24 Mar 2012

Siria y Santiago Alba Rico (I/II): El precedente libio

Escrito por: Cordura el 24 Mar 2012 - URL Permanente

A causa de otras noticias, como los extraños sucesos de Toulouse, Siria lleva unos días en un relativo segundo plano. Pero la dinámica de fondo es la misma y la trama occidental contra ese país no cesa. Por ello, y por la confusión que impera en el campo alternativo, abordamos aquí el conflicto sirio aunque ello suponga recuperar una costumbre que deseábamos abandonar.

«Sólo la verdad y la justicia social son realmente anti-imperialistas.»
(Santiago Alba Rico)


El escritor Santiago Alba Rico (SAR), ya lo dijimos aquí, tiene una reconocida trayectoria en los medios alternativos. Al margen de las serias diferencias ideológicas que podamos tener con él, son de agradecer sus aportaciones desde hace años a la lucha por un mundo mejor. Especialmente su crítica filosófica al capitalismo (ejemplo de ella es “Condición humana, derecho a la rebelión y alternativas post-capitalistas”, texto del cual citaremos seguidamente; ver también).

Vaya, pues, por delante que respetamos su derecho a tener su propia teoría sobre lo que pasa en Siria. Este no es un artículo contra SAR, hombre comprometido, sino un cuestionamiento de sus posturas. Procurando evitar, por delicado que sea el asunto involucrado, cualquier tergiversación o juicio de intenciones (lejos de nosotros el deseo de acentuarle un sufrimiento que él mismo confesó).

Pero, ¿por qué nos centramos en las posiciones de SAR? Porque es indudable que vienen provocando serias discrepancias, incluso bandos enfrentados, en el ámbito antiimperialista español. Polémica de la que él mismo asume haber «sido de alguna manera el causante o el detonante».

Hay otra razón: en los últimos tiempos, SAR viene acusando explícita y reiteradamente de mentir –no solo de sostener falsedades– a quienes, dentro de ese ámbito, se niegan a aceptar su visión de los conflictos libio y sirio (ver 1 y 2). Es decir, aunque seguramente sin mala fe, tiende a deslegitimar a los discrepantes con él. Entendemos que eso implica un salto cualitativo que merece respuesta e incluso involucra el derecho a ella. Trataremos de dársela aquí sin acusarle a él de lo mismo.

Pero, como es natural, nuestro propósito es ir más allá de SAR. Nuestra preocupación es Siria y la presente deriva del mundo.


Antecedentes: Libia

Con el fin de comprender la confusión (y la consiguiente pasividad relativa) ante lo que ocurre en Siria, es relevante conocer la visión de Santiago Alba, paradigmática de un sector de la llamada “izquierda radical”. Pero para conocerla, resulta obligado remontarse a la todavía reciente controversia sobre Libia, por ser donde aquella cuajó.

SAR, quien de acuerdo con su propia información lleva más de veinte años viviendo en el norte de África (Egipto y Túnez), sostiene que existe efectivamente una “primavera árabe” y que las revueltas en Túnez, Egipto, Libia y Siria (así como otros países árabes) son en todos los casos populares y espontáneas. Por tanto, merecen ser apoyadas por quienes desean el avance de los pueblos.

Lo peor no es que esta teoría parezca calcada, siquiera a grandes rasgos, de la que difunden los medios sistémicos (los cuales, aunque con un sentido diferente al de SAR, también saludan las experiencias tunecina y egipcia). Lo peor es el modo en que este escritor defiende su teoría (y lo es, sobre todo, por los efectos que produce en el campo alternativo).

En ese modo hay detalles alarmantes que iremos mencionando. Empezaremos por el hecho de que, pese a los resultados ya conocidos del conflicto libio, SAR mantenga ahora respecto a Siria exactamente la misma línea que siguió durante el apogeo (mediático) de aquel. Parece como si no debiera importarnos que los “rebeldes” libios fueran aupados al poder que ahora detentan por los bombardeos de la OTAN. O que, como es ya público y notorio (ver 1 y 2) y lo han reconocido desde Ban Ki Moon, el servil secretario general de la ONU, hasta las ONG que también contribuyeron a la guerra contra Libia (1 y 2), el nuevo gobierno libio esté violando los derechos humanos. (Por supuesto, no afirmamos que SAR esté a favor de todo ello. Lo que decimos es que tales resultados deberían llevarle a recapacitar sobre su empeño de seguir la misma estrategia en el caso sirio). Con imposición de la sharia (ver 1 y 2) en lo que antes era un país bastante laico.

Pero es que, como ya documentamos aquí, además SAR cometió respecto a Libia errores analíticos clamorosos. Los cuales, hasta donde sabemos, no ha reconocido pese a ser actualmente incuestionables.

«No es la OTAN quien está bombardeando a los libios sino Gadafi.» Esto lo afirmó en un texto aparecido en Rebelión el 24.2.2012. O sea, cuando, en efecto, aún la OTAN no había empezado a arrojar bombas sobre Libia. Pero es obvio que lo decía replicando a quienes se temían la agresión atlantista. Además, daba crédito a la propaganda mediática sobre los supuestos bombardeos de Gadafi sobre su pueblo, pese a no estar en absoluto probados. Cuando el desmentido empezó a circular, SAR pudo tenerlo en cuenta, pero no disponemos de noticias de que lo hiciera. Ni siquiera una vez que altos cargos del Pentágono, como Robert Gates (a la sazón ministro de Defensa) y el almirante Mike Mullen, negasen semanas después tener evidencias de dichos bombardeos.

En el mismo artículo, como para transmitir la idea de que su énfasis pro “rebeldes” no implicaba demasiados riesgos de favorecer la postura del Imperio, Santiago Alba afirmaba: «No creo, sinceramente, que la OTAN vaya a invadir Libia». Pero ya entonces los signos más evidentes apuntaban a lo contrario. [Ver, por las mismas fechas: síntomas de orquestación prebélica (19.2.11), y Libia, seriamente amenazada (26.2.11).]

Todavía ocho días después, el 4 de marzo de 2011, SAR se empeñaba en apuntarse a «la opinión general entre la izquierda y la población del mundo árabe» según la cual «no habrá invasión». A las dos semanas, la OTAN ya estaba invadiendo y machacando Libia.

Aún peor: en septiembre pasado, con la OTAN y sus esbirros del CNT haciendo estragos en Libia, SAR seguía con la misma tónica (ver también). Defendiendo, en su artículo “Libia, el caos y nosotros”, a unos “rebeldes” que avanzaban en su toma de Libia bajo el paraguas imperial. Pero, ¿cómo es posible que alguien pueda creer que la OTAN vaya a amparar o facilitar jamás la llegada al poder de unos revolucionarios verdaderos?


Arriesgados equilibrios

En dicho artículo, Alba iba aún más lejos. Aunque no sin todo tipo de matices –más propios de un equilibrista– para dejar clara su postura contraria al Imperio, dejaba caer perlas como: «La intervención de la OTAN salvó vidas.» «[La OTAN] ha bombardeado muy poco Libia con el propósito de alargar la guerra y tratar de gestionar una derrota del régimen sin verdadera ruptura con él» (algo más de un mes después, los medios convencionales hablaban de “26.000” operaciones de la Alianza; un promedio de muchos más de cien al día). «Nos guste o no, aun tratándose de una de las zonas más anti-imperialistas del mundo, no ha habido ninguna protesta contra la intervención de la OTAN» (desdeñaba así, para empezar, las masivas manifestaciones de ese signo que había habido en la propia Libia: ejemplo).

No es menos llamativo que, ya en noviembre pasado, comentase: «Vemos en qué se está convirtiendo ya el CNT; hemos asistido al linchamiento ignominioso de Gadafi, que espero que conduzca a sus autores -que son no solamente los ejecutores directos en Sirte, sino obviamente, todos aquellos que la han apoyado con bombardeos y declaraciones- ante un tribunal. Y si no, como hay pocas esperanzas de que sean juzgados, habrá que hacer como estamos haciendo en el caso de José Couso y en otros, habrá que presionar para que así ocurra.»

Un momento... ¿Es que para entonces el CNT no llevaba ya mucho tiempo desenmascarado a ojos de cualquier mente crítica? ¿No era evidente desde hacía meses, si no desde el principio, su complicidad con la OTAN? ¿No habían sido denunciados, hasta por la organización “humanitaria” (y pro Imperio) HRW, sus crímenes de guerra? ¿No había exaltado su líder, Abdel Jalil, el colonialismo? ¿No había pedido, incluso, el mismo CNT la continuidad de la presencia de la OTAN en Libia incluso una vez expirado el (supuesto) mandato de la ONU?

SAR utiliza, ¡nada menos que en el mes de noviembre!, el presente continuo (“se está convirtiendo”), cuando parece obvio que lo correcto sería emplear, suponiendo que hubiese habido “conversión” alguna, un pasado rotundo. De hecho, él mismo dice, no muchas líneas más abajo en ese mismo texto, que «esa revuelta popular fue inmediatamente infiltrada por oportunistas del antiguo régimen, por liberales que volvieron de Estados Unidos, y luego también por islamistas entrenados en Afganistán» (cursiva añadida). Recordemos que dicha “revuelta popular” habría empezado en febrero de 2011. Pasado rotundo, pues. Y que el CNT ya había quedado constituido el 27 de ese mes...

Habrá que preguntarse si tanto equilibrismo no lleva necesariamente a caerse. O sea, a contradecirse e incluso a defender, en la práctica, lo más claramente indefendible. (Por cierto, ¿ha puesto en práctica SAR esas presiones de las que hablaba para que los asesinos de Gadafi acaben en la cárcel? Téngase en cuenta su propia contribución a ese crimen; o más bien, a su justificación).

Lo cierto es que, al repasar los dichos de SAR sobre el caso libio, resultan comprensibles las reacciones de rechazo que ha suscitado (ejemplos: 1 y 2), por más que en algunas ocasiones hayan traspasado los límites de lo que ha de ser una crítica intelectual y política.

En ese mismo artículo incurre en otro notable error analítico cuando afirma: «La OTAN no es una instancia de poder homogénea. Hay nuevos actores regionales, como Arabia Saudí, como Qatar, como Turquía. Estados Unidos ha tenido un papel muy periférico en la intervención de la OTAN en Libia, mientras que ha habido otros actores que han aprovechado, como Sarkozy, para re-prestigiarse en una zona del mundo muy convulsa donde había perdido todo su prestigio después de haber apoyado a Mubarak y a Ben Alí hasta el final.»

Una descripción que no desentona con la que durante meses leímos en la prensa convencional. ¿También SAR resultó engañado por el smart power (poder astuto: ver 1 y 2)? Sin duda que, respecto a casos previos (Afganistán, Irak...), el gobierno estadounidense optó por mostrar un perfil bajo. Pero que nadie se engañe:

1. Recordemos que la intervención militar del Imperio contra Libia se conoció inicialmente con el nombre dado al operativo estadounidense en la misma (“Amanecer de la Odisea”).

2. Incluso en la fase siguiente, en la que se entregó la coordinación de las operaciones a la OTAN, el mando militar global estuvo en manos del comandante supremo aliado en Europa (SACEUR, por sus siglas en inglés), y por tanto –como siempre– de un general estadounidense (en concreto, del almirante James G. Stavridis).

3. El hecho de que, no obstante, Estados Unidos adoptase el citado perfil bajo seguramente refleja, más que una pérdida de poder relativo en el seno de la OTAN (como parece insinuar SAR), una confirmación de su inmenso poder: la superpotencia logró lo que buscaba con menos desgaste directo de sus propias tropas.

4. Como prueba de que el gobierno estadounidense estaba plenamente interesado en la macabra operación, recuérdese que el presidente Obama metió a su país en la guerra sin autorización del Congreso. Y tampoco olvidemos, entre otros detalles, cómo a la hora de la verdad (una vez asesinado Gadafi), la ministra de Defensa imperial, entre risas diabólicas, no dudó en anotarse el tanto para su país.

5. En cuanto al afán de “re-prestigio” de Sarkozy –en lo que podemos estar de acuerdo–, el dato más bien evoca cómo lo había perdido muy pocos meses antes: precisamente, entre otras razones, porque se topó con la oposición estadounidense. Esta, más hábil (smart), y desde luego más poderosa, ya estaba ordenando la salida del déspota tunecino, Ben Alí, cuando el gobierno francés aún le estaba apoyando. Y ya sabemos qué postura prevaleció.

6. Arabia Saudí y Catar no son más que peones del Imperio en la zona. Sorprende que nadie pueda creer otra cosa. Sus canales internacionales “de cabecera”, Al Arabiya –que emite desde Dubái– y Al Yasira, están continuamente emitiendo información favorable a los intereses occidentales frente a Siria, como hicieron antes frente a Libia. Que Estados Unidos es el capo indiscutible sobre los países que forman parte del Consejo de Cooperación del Golfo lo vemos no solo en cómo sus miembros (sobre todo, los dos citados) manejan la Liga Árabe al servicio del Imperio, sino también en cómo algún otro de ellos –en concreto, Emiratos Árabes Unidos– implora al gobierno estadounidense que no le obligue a romper sus intercambios comerciales con Irán, en el marco de las sanciones impuestas por aquel. ¿Turquía? Basta recordar que el gobierno de este país miembro de la OTAN ha aceptado la instalación en su suelo de partes del escudo antimisiles (para intranquilidad de su ¿ex amigo? Irán).


Gadafi, ¿un simple tirano inocuo para el Imperio?

Antes de concluir esta primera parte de nuestro análisis, abordemos otro asunto recurrente en la visión de SAR sobre Libia (y que, como veremos en la segunda entrega, trasplanta luego casi tal cual al caso de Asad en Siria): se trata de reducir a Gadafi a un tirano que además no tenía nada de antiimperialista (ver 1, 2 y 3). Por nuestra parte, en su momento reiteramos que no nos movían especiales simpatías hacia ese dictador (1, 2 y 3). Pero, a cada cual lo suyo, añadíamos que eso no justificaba la demonización a la que estaba siendo sometido (y menos, en general, desde fuentes que éticamente en modo alguno son mejores que él).

A este afán demonizador –otro detalle coincidente entre SAR y los grandes poderes político-mediáticos– volveremos a referirnos, más ampliamente, en la segunda parte de este artículo. Pero de momento recordemos que sí había razones, como no podía ser de otro modo, para que el Imperio quisiera deshacerse de Gadafi. Es cierto que este había seguido una trayectoria aparentemente errática en su relación con las potencias occidentales. No en vano vio durante años muy de cerca las orejas al lobo, lo que ayuda a comprender que él también actuase como un auténtico equilibrista (pero de un trapecio más peligroso que el de SAR). Ahora bien, no es menos cierto que hay motivos de sobra para que los dictadores del mundo lo tuviesen en el punto de mira. Para empezar, su afán de renacionalizar el petróleo libio al menos desde 2009, con expreso deseo de que los ingresos petroleros llegasen más directamente al pueblo, para lo cual se enfrentó con el Congreso de su país (no es raro que hombres de su régimen, aliados con las potencias extranjeras, le traicionasen; y que varios de ellos, incluido su ex ministro de Justicia, Mustafá Abdel Jalil –hoy jefe del estado libio–, pasasen a liderar el siniestro Consejo Nacional de Transición).

Otro detalle no menor es el discurso que en septiembre del mismo año pronunció Gadafi ante la Asamblea General de las Naciones Unidas (ver desde pág. 17). Es difícil leerlo actualmente y no pensar que el líder libio se estaba cavando la tumba... Se trata de una crítica de fondo, no ya a las superpotencias, sino al sistema mismo de la ONU que permite su despótico predominio. Con argumentos bien expuestos, transmitiendo una convicción que parece genuinamente idealista, Gadafi atacó duramente el poder de veto y pidió, de hecho, una reforma radical de ese organismo mundial. Un “mal ejemplo” para otras naciones, como muchas de África a las que por ese tiempo empezaba a liderar (además era entonces el presidente de turno de la Unión Africana, cuya fundación había impulsado diez años antes). Y rociando su intervención de un mensaje subversivo tras otro (hasta invocó la necesidad de reabrir el expediente sobre el asesinato de Kennedy).

En aquel discurso, Muamar no se olvidó de los palestinos, a los que siempre reivindicó. Allí, de hecho, defendió la solución al sempiterno conflicto abogando por un solo estado, al que llamaba “Isratina” (o “Isratin”, en inglés), basándose en una propuesta de su hijo Saif. He ahí un tercer motivo para que los imperialsionistas quisieran quitarlo de en medio.

No, tampoco parece que SAR acierte cuando se empeña en negar –absurdamente, visto lo visto– que Gadafi fuera molesto para el Imperio.

Sobre la base de esta manera de pensar, en la segunda y última parte de este análisis nos centraremos ya en el enfoque de Santiago Alba sobre Siria y, particularmente, en las evidencias que lo desmienten o, cuando menos, cuestionan en grado importante.

Concluyamos esta primera entrega evocando la máxima de SAR citada al principio: “Sólo la verdad y la justicia social son realmente anti-imperialistas.” No dudamos de que él cree sinceramente en estos valores. Pero entonces quizá va siendo hora de que reexamine sus posiciones en los temas aquí tratados para ver si hacen honor a ellos.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

20 comentarios · Escribe aquí tu comentario

Jose Luis Forneo

Jose Luis Forneo dijo

A mi me parece que SAR es esclavo de su propio empeño en defender lo indefendible. Echarse atrás quizás sea para él reconocer todo el mal que han hecho sus argumentaciones al, como dices tu "campo alternativo", sin contar el que ha provocado su desprecio hacia el pueblo libio en general, mientras sufria los bombardeos de la OTAN y las masacres de los "revolucionarios" libios.

Tienes razón que deberia al menos reconocer que la supuesta primavera libia acabó a las primeras de cambio en intervención imperialista, y que lo que sucede en Siria es un calco de esa revolución de colorines arabizada.

No obstante, le entiendo perfectamente. A mi también me daría mucha verguenza reconocer mi colaboración argumental con los criminales de la OTAN, pero a veces ese acto de demostrar la propia verguenza hace que uno se transforme de complice del genocidio en un simple intelectual equivocado que, si bien no borra todo el mal hecho, al menos si que humaniza.

Saludos

Anónimo

Anónimo dijo

Sií , es que un “error” que no se rectifica desde el principio menos se va rectificar mas tarde, ya que los intentos que hizo fueron los contrarios según lo he ido leyendo , pero claro es que no fue solo el si no que hay un largo listado desde Ramonet a Arce.
A mi desde el principio me llamo la atención la denominación “primavera árabe”...cuando era islámica y mas cuando se referían a los norte africanos y a los magrebí es. Ya se, son de cultura árabe..Pero estamos hablando de pueblos..Lo tome como un neolenguaje vaya.
.Indudablemente claro que hay la Liga Árabe, pero precisamente por eso lo veía como un desmonte de lo que quedaba de ella y de los que se habían aliado con la URSS en su momento y que algunos aun eran regimenes laicos. Siguiendo lo que habían hecho en Irak o la intervención en Afganistán contra la URSS.
Es más en algunos casos , no se el de el , es que me atrevo a pensar que tiene mucho que ver con el giro de Al. Yasira…desde la guerra de Irak y el apoyo a Hamas . Ahí hubo un giro de todo una serie de gente . Yo mismo me quede sorprendido de un texto de Doménech en Sin Permiso de cómo se quedaba expectante frente a lo que veía en Al Yasira…no tomaba partido .
Es curioso que Alba con las críticas paso a llamarle “democracia islámica”. No se si el partido comunista de Túnez tuvo que ver en su caso. El al principio se defendió apoyándose en el .
Cosa curiosa de mi mismo, tanto rastrear me encontré con un texto que explicaba a los cuatro cinco días que habían intentado matar a Gadafi y fallo y lo contaba a no se quien el ministro de interior. ( lo debo tener en el blog) y lo vi claro…Además se le había opuesto una parte de la Asamblea a la renacionalización total del petróleo .Pero ya se sabia también que la revuelta era armada .Una crisis de Estado. Y seguí el ninguneo de la Unión Africana , Todo esto antes de aprobar la resolución la ONU. Después utilizaron a tope las palabras de Gadafi.
Y entonces como otros nos aclaramos..desde el principio ¿ y como el se equivocó y sigue lo mismo..?, Aparte que una cosa es Túnez , otra Libia e igual los demás. Incluso depende si son estados con controles policiales o militares.
Marruecos , Túnez , era / es control policial y en cambio Argelia , Egipto , Siria militares. Y Libia era un caso aparte policial y milicias populares. Por eso yo también vi. claro que Siria les costaría. El ejército sirio está muy bregado y unido.
Recuerdo un libro de Alba…. Vendrá la realidad y nos encontrará dormidos . que la verdad es el único libro de el que he leído .. Libro que está muy en la línea de esa frase....????.

Menuda investigación ha hecho amigo …larga . detallada , matizada ..excelente.
Bien , mas tarde vuelvo
Un cordial saludo.

lois

lois dijo

Anónimo es Lois... salud

Cordura dijo

José Luis, Lois:

Ciertamente debe de haber un problema de orgullo ahí. Muy humano, muy difícil de erradicar..., pero además muy delicado y muy grave cuando se mantiene a pesar de que lo que está en juego sean, no una ya, sino dos guerras de agresión. Si SAR sigue con el “sostenella y no enmendalla”, entonces habrá que empezar a dudar de su calidad moral. Y Dios sabe que yo no quiero ir por ahí ni en absoluto estoy hablando en términos “coactivos”...

Lois, yo creo que lo del giro de Al Yasira no fue más que algo aparente. A mí siempre (o sea, desde que la conocí a raíz del 11-S) me pareció un instrumento de la CIA, una especie de sucursal “islamista” de la CNN. Lo que pasa es que hacía el mismo papel en el campo mediático que Al Qaeda en el campo militar. (Y en cierta medida lo sigue haciendo, ahora que apenas muestran ascos a aliarse con Al Qaeda en Libia, Siria... aunque la sigan “machacando” en otros países, como con lo de Toulouse).

Interesantes tus reflexiones como siempre, y una pena que (¡también como siempre!) no las entiendo todas, pues me huelo que las que no entiendo también lo son...

Saludos cordiales.

Jorge

Jorge dijo

Excelente comentario, no se como te las arreglas para ser claro con un tema tan complicado como los "tiempos de verbos", muchas confusiones, algunas involuntarias, otras no..se generan a partir de este devenir, que muchos no quieren o no quieren entender.
es como el caso de que el 11 9 muy poca gente creía que la versión oficial era falsa, y despues de la jugada Afganistán, e Irak posteriormente, quedó más expuesta su vena canalla, porque con un atentado así y las futuras invasiones como una "amenaza" todo quedaba como una hermosa teoría conspirativa..pero cuando el devenir histórico empieza a ratificar los hechos, toma fuerza, el principio y el final, aunque no se crea, uno de los problemas del pensamiento, es la misma coherencia, yo arranque negando una conspiración americana en el 11-9, mas bien creí en descuido, o descuido cómplice, si hubiera mantenido esa posición hasta hoy, seguramente todos mis razonamientos serían erróneos, o cuasi erróneo, por llevar una "falla" de sistema, lo que es cierto que a muchos intelectuales les cuesta frente a su seguidores admintir, parece que nos engañaron de nuevo..y entonces se ponen agresivos contra gente de su mismo campo que los contradice en una coma.....vengo de argentina en donde en pleno neoliberalismo los stanlinistas y los trokistas tenían mas disputas entre ellos que con el propio sistema y estaban varados en 1930 y sus secuencias historicas.....<MUY BUEN ARTICULO

errar es humano

errar es humano dijo

Al tomar el poder en Rusia, los bolcheviques tenían la esperanza de que se produjera un levantamiento revolucionario en Europa. Este no se produjo, y la paz prometida en octubre pasó a ser una necesidad absoluta para satisfacer las demandas del ejército y de los campesinos. Se trataba al mismo tiempo de firmar la paz, de negociar la política expansionista territorial de los gobiernos burgueses, pero sin que pareciera que se claudicaba ante los Imperios centrales.
Se firmó un armisticio el 15 de diciembre y los debates sobre la paz comenzaron el 22 de diciembre, siendo comandada la delegación rusa por Trotski, que hizo publicar todos los tratados secretos y acuerdos sobre cambios territoriales alcanzados previamente entre ambas potencias. Las exigencias alemanas fueron enormes: Polonia, Lituania y Bielorrusia debían pasar a estar bajo ocupación alemana. Se inició así un acalorado debate en el seno del partido bolchevique, donde se confrontaban tres posiciones. Unos, como Bujarin, defendían la necesidad de una guerra revolucionaria, Lenin opinaba que había que dar el brazo a torcer, y Trotski, que venció en la votación con nueve votos a favor por siete en contra, propuso rechazar la firma de una paz que conllevara cambios territoriales pero que sí que había que declarar el fin de la guerra.
Como respuesta, el ejército alemán lanzó una ofensiva el 17 de enero, avanzando rápidamente en Ucrania. La posición de Lenin, favorable a la firma inmediata de la paz, fue ganando adeptos dentro del partido, pero los alemanes endurecieron las condiciones del tratado de paz. El 3 de marzo de 1918, los bolcheviques firmaron el tratado de Brest-Litovsk, por el cual Rusia perdía el 26% de su población, el 27% de su superficie cultivada y el 75% de su producción de acero y de hierro. La situación económica de la joven república soviética, ya agravada por una guerra mortuoria que había durado cuatro años, se presentaba desesperante.

Hipocresía mundial !!

Hipocresía mundial !! dijo

Alguien es verdaderamente molesto para un imperio cuando es cohenrente, cosa que no puede decirse de Gadaffi. Era fácil para el imperio vender una imagen de gadaffi como vulgar sátrapa que había instaurado una monarquía tiránica y lo mismo pasa con Siria o Corea del norte. Si las revoluciones son incapacesde nombrar jefes de estado en el relevo generacional necesario, a gente que no sean "hijos de, los kinsumnes, muahmares o assazes" o "hermanos de...", mucha gente honesta no puede diferenciar dichos regímenes de monarquías corruptas árabes o europeas. Claro que cuando uno pide allí lo que niega en su casa, como Gadaffi en la ONU, y justifica en unos lugares, la libia de gadaffi, la siria de assad, la corea del norte de los kinsunes, lo que debe ser criticado tanto allí como aquí, pierde toda la credibilidad. Solo los muy "militantes" pueden creerse el discurso anti Alba Rico, la mayoría "poco militante" creerá que Alba Rico actúa de buena fe y por honestidad intelectual, y quiere lo mismo en Libia, Siria o Kinsulandia, que en Tunez o en el estado español, cosa que puede dudarse de los que utilizan un doble raseto tan lamentable como el de la propia OTAN con las tiranías Saudies o israelí.

Rosita

Rosita dijo

Muy interesante lo de Cordura y los comentarios. Los polítólogos debieran ser coherentes para resultar creíbles. R.-

Cordura dijo

Claro que errar es humano. Justo por ello, Santiago Alba no debería tener tanto problema en reconocer sus errores.

No estoy seguro de que la (plena) coherencia sea indispensable para resultar molesto al Imperio (máxime cuando este tiende al totalitarismo y, con ello, a la paranoia). La propia URSS, lo sabemos, tenía muchos detalles incoherentes y no por ello dejaba de ser un estorbo para las ambiciones capitalistas. En cualquier caso, a estos no les podía hacer la menor gracia que Gadafli volviese a echar a las petroleras, ni a los sionistas su decidido apoyo –y como líder panafricano, además– a la solución de un solo estado para Palestina.

Si has leído el artículo, supongo que estarás de acuerdo que no se enmarca en ningún “discurso anti Alba Rico”, sino en un cuestionamiento de sus posturas. No ponemos en duda su honestidad de fondo, no le hacemos ataques personales; lo que decimos es que está dejando de lado múltiples elementos de juicio relevantes, hecho que enturbia decisivamente su análisis. Y que, para colmo, es incapaz de reconocer sus graves errores arriba expuestos (tanto predictivos como meramente analíticos), pese a la confusión que con ellos generó en el campo disidente, y a lo que podría ayudar a resolverla si los reconociera.

Una confusión que le alcanza a él mismo, a causa del “equilibrismo” que arriba destacamos. Y que le lleva a no resultar coherente de manera objetiva, pues su discurso –a veces incluso de manera bastante explícita, como se documenta arriba– llega a favorecer las posturas de la OTAN. De ahí que, como señala Rosita, no acaba resultando un politólogo coherente ni, por tanto, creíble.

Por nuestra parte, tratamos de ser coherentes al máximo. Lo que este el autor de este blog sostiene es que la cita inicial de SAR debe hacerse efectiva, cosa que nos interpela a nosotros mismos.

En la segunda parte explicaremos (más) por qué pensamos que no es apoyando a los “rebeldes” como es de verdad coherente una posición genuinamente antiimperialista, si por esta entendemos realmente una defensa de los pueblos.

Saludos cordiales.

lois

lois dijo

Le habia dejado un comentario en mi blog pero como tiene que ver con esto aunque sea en paralelo , lo pongo aquí ...

Bueno, de Prieto, yo también leí esta crítica de Casares,
http://www.kaosenlared.net/component/k2/item/2670-lo-que-no-muestra-m%C3%B3nica-prieto-de-periodismo-humano.html?tmpl=component&print=1

Pero luego los artículos sobre Siria que leí en Rebelión uno es sobre el Ejercito libre sirio, y solo los presenta, pero es como dejar caer, que hubo muchos desertores del ejercito y la rebelión es de ellos, lo que no es cierto y el otro sobre videos , ya los conocía por que los colgaban en los artículos del País sobre Siria y la conclusión era que ese chico que denuncia es un actor y los videos son un montaje qatari o turco o de quien sea.
La polémica sobre Siria…los dos planteamientos son claves…el ejercito…que dicen que hay muchos desertores...y no es cierto…y luego las masacres directas de civiles, que se las achacan a los gubernamentales cuando...Esta demostrado que los otros hacen limpieza…y disparan contra la población ya lo denuncio el primer informe de la Liga Árabe que luego boicotearon.
Esa limpieza ya lo hicieron la otra vez cuando el padre de Asad los reprimió. mataban a todos los maestros laicos…y más...Por otro lado en ABC, un periodista inglés, también entrevisto a familias de Homs y contaban como mataban a chiítas y a cristianos o los que no se ponían de su bando.
Efectivamente si desde Libia hubo un giro , aquí hubo otro y quizás tenga que ver con la qatarizacion de Hamas . incluso hay un personaje, no recuerdo su nombre que estuvo en la flotilla de la Libertad, y fue herido, luego paso a Libia y ahora esta ahí en Siria .
El giro no solo fue de Hamas si no de Turquía. Y el relanzamiento de Qatar y el cambio claro de Alyasira yo creo que biene del discurso de Obama berzinskeniano en el Cairo( volver al principio del final de la Guerra fría)…antes era mas plural y incluso en Irak era reprimida y cambiaron la cúpula y la dirección cuando emperezaron las primaveras y salto en lo de Egipto , con los hermanos musulmanes .
Un saludo cordial.

Cordura dijo

Jugoso y valioso tu comentario como siempre. Estoy de acuerdo en todo (básicamente, con matices como las que ya te hice sobre Al Yasira). Eso sí, me vendría bien que me pasases el enlace sobre eso de 'ABC' (me suena pero no doy con ello...).

Ah, y muchas gracias por lo de Prieto, ¡no lo conocía!

Un cordial saludo.

lois

lois dijo

Respecto a la Revolución Rusa , la revolución de febrero del 17 se hacia bajo la consigna popular de .. " tierra , pan y paz"...y eso eran los soviets , que no hay que confundir con los bolcheviques...Lenin firmo la paz por eso y por los problema internos ,¡ todo el poder para los soviets!... lo cual ocasionó la critica de los Spartaquistas y en parte romper con la revolución en Alemania y estos fueron liquidados...Luego Lenin disuelve el Congreso de Soviets , ya que los bolcheviques estaban en minoría. O sea que luego del todo poder para los soviets fue todo el poder para los bolcheviques, eso si Lenin tenia la capacidad de rectificar . La NEP por ejemplo.
Respecto a Gadafi , discrepo de lo que dice Hipocresía , sus planteamientos eran muy amplios sobre África , unión, bancos , moneda , y rectificación de la política interna mas distribución vaya y la propia Asamblea se le dividió y no le obedecía por eso su mando , el no llevaba el gobierno , era relativo. es que la misma organización del Estado Libio lo era.
Y es muy curioso además que Alba justifique su posición además apoyándose en no que le dijo Castro.????
O sea Gadafi era un dictador y Castro una ave maria.
Y pondría un ejemplo . Irán la revolución empezó popular pero luego los clérigos se apoderaron de ella y masacraron a la izquierda y al ala mas “democrática”no clerical, fue nada menos que el Musavi al que Occidente ahora apoya. Que es un democráta liberal avanzadisimo,,, jajaja!!..
Y bien que le facilitaron el pasaporte a Jomeini.
De aprendices de brujos esta la historia llena.
Un saludo.

lois

lois dijo

Alba con Castro...http://www.rebelion.org/noticia.php?id=144917... salud.

lois

lois dijo

Lo del ABC no guerde la referencia si lo encuentro se lo paso..miraré...fue al mismo tiempo que en el País un periodista inglés decia lo contrario..me entere por los comentarios en Público. salud.

lois

lois dijo

No encuentro lo del ABC ..pienso que también hacia alusión a los refugiados cristianos que se iban a la zona kurda y por supuesto a la represión de las minorias por los " rebeldes"..si lo encuentro se lo paso ....tampoco era nada especial a mi me llamo la atencion por que contradecia el viaje que hacia un periodista de Le Monde y otro inglés y del inglés un domingo debio ser a final de febrero publicó un reportage en el Pais ...saludos.

Kuribashi

Kuribashi dijo

Y como el Isuerga pasa por Valladolid, unas dudas acerca del "islamista solitario" de Francia.

http://www.diariovasco.com/v/20120328/mundo/mohamed-merah-confidente-20120328.html

yanoj

yanoj dijo

Me ha encantado el artículo. Indispensable en estos tiempos donde muchos intelectuales están quedando por detrás de los conocimientos de la gente normal. Lease los comentarios de Publico, El Pais, Cuartopoder,... Los comentarios van la mayoría en un sentido crítico.

Por cierto, los comentarios con un gran nivel también y bien preparaditos.

Julio Hermaz.

Julio Hermaz. dijo

... Nadie!, mira al mundo y sus conflictos desde una posicion mundial, sino parcial a sus informaciones, credos y particularides.

Ser antiamericano y pro Ruso o Chino o cualquier otro poder, no te hace anti-imperialista, eso!, es otra cosa.

Ser Imperialista o Salvador del Mundo, cuesta dinero... Lo demas!, es Lo demas!...

Los Norteamericanos!, El Pueblo Norteamericano!, ya sea justo o injusto, reconozca o no sus culpas en "la aventura de la familia Bush"... Una vez visto y comprobado el gasto anual de mas de mil millones de dolares a Paquistan, Que Ocultaba A Bin Ladin. Despues del apoyo en Libia, y los mas de mil millones anuales a Egipto, sin garantizar lealtades mas que compradas a caro dinero!

El Pueblo Norteamericano (Perdidas sus casa y trabajos)...!NO QUIERE! apoyar a este gobierno, en gastos que no hace en sus compatriotas leales, para gastar en aquellos que siempre les diran y gritaran !Infieles!... Y despues de resolver el problema, !LE MATAN A SUS EMBAJADORES!.

Lo mas que los norteamericanos permitirian hoy con respecto a Siria, seria enviar misiles desde el mar, a los palacios y bases militares del actual gobierno Sirio. (cruel/caracteristico/Arabe/de "la crueldad por gobierno)... No hay alianzas compradas!, ya los norteamericanos se estan cansando de eso!.

Saludos.
Julio Hermaz.

Cordura dijo

YANOJ:

“...muchos intelectuales están quedando por detrás de los conocimientos de la gente normal.”

Creo que has sintetizado perfectamente la impresión que otros también tenemos desde hace tiempo.

JULIO:

Los estadounidenses “de a pie” tienen una gran responsabilidad moral por dejarse embaucar por sus gobiernos, y eso en el mejor de los casos.

Saludos cordiales.

raúl gonzález

raúl gonzález dijo

Una magnifico artículo, trabajado a conciencia y de un gran rigor intelectual.

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Inserta un emoticono

Sobre este blog

Avatar de Cordura

El Blog de Cordura

Sobre el poder y el amor por la senda del Maestro.

ver perfil »

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):