14 May 2011

Poder, bondad, cine y religión

Escrito por: Cordura el 14 May 2011 - URL Permanente

Preludio: Una tríada totalitaria

1. ¡Apunta! (Fundamento cultural previo)

«Recordemos que podemos hacer estas cosas no sólo por la riqueza o el poder, sino por lo que somos: una nación bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos.»
(Una obamez)

2. ¡Dispara! (Bendición-legitimación mediática)

«¡Ha muerto Bin Laden! ¡Confirmado! ¡Confirmado! Ha muerto Ben Laden. […] ¡Qué hermoso día! ¡Qué gran día para todos! ¡Es la noche más grande de mi carrera! ¡El cerdo está muerto! El salvaje que tanto daño nos ha hecho a todos. Y es un verdadero honor, es para mí un privilegio estar ante esta mesa en este momento.»
(Geraldo Rivera, presentador de la Fox)

3. ¡Domina! (Conclusión totalitaria, con aviso a disidentes)

«Cualquiera que se pregunte si el autor de semejantes crímenes en suelo estadounidense no se merecía acabar como acabó necesita que le examinen la cabeza.»
(Otra obamez)

La clave no está tanto en la demonización en sí del otro como en que ésta conlleva, por contraste implícito, beatificarse uno mismo.


El marco cultural previo

Supongamos que el poderoso y reputado A anuncia que quiere acabar con el no tan poderoso ni reputado B. ¿Qué puede hacer para conseguirlo sin mucho desdoro de su reputación? La respuesta es conocida: demonizarlo primero.

Pero la clave no está tanto en la demonización en sí del otro como en que ésta conlleva, por contraste implícito, beatificarse (ver DRAE 3) uno mismo. Esto es muy útil para, como decíamos, preservar lo esencial de la reputación, pero también porque después de B vendrán C, D y quién sabe cuántos más. Frente a los cuales vendrá bien tener la mejor imagen pública posible.

Naturalmente, como se habrá notado, para beatificarse uno no basta con demonizar a su adversario. Eso sería esperar demasiado de un sobreentendido. Para que éste funcione de manera elocuente el demonizador ha de poseer una mínima reputación previa. La que a su vez nos remite a un marco cultural favorable.

A este respecto, es difícil sobrevalorar la influencia cultural de Occidente en el mundo (p. ej., está en la base de las revueltas árabes en curso, incomprensibles sin ella). Pero, desengañémonos, esa influencia no es sobre todo la de Kierkegaard, Beethoven, Newton o Cervantes. Mucho menos la de Cristo, con ser tan amplia como distorsionada aparece. Sin menospreciar jamás su legado, aquí hablamos sobre todo de la cultura popular y, dentro de ella, de la narrativa. Literatura de best seller, cómics, parte de la música (en especial videoclips) y, sobre todo, cine y televisión. Hollywood, productoras estadounidenses y poco más (por cierto, en el presente año hará un siglo que se abrió el primer estudio cinematográfico hollywoodino).

Al ser humano le encanta que le cuenten historias. Eso lo sabía el Maestro, que a menudo enseñaba mediante parábolas, y también lo supo siempre su Enemigo, quien promueve toda clase de cuentos y patrañas, pero procura hacerlo por medio de las narraciones más seductoras.

Para eso el invento de los hermanos Lumière sería ideal, aunque ellos desperdiciasen el grueso del filón con producciones tan anodinas como La salida de los obreros de la fábrica. Nada extraño, habida cuenta de que consideraban su invento carente de futuro. Georges Méliès demostraría más visión, introduciendo la narrativa, pero entonces se le ocurrió aventurarse en Estados Unidos, donde sería víctima del desaprensivo Thomas Edison... A partir de ese momento el olfato práctico –anglosajón y judío– de esa parte del Atlántico se hizo dueño del invento.

El “cine americano” se basa en un esquema muy simple: narración y maniqueísmo. Se parte tácitamente de que la narrativa es el vehículo de la filosofía popular en ese país, tanto para reflejarla como para instilarla y modelarla. Y ésta, desde los orígenes –y junto a valores muy nobles–, incluía por ejemplo los peores elementos del calvinismo y del postcalvinismo: la férrea dicotomía, supuestamente divina, entre salvos y réprobos (así predestinados “desde antes de la fundación del mundo”); la espuria doctrina del “Destino manifiesto”, según la cual Dios habría encomendado a Estados Unidos una misión supremacista sobre la base de las virtudes de esa república; y la “teología de la prosperidad” a que, en principio de manera embrionaria, la búsqueda de signos de salvación daría lugar.


Vamos a contar mentiras (o el “cine americano”, modelador de la nación)

El Hollywood arquetípico se funda sobre esa base maniquea y, explícita o implícitamente, patriotera. Ya la primera gran película fue El nacimiento de una nación (D. W. Griffith, 1915), por cierto racista. Las producciones típicas de “la fábrica de sueños” oponen al Bien con el Mal, o más precisamente a buenos y malos. Los segundos, rastreros; los primeros, heroicos. El mensaje es que los buenos ganan. Pragmatismo y ética van unidos, se trata de una moral del éxito (por algo la corriente filosófica pragmatista –Peirce, James y Dewey– había surgido precisamente en Norteamérica). En su seno, es fácil deslizarse desde la idea de que “el bien triunfa porque es bueno” a esa otra, más simple, de que “lo que triunfa es bueno”. En otras palabras, una ética muy práctica para los fines del Poder triunfante.

Con estos mimbres, no es raro que la figura del antihéroe nunca haya preponderado en el cine estadounidense (quizá por ello Woody Allen tenga mucho más éxito en Europa que en su país). Rambo, Indiana Jones, Skywalker, Superman, James Bond... son todos ellos, con sus variados matices, con sus más y sus menos, héroes, “buenos”, representantes del “Bien” frente al mal (en los dos últimos, la producción es británica; además, el personaje de Bond es inglés; con todo, ambos están pensados también para el público estadounidense). Aunque claro, entre sus más y sus menos haya siempre fuertes dosis de violencia y hasta ultraviolencia.

Pero es que de eso se trata: una vez que logras identificar de manera convincente al protagonista con “el bueno”, entonces ya da igual lo que haga “el bueno” para que al público se lo siga pareciendo. En la frase anterior hay tres elementos en principio igual de necesarios para la manipulación perseguida: la capacidad narrativa, el protagonismo y la bondad. Sin el primero, requerido siquiera en grado mínimo, la verosimilitud no está garantizada. El segundo es fundamental* porque solemos ver las películas desde la óptica del protagonista, es decir, tendemos a identificarnos con éste. Y el tercero es importante –aunque no tanto como el segundo– porque nos resulta menos incómodo identificarnos con los buenos que con los malos.

Fabricarse una imagen bondadosa es agenciarse impunidad para sus actos. Estos, en sí mismos, podrían parecer absolutamente viles y desalmados, pero realizados por el protagonista son actos necesarios.

Conviene insistir en la frase destacada del párrafo anterior y en la relevancia del segundo elemento. La clave, reiterémoslo, reside en lograr identificar protagonismo con bondad. Pero es preciso comprender que para ello lo esencial no es que el protagonista sea bueno, ni siquiera según los cánones morales imperantes –aunque no esté de más–, sino que el público lo identifique como bueno. Durante décadas, el cine respetó esos cánones –la sociedad era más conservadora– y ajustó a ellos a sus protagonistas. De este modo, el público asoció a éstos con la transmisión de unos valores moralmente positivos. Pero esa asociación se mantuvo, como por inercia, incluso cuando los valores ya no eran tan positivos –siempre bajo el prisma de la moral dominante, que varió pero menos de lo que lo hacía el cine–. Por ejemplo, aunque la violencia nunca fue ajena al cine estadounidense, ni tampoco a muchos de sus beatíficos protagonistas, su presencia se ha ido haciendo mayor en las últimas décadas. Pese a ello las masas no han dejado de identificar a los protagonistas, aunque más violentos, con “los buenos”.

El factor crucial para defender a los protagonistas es, finalmente, más el propio hecho de que son protagonistas que el que sean buenos (es curioso que al rival fílmico del protagonista se le llame “antagonista”, término que tiene connotaciones negativas). Desde la óptica subjetiva del público, por un curioso resorte de la psicología humana, ya sólo su protagonismo los hace defendibles (la visión básicamente secular del mundo, muy extendida hoy, favorece decisivamente la mitificación de simples mortales). Como en virtud de que protagonizan la acción principal nos identificamos con ellos, deseamos que sus esfuerzos lleguen a buen puerto. Así es como el ideal pragmatista –éxito– reemplaza al ético. Lo bueno, desde un punto de vista objetivo, ya no es tanto lo honrado, lo idealista, lo educado... que formasen parte del viejo American way of life, sino lo eficaz, lo que es capaz de salir adelante (de nuevo, los valores capitalistas lo arrasan todo). Pero, para ello, “el bueno” tiene que tener poder, más que sus adversarios (el azar como causa del éxito suele delatar un mal guión). El cine estadounidense se ha ido volviendo, cada vez más, una apología del poder. Reflejo, por supuesto, de la realidad política norteamericana.

Lo básico es que los protagonistas son los buenos (o, simplificando aún más, que la mayoría de los espectadores aceptan pasivamente el protagonismo de aquéllos).

Pues bien, en esa narrativa cinematográfica –que en lo básico es pura propaganda– radican: 1. La esencia de la filosofía popular estadounidense, que explica muchas de sus más relevantes reacciones sociopolíticas. 2. Gran parte del éxito del imperialismo norteamericano.


La Era Neorreligiosa

El cine, y sobre todo el cine estadounidense, nos ha acostumbrado a mirar la secuencia de los hechos desde el ángulo del protagonista, que suele ser además quien lleva el peso de la acción. Y esto vale lo mismo para los hechos de una película que para los hechos reales (políticos, económicos, catástrofes naturales, atentados terroristas...).

Pero es que el mundo entero ha devenido el escenario de una gran película. Con unos protagonistas, los occidentales del “Norte” (sobre todo los estadounidenses). Unos personajes secundarios (China, Rusia, Brasil, India...), que con aquéllos conformarían la “comunidad internacional ”. Y, por supuesto, unos antagonistas o villanos (Irán, Hamás, Corea del Norte, Gadafi, Chávez...). El resto del mundo serían los extras.

Así se entiende que las víctimas del 11-S o del Katrina constituyan cosa de todos, mientras que las de Marruecos, Indonesia, Pakistán, Irak y Afganistán, pero también las de Siria y Sudán, apenas merezcan reseñas en “páginas secundarias”, aunque en muchos casos superen ampliamente a las primeras (la vieja “nación” de Griffith sigue siendo racista). Los medios informativos de masas son los coguionistas, comontadores y correalizadores que, de manera continua –más aún gracias a Internet–, dan cuerpo a la película ajustándose al guión principal y siempre bajo las órdenes del director imperial.

Dado que A –el protagonista principal– quiere acabar con B (y con C, y con D...), lo demoniza sirviéndose de los poderosos medios que controla, los cuales a su vez prácticamente monopolizan la información. Éstos le ayudan a fabricar una imagen bondadosa de sí mismo, aunque ya el mero hecho de ser el protagonista le hace partir con inmensa ventaja. Pero fabricarse esa imagen –sea en sentido ético, sea en sentido pragmático-protagónico o en ambos a la vez– es agenciarse impunidad para sus actos. Estos, en sí mismos, podrían parecer absolutamente viles y desalmados, pero realizados por el protagonista son actos necesarios.

Como en el cine, el meollo del asunto ha sido contraponer el Bien con el Mal. El segundo surge de tomar un ente malo –todos los entes humanos son/somos malos– y agregarle de manera verosímil una serie de rasgos perversos que hagan de él un pariente de Satanás en primer grado. El primero, el Bien, se forja por eliminación (la realidad es simplista-bipolar, de modo que si no perteneces al Mal perteneces al Bien, y viceversa) y se beneficia del carácter protagónico del “bueno”. De este modo, los medios informativos de masas crean una “realidad” alternativa –de base ficticia– que se superpone a la verdadera. Una película, burda, como “buena” peli de Holllywood que en el fondo es –por su esquema–, pero de tanto éxito que todo el mundo la ve y gran parte del público, en lo básico, se la cree. Y lo básico es que los protagonistas son los buenos (o, simplificando aún más, que la mayoría de los espectadores aceptan pasivamente el protagonismo de aquéllos).

Bien y Mal... Naturalmente, se trata de valores moral-religiosos. El cine estadounidense, aunque muy secular a la vez, nunca perdió su impronta religiosa, como tampoco la perdió la inmediata sociedad que lo nutre y a la que manipula. En los tiempos simplificadores que, a nivel global, inauguró el 11-S, el espíritu cinematográfico ha sido un valioso aliado para la implantación de la Era Neorreligiosa. Pero es que la religión, a su vez, es el instrumento más potente para el Poder que aspira a ser absoluto.

Recapitulemos: para dominar, al Poder le conviene pasar por bondadoso (sí, se trata de un disfraz). A nadie extrañará, por tanto, que se autoidentifique con el Sumo Bien, es decir, con Dios (por eso la primera obamez de arriba no olvida deslizar que los éxitos de Estados Unidos se deben a que es una “nación bajo Dios”). Que ponga la religión a su servicio.

Ahora bien, ¿quién ha sido históricamente el mayor especialista mundial en eso? Ciertamente, todos los imperios, de las más diversas culturas, instrumentalizaron la religión en sus más variadas formas. Pero sólo hubo, hay y habrá un poder en el que lo religioso –presentado como lo esencial de su ser– es precisamente la clave de su dominio –que constituye su verdadera vocación–. Un poder diminuto e inmenso a la vez, material y “espiritual”, estado-iglesia e iglesia-estado, con su Gran Líder vestido con el color de la pureza, y en el que lo religioso-moral actúa como fachada-tapadera del más colosal afán de poder jamás conocido entre la especie humana.

El problema del Imperio es que, si bien fuera de Estados Unidos los medios de masas son casi tan seguidistas como dentro, las propias masas no lo son tanto. A fin de cuentas, a pesar de que los líderes europeos (como Aznar en su momento) sean grandes patriotas... de “la nación americana”, resulta obvio que ese país no es el de los habitantes de Europa. Por este motivo, la identificación patriótica –uno de los elementos básicos– nunca podrá funcionar igual de bien. Y por eso, a pesar de la domesticación de los medios, seguiremos viendo, en especial fuera de Estados Unidos, brotes significativos de disidencia que no se creen la película ni se dejan engañar por sus “efectos especiales”.

¿Cómo acabar con ellos? Hace falta recurrir a un poder bondadoso que no se manche la manos de sangre cada dos por tres. Alguien que, ya desde hace siglos, supo dejar el trabajo sucio a los poderes habituales para centrarse en el puro cálculo de sus intereses. Naturalmente, hablamos otra vez del Gran Líder que en sus viajes y recepciones a las muchedumbres aparece vestido de blanco. Encabeza una institución no exenta de crímenes, pero a él se le suele dejar al margen de ellos. Además, ¿quién como él –mucho más que Obama, desde luego– tiene, mediáticamente, una asociación tan estrecha con Dios, a quien dice representar e incluso encarnar?

Se da la circunstancia, por otra parte, de que ese Gran Líder es un firme aliado del Imperio. Y, lo que no es menos interesante, tiene su sede en la vieja Europa, cuyas “raíces cristianas” no renuncia a ver proclamadas.

El “cine americano” se ha demostrado muy poderoso, aunque ya hemos visto sus limitaciones. Pero la otra rueda del Eje está preparada para cubrirlas. Con su acrisolada sabiduría para sobrevivir y medrar, derrotando una y otra vez a los “aficionados al cine europeo” (ejemplo reciente).

Si la bondad –en un mundo caracterizado por el mal– se concentra en una sola autoridad mundial y además eso ocurre en un tiempo global, entonces esa autoridad llegará a controlar todo el poder, gracias a su perfecto disfraz. Pues bien, en ésas estamos...

* La saga de El Padrino, monumental actualización del cine de Griffith desde una óptica italoamericana, es quizá el paradigma fílmico en que los protagonistas acaban siendo “los nuestros”, incluso “los buenos”, pese a ser unos completos mafiosos (eso sí, triunfadores). Sin duda a eso ayuda que las otras “familias” parecen incluso peores, y que apenas hay contrapuntos honrados (la excepción quizá sea la esposa anglosajona de Michael Corleone, interpretada por Diane Keaton). Pero supone un ejemplo crucial de cómo protagonismo (i.e., acción principal) más triunfo puede confundirse fácilmente con bondad. No menos interesante es constatar que la trilogía, sobre todo su segunda parte, incluye un canto a “la nación americana”.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

30 comentarios · Escribe aquí tu comentario

Anónimo

Anónimo dijo

Jeronimooooo!Dead.

rb

rb dijo

En el cine americano hay de todo, y hasta 1990 se podría decir que se asemejaba mucho a lo que describes, en general.Pero en los últimos 20 años hay muchas más peliculas anti religiosas , anti cristianas y criticas con las tesis religiosas que favorables a ellas.

Hoy día el cine americano es en general anti cristiano absolutamente, apoya lo gay, el aborto, la destruccion familiar (divorcios y re divorcios), el sexismo absoluto, el esoterismo raro, mundos extravagantes sin nada que ver con el crsitianismo y las criticas a las Iglesias son muy comunes... desde Codigo Da Vinci a El Padrino, las series como House, ect son todas de base anti cristiana, y normalmente sale solo lo cristiano para ponerlo como fanatismo o locuras, diablos, ect....

Las peliculas de los años 60 si eran muy influidas por el estilo 'americano-creyente'... hoy no.

Cordura dijo

RB:

¿Has leído con detenimiento? (Comprendo que el tamaño del tocho no ayuda, jeje...). Lo digo porque creo que no has entendido muy bien la tesis “religiosa” del artículo. En él no afirmamos que el cine estadounidense sea literalmente religioso (de hecho, nunca lo fue de manera dominante). Lo que sostenemos es que su maniqueísmo (buenos vs. malos), además heroico y patriotero, refleja una mentalidad moral-religiosa.

La cual, por cierto, sigue presente en la mayoría de las producciones actuales, incluidas algunas de las que citas (como el 'Código da Vinci', así como 'El Padrino', que es más antiguo, aunque también más complejo).

Así, grandes éxitos recientes como 'El Señor de los Anillos', las nuevas entregas de 'La guerra de las galaxias'... reinciden en el ya viejo arquetipo hollywoodino, que es de lo que hablábamos. [Sin contar que además hay un rebrote de cine explícitamente religioso, como cabe ver en 'Las crónicas de Narnia', en 'La pasión de Cristo' o en el propio 'Código da Vinci', entre otras películas.]

Por supuesto, al lado de ellas también es cierto que hay más películas –para entendernos– de aire posmoderno, algunas de ellas bastante buenas (como 'Origen' –'Inception'–) pero incluso muchas de ellas, seguramente la mayoría, se ajustan finalmente al patrón heroico que es clásico en el cine de Hollywood (así ocurre en la citada). Algo similar ocurre con 'Matrix', a pesar de algunas apariencias.

Saludos cordiales.

WWW

WWW dijo

Cine: "Entre el nuevo Rambo y una historia del 7º de caballería".
Sinopsis: Sobre la verdadera historia del indio apache americano Gerónimo. En 1859 las tropas del gobernador militar de Sonora asesinaron a su mujer, a sus tres hijos y a su madre. Gerónimo juró vengarse y se asoció con Cochise, el jefe de los apaches chiricahua. Juntos atacaron Sonora, donde murieron numerosos soldados enemigos. Se sucedieron ataques a diversas ciudades mexicanas. Al morir Cochise, su hijo proclamó a Gerónimo jefe de la tribu. En 1876 fue obligado a ingresar en una reserva, pero Gerónimo rechazó permanecer junto a su gente confinados, privados de su libertad y viviendo como prisioneros. En 1886 después de una fuga más de Gerónimo, en esta ocasión junto a aproximadamente una treintena de apaches más, se dio la orden de búsqueda y captura contra él, enviándose 5.000 soldados (la tercera parte del ejército estadounidense de la época) y ofreciéndose una recompensa de 2.000 dólares. Apresado fue trasladado a una reserva india en Oklahoma, sin que tuviese la ocasión de ver de nuevo a su pueblo y allí pasó los últimos años de su vida. Transcurrido el tiempo, miembros de la sociedad secreta de Yale llamada Skull and Bones, incluyendo Prescott Bush, servían como voluntarios del Ejército en Fort Sill durante la Primera Guerra Mundial. Varios partidos y organizaciones de Estados Unidos sospechan y acusan del robo del cráneo, además de otras pertenencias del jefe apache incluyendo su rienda de plata, desde el Cementerio Apache de Prisioneros de Guerra en Fort Sill, Oklahoma y afirma que permanecen en Yale. Endicott P. Davidson, niega que tengan la calavera y alega que la profanación y el robo de 1918 es un mito. Sin embargo la revelación condujo a que Harlyn Geronimo de Mescalero, Nuevo México, escribiera al Presidente George H. W. Bush (también miembro de los Skull & Bones) pidiendole el regreso de los restos. En 2009, Ramsey Clark como fiscal estadounidense, representó a los descendientes de Gerónimo en un juicio para lograr el retorno de los restos, contra Barack Obama, Robert Gates, y los Skull and Bones, exigiendo el retorno de los huesos de Gerónimo. Investigadores rechazan, niegan la historia o mito y argumentan "No existen evidencias concretas de que los huesos estén en ninguna otra parte que en la tumba."

Carta de Harlyn Geronimo de Mescalero, Nuevo México, escribiera al Presidente George H. W. Bush:

"De acuerdo a nuestras tradiciones, los restos de Gerónimo, especialmente cuando la tumba fue profanada para que [los restos] fueran usados con fines que violan nuestra dignidad... necesitan ser reenterrados con los rituales apropiados ... para devolverle su dignidad y permitir que su espíritu descanse en paz".

Existe actualmente una petición ante el Congreso de los Estados Unidos para repatriar la calavera de Gerónimo.

PD.:A veces como si de un simil histórico se tratara, determinado guión cinematográfico (¿ciencia-ficción?) repite la historia transformándose en mito. Fuente Wikipedia.

Rosi

Rosi dijo

El cine norteamericano, que se inició con David Griffith, ha sido una forma de propagar el estilo de vida de EE.UU., apoyándolo. Quienes no lo hicieron como Chaplin, debieron exiliarse. Orson Welles tampoco siguió las reglas. En cuanto a la saga "El padrino", evidentemente hubo subvenciones extrañas. En un tiempo el ídolo del cine yanqui fue Jhon Wayne. Lo ha seguido, Cleant Eastwood. Y qué podemos decir de Steven Spielberg, pope de la New Age y poderoso hombre del cine y la T.V. Talento no le falta, negocios sabe hacer. Ah, James Bond es británico. Saludos. Rosi.

rb

rb dijo

"heroico y patriotero, refleja una mentalidad moral-religiosa".
Creo que eso era antes, como dije. Hoy lo heroico y patriotero se refleja en un ambiente no religioso en absoluto, y muy amenudo contrario a los valores religiosos cristianos.
En la URSS habia mucho patriotismo y heroismo en sus peliculas, y eran profundamente anti cristianas y ateas en su mensaje.
Hoy en USA el cine sera patriotico, si, pero de base inmoral y refleja valores y situaciones anti cristianas casi todas, aunque reflejen el maniqueismo bueno-malo, que dicho sea de paso es algo eterno, no solo americano....

Ya digo que hasta hace unos 20 años si era como dices.... ahora sigue el tema patriota y demas pero de valores mutados totalmente.

Rosi

Rosi dijo

Sigamos con el cine, pues es adorable. Tenían ustedes un blog:"El cine invisible", que se ha retirado. Está Killianc, bueno, Natalia Marcos, me gusta y apareció un Los heliotropos, por pocos días, para mí el mejor.En esta pequeña ciudad de la pampa gringa-cuenca lechera ubérrima-, tenemos un cineclub con una asistencia media de 200 personas. Su director, debe ser una de las personas EN EL MUNDO" que más conoce de cine. Y no norteamericano:europeo, iraní, hindú, lo que quieras. ¡Magnífico! B8uen domingo. Rosi

Cordura dijo

Seguramente me explico muy mal, amigo RB, pues me da la impresión de que sigues sin pillar lo que quiero decir. Además, discrepo con alguna de tus observaciones adicionales. Veamos:

–Ya mucho antes de los años noventa el cine hollywoodino había dado un fuerte viraje en valores morales (se alude a ello arriba cuando se indica que “durante décadas, el cine respetó esos cánones” y luego dejó de hacerlo). El cambio tuvo que ver con la 'revolución hippie', y cuajó sobre todo en los setenta (muchas pelis discotequeras, p. ej., que supusieron un paso más en esa degeneración 'hippiosa').

–Pero la gran mayoría de las películas no eran, ni en las primeras décadas ni después (ni hoy, claro) expresamente religiosas. 'La noche del cazador' –por mencionar una recordada por Lois– y similares han sido siempre una minoría.

–De lo que hablamos aquí es de que la mentalidad religiosa de fondo se refleja en una serie de tics que siguen presentes incluso hoy en día, aun cuando ya no se exija la misma moralidad que antaño a los protagonistas: maniqueísmo, patrioterismo, heroísmo (éste, en un sentido cada vez más laxo, por supuesto, a menudo limitado a ciertas dosis de valentía y astucia) y “final feliz” (que hoy ya no es tanto el típico 'happy end' romántico como simplemente el éxito del protagonista).

–De todos modos, es muy raro ver una película de Hollywood, incluso hoy (en realidad hoy, como decía, se vuelve a lo religioso, así que más bien cabría decir incluso en los setenta-noventa), explícitamente antirreligiosa (ni siquiera en el llamado “cine independiente” es fácil encontrarlas). Por muy progres que sean los actores y cineastas de Los Ángeles, suelen respetar el “tabú religioso”. No confundamos inmoralidad (violencia, divorcios, etc.) con antirreligiosidad. En esto hay un abismo con el cine soviético, sobre todo el más combativo (el de los años veinte y treinta). E incluso las películas que contienen claros elementos inmorales suele haber una moraleja más o menos explícita (una “moralina”). Cosa que no ocurre igual en el cine europeo.

–No estoy de acuerdo en que otros cines incidan del mismo modo en el maniqueísmo (el cine europeo, en general, tiene mucho menos de eso, para bien y para mal). [Me pregunto cuánto cine ves... ]

–La tesis del artículo es que el cine yanki, si bien secularizado (se dice expresamente que es “muy secular”), mantiene unos valores básicos que tienen que ver con esa herencia calvinista y postcalvinista, y que les lleva a contemplar la realidad en términos buenos-malos, así como patrioteros y pragmatistas.

Interesante, ROSI. Sin duda habrás notado que el tema de fondo no era realmente el cine, sino la filosofía popular que transmite y que incide en la vida política y social. En todo caso, no está de más profundizar en él porque eso permite encontrar más indicios en esa línea.

[Lo de Bond inglés ya lo decíamos en el artículo, pero es sabido que se trata de un “héroe” que cuadra bien con la mentalidad estadounidense. En general, los anglosajones de uno y otro lado tienen muchos puntos en común.]

Saludos cordiales.

WWW

WWW dijo

Geronimo (S. M. Barrett, Editor) (1971). Geronimo, His Own Story. Books:
"Cuando se le preguntó a Gerónimo acerca de sus puntos de vista sobre la vida después de la muerte, escribió en su autobiografía de 1905, "En cuanto al estado futuro, las enseñanzas de nuestra tribu no eran específicas, es decir, que no tenía idea definida de nuestras relaciones y sus alrededores después de la vida. Creíamos que hay una vida después de ésta, pero nadie me dijo en cuanto a qué parte del hombre vivió después de la muerte ... Celebramos que el cumplimiento de su deber sería su futura vida más agradable, pero si esa vida futura era peor que esta vida o mejor, no lo sabía, y nadie fue capaz de decirnos. Esperábamos que en la vida futura, la familia y las relaciones tribales se reanudaría. De manera que cree esto, pero no sabía que. "
Más tarde en la vida, Gerónimo abrazó el cristianismo, y declaró, "Desde que mi vida como prisionero ha comenzado, he escuchado las enseñanzas de la religión del hombre blanco, y en muchos aspectos, creo que es mejor que la religión de mis padres ... Creer que de una manera racional es bueno ir a la iglesia, y que asociarse con cristianos mejora mi carácter, he adoptado la religión cristiana. Creo que la iglesia me ha ayudado mucho durante el corto tiempo que he sido miembro, y no estoy avergonzado de ser un cristiano, y me alegro de saber que el presidente de los Estados Unidos es un cristiano, ya que sin la ayuda del Todopoderoso yo no creo que con razón podía juzgar a tantas personas. He aconsejado a todos los de mi pueblo que no son cristianos, el estudio de la religión, porque me parece la mejor religión para permitir que existe un derecho a vivir. " Se unió a la Iglesia Reformada Holandesa en 1903, pero cuatro años más tarde fue expulsado. Para el final de su vida, parecía puerto religioso con sentimientos ambivalentes, diciendo a los misioneros cristianos en un campamento de verano en 1908 que quería empezar de nuevo, mientras que al mismo tiempo diciendo a sus miembros de tribu que él se mantuvo y no renunció a la antigua religión de Apache.
Harlyn Geronimo, de gran Gerónimo-nieto (bisnieto), solicita en el Senado la Comisión de Asuntos Indígenas, una audiencia sobre los estereotipos racistas de los nativos americanos, el 5 de mayo de 2011.Obviamente equiparar Gerónimo con Osama Bin Laden es una calumnia imperdonable para los nativos de América y su líder más famoso de la historia. Las películas dan mucho de sí. Saludos

quo vadis

quo vadis dijo

"Ahora bien, ¿quién ha sido históricamente el mayor especialista mundial en eso? Ciertamente, todos los imperios, de las más diversas culturas, instrumentalizaron la religión en sus más variadas formas. Pero sólo hubo, hay y habrá un poder en el que lo religioso –presentado como lo esencial de su ser– es precisamente la clave de su dominio –que constituye su verdadera vocación–. Un poder diminuto e inmenso a la vez, material y “espiritual”, estado-iglesia e iglesia-estado, con su Gran Líder vestido con el color de la pureza, y en el que lo religioso-moral actúa como fachada-tapadera del más colosal afán de poder jamás conocido entre la especie humana"

¡¡ANDA QUE NO SE TE VE EL PLUMERO!!

Tiene mérito.
No debe ser fácil vivir con tanto odio y predicar como "literatura exégetica" un Dios-Amor que choca siempre con la misma "piedra de escándalo2...

lois

lois dijo

¡Ah!.. una cosa.. los Adventistas son protestantes anapbatistas.. cristianos renacidos o rebautizados..o sea que ...la cosa no tiene remedio . Salud.

Cordura dijo

QUO:

¿Dónde vas, chaval? ¿O adónde quieres llevarnos?

Pues dices: “¡¡ANDA QUE NO SE TE VE EL PLUMERO!!”

El plumero... y el equipo de limpieza entero. Hemos dedicado al interfecto hasta series completas y totalmente explícitas (ver p. ej. lacomunidad.elpais.com/periferia06/2008/4/22/la-visita-i-que-fue-b16-estados-unidos). Y más recientemente, alguna otra reflexión 'ad hoc' y no menos explícita (lacomunidad.elpais.com/periferia06/2010/10/30/dicen-viene-espana-santo-padre-). Entre muchos y otros escritos aquí y allá.

Así pues, ¿dónde está el problema? ¿En que aquí no aludimos directamente al tito Benito? (Que nos lo diga Don Indirecto tiene bemoles, por cierto ). A fuerza de darnos de bruces con duras testuces, consideramos que en general conviene ser más implícito (¿no lo fue el Maestro en sus parábolas?). A menudo es mejor ofrecer pistas, sembrar curiosidad, que dar todo resuelto.

Añades: “Tiene mérito. No debe ser fácil vivir con tanto odio y predicar como "literatura exégetica" un Dios-Amor que choca siempre con la misma "piedra de escándalo2...”

¿Qué “mérito”? ¿Hay mérito alguno en amar el Bien y odiar el Mal? ¿Es delito ser antipapista, Quo? ¿Por qué pareciera que eso corroe tus “eucarísticas” entrañas? ¿Qué hay de malo en denunciar los planes de la Obra Maestra de Satanás? ¿No denunció el Dios-Amor al Señor de las Tinieblas (ver p. ej. Juan 8: 44; 12: 31)? Son muchas preguntas que me encantaría respondieras. A sumar a las de días previos que aún tienes pendientes.

Pero tal vez lo que se ve por aquí, y no en nosotros, sea el plumero papistón...

LOIS:

Decías: “Me recuerdas a una entrevista callejera del otro dia...de la sexta ...que un entrevistado..decia que no era imparcial...¿y luego cual le parece usted imparcial? le pregunta....¡telemadrid que es independiente!...”

No me queda claro, amigo, a quién te diriges al decir “Me recuerdas...”

Sobre lo otro que comentas, la relación familiar de Obama con el adventismo del séptimo día parece que se limita a una abuela suya. Él mismo es más bien una especie de protestante “liberal” tirando a universalista-ecuménico (lo que le haría afín al proyecto romanista). Aunque yo tengo para mí que es un ateo práctico, que ahora, por razones de poder, instrumentaliza alegremente la religión. Una pena, porque él sabe lo suficiente como para tener claras estas cosas y evitar esas tentaciones (ver youtube.com/watch?v=Jg906BfCnyU).

Sobre los adventistas del séptimo día, dices que “son poderosos”. Bueno, hasta donde los conozco, te diría que quizá no tanto. A diferencia de los mormones, por ejemplo (y no digamos de los 'fundies' del protestantismo masivo), apenas se meten en política. Son de tradición bastante pacifista, como los menonitas, aunque como la mayoría de las denominaciones están bastante mundanalizados. (No entiendo tu alusión al “segundo templo”. Sí predican la Segunda Venida y guardan el sábado).

En cuanto al texto que reproduces (lo he encontrado aquí: revistacriterio.com.ar/politica-economia/el-presidente-bush-y-la-retorica-del-eje-del-mal/), contiene aciertos y errores. La clave de ese 'ethos', aún más que en el milenarismo (que ciertamente es muy “apocalíptico-adventista”), está en el dispensacionalismo (Darby, Scofield...). Es ajeno al adventismo del séptimo día, y surgió entre los llamados “Hemanos de Plymouth”. Se trata de una corriente teológica, de penosísima hermenéutica, que cabe añadir a los elementos que ya citamos arriba (elección eterna de salvos y réprobos, Destino manifiesto, teología de la prosperidad). Es ella la que confiere un papel decisivo al estado sionista, motivo por el cual Puslandia se vuelca a favor de éste. No en vano el actual comatoso Sharón llegó a decir que los 'Evangelicals' yankis –mayoritariamente adscritos a esa corriente– eran sus mejores aliados. Sí, aún más que el “lobby judío”.

Esa visión dispensacionalista es hoy aún más poderosa que el “holocaustismo” para el éxito de la Pseudosión.

En todo caso, es cierto que ese milenarismo adulterado de dispensacionalismo refuerza el maniqueísmo estadounidense y le da una dimensión escatológica, lo que favorece actitudes aún más recalcitrantemente “iluminadas”. Y por tanto, violentas.

Saludos cordiales.

Cordura dijo

A ver, Lois:

–¿Que la “rebautizaron”? La abuela de Obama era (¿sigue siendo?) musulmana. No había sido bautizada nunca. Sobre si ella misma estuvo o no dispuesta a bautizarse como adventista, hay informaciones muy ambiguas (también, sobre si otros miembros de su familia se lo impidieron, y sobre si alguno de ellos fue y/o sigue siendo hoy miembro de esa iglesia).

Ver por ejemplo: usatoday.com/news/religion/2009-05-04-obama-muslim-adventists_N.htm

[Desde luego, parece absurdo dar a entender, como hizo alguna prensa quizá desorientada por bulos de la familia, que se la intentó bautizar a la fuerza... Ya puestos, esa iglesia entonces “bautizaría” a sus infantes.]

–Lo del “segundo templo” en relación con el adventismo sigues sin explicarlo... Los adventistas son considerados evangélicos (no “evangelistas”, que quiere decir otra cosa) en muchos países, incluida España. Distinto es el caso, por ejemplo, de los testigos de Jehová. Aquéllos, además, son teológicamente más arminianos que los calvinistas, por su ascendencia metodista-wesleyana.

–Claro, Obama puede ser ateo (en la práctica, al menos) y aun así servirse de la religión como arma política. (En España eso lo hace, p. ej., Jiménez Losantos a menudo).

–No recuerdo que en el cine negro “siempre” (?) sean “católicos o emigrantes” (ni lo demás que dices ahí sobre ese cine...), pero quizá lo conoces tú mejor que yo.

Saludos y feliz jornada.

Rosi

Rosi dijo

Tú aspiras a manipular tanto o más que el cine. Claro, no te alcanzan los recursos y te encuentro sectario, maniqueo, poco cultivado. Discúlpame, es mi opinion, claro que enLa Comunidad no se puede decir la verdad, todos son besos y abrazos. Rosi.(claro, fraternales y blancos).

quo vadis

quo vadis dijo

"Chaval", "Papistón" , "eucarísticas entrañas", etc.
Excelente muestra de tu "talante bondadoso".
Paso de polemizar sobre aquello para lo que tienes mil "pastillas" exégeticas que solo te hacen efecto a tí y a nadie más que a tí.
Pero mira, calificar a eso que tu llamas ICR como "Obra maestra de Satanás" entra de ello en lo paranoico, lo demencial, lo extravagante y en la ignorancia.
Sí, son 2000 años de Satánica Maestría según tus computos y los nuestros.
Pera esa "obra diabólica", que no ha estado NUNCA exenta de los peores crímenes, pecados y vicios que la naturaleza humana ha podido pruducir.
Producir.
Sí, y también ha producido una multitud ingente, anónima,redímida, admirable de santos, de mártires, de místicos, de poetas, de pastores, seglares, religiosos, hombres y mujeres que han vivido, sentido y testimoniado ese Dios-Amor que utilizas como fetiche de tu resentimiento vano, tu rencor estéril y de tu odio enfermizo.
Fijate, pocos Papas han sido santos -al hilo de la reciente beatificación de Juan Pablo II- señal de que ni siquiera la Iglesia romana les da la importancia que no tienen pero que para tí es "signo" de perdición...
Pero, hombre de Dios.
¿Si la ICR (y no me salgas con distinciones cínicas entre "institución" y "personas") fuera esa OBRA MAESTRA DE SATANÁS podría haber producido tantos y tantos testimonios humanos, artísticos, históricos y sociales de la Gracia y del Amor de Dios a sus Criaturas y de la Fidelidad de éstas al mensaje del Maestro y Su Divina enseñanza?
No soy tú; y no te voy a recordar la parábola de Jesús a los fariseos cuando le "acusaban" de expulsar demonio por ser él mismo un demonio.
"Cualquier casa dividida contra sí perecerá, etc"
La ICR, "Obra Maestra de Satanás" no ha perecido. (Las puertas del Infierno no han podido....Lo cual que jode, ¿verdad?)
Más al contrario ha seguido produciendo modelos humanos y paradigmas de santidad; es decir: exactamente lo contrario del "magisterio" del Enemigo.
Por cierto, son "otras casas"las que han perecido, o se encuentra en ruina técnica desde Lutero hasta acá...
Pero yo no voy a hacer leña de arboles caido que no han producido NINGUN FRUTO.....bien lo sabes tú.
Eso es cosa tuya. Especialista imaginario en "demoliciones incontroladas"
Cosa tuya.
De tu conciencia o de tu vergüenza...
Si es que te queda algo de ambas.
Aún así rezaré por tu salvación...
Ah, y no te compares tanto con el Maestro. A El sus ovejas le conocen. Tu sigues saltanto por el aprisco....
Chico malo.

Abba Ambrosio

Abba Ambrosio dijo

Bueno los santos de la iglesia..no los produjo ella se los apropió..como se apropió de la piedad y la devoción popular, ya que no eran santos por la Iglesia si no por el ejemplo de seguir la vida del maestro . De ahi además su culto a las imagenes . ¿Donde esta eso en la biblia?. Y secta viene de sectario y los mártires si...pero resulta que el franquismo no mato a ningún cristiano ni católico todos eran ateos…Según el bando donde estaba ella eran santos o no .¿la Iglesia católica es cristiana?...para muchos es una secta no cristiana en un paraíso fiscal infiltrada por algún cristiano , eso si .

Cordura dijo

QUO, se te nota efervescente, una vez más pregúntome por qué...

[¿Por qué será que tengo la sensación de haber vivido esto antes...? En fin, vamos con ello.]

–Me espetas: “"Chaval", "Papistón" , "eucarísticas entrañas", etc. Excelente muestra de tu "talante bondadoso".”

Vaya, hombre... Vienes aquí provocando desde el principio (ver “Pentálogo...”, 28 Abril 2011, 17:13 y siguientes), en muchos momentos faltando, machacándonos acremente, juzgando intenciones de manera descarada –todo ello, a pesar de nuestras apelaciones a un debate constructivo–, ¿y aún nos niegas el derecho a replicarte? Ignoro tus propósitos y por tanto no te imputaré los peores, pero es como si te hubieras dicho: “Vamos a provocar a éste que va de cristiano, y una vez que hayamos conseguido sacarle de sus casillas podremos decirle: ‘¡Vaya con el cristiano!’”

Pero, si así fuera, no lo has conseguido. Aunque te hagas el llorón ante respuestas que, de sobra lo sabes, no caen nunca tan bajo –ni, Dios mediante, caerán– como los ataques que las suscitan. No habrá acritud por mi parte, amigo, me niego a dejarme contagiar. Buscada conscientemente o no, esa rivalidad mimética que promueves no encontrará eco en mí mientras me mantenga aferrado al que pronunció aquellas palabras de Juan 15: 5 (y de quien, por alguna oscura razón –tal vez ajena a tu propia consciencia–, te empeñas en separarme, incitándome una y otra vez a mirarme a mí mismo).

–Sobre la ICR (por cierto, se confirma también tu “equipo de limpieza entero...”), veo que sigues empeñado en imponerme tu caricatura. ¿Es que no te atreves con mis ideas reales? ¿O es que de lo que se trata es de atacarnos (¿más aún anticorduril que papistón?), y para eso no te bastan nuestras ideas, necesitas retorcerlas? Pues, por ejemplo, dices: “...la ICR (y no me salgas con distinciones cínicas entre "institución" y "personas")...” ¿Que no te “salga”...? ¿Por qué, porque tú me lo dictas? Y, ¿serías capaz de explicarme por qué te parece “cínica” esa distinción? (Una pregunta más a la lista de pendientes...). Así podremos saber si en tu retórica agresiva hay otra sustancia que la más profunda oquedad.

Sobre la “multitud ingente....de santos...”, yo no me dejaré engañar (si tú sí, es cosa tuya). Primero, porque cualquier contacto con Cristo (y la ICR, pese a todo, alguno tiene), aunque sólo fuera de un 0'001%, puede resultar germinativo, revolucionario... aunque evidentemente a escala menor que cuando la relación es estrecha y no adulterada. Aquí, señor inquisidor, te pongas como te pongas, y por mucho que te impongas, no estamos juzgando la conciencia de nadie. Reiteramos, de hecho, Romanos 2: 11ss (que ni siquiera requiere contacto consciente con Cristo). Admiramos a no pocos católicos romanos, algunos célebres, otros simplemente allegados nuestros. Pero, aunque a ti te pueda interesar (?) oscurecer el asunto, nosotros nos negamos a confundir a las personas con esa estructura sistemático-milenaria de pecado que define a tan diabólica institución político-religiosa (por cierto, no nos imputes tus “cómputos”, que no tiene dos mil años). Que en su insaciable afán de PODER ha osado llamar “santos” a quienes le ha parecido conveniente y asignarles, del modo más blasfemo, un hueco en un territorio jurisdicción exclusiva de Dios. [Por no hablar, como recuerda Abba Ambrosio, de cómo se apropió de “santos” (caso, p. ej., de Óscar Romero, asesinado bajo la indiferencia –¿complacencia?– de Wojtyla, y al que luego hablan de “elevar a los altares”. ¡¡¡Puajjjjjjjjjjj....!!!]

–“Fijate, pocos Papas han sido santos -al hilo de la reciente beatificación de Juan Pablo II- señal de que ni siquiera la Iglesia romana les da la importancia que no tienen pero que para tí es "signo" de perdición...”

¿Cuánto hace que no hojeas el catecismo, amigo? ¿Cuánto hace que no entras en la web vaticana o lees los despachos de la agencia Zenit? ¿Cuánto hace que no reflexionas sobre las beníticas andanzas y la preeminencia de sí mismo que el pollo (el “Santo Padre”, la “Cabeza visible de Dios en la Tierra”, el “Vicario de Cristo”, “Su Santidad”, el “infalible”...) siempre impone dondequiera que va (en directa oposición con Mateo 23: 5-12; 20: 26-28; 6: 1, 5; etc.)?

No es Cordura quien dé importancia a los papas, es la Iglesia Papista quien se la da, poniendo a un simple mortal que come y c... a la altura –si no más– del mismo Dios de los Cielos. ¿Que no canonizan a todos...? Chico, qué quieres que te diga... Supongo que no siempre es fácil lavar la imagen de tanto fornicario, politicastro, inquisidor, asesino... y que no siempre habrán tenido al rebaño tan –mediáticamente– bien dispuesto como con Wojtyla, el amigo de la guerra, del Imperio y de los dictadores, el encubridor de pederastas, el protector del criminal estafador Marcinkus.

[Digresión: Años ha, ni muchos ni pocos, conocí a un tabernero fascista, pero noble, generoso y despierto. Estuve con él junto a mi compañero de LEx. Nos contó que tenía en mente escribir un artículo condenatorio de Wojtyla que llevaría la firma de “Dios”. Comulgaba hasta tal punto con nuestras ideas que incluso nos lo ofreció para LEx... Pero, quién sabe, quizá al día siguiente se arrepintió. Acaso –misterios de la errática mente humana– se dio cuenta de que seguir por ahí era demasiado para su “tradición”, ¡o simplemente le pudo más su íntima resistencia al cambio!, yo qué sé...]

Por lo demás, quizá eres cándido después de todo (me enternecería, y no ironizo). No has comprendido que el mal, sobre todo el Poder, se disfraza. Y qué mejor disfraz que el de la “caridad”, que el de los “santos” y los mártires... Es la pantalla, la “superestructura”, la piel y los cuernos de cordero (ver Apocalipsis 13: 1-2, 11) para camelar al mundo. Todo lo cual una entidad política vestida de religiosa, medularmente iglesia-estado, sabe hacerlo mejor que nadie. Pero eso se llama jugar a dos barajas (cuando me quieren pillar por una, invoco la otra, y viceversa). Y es tremendamente impío. Por otra parte, ¿desde cuándo lo bueno que uno haga justifica lo malo que también hace? ¿Acaso puede haber comunión entre la luz y las tinieblas? (Ver 2 Corintios 6: 14ss.; Mateo 6: 24). Porque, ojo, aquí no estamos hablando de debilidades que hasta los más “santos” tienen, de pecados que cualquier genuino cristiano comete (y de los que inevitablemente se arrepiente), sino de conductas contumazmente irredentas, de estructuras inmorales y antievangélicas, de un sistema orientado contra Dios.

–“La ICR, "Obra Maestra de Satanás" no ha perecido. (Las puertas del Infierno no han podido....Lo cual que jode, ¿verdad?)”

¿Ha perecido Satanás?

Mateo 16: 18, de donde viene tu cita (por cierto, ahí el término griego para 'infierno' es 'Hades', sepulcro, en alusión a la muerte) se refiere a que la iglesia de Cristo no será destruida. Entonces:

1. Habrá que plantearse si tu Roma es la iglesia de Cristo (“¡A la Ley y al Testimonio! Si no obraran conforme a esto, es que no les ha amanecido”, Isaías 8: 20).
2. Habrá que preguntarse si tu Roma no perecerá. (Porque, ¿quién te ha dicho a ti que ya haya pasado el tiempo?).

Quizá conviene que te preguntes por qué hay tantas advertencias en la Biblia sobre un poder usurpador que se desarrolla en el seno de la iglesia de Cristo (los “falsos profetas” de Mateo 15 y 24, los “lobos feroces” de Hechos 20: 29, el “Anticristo” de 1 Juan, el “hombre de pecado” de 2 Tesalonicenses 2, la “Bestia” de Apocalipsis 13, el “cuerno pequeño” de Daniel 8...).

–“De tu conciencia o de tu vergüenza... Si es que te queda algo de ambas.”

Cómo te pasas... Quizá porque te piensas que hablar es gratis (cf. Mateo 12: 36-37).

–“Aún así rezaré por tu salvación...”

Muchas gracias (y mejor aún, ora), de verdad. Aunque no dependa de tus oraciones, sino de mi fe en los méritos de Cristo (ver Juan 3: 16). También yo oro por ti, dicho sea sin la menor condescendencia (que tampoco te imputo a ti). Por que tengas luz y también por que dejes de defender a una de las ruedas del Sistema, que es como defender al Eje entero.

–“Ah, y no te compares tanto con el Maestro. A El sus ovejas le conocen. Tu sigues saltanto por el aprisco...”

Y qué sabrás tú, señor inquisidor... Además, no me comparo; trato de imitarle, que es muy distinto. Con todos los respetos, y aunque no te veo tan perdido como a veces pareces, no pretenderás que te imite a ti...

Concluyo. Repetidamente aludes a “mi” Dios-Amor para contraponerlo con la falta de amor que dices ver en mí. Pero el Dios-Amor no es un abuelete ñoño, no te equivoques (cf. Mateo 22: 12-14). No se puede jugar “alegremente” con él (ver Gálatas 6: 7).

Es Bueno, pero no tonto.

Saludos cordiales.

quo vadis

quo vadis dijo

Ufffff, me has "desgasificado"....por completo
Especialmente por tu milimétrica precisión: sobre el 0,001 (¡Ahí es ná!)
Ah, y qué malas pulgas tienes....y que malas compañías tenías(¡un tabernero fascista!)
Bueno, ya no te molestaré más.
Para tí la perra gorda.

Abba Ambrosio

Abba Ambrosio dijo

Mi bisabuela , era analfabeta , y logro que todos sus hijos en los largos inviernos del fines térrea se alfabetizaran pagando ella ,vendiendo bueyes . Y hijos tenia 8 y lo hacia para que leyeran y le leyeran el libro santo que ella no podía leer.. mientras el cura se rascaba la barriga con la barragana y llenaba la olla y decía un “misote” sin leer siquiera el Evangelio…Uno de mis abuelos enseñaba por la noche de los largos inviernos a leer sin cobrar mientras el cura se rascaba la barriga de las barraganas , tenia dos . Mi otro abuelo ,emigrante en US , aprendió inglés en las escuelas evangelistas , de el aun me quedo unos evangelios en castellano y mis primeros libros de inglés. La iglesia siempre se sirvió de la prohibición de no poder leer la Biblia o mantenerla en latín , para los que ella iniciciaba y así , mantener el control. A base de mantenerlos en la ignorancia .Y aparecer como mediadora de la palabra de la escritura , e impedir la ejemplaridad de la vida , y de la palabra del maestro..sin embargo para ser cristiano solo basta leerla, seguirlo y no necesita mediador El mediador este caso es un transgiversador , sectario y inquisidor..que mantuvo su poder a las luz de la hogueras de la cremación .Ahora ya es solo una secta..con las peores implicaciones de peligrosidad . Que no pierde ocasión para expulsar y expulsar a los buenos cristianos que aun le quedan seguidores de su propia tradición , como fue la de mi familia . No es correcto decir que la han abandonado ,si no al revés , por su practica de abandono de sus propias almas . O sea por desamor a sus criaturas cosa que no hizo ni su creador (ni su maestro) aunque fueran las tropas del faraón.

Cordura dijo

QUO:

“Bueno, ya no te molestaré más.”

Ja-ja: no dudes de que lo seguirás haciendo (¿puedes no hacerlo?). Aunque yo no hablaría exactamente de “molestar”...

ABBA:

Evidentemente, habrá curas sin barragana(s)... Porque el problema no está ahí, sino en que la (super)estructura religiosa a la que sirven favorece las mayores hipocresías, sea de la índole que sean.

Y en efecto, esa entidad usurpadora ha usurpado sobre todo añadiendo “mediadores” (es que es un chollo...), siendo que la Escritura es clara: “Porque hay un solo Dios, y también un solo mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús hombre” (1 Timoteo 2: 5).

Saludos.

Abba Ambrosio

Abba Ambrosio dijo

¡Justo!..Exactamente. Saludos.

Las Interferencias

Las Interferencias dijo

Sobre las ventas de armas españolas a Arabia Saudita y la violencia: http://www.meneame.net/story/miguel-lorente-delegado-gobierno-contra-violencia-genero-sobre

Kuribayashi

Kuribayashi dijo

A propósito de la saga Corleone, ciertamente es una obra maestra en lo estético como peligrosa en lo moral.
Creo que fue un policía o juez italiano (¿Falcone?-no me acuerdo) quien dijo que después de ver el Padrino, parecía que los mafiosos eran tipos magníficos estilo don Vito. Pero que en el mundo real un mafioso siciliano era un tipo cuya vendetta consistía en amputarle las manos al hijo de un rival y echárselas a los cerdos.
Perdonen la crudeza pero esto sucedió realmente, por lo que se ve.

Cordura dijo

Bueno, lo cierto es que en la peli pueden verse barbaridades no (mucho) menores... y aun así los Corleone quedan chachiguays.

Lic. Alfonso Germán Arreola

Lic. Alfonso Germán Arreola dijo

Las violaciones, guerras y violencias de todo tipo: (genocidios, deportaciones en masa; y difusión por doquier de nuevas formas de esclavitud, como el tráfico de seres humanos, los niños soldados, la explotación de los trabajadores, el tráfico de drogas, la prostitución, la envidia, la crítica, el egoísmo, la revancha, la venganza, y mentir para salir al paso, llamar la atención, o hacer juicios precipitados por prejuicios, generan muchos problemas generados por el afán de ganancias, que da lugar a diferencias de opinión y menosprecio. Pocos reflexiónan en un nuevo sistema que pueda producir efectos benéficos,
La contaminación ambiental y la pobreza pueden evitarse, al igual que los conflictos armados y las migraciones forzadas, si se emplean los recursos naturales y humanos del modo más racional posible para la efectiva solución de los problemas. Las instituciones de negociación, mediación, conciliación y arbitraje, deben apoyarse en la creación de una autoridad efectiva para un mundo en paz, en el que los conflictos puedan resolverse sin violencia. Es indispensable pactar reglas comunes derivadas del diálogo, renunciando definitivamente a la idea de buscar la justicia mediante el recurso a la guerra.
Y todo eso, es lo que debe ser analizado por los medios de comunicación y el cine y tiene mucha relación con la religión.
Lic. Alfonso Germán Arreola

Lic. Alfonso Germán Arreola

Lic. Alfonso Germán Arreola dijo

La religión, los idiomas y los sistemas económicos, se implantan desde la infancia y generan usos y costumbres generalizadas en todos los grupos sociales de países enteros y por eso en America latina, el español y el portugués así como la religión católica, son predominantes y el protestantismo y el ingles en Estados Unidos de Norteamérica. En cambio en Canadá, hay muchas costumbres francesas. Si se comprende bien lo anterior, no se podrá dudar que la formación de personas, con sentido de responsabilidad, y cooperación es posible, con valores educativos y sociales que den lugar a una convivencia armónica.

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Sobre este blog

Avatar de Cordura

El Blog de Cordura

Sobre el poder y el amor por la senda del Maestro.

ver perfil »

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):