Por Bloguerías

13 Dic 2010

Escrito por acastellano

13 Dic 2010 - Enlace

Lamento por la pérdida del gran quejío

Se nos fue Morente. La noticia era esperada, pero no por eso duele menos. Después de una jornada larga en la redacción, recordando lo mejor del maestro, su voz sonaba en el coche por soleares precisamente a eso, a soledad en la que nos deja el maestro, y el quejío, estremecedor, era acompañado por unas leves gotas de lluvia otoñal como si el mismo cielo sintiese esos ecos profundos como propios. A mí el pellizco me sobrecogió el viernes, cuando aún albergaba esperanzas de su recuperación, cuando aún esperaba el milagro, pero la idea de no volver a escuchar ese lamento del Albaicín encima de un escenario, me rompió el pecho y me estremeció las tripas. Hoy ha fallecido Enrique Morente, el cantaor, el maestro, el más joven de los mayores del flamenco, y nos dejó a todos los aficionados un poco más huérfanos.

Yo soy joven. No puedo narrar cómo fueron aquellas noches interminables en los tablaos madrileños, esas en las que compartía cartel con Camarón y Carmen Linares, esas que acababan en las ventas de las afueras de Madrid. Yo no puedo presumir de amistad con el maestro, como si harán mañana algunas firmas ilustres. Y con razón. La suya era una amistad para presumir. Yo no podré contar mis vivencias, porque no estaba, aquella noche en el San Juan Evangelista en la que salió de la sala escoltado por la policía que, digamos, le invitó amablemente a pasar la noche en el calabozo por haber dedicado unos fandangos libertarios a Carrero Blanco, asesinado ese mismo día.

Tampoco podré hablar de aquellas noches maravillosas en La Unión, como las que me contó el verano pasado Pepe Cros, un gran aficionado y admirador del granadino, que me decía: “Con Enrique Morente me he tirado hasta las once de la mañana y lo he dejado en la parada de taxis para que se lo lleven. Enrique además de un gran cantaor es un bohemio, y le gusta atender a la gente. Él es un sabio del flamenco, de lo poco que queda. Y también compitió en La Unión pero no llegó a la final, y fue el primer cantaor que cantó en una silla, porque aquí la gente cantaba de pie. Su garganta es una caja de música, y su cabeza es una cosa prodigiosa”.

Lo que sí puedo contar cómo me sorprendía cada vez que le escuchaba hablar. Con ese hilillo de voz, con esa conversación pausada, humilde, Morente transpiraba la sabiduría del que es listo y ha vivido mucho. Como cuando le entregaron el Castillete de Oro, máxima distinción del Festival de Las Minas, y después de la presentación que de él hicieron, tras una pausa en la que esbozó una socarrona sonrisa, sólo se atrevió a decir con una voz de la que se intuía una larga noche anterior. “Vaya, he tenido la sensación por un momento que el hombre del que estaban hablando era otro, que no podía ser que estuvieran hablando de mí”. Era un hombre libre, al que le gustaba disfrutar del tiempo sin planes ni relojes.

También fue un artista generoso. Llegó a crear una casa de discos, la de los Probeticos, artistas que siempre tienen que mendigar. Él animó a un joven Miguel Poveda, del que en un momento sólo se resaltaba ser de origen payo y catalán, a cantar en este idioma tan ajeno al flamenco (ánimo que se traduciría en un disco conmovedor, Desglaç). Tuvo también palabras elegantes para un joven bailaor Israel Galván, cuando nadie alcanzaba a comprender su deconstrucción del flamenco: “Es el más viejo de los bailaores jóvenes”, dijo de él.

Precisamente de Morente se podría decir que era el más joven de los cantaores viejos, porque nunca se detenía. En este 2010 he tenido oportunidad de verle cantar muy seguido, y nunca un recital fue igual a otro. Su grandeza radicaba en su capacidad para modificar los cantes siempre con acierto, para estremecer con un ay dicho en su sitio, ni antes ni después, desgarrado sin necesidad de sonar exagerado, al filo pero nunca roto, sentido y dolido. Ese era Enrique Morente sobre el escenario. Libre y estremecedor. Creador y no recreador, porque cada cante era único cada noche. Recuerdo algunas en las que al maestro parecía que se le quebraba la voz, que estaba roto, que le faltaba el aire, que no llegaba. Y a la nota siguiente, en el cante, cualquiera que fuera, malagueña, soleares, seguiriyas o tangos, su voz renacía plena de fuerzas para pellizcarme directamente el corazón.

Morente en el escenario era una enciclopedia del flamenco. Todas sus creaciones de laboratorio en el estudio, arriesgadas, siempre empujando un poco más lejos que el anterior, tenían una traducción en las tablas, una traducción que enlazaba, directamente y de la manera más natural, con el arte de los grandes, los viejos, las fuentes del flamenco. Por eso era respetado por todos, puristas y renovadores.

Que el rock hoy llore la muerte de Morente como si fuera uno de ellos me congratula. Que tantos que no conocen el flamenco reconozcan la grandeza del maestro, no hace más que engrandecer su figura. Su arte era tan poderoso que pudo convencer a los modernos, esos que desprecian o se cansan del flamenco por ser difícil de abarcar, por ser oscuro, radical y arcaico. Me alegra que hoy suene el Omega, aquel disco que grabó a partir de Poeta en Nueva York, de Federico García Lorca, la música de Leonard Cohen y la compañía de Lagartija Nick. Afortunadamente, Morente fue mucho más. Ojalá sirva este trabajo para acercar a los profanos a una vasta discografía, esa que empieza homenajeando a los maestros, esa que puso patas arriba el flamenco del siglo XX y lo metió directamente en el XXI sin olvidar nunca la fuente.

Hoy todos lloramos su pérdida. Y mi llanto es amargo, maestro, quiero verte una noche mágica más… Si cierro los ojos, puedo empezar a oirla…

Puedes escuchar aquí la selección de este blog de 15 cantes imprescindibles para recordar a Morente en Spotify .

(FOTO: CRISTÓBAL MANUEL, EL PAÍS)

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

5 comentarios Escribe tu comentario

Aníbal García Rodríguez

Aníbal García Rodríguez dijo

Que salga Enrique. Soneto.

Que no caiga la noche de Granada,
que alumbre siempre el Sol del Albaicín,
que quiten el cartel que dice fin,
que aquí pase la muerte de pasada.

Que el tiempo se detenga el mes pasado,
que venga el de Lucía y su guitarra,
que no falte el zumito de la parra,
que asistan los cantares de Machado.

Y el "Jota", Leonard Cohen y Picasso,
Mairena, Caracol y Fosforito,
y Lorca, Pepe Hierro, hasta mi vaso.

Y el rock, el blues, el pop, el fado, el tango,
París, Madrid, Berlín, New York y Quito...
que salga Enrique y cante otro fandango.

14 Diciembre 2010, 01:26

Lidia Lozano dijo

«Los flamencos hoy no cantan,

mudan quedan las plazas,

desde Gata a Finisterre,

desde Oporto a Palma.

Los “calés” del mundo entero,

de “ducas” visten el alma,

el albaicín oscurece,

que ni “un debé” hoy lo aclara.

Mi Graná, última mirada,

mi Mulhacén me “araquera”,

no quiero “najarme” mi Alhambra,

sin decirte lo que me “camelas”.

Un “calé” viene a los lejos,

San Pedro abre las puertas,

que es Enrique Morente,

y “un debé” lo quiere cerca»

14 Diciembre 2010, 09:09

musica en tu celular

musica en tu celular dijo

Que descanse en paz y gracias por los increibles temas y la maravillo musica, recordaremos por siempre a este gran artista, hasta siempre

16 Diciembre 2010, 17:45

Jose Luis Sanchez

Jose Luis Sanchez dijo

Los duendes buscan por los rincones,
las musas perdidas en los callejones.
¿donde esta flamenco de los trovadores?
¿donde el cantaor de cantaores?.

Dios se llevo al “Ronco” de Granada
sin poderse despedir de su bella amada,
la Alhambra le llora sola y desconsolada.

A la luz de una candela
los flamencos están de duelo,
desde la Torre de la Vela
lanzan sus quejíos al cielo.

Cuando vuelva al Albayzín
me ahogara el dolor y el llanto
en una tremenda agonía sin fin.

20 Diciembre 2010, 08:50

dmr

dmr dijo

Para un día como el de ayer: http://www.youtube.com/watch?v=I89-ERZMvrQ

19 Julio 2011, 06:47

Escribe tu comentario

Sobre este blog

Avatar de acastellano

Si eres curioso, simpatizante o aficionado al inabarcable mundo del flamenco, asómate en este blog a lo que se cuece por sus caminos de la mano de la periodista de EL PAÍS Ángeles Castellano.
Si quieres contactar con la autora, escribe un correo a info @ porbloguerias.com. Puedes seguirlo también en Twitter: http://www.twitter.com/porbloguerias y en Facebook: https://www.facebook.com/Porbloguerias

Ver perfil

Buscar

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

Amigos

  • fernando-navarro
  • dario-manrique
  • Francisco Reinoso Cobo
  • jdminguell
  • Álvaro Pérez
  • rjcano
  • rosajc
  • Luis Pablo Beauregard Alday
  • rlendinez
  • Lucía Angélica FOLINO
  • prodriguez
  • angelmartinezx2
  • casajuntoalrio
  • juan-manuel-jimenez-garcia
  • pobretv
  • La mirada turbia
  • interstockbroker
  • Juan Antonio Delgado Serrano
  • juanmanuel
  • MONICARLOS http://soniricpop.tk
  • chinalaine2
  • Beatriz Rubio
  • landahlauts

Mis tags

ElPais.com Cultura

Esperando Contenido Widget ...