24 Jul 2010

¿Por qué el mal tiene tanto éxito?

Escrito por: Cordura el 24 Jul 2010 - URL Permanente

El mal, de cuyo origen ya nos ocupamos en otra ocasión, tiene entre los humanos un éxito no por lamentable y lamentado menos espectacular y grandioso. ¿Por qué?

«¡Ay de los que a lo malo llaman bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz...» (Isaías 5: 20).

«Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. Él ha sido homicida desde el principio y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla, pues es mentiroso y padre de mentira» (Juan 8: 44).

«Muchos me dirán en aquel día: "Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?" Entonces les declararé: "Nunca os conocí. ¡Apartaos de mí, hacedores de maldad!"» (Mateo 7: 22-23).

El niño quería de entre todos aquel pastel, concretamente ése, y no podía tolerar que su hermana se lo quitase. Acabaron enzarzados y rebozados en crema, nata y chocolate. Él, más fuerte, se impuso y se comió el pastel (o lo que quedaba del mismo), mientras la niña lloraba.

Para empezar, el mal tiene éxito porque nos sale naturalmente. Lo manifestamos desde pequeños, incluso entonces más crudamente (también con más “inocencia”, que es como llamamos a la ausencia infantil de malicia o cálculo avieso).

También es cierto que, avivado por la educación que usualmente recibimos de niños, algo dentro de nosotros nos reprocha los malos actos. Ese algo no es propiamente nosotros mismos, sino un “intruso” benefactor que trata de guiarnos (ver “La gran paradoja humana”).

Cuando el niño terminó de saborear su pastel preferido, se volvió de nuevo hacia su hermanita. Comprobó que todavía moqueaba y que sus ojos seguían húmedos. Le vino entonces a la cabeza aquel momento, no hacía mucho, en que varios compañeros suyos no le dejaron jugar al fútbol con ellos. Se sintió marginado y lloró. Ahora, mirando a su hermana, se compadeció y se dijo que había sido un poco bruto.

En nuestra experiencia vital, tan pronto podemos hacer el mal como sufrirlo. Eso acaba generando en nosotros comprensión, y aun compasión, respecto al sufrimiento ajeno. O sea, respecto al mal que padecen, a veces por culpa nuestra.

Pero ni la conciencia ni la compasión son suficientes para acabar con nuestra inclinación al mal. Por eso la mayoría de nosotros, conforme crecemos, aprendemos a refinar nuestra maldad, de manera que cuando la ponemos en práctica no resuene en nosotros tan estridente la molesta vocecita interior.

Nuestro niño ya estaba cerca de la veintena y era apuesto, pícaro y extravertido. Atraído por aquella linda muchacha a la que no dejaba de mirar de arriba abajo, se aproximó y entabló fácil conversación con ella.

Muy pronto supo su nombre y, al escuchar su dulce voz, quedó reforzada la atracción que por ella sentía. Para distender aún más la situación, echó mano varias veces de su sentido del humor y ella rió de buena gana. Entremedias, recurrió a hábiles adulaciones que no hacían sino complacerla...

En la práctica, lo que hacemos al refinar el mal es disfrazarlo. Disfrazarlo de bien.

Somos malos, pero nos gusta lo bueno (nos viene bien) y sabemos que a los demás también les gusta. En gran medida, nos ocurre con el bien moral lo que con la belleza, que es parte del bien estético (lo bueno para los sentidos). Pero la estética no se limita a la apariencia de personas y objetos; también pueden ser bellas las acciones... o parecerlo.

Entiéndase bien: por lo general, preferimos hacer el mal y recibir el bien (nuestro innato egocentrismo tiene mucho que ver con ello, sea en forma de huida del dolor, de anhelo de placer, o de voluntad de poder, los tres principales motores de nuestros actos). Pero, a fin de lograr ambas cosas –llevar a cabo el mal que deseamos hacer, y recibir el bien (estético y moral) que buscamos–, normalmente necesitamos cubrir el rostro de nuestra maldad con la máscara del bien.

Aquel joven salió a celebrar, como tantos compatriotas suyos, el éxito atribuido a su país. Riadas de gente, alegre y bulliciosa, tomaban las principales calles y avenidas. Por doquier el ambiente era festivo. Los gritos y cánticos de júbilo, los cómplices bocinazos y trompeteos, se escuchaban aquí y allá sin cesar a medida que avanzaba la noche y corrían generosamente la cerveza, el calimocho y la sangría.

Hubo risotadas, bailes frenéticos, saltos, empujones, escupitajos... La calle se llenaba de basura mientras seguían predominando el goce, el buen humor y la lúdica algarabía. El joven y sus amigos gastaron alguna que otra broma pesada a unos desconocidos, pero nadie –salvo quizá éstos– le dio demasiada importancia porque todo era una fiesta. Tampoco se la dieron cuando unos celebrantes quemaron una papelera y luego un contenedor, ni cuando otros rompieron el brazo de una estatua, ni siquiera al generarse varios altercados. No eran más que “excesos” propios del maravilloso momento.

La fiesta es la explosión colectiva del simulacro humano en toda su extensión. En ella (casi) todo queda justificado por la alegría compartida. Se rompen los límites habituales perdiendo la ley buena parte de sus prerrogativas. Sus participantes se desinhiben gracias a la misteriosa fusión que se opera entre sus almas. Se trata de la «embriaguez de la comunidad [...], el secreto de la pérdida de la personalidad [y por tanto, de la responsabilidad] entre la multitud, de la unio mystica de la alegría» (H. Hesse, El lobo estepario, entrecorchetado añadido).

En la fiesta se asume que todo es buena voluntad. Por causa de ello, repentinamente se permite que aflore el mal hasta un grado muy superior que lo habitual, bendecido por las presuntas buenas intenciones (festivas) de los festejantes. El abuso y hasta la violencia, en cierta dosis, se vuelven lícitos.

Ya en la edad madura, el candidato ganó las elecciones a base de promesas populistas. Naturalmente, durante la campaña su vista había estado puesta en hacerse con el poder... y luego ya veríamos. Desde árboles, marquesinas y farolas, luciéndose por la tele, el rostro agradable y carismático, la sonrisa meliflua habían conquistado el corazón de sus conciudadanos casi con la misma facilidad con que antaño robasen corazones femeninos. Sus votantes veían en él un hombre honrado y cercano.

A su gobierno, ya en ejercicio, no le temblaría el pulso a la hora de sacrificar derechos (nunca los suyos, claro), atesorar poderes y promover guerras al alimón con brillantes estadistas de otros países. Siempre encontraba razones y eslóganes positivos para justificar sus decisiones. No en vano la política es, dicen, el arte de lo posible.

Cuando uno se acostumbra a disfrazar el mal de bien, puede caer en la tentación del extremo refinamiento. En tal caso, le gustará tanto ese bien que casi no buscará otra cosa en la vida. Búsqueda que se tornará su juego predilecto. Llegará a ser un consumado artista del mal que habrá derrotado al fin a la vocecita impertinente, devenida muda para siempre. La mentira como estrategia, fiel a su padre y por supuesto perfectamente disfrazada de verdad, presidirá su vida entera y la de sus seguidores (y él, en un sentido profundo, no será más consciente que ellos de esa realidad). A partir de ahí arribarán lo mismo la fiesta de la lujuria que la fiesta de las bombas. La fiesta del Poder.

Ya era demasiado tarde. Cuando su cuerpo abandonó la tumba, con aspecto enfermo y diabólicamente feo, ya no había posibilidad de ocultarse; ni siquiera la más remota opción de arrepentirse. Todo había quedado al descubierto. Lo peor es que todo el mal que hiciera (a su hermana, a sus amantes, a sus compatriotas, a la humanidad entera...) se le aparecía ahora en toda su repugnancia sin que pudiera ya hacer nada para atenuar esa imagen. Particularmente abominable le resultaba cualquier espejo.

Por delante ya sólo quedaba adorar abiertamente al Mal hasta la total extinción de su persona, que era lo que más anhelaba. El juego había terminado.

El mal tiene éxito porque define nuestra naturaleza (caída) pero también porque lo disfrazamos de bien.

Lo practicamos con agrado gracias al disfraz que le ponemos. Si pudiéramos –quisiéramos– verlo tal como es, crudo y desnudo, abominaríamos de él... De hecho, podemos, pero nos da tanto miedo que nos negamos a contemplarlo así (sería admitir que no nos aguantamos a nosotros mismos), preferimos velarlo bajo una máscara tolerable. ¿Quién podría soportar un cuadro tan monstruoso?

¡Necios!, pues sólo mirándolo tal cual es, podemos empezar a liberarnos de él.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

144 comentarios · Escribe aquí tu comentario

Luis Mendoza

Luis Mendoza dijo

Excelente anàlisis. Preciso. Mi primera lectura secular en este año 2011. Para resumir: Romanos 3:10-20 Saludos cordiales desde Caracas. Venezuela. Luis Mendoza

Q1

Q1 dijo

"el mal tiene éxito porque nos sale naturalmente. Lo manifestamos desde pequeños, incluso entonces más crudamente"
______

- "Y el hijo de Anás el escriba se encontraba allí, y, con una rama de sauce, dispersaba las aguas que Jesús había reunido.
Y Jesús, viendo lo que ocurría, se encolerizó, y le dijo: Insensato, injusto e impío, ¿qué mal te han hecho estas fosas y estas aguas? He aquí que ahora te secarás como un árbol, y no tendrás ni raíz, ni hojas, ni fruto.
E inmediatamente aquel niño se secó por entero. Y Jesús se fue de allí, y volvió a la casa de José. Pero los padres del muchacho muerto lo tomaron en sus brazos, llorando su juventud, y lo llevaron a José, a quien reprocharon tener un hijo que hacía tales cosas."
______

El mal es tan sibilino, que incluso puede adoptar la forma del artifico selectivo de textos para edulcorar a un personaje y presentarnoslo como adalid del bien, jeje

Cordura dijo

ALFONSO:

La ‘personeidad’ de Dios no tiene (tanto) que ver, por supuesto, con que tenga una apariencia similar a las personas (humanas) que conocemos. Eso sería antropomorfismo. Yo me refiero a voluntad, a su propósito, a su conciencia y a su inteligencia. Pero no creo que nada de eso sea aplicable al “Todo” salvo que uno fuerce hermenéuticamente las evidencias fenoménicas.

El carácter personal y amoroso de Dios se echa de ver sobre todo en Cristo, su manifestación suprema a ojos de la humanidad. Sólo en él podemos encontrar genuina comprensión para nuestros problemas (esperarla de una roca o de un astro requiere mucha, y vana, autosugestión). No estoy hablando de religión, sino de vida.

[El panteísmo, además, presenta gravísimos problemas éticos. Según él, como tú recordabas aparte, no hay contrarios. Pero eso implica un puro relativismo moral. No existen el bien y el mal, todo es bueno a la vez... Absurdo y peligrosísimo.]

LUIS:

Romanos 3: 10-20 es efectivamente un resumen de la condición humana caída, pura maldad de fondo le pese a quien le pese...

Q1:

Veo que citas de un apócrifo (cuya malévola intención es por lo demás notoria). Sin duda, es una especie de paráfrasis caricaturescamente perversa de la maldición de la higuera estéril por Jesús en Mateo 21: 18-22.

El mal es sibilino, sí. Un cordial saludo.

mala dijo

Si observas una camada de gatos , por ejemplo, verás que durante su infancia adolescencia pelean entres si a modo de juego se preparan para defender a ultranza un bocado en el futuro. Es el instinto animal de supervivencia, un instinto que aunque nos empeñemos en negar, también perdura en nuestros genes. La iglesia nos enseñó a reconocerlo como el mal.
Sin embargo, en nuestros días, está de moda hacer el MAL, el que sabemos reconocer, pero que la sociedad justifica porque genera éxito. El que se contrapone a "el bien=debilidad social". Los buenos... son unos pardillos
Saludos

Cordura dijo

La iglesia (la de Cristo, pues la ICR también es ambigua en eso) y, antes que ella, la Biblia o Palabra de Dios.

Un saludo, “Mala”.

Lic. Alfonso Germán Arreola

Lic. Alfonso Germán Arreola dijo

Cordura
Escribes que: "El mal, podríamos definirlo como aquello que genera un sufrimiento evitable e innecesario. También, como aquello que remueve a nuestra conciencia contra nosotros mismos"
Estoy releyendo la Biblia, y estoy de acuerdo en que contiene muchas frases de sabiduría; pero también muchas de violencia y desacuerdos evitables e innecesarios.
Sigo pensando que eres una persona digna de ser imitada y que el mal, no ha tenido mucho éxito en tí.
Por eso sigo pensando que el mal es producto de la ignorancia y que, entre más educación y capacitación adquirimos, menos males se producen en nosotros y en la sociedad.
Saludos
Alfonso

Lic. Alfonso Germán Arreola

Lic. Alfonso Germán Arreola dijo

LA RELIGIÓN surge, cuando uno o más se dan cuenta que sentimos y pensamos, y la pregunta ¿Por qué?, Se multiplica: Y SURGEN MUCHAS MÁS: ¿Cuál es el principio de todas las cosas?; ¿Cuál aquella cosa que explica la existencia de las demás, pero cuya existencia y realidad es inexplicable? Dios, es una respuesta; pero nadie ha podido probar ¿Qué es Dios? A eso se debe la multiplicación de sectas y grupos llamados “religiosos”.
Sin embargo, cuando un grupo humano genera o adopta puntos de referencia comunes, DE MANERA RESPONSABLE Y RAZONADA, al medir las consecuencias que resultan de nuestros modos de sentir, de pensar y de actuar con los demás, se inicia la estructuración ordenada de la vida social, y aparece lo que llamamos el BIENESTAR COMÚN.
En lugar de debatir por meras creencias, debemos buscar el acuerdo para producir e intercambiar bienes y servicios que acaben con la ignorancia y la miseria.
Meditenlo un poco y verán que, con una libertad responsable y un poco de razonamiento, desaparecen muchos de los "males" que lamentamos.
Respetuosamente
Alfonso

Cordura dijo

Alfonso:

Antes que nada, supongo que notaste mi énfasis en que esa definición de ‘mal’ que ofrecí era sólo “en una primera aproximación”. Hablaba del mal directamente humano (un concepto cercano al de maldad). Pero en última instancia todo sufrimiento sólo puede ser producto igualmente del mal (eso, aun suponiendo que haya algún sufrimiento inevitable y, sobre todo, necesario).

Creo que es importante que tengas en cuenta esto cuando leas y estudies la Escritura. Fíjate en el libro de Job, en cuyos primeros capítulos se nos comunica quién es el verdadero autor del mal, aunque los protagonistas de la historia ahí narrada (básicamente, Job, su mujer y sus amigos, aparte de Dios y Satanás, que es de quien hablo) ignoren la responsabilidad de ese agente. Pienso que tener a éste en consideración te ayudará cuando leas los pasajes más duros y escabrosos de la Biblia.

Entre éstos, por cierto, harás bien distinguiendo aquéllos que simplemente se narran o describen, de aquellos otros cuya puesta en marcha se atribuye a Dios. Y entre estos últimos, cuando se trata de masacres e incluso exterminios ordenados por él, no dejes de tener presente Génesis 15: 16: leemos ahí que Dios no consiente que su pueblo ocupe una tierra (parte de la Tierra Prometida), lo que implica conquistarla, mientras sus moradores no hayan llegado al “colmo” de su “maldad”. He ahí una clave fundamental para comprender por qué Dios ordenaba esos exterminios (para sus propios habitantes tenía que ser ya peor seguir viviendo...). Comprendo, de todos modos, que serían necesarias más explicaciones textuales y contextuales. [A propósito, no recuerdo si te dije ya que es preferible estudiar la Biblia –en una primera lectura– comenzando por el Nuevo Testamento, a pesar de que no sea ése el orden cronológico. Ahí está la plenitud de Cristo, que iluminará y ayudará a entender el Antiguo Testamento cuando, ya después, se empiece a estudiar éste.]

Dices que “nadie ha podido probar ¿Qué es Dios?” En un sentido científico al uso (lógico-matemático-empírico), estamos de acuerdo. Pero en un sentido histórico y profundo, Jesucristo lo probó, acreditando que “Dios es amor” (1 Juan 4: 8, 16). Y un estudio paciente de su Revelación, efectuado en dialéctica con la vida (individual y colectiva), nos permite comprender que es un aserto veraz. Sólo Cristo da sentido a todo. La escolástica, la teología natural... son vanas porque dejan a Cristo –lo Esencial– en un segundo plano. Sólo él puede irradiar comprensión si se quiere entender bien esa carta de amor de principio a fin que es la Palabra de Dios. Recuerda que él dice de sí mismo: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida” (Juan 14: 6).

Lamentas “la multiplicación de sectas...”, pero la responsabilidad de eso es exclusivamente humana. El orgullo, el interés alicorto, el afán de poder... todo eso está en la raíz de tal variedad de (pseudo)interpretación (“pseudo” porque suelen ser más bien tergiversaciones). En el seno de la cristiandad, todos dicen basarse en Cristo, pero unos en práctica lo ignoran, otros lo acomodan a su conveniencia y aun otros incluso osan usurpar su trono... Muchos han encontrado un verdadero chollo en instrumentalizar la Escritura. Sólo un remanente fiel (ver Mateo 20: 16; Apocalipsis 12: 17) se ciñe a lo que ella realmente enseña, dejándose guiar por el Espíritu de Dios (ver Juan 14: 26) y sometiendo su voluntad a la Palabra en lugar de forzar ésta para que nos diga lo que nos “conviene”.

Defiendes como alternativa adoptar unas “referencias comunes”, pero ésa es justamente la misión de los genuinos cristianos al evangelizar: crear una comunidad de valores, un nuevo estilo de vida, fundamentado en la absoluta certeza del amor de Dios y prescindiendo de éxitos mundanos. Todo lo cual, por supuesto, no implica ni dogmatizar ni eludir el diálogo.

Saludos cordiales.

Lic. Alfonso Germán Arreola

Lic. Alfonso Germán Arreola dijo

Cordura:
Leí lo que me recomendaste; pero al hacerlo, encontré lo que sigue y no lo entiendo.

"APOCALIPSIS 12.
1 Apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas. 2 Y estando encinta, clamaba con dolores de parto, en la angustia del alumbramiento. 3 También apareció otra señal en el cielo: he aquí un gran dragón escarlata, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete diademas; 4 y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra. Y el dragón se paró frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo tan pronto como naciese. 5 Y ella dio a luz un hijo varón, que regirá con vara de hierro a todas las naciones; y su hijo fue arrebatado para Dios y para su trono. 6 Y la mujer huyó al desierto, donde tiene lugar preparado por Dios, para que allí la sustenten por mil doscientos sesenta días".
Si las estrellas son soles y la Tierra comparada con cualquiera de ellos es como un grano de polvo, ¿Que significa que "un gran dragón escarlata, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete diademas; 4 y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra" "a fin de devorar a su hijo tan pronto como naciese. 5 Y ella dio a luz un hijo varón, que regirá con vara de hierro a todas las naciones; y su hijo fue arrebatado para Dios y para su trono" etc. etc. etc.
Como esas, hay muchas frases en la Biblia que nunca pude entender y al releerla, me siento cada vez más incapaz de comprender sus mensajes.
Me podrías decir ¿Por qué?.
Saludos
Alfonso

Cordura dijo

Alfonso, he aquí una primera aproximación al tema:

El libro de Apocalipsis, como todos los textos del género apocalíptico, contiene muchos pasajes simbólicos (el otro libro bíblico en el que abunda ese género es el de Daniel). Uno de los motivos de ello es que no era un escrito para su tiempo sino para el futuro. Los coetáneos de su autor (el apóstol Juan) no entenderían nada si se hubieran usado términos, como por ejemplo nombres de países entonces aún futuros, propios de tiempos posteriores (incluido el nuestro). El Apocalipsis llega a anunciar de hecho la consumación de los tiempos y el fin de la muerte y el dolor (ver Apoc. 21). Incluye pues una temática escatológica.

El capítulo que nos ocupa, el 12, tiene como protagonistas el pueblo de Dios (en el tiempo neotestamentario, la genuina iglesia de Cristo), el propio Mesías y Satanás. Creo que podrás identificarlos ahí.

Cuando pueda, espero que pronto, te diré algo más sobre todo esto. Un cordial saludo.

PS: Otro texto que ayuda a entender las masacres ordenadas por Dios lo tienes en Isaías 57: 1, donde se afirma que “el justo es quitado para librarlo del mal”. Se puede considerar complementario de Génesis 15: 16, al que ya te remití. (Al [ordenar] exterminar a pueblos enteros, Dios estaba librando a muchos justos del mal predominante en sus comunidades; era un acto de misericordia).

Lic. Alfonso Germán Arreola

Lic. Alfonso Germán Arreola dijo

Cordura:
Seguí leyendo la Biblia y confirmé que soy cada día más ignorante, porque la primera vez, encontré muchas cosas positivas que ahora no me parecen adecuadas (La verdad no sé si es una diferente versión de la Biblia, ni cuanta diferencia haya entre la "Santa" y la "Sagrada")
Lo que si creo, es que una persona con menos preparación que la que adquirí durante más de 50 años de estudio, menos podrá entender tantas metáforas y, desde luego, el por qué, si Dios todo lo sabe y pa él no hay tiempo ni espacio, creó a satanás y lo dejó provocar el pecado y hacer el infierno.
Si Dios no se equivoca, todo eso lo hizo a propósito y si es "Omnipotente" por qué no acaba con los pocos malvados que hay en el mundo o responde a tu pregunta ¿Por qué el mal tiene tanto éxito?
Saludos
Alfonso

Cordura dijo

Alfonso:

Todas las versiones de la Biblia canónica (sean protestantes o católicas romanas) son básicamente idénticas. Da igual que se llamen “Santa” o “Sagrada”. [Eso sí, supongo que sabes que las católicas incluyen en el AT una serie de libros apócrifos o “deuterocanónicos”, los cuales no forman parte del canon hebreo ni son aceptados como inspirados por las demás confesiones. Su estilo es en general diferente del típico de la Biblia y contienen algunas enseñanzas espurias (como el purgatorio, p. ej.). Te comento esto por si parte de tus confusiones procedieran de ahí, o en todo caso para prevenirlo.]

Hablas de las metáforas... Hombre, los pasajes simbólicos o alegóricos en modo alguno conforman el grueso de la Escritura. Ésta contiene textos narrativos de lectura obvia (Pentateuco, Reyes, Crónicas, Esdras...), poético-sapienciales (Salmos, Proverbios, en parte Job), proféticos (Isaías, Jeremías, Sofonías, Malaquías... la mayor parte de cuyos contenidos tampoco son simbólicos) y luego está el Nuevo Testamento (NT), con los Evangelios que narran la vida de Jesús, el libro de Hechos, las epístolas de Pablo y otros apóstoles... Sólo en Daniel y Apocalipsis, como ya te dije (junto a algunas partes extensas de Ezequiel) domina lo metafórico sobre lo literal. No creo que haya, pues, motivo para la queja que expones.

Es cierto, a la vez, que por ejemplo para acercarse a los textos narrativos del Antiguo Testamento hay que recordar la necesidad de contextualizar. Se relatan hechos de hace miles de años, y es comprensible que la cultura y la mentalidad no sean las mismas que las nuestras. Justo por ello se requiere estudio paciente y humilde, además de que conviene –también te lo dije ya– empezar por el NT, y en concreto por los Evangelios que son los primeros libros del mismo. Se trata de textos más cercanos a nosotros porque se centran en el Maestro. Y conociendo a Jesús, que es a fin de cuentas el protagonista de toda la Biblia, es más fácil comprender tanto el NT como el AT.

La Palabra de Dios, con todo, es en general relativamente sencilla (aunque yo no diría que es “fácil”). Ni siquiera los textos más simbólicos tienen por qué resultar ininteligibles en lo básico. Por ejemplo, ya que hablábamos de Apocalipsis 12, recordarás que te dije que se podía identificar ahí al pueblo de Dios, al Mesías y a Satanás. Es cuestión de aplicar las claves que da la propia Biblia. La “mujer” es ya en otras partes de la Escritura una manera de aludir al pueblo de Dios (incluida la iglesia genuina, a veces considerada “esposa” de Cristo; ver Efesios 5: 25-27; Cantar de los Cantares; Oseas 2; Génesis 3: 15; etc.). Las características que se nos dan del “Hijo” que nace en el seno de la “mujer” (ver Apocalipsis 12: 4-5) coinciden con las que muchos otros textos bíblicos aplican al Mesías (ver p. ej. Apoc. 11: 15ss.; Mateo 24: 30ss.; Daniel 9; etc.). Y en cuanto al hecho de que el “Dragón” es Satanás aparece desvelado en el propio capítulo que nos ocupa (ver 12: 9). No estamos, pues, ante una misión imposible.

Dios no creó a Satanás, sino a un ángel perfecto que, por el misterio de la libertad, se rebeló contra el Bien (ver Isaías 14: 12-14; Ezequiel 28: 12-15; etc.). Por desgracia, a partir de ahí, sobre todo cuando vino a la Tierra y tentó al ser humano, nuestra especie sufrió una caída moral que afectó a cada uno de sus miembros (ver Romanos 3: 10ss.). Dios habría tenido que eliminarnos a todos (no sólo a unos “pocos malvados”, como tú dices) para acabar con el mal en la Tierra. En lugar de ello, prefirió respetar nuestra libertad y darnos la oportunidad de comprobar a dónde nos llevaría la estúpida rebelión contra el Bien. Pero, no contento con eso, dio la vida por nosotros en la persona de su Hijo (ver Juan 3: 16) con el fin de liberarnos de nuestra esclavitud moral. [En cuanto al infierno, no existe tal lugar de “fuego” o “tormento eterno” del que hablan muchos impostores engañando a la gente. No es una doctrina bíblica.]

En fin, no deseo extenderme más. Te invito a seguir estudiando la Escritura sin desanimarte. Incluso estoy dispuesto a ayudarte en ello en la medida de mis posibilidades (lo hago también con otras personas). Pero como eso requiere un estudio sistemático y en profundidad, lo haríamos en un ámbito privado. Siéntete libre, por supuesto. Un cordial saludo.

Lic. Alfonso Germán Arreola

Lic. Alfonso Germán Arreola dijo

Cordura.
Sigo pensando que eres una persona responsable y digno de ser imitado.
Estoy releyendo la Biblia y me he sentido confundido:
Por ejemplo, al leer "Job", me dió la impresión de que Satanás, engañó a Jehová, al decirle: "11 Pero extiende ahora tu mano y toca todo lo que tiene, y verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia. 12 Dijo Jehová a Satanás: He aquí, todo lo que tiene está en tu mano; solamente no pongas tu mano sobre él. Y salió Satanás de delante de Jehová."

JOB 1

1 Hubo en tierra de Uz un varón llamado Job; y era este hombre perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal. 2 Y le nacieron siete hijos y tres hijas. 3 Su hacienda era siete mil ovejas, tres mil camellos, quinientas yuntas de bueyes, quinientas asnas, y muchísimos criados; y era aquel varón más grande que todos los orientales. 4 E iban sus hijos y hacían banquetes en sus casas, cada uno en su día; y enviaban a llamar a sus tres hermanas para que comiesen y bebiesen con ellos. 5 Y acontecía que habiendo pasado en turno los días del convite, Job enviaba y los santificaba, y se levantaba de mañana y ofrecía holocaustos conforme al número de todos ellos. Porque decía Job: Quizá habrán pecado mis hijos, y habrán blasfemado contra Dios en sus corazones. De esta manera hacía todos los días.

6 Un día vinieron a presentarse delante de Jehová los hijos de Dios, entre los cuales vino también Satanás. 7 Y dijo Jehová a Satanás: ¿De dónde vienes? Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: De rodear la tierra y de andar por ella. 8 Y Jehová dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal? 9 Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: ¿Acaso teme Job a Dios de balde? 10 ¿No le has cercado alrededor a él y a su casa y a todo lo que tiene? Al trabajo de sus manos has dado bendición; por tanto, sus bienes han aumentado sobre la tierra. 11 Pero extiende ahora tu mano y toca todo lo que tiene, y verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia. 12 Dijo Jehová a Satanás: He aquí, todo lo que tiene está en tu mano; solamente no pongas tu mano sobre él. Y salió Satanás de delante de Jehová"
Todo ésto, empesó cuando repetí tus palabras: "El mal, podríamos definirlo como aquello que genera un sufrimiento evitable e innecesario. También, como aquello que remueve a nuestra conciencia contra nosotros mismos"
Y dije y repito, que "Sigo pensando que eres una persona digna de ser imitada y que el mal, no ha tenido mucho éxito en tí.
Por eso sigo pensando que el mal es producto de la ignorancia y que, entre más educación y capacitación adquirimos, menos males se producen en nosotros y en la sociedad"
Saludos.
Alfonso
.

Lic. Alfonso Germán Arreola

Lic. Alfonso Germán Arreola dijo

¿Son inventos o descubrimientos la música, los idiomas y las matemáticas?
¿Por qué aparecen de distintas maneras en las culturas arabe, china, romana, azteca etc.?
¿El diablo es invento, descubrimiento o fantasía?
Cada vez hay más personas que se preguntan por qué hace apenas 5 o 6 mil años que se inició la escritura ¿Alguien lo sabe?

Cordura dijo

Alfonso:

No merezco esos elogios (ten en cuenta que me conozco bien). Sólo en Cristo puedo contrarrestar mi naturaleza pecaminosa, común en todo caso al resto de nuestra especie. Sólo él merece realmente ser imitado (y aún más: seguido).

Respecto a tu primera cita de Job, yo creo que no se trata de un engaño (¡Dios no puede ser engañado!) sino de un reto. La “apuesta” del Diablo es parte del gran conflicto entre el bien y el mal. Quizá nos sorprenda que Dios le siga el juego, pero es que, desde el momento en que el ser humano cedió a la primera tentación satánica (ver Génesis 3), el Diablo se ganó el derecho a influir en nosotros. Por eso nuestro Creador le consiente hacerlo, aunque a la vez imponiéndole unos límites para protegernos (ver Job 1: 12 y 2: 6).

En cuanto a tu bienintencionada defensa de la educación como barrera frente al mal, sigo viendo en ella el espíritu más loable, pero a la vez poco realista. Como decía Oscar Wilde (pero cito de memoria, y no la tengo buena), la educación no quita la maldad, sólo la refina. Y podríamos poner innumerables ejemplos de lo certero de su aserto...

Sobre lo que planteas en tu siguiente intervención, creo que es complejo saber cómo surgen determinados conocimientos en unas u otras culturas, pero influye mucho la mentalidad básica que caracteriza a cada pueblo. Por ejemplo, la adoración a los astros en los antiguos Egipto y Babilonia era lógico que llevase a estudios astronómicos (de algún modo, la engañosa astrología fue útil para eso). En Europa, la revolución científica de los siglos XVI y XVII les debió mucho al Renacimiento y a la Reforma Protestante, pues una superación del dogmatismo romanista favoreció el estudio libre de las obras de la creación (y el sustrato cristiano genuino de esa revolución alentó la misma debido a que la naturaleza y el cosmos se hallan en aquél libres de elementos mágicos –recuérdese la trascendencia de Dios respecto a su creación–; esto permite estudiarlos de manera aséptica como puros objetos de estudio, cosa que es fundamental para impulsar el enfoque científico).

Creo que la música en general es una especie de recurso natural, aunque cada pieza concreta sea un “invento” humano (las comillas son, en parte, porque los inventos humanos nunca lo son en sentido absoluto, a diferencia de la creación ‘ex nihilo’, obra exclusiva de Dios). Los idiomas específicos son variantes de comunicación verbal que a su vez se basa en una capacidad (tanto fonadora como lingüística) de la que fuimos dotados por nuestro Creador. Tales variantes se desarrollan de manera “natural” (espontánea) aunque se regulan hasta cierto punto de modo convencional. Las matemáticas, como ya apuntara Platón, están en la naturaleza, así que podemos considerarlas un descubrimiento. Eso sí, su presencia en el cosmos muestra un diseño inteligente, cosa que debiera hacernos pensar.

El Diablo es un ser creado por Dios, aunque no como tal (se corrompió después). Es vital creer en su existencia, casi tanto como en la de Dios, pues sin ella nunca entenderemos el mundo.

No es raro que la escritura sea tan “joven”, habida cuenta de que la Tierra no es en absoluto tan vieja como pretende hacernos creer el mito evolutivo.

Saludos cordiales.

Lic. Alfonso Germán Arreola

Lic. Alfonso Germán Arreola dijo

Cordura:
"El mal, podríamos definirlo como aquello que genera un sufrimiento evitable e innecesario. También, como aquello que remueve a nuestra conciencia contra nosotros mismos"

"El Diablo es un ser creado por Dios, aunque no como tal (se corrompió después). Es vital creer en su existencia, casi tanto como en la de Dios, pues sin ella nunca entenderemos el mundo"

Frases como esas, son las que desde jóven, me llenaron de dudas ¿Por qué, si el sufrimiento es evitable, no lo suprime Dios?

Si el diablo es una creación de Dios, debia ser perfecto y no hubiera podido "corromperse después"

Ningún ser humano es perfecto, pero basta que actúe de la mejor manera posible y que rectifique cuando se da cuenta que cometió un error.

He sentido el amor y he disfrutado de los muchos fenómenos estéticos que hay en la Naturaleza. Simplemente el arcoíris, es fabuloso. La inteligencia y el diseño del cerebro, no pueden ser producto del azar, y la evolución, es una realidad que nos lleva a un mejor entendimiento.
Lecomt Du Noy, escribió "El destino humano" y al leerlo, me convencí de la existencia de Dios, y siempre traté de resolver problemas buscando el bienestar del mayor número de personas, y sin temor al "Diablo" pues no creo que existe, ni que "Es vital creer en su existencia, casi tanto como en la de Dios, pues sin ella nunca entenderemos el mundo"

Creo entender el mundo y separo las desgracias que resultan de los fenómenos naturales que no podemos evitar, de las que resultan de conductas individuales o de grupos que se dicen creyentes y que solo buscan riqueza, poder o apropiarse de terrenos y recursos naturales.

Sigo creyendo que el mal es producto de la ignorancia, y que mucha violencia y guerras, son generadas por creer en "La santa muerte" y en el diablo, por lo que no considero vital "creer en su existencia, casi tanto como en la de Dios"
A mi me basta creer en Dios, y en que sin la evolución y los cambios de estaciones, todo sería mecánico, monótono, sin cambios y sin sentido.

Ya me acusaron de repetitivo; pero fuí maestro y muchos profesionístas que fueron mis alumnos, me recuerdan con respeto y son personas útiles y positivas que más que rezar, les da por ser honestos y ejercer con ética su profesión.

Se están dando muchos cambios y muchas personas se están dando cuenta que no todo puede saberse; pero que es mejor saber que creer y encarnar frases de sabiduría que pelear por meras palabras.
Mis respetos para tí y para todos los que visitan está página de Internet. (Producto de una evolución de la Ciencia)
Lic. Alfonso Germán Arreola

Cordura dijo

Preguntas, Alfonso, por qué no suprime Dios el sufrimiento. Y yo te digo que lo suprimirá (ver Apocalipsis 21: 4). No lo hace todavía porque le importa más otra cosa: nuestro crecimiento moral. De nada serviría que dejáramos de sufrir si no amamos, si nuestro carácter sigue siendo vil.

El Creador decidió respetar la libertad de sus criaturas, que por algo se la dio (ver Génesis 1: 26). Misteriosamente, el ángel Lucero la usó para mal. Había sido hecho perfecto (Isaías 14: 12ss.), pero eligió la imperfección. Eso no es imputable a Dios, sino a la libre decisión de una criatura suya que no había sido concebida como un autómata. No me pidas que te explique cómo pudo surgir el mal; explicarlo es justificarlo.

Dices: “Ningún ser humano es perfecto, pero basta que actúe de la mejor manera posible y que rectifique cuando se da cuenta que cometió un error.”

Ojalá bastara con eso... pero ni eso evitaría el sufrimiento. Pues seguiría cometiendo errores (dañinos) aunque luego rectificase. Está en nuestra naturaleza (ver Salmo 51: 1-5). Y somos incapaces de desarraigar eso por nosotros mismos.

Además, date cuenta de que limitas el ámbito del sufrimiento evitable a los actos humanos, y excluyes de él los “fenómenos naturales”. ¿Te contentas con eso? ¿Podríamos ser felices en un mundo donde, a pesar de no hacernos daño mutuamente, siguiéramos padeciendo enfermedades, terremotos, frío intenso, calor insoportable, muerte “natural”...?

En un sentido profundo y primigenio, no hay fenómenos naturales negativos, pues en principio todo “era bueno en gran manera” (Génesis 1: 31). Sólo a raíz de la Caída, propiciada por Satanás, todo se trastocó (ver Gén. 3: 16-24; Romanos 8: 19-23). Por eso te decía que es vital creer en la existencia del Diablo. Y el mundo entero se pudrió, surgiendo calamidades de todo tipo, frente a las cuales el ser humano –¡necio!– no hizo sino añadir sus propias fechorías casi constantes.

Pero, gracias a Dios, ¡todo eso es evitable! Incluidos los “fenómenos naturales”, que no son tales (¡todas las muertes son violentas!).

Alfonso, la buena voluntad –y tú la tienes– es suficiente para salvarse (ver Lucas 2: 14; Romanos 2: 11ss.), pero sólo porque hay algo más –Alguien– que ha provisto esa salvación que a nosotros nos resultaría inalcanzable.

Saludos cordiales.

Lic. Alfonso Germán Arreola

Lic. Alfonso Germán Arreola dijo

Cordura
Si procuro actuar con buena voluntad y creo en Dios; pero sin los cambios que produce el movimiento de la Naturaleza, todo sería mecánico e inmodificable.
Al visitar otros países (Sobre todo del norte de europa) se da uno cuenta que su población convive de manera pacífica y que hay más amor a los semejantes.
Dios es una realidad para mí, pero creo que las distintas maneras en que se ha querido darle una forma y un carácter, es lo que ha dividido a los habitantes de los países que se han ido formando con invasiones, conquistas, guerras etc.
Hemos llegado a un punto en el que con la tecnología ya existente, podemos producir e intercambiar todos los bienes y servicios que se requieren para un verdadero Bienestar Común.
Lo que está ocurriendo en muchos países cuyos habitantes quieren librarse de la opresión y las dictaduras, es una buena señal de que el Amor y la amistad, producen frutos que jamás surgirán de la violencia y las guerras. "gracias a Dios, ¡todo eso es evitable!" Estoy completamente de acuerdo con esa frase que tú escribiste.
Saludos
Lic. Alfonso Germán Arreola.

Lic. Alfonso Germán Arreola

Lic. Alfonso Germán Arreola dijo

Cordura. Tú escribiste los siguiente:
"Cuando uno se acostumbra a disfrazar el mal de bien, puede caer en la tentación del extremo refinamiento. En tal caso, le gustará tanto ese bien que casi no buscará otra cosa en la vida. Búsqueda que se tornará su juego predilecto. Llegará a ser un consumado artista del mal que habrá derrotado al fin a la vocecita impertinente, devenida muda para siempre. La mentira como estrategia, fiel a su padre y por supuesto perfectamente disfrazada de verdad, presidirá su vida entera y la de sus seguidores (y él, en un sentido profundo, no será más consciente que ellos de esa realidad). A partir de ahí arribarán lo mismo la fiesta de la lujuria que la fiesta de las bombas. La fiesta del Poder."
Lo que todavía no me queda claro, es lo que te pregunté respecto a Job:
"6 Un día vinieron a presentarse delante de Jehová los hijos de Dios, entre los cuales vino también Satanás. 7 Y dijo Jehová a Satanás: ¿De dónde vienes? Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: De rodear la tierra y de andar por ella. 8 Y Jehová dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal? 9 Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: ¿Acaso teme Job a Dios de balde? 10 ¿No le has cercado alrededor a él y a su casa y a todo lo que tiene? Al trabajo de sus manos has dado bendición; por tanto, sus bienes han aumentado sobre la tierra. 11 Pero extiende ahora tu mano y toca todo lo que tiene, y verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia"
No concibo un dios que se deje "tentar" de esa manera.
Sigo creyendo que el mal, es producto de la ignorancia y de un egoísmo que no es natural sino aprendido y que la ambición, el afan de poder y la riqueza, son productos netamente humanos y generados por creencias sin ninguna base.
Hay muchos países (Ver los informes de la ONU) cuyos habitantes conviven en paz y en los que la violencia es provocada por unos cuantos que están afectados de sus facultades mentales.
¿Crees que si todos leemos la Biblia, el mundo cambiará para Bienestar de todos?
Agradezco tus respuestas.
Lic. Alfonso Germán Arreola

Cordura dijo

No entiendo qué quieres decir con “el movimiento de la Naturaleza” (quizá aludes, de algún modo, a la teoría de la evolución).

Estoy de acuerdo en que en los países norteuropeos todavía se percibe un mayor nivel civilizatorio y de convivencia. Lo he sentido cuando he estado por allí. A mi modesto entender, a ello no es ajeno el hecho de que fue justo en esos países donde triunfó la Reforma, lo que imbuyó a sus pueblos de unos valores bíblicos hasta un grado que no cabe apreciar en otras tierras. Creo que también en Estados Unidos, por los informes que tengo, es posible notar esos valores en muchos aspectos (a la vez, su orgullo imperialista y etnocéntrico les llena de contravalores que, hoy por hoy, hacen de esa sociedad una de las más autistas y violentas del mundo “desarrollado”).

Así pues, respondo ya a tu pregunta final: no tengo ninguna duda de que si la gente de cualquier país leyese cada día la Escritura con corazón humilde el resultado sería un aumento generalizado del bienestar genuino.

También yo soy partidario de evitar concretar a Dios en imágenes y formas. Precisamente el Dios bíblico es, a diferencia de los falsos dioses paganos, invisible a nosotros. Es un Dios que “se esconde” (ver Isaías 45: 15). Y, como quizá sepas, el Decálogo incluye un mandamiento, el segundo, que prohíbe la confección de imágenes para adorarlas (Éxodo 20: 4-5). Sin duda el Creador conocía a sus criaturas y el riesgo que tú expones.

Igualmente coincido contigo en que hoy tenemos los medios para lograr ese bienestar común y colectivo. Justo por ello resulta más sangrante que, en lugar de avanzar hacia esa meta, lo que predomine siga siendo el conflicto, el afán de dominio, la codiciosa rapiña, la explotación. Naturalmente que es positivo que los pueblos –en este caso, los árabes– busquen su liberación de los tiranos. Pero cabe hacer cuando menos dos preguntas: 1. En el plano político, ¿apuntan realmente al fondo del problema? De poco sirve derrocar al títere si por detrás siguen mangoneando los titiriteros. 2. ¿Es la calidad humana de los que hacen la revolución lo bastante mejor que la de sus opresores? Es legítimo, insisto, que quieran liberarse, pero si no albergan suficiente amor en sus corazones, a medio o largo plazo acabarán generando una tiranía comparable (ésa, y no otra, es la historia de la humanidad).

Respecto a lo que me planteas sobre Job, tengamos presente que la Biblia, en sus pasajes narrativos, cuenta historias reales pero lo hace de manera simplificada y aleccionadora. En su sobriedad, sin duda omite muchos detalles (p. ej., no se nos explica cómo es que Satanás podía ir y venir por el Cosmos; se considera un detalle secundario al mensaje que se busca transmitir). Lo que nos enseña Job 1 es que desde la Caída en el Edén, hay dos fuerzas que compiten por el corazón humano. Al haber escuchado y atendido la invitación del Diablo, Eva y Adán le otorgaron un derecho sobre la humanidad. De ahí que Dios permita a Satanás actuar en nuestras vidas y afligirnos mediante tentaciones y otras pruebas. Lo que pasa es que, ya te lo expliqué, el libro de Job aclara que nuestro Creador pone límites a esa actuación (entre otras vías, a través de la voz de la conciencia).

Para entender el mundo y al hombre es esencial comprender que estamos en medio de un conflicto cósmico. Ésa es una de las enseñanzas principales del libro de Job.

Dices que “el afan de poder y la riqueza, son productos netamente humanos y generados por creencias sin ninguna base”. Pero no pueden haber salido de la nada. Es el corazón humano el que los engendra (ver Jeremías 17: 9; Mateo 12: 34; 15: 18-19).

Lic. Alfonso Germán Arreola

Lic. Alfonso Germán Arreola dijo

Cordura:
"Conseguir un nivel elevado en la autorrealizacion de la consciencia, es una parte de lo que llamamos Dios. Conocemos a Dios en la medida que nos conocemos a nosotros mismos. En nuestro interior esta el poder de comprender
Cuando vamos mas alla de nuestra cultura especifica, nuestra nacionalidad, ideologia, sistema social y politico, es cuando nuestra esencia de seres conscientes se nos revela.
Somos todos Uno, en Dios y en la Naturaleza, podemos construir una sociedad mundial como seres humanos, como celulas del Todo Universal.
Hay aspiraciones nobles en potencia el amor existe
Cada pensamiento que tenemos, cada emocion que generamos, comienza a crear en nuestro entorno un reflejo.
Pensar y sentir correctamente, CAUSA TRANSFORMACION tanto dentro como fuera de cada uno de nosotros, porque se producen manifestaciones similares en el plano fisico, al desarrollar las cualidades y condiciones de vida más beneficiosas.
El despertar de la consciencia se mantiene como un motor fisico en perpetuo movimiento, QUE GENERA AMOR, Y CLARIDAD".
Saludos
Para mí, Dios se me revela cuando siento el Amor y me doy cuenta de que puedo elegir y hacerlo de la mejor manera posible, se traduce en bienestar.
No creo en el diablo, porque cuando se educa y capacita adecuadamente a las personas, el "mal" desaparece y el Bienestar Común se manifiesta en más personas cada vez.
Alfonso

Cordura dijo

Alfonso, de nuevo aprecio mucho tu amor por la humanidad y tus buenos sentimientos, aunque también cierta falta de realismo. Afirmar que “somos todos Uno, en Dios y en la Naturaleza, podemos construir una sociedad mundial como seres humanos, como celulas del Todo Universal” me parece que no tiene base real, e incluso que es un enunciado contrafáctico. Las evidencias apuntan más bien a la radical separación entre los seres humanos, a su egoísmo, cuando no a su enemistad mutua. [Por otra parte, ni siquiera estoy seguro de que fuera bueno aspirar a diluirse en un “Todo Universal”. Cristo nos propone, incluso nos promete, la felicidad sin necesidad de sacrificar nuestra individualidad, que es lo que hará reconocibles nuestros sueños: ver p. ej. Juan 5: 34-35.]

Tampoco creo que en nosotros haya ese potencial que tú (y muchos otros, asociados con planteamientos de la Nueva Era) sostienes. Si así fuera... ¡entonces seríamos aún más depravados, habida cuenta de cómo nos tratamos unos a otros y de cómo estamos destruyendo el mundo!

Te dejo con la cita de una autora que, a mi modesto entender, demostró una percepción muy clara de estos asuntos:

«Debe haber un poder que obre en el interior, una vida nueva de lo alto, antes de que el hombre pueda convertirse del pecado a la santidad. Ese poder es Cristo. Solamente su gracia puede vivificar las facultades muertas del alma, y atraerlas a Dios, a la santidad [...] La idea de que basta con desarrollar lo bueno que existe en el hombre por naturaleza es un engaño fatal.»

Saludos cordiales.

Lic. Alfonso Germán Arreola

Lic. Alfonso Germán Arreola dijo

Cordura
Reitero que no creo en la maldad innata o provocada por un demonio, (Que un Ser Todopoderoso podría eliminar); sino en la ignorancia y en la corrupción de muchos que se dicen "Representantes de Dios" o del "Estado" y que solo buscan mantener su dominio sobre millones de personas.
No siento "amor por la humanidad" ni soy de la "Nueva Era" pero sí, creo sinceramente que hay mucha ignorancia (Incluso en personas que tienen muchos diplomas y títulos universitarios) Porque conozco "creyentes" que tienen riqueza y poder y son muy abusivos, no por una maldad "innata" sino porque nacieron y crecieron en ambientes donde sus padres mandaban a muchos miserables que los tenían que obedecer para no morirse de hanbre,
Trabajé muchos años en el Gobierno del Estado de Hidalgo, y efectivamente comprobé que darle poder a un individuo, puede hacerlo insoportable; pero no es una regla, sino un producto de usos y costumbres negativas.
Cometí errores y acepté "regalos" que nunca debí haber recibido, y cuando falleció mi esposa y me dijeron que era "Un castigo de Dios" por esos "pecados" me deprimí y en una ocación, hasta pensé en suicidarme; pero me puse ha estudiar el funcionamiento del cerebro y el impacto que tienen muchas creencias y costumbres, y por eso, creo que más que religiones, la humanidad necesita educación y preparación para el trabajo.
No amo a la humanidad (Tal vez lo que quiero es no sentir temor por la violencia que hay en las calles, y la corrupción que existe en muchos de los funcionarios que trabajan para el gobierno) Y por eso trato de hacerle entender a las mayorías que sí trabajan en la producción y el intercambio de bienes y servicios, que si dejan de pelear por meras creencias, el bienestar común será efectivo, pues si vemos la proporción de los que hacen "el mal" y los miles de millones que simple y sencillamente sobreviven de la mejor manera que les es posible, nos damos cuenta que si se puede empezar a pensar en un mejor sistema que posibilite un mejor entendimiento entre naciones y menos peliculas y noticias de violencia en los medios de comunicación.
Perdón si me excedí en mi comentario, pero tu frase: "Tampoco creo que en nosotros haya ese potencial que tú (y muchos otros, asociados con planteamientos de la Nueva Era) sostienes. Si así fuera... ¡entonces seríamos aún más depravados, habida cuenta de cómo nos tratamos unos a otros y de cómo estamos destruyendo el mundo!"

Esa frase, me impactó y me puse a escribir sin consultar nada y sin pensar en lo que estoy escribiendo; pero no voy a releerlo ni a cambiarlo, pues sinceramente, creo que en el mundo hay muchas personas como tú y yo (LLENOS DE IMPERFECCIONES) pero con el propósito de ser mejores cada día, para contribuir de esa manera en un verdadero Bienestar Común.
Saludos y buenos deseos para todos.
Alfonso

jjm

jjm dijo

Las exposiciones del Lic. Arreola, no caen en saco roto, al contrario, todas tienen una dosis de sentido común, cada día más escaso…
Con esta última estoy en consonancia, en principio. Digo en principio porque no hago distingos entre ser funcionario o empleado de una empresa privada de “bienes y servicios”. Pues en ese ambiente de vienes y servicios emergen también los mismos “vicios” que en los cuerpos del “funcionariado”.
Dice el Lic. Arreola: “darle poder a un individuo, puede hacerlo insoportable; pero no es una regla, sino un producto de usos y costumbres negativas”. Así es, pero da igual que sea este funcionario o miembro del departamento de relaciones públicas de una empresa privada. Lo mismo ocurre con el grado de conocimiento de dicho empleado. Opino que las “zancadillas” y “puñaladas” son frecuentes en todos los ambientes laborales, aunque entre los llamados religiosos estas son más “refinadas”. Al mismo tiempo, paradójicamente sobresalen en ese mismo ambiente religioso figuras como Motolinia y Bernardino Álvarez, por nombrar alguno. Claro está, el México del siglo XVI era muy diferente… pero el corazón humano late igual…

Lic. Alfonso Germán Arreola

Lic. Alfonso Germán Arreola dijo

jjm
Escribí que "creo sinceramente que hay mucha ignorancia (Incluso en personas que tienen muchos diplomas y títulos universitarios) Porque conozco "creyentes" y ateos que tienen riqueza y poder y son muy abusivos, no por una maldad "innata" sino porque nacieron y crecieron en ambientes donde sus padres mandaban a muchos miserables que los tenían que obedecer para no morirse de hambre"
Al igual que tú, "no hago distingos entre ser funcionario o empleado de una empresa privada de “bienes y servicios”. Pues en ese ambiente de bienes y servicios, emergen también los mismos “vicios” que en los cuerpos del “funcionariado”.
Estoy de acuerdo con tu frase, y he conocido diversos lugares con costumbres tan diferentes, que en unos hay mucha cordialidad y en otros total indiferencia, y por eso he llegado a la conclusión de que las religiones, las políticas y los sistemas económicos, son lo que genera costumbres que, por imitación, muchos siguen sin darse cuenta de las consecuencias que se derivan de ellos.
Por eso he propuesto que se estudien esos aspectos en los países con menos violencia y mayor bienestar común. (Vivo en una frontera con Estados Unidos, y me he dado cuenta que muchos que manejan irresponsablemente y tiran basura en las calles, en cuanto cruzan la linea, no lo hacen, porque allá las sanciones son muy fuertes) Pero repito, no es el temor sino un mayor nivel de conciencia el que hace que países como Amsterdam, sean más pacíficos.
Agregas: "Opino que las “zancadillas” y “puñaladas” son frecuentes en todos los ambientes laborales, aunque entre los llamados religiosos estas son más “refinadas”."
En todos los ambientes laborales, la falta de educación y capacitación adecuadas, hacen que muchos individuos metan zancadillas y den puñaladas para mantener ese empleo que les da para sobrevivir; pero si pensamos en la manera de mejorar los sistemas de producción e intercambio de bienes y servicios, pueden eliminarse esas malas costumbres.
Cuando trabajé en un juzgado penal, me llamó la atención que muy contados, (Al responder a sus datos generales, se dijeran "ateos" y que más del 90%, afirmaran practicar una religión y muchos, tenian tatuales de cosas o figuras religiosas en los brazos, el pecho o la espalda)
En America, hay países "muy religiosos" y con más violencia que en cualquiera de los del norte de Europa.
Es tanto lo que puede decirse, que es inútil tratar de sistetizarlo en un espacio como éste; pero también es un hecho que entre más casinos de juego y apuestas, entre más cantinas y más competencias e "individualidad" haya, menos bienestar COMÚN será posible.
Gracias por tu comentario.
Lic. Alfonso Germán Arreola

Cordura dijo

Alfonso, ¿y de dónde vendría esa corrupción, y por qué se generaría...?

Me impacta, por lo demás, que confieses que no sientes amor por la humanidad. A fe que me sorprende. Y me conmueve que tu motivación para promover el cambio social sea más bien el temor. [Un temor, sin duda, asociado a tu experiencia en tu país, que lamentablemente registra altos niveles de violencia y corrupción... lacras, no obstante, presentes en todas partes, en mayor o menor grado.]

En tu respuesta a JJM (con cuya intervención, por cierto, estoy plenamente de acuerdo) muestras una visión que podemos llamar roussoniana: sería la sociedad la que pervierte al individuo, y no al revés. La tesis la sostiene Rousseau en su ‘ Discurso sobre el origen de la desigualdad entre los hombres´ –librito tan brillante y ameno como poco convincente para mí–, aunque también en el ‘Emilio’. El problema es que la sociedad está formada por individuos. Y la sociedad no piensa, no decide... Eso es exclusivo de las mentes individuales. [Me pregunto, sobre la base de tu confesión relativa al temor, si no será que te asusta reconocer la intrínseca maldad humana. En todo caso, respeto tus ideas y sigo viendo en medio de ellas un admirable aliento altruista. Tan admirable como la confesión que hacías sobre tu convicción de haber errado al aceptar “regalos”.]

Soy poco viajero, pero mi experiencia norteuropea (creo que ya te hablé de Amsterdam) creo que coincide básicamente con la tuya.

Feliz tarde mexicana.

jjm

jjm dijo

Me gusta cantar al viento
Y escribir mis opiniones,
diciendo lo que yo siento,
argumentos y razones.

Aquí, a este blog yo me vine,
que es de los buenos, señores…
Todo el que piense y opine
tiene aquí buenos lectores.

Un novohispano instruido
con razones atinadas
hizo este blog más fluido.

Y es de piedras vascongadas
la razón de su apellido
en Nueva España afincadas.
Jjm
http://www.youtube.com/watch?v=xorT8Tc7yns&feature=related









Lic. Alfonso Germán Arreola

Lic. Alfonso Germán Arreola dijo

Cordura
Efectivamente, he sentido temor; pero no es lo que mueve a opinar como lo hago, sino la convicción de que las personas bien educadas, al darse cuenta de que pueden cambiar muchas de las cosas que las rodean y sus hábitos negativos por conductas éticas y acordes con el bienestar común, dejan de hacer lo que perjudica sin razón ni motivo a los demás, y procuran el acuerdo y la concertación.
No existe un individio igual a otro; pero siguiendo unas cuantas reglas, todos pueden llegar a sus objetivos individuales (Muchas veces he citado las reglas de tránsito, pues basta saber lo que significan "derecha" "izquiera" arriba" "abajo" "alto" "precaución" "siga" "prohibido" "permitido" "solo una hora" "parada de camiones" "velocidad máxima" etc. para que cualquier persona con licencia, pueda conducir su automóvil y llegar a su meta.
Efectivamente, la sociedad "no piensa ni decide" (Eso sería una verdadera Democracia) porque son unos cuantos individuos los que ahora tienen el monopolio de la riqueza y el poder.
Un grupo humano se califica como rico, pobre, culto o ignorante, por el promedio de los individuos que lo integran. Se dice que aproximadamente el 2% de individuos en todo el mundo, tienen más riqueza y poder que el 40% de toda la población mundial y que en ésta, existen más de 2000000000 dos mil millones de ignorantes en extrema pobreza.
Efectivamente en mi país, hay mucha violencia (Siempre viví en zonas seguras, y me enteré de la violencia más por las noticias, que por experiencias personales.
Si conocí más personas egoístas y ambiciosas que individuos con dignidad y conductas dignas de ser imitadas (Me hice amigo de varios)
Creo sinceramente, que no existe la "maldad innata" sino malas costumbres que se adquieren por el medio social en el que creces.
Si educamos y capacitamos a las personas para trabajar, perfeccionar ideas y producir e intercambiar bienes y servicios, el bienestar común se hace realidad. No es un sueño ni una utopía (Solo para poner un ejemplo, en gobierno atendía a muchas personas, y a un grupo que tenía más de 7 siete años, exigiendo una carretera a su pueblo de escasos 200 habitantes, le propuse cambiarse a un crucero en el que habia escuela, empacadoras de frutas y legumbres y varios negocios de quesos, cremas, dulces etc. productos de la leche o galletas y panes de maíz y de trigo, y les ofrecimos "pies de casa" con lavanderos y baños comunes, así como material de construcción y terreno para que las ampliaran, a cambio de una porciones de sus tierras que estaban practicamente abandonadas)
Aceptaron, y ahora sus hijos tienen educación y muchos emigraron; pero otros, iniciaron empresas familiares y ahora, ya hay comercios, edificios y salones de reunión que cambiaron sus vidas.
Ese tipo de experiencias, es el que me ha hecho "creer" que no existe la maldad humana, sino una total falta de educación y de objetivos que tiendan al bienestar común.
No voy a poner nombres; pero cualquiera puede consultar en Internet, en cuales países hay más violencia y en cuales más bienestar, y se dará cuata que en los primeros hay creencias religiosas muy absurdas y uniformes unidas a la "magia" y los demonios y en las más pacíficas, hasta puede haber muchas iglesias de religiones diferentes; pero todos se respetan y se ayudan y dan mayor importancia a la convivencia y al trabajo, que a sus creencias individuales.
Ya me extendí mucho; pero es para invitar a todos los que visitan tu página, a reflexionar un poco en lo importante que resulta, tomar una determinación de educar y capacitar a las personas, en lugar de seguir peleando por sostener que hay o no, un dios determinado.
Respetuosamente
Lic. Alfonso Germán Arreola

jjm

jjm dijo

Argumenta el Lic. Arreola:
“Efectivamente en mi país, hay mucha violencia (Siempre viví en zonas seguras, y me enteré de la violencia más por las noticias, que por experiencias personales.”

Y apostillaba antes el Coordinador Cordura:
“Soy poco viajero, pero mi experiencia norteuropea (creo que ya te hablé de Amsterdam) creo que coincide básicamente con la tuya.”

Permitidme poner mi granito de discordia: En México, que es más extenso que España, Italia, Francia, Alemania, Holanda y Dinamarca juntas… hay muchas áreas seguras como en la que está ubicado Arreola.
Amsterdam no es mayor que alguno de los barrios “más seguros” de la ciudad de México.

Por otra parte nos decía Julián Marías: “visto un León, vistos todos los leones. Visto un hombre, visto solamente un hombre”.
Si me es posible, a la noche de España seguiré (en la tarde mexicana). Ahora me requiere mi Lupe…

Cordura dijo

Alfonso, dices: “Efectivamente, la sociedad "no piensa ni decide" (Eso sería una verdadera Democracia) porque son unos cuantos individuos los que ahora tienen el monopolio de la riqueza y el poder.”

No me has entendido (quizá me expresé mal). No hablaba ahí de democracia o no, sino de que sólo la persona decide ('sociedad', 'pueblo', 'nación', 'estado'...) no son más que entelequias que usamos para entendernos, pero ni sufren ni ríen, ni piensan ni deciden. No VIVEN. Sólo la persona, el individuo, vive. De ahí que sea vano exculpar al ser humano (al individuo, a la persona) y cargarle a la 'sociedad' (o a la 'civilización'...) con sus culpas. Sería exactamente lo mismo que imputárselas a un árbol o a una piedra.

Sobre la maldad, discrepamos... aunque también me pregunto si estamos hablando de lo mismo. Para hablar de ‘maldad’ no es preciso que haya en ella premeditación (ni alevosía, etc.). Eso ocurre –y ocurre a menudo, ojo– cuando uno la alimenta, cuando uno se refina... Pero basta que nuestra inclinación sea egocéntrica, que antepongamos nuestro “bienestar” al de los demás, para que haya maldad. Y ésa es, por desgracia, la norma (tú mismo dices que conociste más personas de ese tipo que de las otras...).

JJM, creo que hablamos no sólo de violencia pura y dura, también de modos de relacionarse, con mayor o menor rudeza, y de respeto a la ley, etcétera. Aunque es cierto que todo es opinable.

Saludos cordiales y feliz jornada.

el ermitaño dijo

Porque el bien no lucha, pone la otra mejilla. salud2

Rosa M.M.

Rosa M.M. dijo

Cordura, su post ha dado lugar a un extenso intercambio. Pero desde el vamos, cuestiono la palabra èxito. El mal no tiene èxito, salvo que utilicemos criterios mundanos para definir la palabreja èxito. No acuerdo con èxito o triunfo, acuerdo con autodominio de uno mismo, sin dejar de lado la libertad.Habría mucho más que decir, serà otro día. Saludos desde muy lejos. Rosa M.M.

Cordura dijo

Ermitano5, poner la otra mejilla –al menos al modo en que lo decía el Maestro: Mateo 5: 39– es un acto de rebeldía. Implica acción. Y se vuelve contra el agresor (ver Romanos 12: 20). Si los malvados tienen tanto éxito, es porque saben disfrazar muy bien el mal, pero también porque los “buenos” prefieren la pasividad. Así es como demuestran ser malos.

Rosa M.M., el hecho es que el mal prospera...

Saludos, paz y bien.

Rosa M.M.

Rosa M.M. dijo

Hay más perversión, no más mal. En la antigüedad había también mucho mal, pero no existìa la inmediatez de hoy en su difusión. Gracias.Muy lindo su saludo franciscano. Rosa M.M.

Cordura dijo

Es cierto, Rosa M.M.

Al decir “prospera” me refería, simplemente, a que tiene éxito (no entraré ahora en si más que antaño, aunque así lo creo; pero, desde luego, el hecho es que siempre lo ha tenido).

Un saludo muy cordial (y poco franciscano ).

jjm

jjm dijo

Sigo:

Algunos “ilustrados” de la Ilustración (no la totalidad) pensaban que el conocimiento traería felicidad y orden. Otros, diríamos los russeaunianos, pensaban que los pueblos naturales (los no civilizados según nuestras pautas) eran más felices que los viejos europeos (mundo, al que ya pertenecía de lleno el virreinato novohispano). En la América ya emancipada, la de las Trece Colonias surgieron los hombres ilustrados, entre ellos Jefferson, tratando de eliminar del cristianismo los dogmas que no fuesen puramente racionales…
Al conocer someramente las biografías de cualquiera de esos próceres de las ideas vemos que ellos tampoco estaban exentos de la práctica del mal.
Setenta años luego de los primeros pasos para la emancipación de los EE. UU, la ilustrada Gran Bretaña
“colaboró en la hambruna” irlandesa… Y si nos detuviéramos en la historia de Holanda…
La violencia que hoy hay en algunas regiones de nuestro querido México, ¿no las hubo antes en Chicago y otras ciudades de USA?
El conocimiento, descarte de supersticiones y erradicación de costumbres malsanas y vicios nos harán ser menos vulnerables a los engaños… tener una relación mejor con nuestros semejantes… Pero la maldad tiene que ver hasta con las dichosas hormonas y algo más profundo que el barniz que proporcionan las buenas costumbres.

Lic. Alfonso Germán Arreola

Lic. Alfonso Germán Arreola dijo

jjm
me gustó tu comentario
Pero la historia solo debería servir para aumentar aciertos y evitar la repetición de los errores cuando sea posible.
Sigo pensando que el mal no es otra cosa que ignorancia, y que si nos educamos y capacitamos de la mejor manera posible, el bienestar comun se hará realidad. Hay una evolución y nuevas tecnologías que nos posibilitan un mejor comportamiento que el de los hombres de las cavernas.
La "sociedad" la forma un conjunto de individuos cuyas conductas, en muchos sentidos, son determinadas por el medio en el cual se desenvuelve. No hay un individuo igual a otros; pero con normas claras y precisas (Como las reglas de tránsito) podemos todos celebrar acuerdos y comportarnos de una mejor manera para alcanzar un bienestar común.
Efectivamente, entre máyor es el número de los integrantes de una ciudad en un país determinado, más violencia hay, y eso nos debe hacer pensar en que hay que pensar en nuevos sistemas de convivencia.
Hay muchos factores que pueden y deben analizarse, porque no creo en la maldad innata, sino en un desperdicio de tiempo en debatir por cuestiones que carecen de toda respuesta hasta el momento y que deben ser analizadas por personas "buenas" en el sentido de ajenas a cualquier creencia; pero con bastante preparación para distinguir lo que enferma y lo que mantiene sanas a las personas que trabajan y se esfuerzan por mantener unidas a sus familias y a sus amigos y compañeros de trabajo, así como en evitar la corrupción.

Lic. Alfonso Germán Arreola

Lic. Alfonso Germán Arreola dijo

Hay experiencias que se derivan de todos nuestros sentidos, y otras, de los conocimientos que adquirimos de la lectura de libros, de lo que oímos en el radio o de las conversaciones que tenemos con otras personas o de películas etc. El animal siente el estímulo, el hombre también, pero puede aprehender la realidad, en cuanto tal, gracias a un idioma. (Por eso es incorrecto hablar de «inteligencias artificiales», como se habla hoy día de los ordenadores) Los objetos y las personas, pueden describirse con el lenguaje. LO QUE SE REPITE CON MAS FRECUENCIA, SE GRAVA Y PUEDE RECORDARSE MAS RÁPIDAMENTE SI SE ASOCIA CON PUNTOS DE REFERENCIA. Pero hay mucha corrupción del lenguaje y sus significados. Hay hábitos que sirven para cosas prácticas (capacidad de andar, de hablar un idioma, de conducir un coche etc.). Esos esquemas no sólo se aprenden, sino que además se asocian a una palabra o a un conjunto de palabras, a las les otorgamos significado, al igual a los objetos que percibimos. Sin embargo, en presencia de idénticos estímulos, individuos con distintos intereses percibirán cosas diferentes (Debido a creencias políticas y económicas) y por eso, resulta casi imposible determinar ¿Por qué PENSAMOS? Hay múltiples definiciones interpretaciones y significados impiden la buena comunicación y tal vez sea por eso que “el mal tiene tanto éxito) Tal vez esté yo equivocado al considerar que con una educación y capacitación adecuadas se acabarían la maldad y la miseria (He vivido en la casa más humilde de la colonia más pacífica y no tuve problemas como los que padecen los dueños de casas lujosas en barrios humildes) Por eso creo que el medio que te rodea, es más importante que practicar o no determinada religión.
Estudié todas las religiones, y el Amor, el respeto y la cooperación, son la base de todas y los budistas, son los más pacíficos. (No soy budista)
Un saludo afectuoso
Alfonso

Cordura dijo

Desde luego, Alfonso, la clave está en la mente. Frente a las explicaciones materialistas de lo social (aún más en la llamada antropología cultural que en el marxismo), a mí me convence la línea de Max Weber, que prioriza la mentalidad personal y colectiva sobre las restricciones materiales.

En cuanto a los problemas de convivencia, creo que usualmente vienen dados por conflictos de intereses. Y éstos a su vez arraigan en elementos motivacionales que incluso escapan a nuestra conciencia. De ahí que no basten las buenas intenciones...

Un cordial saludo (y es un placer volver a verte por aquí).

WWW

WWW dijo

A mí me desagrada la publicidad subliminal, y no porque te repitan las cosas cientos y cientos de millones de veces elevados a -10, te voy a creer o ¿es que te gusta persuadir?PENSEMOS. Saludos cordiales

WWW

WWW dijo

Desagrada la sugestión subliminal, y no porque te repitan las cosas cientos y cientos de millones de veces elevados a -10, te voy a creer o ¿es que te gusta persuadir?PENSEMOS. Saludos cordiales

WWW

WWW dijo

El mal es lo más facil del mundo, en cambio el bien cuesta trabajo. Saludos repetidos.

Cordura dijo

WWW, se ve que predicas con el ejemplo, jeje.

Gracias por tus observaciones. Me gusta persuadir, sí, pero sólo en teoría (en la práctica no sé muy bien en qué consiste...).

Sea como fuere, mantengo lo dicho arriba. Creo que es vital distinguir entre intenciones y motivaciones para captar el poder del mal sobre nosotros.

Lic. Alfonso Germán Arreola

Lic. Alfonso Germán Arreola dijo

Cordura
Despertaste mi mcuriosidad con tus comentarios de Avaaz, y ya me apunté y me dijeron que "la curiosidad mató al gato"
Aún no tengo suficientes datos para opinar en favor o en contra, y trato de no meterme en líos sin una convicción seria: pero no hay muchos foros de altura (El tuyo la tiene y por eso despertó mi interés y repito que me pareces una persona digna y respetable).
Tu blog lo visita mucha gente, pues aunque te respondí que me alejé de la masonería hace más de 30 años, ya en varios me dicen "masón" y nunca había ocurrido antes, así que no hay duda que te visitan MUCHAS personas en el mundo.
Saludos
Alfonso

Cordura dijo

Hola, Alfonso:

Quizá es que también van buscándote a ti. Lo digo porque en la sección de estadísticas de este modesto blog a menudo veo visitas que llegan tras poner tu nombre en el buscador (aunque no sé si tú serás una de ellas).

Lamento que te llamen masón después de decir que lo dejaste.

Lo de Avaaz tiene gato encerrado, de veras...

Un saludo muy cordial y gracias por reaparecer.

Lic. Alfonso Germán Arreola

Lic. Alfonso Germán Arreola dijo

Cordura.
Una amiga me hizo una consulta, y visito menos el Internet; pero lo sigo haciendo por hábito y porque algunos datos que requiero, los encuentro más rápido que en mis documentos.
No sé si me estén buscando, pero recibo muy pocos correos y no busco "fama" sino contribuír en lo posible, a la formación de un mundo menos violento.
Sigo creyendo que eres una persona positiva y que tus comentarios pueden orientar a muchos jóvenes y hasta a personas de edad como el suscrito.
Trato de aprender cosas nuevas y sigo escribiendo (Lo hacía para dos periódicos, y tal vez me anime a escribir nuevamente en ellos al menos una vez por semana.
Saludos y mucho éxito en tus metas positivas.
Alfonso

Lic. Alfonso Germán Arreola Trejo

Lic. Alfonso Germán Arreola Trejo dijo

Hay diferentes clases de bienes naturales en cada uno de los países del mundo y diferentes contextos culturales y sociales, y por eso, se habla de ellos por el promedio de vida de sus habitantes, sin que pueda hacerse una precisa definición de los modos, de los límites, de los objetos de cada uno de ellos.
Somos herederos de las generaciones pasadas y nos beneficiamos de su trabajo, pero ya es el tiempo de organizarnos para dejar algo positivo a las generaciones futuras. Las relaciones de justicia y de amor dependen de cada uno de nosotros.
En la sociedad, los derechos deben equilibrarse con las obligaciones de cada persona y la paz entre las comunidades, depende de la educación y la capacitación adecuadas.

Lic. Alfonso Germán Arreola Trejo

Lic. Alfonso Germán Arreola Trejo dijo

Cuando nuestra vida y nuestra historia se vuelven significativas, todos los momentos del día empiezan a tener significado para nosotros. En ese momento de intuición Felicidad y amor se juntan despertamos, y tenemos acceso a la intuición, nos hacemos uno con el Todo y estramos en esa frontera de la conciencia que representa el nacer a una nueva dimensión de la vida. La piel es un radar que nos comunica con el mundo; en ese momento dejamos de buscar a Dios y lo reconocemos en la creación y dentro de nosotros mismos

Cordura dijo

Hermosa manera de expresarlo, amigo Alfonso. Desde luego, es una dicha sentir esa armonía... siempre que no implique adormecimiento de nuestras instancias críticas. Aunque también es verdad que hay gozo en ayudar a los que sufren, incluso en sufrir con ellos o por ellos (no hablo de masoquismo, por supuesto).

En cuanto a Dios, yo creo que nunca hemos de dejar de buscarle (ver p. ej. Mateo 6: 33).

Saludos cordiales.

WWW

WWW dijo

Manifiesto el bien. Si buscas la armonía la hallas. Bonita y linda la cita de Lc. Alfonso..
Cordura, no desafíes de esa forma al sistema ni al pontificismo, te revelas como un león, cada vez que expresas tus opiniones o escribes ruges.
La ramera de Roma (Berlusconi), quien proyeta un próximo viaje a Túnez, invirtió y obtuvo el primer dominio de los grandes beneficios de las explotaciones petrolíferas de Libia. Me preocupa Lampedusa, entrarán cientos de inmigrantes africanos (argelinos) por ahí, hacia el norte de europa y está por ver, lo que hace la comunidad de turcos en Alemania.Ya fue dicho. Saludo cordial

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Sobre este blog

Avatar de Cordura

El Blog de Cordura

Sobre el poder y el amor por la senda del Maestro.

ver perfil »

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):