28 Abr 2011

Capitalismo (IV): La farsa del 'júrgol' español

Escrito por: Cordura el 28 Abr 2011 - URL Permanente

En el momento de redactar estas líneas, un rápido vistazo a la clasificación de la Liga muestra que el cuarto clasificado está 31 puntos por debajo del primero y otros 31 puntos por encima del último (¡el vigésimo!). El conjunto de la tabla ofrece un aspecto que, en forma de curva, tendría un cierto aire exponencial.

Los dos primeros clasificados llevan casi toda la temporada ampliamente distanciados del resto (a falta de cinco partidos –quince puntos en juego– sólo uno de ellos puede ganar el torneo). Ocurrió algo muy similar en la edición anterior. Son los mismos que se han repartido todas las ligas de los últimos seis años. Y veintidós de las últimas veintiséis.

Pero este artículo no tiene intención de glorificar a “los dos grandes”. Ya bastante idolatría reciben a diario por todas partes sus jugadores y entrenadores.

Uno de ellos, el actual líder y probable campeón en unas semanas, tiene un presupuesto para esta temporada de 420.000.000 de euros. El segundo, de 415.000.000. El del tercero no llega a la tercera parte. El del cuarto no alcanza la sexta. Y el presupuesto del quinto, el club canterano por excelencia, no es ni siete veces menos que el del más rico. (Capítulo aparte son las deudas acumuladas... y cómo se enjugan –¿enjuagan?–, si es el caso).

Para hacernos una idea, el presupuesto para 2011 del Ayuntamiento de Toledo, monumental ciudad de más de ochenta mil habitantes, apenas rebasa los 92.000.000 de euros. Poco más de la quinta parte de los fondos para gastos del club más rico. Cosas del júrgol, que seguramente desata más pasiones que las prestaciones sociales de los toledanos.


¿Identidad traicionada, o simplemente cambiada?

El júrgol español está en vanguardia del planeta. Los éxitos de “la selección” (¿también del país?) seguramente acreditan, para muchos, nuestro modelo jurgolero. La ultracompetitividad entre los jugadores de las más variadas procedencias que pueblan la Liga hispana –que no entre los equipos, pues ahí ya hemos visto que reina una especie de duopolio– habría permitido elevar la calidad media. En virtud de ello se habrían disparado las victorias de los equipos “nacionales” tanto a nivel de clubes como de selección. Motivo de orgullo para infinidad de compatriotas.

Como lo es para las aficiones de los “grandes” que sus equipos lo sean. Lo que menos importa, actualmente, es que gran parte de las estrellas sean foráneas. Los clubes de fútbol nacieron –muchos de ellos hace más de un siglo– para representar deportivamente a las ciudades y a sus aficiones correspondientes. El componente étnico-identitario no era un elemento menor. Y, lógicamente, se veía tanto más satisfecho cuantos más y mejores fueran los jugadores locales. Aunque no pocos clubes españoles tuvieran un origen extranjero –reflejado en su plantilla durante los primeros años–, el ideal de identificación afectiva era ver a futbolistas autóctonos o formados en la localidad sede del equipo.

La imparable profesionalización del fútbol, que tornose júrgol, dejaría en segundo plano las expectativas populares por ver qué ciudad o región daba los mejores equipos y jugadores. En parte debido a ello, los segundos –o más bien las estrellas– adquirían un creciente relieve a costa de los primeros. La masiva cultura del espectáculo tenía mucho que ver con todo esto. Ciertamente, los equipos siguieron constituyendo el referente esencial (el júrgol, como en su día el fútbol, continúa siendo un deporte colectivo). Pero la calidad individual, siempre apreciada, llegó a convertirse en un factor de identificación capaz de rivalizar con los “colores” del equipo. La creciente competitividad provocó que la faceta admirativa (al ser humano le encanta admirar y quedarse admirado) fuese reemplazando a la afectiva.

O quizá sería más correcto decir que fue modelando a esta última. Se siguen amando, incluso fanáticamente, los “colores”, pero ya no tanto porque los portan jugadores de la misma tierra como, simplemente, porque son “los nuestros”. Por supuesto, gracias a los Messi, CR y compañía. Lo identitario se ha virtualizado, intangibilizado, desbordándose lo puramente simbólico –siempre parte esencial de la identidad– hasta llegar a suplir la progresiva pérdida de lo simbolizado (lo autóctono realmente tangible). Hoy el significante –’azulgrana’, ‘blanco’, ‘Dépor’, etc.– posee un significado que poco tiene que ver con el de antaño –con la conocida excepción–. El aficionado se ha vuelto cada vez menos exigente respecto a lo étnico-afectivo con tal de que “su” equipo gane. Ha girado sus afectos, virtualizándolos y abstractizándolos también, hacia lo más puramente pragmático. Eso sí, escudándose de paso en la belleza futbolística que las estrellas suelen proporcionar, aunque lo fundamental sea que ganen (la “calidad” es sobre todo eficacia).

Pero otro germen del giro que nos ocupa se halla en la habitual concepción –tan tribal en su origen– de “lo nuestro” como “lo mejor”. El afán de ensalzar lo primero (“Somos los mejores”) lleva, sobre todo si el marco cultural es cada vez más pragmatista, a subordinarlo en cierto sentido a la calidad. Si es preciso, a traicionarlo por ella. Pero, a la vez (a nadie le gusta sentirse un traidor), a confundir a uno con la otra, culminando así la engañosa materialización (más bien, materialistización) de los sueños. No es raro que “los dos grandes” tengan hinchas en todas partes, no sólo en sus respectivas ciudades (también, por cierto, entre muchísimos no españoles). O que todo el mundo esté deseando ver, una y otra vez, el mismo partido (p. ej., cuatro veces en dieciocho días). Al final no importa que, frente a nuestro espejismo inicial, “los nuestros” no sean “los mejores”, pues podemos hacer que “los mejores” sean “los nuestros”. (¿Infidelidad? Puede, pero, ¿cuántos no dejarían, si pudieran, a su mujer por otra más “atractiva”? Cosas del género humano...).


Valores capitalistas

El proceso descrito no es desdeñable, sobre todo si se recuerda que el júrgol arrasa y tiene aficionados por millones y millones. Los cuales, en su gran mayoría, se han ido enajenando de su identidad telúrico-social más íntima para trocarla por una poco más que virtual. Bien mirado, semejante alienación no es muy diferente de la que Marx veía en el trabajador respecto a su propio trabajo y al producto del mismo. Implica, en cualquier caso, un (auto)despojo de rasgos personales.

Así, los valores puramente capitalistas acabaron arrollando a los deportivos. Sobre la base, es cierto, de un elemento común a ambas esferas: la dura competencia, el darwinismo social (fuerza, astucia... y otros rasgos “humanos, demasiado humanos”). El “olimpismo” (citius, altius, fortius), tan deportivo en el mejor sentido de la palabra (fair play), llevaba en su seno lo que acabaría matándolo: la competitividad. Ésta no se limita a la autosuperación personal. Busca derrotar a los demás.

Y así el fichaje desplazó a la cantera, los resultados a “lo importante es participar”, el enfrentamiento al sentido de camaradería, el juego de casino (¡cómo proliferan, gracias a Internet, todo tipo de apuestas jurgoleras, dejando ya obsoletas a las “entrañables” quinielas!) al juego deportivo, la ludopatía a lo puramente lúdico-recreativo. Todo un triunfo de los valores más materialistas.

El afán por vencer desemboca inexorablemente en querer ganar a toda costa, ganar por ganar (de paso, mucho dinero): fingir penaltis, meter goles con la mano sin que se note, dar primas a terceros, doparse... y otras picardías múltiples (¿con la consiguiente “españolización” del mundo? Recuérdese la gran tradición picaresca de nuestro país... ¿Tendrán que ver con ello los éxitos deportivos hispanos, ahora que lo deportivo se ha rendido al [casi] “todo vale”?). Sin olvidar la violencia sobre el terreno de juego (continuas faltas, lesiones).

Los equipos se hacen como trajes a medida... de la victoria. Se forjan, con tal fin, “a golpe de talonario”. De asociaciones cooperativas (que trabajaban en equipo), se han convertido en plantillas de auténticas compañías económico-financieras. De emblemas sociales, en marcas empresariales.


Una competición adulterada

Todo lo cual contribuye a la adulteración de la competición (pero ésta, en cuanto tal, estaba de algún modo abocada a ello, insistimos). Los engaños a los árbitros lógicamente facilitan los errores de éstos. Y que los clubes sean firmas lúdico-comerciales con unas cuotas de mercado tan diferentes entre sí –la competencia empresarial es previa a la lucha sobre el terreno de juego– difícilmente favorecerá jamás torneos equitativos. Sí, hoy el fútbol ha dejado paso al júrgol, que es ultracompetitividad “deportiva”... más dinero, con clubes “sociedades anónimas”, comprados por magnates y que cotizan en bolsa.

Por cierto, les dejo con los resultados de la última jornada:

Calderilla, 1 Real Caja Fuerte, 3
Tío Gilito Balompié, 7 Pocos Cuartos, 0
Cuenta Remunerada, 2 Fieles a las Esencias, 1
Rácing Pobrecitos, 0 Supertalonario FC, 10
Rascándose el Bolsillo CF, 1 CD Sin Blanca, 1
Justitos Deportivo, 2 Millonetis, 3
.................................................................................
.................................................................................
.................................................................................

La clasificación, más o menos, se la pueden ustedes imaginar.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

26 comentarios · Escribe aquí tu comentario

Vera

Vera dijo

Cordura, siempre me ha parecido muy curioso que personas que son antisistema, anticapitalistas, etc. estén también sumergidas en la mentalidad futbolera (o según tú, jurgolera) que describes y son tan hinchas como el que más.
Otra cosa que me parece curiosa es que soy la primera en hacer un comentario en este post que veo lleva ya dos días publicado ¿:-)?

Rosi(antes Rosa)

Rosi(antes Rosa) dijo

Cordura, de la religioón te pasaste al fútbol. Aprovecho tu blog para decirle a unos tontos que sí, Maradona es una metáfora de la Argentina, y a mucha honra. Para jugar al fútbol, los argentinos y brasileros, de lo mejor. Pregunten a los del Barca por Messi, o tú pregúntale a Emir Kusturica, que sí sabe ,por Diego Armando Maradona. Cuando me enoje con alguien le diré la célebre frase: ¡vos sí que . . . . . . .!!!!!!Rosi.

Cordura dijo

VERA:

Qué razón tienes... A mi juicio, hay mucho “anticapitalista” (respetable, con todo) que aparca ese rasgo cuando de júrgol se trata, primando quizá lo lúdico (¿pero también los “colores”?) sobre lo ético. Aunque también puede ser que todavía no hayan caído en la cuenta de lo que exponemos arriba. E implícitamente crean que el júrgol tiene patente de corso.

[El tema, en cualquier caso, creo que resulta algo desconcertante. Tal vez eso explique que, aunque las visitas hayan subido bastante –en absoluto es mérito nuestro, más bien lo jurgolero está a la orden del día–, suscite tan pocos comentarios...]

ROSI:

[Antes que nada te comento que me he tomado la libertad excepcional de traer tu comentario a este hilo, donde encaja mejor, a efectos de promover el debate, que es de lo que se trata.]

¿Al fútbol? Si acaso al júrgol... o sea, que seguimos con la religión (recuérdese el brillante miniensayo inédito de Walter Benjamin “El capitalismo como religión”).

Sí, el pillo Maradona es una metáfora de Argentina (dicho sea con el mayor respeto a mis amigos los argentinos) y un referente de la “españolización” del mundo.

Saludos cordiales.

Rosi

Rosi dijo

Mira, acá los niños bien juegan al polo, los oligarcas cipayos vendepatria que nos han llevado a ser lo que somos. El pueblo, que no se equivoca, ama el fútbol, y Maradona no es ningún pillo, que si te ve por la calle te da tal paliza por lo que has dicho que ni lo vas a poder recordar. Maradona es mito en vida, y los mitos, lo debes saber, son intocables. Debemos ser generosos. El deporte evita tantos problemas de salud física y mental . . . Y no despreciativos. ¿Y tú quien eres? ¿El que se casó ayer? Si ni tu nombre y apellido sabemos, Hablar desde el anonimato es fácil, desleal, no condice con la autenticidad. Perdona si he sido dura contigo. Pero no puedo callar lo que pienso. Pese a ello, te saludo muy cortésmente. Rosi.

Cordura dijo

Estimada Rosi (¿algo alterada por el cambio de vocal? ):

Mi nombre y apellido son tan conocidos, supongo, como los tuyos. Pero si consideras tan importante conocerlos, basta con que me envíes un mensaje a través de la sección “contacto” (columna derecha) y te responderé usándolos (eso sí, rogándote que no los divulgues porque tengo buenas razones para no hacerlo, aunque entre ellas no se encuentre la que tú me imputas).

Por lo demás, se ve que he tocado en alguna fibra sensible. Acabas pidiendo perdón (cosa un tanto absurda, pues aún estabas a tiempo de quitar lo previo), tras darme un buen “repaso”, que de veras considero inmerecido. Me temo que estamos más bien ante uno de los rasgos jurgoleros apuntados arriba...

Vamos a ver: quede claro que respeto los gustos de cada cual, pero aquí –en este hilo– lo que estamos analizando es, precisamente, si el llamado “fútbol” es tan inofensivo como se dice o da a entender; o si, más bien, no es hoy por hoy uno de los principales escaparates (aunque a la vez disfrazado) del capitalismo salvaje. Eso es lo que tratábamos de mostrar arriba, pero ahora me cabe la duda de que lo hayas leído.

En cuanto a Maradona, no tengo nada personal contra él. Incluso puedo decirte que, aparte de reconocer su genialidad deportiva, siempre me agradaron ciertos rasgos de su personalidad. Pero otros me parecen antideportivos y antimodélicos, de ahí lo de “pillo” (siempre mido mis palabras, Rosi, y si las uso es por algo). Aquí tienes las pruebas:

youtube.com/watch?v=gK2z5-cceP4
youtube.com/watch?v=FMEzjHV6MGQ
youtube.com/watch?v=skqSasWQc5c

Lo peor no es que metiera aquel gol –decisivo, por cierto– con la mano, sino que tiempo después no muestra el menor arrepentimiento, ni pide perdón, a pesar de reconocer literalmente que fue un “robo”. Antes bien, parece reírse y jactarse de ello (y aún acusa al portero inglés de mentir por denunciar la manaza en cuestión...).

Dices, como deseándolo, que me daría una paliza por haberle llamado “pillo”. Y yo te pregunto: vale, pero, ¿dejaría de ser un pillo por eso? El colmo es que encima se le haya literalmente endiosado. Podemos aceptar que hay causas “populares” para ello, entre las cuales se encuentra que sirviera de válvula de escape social para otros problemas, y comprender esos motivos... ¡pero no deja de ser una aberración hacerlo!

Dices también que el pueblo no se equivoca... Ufff, eso suena a populismo barato. No creas que así ayudas al “pueblo”, amiga. Al pueblo hay que decirle la verdad siempre, no lo que le gusta oír (y eso es lo que nos proponemos aquí). Además, supongo que no ignoras cómo los gobernantes CIPAYOS argentinos usaron durante años el júrgol contra el pueblo, intrumentalizando al propio Maradona (hablo tanto de los militares genocidas como de los políticos que les sucedieron).

Un cordial saludo.

PS: Claro que el deporte, como ejercicio físico, es bueno para el cuerpo y la mente. Pero el júrgol es otra cosa, mucho más engañosa y nociva...

Rosi

Rosi dijo

No puedo estar de acuerdo contigo porque he conocido personalmente a Maradona en Ezeiza y he visto que es encantador. La gente lo ha endiosado. Si vas a cualquier país del mundo, preguntan: ¿Ah, el país de Maradona? El surgió de la mayor pobreza, y ya jovencito se destacó en lo suyo.Conocemos sus errores, que a veces se va de boca, pero no podemos evitar quererlo. No es un empresario como Pelé, es un "negro" simple, de barrio, que adora los ravioles de su mamá, familiero, con errores como tú o yo. Y el fútbol puede haberse tergiversado, lo mismo que el béisbol en EE.UU., los toros en España, el tennis en algunos lugares, pero no merece tanto desprecio. Es una opinión. No le des valor de juicio lógico.No sé si en la mitología ciudadana cabe la lógica. No tengo rencor hacia tu persona, sólo me enfadé, y no creo que en este punto yo te convenza a ti ni tú me convenzas a mí, lo cual está bien. Aunque te cueste creerlo, te saludo amablemente. Rosi.

WWW

WWW dijo

Dios es bueno y mantiene a pillos como tú. El negocio del fútbol es el pan y circo de nuestro tiempo, entretiene a las masas, sobretodo en tiempos de crisis. Los FClub son auténticas empresas, que ahora se venden al mejor postor jeque, vinculante de nuevos propetarios capitalistas.

Lic. Alfonso Germán Arreola Trejo

Lic. Alfonso Germán Arreola Trejo dijo

Cordura
En tu nota hay 2 cuatros y en el 2011 2 y 2 son 4.
¿Np tiene sentido?
recibí su mensaje al mismo tiempo que otro que dice: "Toma los dos últimos dígitos del año en que naciste, añade la edad que cumplirás éste año y el resultado será 111
Este año es del dinero
Si vez el calendario, encontrarás que hay
1 1 11
1 11 11
11 1 11
11 11 11
Si envías éste mensaje a otros amigos, en 4 días verás que "Solo Dios es la Verdad y la Vida"
Inmediatamente después, se lo mande a una amiga, y en seguida llegó una llamada importante.
Le escribía a otra persona, y me dijo que tuviera "Cordura" y en seguida, llegó una repetición del anterior, por eso,
Por primera vez, INMEDIATAMENTE me pusé a repetir el mensaje. Jajajajaja.
Si leen lo anterior, encontrarán una frase con 11 palabras y es muy interesante. También hay otra con 11 letras "Ya soy famoso" Jajajajajaj
Un saludo y muchos abrazos llenos de afecto.
alfonso arreola

Kuribayashi

Kuribayashi dijo

Bancarrota vergonzante+ganar el mundial=argentinización de España.

Cordura dijo

ROSI:

Descuida, no tengo problemas en creerme la amabilidad de tus saludos, pero, ¿tú crees que le ha hecho bien a Maradona el endiosamiento al que le habéis sometido? ¿Hace falta recordar el tipo de vida que ha llevado –y conste que no le juzgo– desde hace ya décadas? ¿No crees que si en vez de adorarle tanto y reírle tanto las gracias, pillerías incluidas, se le hubieran criticado constructivamente muchos de sus actos y actitudes, ahora no sería por ejemplo tan inestable anímicamente (y estoy siendo suave)? ¿Por qué le habéis perdonado cosas que a otro no le perdonaríais? ¿Por ser un chico de origen pobre que hacía virguerías con el balón? Pero, ¿eso no es utilizarle? ¿Qué es más importante, que Argentina sea conocida en el mundo por Maradona, o que Maradona sea una persona feliz y ejemplar?

Me pides que deje la lógica aparte, que no sabes “si en la mitología ciudadana cabe la lógica”. ¿Eso qué significa, que tengo que renunciar a analizar la “mitología ciudadana”? ¿La tengo que dar por buena –o por meramente existente– sin más? ¿Es que debe dejar de preocuparme que la “mitología ciudadana” perjudique a los ciudadanos? ¿A son de qué? ¿A son de no cargarme los mitos? ¿Es más importante que haya mitos que el que el “pueblo” progrese de verdad? ¿Hemos de preferir vivir en el engaño aunque sea a costa de nuestra dignidad genuina? ¿Debemos, al menos en ciertos ámbitos, renunciar al espíritu crítico y dejarnos envolver por la “mitología ciudadana”? Y ya puestos, ¿por qué no en otros ámbitos, como por ejemplo el de la mitología relativa al “humanitarismo” de la OTAN? Comprende, amiga, que el fondo de tu mensaje no puede ser más reaccionario.

WWW:

¿A quién llamas “pillo” y por qué?

ALFONSO:

El azar tiene esas cosas

KURIBAYASHI:

Bien traído (y al FMI –común a ambos casos– me remito).

Saludos para todos.

Rosi

Rosi dijo

Termino de leer la nota de la defensora del lector, acerca del blog de Izquierdo sobre el Real Madrid y el Barca. Creo que tú quieres simplemente ganarte un espacio, a expensas de Maradona. Y yo no soy reaccionaria. Dej el tema y prosigo en la convicción de que Diego Armando Maradona no le hizo daño a mi país, y en realidad ídolo lo hicierton más en Italia que aquí. Saludos atentos. Rosi.

Cordura dijo

“Y yo no soy reaccionaria.”

Ni yo he dicho que lo seas (aludía a tu mensaje).

“Creo que tú quieres simplemente ganarte un espacio, a expensas de Maradona.”

¿A ti te gustaría que te tratasen a ti?

Rosi

Rosi dijo

Nunca debí utilizar tal expresión, pero tú ni siquiera hablaste de Emir Kusturica y de su reconocido film "Maradona by Kusturica", o bien de "El camino de San Diego", una buena película argentina.Dejemos de agredirnos tontamente, respetémonos, y los titulares de los blogs debieran, tal vez,creerse menos dueños de la verdad. Nosotros, lectores y comentaristas, también.Algo quedó en evidencia: el fútbol apasiona, aquí, en el Barca, en el Real Madrid. Saludos domingueros sin rencores de mi parte ni explosiones inconducentes. Rosi.

Cordura dijo

"Nunca debí utilizar tal expresión..."

Te honra admitirlo.

“Tú ni siquiera hablaste de Emir Kusturica y de su reconocido film "Maradona by Kusturica", o bien de "El camino de San Diego", una buena película argentina.”

Mal puedo hablar de lo que no conozco (pero, ¿cambia eso lo que yo decía?).

“Dejemos de agredirnos tontamente...”

No puedo dejar de hacer lo que en ningún momento he hecho.

“...el fútbol apasiona...”

Cierto. Lo que nos planteamos en este hilo es cosas como si es bueno que apasione y por qué apasiona. Te invito a planteártelo tú también aunque eso suponga tener que usar la lógica (seguro que lo haces bien).

“Saludos domingueros sin rencores de mi parte ni explosiones inconducentes.”

Estupendo, pues además no ha lugar ni a unos ni a otras.

Saludos cordiales.

Jose Luis Forneo

Jose Luis Forneo dijo

Tienes razon. España paralizada por 22 pijos de mierda corriendo tras un balon, con sueldos que jamas ganaran ni un trabajador ni todos los compañeros de su fabrica juntos, mientras ya hay 5 millones de desempleados en este pais y nuestros aviones ayudan a matar libios mientras nosotros miramos para otro lado.

Ademas, como tu dices. De futbol nada de nada... Solo negocio.

En fin, porco mundo

Inquisidor

Inquisidor dijo

Porco mundo, no.
Porco país.

Lic. Alfonso Germán Arreola

Lic. Alfonso Germán Arreola dijo

Un Gobierno, no es “dueño” del territorio de un Estado o país, los encargados del gobierno, deben garantizar cohesión, unidad y organización a todos los ciudadanos, en diversas circunstancias de desequilibrio. La limitación de los medios con respecto a las necesidades individuales y sociales, privadas y públicas, requiere de la responsabilidad y la capacidad de diversos sujetos, y de los cuerpos sociales intermedios. Un profesional, valora los ordenamientos existentes y actúa para el bienenstar común. La tarea fundamental de los responsables de las funciones del gobierno, es respetar el marco jurídico y establecer servicios públicos eficientes para garantizar la distribución equitativa de los bienes y servicios esenciales para el desarrollo de los ciudadanos,

Alfonso German Arreola

Alfonso German Arreola dijo

Las cárceles son un fracaso para mejorar, reformar o por lo menos disuadir a los infractores porque lo mejor que sabe hacer el gobierno, es reprimir. Por otra parte, el actual sistema penal es uno de los principales responsables de la promoción del comportamiento delictivo. Los reos que cumplen una condena más o menos larga a menudo se convierten en seres inadaptados para la convivencia fuera de las rejas. ¿Cómo puede desarrollar un individuo un modelo de comportamiento responsable y sensato?. ¿Cómo pensar que se logrará ese comportamiento tras pasar por el infierno de las prisiones en Latinoamérica o tantos otros lugares?. Por eso, la mayoría de los presos reinciden y con una grado mayor de agresividad.

Alfonso German Arreola

Alfonso German Arreola dijo

Ya existe suficiente tecnología para acabar con la mayoría de los problemas y solo se requiere buena voluntad de todos y cada uno de nosotros. El control ejercido por los ciudadanos, no excluye la necesaria libertad que tienen los mandatarios para buscar soluciones a los problemas de los grupos que representan. El referéndum es uno de los principales instrumentos de participación ciudadana. Quienes son educados y capacitados debidamente, se desarrollan intelectual y físicamente, y resuelven sus problemas mediante reglas apropiadas y esfuerzos mancomunados. La convivencia se halla ligada a una responsabilidad en común, Una visión de conjunto y un método en la búsqueda de soluciones a los problemas, y las opciones que respondan a la realidad de las complejas situaciones actuales, requere de una reflexión constante y actualizada sobre diversos temas.

Alfonso German

Alfonso German dijo

Hay que explicar la realidad, y establecer los presupuestos que posibilitan su transformación en cada caso concreto. Al aplicar medidas apropiadas a las condiciones de cada localidad, habrá menos errores y podemos corregir rápidamente los que hayamos cometido. La organización y el funcionamiento económico y administrativo de cada región, debe empezar por buscar el propio bien, y el de los demás. Muchos medios de producción deben ser de propiedad común. Si la producción y el intercambio, se regulan de modo gradual y en forma adecuada, la planificación a largo plazo, asegurará condiciones mejores que las actuales. Expandiendo la planificación sobre la industria y determinando un nuevo sistema, se acaban las ganancias fabulosas, y un bienestar general se hace realidad. Cuando la propiedad sea tanto colectiva como privada para satisfacer las necesidades reales de los individuos y las familias, habra equilibrio.

Cordura dijo

Me temo que ese equilibrio sería precario porque, además de necesidades reales, hay necesidades artificiales (caprichos, avaricia, afán de poder, ambiciones desmesuradas...) que volverían a complicar el asunto.

Con todo, creo que es cierto que hay que caminar en esa dirección.

megasto

megasto dijo

Estoy harto de que siempre salgan tíos en calzoncillos. Me aburre ver hombres mayores de edad corriendo detrás de una bola que bota.

Por favor, que el PP apruebe un Real Decreto Ley donde durante 100 años sólo las mujeres puedan jugar al fútbol. Y además obligado que salgan en bragas y sostén. Sólo para compensar tanta basura que nos están metiendo todos los días en la cabeza.

En el mismo Real Decreto Ley se debe declarar ilegal todos los periódicos monoteístas deportivos, comenzando por "Marca". Por corromper las mentes de niños y mayores.

Bajo mi punto de vista el fútbol es más peligroso que cualquier banda terrorista. Incluso más peligroso que la Trilateral (FMI, Banco Mundial, BCE). El fútbol te hace asumir que lo único que importa es derrotar o aniquilar a tu enemigo, hacerlo desaparecer. Y es una creencia mutua asumida también por el contrario. Tal como hace la Trilateral pero aplaudido por millones de zombis cada vez que la bola que bota mueve el marcador.

¿Cómo podríamos hacer para que el Real Madrid bajara a segunda división y despareciera tanto estúpido que celebrara sus victorias como si se hubiera alcanzado la igualdad de clases?

Muchas gracias por el post.

Alfonso German Arreola

Alfonso German Arreola dijo

Soy repetitivo y aprovecho tu espacio para insistir en un idioma universal de no mas de mil palabras claras, precisas y con un solo significado sin metaforas ni analogias para que cualquier persona en el mundo pueda comunicarse con otra y compartir las mejores ideas para convivir y hasta para producir e intercambiar bienes esenciales como alimentos, ropa, muebles y hasta servicios.

Cordura dijo

Por cierto, Alfonso, ¿eres partidario del trueque?

El problema de tu propuesta es que los idiomas son algo vivo, que evoluciona por sí mismo... Además, restringir el vocabulario puede resultar conceptualmente empobrecedor, incluso implicar rasgos totalitarios (me recuerda a la neolengua de la novela orwelliana '1984').

Los cambios de ese calado, en mi modesta opinión, han de ser de dentro afuera, no al revés. En ese ámbito lo que debería existir es una verdadera voluntad de entenderse y comunicarse (es decir, de poner cada vez más cosas en común).

Un cordial saludo.

Lic. Alfonso German Arreola

Lic. Alfonso German Arreola dijo

Cordura
"una verdadera voluntad de entenderse y comunicarse (es decir, de poner cada vez más cosas en común)."
Requiere, precisamente de un idioma igual para todos. Entiendo tu postura; pero los multiples idiomas que existen, se fueron desarrollando de acuerdo con las caracteristicas que hay en las diferentes regiones del mundo.
El Internet y las computadoras, son algo nuevo bajo el sol y permiten la comunicacion con una o miles de personas de cualquier pais al mismo tiempo.
Una perona normal, no emplea mas de 400 o 500 palabras diferentes y para entendernos y comunicarnos respecto a cosas en comun, sin sofismas, metaforas o analogias, es por lo que propongo que con los nuevos programas de dictado y lectura por medio de computadoras, se elabore un idioma universal que todos podamos hablar SIN DEJAR EL PROPIO IDIOMA con todas las varientes que cada uno de los existentes tiene.

Cordura dijo

En condiciones ideales un idioma universalmente compartido sería (será, de hecho) una realidad. Pero en el mundo al que vamos, con un gobierno globalitario, creo que más bien favorecería la confluencia de poderes que ya se observan en la práctica.

[Por lo demás, conocida es la experiencia del esperanto...]

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Sobre este blog

Avatar de Cordura

El Blog de Cordura

Sobre el poder y el amor por la senda del Maestro.

ver perfil »

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):