosos lo son más a costa del pueblo. Te felicito.

trasindependiente dijo

Aquí me tienes, con los ojos lejos del partido, leyendo a alguien que claramente muestra su cordura, como tú. La cordura que falta, no en los que les gusta el fútbol, sino en todos esos que portan banderas y no se les cae de la boca un nombre que no saben lo que significa ni lo que desean hacer con él ni en él: España.

Gracias y saludos.

greg grisham

greg grisham dijo

La comprobación anti-spam, no puedo creerlo, es "monsanto".

Bueno, cuando ganaron el semifinal, interrumpí en el festejo, ¿"Qué pasa, ya no hay ricos y pobres en España?

De todas maneras, pasada la fiesta, la resaca.

La mejor jugada de todo el Mundial ha sido la del TC sacar lo del Estatut. Eso sí que ha sido un golazo.

ananias

ananias dijo

Hoy unos cuantos hemos hecho historia: los que, por España, nos hemos negado a ver el partido. Llevo viviendo toda esta fase final del mundial con este sentimiento que expresas tan bien en tu artículo: ¿qué le pasa a la gente?, ¿estarán también emocionados los que van a ser desahuciados mañana o lo han sido hoy?, ¿sentirá una especie de extraña esperanza el que lleva dos años en paro y mañana seguirá en paro?

España y el mundo están no ya al borde del precipicio sino precipitándose, y en lugar de gritos y lamentos se escuchan vuzuzelas. Qué regocijo sentirán los poderosos hoy, pensando el tipo de ganado que tienen enfrente, incapaz de hacerles frente, incapaz de ver la farsa.

Toda la razón, agameno: pan y circo.

Loli dijo

!Tienes toda la razón.!
Felicidades por tu estupenda
entrada!
Un Saludo

Jose Luis Forneo

Jose Luis Forneo dijo

Ya se ha consumado lo previsto. Las elites puedes seguir recortando salarios, derechos y democracia en España porque 22 pijos de mierda han ganado un Mundial cantado (el guion se ha cumplido punto por punto). En fin, despues de la orgia de la estupidez, la realidad seguira golpeando y entonces ya no habra Mundial en el que los cobardes puedan esconder sus miserias

Cordura dijo

“...y entonces ya no habrá Mundial en el que los cobardes puedan esconder sus miserias”. Impresionante sentencia de José Luis.

En efecto, consumose la debacle y perdió España (estaba claro y, como prueba de que lo estaba, habíamos publicado este 'post' antes de empezar el dichoso partido). En las calles ya resuenan los cohetes y así seguirán, supongo, toda la noche (¡qué más da que mañana sea lunes y vuelta al currelo!). Ya braman nuestros patrióticos compatriotas, ésos que aman tanto a España como para anteponer la gloria de un reducido grupo de millonetis sobre el derecho al descanso de los trabajadores. En plena apoteosis, el “pueblo” exhibe su espasmódica alegría al dictado de Tele5, la Cadena PSOER y todos los demás medios sistémicos de cretinización, que de paso harán hoy y mañana y pasado caja extra gracias al magnísimo evento.

España está por los suelos (moralmente sobre todo), el mundo se hunde... y los españoles más patriotas, tirando cohetes de alegría.

nanah dijo

Suerte que tienes que madrugar para ir a trabajar!. Otros mañana seguirán sin trabajo, pero tal vez durante las horas del partido hayan podido sentirse un poco alegres o ilusionados, dando un descanso a sus preocupaciones y no creo que nadie diga que España es la mejor; de momento, la mejor en futbol nada más.
Ah, pero la culpa la tenemos los que estamos contentos porque sea el Campeón del Mundo de Futbol.
Se confunden las cosas... Un saludo.

ananias

ananias dijo

Ese es el problema, nanah: que muchos mañana no irán a trabajar porque no tienen trabajo; pero los medios hablan de ellos como parte integrante de ese espíritu de identidad nacional que, gracias al fútbol, se ha recuperado. Mañana, en la más estricta soledad, un parado seguirá siendo un parado... ¡y que no se le ocurra romper este cuadro de alegre hermandad bajo una sola bandera!, ¡que no se le ocurra expresar su tristeza porque no sabe cómo pagar su piso (si lo tiene) o comprar la comida para su familia!

Ya se ha ganado el Mundial y los que tienen trabajo, los banqueros, los políticos, los famosos, los periodistas... van a estar exultantes por mucho tiempo: ya pueden cantarle al mundo "¡qué bien nos va!" con garantía absoluta de que nadie va a levantar una sola mirada de reproche (por favor, es a tu hermano al que le va bien... ¿cómo no alegrarte?)

Cordura dijo

Nanah, la culpa la tienen quienes utilizan estos eventos para adocenar al pueblo pero también, lo siento, quienes se dejan adocenar. Las expresiones de estos días están siendo a todas luces exageradas. Estamos tan acostumbrados a sobrevalorar esa cosa llamada “fútbol” (profesional) que ya no somos capaces de percibir hasta dónde llega la absurda desmesura. Es cosa de niños pero en el peor de los sentidos. Los niños, cuando juegan, se inventan situaciones y las viven como si fueran reales, pero no hay nadie ajeno a ellos que los induzca a creer que lo son. En cambio los adultos con el júrgol se acaban creyendo que una chorrada como lo es un campeonato puede cambiar sus vidas. Y eso es así, en gran medida, porque otros adultos (los periodistas y, detrás de ellos, quienes manejan el cotarro) les bombardean propagandísticamente todo el tiempo para que se crean semejante estupidez (pero es que si lo dicen los periodistas, que se supone que son los que in-forman la verdad, ¿cómo no creerlos?). Manipulan a la gente jugando con sus sentimientos, incluidos el de pertenencia, el del anhelo de felicidad y el del patriotismo. No nos damos cuenta de cuán grave es todo esto.

Por lo demás, ¿no es triste usar el júrgol, o cualquier otra salida evasiva, para aliviar una situación como el paro? Eso confirma el carácter narcótico del montaje que nos ocupa. Es como quien recurre al alcohol o las drogas. Por supuesto, y lo digo arriba, yo respeto a quien así proceda, pues tal conducta refleja problemas de fondo y yo no puedo ser insensible a ellos (de hecho, es fundamentalmente por eso que escribo mis denuncias). Pero no son tales recursos opiáceos los que van a solucionar dichos problemas, todo lo contrario. Repito: en lugar de salir a celebrar el rollo jurgolero, lo que deberíamos hacer todos es salir a la calle para defender nuestros derechos. Que incluyen, por cierto, el derecho a pensar diferente, a sentirse al margen de esa bandera (pseudopatriótica) de la que habla Ananías.

Un cordial saludo.

ZidaK

ZidaK dijo

Cordura lo que voy a decir te aseguro que no lo digo a malas ni odiandote ni nada parecido pero al leer algunas de tus entradas solo te diré tienes el Don de joder cualquier fran ocasión. Espero que no seas tan hipócrita de haber escrito éstas líneas y después te hayas puesto a ver el partido como un eufórico, bebiendo, hayas causado tu algún percance, etc... porque si es así ya tienes título para otra entrada 'La Hipocresía de Cordura'

Yo pienso que el mundial ha unido y que por 1 hora y media de partido se olvidaban un poco los problemas y aquellos que están sin trabajo, tienen algún problema familiar, etc podían despejar su mente un rato. Claro que todo sigue, siguen los problemas, los calentamientos de cabeza pero hay gente que en un trocito de su corazón está contenta y anoche seguro que se olvidó de todo aquello que la hunde.

jjm

jjm dijo

Con esta situación social y económicamente tan dramática, o con otra que fuera cuasi perfecta, si habría celebrado este evento igualmente. Es asunto de calendario, desde que el resto de Occidente mimetizó el sistema futbolero inglés (y seguidamente el resto del globo).
Este no es un problema de España… En Holanda han detenido a más de cien personas…

La sociedad humana siempre ha sido movida por esos parámetros. Así era en Olympia, así era en Roma, así era en los torneos medievales… así era desde antes que David fuera rey: 1ª de Samuel 18, 6-8.

Hoy existe “el derecho a pensar diferente, a sentirse al margen de esa bandera (pseudopatriótica) de la que habla Ananías.” ¡Ciertamente! Pero hoy si “volverán las banderas victoriosas al paso alegre de la paz”.

Cordura dijo

Zidak:

Ante todo, te agradezco tu opinión. Lamento, de paso, que insinúes (tan explícitamente, por otra parte) mi hipocresía respecto al asunto que nos ocupa. No, no me conduje anoche como indicas, simplemente deseé la victoria de Países Bajos, aun a sabiendas de que no se produciría, porque estimo que hubiera sido lo más saludable para el pueblo español.

Ya he dado las razones de por qué pienso así (ignoro si las has leído), de modo que no las voy a repetir. Lo que sí debo añadir es que resulta triste que redundes en argumentos ya refutados, pero sobre todo que comulgues con la Gran Mentira Social que tiene, entre sus facetas menos desdeñables, la jurgolera.

Falacia que incluye, entre otras cosas, la creencia de que esa chorrada llamada “Mundial” y la victoria en el mismo favorece la unión entre los españoles (¿habrase visto superficialidad semejante?). Si reflexionases un poco más, como invitaba yo a hacer arriba, te darías cuenta de lo absurdo que es sostener eso. Por cierto, ¿no confirma tu manera de tratarme lo que decía yo en el primer destacado?

Todo lo cual lo digo sin el menor afán de “j...” ninguna “gran ocasión”, aunque también es cierto que sin mucha esperanza de que lo entiendas.

Un cordial saludo.

Marcos

Marcos dijo

De momento es la celebración más depresiva que he leído sobre que España es campeona del mundo de fútbol por primera vez en su historia.
Enhorabuena

Cordura dijo

Gracias, Marcos, pero yo no estaba celebrando nada.

En cambio, parece que por ejemplo éstos sí, y yo creo que es aún más depresivo, ¿no crees?

http://noticias.terra.es/2010/sucesos/0712/actualidad/muere-ahogado-en-piscina-municipal-donde-un-grupo-celebraba-victoria-futbol.aspx
Dos personas fallecen mientras celebraban la victoria de España en el Mundial
Un hombre de 48 años ha fallecido ahogado en una piscina municipal y otro de 33 se ha precipitado por el balcón cuando celebraban el triunfo de 'La Roja' en el Mundial de Sudáfrica.

Un cordial saludo.

LG

LG dijo

Veamos algunas “flores” que he leído aquí:

–“Una vez terminada la estúpidización transitoria que aliena a un pais entero”.
–“La cordura que falta, no en los que les gusta el fútbol, sino en todos esos que portan banderas y no se les cae de la boca un nombre que no saben lo que significa ni lo que desean hacer con él ni en él: España” [supongo que tú eres de los poquitos que sí lo saben].
–“22 pijos de mierda han ganado un Mundial“ “despues de la orgia de la estupidez”

A mí me da pena tanta intolerancia. Y me apena también que en muchos de los comentarios de los blogueros, incluido el propio autor, parece que este mundial se ha hecho para “tapar” los problemas actuales, como si no hubiera historia. O que el hecho de que ganase España forme parte de la estrategia de Zapatero para que no se hable de sus desaciertos... [Si esto fuera así, Zapatero dejaría en pañales a Napoleón como estratega].

¿Tanto os cuesta aceptar que el juego y la competición no fueron un invento reciente y forma parte de la historia de la humanidad?

¿Qué España ha ganado? Era una posibilidad porque últimamente jugaba bastante bien, no porque el Gran Hermano así lo decidiera para ‘imbecilizar’ al pueblo. Y coincide que España forma parte de MI FAMILIA (me guste o no porque no puedo decidir ni de quién ni dónde debía nacer). Puedo abjurar de mis padres, de mi patria, de mis amigos... ¡Allá cada uno! Pero no deja de ser una pena verificar la cantidad de familias desestructuradas que existen.

¡Y vosotros a predicar lo buena que es la familia (personal o social) desestructurada! Lo siento, lo considero una barbaridad. Vosotros sí os estáis cargando la sociedad. Yo, probablemente de una forma estúpida, me emociona que mi hermano catalán, o vasco, o... se acerque a mí y me dé un abrazo de pertenencia.

Hace falta equilibrio y evitar los insultos. Porque supongo que no se os escapa que desear la victoria de la familia del vecino (Holanda, a la que en buena vecindad hay desear lo mejor) puede doler a quien vive en el mismo solar que tú. ¿ES NECESARIO?

¡Y a mí que sentir a la gente feliz me resulta gratificante...! Ya sé, ya sé, lo del “pan y circo”. Y también sé, como dice el autor, que “esos ‘patriotas’ que ha visto ganar a su selección no amarán más a sus semejantes”. Pero, ¡qué manía con sublimarlo todo! ¿O es que quienes no habéis visto el partido amaréis más y mejor a vuestros semejantes POR EL SIMPLE HECHO DEL NO-SER?

Y por terminar, la alusión a Irán en el escrito. Algunos, basados en informaciones muy fidedignas, hace dos años vaticinaron la invasión inminente (días o a lo sumo escasísimas semanas) de Irán... Parecéis testigos de Jehová dando fechas inminentes... Y, claro, alguna vez será verdad.

Y otro sí... No entiendo el “Amén” final después de “Aunque nos dejemos unos cuantos gramos de dignidad humana en ella”. Ya. Me imagino la ironía, pero algunos podrían entender que algunos se dejan (“nos dejemos”) la dignidad por el camino. Que cada uno cuide de la suya y dejemos de ser “los vigilantes de la playa” de los pobres infelices no-pensantes. Como dice en una canción Víctor Manuel, “Déjame en paz que en el infierno no se está tan mal”. Desde luego, el “cielo” iraní, cubano, venezolano no me seducen. A José Saramago sí le seducían... pero vivía en Lanzarote...

¡Visca la roja! (lo dice un asturiano, creo que con amplitud de mente). Y perdonad quienes no pensáis así: no me siento motivado a pedir perdón por ello.

Lo siento, yo no te puedo dar la enhorabuena al autor del escrito. Esa postura, en mi opinión hace daño a la familia, mi familia, la de muchos. Y aunque haya buena intención no hay nada que lo justifique.

rafa

rafa dijo

Madre mia cordura, estoy de acuerdo en que el futbol no arregla nada, y que la sociedad española necesita arreglar cosas mucho mas importante que ganar un mundial, pero hombre, si la gente se alegra por ganar un mundial tampoco hay que amargarles una celebracion, yo por ejemplo, soy ateo, y no me parece mal que haya un monton de creyentes, es mas, gracias a las religiones (como el futbol) mucha gente tiene un motivo para la esperanza, cosa que parece que tu has perdido.

Venga, animo y no te cortes las venas, que poco a poco yo creo que esto se arregla, y si no, echa la vista atras 40 años y mira lo que ves, creo que hay diferencia o no?

Kronos

Kronos dijo

Hola, Cordura. Me alegra mucho saber que hay otras personas que piensan.

Es de esa forma que uno sigue adelante con la esperanza de algún día poder hacer algo en serio. Mientras el circo sigue y los que se dejan manejar son manejados cada vez más fácilmente... cierto, los mandamases pueden mover los hilos con más soltura; pero hay aún otro nivel que es el de los que NO nos dejamos manipular, y estamos ganando la batalla aunque parezca quijotesco decirlo :)

Por desgracia trabajo en una zona céntrica de Madrid y hoy para volver a casa tendré que hacer virguerías para poder usar el transporte público, pues con la celebración de marras se modifican varias líneas de autobuses. Pero no importa, pensará alguien, porque es una vez... cada ni se sabe el tiempo. Pero es mentira, porque a la gente la movilizan cada vez más por tonterías cada vez más grandes, ya sea para crear cortinas de humos simples o complejas.

En fin, que felicidades por el artículo.

Un saludo cordial

Kronos

Cordura dijo

LG:

Estamos de acuerdo en que hay que evitar los insultos. Esa evitación forma parte del estilo de este blog, aunque también el respeto a la libertad de expresión. Me parece mal que haya quien los use. También creo, sin embargo, que hay que discernir cuándo existe verdadera intención de insultar y cuándo se trata más bien de un desahogo producto del hartazgo (creo que los ejemplos que pones responden más bien a lo segundo, aunque quizá me equivoque). Por otra parte, amigo, entiendo que no hay que tomarse estas cosas de manera personal, y menos aún cuando no se está personalizando en nadie.

A la vez, hemos de evitar las tergiversaciones. Dices:

“¿Qué España ha ganado? Era una posibilidad porque últimamente jugaba bastante bien, no porque el Gran Hermano así lo decidiera para ‘imbecilizar’ al pueblo.”

¿Quién ha dicho que “España” haya ganado porque alguien (el ‘Big Brother’ o quien sea) lo haya decidido? He ahí un ejemplo de tergiversación de las palabras ajenas (por desgracia, hay alguna otra en tu respetable intervención, a la que no responderé exhaustivamente).

Por lo demás, el planteamiento que haces (p. ej., lo relativo al vecino, el solar, etc.) incurre, a mi modo de ver, justamente en lo que criticábamos aquí: la sobrevaloración, con tremendas dosis de dramatismo incluidas, de un simple juego. Esto confirma que se ha hecho de la jurgolitis una auténtica religión (¡no es raro el recibimiento, cual si de dioses se tratase, que se está haciendo de los “heroicos” jugadores!). Que digas: “Porque supongo que no se os escapa que desear la victoria de la familia del vecino (Holanda, a la que en buena vecindad hay desear lo mejor) puede doler a quien vive en el mismo solar que tú” muestra hasta qué punto llevas esa personalización de la que hablaba. Espero que al decir eso no estés cuestionando, aunque lo parezca, mi derecho a desear que gane cualquiera... lo que no conlleva, ojo, deseo de hacer daño a quien se identifique con su rival.

Dices que “sentir a la gente feliz” te “resulta gratificante”. No te creas el único. Ahora bien, si llamas “felicidad” a lo de estos días, si crees que la felicidad consiste en eso, entonces me temo que no podemos estar de acuerdo. La (pseudo)alegría derivada del embrutecimiento colectivo tiene poco que ver con la dicha genuina. La identificación (curiosamente oportunista) con banderas, los berridos espasmódicos (¡a por ellos!, ¡oé, oé, oé, oé...!), la asunción totalitaria de que todos los españoles, por el hecho de serlo, tienen que desear que gane “la Roja” ésa... nada de eso implica ni paz interior ni gozo profundo, sino más bien mero contagio del ambiente exterior, a su vez debidamente programado y caldeado por los medios sistémicos de masas que en estos meses de junio y julio han venido haciendo su agosto a cuenta del dichoso “Mundial”.

Por supuesto, los efímeros (y en la mayor parte de los casos, superficiales) abrazos que estos días se propinan algunos españoles entre sí no implican, salvo excepciones (que no creo debidas al resultado jurgolero en sí), que se quieran más que antes ni que exista mayor unidad real entre nuestros compatriotas (¡pero, hombre, si en los mismos días estamos viendo manifestaciones independentistas, a la vez que no pocos se pican porque jugadores catalanes de la selección celebrasen la victoria ‘senyera’ en ristre!). Es absurdo pensar que un éxito compartido, al menos uno de ese calibre, vaya a hacer de nuestros congéneres mejores personas. Es tan absurdo como pensar eso mismo, salvando las distancias, de un grupo de borrachos que cantan y bailan juntos (cuando luego llega la resaca, no es raro que acaben a tortas...).

Añades más adelante: “Y por terminar, la alusión a Irán en el escrito. Algunos, basados en informaciones muy fidedignas, hace dos años vaticinaron la invasión inminente (días o a lo sumo escasísimas semanas) de Irán”

¿Serías capaz de indicar en dónde hemos hablado de “días o a lo sumo escasísimas semanas”? Por supuesto, si el Imperio hubiera podido, ya hubiera atacado a Irán (ése es el sentido del término ‘inminente’, que se usa también, p. ej., en el marco de la Segunda Venida, y no precisamente por los respetables testigos de Jehová; ellos sí ponen fechas, justo por ello no hablan de “inminencia” en sentido abstracto). ¿Tú crees que si estos días el Imperio ha llenado de barcos de guerra las aguas del Golfo ha sido porque a sus bravos soldadotes les apetecía irse de excursión? ¿Crees que las sanciones que logran imponer en la ONU, cada vez más duras, son simplemente para pasar el rato? Es cierto que la agresión proyectada (primero por el criminal Bush, luego por su sucesor el criminal Obama) no les está resultando fácil de llevar a cabo. En parte, porque hay personas (entre las que modestamente nos encontramos) que protestan contra ella, lo que les obliga a extremar sus cautelas para disfrazar, tanto como puedan, esa agresión de “legítima defensa” y otros trucos ya conocidos. Pero hay que estar muy ciego para no ver, ya desde hace años, las intenciones agresivas del Imperio contra el pueblo iraní. Un pueblo, por cierto, cuyos integrantes tienen la misma dignidad humana que los de cualquier otro. (Y a lo peor hasta es más grave tolerar su agresión que desear que un equipo rival le gane un partido de júrgol al nuestro...).

Dices también: “Y otro sí... No entiendo el ‘Amén’ final después de ‘Aunque nos dejemos unos cuantos gramos de dignidad humana en ella’. Ya. Me imagino la ironía, pero algunos podrían entender que algunos se dejan (‘nos dejemos’) la dignidad por el camino. Que cada uno cuide de la suya y dejemos de ser ‘los vigilantes de la playa’ de los pobres infelices no-pensantes.”

Por esa regla de tres, no podemos tratar de influir socialmente (eso incluye, p. ej., que los cristianos no deberían predicar el evangelio, pues hacerlo implica, se quiera o no, despertar conciencias: ver p. ej. Mateo 3: 2). Siempre habrá alguien que nos reproche que nos metemos donde no nos llaman, por más que hayamos advertido, como hacíamos arriba, que respetamos a quienes piensen diferente. Se nos niega, pues, el derecho a discrepar...

Un derecho, por cierto, que es tanto mayor cuando en estos días casi continuamente se insiste en que TODA España está con la selección. Lo dicen desde los periodistas de siempre hasta la reina, pasando por otros “líderes de opinión” igualmente conmovidos por los acontecimientos... pero hasta ahora ninguno de ellos se ha tomado la molestia de venir a preguntarme a mí si estoy con ese grupo de millonetis.

Por supuesto, no tienes por qué pedir perdón por gritar “¡Visca la roja!” Eres libre, faltaría más. Aquí sólo tratamos de mostrar que semejantes efusiones a la postre dejan el corazón tan vacío, en caso de que así estuviese (seguro que no es el tuyo), como antes de gritarlo.

Los ídolos de barro se derriten. En mi modesta, pero firme, opinión sólo hay Uno que merece tales efusiones: “¡A ÉL sea la gloria!” (1 Pedro 5: 11).

Cordiales saludos.

Cordura dijo

RAFA:

Descuida, amigo, no está entre mis planes abrirme las venas: creo en Alguien infinitamente más poderoso que “la Roja” y el júrgol (¡apañado estaría si creyera en éstos!), que además es AMOR. Comprendo que quienes no creéis en él tengáis que recurrir a esos diosecillos de barro (con respeto y humor lo digo, espero que lo entiendas). Me cuesta más comprenderlo en quienes sí creen en ese Alguien...

Insisto, por lo demás, que no era mi intención amargarle nada a nadie. Sólo hacer pensar... Lo que pasa es que a veces pensar resulta amargo.

Vale, echo la vista atrás 40 años (quizá quieres decir 45) y veo el franquismo. Pero es que no necesito mirar atrás para toparme con una realidad inminente (sí, inminente, LG) aún peor que aquélla, y siento que es mi deber advertir al respecto. Con tal propósito nació este humilde blog.

Por lo demás, resulta grato que comprendas el carácter religioso de la jurgolitis patriotera que nos invade.

KRONOS:

Bueeeno, en atención a personas como LG, pero además porque es verdad, concedamos que también hay otros que piensan aunque no lo hagan exactamente como nosotros.

Pero igualemnte es para mí un placer encontrar gente con ideas afines, siquiera en algún ámbito, como el que nos ocupa. Eso sí, te confieso que yo no soy tan optimista, humanamente hablando (o sea, tan acuariano ), como pareces serlo tú. Como decía Nietzsche, pero ya es más obvio que en tiempos de ese visionario, “todo está dispuesto para la barbarie venidera”.

Saludos cordiales para todos.

La crónica negra de una celebración

La crónica negra de una celebración dijo

http://www.marca.com/2010/07/12/futbol/mundial_2010/selecciones/espana/1278935520.html?a=PROC1082ec42f636691469455e793d70a8fc3&t=1278957981

No todo es alegría alrededor de la victoria de la selección española en la final del Mundial de Sudáfrica. Y es que en numerosas ciudades de la geografía española se han sucedido los disturbios e incluso se han producido dos fallecimientos ligados a la celebración del triunfo español.
Graves incidentes en Barcelona
La celebración de la victoria de España en el Mundial de Fútbol de Sudáfrica se ha saldado con 21 detenidos y 74 heridos en la ciudad de Barcelona, donde se han producido incidentes en varias zonas de la ciudad, ha informado la Policía autonómica.
Los Bomberos de la Generalitat atendieron entre las 22:00 y las 06:00 de la madrugada, coincidiendo con las celebraciones por la victoria de España en el Mundial de fútbol, 86 incendios urbanos en contenedores y vehículos en varias poblaciones catalanas.
Detenidos en Valencia
La celebración del triunfo de la selección española de fútbol en Sudáfrica se ha saldado en Valencia con la detención de un joven, de 20 años, por supuestamente agredir a otro con una botella en la cabeza, según informaron a Europa Press fuentes de Jefatura.
En general, la fiesta de celebración transcurrió con tranquilidad, excepto un incidente registrado en la Plaza del Ayuntamiento, sobre las 2.00 horas, cuando hubo una reyerta entre dos grupos de personas.
Disturbios en Granada
En la Fuente de las Batallas de Granada, la celebración se tornó en enfrentamiento cuando varios agentes de la Policía Local intentaban acordonar el monumento para impedir que sufriese daños. En ese momento, surgió entre los agentes y los aficionados alguna fricción que encontraron su cumbre cuando sobre los policías cayeron varias litronas arrojadas desde la multitud.
Situación más tranquila en Madrid
El vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, indicó que se registró algún acto de vandalismo, pero ha indicado que en comparación con otras celebraciones en otros momentos, la situación "es muy favorable a los madrileños".
Fallecido en Cáceres al caer a una piscina
Los festejos del título de la selección española en el Mundial dejaron un fallecido, cuando un hombre se ahogó en la piscina municipal de la localidad cacereña de Herguijuela. El suceso tuvo lugar en torno a la 1.00 horas de este lunes, cuando el hombre se introdujo en la piscina con "varios amigos" y "al parecer falleció ahogado", han informado fuentes de la Delegación del Gobierno en Extremadura a Europa Press.
Caída de un camión y heridos en Palencia
Un hombre de 52 años resultó anoche herido grave en la Avenida Antonio Masa Campos de Badajoz, durante las celebraciones con motivo de la victoria de España en el Mundial de Sudáfrica, al caerse de un camión utilizado en los carnavales por la Brigada Antiardores y golpearse en la cabeza con un bordillo.
Un total de 16 personas sufrió heridas en Palencia la pasada madrugada en el transcurso de las celebraciones por el triunfo de la selección española en el Campeonato del Mundo de Fútbol, según informaron a Europa Press fuentes de la Policía Local de Palencia.
Se precipita al vacío al celebrar el gol de Iniesta
Un hombre de 33 años ha fallecido en la noche del domingo en Algeciras (Cádiz) después de que, supuestamente, se precipitase desde un ático tras celebrar el gol de España en el Mundial de Fútbol de Sudáfrica.
Fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Cádiz han explicado a Europa Press que los hechos tuvieron lugar sobre las 23,15 horas del domingo, cuando la Policía Nacional recibió una llamada del Servicio de Emergencias de Andalucía 112 alertando de que una persona se había precipitado al vacío desde una terraza del bloque dos de la urbanización El Mirador, en la localidad algecireña.
Heridos por arma blanca en Málaga
Cuatro jóvenes, entre ellos un menor de 16 años, resultaron heridos anoche por arma blanca en Málaga tras la celebración de la victoria de España en el Mundial de Sudáfrica 2010.

Altercados en San Fermín en las celebraciones del Mundial

Altercados en San Fermín en las celebraciones del Mundial dijo

Altercados en San Fermín en las celebraciones del Mundial
http://www.abc.es/20100712/local-navarra/altercados-navarra-mundial-201007121738.html
NAVARRA / SAN FERMÍN 2010

La Policía Municipal medió anoche en 23 peleas y dos personas fueron detenidas por altercados relacionados con la final

LG

LG dijo

Pues nada, nada. A seguir así, hablando como lo haría el Maestro (“Sobre el poder y el amor por la senda del Maestro”).

1. Según parece, los insultos, cuando son desahogos tienen justificación.
2. Digamos que lo del Gran Hermano fue un desahogo por mi parte... por cuanto parece que “alguien” parece utilizar asuntos como el Mundial en una estrategia de “pan y circo”. ¿O no hay tal estrategia y es un fenómeno espontáneo? (no saqué yo esa conclusión de tu reflexión) Pero, bueno, dejémoslo en un desahogo mío...
3. ¿Ya no recuerdas las conversaciones sobre Irán en cierta cafetería madrileña con otros contertulios y otros temas? Hasta apostaría que está colgado en su blog que ya no recuerdo su URL. Pero me sorprende que no lo recuerdes porque lo llegaron a escribir en un panfleto...
4. En mi modesta opinión los cristianos pueden predicar el evangelio... siempre que no molesten a sus receptores. Molestar al prójimo yo lo llamaría proselitismo pero de ningún modo predicación.
5. ¡Hombre, lo de “TODA España está con la selección” está dicho con una intención que a ninguna inteligencia se le escapa! Yo al menos conozco a uno que no está con la selección... ;-)
6. Estoy de acuerdo contigo con que mucha gente tiene el corazón vacío. Lamentablemente. Y estoy persuadido que en una gran parte por culpa de los cristianos que no estamos a la altura del Maestro. Pero incluso esos tienen derecho a unas migajas de felicidad, placer, bienestar... (llámalo como quieras pero es una sensación positiva en el corazón humano).
7. En absoluto me creo el único que desea la felicidad de la gente (¿¿¡¡??!!).
8. Yo te rogaría, en nombre del Maestro en el que ambos creemos, que no utilices la palabra ‘criminal’ para referirte a alguien que no ha sido condenado (ni eres juez, ni llevas el caso...). Es un principio que se suele respetar en la sociedad y los cristianos debemos estar en la vanguardia ética. A lo sumo, utiliza la fórmula “presunto criminal”. Ya lo hemos hablado alguna vez...

Por último, no deseo que esto sea un diálogo entre dos, querido Cordura, que no me molesta, porque te imagino de vacaciones y no te las quiero estropear.

LG

LG dijo

Para: La crónica negra de una celebración / Altercados en San Fermín, dijo

Ya, ya. Pero tengo dos dudas sobre tu detallado informe (que sin duda hace reflexionar):

1. Supongo que de todo eso no tendrá la culpa la selección española...
2. Supongo que no estás proponiendo que se eliminen los campeonatos de fútbol por su peligrosidad social...

Es lamentable: tienes razón. Pero también se cometieron barbaridades en la ayuda humanitaria a Haití y no por ello vamos a prohibirla... Digo...

jjm

jjm dijo

Efectivamente, cuando se reúne mucha gente, para cualquier evento, y más si hay bebida por medio, se corren esos riesgos, sin duda.
Además existe el factor, agravante, de los que no están a favor del triunfador, como queda bien patente desde hace tres mil años: 1ª de Samuel 18, 6-8.
Buena parte de esos contratiempos se deben a eso.

Al paso alegre de la paz
vuelven banderas victoriosas…
Es su holganza y su solaz.
Gentes hispanas ¡dichosas!

Sus colores los distingo,
son los de nuestro solar…
Los vimos ayer, domingo
en Johannesburgo triunfar.

Desde el Cabo ese de Peñas
a allá abajo, en Trafalgar,
ondean nuestras enseñas.
¡Es día de españolear!

Cordura dijo

En fin, LG, creo que una vez más tergiversas (supongo que sin intención de hacerlo), empezando desde el punto 1... Pero no me extenderé en ello.

Sólo una pregunta (creo por otra parte que el resto, haya quedado más o menos claro, ya está lo bastante hablado). Dices:

“Yo te rogaría, en nombre del Maestro en el que ambos creemos, que no utilices la palabra ‘criminal’ para referirte a alguien que no ha sido condenado (ni eres juez, ni llevas el caso...). Es un principio que se suele respetar en la sociedad y los cristianos debemos estar en la vanguardia ética. A lo sumo, utiliza la fórmula 'presunto criminal'. Ya lo hemos hablado alguna vez...”

En efecto, ya lo hablamos alguna vez (aunque yo creo que es mejor no traer aquí otros contextos, pues comprende que a nadie le interesan). Y yo te respondí a ello, no sé si lo recuerdas... Te respondí con la pregunta (múltiple) que te repito ahora:

–Hitler no fue nunca condenado, ¿deja de ser criminal por eso? ¿Lo deja de ser Napoleón, que tampoco lo fue? El/los autor/es del 11-S, ¿dejan de ser criminales por no estar condenados? Quien mató a Kennedy, ¿es menos asesino por no haber sido nunca condenado? Si tú presencias un crimen delante de tus narices (una violación, un apuñalamiento...), ¿dejarás de considerar al criminal por el hecho de que aún no esté condenado? ¿Me reprocharías que llamase “criminales” a los etarras que aún no han sido detenidos y, por tanto, no han sido condenados? ¿Acaso no es cierto que la definición jurídica no agota el concepto de 'criminal'? ¿No existen también consideraciones lógico-morales que, además, en el caso que nos ocupa caen de su peso?

(¿Por qué dices que me “rogarías” que no llame “criminal” a alguien que comete crímenes sin parar? ¿Te has detenido a meditar en tus razones? ¿Eres capaz de reflexionar fríamente –pregunto– en qué es lo que te lleva a proceder así? Conste que SÓLO TRATO DE AYUDARTE).

Con aprecio, recibe un cordial saludo.

LG

LG dijo

No tergiverso, Cordura. Y lo sabes. Si justificas a quienes llaman “22 [son 23] pijos de mierda” en referencia muy explícita a todos [menos uno] los jugadores estás con ellos. Pero esto, según tú, no es insultar sino un desahogo... Bueno, pues que conste que ese NO ES mi punto de vista. Y lo mismo digo de los otros casos que te mencioné.

No tengo razones para defender a Bush ni a Obama. ¡Faltaría más...! Y menos a Bush cuando yo le criticaba y a algunos os encandilaba con aquellos de la “compasión” cristiana... No, NO ES un problema personal en el que tratas de meterme. Es un problema de principios. Lo mismo escribiría sobre los Castro, Chávez, Bresnev, Carrillo, Franco... (en privado y coloquialmente podría ser otra situación, pero por escrito es... ¡x!).

Y como NO ES personal no resulta necesario que me ayudes. Como te dije, en vista del cielo al que nos invitas, sólo puedo decirte“en el infierno no se está tan mal”. No quiero un cielo en el que algunos se erijan en jueces de los demás. Porque hasta el código penal prohibe llamar ‘criminal’ a alguien sin antes juzgarlo. Pero ya veo que tú decides a quien llamarlo y a quien no, sin más criterio que tú mismo... y quizás alguno más.

No, no me entusiasma ese cielo. Los que están muy seguros de sí mismo y la emprenden contra la mayoría, me asustan. La historia así me lo enseña. ¿Tergiverso? ¿Personalizo?... Si quieres puedes refugiarte detrás de ello pero es un recurso poco relevante.

Incisivo

Incisivo dijo

Una cosa.
Dejo aparte que me gusta como juega la selección (creando juego de ataque) y dejo aparte que me parece bien, faltaría más, que existan campeonatos de fútbol, de baloncesto o de la petanca.
Y dejo aparte el patética empeño y complicidad de muchos españoles por defender al gran criminal del bigote y la melena, que demuestra que este miserable no estaba sólo, y que sus crímenes fueron cometidos con el respaldo de los sectores más abyectos de este país.

Lo que se critica aquí es esta estupidización generalizada promovida por los "mass mierda". Que la gente se alegre por ver jugar bien y ganar a su equipo no es nada perjudicial. Eso no se critica.
Lo perjudicial es que nos conviertan el triunfo de un equipo en un campeonato en algo de trascendencia histórica y nacional. Que algo tan insustancial nos lo vendan como un hecho de significación nacional es trementamente perjudicial.
Y, encima, que tengamos que ganar autoestima y sentir orgullo nacional, no porque nuestro país o nuestros dirigentes hagan algo realmente colectivo y meritorio, sino porque unos jugadores de élite ganen unos partidos, es demostración que vivimos en una sociedad de locos o rematamente idiotas.

Cordura dijo

Sin acritud, LG:

Si haces una lectura no distorsionada, verás que no he justificado eso que dices. Sólo te he invitado a discernir. (Y aquí sí puedo decir yo “y lo sabes”, o al menos “lo puedes saber”, pues lo dejé escrito; no me limito a leer tu mente como haces tú con la mía).

Compruebo, por otra parte, que tampoco esta vez has respondido a mi(s) pregunta(s). Estás en tu derecho, faltaría más. Pero yo también en el de insistirte:

“Hitler no fue nunca condenado, ¿deja de ser criminal por eso? [...] ¿Me reprocharías que llamase “criminales” a los etarras que aún no han sido detenidos [p. ej., la cúpula que seguramente se refugia en Francia] y, por tanto, no han sido condenados? [Etc., etc.]”

Afirmas ahora que “el código penal prohibe llamar ‘criminal’ a alguien sin antes juzgarlo”. ¿Podrías indicarme el artículo donde lo prohíbe? (Pero aunque así fuera, ¿sería ilegítimo éticamente hacerlo? ¿No dijo el Maestro “Por sus frutos los conoceréis”? ¿O quizá yo estoy equivocado y lo que dijo fue “Por sus frutos los conoceréis si el juez competente determina que los hay”?).

Hablas de “cielos”, pero no te equivoques, amigo: para mí sólo existe uno, que nada tiene que ver ni con el del criminal Castro ni con el del genocida Obama. Cualquier atribución que me hagas en otro sentido nace de una nueva tergiversación, supongo que involuntaria, de mis palabras.

Por supuesto, eres libre de no dejarte ayudar. Comprendo, además, que seguramente un extremista como yo no es el más indicado para hacerlo.

INCISIVO:

Entiendo tu postura y en buena medida la comparto. Aun así, creo que hay sólidas razones para cuestionar la existencia misma de esos campeonatos, tal como se conciben y se celebran de muchas décadas a esta parte. En su concepción medular, ultracompetitiva e hiperprofesionalizada, laten ya los efectos que acertadamente constatas.

Insisto, y perdón por la autocita: Es cosa de niños pero en el peor de los sentidos. Los niños, cuando juegan, se inventan situaciones y las viven como si fueran reales, pero no hay nadie ajeno a ellos que los induzca a creer que lo son. En cambio los adultos con el júrgol se acaban creyendo que una chorrada como lo es un campeonato puede cambiar sus vidas. Y eso es así, en gran medida, porque otros adultos (los periodistas y, detrás de ellos, quienes manejan el cotarro) les bombardean propagandísticamente todo el tiempo para que se crean semejante estupidez (pero es que si lo dicen los periodistas, que se supone que son los que in-forman la verdad, ¿cómo no creerlos?). Manipulan a la gente jugando con sus sentimientos, incluidos el de pertenencia, el del anhelo de felicidad y el del patriotismo. No nos damos cuenta de cuán grave es todo esto.

Saludos cordiales.

Jeremías

Jeremías dijo

LG dice en su primer comentario: "coincide que España forma parte de MI FAMILIA", y más adelante dice que Holanda se corresponde a "la familia del vecino". Precisamente la concepción que hay tras estas palabras entiendo que es uno de los efectos nocivos de estas celebraciones. Personalmente, para mí los holandeses son tan familia mía como los españoles; el hecho de que hayan nacido o vivido en otro lugar no los hace menos hermanos míos que los españoles.

La celebración desproporcionadamente exagerada de una VICTORIA, y no del ESPECTÁCULO en sí, produce una distorsión en todos los órdenes. Los medios no paran de hablar de la unidad que se ha fomentado entre los españoles; pero no olvidemos que esa supuesta unidad está construida CONTRA un rival, y para ello es necesario que yo lo vea como "no de la familia", como lejano.

Así, el deporte, en lugar de convertirse en medio de acercar a los pueblos (es decir, a las personas), no hace más que alejarlos. Incluso se podría comparar con la guerra (salvando las distancias); no en vano la primera explosión del sentido nacional español tuvo lugar con la invasión francesa de 1808.

jjm

jjm dijo

A Jeremías le expongo
que se puede apostatar…
de la familia, y supongo
que precede el discrepar…

Al de nombre de profeta
por la historia navegar
sería buena receta…
para el mejor opinar.

Ya Cervantes se sentía
español, de este lugar…
Y su sentir lo exponía
en la novela ejemplar…

Ya Jaume El Conqueridor
de España se definía…
De ella, el primer servidor
era como él se veía…

LG

LG dijo

INCISIVO

Como ves, el autor de este blog va más allá de lo que tu analizas (el propio Cordura te lo aclara en su respuesta). Tienes razón en que los medios, que viven de las noticias y por ello las magnifican para vender más, suelen llevar demasiado lejos tanto las victorias como las desgracias.

Pero este es otro tema que no es el que toca Cordura, que niega la mayor y con ello la belleza de una rabona, un quiebro inteligente, una elegante ‘roulotte’, un pase medido a 40 m... No soy un fanático del fútbol, aunque lo parezca en esta circunstancia, pero creo que hay mucho arte en el fútbol bien jugado.

Y, por cierto, hasta el periódico catalán ‘La Vanguardia’ admite que “el fútbol refuerza la marca España”. Algo positivo tiene ya este título si permite rebajar las tensiones inútiles...

CORDURA

1. No insistas en la descalificación detrás de la que ocultas una argumentación de café del izquierdismo más obsoleto: No he distorsionado, he discernido y no me he dedicado a leer tu mente (más que nada porque no sé hacerlo :-)); me basta con leer tu lamentable artículo.

Y digo lamentable porque, sin pretenderlo (¡eso lo tengo muy claro!) te estás alineando, por sus fines no por sus medios, con grupúsculos como el movimiento islamista Al Shabaab que el sábado produjo hace dos días una matanza en Uganda, con 64 muertos. ¿Luchaban por la libertad? No, simplemente porque, según ellos el islam está contra el fútbol... ¿Te suena, el principio que encierra...?

Yo espero que tu blog no llegue a simpatizantes de movimientos de este estilo porque se podrían sentir estimulados... ¡Ojo, que las palabras también las carga el diablo y sus efectos pueden legar donde no se quería...!

2. ¿Que no te he contestado a lo Hitler? Yo creía que sí, pero... Te dejo con la duda. Y, por cierto: ¿Tú crees que todo el movimiento hitleriano no fue juzgado? ¡Me llevas de sorpresa en sorpresa...!

3. Me parece una teología muy barata utilizar el “Por sus frutos los conoceréis” para justificar que podemos llamar criminales a quienes YO CREA que lo son. ¡Me resulta curiosa esta teoría cristiana...!

4. ¡Hombre! Sabes que no soy abogado y no me los conozco de memoria. Y tampoco me apetece buscar qué artículos del Código Penal. Yo creía que era un conocimiento generalizado y si alguien no lo conoce debe ser él quien lo investigue. Los que sí lo conocen muy bien son los periodistas, tertulianos y quienes emiten opiniones públicas al poner un “presunto” como antecedente de un posible delito para no tener que visitar los juzgados de Plaza de Castilla por atentar al honor de los implicados. ¡Vaya si se cuidan...! Pero tú, o bien te crees inmune o bien tienes una ética... digamos... distinta de los demás. Yo, por si acaso se mosquea, he decidido no llamar “pijo de mierda” al vecino del 5º por si no entiende bien lo del desahogo...

JEREMÍAS

Lo que dices encierra principios dignos de tener en cuenta. Efectivamente, todos deberíamos sentirnos hermanos unos de otros. A fin de cuentas yo soy de los que creo que la humanidad ha tenido una madre y un padre común.

Dicho lo cual, la familia hoy es muy extensa. Yo tengo familia carnal en Argentina, a los cuales no conozco ni por foto. Por lo tanto no puedo evitar sentir que vibro más con la presencia de los más próximos, incluso de los amigos, que por aquella familia argentina. Ello no implica desprecio o desunión sino el fruto de tus vivencias.

Que hay que amar a la familia holandesa es un principio, como decía al principio. Pero no sé cómo querer igual a mis hijas que a las de Zapatero o las de Gallardón, por poner un ejemplo. Incluso no sé si debo. El problema, creo yo, no es querelas por igual sino no sentir animadversión hacia el distinto e incluso llegar a amarle. Pero no debo ignorar que tengo una mayor responsabilidad sobre mis hijas que sobre las de los vecinos. Y además soy humano, con sentimiento. Hasta Jesús tenía discípulos y amigos con los que se sentía más a gusto.

Lamentablemente, los seres humanos somos muy competitivos, lo cual no es malo en sí mismo, salvo que genere sentimientos negativos. ¿El fútbol puede provocarlos? Sí, y también la competencia en clase por las mejores notas, o en un certamen literario entre los candidatos. ¿Los eliminamos todos por su potencial maligno?

Quien siga la pista de ese hilo se encontrará con el ovillo de que el ser humano no merece la pena y que lo mejor que le podría pasar es aniquilarle... Yo prefiero al imperfecto fútbol y si MI FAMILIA es la que gana, mejor. Pero sin acritud en casi de no ser así.

Cordura dijo

LG:

Ante todo, debo dejar claro que para mí esto es un debate cordial en el que agradezco mucho tu participación. Por eso te invito, y me invito a mí mismo, a dialogar sin perder de vista nuestra común Esperanza, lo que nos ayudará a trascender el momento y nuestras discrepancias, sin perjuicio de seguir abordándolas.

A propósito de ellas, apreciado LG, empiezo a sospechar que no te ha gustado demasiado mi artículo (jajajajaja... ).

Pero insisto que respeto plenamente tu derecho a pensar como lo haces (mi intención en ningún momento ha sido descalificarte). Lo que pasa es que creo que yo también tengo derecho a señalar los peligros del asunto que nos ocupa.

Esforzándome por ser breve, paso a responderte.

–Le dices a Incisivo (quien, por cierto, también llama “criminales” a los criminales): “Pero este es otro tema que no es el que toca Cordura, que niega la mayor y con ello la belleza de una rabona, un quiebro inteligente, una elegante ‘roulotte’, un pase medido a 40 m... ”

¿Dónde he negado eso, hermano? Yo no me cuestiono la belleza del fútbol. De hecho, no he hablado en contra de éste, sino del júrgol, que es su bastarda degeneración ultraprofesionalizada, espectacularista y patrioterizada.

–Añades: “o he distorsionado, he discernido y no me he dedicado a leer tu mente (más que nada porque no sé hacerlo :-)); me basta con leer tu lamentable artículo.”

Pero es que leyendo mi “lamentable artículo” no puedes deducir el “y lo sabes” que escribías. Para eso necesitabas leer mi mente.

–Sigues: “Y digo lamentable porque, sin pretenderlo (¡eso lo tengo muy claro!) te estás alineando, por sus fines no por sus medios, con grupúsculos como el movimiento islamista Al Shabaab que el sábado produjo hace dos días una matanza en Uganda, con 64 muertos. ¿Luchaban por la libertad? No, simplemente porque, según ellos el islam está contra el fútbol... ¿Te suena, el principio que encierra...?”

¿Podrías decirme en qué te basas para afirmar que ese atentado se ha debido a que, “según ellos el islam está contra el fútbol”? Lo pregunto con sincera curiosidad. En todas estas fuentes lo que encuentro es que semejante monstruosidad la “justifican” sobre la base de la ocupación de Somalia por tropas ugandesas (por cierto, en algunos casos veo la ya clásica y socorrida alusión a Al Qaeda).
bbc.co.uk/mundo/internacional/2010/07/100712_uganda_muertos_mundial_futbol_rg.shtml
abc.es/20100713/internacional/uganda-atentado-201007130008.html
elperiodico.com/es/noticias/internacional/20100713/doble-atentado-qaeda-mata-personas-uganda/383320.shtml
prensalibre.com/internacionales/Shebab-reivindican-atentado_0_297570296.html

Por otra parte, aunque la razón hubiera sido el rechazo del júrgol, ¿qué tiene que ver eso conmigo? Soy antiabortista, ¿tengo por ello que sentirme responsable de las fechorías de los “pro vida” de 'Operation Rescue' que se dedican a atacar clínicas y médicos abortistas? Soy contrario a las corridas de toros, ¿me hace eso culpable de que algunos “antitaurinos” hayan llegado a efectuar actos violentos contra instalaciones toreras? Defiendo un aire limpio de humos... ¿sería por ello responsable en algún grado de que alguien agrediera a los fumadores?

Yo cuestiono el júrgol y la jurgolitis porque estimo que favorecen la alienación humana y una escala de valores falaz y fácilmente idolátrica. No lo cuestiono porque niegue el derecho de nadie a que le guste un buen partido ni a que gane su equipo o selección. Son planos distintos. Ante todo, respeto infinitamente que cada cual tenga las ideas que quiera (aquí, p. ej., nunca hemos censurado a nadie). No por criticárselas, a lo que entiendo que tengo derecho, dejo de respetarlos. De nuevo, son planos distintos.

–Dices luego: “¿Que no te he contestado a lo Hitler? Yo creía que sí, pero... Te dejo con la duda. Y, por cierto: ¿Tú crees que todo el movimiento hitleriano no fue juzgado? ¡Me llevas de sorpresa en sorpresa...!”

A mí me parece que no me has respondido. Hitler no fue nunca condenado judicialmente en vida, que es de lo que –entiendo– estábamos hablando. Mi pregunta es si a ti te parece mal que por ejemplo el teólogo luterano Dietrich Bonhoeffer condenase su “estado criminal”, mientras otros callaban o incluso lo bendecían (algunos, por cierto, se han arrepentido de ello décadas después). Si te parece mal que el movimiento juvenil “La Rosa Blanca” se enfrentase con esa tiranía y denunciase sus crímenes (al precio también de sus vidas). Porque aquí no se trata de llamar “criminal” a nadie por simple desahogo, sino como DENUNCIA. Una denuncia que pretende concienciar a la gente, explicándole precisamente que no es sólo “criminal” aquél que el Sistema decide que lo sea metiéndole en una de sus listas (por favor, amigo, ¿es que fueron menos criminales que las masacres nazis el bombardeo de Hiroshima, o el de Nagasaki, o el de Dresde, o el de Tokio..., por mucho que ningún juez los condenara?). Te pregunto también si me habrías rogado no usar ese término si en lugar de aplicárselo a Obama se lo hubiera endosado a la cúpula de ETA o a Al Qaeda (y ahora soy yo quien te ruega una cosa: que lo respondas con la mano en el corazón, aunque no tiene por qué ser aquí, públicamente).

De acuerdo con el DRAE, 'criminal' es quien comete (o procura cometer) crímenes. No ciñe el campo semántico del término al área jurídica. Sin duda, con independencia de sus ideologías, quienes redactan el DRAE saben que, a lo largo de la historia, también en el presente, múltiples criminales han quedado impunes, pero no por ello dejan de ser lo que son: criminales. Así ocurrirá seguramente con Obama y con Castro, como sucedió con Stalin y con Franco. Todos ellos, asesinos, cada uno a su nivel y en su contexto, que se fueron o seguramente se irán de rositas... humanamente hablando.

Sin duda, llamar “criminales” a los criminales tiene sus riesgos, sobre todo cuanto más poderosos sean aquéllos. Si les molesta que lo digas, quizá te pueden buscar la ruina. Ahora bien, ¿hemos de dejar de decirlo por eso? Yo creo que no. Mi opinión se basa en que dejar de llamar “criminales” a los criminales también tiene sus riesgos, y aún mayores: implica una complicidad, voluntaria o no, en sus crímenes. Contribuye al doble rasero que llama “criminales” a quienes cuestionan el Sistema y exime de culpa a quienes lo defienden, aun cuando los segundos sean en la práctica (aún) más criminales que los primeros. Favorece así que el Poder sea cada vez más criminal, omnímodo y totalitario, cosa que no ocurriría si se extendiera el rechazo social contra sus fechorías. Por eso era necesario denunciar en su día los crímenes nazis; por eso lo es hoy hacer lo mismo, tan alto como podamos, con los del IV Reich.

–Agregas más adelante: “Me parece una teología muy barata utilizar el “Por sus frutos los conoceréis” para justificar que podemos llamar criminales a quienes YO CREA que lo son. ¡Me resulta curiosa esta teoría cristiana...!”

Es que yo no defiendo esa teología. Yo me baso en hechos evidentes y objetivos, no en creencias subjetivas. Te he puesto ya muchos ejemplos (desde la hipotética violación que tú pudieras presenciar hasta el histórico bombardeo de Hiroshima...). La guerra de agresión contra Irak es, a mi entender, obviamente un hecho criminal. Las reiteradas masacres de civiles en Afganistán, adonde Obama lleva cada vez más soldados, lo mismo. Los bombardeos sobre Yemen y Pakistán, otro tanto. Lo mismo vale para las evidentes intenciones agresivas (y hechos, ojo, que también los ha habido) contra Irán. La pervivencia del campo de concentración de Guantánamo y otras cárceles secretas, así como de la Military Commisions Act (que tolera la tortura, según lo ha denunciado la ACLU) no son hechos menos criminales, como tampoco lo son las masacres sionistas en Gaza, Jerusalén y el Líbano. Por supuesto, también serán crímenes los que comete y/o cometa cualquier gobierno contra su propio pueblo, llámese el cubano, el norcoreano, el iraní, el británico o el estadounidense.

No me baso en cábalas, hipótesis u otro tipo de entelequias. Parto de datos que todo el mundo conoce, en muchos casos (prácticamente) “en vivo y en directo”, gracias a las modernas tecnologías. Que todos esos crímenes no hayan sido condenados oficialmente por ningún juez no les quita ni un átomo de su condición de crímenes. Ni a quienes los cometen, la de criminales.

–Señalas después: “¡Hombre! Sabes que no soy abogado y no me los conozco de memoria. Y tampoco me apetece buscar qué artículos del Código Penal. [...] Yo, por si acaso se mosquea, he decidido no llamar “pijo de mierda” al vecino del 5º por si no entiende bien lo del desahogo...”

Tú habías afirmado que el Código Penal “prohibe llamar ‘criminal’ a alguien sin antes juzgarlo”. Me parece legítimo pedirte que lo demuestres. Por supuesto, respetaré que no quieras hacerlo... Pero es que además no podrías. Dicho Código incluye delitos por difamación, injurias o similares. Pero llamar “criminal” a alguien, y menos si es un criminal, no implica necesariamente injurias, ni que un juez fuese a castigarte en caso de ser demandado. (¿Por qué te crees que Aznar nunca ha puesto una denuncia contra los que le llamamos asesino? Era, y es, un hombre poderoso, pero sabía que no le sería tan fácil que su denuncia prosperase; y/o que, si así fuese, resultaría muy notoria la injusticia de una sentencia semejante, con lo cual su prestigio, ya por los suelos, quedaría aún más mancillado).

Yo nunca he llamado “pijo de mierda” a nadie, ni espero hacerlo. Pero entiendo que cuando aquí lo hizo un interviniente, cosa que no apruebo, no pretendía ofender a ningún jugador de la selección, sino aludir a lo ridículo que resulta que se endiose tanto a unos multimillonarios por limitarse a golpear, o parar, una pelota.

–Le dices luego a Jeremías: “Lamentablemente, los seres humanos somos muy competitivos, lo cual no es malo en sí mismo, salvo que genere sentimientos negativos. ¿El fútbol puede provocarlos? Sí, y también la competencia en clase por las mejores notas, o en un certamen literario entre los candidatos. ¿Los eliminamos todos por su potencial maligno?”

Yo creo que ser “muy competitivos” sí es malo en sí mismo. “Nada hagáis por rivalidad ni vanagloria”, dice el apóstol (Filipenses 2: 3; ver también Mateo 20: 20-27). Competir con los demás no es lo que el Señor nos enseñó. Sí superarnos a nosotros mismos (ver Mateo 5: 48).

Con esto no estoy diciendo que haya que prohibir cualquier tipo de competición (no sería demasiado práctico, para empezar...). Lo que digo es que, como cristiano, me siento en el deber de mostrar un camino alternativo. [Ayer, al hilo de los “excesos” suscitados por la Copa, ponías el ejemplo de la ayuda humanitaria a Haití, comparándolo con el tema que nos ocupa. Pero la base de uno y otro son opuestas. Mientras el júrgol es competitivo 'per se', la ayuda humanitaria es cooperativa. No es raro que, ante tal tensión alimentada desde la médula de ese juego-negocio, en el júrgol haya tal despliegue de medidas de seguridad (en España, durante mucho tiempo se pusieron vallas protectoras en torno al campo). La matanza ocurrida por ejemplo hace unas décadas en el estadio Heysel de Bruselas tuvo algo que ver con el carácter ultracompetitivo de ese “deporte” desnaturalizado. Que en la ayuda a Haití se diesen casos comparables no es, en cambio, nada intrínseco a la ayuda misma. Supongo que entiendes lo que quiero decir.]

El camino del cristiano no es el de competir, rivalizar, con sus semejantes, sino el de cooperar con ellos, ayudarlos a salir adelante... en suma, amarlos. Aunque te cueste creerlo, cuando escribo artículos como el de arriba, lo hago con esa intención, pues me preocupa mucho ver cómo el júrgol aliena a la gente y cómo ésta es manipulada por los poderes fácticos. No niego que también me muevan resortes más negativos (soy pecador), los cuales sin duda contaminan mi mensaje. Pero estaría negando el poder de Dios en mí si no reconociese un impulso ético al escribir estas cosas.

Concluyo (no puedo ser exhaustivo) insistiendo que no es mi intención herir ni descalificar a nadie, tampoco a los jugadores de la selección (que, como ya decía en el texto, me parece también víctimas del montaje; ver también “Zidane vale mucho más” en http://javzan.freehostia.com/actualidad/AGO2001.htm#a1)

Saludos cordiales.

LG

LG dijo

No me puedo ni imaginar de dónde sacas la idea de que no me gustó tu artículo... :-))))

No voy a contestarte punto por punto a tus respuestas, que agradezco de veras, porque me temo que estaríamos dando vueltas a una noria que tiene más que ver con la forma de ser y sentir que con el análisis.

Pero déjame, dando por bueno la reflexión de tu artículo, proponerte una serie de futuros artículos sobre temas que también está utilizando mal el ser humano, incluso instrumentalizando y alineando (“como cristiano, me siento en el deber de mostrar un camino alternativo”). Al hilo, pues, de los principios que emanan de tu artículo PROPONGO LA PROHIBICIÓN DE:

–La práctica del sexo, porque genera numerosos delitos, incluido el asesinato, esclaviza a muchísima gente (incluso a parejas monógamas), provoca humillaciones y violaciones por millones incluso dentro del matrimonio... Además piensa que su misma práctica no es nada higiénica (verter los fluidos de uno sobre otro, si lo piensas bien es asqueroso...)
–La educación, que por cierto no hay nada más alienante. Incluso, y sobre todo, la de los padres sobre los hijos que marcan para toda la vida. Incluida la universidad, escuela de parados y protectora de las estadísticas de los ídem para que no sean brutalmente peores.
–La democracia como dictadura de los aparatos de los partidos.
–La vida misma, porque el ser humano es un pecador incorregible, que mete la pata continuamente, que se hace competitivo, que inventa el fútbol (e incluso el júrgol)... ¡El universo sería más feliz sin desaparece el hombre sobre la faz de la Tierra.
–Se me ocurren un montón más pero no quiero agobiarte. Cuando vea que vas terminando esta lista te enviaré más...

En todos ellos hay mucho de bueno, como reconoces que lo hay en el fútbol pero no en el júrgol, por lo que habrá que tomar medidas, o al menos proponerlas...

¡Ah! se me olvidaba: Sí quiero contestarte a algo para lo que me pides dos respuestas:

1. Me pides la fuente que relacione al movimiento islamista Al Shabaab que el domingo produjo 64 muertos porque, según ellos el islam está contra el fútbol. La fuente es: http://www.elpais.com/articulo/internacional/doble/atentado/Uganda/causa/muertos/elpepuint/20100712elpepuint_2/Tes
2. Sobre ETA, y con el corazón en la mano: La cúpula de ETA es criminal, sí. Pero debería de cuidarme muy mucho de decir que lo es fulanito o menganito. Quizás no veas la diferencia pero yo sí.

Finalmente, porque pudiera parecerlo, en el contexto del preámbulo, aclaro que no hay nada de humor en mis propuestas.

LG

LG dijo

Acabo de leer lo que dijo un hombre que parece muy prudente y educado: Andrés Iniesta
'Hacer feliz a tanta gente no tiene precio'.

Esto me recuerda que mi padre un simple obrero que trabajaba en la Renfe, con un salario muy bajo, iba cada domingo al estadio. La vida era muy dura en los años de la posguerra pero allí encontraba un poco de felicidad (o como queráis llamarla), un oasis. Si le hubierais quitado el fútbol, ¿qué le quedaba? Quienes os dedicáis a hacer reproches a la gente que ha vivido unos días de alegría con el mundial, quizás desde una cómoda giratoria, aire acondicionado y un ordenador de más de mil euros, es posible que le habríais reprochado que se no se gastase ese dinero en fútbol y que lo diese a la familia. Yo, como hijo no acomodado, jamás se lo he reprochado. Y hasta me siento feliz de que lo hiciese. Por él... y por nosotros.

Permitidme que vea mucha hipocresía, estoy SEGURO que inconsciente e incluso con muy buena voluntad, en vuestras opiniones sobre el fútbol y los mundiales.

Por todas las vivencias de mi vida en torno al fútbol, le estoy agradecido. ¿Que hay cosas que corregir? Pondría mi firma debajo de la vuestra para mejorarlo. Pero, lamentablemente, no veo ese espíritu en el autor del artículo. Como pasa con la mayoría de las iglesias, la gente está harta de que le señalen con el dedo, de movimientos de cabeza desaprobatorios, de consejos paternalistas, de críticas porque nos gustan algunas cosas, que digan lo que hay que hacer, de los que van siempre “con el santo en procesión” (Víctor Manuel)... ¡YA VA-LE...! Dedicaos a hacer feliz a la gente, que es lo que necesita. FINNNNNN

jjm

jjm dijo

Hay españoles dolidos,
a los que el dolor empaña,
y se sienten doloridos
por dolerles mucho España.

Pero los hay ofendidos
de forma enorme tamaña,
y están ellos resentidos…
pues les hace daño España.

Es un callo en su andadura,
cual picadura de araña…
Peor que una mordedura.

Y cuando ven a la “roja”…
Peor que la noche oscura:
la “roja y gualda”¡acongoja!...

Flashman

Flashman dijo

(cruzando los dedos para que el antispam me admita el comentario)

Bueno, que animado está el cotarro. Como ya escribí algo sobre el tema en mi blog el pasado día 5 tampoco me voy a estrujar mucho las neuronas y paso a copypastear.

El Mundial de fútbol ha sacado al nacionalista que muchos llevan dentro. Las banderas españolas proliferan en ventanas y balcones, los bazares chinos se hinchan a vender estandartes rojigualdas y elásticas de la roja visten a cada vez a más paisanos. La fiebre patriótico-futbolera se está haciendo fuerte en los más diversos rincones de nuestra geografía, de tal modo que en cualquier momento veremos los colores nacionales inundando la plazas de lugares tan insospechados como Hernani o Guernika. ¿Que no? Es lo que tiene el patriotismo, se aprovecha de la necesidad del individuo de pertenecer a la masa y el deseo de hacer coincidir su postura con la postura general. ¿Quién puede resistirse?

Yo, ingenuo de mí, pensaba que el patriotismo era otra cosa. Durante la huelga de Metro que durante dos días dejó sin transporte suburbano a la ciudad de Madrid, las calles no desbordaban patriotismo precisamente. En este conflicto, del cual la autoridad -en este caso la CAM- fue la detonante al vulnerar la ley que le obliga a renegociar bilateralmente el convenio colectivo antes de tocar sueldos, los trabajadores huelguistas ha sido señalado por muchos usuarios como únicos responsables del daño que se les causaba. Pocos, muy pocos han sentido interés por enterarse del fondo de la cuestión, por conocer quien fue el primero en saltarse la ley y lo grave que es que desde la administración pública se siente precedente en lo referido a triturar convenios.

Patriota viene de patria, y una patria supuestamente engloba a quienes la pueblan. De hecho, debería ser lo principal y el sentimiento de solidaridad debería hacerse ver entre compatriotas. Pero dudo mucho que quienes, orgullosos ellos, enarbolan banderitas en demostración de lo mucho que aman a su país movieran un solo dedo si supieran que los derechos de sus convecinos están a punto de ser pisoteados desde el poder. Ni por un momento pienso que esos patriotas tengan en mente hacer el menor sacrificio para paliar cualquier abuso del que otros conciudadanos sean víctimas. No, desde luego, si ello supone que el ayudado va seguir ganando más, va a mantener un mejor nivel de vida o mejores condiciones de trabajo. La envidia, dicen, es el pecado capital genérico de éste país y frente a los intereses individuales no hay patriotismo que valga, este queda encerrado dentro de la propia piel o en el reducido círculo personal. Y si ese posicionamiento entraña un cuestionamiento de las propias ideas al derivarse de él un enfrentamiento con aquellos a los que te liga un vínculo electoral, se mira para otro lado. El cainismo más casposo es otra de las lacras endémicas que caracteriza a nuestra querida España.

Lo que se está viviendo estos días en nuestras calles y plazas ya fue descrito a la perfección por el filósofo Arthur Schopenhauer hace casi un par de siglos:

"El que posee méritos personales relevantes advertirá con toda claridad los defectos de su nación, ya que los tendrá siempre a la vista. Pero el pobre idiota que no tiene nada de lo que pudiera enorgullecerse se agarra al último discurso: estar orgulloso de la nación a la que pertenece. Eso lo alivia y, agradecido, se mostrará dispuesto a defender con uñas y dientes todas las taras y necedades propias de su nación."

No pretendo insultar a nadie que distrute con los éxitos de la selección española, ni aguar la fiesta con una sobredosis de razón a quien, quizá, encuentre en este Mundial su único motivo de alegría en unos difíciles tiempos de crisis. Solo intento extraer algunas conclusiones del fenómeno que estos días veo extendido a todo lo largo y ancho de la geografía nacional. La primera es que la crisis no debe ser tan dura como la pintan si los españoles salen tan rápidamente del estado de depresión presupuesto a quien vive sumido en tan tremenda dificultad. Lo mismo podemos decir de la capacidad de convocatoria que, en las calles españolas, tienen las celebraciones por los triunfos en Suráfrica; es la envidia de las asociaciones que protestan por los recortes sociales que últimamente ha vivido España. Pero eso sí, no pidamos comprensión y aún menos empatía hacia quienes sufren los problemas que aquejan al país, en gran medida potenciados por su clase dirigente: para eso el patriotismo se va de vacaciones y evita dar la cara. Pan y circo llaman a lo que estamos viviendo; no debe faltar tanto pan si el circo goza de tanto éxito. El opio del pueblo lo denominan otros; entonces gran parte del país debe estar fumado.

Y por muchas banderitas que saquen los hooligans y por mucha aparente unidad que demuestren, cada español seguirá a lo suyo cuando esto acabe y el individualismo seguirá ganando terreno. El sentimiento patriota que hoy sale eufórico a la calle volverá a caer en su letargo habitual y desviará la vista frente a las cosas que realmente importan.

Flashman

Flashman dijo

LG:

¿Crees que Iniesta estaría dispuesto a hacer feliz a toda esa gente por mil euros al mes?

jjm

jjm dijo

A Flashman:

Un relámpago ilumina
la realidad un instante…
pero rápido termina
de iluminarla, ¡tajante! …

Además de ser muy corto
el tiempo de esa visión,
si es que llega desde el orto
nos ciega su proyección…

Al tratarse de una huelga
que afecta a la población,
al ciudadano se cuelga…

Y él sufre la doble acción:
llega tarde a por la acelga
y le acortan la pensión…
jjm

Jeremías

Jeremías dijo

LG:

Dices: “Lamentablemente, los seres humanos somos muy competitivos, lo cual no es malo en sí mismo, salvo que genere sentimientos negativos. ¿El fútbol puede provocarlos? Sí, y también la competencia en clase por las mejores notas, o en un certamen literario entre los candidatos. ¿Los eliminamos todos por su potencial maligno?”. Yo creo que ninguno de los que hemos criticado la desproporcionada euforia de estos días hemos dicho que haya que eliminar el fútbol; simplemente consideramos (yo al menos) que no debería fomentarse la exaltación de lo irracional hasta estos extremos.

Yo no propongo la prohibición del fútbol ni nada parecido. Me da la impresión, LG, de que respondes a cosas que no se han dicho, con lo cual el debate se complica, pues hay que aclarar esos puntos, en lugar de centrarnos en lo que sí se ha dicho. Me da que escribes prejuiciado hacia el autor del post.

Desde luego, si la competencia entre alumnos por mejores notas o los certámenes literarios derivaran en fenómenos como el que España ha sufrido estos días, habría que replantearse como mínimo la forma en que la enseñanza y dichos certámenes se estaría planteando. Buenas notas sí, humillación del mal alumno no. Fútbol sí, euforia patriotera, borracheras y brutalidad no.

Sigues: “Quien siga la pista de ese hilo se encontrará con el ovillo de que el ser humano no merece la pena y que lo mejor que le podría pasar es aniquilarle...”. Madre mía, LG, hasta qué punto puedes distorsionar la crítica a este fenómeno de masas; parecería que estamos atacando a tu familia. Y no estamos, al menos yo, ni el post de Cordura, atacando a nadie, sino criticando la inversión de valores que supone lo que ha ocurrido estos días. Hay otros que también lo van haciendo, creo que de forma sensata, como este autor:

http://www.elindependientedecanarias.com/?op=displaystory&story_id=67280&format=html

Vera

Vera dijo

Personalmente me produce casi tanto pavor la masa que se reúne por una supuesta alegría (generalmente es supuesta) como la masa que se reúne por odio (que generalmente no es supuesto) o similares.

LG

LG dijo

FLASHMAN

Sí, el antispam se las trae... ¿No hay forma de hacerlo más sencillo, Cordura?

Dices: “por muchas banderitas que saquen los hooligans”... ¿Por qué son hooligans? Antes eran fachas y ahora hooligans. Si en todos los países hay un mínimo consenso de respeto a la bandera, por qué os empeñáis en que aquí sea distinto? Yo me considero ciudadano del mundo, pero no percibo que eso sea incompatible con el afecto a España, a Asturias y a Oviedo, mi tierrina. Para mí es entrañable. Y punto. Sin adiposidades políticas. Pero, por favor: respeto.

Sobre la frase de Iniesta y tu pregunta, veámosla en pasiva: ¿a ti te consta que Iniesta NO LO HARÍA por mil euros? Hay gente que va los domingos por la mañana a esos campos de tierra o de hierba artificial que no sólo lo hace gratis sino que ponen dinero. Y conste que como no conozco a Iniesta no puedo dudar de su palabra.

Saludos.

JEREMÍAS

¡Hombre, Jeremías! Es verdad que formalmente ninguno de vosotros ha solicitado la abolición del fútbol, pero muy partidarios, lo que se dice muy partidarios de este deporte, no se os ve... ¡Qué quieres que te diga...? Yo creo que sí he contestado a lo que se dice porque habláis muy, pero que muy, despectivamente del fútbol y de estos acontecimientos multitudinarios. Porque, la verdad, no percibo ni en el análisis de Cordura ni en vuestros comentarios que sea reciclable...

En cuanto a la manía a Cordura, cuando lo leí en tu comentario me dio un sobresalto. Es verdad que discreto, incluso tenazmente con él pero lo conozco desde hace tiempo y nos encanta discutir. De todas formas hasta es posible que él mismo lo haya percibido así por lo que le pido perdón. Pero no confundamos la disconformidad con otras cosas mayores.

Saludos.

jjm

jjm dijo

Cuando ven ellos “la Roja”
les afecta en su cordura…
Y eso que “la Roja” es coja,
le falta el gualda, ¡figura! …

Y cuando la ven completa
les duele cual mordedura…
pues les daña esa puñeta,
y ese dolor no se cura…

Por eso ponen su meta
en aliviar su locura:
roja y gualda, ¡a la cuneta!…

Es por esta levadura
por la que Cordura espeta,
por su raíz y estructura…

Cordura dijo

LG:

En primer lugar, lamento haber interpretado que te disgustase tanto lo de arriba. Veo que ahora incluso lo das “por bueno” (je, je, je... ).

–Sobre tus propuestas de prohibición, veo que vas entonces más lejos que yo Ya te dije que no estaba planteando prohibir nada. Lo que propongo es meditar colectivamente acerca de tanta desmesura. Y hacerlo con la vista puesta en un ideal (aunque no espere verlo realizado) en el que esa desmesura fuera diluyéndose por sí sola, gracias precisamente a la meditación.

–En cuanto al enlace que me facilitas (gracias) en relación con el atentado de Uganda, ¿dónde ves tú que ahí se atribuya el mismo a que, según los terroristas, el islam está contra el fútbol? Yo la verdad lo que encuentro es una versión muy similar a las que ya te ofrecí (si no idéntica a alguna de ellas, pues por desgracia buena parte del “periodismo” actual consiste en “copipegar” lo que sirven las agencias).

–Dices luego: “La cúpula de ETA es criminal, sí. Pero debería de cuidarme muy mucho de decir que lo es fulanito o menganito. Quizás no veas la diferencia pero yo sí.”

Gracias por responder, pero comprende que eso aclara poco. ¿Cuál es la diferencia que tú ves y yo no? La cúpula de una organización, ¿no está formada por personas? Si dicha cúpula es criminal, ¿no lo es sólo y exclusivamente por estar formada por personas?

De todos modos, permíteme plantear el asunto de otro modo: si yo dijera que el actual gobierno estadounidense (la cúpula de la clase política de ese país, y también de su belicoso ejército) es un “gobierno criminal”, ¿te parecería menos rechazable que usar ese adjetivo en relación con su presidente? (¿A pesar de que éste es el principal responsable de dicho gobierno?). Si es así, ¿por qué?

–Sobre lo de Iniesta, no dudo de que sea alguien estupendo. Hasta donde le conozco, no mucho, así me lo parece (quizá más que, p. ej., Piqué o Ramos, dicho sea sin intención de denigrar a nadie).

De hecho, como ya dije, cuando me preocupo por el tema éste de la jurgolitis no dejo de tener en mente que los “jurgolistas” no son menos víctimas del mismo que los demás. En cierto sentido, incluso, puede que sean más víctimas que nadie.

–Lo que cuentas de tu padre es entrañable. Yo también podría hablarte sobre una persona muy allegada, varón también (y extraordinaria persona), que estos días ha disfrutado en París, y luego ya en España, con las victorias de la selección.

Aquí nunca hemos negado la sinceridad con que muchos encuentran disfrute o alivio en el júrgol. Ni les hemos despreciado por eso. Ni buscamos que se sientan culpables por ver un buen partido. Ni tampoco pretendemos “quitarles” nada.

De todos modos, plantear como lo haces: “Si le hubierais quitado el fútbol, ¿qué le quedaba?”, me parece preocupante. Tú y yo, sobre la base de nuestra común y declarada Esperanza, sabemos que a cualquier persona, jurgolera o no, siemprele “queda” mucho más que el júrgol. Para empezar, porque dispone de una inteligencia (el ser humano no es un catálogo de instintos acabados) con la que encontrar alternativas. Pero, sobre todo, porque hay Algo que puede llenar a cualquiera infinitamente más que las jugadas y los ídolos jurgoleros (dicho sea sin negar la belleza de aquéllas y la calidad de éstos).

Todo lo cual no implica, por supuesto, faltar al respeto a nadie (si así fuera, se lo faltaría también a personas muy queridas mías). Aquí no planteamos las cosas en términos personales. Lo que pretendemos, justamente, es ayudar a la gente a tener una visión más amplia de la vida. ¿Que estamos equivocados? Si es así, lo que pedimos es que se nos muestre por qué.

–Hablas luego de que ves “mucha hipocresía”. Es una acusación fuerte. Vas más allá de ZidaK, quien se limitaba a insinuarla (aunque quizá demasiado explícitamente para una mera insinuación). Pero al menos él explicaba en qué podía consistir esa eventual hipocresía nuestra. Te agradecería que tú me explicases a mí en qué está consistiendo la mía. Sin duda, eso podrá ayudarme a superarla.

Concluyes diciendo que dejemos de criticar la jurgolitis (bueno, tú lo llamas fútbol) y en su lugar nos dediquemos “a hacer feliz a la gente, que es lo que necesita”. Me extraña que a estas alturas no comprendas que lo que procuramos es justamente que la gente sea más feliz, pero no a base de (auto)engaños o sobrevalorando un simple juego.

Lo que queremos, de hecho, es que sea más libre, para lo cual no valen mistificaciones, sino sólo la verdad, por cruda que ésta pueda parecer. El Poder se encarga de hacernos creer que vivimos en el mejor de los mundos. Conmigo, gracias a Dios, no lo han conseguido ni, espero, lo conseguirán. Por eso siento que mi deber es insistir, una y otra vez, que vivimos en un mundo manifiestamente mejorable. Un saludo muy cordial.


FLASHMAN:

[Tienes razón que a veces el antispam parece insuperable. Hace ya tiempo que presenté mis quejas... sin éxito (con esto respondo también a LG).]

Oportuna referencia a la huelga de Metro. Me temo que muchos de los que han aclamado a “la Roja” han despotricado contra los huelguistas, simplemente porque éstos, al defender sus derechos, les ocasionaban un trastorno (seguramente no se han quejado igual cuando, como consecuencia de las celebraciones, los jurgoleros “patriotas” han cortado las calles y colapsado la circulación).

Dices más adelante: “...no debe faltar tanto pan si el circo goza de tanto éxito...” Lo que seguramente tiene su lógica (alguien dijo, por otra parte: “No sólo de pan vive el hombre”), aunque a la vez, como decía Agameno por ahí arriba, creo que la gente no es consciente de que “el circo está más que garantizado, y el pan cada vez toca a menos”. Me refiero, claro está, a los “ajustes” que ya han comenzado y contra los que el “circo” tiene un claro efecto desmovilizador.

Por desgracia (¡y así me equivocase!), estamos de acuerdo que lo que se vive estos días nada tiene que ver con el patriotismo genuino (ojo, sin perjuicio de admitir, recalquémoslo una vez más, que hay mucha gente noble, sincera y patriota que ha celebrado la cosa con la mejor de las intenciones).

Concluyo subrayando (como entiendo que haces tú) la necesidad de rescatar ese patriotismo genuino.

VERA:

Creo que has dado en el clavo, o al menos en uno de los clavos de esta cuestión. Relativo al espíritu de fondo con que se viven estas cosas y que, lamentablemente, acaba impregnándolo todo...

El problema radica en que una alegría con tan poco fundamento difícilmente puede ser una felicidad creíble.

Saludos cordiales.


Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Sobre este blog

Avatar de Cordura

El Blog de Cordura

Sobre el poder y el amor por la senda del Maestro.

ver perfil »

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):