Por Bloguerías

Hay 4 artículos con el tag cádiz en el blog por-bloguerias. Otros artículos en Comunidad El Pais clasificados con cádiz

Escrito por acastellano

07 Sep 2011 - Enlace

Por Bloguerías y otros palos: Algo pasa en 'Cai'**

Abrimos una nueva ventana a la colaboración en una sección que inauguró, hace unos meses, el periodista de RNE Manuel Moraga. Hoy nos visita Fermín Lobatón, colaborador en diferentes medios de comunicación durante más de 20 años y crítico de flamenco en El País y Diario de Cádiz, entre otros, además de estudioso, aficionado a lo jondo y muchas otras cosas más.

**...Entre el flamenco y el jazz

La cosa está por estudiar, pero no cabe duda de que algo hay entre Cádiz y el jazz. Históricamente, podría tener que ver con la condición portuaria de la ciudad -con ese tránsito e intercambio de personas, culturas y músicas, de tanta trascendencia en el flamenco-, o por su también condición balnearia, con hoteles principales que, a mediados del pasado siglo, contaban con orquestas estables, entre las que parece que era cosa normal el cultivo del swing. La pervivencia del vocablo jambá, que es una muy gaditana lectura de las Jazz Bands que se anunciaban en esa época, y que vino a nombrar en la zona tanto a la batería como a cualquier formación de las que amenizaban fiestas familiares, podría ser una prueba de esa antigua presencia del jazz en la ciudad, pero resulta pura anécdota ante la vibrante realidad que, en estos terrenos, Cádiz ha venido ofreciendo desde los años ochenta del pasado siglo.

En esa década se comienzan a detectar los primeros movimientos de músicos locales en bares, y Cádiz acoge también conciertos de grandes del jazz (Chet Baker, Art Blakey o Chic Corea). Pero sobre todo, a finales de 1987, se programan unos encuentros de jazz de músicos gaditanos en la peña Celestino Mutis, en el barrio de La Viña. De allí surgió casi de forma inmediata la celebración del I Seminario de Jazz Ciudad de Cádiz, que habría de ser impartido por el Taller de Musics de Barcelona. Nadie pone hoy en duda que la celebración de ese seminario, con intensísimas noches de jam sessions en la citada peña, supuso un revulsivo para los músicos gaditanos y el punto de inflexión por el que se canalizarían brillantes carreras profesionales posteriores. Quizás desde ese tiempo, el censo de músicos de la capital siempre ha sido lo suficientemente alto como para permitir la continuidad de toda una Big Band de 18 profesores en ella, La Sonora, fundada en 1997. Dirigida en la actualidad por el trombonista Juan José Guillamó, es poseedora de un repertorio versátil que ha abordado lo mismo el flamenco que la música del carnaval local, como quedó registrado en el disco La Sonora por Cádiz, grabado en directo en el Gran Teatro Falla (Bujío, 2007).

La escena jazzística gaditana actual está bien nutrida tanto por herederos del citado seminario como por nuevas incorporaciones. Entre sus músicos los hay que, proviniendo del flamenco, se acercan a un formato jazz (el pianista Sergio Monroy , último ganador del premio El Filón al mejor instrumentista en La Unión) y otros que, como el saxofonista Pedro Cortejosa, con varias grabaciones en su haber, no guardan ninguna relación con el flamenco en su producción. Pero, sin duda, existe una tendencia mayoritaria entre ellos que apunta a un ejercicio jazzístico en el que, con todo respeto, se incorporan elementos propios del flamenco y se establecen interesantes diálogos entre una y otra disciplina. Es este un trabajo que huye de lo fácil –ya no se trata de meter un viejo estándar en el compás de bulerías-, y persigue un encuentro positivo en el que se integran ritmos y aires flamencos dentro de las armonías y la sintaxis del jazz, buscando nuevas atmósferas y colores, persiguiendo una vía de expresión propia que pretende, a su vez, la universalidad de toda manifestación musical que se precie.

Resulta curioso, y es muestra del dinamismo de esta escena el hecho de que, en los dos últimos años, se hayan producido hasta cuatro grabaciones que abundan en unas fructíferas relaciones del jazz con el flamenco. Entre ellos, el proyecto Kind of Cai (Surfonía, 2009) es sin duda uno de los más importantes, y muestra la madurez creativa de músicos tan habituales en la escena gaditana como el guitarrista Luis Balaguer, el saxofonista Carlos Villoslada -residente en Cádiz, aunque nacido en Huelva-, y el pianista Miguel Ángel López. A ellos se suman el contrabajista de Rota D.J Foster, y el conocido percusionista brasileño Rubem Dantas.

La propuesta parte de una original relectura de la grabación Kind of blue, del trompetista Miles Davis, en su día una revolución al inaugurar el jazz modal en una música que hasta ese momento había sido tonal. La música modal, procedente de la Antigüedad, está presente en la mayoría de elementos musicales que sustentan el flamenco, cuyos principales estilos son modales. De ahí que estos músicos gaditanos, buenos conocedores de ambas disciplinas, realizaran esta fresca y original relectura de la legendaria obra añadiéndole aires y ritmos procedentes del flamenco. La grabación sigue de manera rigurosa el orden de los cinco temas que compusieron la grabación original de Davis: So what que se escucha en tiempo de bulerías al golpe, Freddie Freeloader que va por tangos, Blue in green por soleá, All blues en clave de tanguillo, y Flamenco Sketches que adopta la de la seguiriya. A esos temas se añade la propina de una versión del conocido Milestones.

En el año 2010, coinciden en su lanzamiento tres grabaciones: El jardín de las naranjas (Lunadisco), del flautista y saxofonista Carmelo Muriel; Campo de Agramante (Nómada 57), del pianista Javier Galiana, y Tabanqueando en la Plaza Niña (Surfonía), del antes citado Carlos Villoslada.

En El jardín de las naranjas -grabado en formato de cuarteto con la colaboración del guitarrista Nono García, Juan José Sainz (batería) y Piet Verbist (contrabajo)- encontramos bulerías, bulerías por soleá o unas soleares en las que la flauta canta con el acompañamiento de la guitarra. También hay unos tangos o una rondeña y la composición que da nombre al disco, un pasodoble francamente hermoso que supone todo un hallazgo, a la vez que una apuesta del autor por ese ritmo, en ocasiones tan vilipendiado, como opción creativa.

Campo de Agramante es, tras Werther en Nueva York (2008), el segundo disco de Galiana con su grupo Spice Berberechos, una formación en la que mantiene el lustre de los saxos de Carlos Cirera e incorpora la percusión de Carlos Cortés junto a la voz cantaora de un sorprendente Carlos Denia, que se ajusta a las exigencias compositoras de un pianista que viaja de la extroversión al intimismo y de los aires atlánticos al cosmopolitismo mediterráneo. Bulerías sobre Mingus, tanguillos y alegrías de la tierra, melancólicas soleares o granaínas se presentan con arreglos tan convincentes como cohesionados.

Villoslada, acreditado por las experiencias de Saguiba o Kind of Cai, muestra Tabanqueando en la Plaza Niña, su primer trabajo como líder de la vertiente más íntima, y puede que más lúcida, de una inspiración de largo aliento. Experimentación de resultados elegantes y atmósferas que viajan de la alegría de los fandangos de su tierra o los ritmos de la bulería o el tanguillo a los jondos caminos de la soleá, que aborda con un respetuoso y reposado tempo, el mismo que gobierna su nana o su toná a la que sigue una trilla por seguiriyas, todas ellas con el cante de Raúl Gálvez, el imprescindible piano de Juan Galiardo y la percusión invitada de Rubem Dantas.

Son tres distintas aproximaciones a un jazz que se contamina felizmente con el flamenco, y unos discos que nos muestran a tres compositores desplegando una vasta y surtida cultura musical que se puebla de los mejores ecos. Pero, en Cai, aún puede haber más...

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Escrito por acastellano

15 Dic 2008 - Enlace

Camarón en los ojos de La Chispa

Es la enésima biografía que se escribe sobre José Monge, uno de los cantaores más importantes del siglo XX, desde que falleciera en 1992. Sin embargo, es la primera autorizada por su mujer, Dolores Montoya, La Chispa. Y no sólo eso, además, está contada en primera persona. El periodista gaditano Alfonso Rodríguez hilvana los recuerdos de la viuda, los une a los de los hermanos del cantaor y a los de sus amigos más cercanos para hacer el retrato personal de un mito del cante. Aquí es perfilado como un espíritu libre, un filósofo del pueblo, un artista de enorme talento y una persona familiar, sencilla y humilde. Un admirador del toreo y con un oído infalible, que le llevó a darse cuenta, como anécdota, de que un violín de la Orquesta Filarmónica de Londres con la que iba a grabar su disco Yo soy gitano (1989), en los míticos estudios Abbey Road, estaba desafinado. Y todo eso, salpicado por el álbum de fotos familiar que conserva La Chispa. Dónde creció, qué le gustaba comer, cuáles eran sus pensamientos de la vida…

El libro, editado por Espasa Calpe en gran formato, lo que le da mayor atractivo visual, y con una edición muy cuidada, arranca con una carta desgarradora de la viuda en la que explica que, 16 años después de la muerte de su compañero, el dolor de la pérdida, lejos de atenuarse, es más desgarrador, porque se revive conforme llegan a la mercería que regenta en La Línea los seguidores del cantaor para que les firme una foto, o en su voz que sale de un coche cuando pasa cerca de su casa…

Después, el libro hace un relato cronológico de la vida del cantaor, partiendo desde la explicación de sus orígenes. Pinta el paisaje en el que nació José Monge Cruz, Camarón de la Isla (1950-1992). La historia de San Fernando, de las dos familias, de los gitanos, de Cádiz y el cante flamenco. El libro es interesante no sólo porque permite trazar el perfil del cañaílla, también porque, para el ajeno a la materia, le permite conocer un lugar emblemático del cante en la primera mitad del siglo XX y parte de la segunda, Cádiz, y la Venta de Vargas. La forma de vivir de los flamencos, el pueblo marinero y militar de la Isla de León (San Fernando)...

La Chispa de Camarón está plagado de historias curiosas que le ocurrieron al de la Isla cuando era niño. Como que su afición estaba más en los toros que en el cante, o el interés que despertó también de niño en el representante de una niña estrella de aquel momento como era Marisol, con el que finalmente Luis Monge, el padre de la criatura, no quiso dejarle ir a convertirse en artista tan pequeño. Su cante ante la Reina del Carnaval, que no era otra que la hija de Manuel Fraga, cuando todavía no levantaba tres palmos del suelo, la relación de su familia y suya propia con el carnaval y las comparsas...

Después pasa a su evolución profesional, su etapa en los tablaos de Madrid, su encuentro con la familia Lucía y su transformación en la gran estrella que fue, su relación con otros cantaores y artistas de la época. Y no esquiva los aspectos más polémicos de la vida del cantaor, aunque La Chispa los resuelve con ojos cariñosos de viuda. Camarón era un ser libre, que no quería sentirse comprometido ni atado, al que el enorme talento que derrochaba y la sabiduría de siglos adquirida en las cuatro paredes de su casa le hacían cantar flamenco como nadie, pero sin esfuerzo y que por tanto lo hacía sólo cuando quería y le apetecía. Como artista y filósofo sin duda un modelo. Como profesional, su representante, Antonio Pulpón, lo advertía cuando cerraba los contratos para sus actuaciones: “Camarón puede que no aparezca”. No quiso cantar para Mick Jagger, por ejemplo, en una fiesta privada, a pesar de los millones que le ofrecían por hacerlo, pero también dejó a muchos aficionados sin su arte porque no le gustó el ambiente o porque no necesitaba ese dinero.

También recoge el libro la polémica con Paco de Lucía, con quien formó pareja artística durante años. Camarón y Paco se admiraban mutuamente. El cantaor amaba la guitarra, de hecho tenía una colección de instrumentos y él mismo las tocaba y afinaba. Paco era un cantaor frustrado. Y los dos eran músicos de enorme talento. Después de muchos años tocando y grabando juntos y otros tantos separados, los dos músicos volvieron a reunirse esporádicamente. De hecho, Paco volvió a grabar con él en el último trabajo discográfico de Camarón, Potro de rabia y miel (1992). La polémica surgió cercana ya la muerte de Camarón, ya que éste quiso que se le reconocieran su parte de derechos de autor en las canciones que grabó con el algecireño y lo mencionó en una entrevista emitida por Informe Semanal, programa de TVE.

Aquello, según la viuda, quedó zanjado, cuando Camarón fue ingresado en Barcelona, donde finalmente moriría, recibió una llamada del guitarrista para ayudarla en lo que necesitara, aunque la Chispa reconoce también, en recientes entrevistas, que realmente el aspecto económico no se resolvió nunca y que después de fallecer Camarón no volvió a recibir ninguna llamada de Paco y pasó muchas fatiguitas para sacar a sus hijos adelante. Se echa de menos la voz del guitarrista en este libro para aportar su versión.

El último aspecto espinoso tiene que ver con las adicciones. Alfonso Rodríguez, el autor, ha querido ser muy escrupuloso con ese aspecto, y no es ahí la Chispa quien habla, sino el psiquiatra que trató al cantaor por el consumo de opiáceos que éste hizo. El médico describe la personalidad y los motivos que llevaron a Camarón a verse envuelto en ese mundo de adicciones, del que nunca pudo salir del todo, si tenemos en cuenta que nunca dejó de fumar y que fue el tabaco el que le ganó la batalla (murió de un cáncer de pulmón).

La leyenda del tiempo (1979) y Soy gitano (1989) son los dos discos a los que el libro hace referencia porque fueron auténticos parteaguas, tanto en la carrera del artista como en la historia del flamenco. El proceso y la experiencia del primero lo cuentan sus otros protagonistas: Raimundo Amador, Kiko Veneno y Manuel Molina, entonces componente del dúo Lole y Manuel. Y ninguno de ellos deja de lado los aspectos más polémicos de la grabación de aquel trabajo, en los que muchos trabajaron y pocos vieron dinero.

El matrimonio, la vida familiar del mito, su etapa final, el cáncer y el ingreso en la clínica de Barcelona en la que finalmente fallecería, cierran una obra importante por ser la primera vez que su viuda la cuenta. La despedida, contada en una hoja arrancada de una libreta que Camarón dejó en el hospital a modo de testamento final: "Jóvenes y mayores dense cuenta que estamo viviendo una vida mundiana que no merese la pena vivir. Porque es mui bonita la vida y ties que fortalecerte y tener clonpeta fes en dios y ustedes mismos. Con simpatía y cariño de este que lla es libre. Camarón".

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Escrito por acastellano

30 Ago 2008 - Enlace

Pasado y presente en David Palomar

Un par de años le ha costado a este gaditano del barrio La Viña grabar y poner en circulación su debut como cantaor. Trimilenaria es el primer trabajo solista de David Palomar, un homenaje a su ciudad, autoproducido y que, sin ningún tipo de promoción, está funcionando mejor que bien de ventas en el circuito especializado de flamenco.

El disco es fresco, con coros en algunos cortes pero con un fuerte pellizco en otros. Las malagueñas del Mellizo son suficientes para demostrar que el arte de Palomar no será flor de un día. Probablemente, lo mejor del disco. Curtido en el cante de acompañamiento para el baile (entre otros, Javier Barón, Cristina Hoyos o Isabel Bayón) y para guitarristas concertistas como Vicente Amigo y Gerardo Núñez, no estuvieron sus orígenes en el flamenco, sino en el carnaval. Formó parte de agrupaciones infantiles y juveniles y ahí se fue dando cuenta de lo que es estar encima de un escenario. Luego se fue orientando hacia el flamenco, y recién estrenada su mayoría de edad grabó su primer disco como cantante en una agrupación de pop aflamencado, Levantito (1998), que pasó sin pena ni gloria fundamentalmente por la falta de apoyos.

El debut de David como cantaor de alante, que viene avalado, entre otras cosas, por el premio del Concurso Nacional de Cante de Córdoba que ganó el año pasado, tiene un poco de todo lo que este cantaor quiere ofrecer. No podría ser más personal. Palomar pone voz, letra y música, salvo en un par de cantes por tangos, Trimilenaria, cuya música es de Ricardo Rivera y Miradas Perdidas, con música de Keko Baldomero. Las guitarras son de dos colaboradores habituales de David, Keko Baldomero y Rafael Rodríguez, salvo en dos cortes, las alegrías y la seguiriya, en los que le acompaña Moraíto Chico.

Su voz es aguda, pero seca, con potencia y pocas florituras. El trabajo es original, fundiendo pasado y presente, capaz de ofrecer una bulería dedicada a La Paquera de Jerez con unos compases recitados al estilo de Tomasito y un pregón de Macandé o unas malagueñas del Mellizo.

Está especialmente acertado Palomar, además de en la malagueña (Santo Domingo), en sus alegrías, El niño del Mentidero, en verdad alegres y disfrutadas en el cante. También en los tangos Miradas perdidas, que con una voz doliente relata el drama de la inmigración clandestina. Y tremendamente original y sabroso el pregón de Macandé (Suerte de varas), que con los sonidos que añade de la plaza de toros recrea perfectamente el ambiente que Palomar transmite con su voz y que remata con acierto con unos fandangos también de Macandé. Buen debut el de Palomar, y mejor directo, como el que ha protagonizado recientemente en el Alcázar de Sevilla. Desde aquí, muchos éxitos.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Escrito por acastellano

28 Jun 2008 - Enlace

Brisa fresca de la bahía

Barcas de Plata, primer trabajo de la gaditana Encarna Anillo, huele a sal. La sal que mueve la brisa en Cádiz. Cante clásico, sí, pero suena a fresco en boca de esta debutante de 25 años curtida en los escenarios como cantaora de atrás, acompañando al baile. Algo tendrá cuando su madrina artística es una figura como Carmen Linares y su productor ejecutivo, un cantaor consagrado como Miguel Poveda, que cierra la colaboración acompañando a Encarna en una bulería al cante (Dulce veneno).

Ella quiere definirse así, como una cantaora clásica. Por eso en el disco ha querido rescatar letras antiguas a los que pone voz por alegrías, malagueña y verdial, tangos, soleá, bulería, milonga y zambra. Sin embargo, no suena a viejo. Ella adapta estos cantes acompañada por la guitarra de Diego del Morao, Chicuelo, Alfredo Lagos, Juan Requena o Rafael Rodríguez y les pone su sello. Además, cuenta con la colaboración de otro estreno, el del bailaor Farruquito, junto al que creció como cantaora Encarna mientras él crecía en lo suyo. Una bulería le ha regalado el bailaor que en la voz de Encarna suena a gloria.

Figura imprescindible en el disco la de su hermano, el también cantaor José Anillo, que además de ocuparse de algunas letras, como la adaptación de La Salvaora, de Manolo Caracol para que ella pueda cantarla como si fuese la protagonista de la zambra, la cierra con un cante doliente que pone los pelos de punta.

Encarna borda las alegrías (las dos que tiene el disco), en las que su voz se acerca por momentos a su madrina, Carmen Linares. También la bulería con la que cierra el disco, acompañada por nudillos y jaleos, que es un broche de oro con el que Encarna homenajea a su admirada La Perla de Cádiz con un compás que invita a la fiesta a la forma en la que se invita en tierras gaditanas, con un quejío doliente y roto.

Estreno el de Encarna que coincide con el estreno del sello en el que publica su trabajo, Flamenco World Music, que también acaba de publicar el disco del guitarrista Jesús Torres. Un sello impulsado desde la web Flamenco-world.com que nace con la vocación de dar voz y libertad creativa a los jóvenes que no están siendo atendidos por las grandes discográficas.

Compartir

  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Sobre este blog

Avatar de acastellano

Si eres curioso, simpatizante o aficionado al inabarcable mundo del flamenco, asómate en este blog a lo que se cuece por sus caminos de la mano de la periodista de EL PAÍS Ángeles Castellano.
Si quieres contactar con la autora, escribe un correo a info @ porbloguerias.com. Puedes seguirlo también en Twitter: http://www.twitter.com/porbloguerias y en Facebook: https://www.facebook.com/Porbloguerias

Ver perfil

Buscar

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

Amigos

  • fernando-navarro
  • dario-manrique
  • Francisco Reinoso Cobo
  • jdminguell
  • Álvaro Pérez
  • rjcano
  • rosajc
  • Luis Pablo Beauregard Alday
  • rlendinez
  • Lucía Angélica FOLINO
  • prodriguez
  • angelmartinezx2
  • casajuntoalrio
  • juan-manuel-jimenez-garcia
  • pobretv
  • La mirada turbia
  • interstockbroker
  • Juan Antonio Delgado Serrano
  • juanmanuel
  • MONICARLOS http://soniricpop.tk
  • chinalaine2
  • Beatriz Rubio
  • landahlauts

Mis tags

ElPais.com Cultura

Esperando Contenido Widget ...