24 Jul 2010

¿Por qué el mal tiene tanto éxito?

Escrito por: Cordura el 24 Jul 2010 - URL Permanente

El mal, de cuyo origen ya nos ocupamos en otra ocasión, tiene entre los humanos un éxito no por lamentable y lamentado menos espectacular y grandioso. ¿Por qué?

«¡Ay de los que a lo malo llaman bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz...» (Isaías 5: 20).

«Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. Él ha sido homicida desde el principio y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla, pues es mentiroso y padre de mentira» (Juan 8: 44).

«Muchos me dirán en aquel día: "Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?" Entonces les declararé: "Nunca os conocí. ¡Apartaos de mí, hacedores de maldad!"» (Mateo 7: 22-23).

El niño quería de entre todos aquel pastel, concretamente ése, y no podía tolerar que su hermana se lo quitase. Acabaron enzarzados y rebozados en crema, nata y chocolate. Él, más fuerte, se impuso y se comió el pastel (o lo que quedaba del mismo), mientras la niña lloraba.

Para empezar, el mal tiene éxito porque nos sale naturalmente. Lo manifestamos desde pequeños, incluso entonces más crudamente (también con más “inocencia”, que es como llamamos a la ausencia infantil de malicia o cálculo avieso).

También es cierto que, avivado por la educación que usualmente recibimos de niños, algo dentro de nosotros nos reprocha los malos actos. Ese algo no es propiamente nosotros mismos, sino un “intruso” benefactor que trata de guiarnos (ver “La gran paradoja humana”).

Cuando el niño terminó de saborear su pastel preferido, se volvió de nuevo hacia su hermanita. Comprobó que todavía moqueaba y que sus ojos seguían húmedos. Le vino entonces a la cabeza aquel momento, no hacía mucho, en que varios compañeros suyos no le dejaron jugar al fútbol con ellos. Se sintió marginado y lloró. Ahora, mirando a su hermana, se compadeció y se dijo que había sido un poco bruto.

En nuestra experiencia vital, tan pronto podemos hacer el mal como sufrirlo. Eso acaba generando en nosotros comprensión, y aun compasión, respecto al sufrimiento ajeno. O sea, respecto al mal que padecen, a veces por culpa nuestra.

Pero ni la conciencia ni la compasión son suficientes para acabar con nuestra inclinación al mal. Por eso la mayoría de nosotros, conforme crecemos, aprendemos a refinar nuestra maldad, de manera que cuando la ponemos en práctica no resuene en nosotros tan estridente la molesta vocecita interior.

Nuestro niño ya estaba cerca de la veintena y era apuesto, pícaro y extravertido. Atraído por aquella linda muchacha a la que no dejaba de mirar de arriba abajo, se aproximó y entabló fácil conversación con ella.

Muy pronto supo su nombre y, al escuchar su dulce voz, quedó reforzada la atracción que por ella sentía. Para distender aún más la situación, echó mano varias veces de su sentido del humor y ella rió de buena gana. Entremedias, recurrió a hábiles adulaciones que no hacían sino complacerla...

En la práctica, lo que hacemos al refinar el mal es disfrazarlo. Disfrazarlo de bien.

Somos malos, pero nos gusta lo bueno (nos viene bien) y sabemos que a los demás también les gusta. En gran medida, nos ocurre con el bien moral lo que con la belleza, que es parte del bien estético (lo bueno para los sentidos). Pero la estética no se limita a la apariencia de personas y objetos; también pueden ser bellas las acciones... o parecerlo.

Entiéndase bien: por lo general, preferimos hacer el mal y recibir el bien (nuestro innato egocentrismo tiene mucho que ver con ello, sea en forma de huida del dolor, de anhelo de placer, o de voluntad de poder, los tres principales motores de nuestros actos). Pero, a fin de lograr ambas cosas –llevar a cabo el mal que deseamos hacer, y recibir el bien (estético y moral) que buscamos–, normalmente necesitamos cubrir el rostro de nuestra maldad con la máscara del bien.

Aquel joven salió a celebrar, como tantos compatriotas suyos, el éxito atribuido a su país. Riadas de gente, alegre y bulliciosa, tomaban las principales calles y avenidas. Por doquier el ambiente era festivo. Los gritos y cánticos de júbilo, los cómplices bocinazos y trompeteos, se escuchaban aquí y allá sin cesar a medida que avanzaba la noche y corrían generosamente la cerveza, el calimocho y la sangría.

Hubo risotadas, bailes frenéticos, saltos, empujones, escupitajos... La calle se llenaba de basura mientras seguían predominando el goce, el buen humor y la lúdica algarabía. El joven y sus amigos gastaron alguna que otra broma pesada a unos desconocidos, pero nadie –salvo quizá éstos– le dio demasiada importancia porque todo era una fiesta. Tampoco se la dieron cuando unos celebrantes quemaron una papelera y luego un contenedor, ni cuando otros rompieron el brazo de una estatua, ni siquiera al generarse varios altercados. No eran más que “excesos” propios del maravilloso momento.

La fiesta es la explosión colectiva del simulacro humano en toda su extensión. En ella (casi) todo queda justificado por la alegría compartida. Se rompen los límites habituales perdiendo la ley buena parte de sus prerrogativas. Sus participantes se desinhiben gracias a la misteriosa fusión que se opera entre sus almas. Se trata de la «embriaguez de la comunidad [...], el secreto de la pérdida de la personalidad [y por tanto, de la responsabilidad] entre la multitud, de la unio mystica de la alegría» (H. Hesse, El lobo estepario, entrecorchetado añadido).

En la fiesta se asume que todo es buena voluntad. Por causa de ello, repentinamente se permite que aflore el mal hasta un grado muy superior que lo habitual, bendecido por las presuntas buenas intenciones (festivas) de los festejantes. El abuso y hasta la violencia, en cierta dosis, se vuelven lícitos.

Ya en la edad madura, el candidato ganó las elecciones a base de promesas populistas. Naturalmente, durante la campaña su vista había estado puesta en hacerse con el poder... y luego ya veríamos. Desde árboles, marquesinas y farolas, luciéndose por la tele, el rostro agradable y carismático, la sonrisa meliflua habían conquistado el corazón de sus conciudadanos casi con la misma facilidad con que antaño robasen corazones femeninos. Sus votantes veían en él un hombre honrado y cercano.

A su gobierno, ya en ejercicio, no le temblaría el pulso a la hora de sacrificar derechos (nunca los suyos, claro), atesorar poderes y promover guerras al alimón con brillantes estadistas de otros países. Siempre encontraba razones y eslóganes positivos para justificar sus decisiones. No en vano la política es, dicen, el arte de lo posible.

Cuando uno se acostumbra a disfrazar el mal de bien, puede caer en la tentación del extremo refinamiento. En tal caso, le gustará tanto ese bien que casi no buscará otra cosa en la vida. Búsqueda que se tornará su juego predilecto. Llegará a ser un consumado artista del mal que habrá derrotado al fin a la vocecita impertinente, devenida muda para siempre. La mentira como estrategia, fiel a su padre y por supuesto perfectamente disfrazada de verdad, presidirá su vida entera y la de sus seguidores (y él, en un sentido profundo, no será más consciente que ellos de esa realidad). A partir de ahí arribarán lo mismo la fiesta de la lujuria que la fiesta de las bombas. La fiesta del Poder.

Ya era demasiado tarde. Cuando su cuerpo abandonó la tumba, con aspecto enfermo y diabólicamente feo, ya no había posibilidad de ocultarse; ni siquiera la más remota opción de arrepentirse. Todo había quedado al descubierto. Lo peor es que todo el mal que hiciera (a su hermana, a sus amantes, a sus compatriotas, a la humanidad entera...) se le aparecía ahora en toda su repugnancia sin que pudiera ya hacer nada para atenuar esa imagen. Particularmente abominable le resultaba cualquier espejo.

Por delante ya sólo quedaba adorar abiertamente al Mal hasta la total extinción de su persona, que era lo que más anhelaba. El juego había terminado.

El mal tiene éxito porque define nuestra naturaleza (caída) pero también porque lo disfrazamos de bien.

Lo practicamos con agrado gracias al disfraz que le ponemos. Si pudiéramos –quisiéramos– verlo tal como es, crudo y desnudo, abominaríamos de él... De hecho, podemos, pero nos da tanto miedo que nos negamos a contemplarlo así (sería admitir que no nos aguantamos a nosotros mismos), preferimos velarlo bajo una máscara tolerable. ¿Quién podría soportar un cuadro tan monstruoso?

¡Necios!, pues sólo mirándolo tal cual es, podemos empezar a liberarnos de él.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

144 comentarios · Escribe aquí tu comentario

Cordura dijo

WWW, Berlusconi a lo sumo es "ramerilla"; la Gran Ramera de Babilonia (Roma en clave) es otra entidad.

¿Y qué hay de los turcos de Alemania?

Inquisidor

Inquisidor dijo

Claro, claro, seis uves.
Como «está por ver» lo que harán los turcos en Alemania, lo más inteligente es montar una «campaña preventiva» y eliminarlos a todos.
Así no debemos preocuparnos por lo que «está por ver que hagan».

También, como «está por ver» lo que hagan los españoles cuando veamos que la crisis la va a seguir pagando la mayoría social, y no la minoría que se aprovechó de la juerga especulativa-inmobiliaria de los maravillosos diez años 1997-2007, lo que procede es contratar (como ese «gran amigo preventivo» rey de Barein) unos cuantos miles de mercenarios para que puedan disparar a matar sin complejos a los españoles que «está por ver» cuestionen este lindo sistema
«Esta por ver» lo que pueda hacer un pueblo que «está por ver» si ha tirado todo su cerebro por las cadenas de televisión, como ha sido vuestro propósito después de los procesos de domesticación del franquismo y la Guerra Civil.

WWW

WWW dijo

Los turcos constituyen la mayor comunidad islamista de Europa y quiere que se le respeten sus derechos.
http://www.lavozlibre.com/noticias/ampliar/54079/merkel-rechaza-la-iniciativa-de-erdogan-de-crear-colegios-turcos-en-alemania
Saludos

Cordura dijo

WWW, con la que está cayendo –ya van cuatro países mayoritariamente musulmanes invadidos por Occidente, incluso cinco si computamos Palestina–, ¿tú crees que en verdad el problema es ése de los turcos en Alemania?

Un saludo.

WWW

WWW dijo

si

WWW

WWW dijo

Cada vez más se vulneran los derechos del Islám y eso es preocupante.
Ejemplo: La quema del Corán es toda una provocación. Se está induciendo a una confrontación ideoreligiosa. Espero habertelo explicado bien. Si tienes alguna discrepancia, hazmelo saber. Saludos

Lic. Alfonso Germán Arreola

Lic. Alfonso Germán Arreola dijo

El hombre, gracias a la educación y a la capacitación que recibe desde niño con representaciones, puede asociar PALABRAS con cosas, acciones, tiempos, lugares, países, culturas, idiomas etc. porque la mente es un producto que se inicia con la suma de todo lo anterior, y el recuerdo y el olvido de lo que llamamos memoria POR IMITACIÓN y la asociación con lo que se relaciona con nuestro medio ambiente y sus fenómenos y circunstancias además, los gráficos, con el desarrollo de un idioma y puntos referenciales precisos, el hombre crea UN INSTRUMENTO EXTERIOR AL CEREBRO, PARA RESOLVER PROBLEMAS DE MANERA MAS Rápida Y EFECTIVA, porque almacena y ordena fuera de él, ideas o conceptos generales, gracias a la escritura y los gráficos. Por eso no debemos usar palabras diferentes para expresar una misma cosa. Excepto para separar lo constante de lo accidental.

Lic. Alfonso Germán Arreola Trejo

Lic. Alfonso Germán Arreola Trejo dijo

Cordura:
He seguido pensando en ¿Por qué el mal tiene tanto exito", y llegué a las siguientes conclusiones:
Cuando un grupo humano genera o adopta puntos de referencia comunes, DE MANERA RESPONSABLE Y RAZONADA, aparece lo que llamamos “sentido común” y el bienestar personal, familiar y general, se hace realidad mediante una labor educativa que se implanta para posibilitar a todos su pleno desarrollo, y si se inculca en todos la idea de actuar para que se haga realidad, derrotamos al mal y el mundo puede convertirse en un verdadero paraíso.
Por eso, el gobierno y la Iglesia, deben procurar la cohesión, unidad y organización de todos los ciudadanos.
La persona concreta, la familia, y los cuerpos intermedios, no están en condiciones de alcanzar por sí mismos su pleno desarrollo; sin esas instituciones cuya finalidad, es hacer accesibles los bienes necesarios para gozar de una vida auténtica.
En el “Metro” de la ciudad de México, siguiendo unos cuantos símbolos muy fáciles de interpretar, hasta un analfabeta llega al lugar que quiere.
El hombre individual y los productos del “hombre colectivo” son perfectibles. El pensamiento individual, va dando lugar a leyes o normas comunes; pero todos los seres humanos, nacemos con cualidades que se compensan, y que, consideradas en conjunto, posibilitan ese bienestar. Hay entre cada uno de nosotros, enormes diferencias, y hay que comparar y calificar las consecuencias de nuestros actos y los de otros como deseables o no, hasta formar esas reglas comunes que posibilitan el acuerdo y la convivencia armónica.
Para lograr todo esto, el único camino es la educación progresiva de la comunidad, y quienes hayan comprendido ya la verdad, irán convenciendo a los otros de ella, hasta establecer LO MEJOR POR SUS RESULTADOS, Y TERMINAR ASÍ CON EL DESEMPLEO Y LA POBREZA.
Creo que podemos y debemos derrotar al mal para que ya deje de tener "Tanto éxito" ¿No te parece?

Cordura dijo

Alfonso:

Lo que dices requiere, primero, llegar a adoptar serenamente esos puntos de referencia comunes... ¿Lo ves factible en nuestros días?

En el pasado se avanzó algo en ello. En la Ilustración, por no ir un poco más atrás. Con la mística del Progreso, se confió en la Razón y en la Ciencia para forjar un mundo mejor, sobre todo en un sentido moral.

Pasó el tiempo, ¿y qué tenemos? “Si el Eterno no edificare la casa, en vano trabajan los edificadores...”

Todo lo cual no niega el loable carácter de tu empeño.

Lic. Alfonso Germán Arreola

Lic. Alfonso Germán Arreola dijo

Creo que Dios nos dió Albedrío, precisamente para convivir de la mejor manera posible y por eso creo que sí podemos adoptar puntos de referencia comunes para entendernos. Siempre cito al efecto, los relojes, las básculas, los calendarios, los mapas, los números etc. que son puntos de referencia comunes que evitan malos entendidos y que no dependen de ningún individuo en particular sino de esa facultad que posibilita el razonamiento y el medir las consecuencias que han resultado de actuar de una u otra manera al resolver problemas personales o colectivos.

Es cierto, que los que han acumulado enormes riquezas, no son los mejores individuos; pero la ciencia, bien aplicada, tampoco es una negación de Dios. Pocos cientificos de renombre han sido o son ateos y sin embargo, creen en Algo como Causa de todo cuanto existe: Eistein, Spinoza, Aristóteles, Platón, Giordano Bruno y Pitágoras, creían en cosas diferentes y, sin embargo, ejercieron su libre albedrío de una manera que nos benefició y ahora, con el Internet, podemos avanzar en el sentido que señalas como positivo.

Creo que hay más coincidencias entre tú y yo que diferencias y por eso sigo participando para aprender de tí y para tratar, en lo posible, de convencer a más personas de que podemos convivir de una mejor manera todos si hacemos a un lado el egoísmo, la envidia y la ambición.
Ya he manifestado en otras ocaciones que San Martín de Porres y San Francisco de Asís, dejaron buenos ejemplos, así como la historia del "Buen Samaritano"

Hay más puntos de acuerdo que diferencias entre nosotros ¿No te parece?
En el mundo hay muchas, muchas más personas positivas que negativas; pero unos cuantos ambiciosos, evitan que surjan esos puntos de referencia claros y precisos que serían suficientes para el bienestar.

Espero que Dios nos ilumine y que mi compadre esté equivocado al creer que yo soy "El Diablo"

Cordura dijo

Desde luego, Alfonso, tu orientación me sigue pareciendo muy positiva. Una vez más me evoca la visión de José Antonio Marina.

A mí también me han llamado “el Diablo” alguna vez (una directa y otra implícitamente, por lo menos). Creo que en ambos casos fue de manera reactiva y desaforada (además de incorrecta, por supuesto), así que apenas me hizo daño tan grave ofensa y no respondí en sentido comparable.

Saludos cordiales.

Lic. Alfonso Germán Arreola T.

Lic. Alfonso Germán Arreola T. dijo

Cordura Gracias por responder
A mi tampoco me hizo daño ni lo sentí como grave ofensa, sino como simple ignorancia, a pesar de que el emisor tiene títulos universitarios.
Saludos

rafael fosch

rafael fosch dijo

El mal y el bien son conceptos que se traducen en hechos. Los hechos a su vez son analizados,
justificados, comunicados, tergiversados, escritos... Dependen de la época, de la moda, de los
paises, de las tradiciones, de las circunstancias... ¿Con qué cristal miras? ¿estas dormido? ¿des
pierto? ¿imaginando?... ¿en dónde residen? Esta el instinto animal, la supervivencia, el incons-
ciente... Estan los genes, las reacciones bioquimicas... Estan las sublimaciones, los arquetipos,
los modelos, las morales... El mal y el bien ¿a qué llamamos bien y mal? ¿son fijos?...

Lic. Alfonso Germán Arreola

Lic. Alfonso Germán Arreola dijo

Rafael Fosch
Te faltó mencionar la libertad responsable. Cada una de las acciones u omisiones de las que somos conscientes, pueden generar consecuencias previsibles y traducirse en beneficio o daño personal o colectivo y llamamos "mal" a lo que afecta sin motivo ni razón suficiente y "bueno" a lo que produce bienestar sin consecuencias posteriores que causen pesar o remordimiento.
No puede hablarse de bien o mal en abstracto. Son conceptos que empleamos para calificar un serie infinita de conductas humanas que se traducen en bienestar o malestar para una o millones de personas en el mundo y por eso, debemos aprender a juzgar nuestros actos y los de otros por sus consecuencias "normales" y los motivos que los impulsaron a actuar de una u otra manera y no únicamente por los resultados. Por eso Gandhi escribió que si hacemos lo que estimamos mejor en cada momento y lugar determinados, y cometemos un error, aprendemos y aumentamos los aciertos que nos hacen mejores personas sin afectar a nadie sin motivo y razón suficientes.

Cordura dijo

RAFAEL:

¿Hemos, entonces, de resignarnos al relativismo moral? Este blog apuesta por lo contrario (y no precisamente jugando al azar, como podría dar a entender ese verbo).

Saludos cordiales.

Lic. Alfonso Germán Arreola

Lic. Alfonso Germán Arreola dijo

Cordura
Corregir errores y aumentar aciertos, no es "ralativismo moral" La causalidad y el azar existen; pero el milagro y lo extraordinario, es que podemos elegir y actuar de la mejor manera en cada tiempo y lugar determinados dependiendo de las circunstancias.
Un saludo afectuoso
Alfonso Germán Arreola

Cordura dijo

Pero yo le decía eso a Rafael, amigo Alfonso. Sus cuestionamientos dejaban en el aire la posibilidad de ese relativismo...

Feliz jornada.

Lic. Alfonso German Arreola

Lic. Alfonso German Arreola dijo

Cordura:
Pensé que me estabas rebatiendo, y por eso escribí que: " Corregir errores y aumentar aciertos, no es "ralativismo moral" Pido una disculpa.
Los procesos recreativos, deportivos, y profesionales deben impulsarnos para alcanzar objetivos comunes. Con el Internet, ya es posible, establecer relaciones entre personas lejanas o desconocidas. Nadie es ni puede ser perfecto y todos cometemos errores, pero en lugar de pelear, debemos tratar de ayudarnos unos a otros y procurar la armonía y la amistad.
En verdad me siento parte de Dios (Como la gota que es parte del Mar) y "Amando a Dios sobre todas las cosas" aprendemos a amar a nuestros semejantes y a nosotros mismos. Hoy fué un dia muy especial y lleno de satisfacciones y buenas noticias.
La amistad debe estar presente y penetrar en todas las relaciones sociales: El egoísmo y el individualismo: evitan el desarrollo integral de la persona y el crecimiento social, y al parecer, cada dia que pasa más personas lo entienden y nos apoyan cuando tratamos de dar ejemplos de vida positivos.

Cordura dijo

Nada que disculpar, Alfonso. Y te agradezco que sigas contando conmigo para edificar relaciones mejores en este maltrecho mundo.

Lic. Alfonso Germán Arreola

Lic. Alfonso Germán Arreola dijo

La felicidad de un país, se finca en número de ciudadanos conscientes, que han madurado, y hacen efectivas las garantías que nos permiten construir nuestra propia vida, y colaborar con los demás, para un el perfeccionamiento CONSCIENTE. "Los locos hacen lo que quieren y las personas LO QUE DEBEN hacer". El mal de la humanidad es el miedo al mañana. Su desgracia radica en no darse cuenta que PUEDE CAMBIAR SU “REALIDAD.

Cordura dijo

Como decía un cantor evangélico, cuyo verso resuena en mi mente desde hace años, “¿cómo es posible que sea imposible”?

La respuesta está en lo que tú dices, pero también en las perversas inclinaciones humanas (que, sin Cristo, pueden más que las altruistas y que el sentido de la responsabilidad).

rafael fosch

rafael fosch dijo

Al "mal" que llamáis mal tiene éxito simplemente porque es lo más fácil y accesible. Y esta circuns-
crito al vaivén de las las circunstancias, los intereses, la época, la volubilidad, las justificaciones que le podéis dar según el cristal con que miréis. El sacrificio de vírgenes en la antiguedad para apaciguar la ira de volcanes estaba bien vista. El sacrificio de una persona por "el bien" de la Hu-
manidad aún se considera memorable. El sacrificio de los héroes de la guerra por la patria. El lla-
mado "mal menor", etc...
El origen del "mal" y el "bien" esta circunscrito a la supervivencia del más apto, la comunidad-tribu
y a la abertura de la inteligencia. Matamos para comer, sea a una lechuga, un pollo, un pescado,
nuestras defensas estan aniquilando diariamente patógenos sin nuestro consentimiento inteligente,
¿llamaremos a eso mal? ¿qué está en nuestra naturaleza y qué no?.
Hubo un filósofo poco conocido que decía que la verdadera moral está en todo lo que contribuye
a la extensión y conservación de la Vida. Y todo lo inmoral lo que menoscaba ello...

Cordura dijo

Desde luego, Rafael, sin aceptar un criterio absoluto es fácil caer en un relativismo sobre el bien y el mal (recordemos a Dostoyevski: “Si Dios no existiera...”). En cualquier caso, en el artículo de cabecera nos referíamos a la percepción común –siempre a grandes rasgos, claro– que se tiene del mal, de lo que “está mal”, en la cultura occidental. También nos referíamos a la actuación contra la conciencia (por distintas que puedan ser, incluso en ese ámbito común, las instrucciones de unas y otras conciencias).

Dices: “Matamos para comer, sea a una lechuga, un pollo, un pescado,
nuestras defensas estan aniquilando diariamente patógenos sin nuestro consentimiento inteligente,
¿llamaremos a eso mal? ¿qué está en nuestra naturaleza y qué no?”

Quizá hay que distinguir el mal de la maldad (y la maldad intencional de la constitutiva, o “pecado” como condición, según Romanos 7: 17ss.). No creo que nadie que mate un pollo por comer esté siendo malvado, mucho menos lo somos por defendernos de gérmenes patógenos (dudo, por otra parte, que quepa hablar de “matar una lechuga”). Pero la pregunta quizá sea: ¿No es malo que para vivir alguien/algo tenga que morir? Habría, entonces, un mal objetivo, un estado de cosas que, de algún modo, nos parece indeseable al compararlo con el “Ideal”.

Un cordial saludo.

PS: Nietzsche hablaba del “Sí a la vida” como principio esencial, potenciando en consecuencia la liberación total de los instintos, incluida la voluntad de poder como resorte fundamental de la naturaleza. Pero supongo que no hablas de este filósofo...

Lic. Alfonso Germán Arreola

Lic. Alfonso Germán Arreola dijo

Autoridad, antigüedad y número, no siempre favorecen el desarrollo de la inteligencia, y las múltiples creencias religiosas que existen en Arabia, Egipto, China, Roma, Judea, Nueva Zelanda, Francia, Inglaterra etc. impiden en lugar de reforzar, el respeto y el apego de las personas de distintos países. Muchos "usos y costumbres" son negativos, y pueden y deben evitarse.

Lic. Alfonso Germán Arreola Trejo

Lic. Alfonso Germán Arreola Trejo dijo

Es necesario y urgente capacitar a todos para el ACUERDO Y la COOPERACIÓN. La “cultura” (Religión, costumbres, sistemas económicos y formas de esparcimiento,) son factores determinantes en la percepción de cada grupo social; Sin embargo, sin mentiras intencionadas o errores motivados por la ignorancia, se puede generar un nuevo y mejor panorama mundial.

Cordura dijo

¡Qué duda cabe que una cultura cooperativa y, por qué no, que aspirase a la fraternidad humana permitiría dar un salto importante en el camino por un mundo mejor!

La cuestión es por qué resulta tan difícil implantarla...

Alfonso Germán Arreola

Alfonso Germán Arreola dijo

Cordura:
Les recomiendo "Igualdad de Edward Bellamy y "Noticias de ninguna parte de William Morris. Son utopías de hace más de 100 años; pero con el Internet, podrían hacerse realidad, porque nos dan un panorama positivo y realizable en la época actual.
Saludos a todos.
Alfonso Germán

Alfonso German Arreola Trejo

Alfonso German Arreola Trejo dijo

Cordeura
El mal tiene exito, por la ignorancia, losa medios de comunicación que lo enseñan en cada programa, noticia o novela, por los ejemplos negativos que hay en el medio en que vivimos y por carecer de la capacitación elemental.
Blogs como el tuyo, pueden servirle a muchas personas para cambiar y generar hábitos positivos para convivir de una mejor manera con los demás.

Lic. Alfonso Germán Arreola

Lic. Alfonso Germán Arreola dijo

Cordura:
Estoy escribiendo en todas tus paginas, para tenerlas a mano en mi computadora y abrirlas para ver si ya reanudaste tus mensajes.
Eres una gran persona: Positivo, amable, buen administrador y con ideas que hacen reflexionar y que motivan a ser mejores personas.
Un saludo afectuoso y una invitacion a los participantes para que te animen a regresar lo mas pronto posible.
Alfonso

Cordura dijo

Alfonso, gracias una vez más por tus positivas contribuciones. También, por esos elogios que no merecemos.

Ciertamente este modestísimo blog busca, como dices, contribuir a hacer “mejores personas”, aunque no tanto como dirigir a los lectores hacia la Persona, la única, que puede ayudarnos y transformarnos a todos. Esa que nos dijo sin un átomo de orgullo: “Separados de mí, nada podéis hacer” (Juan 15: 5).

Solo ella, en mi humilde opinión, es digna de honores. Y la cuestión para el autor de este blog es cómo orientar los mensajes a fin de que sirvan para dar a conocer a esa Persona en los siniestros tiempos que corren.

En cualquier caso, reitero que se agradece tu buena voluntad. Feliz jornada.

Lic. Alfonso Germán Arreola

Lic. Alfonso Germán Arreola dijo

Cordura:
Me alegra que escribas de nuevo.
Estoy para servir en lo que pueda y me pongo a tus ordenes.
Siembra armonía y cosechas felicidad.
Hay cambios positivos en el mundo y tal vez el buen Dios se apiade de los millones que mueren de hambre en su mundo.

Lic. Alfonso Germán Arreola

Lic. Alfonso Germán Arreola dijo

31 diciembre 2012
Busco lo positivo y encuentro que hay mas personas interesadas en organizar y orientar a los trabajadores para que trabajen para si mismos y no para quienes los explotan.
Lo que esta ocurriendo en los Estados Unidos y en muchos países "en quiebra" hace reflexionar en el manejo del dinero llamado "fiduciario" y en un nuevo sistema económico, sin tantos políticos y una cuantas leyes que todos puedan comprender y acatar para vivir y convivir de una mejor manera.

Lic. Alfonso Germán Arreola

Lic. Alfonso Germán Arreola dijo

Debemos encarnar la sabiduría, proclamar lo cierto y seρarar lo real de lo ilusorio para vencer la esclavitud y la abyección σn que permite engañar a los ignorantes.

Rosita

Rosita dijo

"Hoy este post, resucitó/y de la muerte nos libró . . ./Alegría y paz hermanos/ que este post resucitó." Se canta el Día de Pascua de Resurrección.
Todos tenemos algo bueno y algo malo. Es una tensión constante. Pero debiéramos tratar de acrecentar lo bueno y desechar lo malo.
No hacen falta mentores.
Sólo necesitamos "la palabra del Señor que calma el mar . . ."
Saludos alegres desde el fin del mundo. Rosita.

Lic. Alfonso Germán Arreola

Lic. Alfonso Germán Arreola dijo

Lo blanco y lo negro son extremos entre los cuales hay una infinita gama de colores. Ser libres, no consiste en hacer lo que queramos, sino lo que resulte mas conveniente para nosotros mismos sin perjudicar injustamente a otros. Esperanza es la expectativa futura del bien, el presentimiento de la recompensa que sigue a los esfuerzos que hemos realizado. ¿Que recompensa le podría otorgar Dios, al que vivió en el amor, la bondad y la justicia más perfectas; al que disfrutó de los goces y de la belleza mas acabados?
¿Que castigo mas terrible podría imponer a quién sólo sintió odio, rencor, remordimiento y dolor?. ¿A quién siempre quiso lo que no tenía Y jamas disfruto de lo que poseía, de lo que podía adquirir con su trabajo o de lo que estaba a su alcance y podía tomar sin perjudicar a otros? Es necesario aceptar nuestra propia responsabilidad, usar de nuestro albedrío; perfeccionar nuestras aptitudes, desarrollar nuestra conciencia y fraternizar con los demás en un mejoramiento incesante para decir, SIN FALSEDADES, YO NO HE VIVIDO EN VANO.

Lic. Alfonso Germán Arreola

Lic. Alfonso Germán Arreola dijo

La realidad nunca es la misma; hay cambios constantes y está llena de contrastes y de distintas posiciones y conductas. Aun así, son posibles el acuerdo y la cooperación.
El trabajo realizado para obtener aquello que produce la satisfacción y confianza en uno mismo, radica en la convicción de que lo que hace es correcto. El VERDADERO conocimiento permite SABER que lo material, puede ser transformado. "Por sus frutos los conoceréis", no es solo una frase, sino una receta que sirve para conocer y aumentar el bienestar y tener criterio suficiente para alejarse de los egoístas.
No son la autoridad, la antigüedad ni el número lo que debe tomarse en cuenta, sino los resultados de actuar de tal o cual manera.

Cordura dijo

Además, los resultados, debidamente analizados, permiten deducir la motivación de los actos que llevan a ellos (de ahí el “Por sus frutos...” que dice el Maestro).

Un cordial saludo.

Rosita Remedios

Rosita Remedios dijo

Como observé tu reaparición, repasé todo el post y he leído tu premonitorio saludo franciscano, Es que tú, Cordura, ni imaginas con quién debates cuando lo haces conmigo. Debido a mis superlativas percepciones.
Otra vez me ignoras, hablas con el Sr. Arreola solamente.
Ah, el tema de Chipre lo has dejado . . . Sabes, para mí Chipre es algo así como las Islas Caimán de los rusos.
Otro sí digo:A-l-g-u-i-e-n murió allí en tu entorno, o bien van rotando quienes redactan los posts.
No me digas espiritista(te lo pido, no te lo ordeno)..
Ah, te cuento algo más porque aquí me gusta hablar: un bloguero se enojó conmigo porque hice un chiste(no de mal gusto) en su blog. Si nos quieren quitar también el derecho a la risa.
Anoche Lanata destapó la fuga de 55 millones de euros de la gente K a paraísos fiscales.
Sí, el mal avanza. Pero yo creo que al final, no la generación de mis hijos,(Los pobres, siendo profesionales, tienen que trabajar bastante)sino la de mis nietecitos (el mayor:10 años) va a realizar cambios en pro del bien y la justicia. Y esa enseñanza la recibirán del ejemplo de gente como . . .Saludos cordiales de R.R., del país de Francisco.

Cordura dijo

No siempre tengo algo que decir(te), Rosita. Ni a ti ni a los demás.

Feliz jornada en Cristo y cuidado con los impostores.

Lic. Alfonso Germán Arreola

Lic. Alfonso Germán Arreola dijo

Las computadoras; me han permitido optimizar, reducir mi trabajo, y obtener resultados más positivos y precisos en muy poco tiempo. El hombre puede tener conocimiento de sí mismo, de sus diferencias y sus semejanzas con los demás seres que lo rodean y esas diferencias, nos permiten actuar en un sentido específico o modificar nuestra conducta para obtener una calidad o una cantidad diferente de resultados. La realidad pasada o presente, nos enseña que es mejor estar sanos que enfermos, alegres que tristes; pero hay quienes creen que deben conformarse con ser lo que son, y quienes se preparan para ser lo que ellos quieren.
Los instrumentos y las reglas correctamente utilizados, hacen posible alcanzar objetivos y obtener resultados de acuerdo con los motivos que nos impulsan y las necesidades que queremos satisfacer.
Muchos comentarios, en tu página, me hacen pensar y me alegra que hayas regresado.

Lic. Alfonso Germán Arreola

Lic. Alfonso Germán Arreola dijo

La utopía, se hace realidad cuando comprendemos el sentido de lo “humano” y empezamos a convivir de manera armónica al desarrollar la conciencia con ciencia.
El hombre que CREA VALORES Y LOS ENCARNA, es valioso; cuando tiene conciencia y la usa para recrear y transformar su entorno y las ideas que lo pueblan; es decir, cuando SU VERBO SE HACE CARNE.
No es posible saberlo todo, y sin embargo, cualquier persona normal puede aprender y encarnar las frases que llamamos sabiduría. Piensen en los números y las letras, y verán que NI ES IDEAL, NI ES IMPOSIBLE que hablemos el mismo idioma y que efectuamos las mismas operaciones matemáticas SIN PERDER NUESTRA INDIVIDUALIDAD. El que aprende las reglas básicas de comportamiento, aumenta su sensibilidad y SE VUELVE MAS HUMANO.
Una vida guiada por los principios de la razón, forma hábitos que perfeccionan. la ciencia une a los hombres de todas las razas edades y sexos, no los enfrenta con falsas crencias.
Con los signos básicos para representar números o letras, es posible escribir una infinita variedad de libros y comunicarse a cualquier parte del mundo, la única condición, es que no actuemos al azar, sino con inteligencia y de acuerdo con reglas aceptadas. cuando uno es conciente de esa diferencia, perfecciona esos productos con su actuar, y mediante el acuerdo y la organización, establece reglas y procedimientos para convivir.
De un ser individual, se puede escribir un libro al describir todas sus cualidades y sus acciones; pero de una abstracción, solo aquello que posea en común con todos los seres individuales que puedan caber en ella y "dios", nada posee en común con seres individuales. “dios”; es la palabra que mas abarca y la de más escaso contenido definitorio. Los números, son un producto de la observación que distintos individuos, en épocas y lugares diferentes, hicieron de las estrellas y los planetas que podemos observar en el universo: los conjuntos que percibimos, nos sugieren distintas ideas de cosas o animales que luego representamos para ubicarnos y tratar de descubrir lo que hay de mas permanente en este cambio constante que nos envuelve.
Las cosas concretas se modifican al cambiar de lugar, al destruirse o al perder cualquiera de las cualidades que tienen en un momento dado. Real, es lo que cambia y está en perpetuo movimiento: “vemos un perro, luego otro y otro, -decía Aristóteles-, hasta que nuestra mente comprende el concepto de "perro", y luego lo aplicamos a cualesquier animal de la misma especie aun cuando nunca antes lo hayamos visto y aun cuando presente diferencias tan grandes como las que hay entre un pequinés y un san bernardo. lo mismo ocurre cuando usamos la palabra "animal" referida tanto a un elefante como a un ratón o al diferenciarlos de "planta" y de lo que conocemos como "minerales". Esas palabras genéricas, o esos "universales", no representan seres individuales ni concretos sino que abarcamos con ellas, a todos los seres de una misma especie o rama.

Lic. Alfonso Germán Arreola

Lic. Alfonso Germán Arreola dijo

El pescador y el campesino, son tan diferentes como el cazador y el minero. Hay pueblos enclavados en zonas fértiles y otros donde los satisfactores resultan sumamente escasos. Cuando sobran los alimentos, las fieras son también más abundantes. El medio ambiente, es otro factor natural de desigualdades: No piensa ni actúa igual un esquimal, que un habitante de selvas tropicales. Se generan hábitos y costumbres muy diferentes en quienes viven en los desiertos. El pescador y el campesino, son tan distintos como el cazador y el minero. En cada uno de esos casos, el MEDIO les ha impuesto una distinta forma de organización y comportamiento, que, solo cambiara de manera natural al CAMBIAR ESE MEDIO; pero, aun dentro de esos contrastes, HAY ALGO COMÚN el deseo de seguridad, de amistad, respeto, armonía y satisfacción.
En casi la totalidad de los países del mundo, menos del 1% de la población acapara la riqueza y el poder político mientras que un 40% de esa misma población y todos los obreros y campesinos juntos apenas ganan para sobrevivir. Debe evitarse el aumento de la población con una paternidad responsable, y la difusión de la educación

Lic. Alfonso Germán Arreola

Lic. Alfonso Germán Arreola dijo

Una razón suficientemente clara y persuasiva, conduce a la reflexión y a la conveniencia de modificar o no determinados objetivos o formas de alcanzar su realización.Pero cuando sólo imaginamos no tenemos un conocimiento adecuado. El sistema de ganancias, no toma en cuenta las condiciones de las mayorías. Encontrar aquello que identifica a todos los sistemas y las fórmulas que han demostrado ser no solo más efectivas, sino mejores y más útiles para el individuo, es lo que debemos procurar. es decir, participar activamente en la formación y el sostenimiento de una sociedad basada en reglas comunes; en las que cada uno de los asociados, cumple sus obligaciones con la misma convicción que reclama el goce de sus derechos. y no de otra manera.

Alfonso Germán Arreola

Alfonso Germán Arreola dijo

El mal tiene éxito, debido a la ignorancia y la estupidez de las mayorías.
Al educarnos, capacitarnos y organizarnos, desaparece el "mal" y solo quedan los desastres naturales.

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Sobre este blog

Avatar de Cordura

El Blog de Cordura

Sobre el poder y el amor por la senda del Maestro.

ver perfil »

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):